Un estudio revela que el colapso maya no se debió 

a la agricultura insostenible.

Los mayas poseían sistemas agrícolas avanzados y cada año producían un excedente de alimentos, de modo que su colapso no se debió a una crisis alimentaria.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Las causas específicas del colapso de la antigua civilización maya siguen siendo un misterio.

Aunque durante décadas se han barajado distintas teorías, como el crecimiento desmedido de la población, un sistema agrícola que provocó la erosión del suelo o una ola de sequías que imposibilitó los medios de vida, todas coinciden en que la explotación de recursos llevó a una situación insostenible, caracterizada por el abandono de grandes centros urbanos acompañado de una dramática caída demográfica.

Esta narrativa suele presentarse como una advertencia del frágil equilibrio ecológico y la facilidad con la que puede trastocarse, como una lección de los siglos VIII y IX trasladada al presente; sin embargo, un nuevo estudio liderado por Andrew Scherer, profesor de Antropología en la Universidad de Brown, sugiere que esta versión podría resultar incompleta.

ciudades abandonadas

Foto: Getty Images

A través de drones y tecnología LiDAR, el equipo examinó un área entre la frontera de México y Guatemala que comprende los antiguos asentamientos de Piedras Negras, La Mar y Sak Tz’i’, ciudades que si bien se encuentran cercanas entre sí (24 kilómetros de distancia en promedio), ostentaron un gobierno y tamaños de población completamente distintos, explica Scherer.

A diferencia de otros pueblos mesoamericanos, la organización política del área maya no se centralizaba en un imperio como en el caso de los mexicas, sino que variaba de ciudad a ciudad:

Mientras la mayoría de territorios eran comunidades independientes con sus propios gobernantes que mantenían relaciones comerciales con otras urbes consideradas como iguales, en otras regiones existía una autoridad política que controlaba un territorio más amplio, asignando a caciques que gobernaban el resto de pueblos bajo su poder.

Originalmente, la investigación tenía como objetivo analizar ciudades y estructuras mayas que tras siglos de abandono, se perdieron en medio de la densa vegetación del sureste de México y Centroamérica. No obstante, el equipo se interesó en analizar a fondo la evidencia sobre las prácticas agrícolas mayas.

Cenotes: La entrada al inframundo Maya

Foto: Getty Images

El equipo encontró sistemas de gestión y transporte del agua de riego a través de canales que maximizaban la producción en las tres áreas investigadas: “A pesar de sus diferencias, estos tres reinos se jactaban de una gran similitud: la agricultura que producía un excedente de alimentos”. 

La evidencia demuestra que si bien los mayas de la zona practicaban la agricultura intensiva y modificaron grandes terrenos para aumentar el volumen de la producción de sus cultivos (especialmente maíz), cada año generaban un excedente de alimentos después de cubrir con lo necesario para su propia subsistencia:

“ENTRE EL AÑO 350 Y EL 900 A.C., ALGUNOS REINOS MAYAS VIVIERON CÓMODAMENTE, CON SISTEMAS DE AGRICULTURA SUSTENTABLE Y SIN EVIDENCIA DE INSEGURIDAD ALIMENTARIA», EXPLICA LA UNIVERSIDAD EN UN COMUNICADO.

“En las conversaciones actuales sobre el clima o las crisis ecológicas, a menudo se menciona el colapso de los mayas como una historia con moraleja. Pero tal vez poseían un pensamiento más avanzado de lo que creemos. Nuestro estudio muestra un buen argumento de que sus prácticas agrícolas eran muy sostenibles”, concluye Scherer.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en Español. Por Alejandro López. Noviembre 2021

Agricultura/Mayas/México/Prehispánico

¿Cómo hacían los mayas para obtener su suministro de sal?

Un grupo de expertos descubre cómo hacían los mayas para obtener su suministro de sal, un bien de vital importancia para esta cultura.

La civilización maya y los diversos pueblos que pertenecieron a la misma se establecieron en lo más profundo de la selva Centroamericana. 

Fue una civilización a la que no le faltaba en apariencia nada. Sin embargo, había un producto básico al cual no tenían acceso de manera inmediata ni mucho menos sencilla. La sal. 

Entonces ¿cómo hacían los mayas para obtener su suministro de sal? Una investigación llevada a cabo por la arqueóloga de la Louisiana State University, Maya Heather McKillop, y un equipo de expertos obtuvo la respuesta a esta incógnita.

Se sabía que los mayas debían de contar con una especie de fuente proveedora que les suministrara este bien básico para su vida diaria. Sin embargo, hasta la fecha se desconocía quién o quiénes podían fungir como tal para uno de los imperios más importantes de Mesoamérica.

Para obtener respuestas a sus preguntas, el equipo llevó a cabo una serie de experimentos usando datación por radiocarbono de muestras de postes de madera y cerámica. 

Las principales fuentes de sal se encontraban en las costas de Yucatán (México) y Belice, dos territorios donde los mayas fincaron su civilización.

importancia de la sal entre los mayas

Pexels

El equipo liderado por McKillop excavó cocinas de sal en las cuales se hervía salmuera en ollas de barro sobre fuegos en edificios de postes y paja conservados en sedimentos libres de oxígeno debajo del fondo del mar en Belice. Esto ayudó a revelar la ubicación de las viviendas de los salineros que servían esta materia prima al imperio maya.

Así explica la experta el proceso que el equipo llevó a cabo en sus investigaciones:

«DECIDÍ ENVIAR UNA MUESTRA DE POSTE DE MADERA PARA LA DATACIÓN POR RADIOCARBONO DE CADA EDIFICIO EN EK WAY NAL PARA VER SI TODOS DATABAN DE LA MISMA ÉPOCA, LO CUAL FUE SUGERIDO POR LA VISIBILIDAD DE LOS ARTEFACTOS Y EDIFICIOS EN EL FONDO DEL MAR».

Según señaló Heather McKillop, el hallazgo de restos de más de 4.000 postes de madera en el lugar denominado «Trabajos de Sal de Paynes Creek» es un indicio claro de la forma en que los mayas procesaban y utilizaban la sal.

cómo hacían los mayas para obtener sal

Pexels

¿Por qué era tan importante la sal en la civilización maya?

A propósito de los hallazgos del equipo de expertos, surge la pregunta sobre qué papel desempeñaba la sal en la vida cotidiana de los mayas. Además de que era un ingrediente importante en sus alimentos, la sal se usaba para la salazón y preservación del pescado. Asimismo para curtir pieles, en actividades rituales y remedios médicos. Por ello es que también era un artículo que se movía en grandes cantidades a nivel comercial.

Tanto en el pasado como en el presente, Yucatán es un importante territorio de producción de sal. La manera en que se obtenía y se sigue obteniendo es mediante la evaporación solar de las aguas contenidas en grandes sistemas de charcos.

En la época prehispánica, el método más común para obtener sal en esa zona era mediante el proceso llamado “sal cocida”. Este consistía en filtrar el agua salada de los esteros a través de tierras salitrosas depositadas en grandes canoas; la salmuera que se obtenía se hervía después en ollas de barro hasta que se evaporaba el agua y quedaba la sal en el fondo.

En el siglo XIX, las ollas de barro fueron reemplazadas por peroles de hierro y después por unos recipientes rectangulares hechos de hojas de lámina de hierro que se colocaban sobre hornos. Gran parte de la producción actual se lleva a cabo en pequeños patios de evaporación solar.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en Español. Por Rodrigo Ayala.Noviembre 2021

Civilización Maya/Suministro de sal/Investigación/Sociedad/Cultura

Cenotes: La entrada al inframundo de los mayas.

Los antiguos mayas creían que los cenotes eran lugares sagrados. Te decimos que son y por qué se cree que es la puerta al inframundo maya.

