Arqueólogos chinos desentierran facturas milenarias hechas «por triplicado» en tablas de bambú.

Se trata de las facturas más antiguas jamás descubiertas en China. Las tablas datan de la dinastía Han y fueron hechas por triplicado.

Un equipo de arqueólogos desenterró tres tablas de bambú de aproximadamente 2.000 años en la provincia central china de Hunan, las cuales han sido identificadas como las facturas más antiguas descubiertas en el país.

El hallazgo, realizado en el sitio de reliquias de Tuzishan en la ciudad de Yiyang, tiene gran relevancia porque permite entender mejor el sistema de almacenamiento de granos y las prácticas oficiales de gestión de alimentos de China en aquella época, recoge hoy la agencia estatal de noticias Xinhua.

Cada una de las tablas, que datan de la dinastía Han del Este (25-220), tiene 24,7 centímetros de largo, 1,1 de ancho y 0,5 de profundidad.

Facturas por triplicado

Estos recibos de bambú contienen todo tipo de información relevante para la administración de alimentos, como el nombre del propietario, el peso y tipo de grano almacenado, los nombres del empleado de granero y del supervisor que presenciaron el proceso de entrega y la fecha de la misma.

Zhang Chunlong, jefe del equipo de excavación, afirmó que las tablas son las «facturas por triplicado” más antiguas jamás encontradas en China, lo que indica que el manejo de granos en Yiyang en ese momento estaba bien regulado.

 «Los recibos antiguos tienen una naturaleza similar a las facturas contemporáneas, que también se pueden usar como facturas contables para la conciliación y la gestión», declaró Chen Min, profesor asociado de contabilidad en la Universidad de Hunan.

Tras realizarse una serie de procesos de limpieza y conservación, las tablas de bambú restauradas se han archivado para futuras investigaciones y exposiciones.

EL(efe)

Imagen de portada: Tubos de bambú en China

FUENTE RESPONSABLE: Made for Minds. 14 de septiembre 2022.

China/Arqueología/Facturas milenarias/Tablas de bambú.

 

 

 

El misterio de las cuevas de Guyajú, las extrañas viviendas en forma de panal en los acantilados de China:

Nadie sabe quién habitó las cuevas de Guyajú, un asentamiento cerca de Beijing, en China. A su paso, dejaron esqueletos de viviendas vacías.

Poco se sabe sobre la civilización que construyó las cuevas de Guyajú. Incrustadas por completo en las colinas de un complejo de acantilados cerca de Beijing, en China, se asume que fueron viviendas interconectadas entre sí. En algún momento de la historia, fueron abandonadas sin razón aparente. La comunidad prehistórica también se borró del mapa.

Historiadores chinos piensan que los orígenes de esta tribu se pueden rastrear a una antigua dinastía local, conocida como Kumo Xi. Se situaron un valle cerca de la actual Dongmenying, distrito de Yanqing, hacia los años 618 a 907 a.C. Por la forma de las viviendas, se piensa que pudieron fungir incluso como bases militares antiguas. Esta es la razón.

Casitas prehistóricas en forma de panal

Antiguas viviendas en acantilados de las cuevas de Guyaju en el condado de Yanqing / Getty Images

Las cuevas de Guyajú (古崖居, en chino) son algunas de las ruinas más únicas que se han registrado en Asia. Se ubica a unos 80 kilómetros al noroeste de Beijing, y fueron descubiertas originalmente en 1984. Por las dimensiones del yacimiento, se ha descrito como el sitio más grande de una antigua residencia en una cueva de China.

Desde fuera, se aprecia una estructura similar a un panal de abejas, construidas sobre las paredes rocosas en los acantilados chinos. Las habitaciones que se han encontrado, prácticamente intactas, están muy cerca las unas de las otras. Se estima que, al interior del complejo, hay unas 350 cámaras interconectadas.

Arqueólogos de la Oficina de Gestión de Reliquias Culturales del Condado de Yanqing encontraron los restos de un antiguo palacio de un cacique, ubicado en la parte inferior de la estructura. Es la residencia más compleja del sitio, con 8 habitaciones sostenidas con columnas de piedra.

Recámaras con calefacción propia

Se estima que el complejo de cuevas de Guyajú floreció hace unos 1,000 años. Además del antiguo recinto de gobierno, los científicos han encontrado habitaciones más pequeñas. En ellas, hay lámparas, bases de cama, mesas y espacios para almacenar artículos personales:

«Las cámaras tienen principalmente 1,8 metros de altura y están dispuestas en un plano rectangular o cuadrado que varía desde viviendas de una sola habitación hasta granjas más grandes de varias habitaciones en varios niveles», según Heritage Daily.

En algunas de las recámaras, incluso, se han encontrado estufas y chimeneas de piedra. Otras, las más sofisticadas, cuentan con un antiguo sistema de calefacción doméstico, conocido como kang. Este se ha visto en otros sitios arqueológicos que, en principio, no tienen nada que ver con las cuevas de Guyajú. Además de tener recámaras muy bien equipadas, la civilización que habitó este sitio contempló espacios para alimentar al ganado y establos para caballos.

Hasta ahora, el complejo más grande se conoce como «Guantangzi«, que se traduce literalmente como «Templo Dorado». Las columnas están ornamentadas con relieves. Se piensa que, por la distribución de las estructuras, se utilizó antiguamente para celebraciones religiosas o reuniones entre los dirigentes políticos.

Imagen de portada: WIKIMEDIA COMMONS (CC BY-SA 4.0)

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. 5 de septiembre 2022.

Asia/China/Historia Antigua/Prehistoria.

 

China descubrió un nuevo mineral en la Luna

China es la tercera nación del mundo, después de Estados Unidos y Rusia, que logró descubrir e identificar un nuevo mineral lunar.

Científicos de China lograron una notable hazaña en su investigación de la luna al descubrir e identificar el sexto nuevo mineral lunar.

La Administración Nacional del Espacio y la Autoridad de Energía Atómica de China anunciaron conjuntamente en Beijing que el nuevo mineral, Change Site-(Y), fue encontrado por científicos del Instituto de Investigación de Geología del Uranio de Beijing a partir de muestras de superficie y ha sido certificado por la Asociación Mineralógica Internacional y su Comisión de Nuevos Minerales, Nomenclatura y Clasificación.

El Change Site-(Y), que cae en la categoría de merrilita (mineral de fosfato de calcio) lunar, se convirtió en el primer mineral lunar jamás descubierto e identificado por científicos chinos, convirtiendo a China en la tercera nación del mundo, después de Estados Unidos y Rusia, que ha logrado tal hazaña.

La muestra mineral, en forma de una partícula monocristalina con un diámetro de 10 micrones, fue separada manualmente por investigadores en más de 140.000 partículas diminutas y luego analizada a través de una serie de métodos mineralógicos avanzados, según el Instituto de Investigación de Uranio de Beijing.

El Changesite-(Y), cae en la categoría de merrilita (mineral de fosfato de calcio) lunar.

Li Ziying, científico jefe de investigación de muestras lunares en el instituto, dijo que el descubrimiento del nuevo mineral ayudará ampliamente a los investigadores en sus estudios sobre la historia y las características físicas de nuestra luna.

Una de las actividades espaciales más notables del mundo en 2020, la misión robótica Chang’e 5, que se lanzó el 24 de noviembre de ese año en el Centro de Lanzamiento Espacial Wenchang en la provincia de Hainan, en el sur de China, y alunizó con éxito el 1 de diciembre de ese año, fue la tercera nave espacial del mundo en aterrizar en la superficie lunar en el siglo XXI después de sus dos predecesores chinos: Chang’e 3 y 4.

