Quién fue Michiyo Tsujimura, la innovadora científica japonesa que descubrió los componentes nutritivos del té verde.

Té verde

FUENTE DE LA IMAGEN, – GETTY IMAGES

¿Alguna vez te has preguntado por qué el té verde tiene un sabor amargo?

¿Qué propiedades son las que le dan ese gusto tan particular y distinto del té común?

Originaria de China y Japón, esta bebida milenaria comenzó a ser consumida tan antiguamente como en el año 2.700 antes de Cristo, formando parte fundamental de la cultura de muchos países asiáticos.

Pero no fue hasta mediados de 1920 cuando realmente se estudió y analizó en detalle su composición química que ayudó a entender, entre otras cosas, de dónde provenía ese sabor amargo.

La científica que está detrás de ese hallazgo se llama Michiyo Tsujimura. Gracias a su curiosidad e increíble capacidad de desmenuzar las hojas del té, pudo concluir que este tenía elementos curativos y beneficiosos para la salud.

Michiyo Tsujimura fue la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en Japón.

Pero ¿cómo logró liderar este descubrimiento en un mundo científico que por aquel entonces era dominado por hombres? Aquí te lo contamos.

Una pionera de la ciencia en Japón

Michiyo Tsujimura nació en 1888 en lo que hoy es la ciudad japonesa de Okenawa, en la prefectura de Saitama.

Estudió en la Escuela Normal para Mujeres de Tokio, donde se graduó en 1909.

Más tarde, entró en la División de Ciencias Bioquímicas en la Escuela Superior para Mujeres de Tokio.

Un hombre vende té verde en las calles de Japón en la década de 1950.

FUENTE DE LA IMAGENGETTY IMAGES

El té verde es parte importante de la cultura nipona. En la foto, un hombre vende la infusión en las calles de Japón en la década de 1950.

Allí, descubrió su interés por la investigación científica, una rama que hasta ese momento estaba mayormente liderada por hombres.

Y se encontró con otras mujeres que estaban marcando el camino, entre ellas, Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, quien se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias y que inspiró profundamente a Tsujimura. ​

Tras graduarse en 1917, Tsujimura se dedicó a dar clases de ciencias en los pioneros institutos femeninos.

Pero su enorme interés por aprender la llevó a dar un paso más allá, incorporándose a la Universidad Imperial de Hokkaido, donde no se aceptaban alumnas mujeres.

Kono Yasui

FUENTE DE LA IMAGEN,- ARCHIVO DE LA UNIVERSIDAD DE OCHANOMIZU.

Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias e inspiró profundamente a Tsujimura.

Su manera de entrar, entonces, fue como asistente del Laboratorio de Nutrición y Alimentos del Departamento de Química Agrícola, trabajo por el que no recibía remuneración.

En este sitio se dedicó al estudio de los gusanos de seda y su nutrición. Y así, poco a poco, comenzó a ganar cierto reconocimiento.

Vitamina C

Pero su verdadera pasión no la encontraría en los gusanos sino un par de años más tarde, en 1923, cuando se integró a Riken, el enorme y reputado instituto de investigación de Ciencias Naturales de Japón.

Allí se incorporó al laboratorio en el que se estudiaba química y nutrición en el ámbito de la agricultura, y trabajó de cerca con Umetaro Suzuki, un científico famoso por descubrir y extraer con éxito la vitamina B1 del salvado de arroz.

Vitamina C

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La vitamina C se puede encontrar en el té verde y también en alimentos como el limón, naranjas o zanahorias.

A Tsujimura le atrajo particularmente el té verde, una bebida que por ese entonces (y hasta ahora) era muy popular en Japón, China y otros países asiáticos pero que, increíblemente, se había estudiado poco.

Así, en 1924, gracias a una investigación conjunta con su colega llamado Seitaro Miura, Tsujimura descubrió la fuerte presencia de vitamina C en las hojas con las que se preparaba la infusión.

Según la Universidad de Ochanomizu de Japón, este hallazgo generó que al otro lado del mundo, en Occidente, y particularmente en Estados Unidos, aumentara fuertemente el interés por el té verde.

exportación de té verde

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En las últimas décadas, el interés por el té verde en Occidente ha crecido fuertemente, lo que ha provocado un enorme aumento de su exportación desde países asiáticos.

Y, con ello, las exportaciones de esta bebida desde Japón a América del Norte.

Doctora en agricultura

Sus investigaciones, sin embargo, no terminarían ahí.