Los antiguos mayas creían que Chaak, el dios de la lluvia, habitaba en cuevas y cenotes. Hoy, los agricultores nativos de la península de Yucatán aún imploran a Chaak el regalo de la lluvia, mientras los cenotes aportan nuevos conocimientos a los arqueólogos sobre los paisajes sagrados de los mayas ancestrales.

¿Qué son los cenotes?

A la orilla de un pequeño maizal cerca de las ruinas de la ciudad maya de Chichén Itzá, bajo la sombra escasa de un árbol tropical, una voz frenética rebota desde el interior de un cenote.

¡Lo vi! ¡Lo vi! –proclama el grito–. ¡Sí, es verdad!”. Inclinado sobre la boca del cenote, el arqueólogo subacuático Guillermo de Anda necesita asegurarse de que en efecto se trata de lo que lleva tantos meses deseando escuchar.

“¿Qué cosa es verdad, Arturo?”, pregunta, y su colega, el arqueólogo Arturo Montero, que flota abajo en el fondo del cenote, vuelve a gritar: “¡La luz del cenit! ¡En verdad funciona! ¡Baja!”. Luego grita de alegría.

Lo que De Anda ha estado esperando con ansias es que su amigo Montero determine si el agua en el fondo de esta anodina caverna inundada, o cenote, les había servido de reloj solar y cronómetro sagrado a los antiguos mayas durante los dos días del año, el 23 de mayo y el 19 de julio, en que el sol alcanza su cenit.

¿Qué es el cenit?

En ese momento, el sol está justo arriba y no proyecta ninguna sombra. El hecho de que el cenote se encuentre exactamente al noroeste de la escalera principal de El Castillo, la famosa pirámide central de Chichén Itzá, y dentro de los límites urbanos de esa misteriosa ciudad hacía que la duda de De Anda fuera en particular intrigante.

¿Acaso siglos antes los sacerdotes mayas habían esperado en este mismo cenote para observar y corregir sus estimaciones respecto al ángulo del sol al alcanzar su cenit, como solo sucede en los trópicos? ¿Venían aquí, ansiosos, a entregar sus ofrendas durante tiempos de sequía o, en otras ocasiones, para agradecer una cosecha abundante? ¿Creían que en este lugar se unían el sol y las aguas generosas para generar la vida?

Foto: Pexels

Estas y otras interrogantes sobre la relación del pueblo maya con sus dioses, su ciudad sagrada y su calendario de una exactitud extraordinaria era lo que ambos arqueólogos investigaban.

Cenotes: La entrada al inframundo

De Anda, reconocido por su destreza como arqueólogo subacuático, solo ha podido trabajar ocasionalmente en el cenote Holtún y con un financiamiento mínimo.

Debajo de la angosta boca del cenote, las paredes se abrían para convertirse en un domo gigante. Enfocado por la pequeña apertura. en forma de rectángulo, quizá con el propósito de relejar las cuatro esquinas del cosmos maya, el rayo de luz solar danzaba como fuego sobre las florituras delicadas de las estalactitas circundantes.

El borde del agua también pareció encenderse cuando lo tocó la luz y, debajo de la superficie, normalmente oscura, las aguas se tornaron de un azul turquesa transparente.

Los rayos del sol estuvieron tan cerca de quedar totalmente verticales que Montero ahora sabía que el día anterior, en el momento del cenit, un pilar de luz se había clavado justo en el agua. No hacía falta ser maya para sentir asombro.

La importancia de los cenotes en la cultura Maya

Durante el último par de décadas, los arqueólogos han comenzado a prestar mucha atención al papel de las cuevas, del cenit solar y, ahora –gracias a De Anda–, de los cenotes en las creencias y la visión del mundo de los antiguos mayas de la península de Yucatán.

Los arqueólogos ya sabían que los mayas consideraban tanto las cuevas como los cenotes bocas que se abren a otro mundo habitado por Chaak, el dios de la lluvia dadora de vida, pero las consecuencias de este hecho para la arquitectura y la planeación urbana solo han comenzado a aclararse recientemente.

En 2010, De Anda, que para entonces había buceado en decenas de cenotes, comenzó a explorar Holtún por invitación de Rafael Cobos, un arqueólogo reconocido y director de proyecto que había estado ocupado investigando y mapeando cientos de estructuras, promontorios y cenotes en la región de Chichén Itzá.

¿Qué hay en los cenotes?

De Anda también obtuvo el apoyo del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Al examinar las paredes de la poza natural a unos metros de la superficie, emergió de un pequeño hueco y sintió una protuberancia sobre su cabeza.

Se quedó atónito al encontrarse con una repisa de roca natural que sostenía la ofrenda de un cráneo humano, cerámica, el cráneo de un perro, huesos de venado y un cuchillo de doble filo tal vez utilizado para sacrificios, todo cuidadosamente colocado ahí siglos antes.

Su lámpara de buceo, que apuntaba justo hacia abajo, a las profundidades del cenote, revelaba columnas rotas, un jaguar antropomórfico tallado y una figura similar a uno de los pequeños hombres de piedra del Templo de los Guerreros de Chichén Itzá, esculpidos de forma que parecieran sostener el cielo. Este cenote en medio de un maizal sin duda era un sitio sagrado.

Foto: Getty Images

Ahora, tres años después, De Anda y Montero no solo habían descubierto una conexión entre el cenit solar y Holtún, sino que al parecer también el papel del sol y del cenote en el emplazamiento y la orientación de la pirámide de El Castillo en Chichén Itzá.

Ya se sabía que durante el equinoccio de primavera una serpiente de luz solar se desliza hacia abajo por un costado de las escaleras centrales de la pirámide, espectáculo que presencian cada año miles de turistas.

Su influencia en la construcción de las pirámides (centros arqueológicos)

Temprano el 23 de mayo, el día del cenit, Montero fue hasta la pirámide central y descubrió que el sol, K’inich Ajaw, sale alineado con la esquina noreste de la pirámide. Luego se pone, alineado con la escalera occidental de la pirámide y Holtn, ese cenote inadvertido.

Para calibrar su calendario, merecidamente famoso hasta nuestros días, los mayas tenían que determinar los días del año en que el sol brillaba justo por encima de sus cabezas, ni una fracción de grado más arriba o más abajo.

Montero y De Anda suponían que los astrónomos mayas esperaban dentro del cenote Holtún esos dos momentos del cenit en el año, cuando un pilar vertical de luz solar perfora el agua sin relejarse en el domo.

Para los mayas, la astronomía era una actividad sagrada, lo mismo que la arquitectura y la planeación urbana.

De Anda y Montero ahora creen que, además de Holtún, otros cenotes pueden haber tenido un papel importante para determinar la ubicación de los edificios. El Cenote Sagrado yace al norte de El Castillo; otros dos cenotes descansan al sur y sureste de este.

El cenote Holtún, directamente al noroeste de la pirámide, podría haber completado la configuración rectangular que permitió a los itzaes determinar dónde debían construir su ciudad sagrada y con qué ángulo colocarían su pirámide principal.

Si más estudios corroboran esto, las coordenadas más importantes del diseño dominante de Chichén Itzá encajarán por fin en su sitio.

Vínculos con el Cosmos

La pirámide de Chichen Itzá se planeó con precisión. Los expertos creen que está alineada según los equinoccios de marzo y septiembre, cuando el paso del sol hace que una sombra en forma de serpiente se deslice hacia abajo por uno de sus costados.

Guillermo de Anda descubrió recientemente que la estructura tambíen se alza en medio de cuatro cenotes lo que probablemente simboliza la montaña sagrada en el centro del universo maya.

También estaba orientada de acuerdo con los momentos en que el sol alcanza su punto más alto en el cielo conectándola más con los ciclos de los cielos.

Dos veces al año el sol sale directamente al noreste de El Castillo y se desplaza sobre su cima. Luego se traslada en arco hacia el noroeste, donde pasa sobre el cenote Holtún antes de sumirse en el horizonte.