La histórica misión devolvió a la Tierra 1.731 gramos de rocas y suelo lunares el 17 de diciembre de 2020, logro histórico 44 años después de que las últimas sustancias lunares fueran traídas de nuestro satélite artificial.

La Administración Nacional del Espacio de China distribuyó el primer lote de muestras lunares de Chang’e 5 en julio de 2021.

Las muestras, que pesaban alrededor de 17,5 gramos, se dividieron en 21 lotes y se entregaron a científicos de 13 organizaciones de investigación nacionales que trabajan en 31 proyectos.

Imagen de portada: Gentileza de Popular

FUENTE RESPONSABLE: Popular. 9 de septiembre 2022

Sociedad/Ciencia/China/Luna/Minerales

 

Chancay, el megapuerto estratégico para el comercio con Asia que China construye en Perú (y el impacto que ya genera).

Chancay era hace no tanto tiempo un tranquilo enclave pesquero y agrícola en la costa central de Perú frecuentado por turistas y por las aves marinas que migran estacionalmente hacia y desde Canadá y Estados Unidos.

Paseando por sus calles junto al Pacífico bajo la bruma pertinaz típica del invierno austral en esta parte de Perú, nada haçía pensar que esta localidad de 63.400 habitantes albergará en pocos años un megapuerto que cambiará radicalmente su fisonomía y se convertirá en un eslabón clave del comercio entre América Latina y China.

Hoy, los lugareños conversan como siempre junto a lo que un día fueron dos muelles de madera y desde las cebicherías del paseo tratan de convencer a gritos al visitante de que su menú es el mejor. Pero desde finales del año pasado un ruido intermitente y violento interrumpe la rutina de los chancayanos, el de las explosiones con los que los operarios aplanan el terreno donde se levantaba un cerro del que apenas queda nada.

Cosco Shipping Ports, uno de los colosos empresariales del Estado chino, construye en este lugar a 80 kilómetros al norte de Lima el Terminal Portuario Multipropósito de Chancay, una infraestructura colosal que supondrá un nuevo hito de la presencia e influencia chinas en Perú y en toda América Latina.

El megapuerto será uno de los puntos preferentes para la salida de las materias primas que la región exporta a China, como el cobre y otros minerales que Perú produce en abundancia, y por su tamaño y volumen de operaciones está llamado a convertirse en un centro neurálgico del comercio internacional.

«Las dimensiones son tan notables que todo indica que Chancay se va a convertir en un punto crítico para los envíos a China y a toda Asia», le djio a BBC Mundo Margaret Myers, experta en Asia y América Latina de The Dialogue, un centro de análisis estadounidense.

Se trata de una inversión enorme, US$3.600 millones según las proyecciones oficiales, y una compleja obra de ingeniería ya en curso con la que el gobierno peruano espera atraer alrededor de un 50% de los cerca de US$580.000 millones que mueve cada año el comercio entre China y América del Sur.

Tan ambicioso proyecto está, sin embargo, envuelto en la polémica. Sus promotores, principalmente el gobierno chino y el peruano, aseguran que impulsará el desarrollo de la zona, el empleo y los intercambios, pero sus detractores alertan de su impacto social y denuncian daños al medio ambiente.

Mapa con la ubicación del puerto de Chancay.

Un macroproyecto desde que llegó China

La idea de construir un puerto complementario para aliviar la congestión del de El Callao, principal punto de llegada de mercancías a Perú, llevaba tiempo sobre la mesa. Pero fue la llegada de capital chino lo que lo hizo arrancar definitivamente en Chancay.

Todo cobró otra dimensión con la entrada de Cosco Shipping en el proyecto. El terminal de Chancay contará con capacidad para que atraquen los buques de carga más grandes del mundo, los que pueden transportar más de 18.000 contenedores. En un principio contará con cuatro puntos de amarre, pero más tarde podrían llegar a ser quince, y ya son visibles los espigones kilométricos en los que atracarán los cargueros.

Para construir el puerto se demolió uno de los cerros que configuran el paisaje de acantilados típico de esta zona de la costa central del Perú y para conectarlo con la cercana Carretera Panamericana se excava bajo el núcleo poblado de Chancay un túnel de 1,8 kilómetros que tendrá tres carriles para circulación de vehículos, dos cintas para el transporte de carga a granel sólida y tuberías para los líquidos.

Habrá también grandes áreas de almacenaje de contenedores, estacionamiento de vehículos pesados, oficinas y aduanas.

Obras del túnel bajo Chancay.

FUENTE DE LA IMAGEN – PRESIDENCIA DE PERÚ. Un gran túnel bajo Chancay conecta el puerto con la Carretera Panamericana.

De acuerdo con el Ministerio de Transportes y Comunicaciones peruano, Chancay se convertirá en un «hub» regional que enlazará con los vecinos Chile, Ecuador y Colombia. Y el embajador chino en Perú, Liang Yu, vaticinó que «va a fomentar el desarrollo en gran medida de todo el país porque tendrá la capacidad de exportar mercancías hacia el mundo».

La vasta obra ha sido inscrita en la llamada Nueva Ruta de la Seda, oficialmente Iniciativa de la Franja y la Ruta, un plan de inversiones masivas para construir grandes proyectos de infraestructura en todo el mundo lanzado por el presidente chino Xi Jinping en 2013.

«Durante mucho tiempo, Perú ha sido un socio muy importante para China y su implicación ha sido bienvenida en Perú, por lo que el país se ha vuelto muy atractivo para las inversiones chinas», señala la experta Myers.

Myers explica que «China lleva años en una estrategia de proyección al exterior que impulsa a sus compañías a salir a buscar recursos naturales y mercados para la exportación de sus productos, y Perú ha sido importante porque es un proveedor crítico de minerales, sobre todo cobre, del que hay mucha demanda en China».

Prueba de esa relación especial es que China se ha convertido en el principal socio comercial del país andino, por delante de Estados Unidos, y el futuro puerto de Chancay está llamado a potenciarla.

Vista aérea del futuro puerto de Chancay

FUENTE DE LA IMAGEN – PRESIDENCIA DE PERÚ.. El mega puerto de Chancay alterará completamente la fisonomía del lugar.

Juan Barranzuela, hasta hace pocas semanas ministro de Transportes de Perú, le dijo a BBC Mundo antes de dejar el cargo que el proyecto de Chancay sitúa a su país en un «posicionamiento estratégico internacional que aventaja incluso a países como Chile, que tenían la preeminencia en el intercambio comercial con el Asia-Pacífico».

Según él, el megapuerto actuará como «un disparador de la economía nacional y permitirá una colocación especial de Perú en el ámbito internacional».

La supuesta ventaja competitiva respecto al vecino Chile es un argumento repetido por el gobierno, que apoya decididamente el proyecto, como dejó clara la visita del presidente Pedro Castillo a las obras en el mes de marzo.

De acuerdo con las estimaciones de la embajada china en Perú, la construcción del puerto genera 1.300 puestos de trabajo directos, a los que se sumarían otros 5.000 entre directos e indirectos cuando entre en funcionamiento.

Pero no todos están convencidos de que el proyecto sea un buen trato para Perú, un país donde la actividad de las compañías extranjeras despierta mucha polémica y lleva tiempo en el centro del debate público.

En 2018, un grupo de organizaciones civiles presentó un recurso contra el Estudio de Impacto Ambiental realizado por la empresa Cosco Shipping.