En 1929, la científica japonesa logró aislar y extraer un flavonoide llamado catequina, un poderoso antioxidante natural que, entre otras cosas, ayuda a prevenir el daño celular, y es responsable del sabor amargo al té.

Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio

FUENTE DE LA IMAGEN – OCHANOMIZU UNIVERSITY LIBRARY

Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio.

Al año siguiente, Tsujimura logró extraer la catequina en forma de cristales. Lo mismo hizo con el tanino, otro componente antioxidante del té verde.

De acuerdo con la Universidad de Ochanomizu, esta investigación requirió de «mucha paciencia» porque necesitaba hervir una gran cantidad de té verde repetidamente para obtener una pequeña cantidad de cristales.

Pero la científica sabía que la paciencia era un principio clave en su trabajo.

«La química no es adecuada para aquellos que quieren ver resultados en un período de tiempo determinado», dijo en una ocasión.

Luego, publicó su tesis con ambos descubrimientos (vitamina C y catequina), titulada «Sobre los componentes químicos del té verde», con la que se convirtió en la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en su país en 1932.

Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.

FUENTE DE LA IMAGEN – OCHANOMIZU UNIVERSITY LIBRARY

Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.

No obstante, su interés por el té verde continuó y en 1934 logró aislar galocatequina, otro compuesto flavonoide que tiene beneficios para la salud.

En 1935 patentó su método para extraer cristales de vitamina C de las plantas. Este procedimiento hoy se utiliza a larga escala en el mundo y se presenta en forma farmacéutica a través de suplementos nutricionales orales.

Una década más tarde, Tsujimura fue nombrada profesora de la Universidad de Ochanomizu, donde terminó siendo la primera mujer en ocupar el cargo de decana de la Facultad de Economía Doméstica.

Cultivos de la planta del té verde

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

China, Japón y Vietnam tienen enormes cultivos de la planta del té verde.

Después de retirarse de la Universidad de Ochanomizu, en 1955, impartió clases en la Universidad de Mujeres de Jissen hasta mediados de los años 60.

Un año antes de su muerte, en 1968, la científica miró hacia atrás en su carrera como investigadora y les dijo a sus estudiantes: «Mi trabajo de investigación estaba lleno de dificultades pero fue muy agradable».

«No encontrar arrepentimientos en mi vida fue mi felicidad suprema», agregó.

Tsujimura disfrutó hasta sus últimos días de largas caminatas junto a su perro. Finalmente, murió en Toyohashi el 1 de junio de 1969 a la edad de 81 años.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Sociedad y Cultura/Derechos de la Mujer/Ciencia.

 

Victoria Ocampo, la mujer que rompió todas las reglas.

 

Mecenas, editora, escritora, traductora, intelectual… Victoria Ocampo hizo de todo, siempre retorciendo el canon, siempre buscando la libertad de la mujer. 

Fue una de las figuras claves de la Argentina del siglo XX. Villa Ocampo fue el centro del universo cultural y su legado todavía pervive actual y transgresor como entonces.

¿Quién fue Victoria Ocampo?

Victoria Ocampo nació en 1890 en una familia aristocrática de Argentina. 

Su padre frustró sus deseos de convertirse en actriz, pero pronto derivó sus impulsos artísticos en la escritura. En 1924 publicó su primera obra. Aunque su primera lengua, por su educación, era el francés, eligió el español para sus libros. 

También fue precoz a la hora de tomar posición en la política. Desde muy joven participó en los movimientos feministas, y en 1936 creó la Unión Argentina de Mujeres (UMA). Junto con Susana Larguía y María Rosa Oliver luchó por evitar que fuesen derogadas las leyes de 1926 que habían permitido dotar de derechos a las mujeres argentinas. 

La UMA estuvo muy activa a lo largo de todo el país: realizaban conferencias y se repartían panfletos escritos por la propia Victoria. Pero su visión no solo se centraba en la mujer argentina; aspiraba a que el movimiento tuviese una repercusión mundial, como recogía en su famoso discurso «La mujer y su expresión». En 1938 dejó la UMA por las diferencias con las integrantes comunistas.

«Estos ejemplares fueron revolucionarios para su tiempo: dentro había un cuestionario anónimo con preguntas sobre temas tan comprometidos como el aborto»

En la década de los 30 descubrió también otra de sus grandes pasiones, el periodismo. Fundó la revista Sur —nombre sugerido por su amigo el filósofo español José Ortega y Gasset, quien le había ayudado con sus primeras publicaciones—, que llegó a los 300 números y por cuyas páginas pasaron autores como Albert Camus, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares o su hermana Silvina. 