Rituales de los mayas en los cenotes

El explorador de cuevas, Donald Slater, supone que los sacerdotes solares pasaban la noche anterior al cenit ayunando, danzando y cantando al ritmo de los tambores y las flautas dobles de barro, como las que halló en las profundidades de la cueva, alabando al dios del sol por haber traído una vez más el cenit y, con él, las lluvias.

Hace siglos, durante los dos días del cenit, me explicó Slater, el sol habría hecho su danza esférica en lo que ahora son las ruinas de una plataforma en la esquina suroeste de la estructura.

Para los mayas, observadores perpetuos del cielo, las pirámides de la península de Yucatán, varias de las cuales estaban alineadas con la salida y la puesta del sol en los días del equinoccio y el cenit, no eran montones de piedra pegados a la tierra sino cronómetros cósmicos: estructuras con la intención de ascender a lo más alto, en interacción constante con los cielos.

Y la interacción entre K’inich Ajaw, el Sol, y las aguas sagradas de Chaak representaba la danza de la vida que hacía posible los campos de maíz.

Imagen de portada: Gentileza de

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en Español. Por Melisa Velazquez. Enero 2021.

Civilización Maya/Cenotes/Centros Arqueológicos/Inframundo

CIENTÍFICOS ESTUDIAN EL SUBSUELO MAYA Y DESCUBREN DATOS CÓSMICOS – CUARTA PARTE. FINAL

Grandes casas de México

En lo que hoy conforma Reforma se construyó esta gran mansión de la firma inglesa «Waring & Gillow, Ltd.» Roberto Bloch, José Y. Limantour, comenzaron esta construcción en 1904 en poco más de 5,000 m² construidos en tres y medio niveles tomaba la esquina sur-oriente del predio y era la tribuna de exhibición para las ideas de edificación residencial más avanzadas de su época.

Fue diseñada con estilo «renacentista francés-gotizante». De Landa y Escandón estuvo involucrado en el diseño de la casa, y tuvo la intención de mostrar los adelantos materiales y filosóficos que las ideas de Julio Guerrero y Carlos Roumagnac. Hacia 1950 se demolió una torre para alinear la casa a la calle, pero la construcción original era de una belleza inigualable.

 

Casa Baranda-Luján – DGCS-UNAM

Don Joaquín Baranda MacGregor y su esposa Doña Dolores Luján Zuloaga, comenzaron a construir su casa en 1920 en la Roma. Su arquitectura se distingue por tener los estilos arquitectónicos que predominaban en esa época como el Art Nouveau, Art Déco y ecléctico. La casa se terminó de construir en 1925 pero fue inaugurada hasta 1929.

Desde el inicio fue considerada como una de las casas más innovadoras de la época porque implementó un semisótano, un elevador y un sistema de doble drenaje que separaba aguas negras y pluviales. De 1940 a 1945  la casa fue ocupada por la Embajada de Brasil pues el señor Baranda falleció en el año de 1941 a los 63 años de edad. Hoy en día es la Casa Universitaria del Libro de la UNAM. 

Casa del conde de la Cortina

 

México Heráldico

Esta mansión fue parcialmente destruida en 1933 para abrir la Avenida 20 de Noviembre. Su fachada tiene características de las grandes casas coloniales: posee una torreta cubierta de reja, gárgolas en forma de cañón, barandales de hierro forjado y un portón que conserva los chapetones y aldabones originales. Nada del interior logró sobrevivir, y desde los años treinta el palacio se modificó para albergar diversos usos comerciales.

En esa casona vivió el conde José Justo Gómez de la Cortina, uno de los intelectuales más activos e interesantes del siglo XIX mexicano. En lo que hoy conocemos como Parque Lira, se alzaba la casa que en el siglo XVIII perteneció al conde de la Cortina; en el siglo XIX, a Eustaquio Barron Cantillón; y finalmente, en el siglo XX, a don Vicente Lira Mora, de ahí el nombre de Parque Lira. De la edificación sólo se conservan los extensos jardines transformados en el Parque Lira, con sus estanques y empedrados remodelados. En 1976 se diseñaron andadores adoquinados, un audiorama, área de juegos y fuentes.

Quinta Limantour

Julio M. Limantour Marquet dejó una marca en México que la mayor parte de las veces pasa desapercibida. Desde su residencia en la calle de San Francisco (hoy Madero) controló parte de sus actividades en banca, ferrocarriles e industria, pero fue en Mixcoac donde se acordaron buena parte de las formalidades que cambiarían al país, en una edificación que aún se conserva, ahora como edificación emblema de una escuela…

La Quinta Limantour en Mixcoac era una residencia campestre que alberga la escuela preparatoria del «Colegio Williams». El Capitán Limantour era un comerciante que hizo fortuna en los negocios de armas, préstamo y fincas ligadas a la expropiación de los bienes de la Iglesia en tiempo de la Reforma.

EL CÓPORO, UNA RELIQUIA PREHISPÁNICA DE UN VALOR INCALCULABLE

Actualmente la zona arqueológica del cerro El Cóporo ha sido recuperada y estudiada, cuenta con un museo de sitio y 6 conjuntos estudiados.MXCity

Foto destacada: INAH

El Cóporo, palabra de origen tarasco que significa sobre el gran camino o el camino grande.

Guanajuato tiene pocas y muy accesibles zonas arqueológicas como El Cóporo, una antigua ciudad mesoamericana abandona con más de mil años de antigüedad que ha sobrevivido al tiempo y a la naturaleza que suele ocultar este tipo de espacios; la zona arqueológica abierta al público desde el año 2012 cuenta hasta hoy un museo de sitio, y 29 asentamientos de los cuales se tienen localizados seis conjuntos, es un interesante lugar donde a cada paso se pueden descubrir nuevos petroglifos.

Zona arqueológica El Cóporo

La zona arqueológica El Cóporo, que toma su nombre del tarasco «el camino grande», se ubica al noreste del estado de Guanajuato, al poniente de la sierra de Santa Bárbara muy cerquita de la comunidad San José del Torreón, que pertenece al municipio de Ocampo, justo en la frontera norte de la poderosa Mesoamérica donde sus fundadores encontraron un lugar estratégico para desarrollar una gran ciudad llena de vida beneficiada por el entorno.

Si somos más precisos El Cóporo se ubica entre el valle de Ocampo y bosque de la sierra de Santa Bárbara lugar protegido por una muralla natural de rocas y rodeado de tierras ricas en recursos naturales, ríos, bosques de maderas, un semi desierto con plantas medicinales, suelo fértil para sembrar y un clima perfecto tan propicio que hace casi obvio el asentamiento que se desarrolló entre los años 200 a.C. ? 600 d.C. y el 600 ? 900 de nuestra era.

Espacios arquitectónicos

Cerámicas, herramientas de piedra y pirograbados fueron encontrados entre los 29 asentamientos distribuidos por todo el Cóporo cuya arquitectura se relaciona con la región Tunal Grande que comprende además de Guanajuato, San Luis Potosí, Zacatecas y Jalisco; la misma distribución de espacios que corresponde a la misma cosmovisión.

De los 29 asentamientos menores hallados, sólo 6 conjuntos o barrios se han estudiado, Llano, Gotas, Montes, Puerto del Aire, Caracol y Pilar; el estudio de las áreas ha ayudado a determinar que se trata de construcciones que van desde un centro ceremonial hasta cientos de casas habitacionales y hasta un posible juego de pelota.

La piedra careada, cantera, adobe y barro son los materiales mejor conservados y encontrados en cimentación, muros, escalinatas y techumbres, entre los cuales se observan petrograbados con intrigantes figuras geométricas. En la zona llamada Llano, se encuentran las que parecen áreas públicas y domésticas, es decir, plazas y lo que parecieran hogares y hasta talleres de trabajo.