Contrataron al biólogo marino alemán Stefan Austermühle, quien elaboró un informe en el que denunciaba que la construcción del puerto causaría daños irreparables al humedal de Santa Rosa, un paraje de 77 hectáreas contiguo a los terrenos donde se construye el puerto en el que tienen su santuario cerca de un centenar de especies de aves, ahora afectadas por las voladuras y el trajín de camiones y maquinaria pesada.

Dos aves, en el humedal de Santa Rosa.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA. El puerto se construye junto a un humedal frecuentado por aves migratorias.

El informe de Austermühle señaló otros efectos que la compañía no había reportado en su estudio inicial, como la erosión de las costas a causa de los inmensos corrimientos de tierras y el impacto en la fauna marina del intenso tráfico de buques de gran calado que traerá consigo el puerto.

Austermühle le dijo a BBC Mundo que el «estudio presentado por la compañía trabajaba con metodologías no adecuadas para esconder y reducir los impactos aprovechándose de la ignorancia de las autoridades peruanas».

Tras recibir el informe de Austermühle, el Servicio Nacional para la Certificación Ambiental para las Inversiones Sostenibles (Senace) de Perú solicitó a la compañía que hiciera modificaciones a su Estudio de Impacto Ambiental y acabaron cambiando algunos aspectos del proyecto. Entre otras cosas, se instalaron unos enormes tubos que hoy atraviesan la playa de Chancay de lado a lado.

Playa de Chancay atravesada por los enormes tubos de contención del agua.

FUENTE DE LA IMAGEN – G. D. OLMO. Se instalaron unos enormes tubos para frenar la subida de las aguas, pero hay expertos que cuestionan la eficacia de la medida.

Austermühle explica que «son unos geotubos que se utilizan para contener la subida de las aguas», pero asegura que «es una tecnología que ha fallado ya en muchos otros lugares y no soluciona el problema de la erosión costera». Un problema más para una zona que fue de las afectadas el pasado enero por el derrame de petróleo de una refinería de la compañía española Repsol.

La embajada china en Perú respondió por escrito a una solicitud de comentarios de BBC Mundo y señaló que «el proceso de evaluación del estudio de impacto ambiental ha cumplido con todas las leyes y reglamentos peruanos» y con «los más altos estándares internacionales».

La representación china indicó que «las opiniones de Austermühle fueron recibidas y respondidas técnicamente» y finalmente «desestimadas por el Senace». También alegó que el Estudio de Impacto Ambiental finalmente aprobado incluye al humedal de Santa Rosa en el Área de Influencia Indirecta del proyecto, por lo que se establecen acciones específicas para protegerlo.

Grietas

Los daños al entorno no son el único motivo de queja.

Míriam Arce, presidenta de la Asociación en Defensa de las Viviendas y el Medio Ambiente del puerto de Chancay, un colectivo vecinal que reclama la reubicación del puerto, denuncia que «muchos vecinos han visto cómo aparecían grietas en sus casas y hay barrios enteros que tienen que ser evacuados a diario por las voladuras».

«Estamos sufriendo daños psicológicos. Nadie sabe lo que es vivir todo el día con el sobresalto de las explosiones», comenta Arce, que llegó a plantear el problema al presidente Castillo en Yauyos, en uno de los Consejos de Ministros que el mandatario suele celebrar en lugares públicos alejados de Lima.

Castillo la escuchó y la emplazó a contactar con el ministro de Transportes y Comunicaciones, pero Arce asegura que todos sus intentos de hacerlo fueron en vano.

El entonces ministro Barranzuela reconoció en su conversación con BBC Mundo que «las demoliciones y el corrimiento de tierras están produciendo inestabilidad en los suelos y el colapso de algunas viviendas».

Pedro Castillo estrecha la mano de trabajadores en la obra de Chancay.

FUENTE DE LA IMAGEN – PRESIDENCIA DE PERÚ.. El presidente Castillo apoyó el puerto con una visita a las obras el pasado marzo.

Barranzuela tenía previsto reunirse con representantes de la embajada china y de la empresa constructora para abordar los problemas denunciados por los vecinos a finales de agosto, pero fue destituido por Castillo antes de poder hacerlo.

Es uno de los 68 ministros que, según el recuento de la agencia Bloomberg, ha cambiado el presidente en el poco más de un año que lleva en el cargo.

Su sucesor en el cargo, Geiner Alvarado, no ha tomado hasta ahora cartas en el asunto. El Ministerio de Transportes dijo a BBC Mundo que el ministro no haría declaraciones sobre el puerto de Chancay hasta que se aclare su situación tras verse implicado en el caso de presunta corrupción en la adjudicación de obras públicas por el que la Fiscalía investiga a Castillo y a varios miembros de su familia, y que ha llevado a la cárcel a su cuñada.

Alvarado ha tenido que declarar ante la Fiscalía y el Congreso ha iniciado un proceso que podría terminar en su destitución.

Barcos de pesca abandonados en la playa de Chancay.

FUENTE DE LA IMAGEN – G. D. OLMO. Algunos en Chancay lamentan que la llegada del puerto ha terminado con la pesca artesanal habitual en la zona.

Mientras tanto, en Chancay, sus pobladores conviven con las obras del puerto, que ocupan gran parte del núcleo urbano.

Desde la parte del acantilado que no han laminado las explosiones, William Jurado, chancayano de nacimiento, señala a los barcos pesqueros fondeados frente a la playa. «Aquí vivíamos tranquilos con la pesca y el turismo, pero todo eso se acabó ya».

Su gran preocupación es que el puerto termine por expandirse y acabe devorando el humedal por el que le gusta pasear contemplando las gaviotas, golondrinas, chorlos playeros, gallaretas y patos que revolotean en él.

«Siento una gran indignación», afirma.

Pero no todos aquí parecen compartir su pesar y en los últimos tiempos han llegado a Chancay nuevos pobladores atraídos por las expectativas de crecimiento y oportunidades en torno al puerto.

«Ya hay quien ha empezado a ocupar terrenos del humedal porque piensan en venderlos en el futuro», cuenta Davila.

A la salida de la pequeña ciudad, un aviso señala el signo de los tiempos.

«Compro terrenos junto al megapuerto».

Imagen de portada: PRENSA PRESIDENCIA DE PERÚ. El megapuerto de Chancay se construye en la costa central de Perú.

FUENTE RESPONSABLE: Guillermo D. Olmo@BBCgolmo. Corresponsal de BBC News Mundo.  8 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Perú/China/Economía/Negocios/Geopolítica.

 

China desarrolla un motor para viajar en tiempo récord a Marte y Neptuno.

FINALIZA EL PRIMER PROTOTIPO

Según algunas noticias publicadas en medios chinos y luego borradas, el país asiático puede tener listo el mini reactor nuclear que alimentará las naves espaciales de sus futuras misiones.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Varios medios chinos digitales han publicado y luego borrado informaciones sobre un nuevo reactor nuclear desarrollado por investigadores del país asiático y que ya estaría cerca de estar finalizado. El reactor, con una capacidad de un megavatio de potencia, serviría para dotar de electricidad y propulsar las naves de sus futuras misiones espaciales.

Según apunta Space News, varios medios chinos aseguraron hace unos días que el reactor ha superado una exhaustiva evaluación de rendimiento organizada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología del país asiático. La noticia ya no se puede ver publicada en esos medios, sin embargo todavía se puede pude encontrar en esta entrada de Archive.org. Aunque estas informaciones no han detallado el uso exacto que China le quiere dar al nuevo reactor, estos sistemas de propulsión nuclear se están estudiando por varios países, como EEUU, Rusia y la propia China, para sortear las limitaciones que tienen los paneles solares y los combustibles químicos a la hora de ampliar los horizontes de la exploración espacial más allá de la Luna y llegar a otros planetas.