En los conjuntos Gotas y Montes, parecieran encontrarse edificios administrativos, cívicos y es espacio que pudiera haber sido la zona residencial de los que laboraban en esa parte. Antes de llegar a Barrio Gotas se encuentra un pasillo lleno de petrograbados al que sigue una zona habitacional bastante extensa; en dicho barrio sobre sale un montículo en forma de L, su tamaño indica su importancia, pero no se sabe con certeza de que se trata.

Para llegar al Barrio Cóporo hay que tener buena condición física pero bien vale la pena, se trata de un lugar de carácter ceremonial en el que se encontró una almena tallada en cantera con forma escalonada, desde la cual se accede a la Estructura #1 que dirige en su parte superior a un pozo de saqueo que dejó al descubierto ocho antiguos pisos de ocupación prehispánica.

Puerto Aire se designó a un camino empedrado que dirige a las zonas sagradas que se encuentran en la cima del cerro Cóporo donde hay un centro ceremonial, junto a este espacio se encuentran el Caracol y el Pilar, para llegar a ellos hay que caminar un poco más así que se recomienda ir temprano para no resentir el calor, y claro, llevar zapatos y ropa adecuada para la caminata.

El Cóporo, sitio arqueológico

¿Dónde? Desde León, Guanajuato hay que dirigirse a Ocampo, desde donde se accede a la comunidad San José del Torreón, en menos de minutos se llega al sitio arqueológico. 

AGUADA FÉNIX, LA CONSTRUCCIÓN MÁS GRANDE DEL MUNDO MAYA

Aguada Fénix está cambiando la historia maya y es uno de los descubrimientos arqueológicos más grandes en lo que va del siglo.  MXCity

Foto destacada: El País

Un arqueólogo japonés ha sido el gran responsable de descubrir el Aguada Fénix.

Con tecnología de punta y un equipo de varios investigadores liderados por el arqueólogo de nacionalidad japonesa, Takeshi Inomata, de la Facultad de Antropología de la Universidad de Arizona, se lograron localizar casi 500 sitios arqueológicos desconocidos en México.

Esta área permanecía desconocida como sitio arqueológico porque es muy plano y enorme. Simplemente parece un paisaje natural, pero cuando los arqueólogos excavaron el sitio y dataron con radiocarbono 69 muestras de carbón vegetal para determinar que un monumento que se construyó en algún momento de entre el 1000 y el 800 a. C. hallaron mucho más.

El sitio maya de Ceibal era el centro ceremonial confirmado más antiguo de Aguada Fénix y resultó ser el más grande conocido en toda la historia maya, superando con creces las pirámides y palacios de períodos posteriores. El descubrimiento marca una época de grandes cambios en Mesoamérica y tiene varias implicaciones, ya que, los arqueólogos pensaban que la civilización maya se desarrolló gradualmente entre el 1000 y el 350 a. C., junto con el uso de cerámica y algunos cultivos de maíz.

También cambia la perspectiva y a historia, ya que el sitio parece similar al antiguo centro de la civilización olmeca de San Lorenzo al oeste en el estado mexicano de Veracruz, pero la falta de esculturas de piedra relacionadas con gobernantes y élites, como cabezas y tronos colosales, sugiere menos desigualdad social que San Lorenzo y destaca la importancia del trabajo comunal en los primeros tiempos de los mayas.

Aguada Fénix conecta con diversas calzadas y parece que marcó una brecha en la historia mesoamericana, después de que se anunciara el descubrimiento en 2020.

Fueron 478 sitios en un área que cubre 84,516 kilómetros cuadrados en la frontera entre México y Guatemala, en sitios incluso cubiertos por una densa jungla.

Todos estos sitios descubiertos eran relativamente planos, con pirámides pequeñas en comparación con construcciones como Chichén-Itzá, que tienen pirámides enormes.

La investigadora Elizabeth Graham del University College London, comenzó a trabajar y estudiar el mundo maya en los años 70, cuando se pensaba que las ciudades se desarrollaron en el período Clásico alrededor del año 200 d. C. «Ahora, de manera constante, el período en el que supongo que se podría decir que se desarrolló el urbanismo se ha retrasado y retrasado ” afirmó.

Takeshi Inomata y el mundo maya

Takeshi Inomata es el arqueólogo y antropólogo graduado por la Universidad de Tokyo, Japón y cuenta con doctorado de la Universidad de Vanderbilt, Nashville, Tennessee, EU y fue quien dirigió el proyecto arqueológico Ceibal-Petexbatun, en el sur de Petén, Guatemala, La Entrada en Honduras; además de investigar y descubrir Aguada Fénix.

Inomata dirige al equipo internacional de investigadores del Proyecto Arqueológico del Usumacinta Medio, autorizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), y que cuenta con la participación de varios mexicanos que están en área donde se asentaron las antiguas culturas maya y olmeca.

Aguada Fénix es un área que abarca zonas del estado de Tabasco, el sur de Veracruz, Chiapas, Campeche y Oaxaca, y el resultado ha sido la localización de 478 nuevos sitios arqueológicos. Hasta la fecha, ha sido motivo de debate si la civilización maya se desarrolló a partir de la olmeca o si se gestó de un modo independiente. Según Inomata, todos los sitios descubiertos posiblemente funcionaron como centros de reunión ritual, e incluyen grandes espacios abiertos centrales, a modo de plazas, de forma rectangular, algunos de los cuales pueden llegar a medir hasta 1,4 kilómetros de longitud, con lo que eran capaces de acoger a un gran número de personas.

Inomata afirma que todo esto solo es el principio, ya que aún quedan muchas preguntas sin respuesta, como por ejemplo cómo era la organización social en estos centros, el porqué de las cabezas colosales, el tipo de movilidad de las ciudades, sus nombres originarios e incluso el arte que hay en el sitio.

Continuar excavando los sitios sin duda revelará respuestas, aunque llevará mucho más tiempo del que creemos e involucró a muchos otros estudiosos en diversos campos.

Imagen de portada: Gentileza de Futurity

FUENTE RESPONSABLE: MXCITY INSIDER ARTE Y CULTURA

CIVILIZACION MAYA/GRANDES MANSIONES Y CASONAS/MEXICO

 

 

CIENTÍFICOS ESTUDIAN EL SUBSUELO MAYA Y DESCUBREN DATOS CÓSMICOS – TERCERA PARTE.

10 PALACIOS PARA DESCUBRIR LA PODEROSA ARQUITECTURA MAYA

Uxmal

A las afueras de Mérida se encuentra esta ciudad que alguna vez fue el hogar de 20,000 personas. Uxmal, la “Tres veces construida”, se refiere a su estructura más alta, La Pirámide del Mago, que fue construida sobre las pirámides existentes. La ciudad es una parada importante en la Ruta Puuc, que es una vía de conducción que conecta las ciudades mayas vecinas. Tres ciudades seleccionadas son Kabah, Labná y Sayil.  Uxmal también es un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

 

Becan

Becan se encuentra en Campeche y cuenta con 20 estructuras abiertas al público. Las pirámides masivas son lo que distingue a Becan, una de las principales capitales de la provincia de Río Bec y fue una de las muchas ciudades que lucharon contra Tikal en Guatemala. Un foso rodea la ciudad y hay evidencia de muros y túneles.

 

Edzná

Edzná es otro sitio maya de Campeche con poco tráfico de turistas. Su templo principal es conocido como la Gran Acrópolis. Tiene una cancha de pelota bien conservada y es otro gran ejemplo de arquitectura estilo Puuc. Aquí se encuentra el Templo de las Máscaras, que se descubrió en 1988. El edificio tiene dos máscaras más en su base: una que representa al Dios del amanecer y la otra al Dios del atardecer.

 

Calakmul

Calakmul fue parte integral del mundo maya, Patrimonio Mundial dentro de la Reserva de la Biosfera de Calakmul. Todo el sitio está envuelto en un espeso bosque tropical, el segundo bosque tropical más grande de las Américas después del Amazonas. De hecho, la jungla es tan espesa que Calakmul permaneció inexplorada y sin tocar durante siglos. Solo se convirtió en un sitio del Patrimonio Mundial en 1993. Se dice que en un día despejado, los escaladores pueden ver el sitio vecino de El Mirador en Guatemala.

6 MANSIONES PARA INSPECCIONAR A FONDO LA ARQUITECTURA DE LA CDMX

Estas mansiones sintetizan diversos elementos cotidianos, vanguardistas y autóctonos engalanando nuestra urbe.MXCity

Foto destacada: Grandes casas México

Estas mansiones representan a las personalidades y funcionalidades de una gran época.

Las mansiones se crearon como viviendas de lujo, con aspecto suntuoso y con diversas zonas de recreo pero sin llegar a ser un palacio. Las mansiones construidas en México suelen ser de inspiración estilo lusitano, pero con su propia personalidad ya que se desarrollaron estilos mestizos que dieron lugar a arquitecturas con personalidad propia.

En México, generalmente se construyeron haciendas, pero en la Ciudad de se han preservado e integrado en el urbanismo siendo a edificios con jardín propio y grandes comodidades. De hecho, la arquitectura de la ciudad ha hecho que las mansiones se destaquen por su riqueza y reputación siendo sitios con arquitectura romántica, neogótica y neoclasicistas. Aquí te dejamos las mansiones que cuentan con más historia y son patrimonio de nuestra cultura.

Casa Rivas Mercado

Antonio Rivas Mercado comenzó a edificar su mansión en 1893 con un estilo ecléctico. Tardó cuatro años en terminarla y se utilizaron siete tipos de cantera, tres pisos distintos, columnas dóricas y escaleras árabes. Fue visitada por escritores, pintores, escultores e intelectuales como Diego Rivera y José Vasconcelos.

Esta vivienda en la colonia Guerrero, comenzó su reconstrucción y ahora está lista para recibir visitas. Muchas partes de la casa son originales  o restauradas con mucho detalle. Antonio Rivas Mercado es un arquitecto mexicano, realizador del Ángel de la Independencia, el Teatro Juárez de Guanajuato, la casa en la calle de Londres, número 6, actual Museo de Cera entre otros monumentos y edificios históricos del porfiriato.

 

 Casa Braniff-Lascuráin

Wikipedia

La casa Braniff-Lascuráin fue una de las primeras residencias de Cuauhtémoc. Perteneció al matrimonio formado por George T. Braniff y Concepción Lascuráin y se encontraba en el número 132 de la calle de Río Tíber, llamada Calle 12 norte. Thomas Braniff, adquirió los terrenos que habían formado parte de la Hacienda de la Teja y del Rancho de los Cuartos en 1896.

Años más tarde de estos terrenos se vieron reducidos por la ampliación del Paseo de la Reforma, entre la glorieta de Cuauhtémoc (Insurgentes) y Chapultepec en 1897, cuando los accionistas disolvieron la sociedad en 1903, a Thomas Braniff le corresponden nueve predios que sumaban más de 125 mil metros cuadrados. Después de su muerte en 1905, pasaron a manos de sus hijos mayores, George y Oscar Braniff Ricard.

Casa de Don Guillermo De Landa y Escandón 

Imagen de portada: Gentileza de Futurity

FUENTE RESPONSABLE: MXCITY INSIDER ARTE Y CULTURA

CIVILIZACION MAYA/GRANDES MANSIONES Y CASONAS/MEXICO

CIENTÍFICOS ESTUDIAN EL SUBSUELO MAYA Y DESCUBREN DATOS CÓSMICOS – SEGUNDA PARTE.

CIVILIZACION MAYA/GRANDES MANSIONES Y CASONAS/MEXICO

10 PALACIOS PARA DESCUBRIR LA PODEROSA ARQUITECTURA MAYA

Muchos palacios mayas son reconocidos mundialmente e incluso uno forma parte de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo.

MXCity

Foto destacada: Ruta Mágica

 Los palacios mayas son de los sitios arqueológicos más grandes y mejor conservados del mundo.

 Los arquitectos mayas construyeron poderosos templos y palacios que han resistido siglos de abuso, abandono, excavaciones y miles de turistas caminando y trepando todos los días a todas horas. El hecho de que las estructuras mayas hayan sobrevivido tan bien es un testimonio de la habilidad de sus constructores.

El lenguaje de los mayas está escrito en su arquitectura, se puede ver en templos, palacios y pirámides y en el desarrollo de su arquitectura única con materiales locales, herramientas de piedra y cemento de cal quemada para crear una forma de concreto, al igual que el barro simple.

 

Chacchoben

Chacchoben solo tiene una parte del sitio abierta al público y muchos de los templos originales todavía se encuentran en su estado antiguo, a la espera de ser restaurados. La ciudad fue el hogar de la comunidad más grande de su región en el año 360 d.C. y fue considerada por los mayas como el centro de su actividad ceremonial. El Gran Basamento era la plaza ritual más importante de los mayas. Alrededor de las ruinas también hay una jungla profunda que ahora alberga una gran variedad de plantas y criaturas, incluidos jaguares, pumas y tapires, si tienes suerte, ¡lo que lo convierte en un día emocionante!

 Chichén Itzá

Chichén Itzá es una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo, un sitio bien conocido en todo el mundo y su imagen es una de las más reconocidas del país. Se trata de una ciudad maya con un Castillo: una pirámide escalonada diseñada matemáticamente y científicamente que es la mejor manifestación de la comprensión de la astronomía por parte de los mayas. Hay 365 pasos (uno para cada día del año), y dos veces al año en los equinoccios de primavera y otoño, aparece una sombra en la pirámide que toma la forma de una serpiente, un tributo al dios maya más importante, Kukulcán.

 

Tulum

Tulum está en la costa y es un destino icónico ya que se encuentra en un acantilado con vista al Mar Caribe. El nombre original del sitio era Zama, que significa amanecer. La ciudad fue una puerta de entrada para conectar la Península de Yucatán con la gente de Honduras y otros lugares del Golfo de México. Es uno de los sitios más visitados de México, con más de dos millones de visitantes al año.

 

 

Cobá

Cobá ha pasado bajo el radar, en términos de popularidad, ya que no estuvo abierto al público hasta la década de 1970 porque la jungla circundante era demasiado espesa para penetrar, pero es un sitio espectacular. Hoy en día, solo se ha excavado un pequeño porcentaje del sitio pero es una de las ciudades mayas más grandes. Hay bicicletas disponibles para alquilar y explorar el sitio, además uno de los últimos sitios arqueológicos en donde aún es posible escalar.

 

Palenque

En lo profundo de las selvas chiapanecas se encuentra una de las ciudades mayas más impresionantes del país. No es la ciudad maya más grande, pero es una de las más importantes debido a su gran volumen de inscripciones, una historia registrada que ha ayudado a los investigadores a comprender verdaderamente los detalles de la historia y la cultura mayas. El sitio está salpicado de ruinas de un gris pedregoso que alguna fueron de colores vibrantes con rojos, azules y amarillos. La estructura más impresionante es el Templo de las Inscripciones, que contiene cientos de jeroglíficos. Todo el sitio fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

 

 El Meco

Se trata de un conjunto de ruinas pequeñas y poco conocidas al norte de Cancún. Hay una pirámide preciosa, y un puerto importante para los mayas en la Península de Yucatán. La parte del sitio que se ha explorado incluye una plaza de carácter político y ceremonial, con estructuras palaciegas y administrativas en su entorno. El basamento tiene un templo y escalinatas con restos de figuras serpentinas.

 Imagen de portada: Gentileza de Futurity

FUENTE RESPONSABLE: MXCITY INSIDER ARTE Y CULTURA

CIVILIZACION MAYA/GRANDES MANSIONES Y CASONAS/MEXICO

 

CIENTÍFICOS ESTUDIAN EL SUBSUELO MAYA Y DESCUBREN DATOS CÓSMICOS – PRIMERA PARTE

Con tecnología de punta los arqueólogos han creado imágenes en 3D para dibujar patrones astrales del mundo maya.