Uno de los conceptos de nave de propulsión nuclear térmica de la NASA (NASA)

El medio hongkonés South China Morning Post (SCMP) ya habló a finales del año pasado de este reactor y aseguraba que la fase de prototipo ya estaba finalizada por aquel entonces. Además, aseguraban, que los ingenieros ya habían construido algunas de sus piezas más importantes.

Cómo funciona

Según el SCMP, el proyecto del minireactor comenzó en 2019 con financiación del gobierno central chino. Como contó el diario hongkonés en su momento, y ahora corroboran otros medios chinos, el reactor puede alcanzar un megavatio de potencia, muy por encima de otros sistemas similares que se están desarrollando en la actualidad.

Ilustración de dos naves del proyecto Orión. En la popa puede verse el escudo que aprovecharía la onda expansiva de la explosión nuclear (NASA)

Debido a su tamaño compacto, el sistema funciona a una temperatura mucho más alta que los reactores de la Tierra, así que para solventar este problema cuenta con un sistema de refrigeración con litio líquido que asegura una mayor eficiencia en la generación de energía. Según explicaron los investigadores en su momento, sólo una parte del calor generado por el reactor se utilizaría para producir electricidad, el resto debe disiparse rápidamente en el espacio para evitar daños. Por eso optaron por diseñarlo con una estructura plegable, similar a un paraguas, que aumenta la superficie total de los radiadores de calor residual. Como en el espacio no se pueden hacer revisiones del reactor como se hace con las centrales nucleares aquí en la Tierra, los investigadores tuvieron que construirlo con materiales más duraderos que pudieran soportar mejor la erosión provocada por la reacción durante más tiempo.

China se lanza a la conquista del espacio

China ha acumulado mucha experiencia en los últimos años usando energía nuclear para sus misiones espaciales. El módulo de aterrizaje Chang’e 3, por ejemplo, utilizó un generador nuclear alimentado con plutonio para sobrevivir las bajísimas temperaturas de las noches lunares. Un artículo publicado en la revista Scientia Sinica Technologica explica el plan de China de explorar Neptuno, Tritón (su luna más grande) y sus otros satélites y anillos con una nave de propulsión nuclear de 10 kilovatios.

El estudio de Neptuno nos puede dar pistas cómo se desarrolló el sistema solar.

Además de la tecnología nuclear, China ha estado experimentando con otros sistemas para ampliar sus capacidades de transporte espacial. Ha desarrollado con éxito cohetes criogénicos para facilitar las misiones a la Luna, Marte y la de su estación espacial. También está trabajando en lanzadores reutilizables, cohetes superpesados y un sistema de avión espacial reutilizable. Además, tiene un plan extremadamente ambicioso para crear motores de iones que, según la Agencia Espacial Nacional China, podrían llegar a Marte en tan solo 39 días. Como ya contamos en Novaceno, estos propulsores de iones son muy eficientes y requieren muy poco combustible. El sistema usa un campo magnético que limita el movimiento de los electrones de un elemento —xenón o kriptón— y los ioniza para acelerarlos y producir una fuerza que impulsa la aeronave.

Cliquea en el link para ver el vídeo; muchas gracias.

China’s Tianzhou 2 cargo ship docks with Tianhe space station, paving the way for a crewed mission

Los propulsores de iones de la Estación Espacial China.

Para conseguir la velocidad necesaria para llegar a Marte en poco más de un mes, los ingenieros chinos buscan construir un propulsor de iones de 200 megavatios. Un reto muy ambicioso teniendo en cuenta que la potencia típica de los motores de iones actuales va de uno a siete kilovatios. EEUU también está avanzando en sus planes de crear nuevas naves espaciales de propulsión nuclear y tanto DARPA, la NASA como el Departamento de Defensa están desarrollando distintos conceptos en estos momentos. Aun así, si es cierto que China ya tiene a punto su poderoso minireactor nuclear, adelantaría a EEUU en la nueva carrera espacial. Un objetivo que tienen grabado a fuego teniendo en cuenta lo que dijo el año pasado un investigador de la Academia China de Ciencias al SCMP que pidió mantener el anonimato: «La energía nuclear es la solución más esperanzadora. Otras naciones han lanzado algunos planes ambiciosos, pero China no puede permitirse el coste de perder esta carrera».

Imagen de portada: El motor de iones chino (SCMP)

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Omar Kardoudi. 6 de septiembre 2022.

Sociedad/China/Investigación/Espacio

 

 

Confrontación directa de Estados Unidos, cerco estratégico de China.

La lógica del país asiático para consolidar su hegemonía y debilitar a la potencia occidental.

Mientras los sucesivos gobiernos norteamericanos desplegaron medidas de ataque directo a China, la respuesta ha sido, de acuerdo a la tradición oriental, «derrotar al enemigo sin siquiera luchar». 

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

El domingo pasado, Mario Rapoport escribió en Cash sobre la puja global sino-estadounidense en clave ajedrecística. Como siempre, sus notas son sabrosas y lúcidas. Sin embargo, convendría complementar el análisis acaso con algo que ya advirtió un gran conocedor occidental de China como Henry Kissinger, quien negoció con Mao Zedong y Zhou Enlai los acuerdos entre el «Gran Timonel» y Richard Nixon en 1972, en el marco de la demorada “aceptación” de la República Popular China por parte del sistema de naciones. Antes que el ajedrez, los chinos prefieren el wei qi.

Ese juego ancestral se creó en China pero migró hacia Japón y desde allí se expandió. Por eso lo conocemos aquí como “juego del go”, que remite según su nombre a la energía y la defensa corporal, y como método lleva implícita el concepto del “cerco estratégico”. Es el juego de mesa más antiguo del mundo, con 361 piedras entre blancas y negras (todas iguales, sin jerarquías, y una más de las negras porque mueven primero), antes de jade o caracoles y hoy de materiales más simples. Un juego más popular que el wei qi en China es el mahjong, se lo ve jugar en las calles y plazas, pero es menos comparable al ajedrez.

En el ajedrez, el jugador busca la victoria total: voltear, o sea matar, al Rey

En el wei qi, pronunciado “güeichi”, la idea es crear zonas de fuerza y, mientras se cerca y se van capturando piezas del adversario, conquistar el tablero en contiendas simultáneas. 

Para quien no esté familiarizado o no sepa del juego, y dado que el margen de ventaja puede ser mínimo, su final incluso puede confundir en cuanto al ganador. Solo para el observador ingenuo, no para los contendientes, claro.

Batalla prolongada

De acuerdo con Kissinger, uno de los estrategas más importantes de Estados Unidos y crítico de la política confrontativa de Washington contra Beijing en Taiwán y en otros terrenos económicos y tecnológicos, en el ajedrez se busca “colocar al rey adversario en una posición en la que no puede moverse sin ser destruido” y se procura una “batalla decisiva”. En cambio, en el wei qi se busca una “victoria relativa” en una “batalla prolongada”.

Kissinger escribe en su libro “China”, de 2011: “Donde el hábil ajedrecista apunta a eliminar las piezas del adversario en una serie de choques frontales, el diestro jugador del wei qi se sitúa en espacios vacíos de la cuadrícula y va debilitando poco a poco el potencial estratégico de las piezas del adversario. El ajedrez crea resolución: el wei qi desarrolla flexibilidad estratégica”.

Por su parte, Fernando Aguilar, varias veces campeón argentino y sudamericano, explicó hace unos años a la revista “DangDai” que el tablero no tiene lados que correspondan a un bando u otro porque el objetivo es “consolidar territorio donde sea”.