La tecnología que se usa para descubrir el subsuelo ayuda a desvelar los misterios del mundo maya.

Alrededor de 500 complejos ceremoniales fueron descubiertos por un grupo de expertos que pusieron énfasis en la importancia del pensamiento cósmico de las civilizaciones mesoamericanas de hace más de 2,000 años. Los cientos de sitios se descubrieron utilizando datos de un aparato llamado LIDAR y que ahora están disponibles públicamente y recopilados por el gobierno mexicano.

LiDAR (Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging) es un dispositivo que permite determinar la distancia desde un emisor láser a un objeto o superficie utilizando un haz láser pulsado. La distancia al objeto se determina midiendo el tiempo de retraso entre la emisión del pulso y su detección a través de la señal reflejada.

 

Nature 

En general, la tecnología lidar tiene aplicaciones en geología, sismología y física de la atmósfera. La aplicación del LiDAR, llevó a cabo un mapeo en donde para examinar el entorno maya y crear una imagen en 3D. Con esto es posible obtener modelos de estructuras topográficas con detalle como canales fluviales, terrazas, así como caracterización y origen de las formas del relieve, procesos de erosión y meteorización?

Sus modelos digitales en 3D, permiten obtener el antes y el después de un movimiento de placas, pudiendo realizar mediciones precisas, claves para entender cómo ocurren estos fenómenos naturales, haciendo posible encontrar vestigios arqueológicos.

Nature

Debido a que el sistema LIDAR es capaz de penetrar a través de los árboles y la vegetación, hizo posible revelar sitios arqueológicos ocultos. Con el uso de los datos, investigadores de la Universidad de Arizona y otras instituciones, descubrieron un total de 478 complejos históricos de forma cuadrada y rectangular en Tabasco y Veracruz.

Se piensa que los hallazgos fueron construidos por distintos grupos entre los años 1050 y 400 antes de Cristo, mucho tiempo antes del auge de la civilización maya, que tuvo lugar entre los años 250 y 950 de nuestra era, de acuerdo con un comunicado emitido por la Universidad de Arizona.

Yucatan Times

El descubrimiento fue publicado recientemente en la revista Nature Human Behaviour. Los investigadores piensan que los sitios fueron utilizados en reuniones rituales, y siguiendo la orientación geográfica se cree que muchos parecen estar alineados con el amanecer y algunas fechas específicas.

«Hay muchas excepciones; por ejemplo, no todos los sitios tienen espacio suficiente para colocar la forma rectangular en la dirección deseada, pero cuando fue posible, parecen haberse elegido ciertas fechas», indica en un comunicado Takeshi Inomata, responsable de la investigación.

 Yucatan Times

Inomata es un catedrático de antropología de la Universidad de Arizona y autor principal del estudio. Una teoría indica que la fecha que dictan los investigadores, se refiere al paso cenital, un día en el que el sol pasa directamente por encima de nosotros, lo que significa que ninguna persona u objeto proyecta su sombra durante unos momentos.

La fecha del día del paso cenital depende de la ubicación geográfica. Asimismo, el número 20 parece una constante en las construcciones y se piensa que es una cifra importante en los calendarios mesoamericanos.

Nature

«Esto significa que los constructores representaron ideas cosmológicas a través de estos espacios ceremoniales», añade Inomata. Existe otro elemento intrigante en estos hallazgos. Los investigadores descubrieron que los complejos tienen características similares a las de San Lorenzo, que es la ciudad más antigua que se conoce de la cultura olmeca.

Los científicos piensan ahora que San Lorenzo podría haber influido en construcciones posteriores como el enorme sitio de Aguada Fénix, descubierto el año pasado. Que San Lorenzo sea muy similar a Aguada Fénix, «nos indica que es muy importante para el surgimiento de algunas de estas ideas, que fueron utilizadas posteriormente por los mayas» «, señala Inomata.

 Yucatán noticias 

San Lorenzo fue el centro olmeca más antiguo que se conoce hasta ahora, se remonta aproximadamente al 1150 a. C. , una época en la que el resto de Mesoamérica estaba, en el mejor de los casos, a un nivel neolítico. Es un sitio mejor conocido por sus “cabezas colosales” que miden casi 3 metros de altura y posiblemente representan a los jugadores en un juego de pelota ritual.

Los mayas, por su parte, se relacionan con este centro ya que su astronomía, las matemáticas, la elaboración de calendarios y la escritura jeroglífica, así como la arquitectura monumental, suele tener diversas semejanzas.

Imagen de portada: Gentileza de Futurity

FUENTE RESPONSABLE: MXCITY INSIDER ARTE Y CULTURA

CIVILIZACION MAYA/GRANDES MANSIONES Y CASONAS/MEXICO

Hallaron en México una canoa prehispánica y otras reliquias mayas.

Se cree que la embarcación podría haberse empleado para la extracción de agua del cenote o para el depósito de ofrendas durante los rituales.

Arqueólogos mexicanos hallaron una canoa maya prehispánica y otros vestigios arqueológicos en la zona donde se construye el Tren Maya en el sureste del país, informó este viernes el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En un comunicado, el organismo señaló que el objeto, que ha sido asociado al periodo Clásico Terminal (830-950 después de cristo), fue hallado “en buen estado de conservación” durante la prospección del Tramo IV de la obra, una de las más emblemáticas del Gobierno mexicano, que va de Izamal, Yucatán, a Cancún, Quintana Roo en el sitio arqueológico de San Andrés.

La embarcación mide 1,60 metros de largo, por 80 centímetros de ancho y 40 centímetros de alto y se cree que podría haberse empleado para la extracción de agua del cenote o para el depósito de ofrendas durante los rituales. 

EFE/ INHA

Helena Barba Meinecke, responsable de la Oficina Península de Yucatán de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH, señaló que el hallazgo se dio mientras los arqueólogos acudían a la exploración y registro de un cenote, un pozo y una rejoyada por donde pasa esta obra de infraestructura.

La relevancia radica en que es la primera canoa de este tipo que se encuentra completa y tan bien conservada en el área maya, habiendo también fragmentos de estas embarcaciones y remos en Quintana Roo, Guatemala y Belice”, dijo Barba Meinecke.

Más descubrimientos

Además, las autoridades informaron que en los otros dos cuerpos de agua que examinaron encontraron también elementos arqueológicos como una osamenta humana y cerámica. También una pintura mural, un incensario, un cuchillo ritual, más de 40 vasijas, entre otros vestigios.

Los elementos fueron trasladados a un campamento arqueológico de la Zona Arqueológica de Chichén Itzá para su resguardo. El sitio, en tanto, fue resguardado y quedará bajo la protección del INAH.

Imagen de portada: Gentileza de INAH

FUENTE RESPONSABLE: INAH

Civilización Maya/Descubrimientos/Investigación/Cultura

La fascinante historia de la Reina Roja, la aristócrata cuya tumba guardaba oscuros secretos de la civilización maya.

El polvo rojizo que cubría los restos de la Reina Roja es conocido como cinabrio, un mineral tóxico compuesto por mercurio y azufre, usado para conservar los restos humanos.

Parecía la escena de un crimen: el cadáver de un niño degollado y de una mujer, a la que le sacaron el corazón, estaban tirados a lado y lado del sarcófago, tallado en una sola pieza de piedra, de 2,40 m de largo por 1,18 m de ancho.

En la tapa del sarcófago, encontraron un orificio, por el que el arqueólogo Arnoldo González echó un vistazo y gritó: «¡Está llena de jade! ¡Es el alucine, del alucine, del alucine!».

Era la mañana del 1 de junio de 1994.