En un par de décadas, la economía china superó a todas las europeas, a la japonesa y le pisa los talones a la de mayor Producto Bruto Interno, la estadounidense, que es también la mayor en el terreno de las armas. 

El mismo Fondo Monetario Internacional reconoce que China es ya la primera economía mundial si se mide su PBI por paridad del poder adquisitivo. En numerosos sectores industriales, agropecuarios y de servicios lidera China, sería ocioso listarlos. 

En tecnología es igual, con una excepción relevante como semiconductores o microprocesadores, por cierto una de las causas del conflicto actual por Taiwán, el mayor productor de chips. 

Lo mismo sucede en exportaciones, importaciones, inversiones y cooperación financiera. Lo de China es avasallante en lo que va del siglo, y en paralelo se observa, objetivamente, un declive de los dominios que en esas mismas variables ejercían Estados Unidos y sus aliados de Occidente hasta hace poco tiempo.

Confrontación

Estados Unidos viene moviendo piezas en su tablero de ajedrez para revertir o frenar ese fenómeno desde hace varios años. Lo intentaron Bill Clinton y George Bush en Latinoamérica, donde históricamente el país del norte usó la fuerza y ahora es uno de los tantos lugares donde se hizo fuerte China, con inversiones y comercio. Clinton y Bush empujaron alfiles para gestar el ALCA, pero se encontraron con el rechazo de los poderosos peones del Mercosur. 

Luego, Donald Trump incorporó la variable del nacionalismo económico para encarar una guerra comercial con suba de tarifas aduaneras y tecnológica contra los avances chinos en el 5G en telecomunicaciones, movilizando sus caballos. 

Y ahora Joe Biden agrega a todo eso la “guerra de valores” de supuestas democracias versus supuestas autocracias, con una escalada militar de inquietantes derivaciones tras la movida de la “dama” Nancy Pelosi a Taiwán, que hasta en Estados Unidos se juzgó irresponsable y temeraria. El gobierno de Xi Jinping ha respondido con energía, pero sin salirse de las pautas señaladas del wei qi.

Los preceptos son los mismos que propiciaba el viejo general Sun Tzu, autor del clásico “El arte de la guerra”. Aunque algunos dudan de su existencia real, la historia oficial es que fue un militar filósofo y estratega que vivió en el siglo seis antes de nuestra era y quiso establecer reglas que superaran las matanzas de los siglos anteriores derivadas de la agitación política y las divisiones en la antigua China.

Sus ideas centrales eran evitar el conflicto directo (la mejor victoria es la que se logra sin combate: “derrotar al enemigo, sin luchar siquiera”, decía Sun) y utilizar tanto más herramientas psicológicas y políticas que propiamente militares, en todo caso agotando todas las instancias posibles antes de arrojar a la torre contra el rey, como haría un ajedrecista enloquecido. 

En cualquier caso, el libro sí existe y ofrece varias máximas, que tomaron Mao y otros líderes orientales, entre ellos el vietnamita Ho Chi Minh.

El escenario actual que plantea Estados Unidos es de confrontación. Así, primero la pandemia, con la pelea por las vacunas y la patética falta de coordinación sanitaria global, y luego la ofensiva de Biden, o del llamado “Estado profundo”, y de la OTAN contra Rusia y ahora contra China, quebraron la posibilidad de una transición más coordinada o pacífica entre Oriente –que siempre ha privilegiado la armonía frente a la conquista– y Occidente.

Pareciera que las “tablas” desaparecieron por un tiempo largo de las posibilidades del juego sobre la mesa de ajedrez que montó el imperio, y que en el tablero del wei qi ahora los chinos analizan cómo seguir armando el cerco estratégico, en un mundo expectante en el que urge la cordura. 

Pese al dramatismo, hay un dejo de diversión cuando se ve a un bravucón gringo a los gritos y con el dedo levantado y a un dirigente chino del otro lado de la mesa escrutando ya sin sumisión alguna, contestando una por una sin guardarse nada, pero manteniendo templanza y hasta una sonrisa sabia. 

Imagen de portada: En el juego ancestral chino del wei qi se busca una “victoria relativa en una batalla prolongada”.

FUENTE RESPONSABLE: Página 12. Argentina. Por Néstor Restivo. 4 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Geopolítica/EE.UU./China.

 

«El Eternauta» llega a China traducido al mandarín.

A 65 años de la publicación de El Eternauta, la emblemática obra de Héctor Germán Oesterheld y Francisco Solano López fue traducida al mandarín por un sello independiente de Shanghai, en una edición sin precedentes que saldrá a la venta en octubre: “Nos interesó por la vigencia que tiene su concepto de héroe colectivo y sentimos que era una pena que no existiera una versión china de un trabajo tan importante”, reveló a Télam el responsable de la edición, Zhao Lei.

El eternauta chino se llamará “Yonghanger” y su lanzamiento será en octubre, en tanto se proyecta distribuirlo en las escuelas chinas, una historia que comenzó hace dos años, cuando un grupo de editores independientes lanzó la firma Lucidabooks, con la idea de difundir joyas de la literatura desconocidas en el gigante asiático.

A partir de un ensayo sobre historietas escrito por Fan Ye, conocido traductor de libros en español, descubrieron la existencia de una pieza que era presentada como la mayor aventura de ciencia ficción del hemisferio sur y el mejor cómic de la historia de la Argentina.

La fecha oficial del nacimiento de El Eternauta para lectores chinos fue el 8 de octubre de 2020, cuando el editor Zhao Lei cambió su antigua dirección de correo electrónico por yonghanger: “El trabajo de edición fue enorme porque tuvimos que diseñar, una por una, todas las imágenes y sus textos. Con casi 130.000 caracteres, la primera composición tipográfica nos llevó meses y cada ajuste posterior resultó muy engorroso”, contó Zhao.

Lo que más les interesó fue la idea de mostrar una versión antagónica a la del superhéroe estadounidense, con gente común dispuesta a dar pelea desde sus lugares cotidianos para salvar al mundo. Se enamoraron del concepto que bien resume Oesterheld en el prólogo de la obra: “El héroe verdadero de El Eternauta es un héroe colectivo, un grupo humano… nunca el héroe individual”.

“Cuando leí este cómic por primera vez – recordó Zhao – no solo me fascinó su emocionante trama, sino el mundo que crearon los autores. Y a medida que logré una comprensión más profunda del entorno político y social de Argentina en ese momento, me sorprendió aún más la metáfora implícita de la obra y su elogio al espíritu de justicia”.

Otro de los aspectos que reivindicó el editor chino fue “la valentía y la lucha indomable de una generación ante la adversidad”, en referencia a la persecución sufrida por Oesterheld y Solano López durante la dictadura cívico-militar argentina.

A Zhao le impresionó el párrafo en que el protagonista, Juan Salvo, habla de la posible desaparición de la población, “como si Oesterheld hubiera presagiado su propio destino”, en manos de un grupo de tareas, hace 45 años.

“La razón por la cual trasciende las limitaciones de una historieta y se convierte en un clásico es porque transmite el poder espiritual de su creador y la memoria colectiva de toda la nación argentina. Y este poder es indestructible”, concluyó.

El lanzamiento oficial de El Eternauta en China está previsto para octubre, con una tirada inicial de 6.000 ejemplares. La traducción estuvo a cargo de Xuan Le, una reconocida especialista en literatura hispánica que ya trabajó en obras de Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Gabriel García Márquez y Juan José Arreola, entre otros.

El proyecto editorial contó con el respaldo de la Embajada Argentina en China y existe un proyecto para distribuir la obra en las escuelas de ese país, adelantó a Télam el embajador Sabino Vaca Narvaja.

«Me pone muy contento la publicación por primera vez en mandarín de una obra maravillosa, que es muy significativa para todos los argentinos. En estos tiempos en que necesitamos tanto la figura del héroe colectivo, nuestra intención es difundir en las escuelas chinas esta versión de El Eternauta, para seguir reforzando los puentes culturales entre países», destacó Vaca Narvaja.

“Todavía -agregó el diplomático- mantengo pasajes de El Eternauta en mi cabeza. Yo salí de la Argentina a los dos años y regresé en el ´89 y en todos esos años que estuve afuera, a veces en situaciones de no escolaridad o de aislamiento por seguridad, El Eternauta siempre me acompañó”.

El embajador argentino en China consideró que la posibilidad de difundir la obra de Oesterheld y Solano López en ese país “es una forma de mantener vivo el recuerdo de esos grandes militantes que desde su arte alimentaron la llama de la resistencia y el compromiso como acción transformadora y de la acción colectiva como el único camino para lograrla”.

Para el editor argentino Guillermo Bravo, fundador de la librería Mil Gotas de Beijing, los lectores chinos pueden llegar a identificarse “con esa idea de lucha, resistencia y épica frente a la adversidad que se transmite El Eternauta”, además. «las historias de héroes extranjeros suelen ser atractivas en China y venden”, destacó.

El Eternauta fue publicado por primera vez en 1957 en la revista Hora Cero, con guion de Oesterheld e ilustraciones de Solano López. Cuenta la historia de una invasión alienígena a la Tierra que acaba con la mayor parte de la población y motiva la resistencia de los ciudadanos de Buenos Aires. Su protagonista, Juan Salvo, es el eternauta que viaja en el tiempo para reencontrar a su familia y termina al frente de una lucha que se muestra como metáfora de las formas de supervivencia que surgieron en la Argentina en tiempos de dictadura.

Imagen de portada: El «héroe colectivo» podrá ser disfrutado por primera vez en el país asiático. 

FUENTE RESPONSABLE: Página 12. Argentina. Por Fernando Capotondo. 27 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/China/Argentina/Historieta/En memoria/Héctor Germán Oesterheld y su familia.

Cuevas-refugio y enormes bloques de hielo: las creativas medidas de los chinos frente a la ola de calor.

La ola de calor en China está dejando temperaturas extremas superiores a los 40 °C. Para hacerle frente, los residentes de las provincias del suroeste están tomando algunas medidas creativas.

Quienes viven en Chongqing y en la vecina Sichuan están yendo a búnkeres subterráneos y restaurantes en cuevas en un intento de busca refugio del calor.

Algunos expertos dicen que la intensidad de la ola de calor que actualmente se vive en el país podría convertirla en una de las peores registradas en la historia mundial.

Esto, además, ha exacerbado una severa sequía en China.

Una de las medidas que han tomado algunas estaciones de tren en dichas provincias es atenuar sus luces, generalmente muy brillantes, para poder ahorrar electricidad.

En redes sociales hay fotos y videos que muestran escenas bastante inquietantes de personas sentadas en los vagones de tren a oscuras en Chongqing o caminando por las calles también sin luz.

Para conservar energía, las autoridades de Sichuan han pedido que se mantengan los niveles de aire acondicionado a no menos de 26 °C, mientras que en Chongqing han ordenado a las empresas industriales que se restrinja la producción al menos hasta el jueves.

En lugar de esto, las empresas han usado grandes bloques de hielo para ayudar a enfriar sus oficinas, según reportan medios locales.

Y, fuera de las oficinas, han sido muchos quienes, para comer, se han metido bajo tierra en un intento por escapar aún más del calor.

Los restaurantes «Cueva HotPot», llamado así por el tipo de comida que se sirve, en una suerte de calderos calientes, y por dónde se ubican, suelen ser muy populares en los meses de verano, ya que la temperatura es más fresca bajo tierra. Ahora se han convertido en algo imprescindible.

La temperatura en estos restaurantes-cueva es de unos 16 °C. Un lujo en comparación con los 42 °C abrasadores del exterior que reportaba el medio estatal de noticias China Daily el sábado pasado.

Hay quienes buscan refugio en túneles subterráneos, donde ponen esterillas o cuelgan hamacas en las vigas.

Afectaciones

Los productores agrícolas se han visto especialmente afectados durante la ola de calor y la sequía resultante.

En un video que se ha hecho viral se ve a un criador de pollos en Sichuan llorando porque todos sus animales habían muerto durante la noche debido a los cortes de energía en un día muy calurosos.

En algunas partes de Sichuan, el mayor productor de energía hidroeléctrica del país, tuvieron un pequeño respiro el jueves cuando unas fuertes lluvias arreciaron por la noche. Aunque, la contraparte es que unas 30.000 personas tuvieron que ser evacuadas por la tormenta, según reporta la emisora estatal CCTV.

La agencia de meteorología dijo que se esperaba que siguiera el clima caluroso al menos durante los próximos tres días en esa zona, así como en las provincias que rodean el núcleo comercial de Shanghái.

Pero no es solo Sichuan la que se ha visto afectada: con menos lluvias yendo hacia el río Yangtze (China), los niveles de agua han bajado particularmente en la presa de las Tres Gargantas y, en consecuencia, la energía se ha reducido en varias ciudades de China, incluido el centro financiero de Shanghái.

Cuenta Stephen McDonell, corresponsal de BBC News en China, que la presa de las Tres Gargantas es una obra con controversia desde sus inicios.

Para unos, es una maravilla de la ingeniería que genera grandes cantidades de electricidad y controla las inundaciones del río Yangtze. Pero sus detractores argumentan que ha sumergido pueblos antiguos y ha supuesto el traslado de millones de personas y la eliminación de muchas especies de peces y animales.

Pero en este momento, comenta McDonell, la sequía ha hecho que no haya agua suficiente para tener unos niveles óptimos de energía, necesarios para la economía de la zona. Y, apunta, puede que China considere otras opciones de energía para la región.

Tan grave es la escasez de agua, que las históricas reliquias budistas que han estado sumergidas por años han reaparecido, en las últimas semanas.

Imagen de portada: GETTY IMAGES. Muchos en el suroeste de China están optando por ir a restaurantes bajo tierra.

FUENTE RESPONSABLE: Melissa Zhu; BBC News. 4 horas.

China/Cambio climático/Calor extremo

El ambicioso plan de China para poder «sembrar nubes» en la mitad de su territorio (y por qué preocupa a sus países vecinos).

El anuncio generó preocupación en algunos países.

Pekín es una de las ciudades más contaminadas del mundo, pero si hay un día en el que con casi total seguridad el cielo se abre paso y la luz vuelve a la urbe es cuando se celebra una importante reunión política o un evento de relevancia internacional. Y no es casualidad.

El gobierno chino lleva utilizando programas de manipulación del clima desde hace años y este pasado diciembre dio un paso más allá: anunciando su objetivo de expandir su capacidad de operaciones en este área de forma sustancial.

China planea ampliar su programa de lluvia o nieve artificial para llegar a cubrir 5,5 millones de kilómetros cuadrados en 2025, casi el 60% de su territorio (casi tres veces México).

La iniciativa generó preocupación en países vecinos como India, entre la incertidumbre sobre el impacto de esta tecnología y las tensiones regionales.

Tres objetivos

El anuncio llegó el 2 de diciembre, a través de un comunicado del Consejo de Estado de China, el Ejecutivo.