Además de jade, los huesos, piedras y conchas de mar que había dentro estaban cubiertos por un polvo rojizo -cinabrio, un mineral compuesto por mercurio y azufre, usado para conservar los restos humanos- que hizo que la mujer que había sido enterrada allí hacía 1.346 años, el 13 de noviembre del año 672 d.C., fuera llamada «la Reina Roja».

Sus restos han dado vueltas por Nueva York y Los Ángeles, en EE.UU.Palenque, en México; y hasta Ontario, en Canadá.

Pero ahora, 24 años después de su descubrimiento, el ajuar de esta reina maya se expone por primera vez en el Museo del Templo Mayor, en Ciudad de México, donde se pudo visitar.

Pero, ¿quién fue esta mujer y cómo la ciencia llegó a conocer su identidad? ¿Qué nos dice ella sobre el mundo maya?

Ajuar funerario de la Reina Roja

FUENTE DE LA IMAGEN, – INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA

El ajuar funerario de la Reina Roja consta de siete piezas —máscara, diadema, collar, pectoral, tocado, concha y figurilla—.

Ixik Tz’aka’ab Ajaw, la Reina Roja

El análisis de sus restos llevó a los investigadores a concluir que la Reina roja tuvo en vida 1,54 metros de estatura, murió con una edad entre los 50 y 60 años y tenía su cráneo deformado, con la frente aplanada, para seguir los cánones de belleza mayas.

Con sus restos se pudo concluir que padeció de osteoporosis, que tuvo hijos y que sufrió de sinusitis crónica. Además, en su tibia izquierda encontraron un capullo de larva de avispa. Se cree que, al morir, se encontraba discapacitada.

Los altos niveles de estroncio en sus dientes les indicaron a los investigadores que no había nacido en la zona de Palenque.

Los dientes, además, mostraron que sufrió de sarro, abscesos y caries, y que tuvo una dieta rica en carne, algo que demuestra que era una persona de alto rango.

Máscara de malaquita de la Reina Roja

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La máscara es de malaquita y se encontró rota en 119 pedazos. 

Su reconstrucción tardó nueve meses. En Palenque no existe la malaquita, por eso se cree que procede de las costas de Guerrero y Sinaloa, por las transacciones comerciales de los mayas.

Una investigación policiaca

Sin embargo, no solo por sus dientes se supo que se trataba de una mujer de alto rango.

La arqueóloga Fanny López Jiménez fue quien encontró la bóveda funeraria de la Reina Roja. En sus investigaciones, leyó una y otra vez los informes de los arqueólogos Alberto Ruz y Jorge Acosta, que habían hecho grandes hallazgos en el templo en las décadas de los años 50 y 70.

«No me explicaba cómo era posible que me hubieran dejado tal regalo, lo cual no me desagradó en lo más mínimo», escribió López en la revista Arqueología Mexicana.

Por el solo hecho de que su tumba fuera encontrada a un costado del Templo de las Inscripciones, cerca al río Usumacinta, en Chiapas, su alto rango ya era algo casi comprobado.

Máscara funeraria de Pakal

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La máscara funeraria del rey Pakal se encuentra en el Museo Nacional de Antropología, en Ciudad de México.

Ese templo fue construido para guardar los restos de Pakal el Grande, un hombre que vivió entre 603 d. C. y 683 d. C, fue rey desde los 12 años, inició una campaña militar que le dio gran renombre a Palenque e hizo que se registrara la historia de su pueblo en glifos. Sus restos fueron encontrados en 1949.

Gracias a esas escrituras, Fanny pudo hacer una lista de quiénes eran las mujeres más importantes en la vida de Pakal: Yohl Ik Nal, su abuela, reina de Palenque; Sak Kuk, su madre, y Tzakbu Ajaw, su esposa.

Tumba de Pakal en Palenque

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El arqueólogo Alberto Ruz encontró en 1949 la tumba de Pakal en Palenque. Ese hallazgo se ha comparado con el de Tutankamón.

Un análisis de ADN que hizo durante dos años el arqueólogo molecular Carney Matheson, de la Universidad de Lakehead, en Ontario, encontró que no había parentesco entre Pakal y la Reina Roja.

Así, fue posible descartar que alguno de los cadáveres fuera de la abuela o la madre de Pakal, señalando de manera directa a Tzakbu Ajaw, la esposa, como la Reina roja, quien fue madre de los dos hijos del rey: K’inich Kan Bahlam II, quien sucedió a su papá en el reinado, y K’inich K’an Joy Chitam II, rey de Palenque por nueve años.

Vera Tiesler, profesora de arqueología de la Universidad Autónoma de Yucatán, dijo en el documental «La Reina Roja: un misterio maya», del canal Discovery Channel, que si la ciencia encuentra en el futuro la tumba de alguno de ellos, se podrá arrojar más luz sobre la verdadera identidad de la Reina Roja.

Templo de las Inscripciones, Palenque.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En Palenque se estima que hay cerca de 1.500 edificios, de los cuales solo se ha excavado un 15%. «Hay arqueología allí para 100 años», dice el arqueólogo mexicano Arnoldo González.

El niño degollado y la mujer muerta

Los cadáveres encontrados a lado y lado del sarcófago de la Reina Roja también hablan de su identidad.

Según el libro «La Reina roja: el secreto de los mayas en Palenque», de la periodista Adriana Malvido, los huesos de la mujer y el niño fueron analizados en Miami, en EE.UU., donde se concluyó que fueron sacrificados entre los años 620 d.C. y el 680 d.C., fechas que corresponden al tiempo en que la esposa de Pakal estaba viva.

Pero, ¿qué hacían estos cuerpos allí? Siempre se ha creído que los mayas de alto rango eran enterrados con sirvientes para acompañarlos en el más allá.

Sin embargo, el arqueólogo mexicano Arnoldo González le contó a Discovery Channel que estos cuerpos habían sido sacrificados para «una aportación de sangre nueva, fresca, para el personaje y su renovación». Esta conclusión se desprende de lo sangrientas que fueron las circunstancias de sus muertes.

Complejo arqueológico de Palenque, Chiapas, México.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El complejo arqueológico de Palenque fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987.

En el libro «Janaab’ Pakal de Palenque», de Vera Tiesler y Andrea Cucina, se describe que el cadáver de la mujer y el niño estaban tirados en el piso a lado y lado del sarcófago de la tumba de la Reina Roja. «Ninguno de los cuerpos fue depositado cuidadosamente», dicen los autores.

La mujer, de entre 20 y 30 años, sufrió varias puñaladas en dos costillas, estaba tumbada boca abajo, con los brazos cruzados sobre la espalda: «sus cuerpos fueron desechados […] Las múltiples marcas profundas y multidireccionales indican un complejo patrón de violencia».

Incluso, se cree que el cuerpo de la mujer sufrió «una separación del cuerpo en dos mitades o simplemente de una carnicería que formó parte de una mutilación ritual del cuerpo luego de la extracción del corazón».

Complejo arqueológico de Palenque, Chiapas, México.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La humedad del lugar hizo imposible que los restos de la Reina roja regresaran al complejo arqueológico de Palenque.

El niño, por su parte, fue decapitado, como indica su tercera vértebra cervical, que tenía una marca continua de corte horizontal, la cual «únicamente puede haberse logrado con un violento impacto sobre la nuca con un implemento filoso».

Este violento hallazgo habla no solo de las creencias que los mayas tenían sobre la vida más allá de la muerte, sino de la existencia de una fuerte jerarquía social, donde personas de bajo rango eran sacrificadas con fines rituales.

Por ejemplo, en la tumba de la Reina Roja solo se encontraron dos cadáveres, mientras que en la de Pakal se registraron restos de seis personas.

Expertos afirman que en los más de 1.500 edificios que existen en Palenque, solo se ha excavado algo más del 15%. Así, todavía faltan muchos secretos de los mayas por revelar.