En él, se trazaba una guía para el desarrollo y expansión del programa de manipulación del clima y se establecían tres objetivos concretos:

  • que para 2025, se espera que «el área afectada por las operaciones de aumento de la lluvia (o nieve) artificial llegue a los más de 5,5 millones de kilómetros cuadrados»;
  • que para esa misma fecha, «el área protegida por las operaciones de prevención de granizo llegue a más de 580.000 km2»;
  • y que, «para 2035», se alcance un «nivel global avanzado» gracias a la innovación en la investigación y tecnología claves, así como a la mejora de «la prevención exhaustiva de los riesgos de seguridad».

El programa, rezaba el comunicado, ayudará en la asistencia de catástrofes, la producción agrícola, la respuesta ante incendios forestales y de pastizales, así como en la gestión de altas temperaturas inusuales o sequías, si bien no aportaba muchos más detalles sobre el mismo.

«Como el título del documento es ‘una opinión en desarrollo’, suele implicar que el gobierno central fijará el marco general mientras que los diferentes ministerios y gobiernos locales desarrollarán medidas concretas, éstos últimos recibiendo habitualmente una generosa financiación», explica la periodista de la BBC en Pekín Eric Wong .

Wong cita, por ejemplo, el caso de la provincia de Gansu (en el norte), que «inmediatamente anunció objetivos ambiciosos», con drones de gran tamaño en el centro de su estrategia.

De hecho, tardó menos de un mes en convertirse en el lugar donde China estrenó su programa de modificación del clima basado en drones capaces de provocar precipitaciones, con el vuelo inaugural del Ganlin-1 («dulce lluvia», en español), según recogía la agencia oficial Xinhua.

Siembra de nubes

No obstante, la llamada «siembra de nubes» no es nueva, ni en China ni en otros países del mundo.

«Son bastante comunes, muchos países utilizan esta tecnología [la siembra de nubes]. China lleva usándola mucho tiempo, India también lo hace, en África subsahariana y el noreste del continente también, donde hay sequías muy problemáticas. O Australia, por ejemplo», señala a BBC Mundo Dhanasree Jayaram, experta en clima de la Academia Municipal de Educación Superior en Karnataka, India.

No obstante, «la escala de los proyectos no es tan grande… quitando este», incide, en referencia al plan de Pekín.

La siembra de nubes consiste en rociar sustancias como yoduro de plata en las nubes, para tratar de que produzcan precipitaciones, y es una de las técnicas utilizadas en manipulación del tiempo.

Las primeras investigaciones al respecto comenzaron a finales de los años 40, principalmente en Estados Unidos, pero aún hay grandes dudas sobre este método.

«Hay muy pocos artículos científicos escritos sobre su eficacia», explica a BBC Mundo John C. Moore, científico jefe de la Facultad de Ciencias del Sistema Terrestre y Cambio Global de la Universidad Normal de Pekín.

Campos de cultivos en China.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. China precisa que el plan ayudará en la asistencia de catástrofes, la producción agrícola, la respuesta ante incendios forestales y de pastizales, así como en la gestión de altas temperaturas inusuales o sequías.

«Fue desarrollándose sin haber pasado por ningún tipo de validación científica (…) Aún hoy hablas con científicos especializados en aerosoles en China que hacen experimentos con aviones y cosas así, y te dirán que es un asunto extraño, que se hace de manera rutinaria sin tener una [investigación] científica completa».

En el país asiático, la manipulación del tiempo a través de la siembra de nubes es una suerte de «cuestión operacional», añade el especialista. «No es un ejercicio de investigación o nada remotamente científico. Básicamente se hace a nivel comunal, de ciudades y pueblos».

Una de estas prácticas de China más conocidas a nivel internacional es la relacionada con grandes eventos, aunque en esos casos puntuales, como ocurre con su sesión parlamentaria anual, habitualmente también entran en juego el cierre de fábricas para disminuir la contaminación.

En concreto, Moore señala que 50.000 municipios chinos ejercen la siembra de nubes de forma habitual para evitar daños en sus campos de cultivo: «Básicamente, [se trata de] intentar prevenir que tormentas de granizo acaben destruyendo los cultivos, así que tratas de sacar la lluvia de las nubes antes de que sea demasiado peligroso».

fábricas en Hebei, norte de China.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS. La contaminación de las ciudades chinas también es un grave problema en el país.

«La otra cuestión -añade- es que la siembra de nubes solo funciona de manera efectiva en el país durante uno o dos meses al año».

Este pasado diciembre, la revista especializada New Scientist se hacía eco de una reciente investigación que constataba que la siembra de nubes orográficas puede aumentar las precipitaciones, pero señalaba que el aumento es inferior al 10 por ciento.

¿A quién le pertenece la lluvia?

Las dudas sobre esta técnica no han impedido que China invierta enormemente en ello, y eso alimenta las preocupaciones vecinas en un momento de crecientes disputas entre el gigante asiático y otros países.

«Uno de los temores de que se aplique esta tecnología en China de manera masiva es si tendrá un impacto en el monzón de verano de India, que es también clave para toda la región, pero no hay muchos estudios al respecto», precisa la especialista de Karnataka Dhanasree Jayaram.

La experta considera que este tipo de anuncio podría haber pasado desapercibido si la relación estuviera pasando por un mejor momento, pues las tensiones fronterizas, con diversos encontronazos entre soldados de ambos países en el techo del mundo, han acrecentado el sentimiento antichino en India.

Taiwán también dio la voz de alarma.

Investigadores de la Universidad Nacional de Taiwán señalaban en un informe publicado en 2017 que la falta de coordinación en actividades de manipulación del tiempo puede llevar a acusaciones sobre el «robo de lluvia» entre países vecinos.

En cualquier caso, no hay evidencia científica que respalde este tipo de acusaciones, señala Moore, aunque con el monzón asiático la situación es más delicada.

«Uno de los factores impulsores del monzón es la diferencia de temperatura entre la meseta tibetana y el océano Índico. Así que si realizaras cambios significativos en la meseta tibetana, como están planeando algunos (…), creo que eso sí podría tener efectos bastante drásticos», continúa.

Paisaje en campos de arroz de Taiwán.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Desde Taiwán consideran que, sin consultas, estas prácticas podrían desencadenar graves disputas.

Moore se refiere a un plan de ingenieros chinos a nivel provincial de llevar a cabo un proyecto de siembra de nubes a gran escala por toda la meseta tibetana, si bien esta iniciativa no cuenta con apoyo a nivel nacional ni investigación previa, remarca.

«Es como un grupo de cowboy builders [obreros poco fiables, sin formación adecuada] construyendo una nave espacial copiando a Elon Musk o algo así, sin el trabajo preliminar (…) La mayoría de los científicos chinos con los que trabajo están bastante horrorizados por este enfoque».

Pero la mayor inquietud en la región va más allá de la siembra de nubes y pone el foco en la posibilidad de que China ponga en práctica tecnologías de geoingeniería más ambiciosas (como la gestión o control de la radiación solar) sin consultar con otros países, especialmente cuando las relaciones pasen por un momento bajo como ocurre ahora con India, apunta Dhanasree Jayaram.

«No creo que la tecnología en sí misma sea alarmante. Podría ser útil (…) Y cada uno tiene soberanía en su territorio. Pero el problema llega cuando lo haces de forma unilateral (…) ¿Qué pasa, por ejemplo, si algo sale mal con este tipo de tecnología? ¿Quién va a pagar?».

Dhanasree Jayaram considera urgente establecer un marco global para regular estas prácticas y los posibles conflictos, una idea con la que coincide el especialista de la Universidad Normal de Pekín.

No obstante, Moore, que lidera el programa de geoingeniería en China, trata de calmar los ánimos en este ámbito: «China -asegura- está muy interesada en ser uno de los buenos».

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Tamara Gil; BBC News Mundo. 10 de febrero 2021.

China/Tecnología/Cambio climático/Ciencia/Asia del Sur/Política

 

La histórica sequía que sufre el río Yangtsé en China (y cómo afecta a la economía global).

China sufre un calor extremo prolongado, récord desde 1961.

El río Yangtsé es vital para China. Es el más largo del país -tercero del mundo-, provee recursos para un tercio de la población y es crucial para la economía y la cadena de suministros global.

Pero este verano boreal está en niveles alarmantemente bajos a causa de una sequía y una ola de calor sin precedentes. Las consecuencias se sienten en varias provincias, donde los habitantes sufren apagones eléctricos y varias factorías han tenido que reducir y detener su producción.

China emitió su primera alerta nacional de sequía del año la semana pasada después de que regiones clave como Shanghái y Sichuan experimentaran semanas de temperaturas extremas.

La ola de calor ya dura dos meses y es la más larga desde que hay registros en el gigante asiático, de acuerdo al Centro Nacional del Clima.

Una situación que no solo dificulta la dinamización de la economía china, sino que también aumenta la presión sobre la economía global, afectada por la sequía y altas temperaturas en varios continentes, los disparados precios de la energía y el aumento del costo de vida tras la pandemia y los efectos de la guerra en Ucrania.

Cortes de electricidad y cierre de empresas

El juego de luces de los rascacielos de Shanghái, una de sus escenas más icónicas, estará apagado por dos noches para ahorrar electricidad. Es uno de los síntomas de los problemas de energía que enfrenta el país debido a la sequía y el calor extremo.

Vista de rascacielos en Shanghái.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. La icónica vista de rascacielos de Shanghái lucirá apagada durante dos noches para contrarrestar el choque energético que producen las sequías y el calor extremo.

Estos fenómenos han generado una mayor demanda energética por el uso de aire acondicionado y a la vez han lastrado los niveles de agua del río Yangtsé, del que dependen energéticamente varias regiones.

Esta vía fluvial cubre 19 provincias y proporciona agua a casi 600 millones de personas. Su cuenca produce el 45% de la producción económica del país.

«El Yangtsé es muy importante. Muchas compañías exportadoras en China están localizadas alrededor. Por aquí fluyen todo tipo de productos», le dice a BBC Mundo Jan Knoerich, profesor de economía del Instituto Lau China en el King ‘s College de Londres.

En Sichuan, donde más del 80% de la energía se obtiene a través de represas hidroeléctricas, grandes compañías sufren por los apagones.

Imagen satelital mostrando los cultivos alrededor del río Yangtsé

Volkswagen, fabricante alemán de automóviles, cerró su factoría en Chengdu, la capital de Sichuan. Un portavoz de la compañía dice que sufrirán «retrasos ligeros» que esperan recuperar en el futuro próximo.

«Estamos vigilando la situación y estamos en constante intercambio con nuestros proveedores», le dijo el portavoz de VW a la BBC.

Una sección del lecho de un río reseco a lo largo del río Yangtsé en Jiujiang.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Niveles bajos del Yangtsé implican dificultades para la movilidad de buques y el transcurso del comercio.

Foxconn, proveedor de Apple, también cerró su planta en Sichuan, aunque dice que el impacto en su producción «no es significativo» de momento.

Mientras tanto, el gigante automotriz japonés Toyota le dijo a la BBC que estaba reanudando gradualmente la producción en Sichuan «utilizando la generación de energía interna».

Chenyu Wu, analista de China y Norte de Asia para la consultora Control Risk, le dice a la BBC que el impacto de los apagones no se estima que sean duraderos.

«Es probable que los esfuerzos locales para ahorrar energía y aumentar la generación ayuden a mitigar la escasez en las próximas semanas, especialmente si llega el tan esperado fin de la ola de calor abrasador», explica Chenyu.

La carrera para proteger las cosechas

Las autoridades buscan provocar lluvias en zonas del centro y suroeste de China. En las provincias alrededor del Yangtsé, especialistas siembran nubes para combatir la sequía.

Autoridades siembran nubes en la provincia de Hubei el pasado 16 de agosto.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS. Autoridades siembran nubes en la provincia de Hubei el pasado 16 de agosto.

El otoño es una temporada vital para cultivos clave como el arroz y la soja, por lo que controlar los recursos hídricos es crucial para garantizar el suministro de alimentos y asegurar una cosecha abundante.

El arroz y otros cultivos de otoño se encuentran en un «período crítico» en lo que respecta a la irrigación, dijo Liu Weiping, viceministro de Recursos Hídricos, en una sesión informativa la semana pasada.

Con la cosecha de otoño bajo amenaza, el Ministerio de Agricultura ha desplegado 25 equipos en regiones clave para proteger los cultivos, informó el periódico Guangming Daily.

Todavía se prevé que la ola de calor se prolongue una semana más, haciendo que este periodo de temperaturas extremas sea el más largo desde que comenzaran los registros en 1961.

Año difícil para China y el mundo

No está siendo un año fácil para las arcas de la segunda economía mundial.

En el segundo trimestre de 2022, el producto interior bruto cayó un 2,6% con respecto a los primeros tres meses. Esto dificulta los objetivos del 5,5% de crecimiento que estableció China para este año.

El frenazo económico se debe en gran parte a los estrictos confinamientos impuestos en ciudades clave como parte de la estrategia de «cero covid» del país. Estas restricciones afectaron, entre otras ciudades, a Shanghái, un centro manufacturero y financiero vital.

Además de la ralentización del PIB, indicadores como el desempleo juvenil están a niveles récord.

Y el sector inmobiliario, que representa un tercio de la economía del país, vive momentos difíciles debido a que un creciente número de propietarios se niega a pagar sus hipotecas por un aumento de la desconfianza en el sector.

Son factores que, sumados a los problemas energéticos y la sequía del verano, no hacen sino aumentar la incertidumbre y preocupación sobre la economía mundial.

«Tenemos las consecuencias de la guerra en Ucrania, sequías en Europa… es difícil de predecir la magnitud, pero lo que está pasando en China definitivamente añade más presión a la situación económica global», le dice Knoerich a BBC Mundo.

Hornilla de gas encendida.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. La situación actual de China genera preocupación por la delicada economía mundial, debilitada entre otros factores por los altos precios de la energía.

Aunque las autoridades chinas no esperan que el choque energético se extienda mucho más, es sin dudas un fenómeno que hay que vigilar de cerca.

«Si China tiene dificultades para producir energía y esto se convirtiera en un problema más grande, es otro factor que podría afectar los precios del mercado global de energía», añade el experto del King ‘s College.

Ya en 2021, antes de que la guerra en Ucrania empeorara el precio energético, un invierno muy frío en Asia disparó la demanda en China y otros países densamente poblados, encareciendo ya de por sí los combustibles.

Knoerich también menciona la importancia de que China consiga mantener sus cosechas a salvo.

«Si China experimenta problemas de seguridad alimentaria y tuviese que aumentar sus importaciones desde el extranjero, esto también añadiría presión a los precios», explica.

Por ahora es pronto para saber el impacto real de los últimos problemas de China, pero no caben dudas de que su situación actual ayuda poco en este contexto de alta inflación global, inseguridad geopolítica y amenazas de recesión.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: José Carlos Cueto. BBC News Mundo. 23 de agosto 2022.

China/Economía/Sequía/Cambio climático/Comercio/Inflación