Imagen de portada: Gentileza de

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Civilización Maya/La Reina Roja/Arqueología/Rituales mortuorios

El lago que ayuda a resolver el misterio del colapso de la civilización maya. Final.

Sequía y desesperación

El científico afirma que el colgante no era un adorno. «Tenía magia y un inmenso poder para los maya».

El antropólogo cree que el colgante pudo haber sido enterrado como un tributo al dios del viento.

Restos de construcciones en piedra rodeados de árboles en el sitio arqueológico de Nim Li Punit

FUENTE DE LA IMAGEN – G BRASWELL UC SAN DIEGO

Fue una sorpresa hallar el colgante en Nim Li Punit, un sitio lejano de las principales ciudades mayas.

Los reinos maya en Guatemala y Belice habían comenzado a colapsar cerca del año 800.

«Una teoría reciente es que el cambio climático causó sequías que a su vez llevaron al fracaso de la agricultura y por ende al comienzo del fin de la civilización maya», afirmó Braswell.

«La decisión de rendir homenaje en esta tumba al dios viento para que traiga lluvias da apoyo a esa teoría».

«Y debería servir para alertarnos a todos hoy en día sobre los riesgos del cambio climático».

¿Qué fue lo que realmente acabó con la civilización maya? Por Robin Wylie BBC Earth.

ALAMY

Para cuando los conquistadores llegaron con el propósito de acabar con los mayas, la naturaleza ya había hecho buena parte del trabajo.

Cuando los conquistadores españoles zarparon hacia América Central en 1517, su objetivo era someter a la civilización maya.

Pero cuando desembarcaron, el poder político y económico que había erigido pirámides icónicas en la región y a la vez sostuvo una población de unos dos millones de personas, se había desvanecido.

Los primeros sitios mayas surgieron durante el primer milenio AC, y la civilización alcanzó el máximo esplendor alrededor del año 600 DC. Los arqueólogos han descubierto miles de antiguas ciudades, la mayoría en el sur de la península de Yucatán, en México, Belice y Guatemala.

Pero la forma en que esta civilización llegó a su fin es bastante curiosa.

Alrededor de 850 DC, después de siglos de prosperidad y dominio, los mayas comenzaron a abandonar sus grandes ciudades. En menos de 200 años, la civilización se redujo a una fracción de su antigua gloria.

Una catástrofe peculiar

Al igual que con el Imperio Romano, probablemente no hubo un solo culpable de la caída de los mayas.

Pero la naturaleza de su declive lleva a algunos investigadores a creer que la civilización fue víctima de una catástrofe capaz de derribar una ciudad tras otra.

Chac-Mool del Templo de los Guerreros

FUENTE DE LA IMAGEN – THINKSTOCK

Los mayas construyeron un poder económico y político sin igual en la región.

Desde que se consolidaron los primeros registros climáticos antiguos de América Central a principios de 1990 existe consenso sobre que un período de cambio severo condenó a desaparecer a la civilización maya.

En los siglos previos al colapso -la llamada «época clásica», aproximadamente de 800 a 250 d.C. – las ciudades prosperaron y las cosechas eran buenas.

Los registros del clima (que en su mayoría provienen de análisis de formaciones en las cuevas) muestran que durante ese tiempo el área maya había recibido precipitaciones relativamente altas.

Pero también indican que, alrededor de 820 d.C., la región fue devastada por 95 años de sequías, algunas de las cuales se prolongaron durante décadas.

Norte y sur

Las ciudades mayas que cayeron durante las sequías del siglo IX se encuentran principalmente en la actual Guatemala y Belice.

Hasta ahora se creía que mientras que la civilización maya meridional comenzaba a desintegrarse, la del norte disfrutaba de una relativa prosperidad.

Un estudio publicado en diciembre por arqueólogos de Estados Unidos y el Reino Unido reunió por primera vez todas las edades calculadas para los centros urbanos de las tierras mayas norteñas.

El castillo de Chichen Itzá

FUENTE DE LA IMAGEN – THINKSTOCK

Es difícil calcular fechas en la historia de los mayas.

Estas comprenden alrededor de 200 fechas de sitios en la península de Yucatán, la mitad obtenidas de inscripciones del calendario de piedra y la otra por datación de radiocarbono.

Lo que el equipo encontró cambia significativamente nuestra comprensión de cuándo, y tal vez incluso cómo la civilización maya llegó a su fin. Contrariamente a lo que se creía, el norte había sufrido un declive durante una época de sequía; de hecho, había sufrido dos.

Hubo una disminución del 70% en las inscripciones en calendario de piedra en la segunda mitad del siglo IX. Este mismo patrón de descenso también se refleja en las fechas de radiocarbono en toda la región norte, que indican que la construcción con madera también se redujo durante el mismo período.

Este es el momento en que se cree que las sequías causaron el colapso de la civilización maya en el sur; y el norte, evidentemente, no salió ileso.

Una mega sequía devastadora

Después de una breve recuperación durante el siglo X (que, curiosamente, coincidió con un aumento de las precipitaciones), los investigadores notaron otra caída en la construcción en numerosos sitios en todo el territorio del norte maya: las talla en piedra y otras actividades constructivas parecen haber disminuido en casi la mitad entre 1000 y 1075 d.C.

Tierra seca

FUENTE DE LA IMAGEN – THINKSTOCK

En el siglo XI ocurrió una mega sequía que duró prácticamente todo el siglo.

Al igual que 200 años antes, los investigadores descubrieron que esta disminución del siglo XI también se produjo en un contexto de grave sequía.

Las del siglo IX sin duda habían sido graves. Pero el siglo XI trajo la peor sequía que la región había visto en 2.000 años: una «mega sequía».

Los registros climáticos muestran que la precipitación disminuyó drásticamente durante la mayor parte del siglo, en el período entre 1020 y 1100 DC, y esto encaja perfectamente con las fechas del colapso de los mayas del norte, deducidas arqueológicamente.

Si el primer período de sequía había acabado con los mayas en el sur, el segundo puede haber provocado su desaparición en el norte.

El impacto

Los mayas, como todas las grandes civilizaciones, dependían en gran medida de los cultivos para su poder económico y para sostener su enorme fuerza de trabajo.

«Sabemos que ya había aumentado la guerra y la inestabilidad socio-política en toda el área maya antes de las sequías siglo IX», señala Julie Hoggarth en la Universidad de Baylor en Waco, Texas, quien co-dirigió el análisis climático de diciembre.

Ruinas mayas

FUENTE DE LA IMAGEN – THINKSTOCK

Una mezcla de factores explica el fin de la grandiosa civilización.

Quizás, entonces, fue una mezcla de los dos factores.

A medida que las reservas de alimentos se reducían durante las décadas secas, la competencia por los recursos probablemente fue más intensa, y tal vez con el tiempo llegó a un punto que provocó la fractura irreparable de la civilización maya.

Por otro lado, para cultivar alimentos suficientes para sus habitantes, los mayas cavaron enormes sistemas de canales, a veces de cientos de kilómetros de ancho, lo que permitió drenar y elevar los humedales infértiles, creando nuevas tierras cultivables (algunos arqueólogos las llaman «jardines flotantes»).

Los mayas también despejaron enormes extensiones de bosque, tanto para la agricultura como para dar cabida a sus ciudades.

Algunos estudiosos piensan que la deforestación con estos fines podría haber exacerbado los efectos de la sequía, lo que condujo a pérdidas agrícolas más importantes.

Sí sabemos con certeza algo sobre el destino de las personas que enfrentaron la última sequía.

Alrededor de 1050 d.C. los mayas abandonaron las regiones del interior, donde habían prosperado sus antepasados, y se dirigieron en tropel hacia la costa del Caribe, o a otras fuentes de agua, tales como los lagos y sumideros que hoy perforan el denso verdor del antiguo territorio de los mayas.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Civilización Maya/Historia/Investigación/Arqueología