En 1970 la revista le dedicó tres importantes números a «la mujer». En ellos escribieron personalidades de la cultura como Alejandra Pizarnik, Indira Gandhi y Golda Meier. Estos ejemplares fueron revolucionarios para su tiempo: dentro había un cuestionario anónimo con preguntas sobre temas tan comprometidos como el aborto.

¿Por qué la encarceló Perón?

«En 1951, Ocampo empezó a estar en la diana de los seguidores del general»

Victoria Ocampo es uno de los personajes que más odio ha generado en el peronismo de izquierdas, pese a haber sido una mujer progresista, motor cultural de Argentina e introductora de debates sociales tan innovadores como el aborto y el control de la natalidad. 

Su feminismo le convirtió en antiperonista. Su primer posicionamiento claro contra el gobierno del general fue cuando se anunció la aprobación del sufragio femenino. Ocampo denunció esta medida como oportunista al buscar el control de la mujer de una forma demagógica.

En 1951, Ocampo empezó a estar en la diana de los seguidores del general.

Cuando comenzaron las amenazas decidió sacar todos los papeles y la correspondencia de su casa por las posibles represalias. 

Dos años más tarde, unas bombas estallaron en la Plaza de Mayo después de un acto de protesta de la CGT (Confederación General del Trabajo de la República Argentina). Fue capturada y tratada como una presa política. 

La escritora fue enviada a la prisión de El Buen Pastor. El escritor Aldous Huxley lideró un movimiento internacional para exigir su liberación. Después de casi un mes retenida fue puesta en libertad, pero con restricciones para poder salir del país.

Ocampo tuvo relación con los más importantes intelectuales y artistas de su tiempo, como Gabriela Mistral, Igor Stravinski, Le Corbusier, Marguerite Yourcenar, Rabindranath Tagore, Albert Camus, Graham Greene… También conoció a dirigentes como Mussolini. 

En 1934 fue invitada a unas charlas en Italia donde conoció al Duce. Ocampo le interrogó en esa ocasión por el papel de la mujer en las sociedades fascistas, a lo que Mussolini le contestó que su único rol era el de dar hijos al estado. 

Dos años más tarde, en su ensayo La historia viva, la autora argentina expresaba sus peores temores sobre las intenciones del líder fascista. En ese mismo viaje conoció a otra destacada escritora del siglo XX, Virginia Woolf, con quien inició una intermitente relación epistolar.

«Después del derrocamiento de Perón en 1955, la Villa Ocampo recuperó su febril actividad intelectual. Fue un periodo de reconocimientos y nombramientos»

Durante la II Guerra Mundial ayudó a artistas judías y se posicionó contra el nazismo a través de diversos actos. Participó en la celebración en Buenos Aires de la liberación de París en 1944. 

El general Perón decidió disolver la manifestación de forma violenta y acusó a las organizadoras de causar los incidentes. En 1946 fue invitada —la única latinoamericana— a presenciar los juicios de Núremberg que juzgaron los crímenes contra la humanidad de los gobernantes nazis.

Después del derrocamiento de Perón en 1955, la Villa Ocampo recuperó su febril actividad intelectual. Fue un periodo de reconocimientos y nombramientos. 

Victoria fue designada presidenta del Fondo Nacional de las Artes y elegida por Francia Comendadora de la Orden de las Artes y las Letras. 

Los premios siguieron durante toda la década posterior, pero en 1964 le fue diagnosticado un cáncer del cual se recuperó. Falleció el 27 de enero de 1979. 

Reconocida como humanista y mecenas, su legado sigue vivo gracias a sus libros, traducciones y el legado de su lucha por los derechos de la mujer en Argentina.

Imagen de portada: Gentileza de Zenda.

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Autores, Libros y Cía. Por Paca Pérez. Paca Pérez nació en Burgos un año no muy lejano del siglo XX. Estudió Historia y escribe historias.Noviembre 2021

Silvina Ocampo/Victoria Ocampo/Feminismo/Literatura/Villa Ocampo/Sociedad y Cultura

 

Trabajo híbrido: «Las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres». Parte 2/2

Problemas estructurales

Antes de enumerar las potenciales dificultades de las mujeres con respecto al trabajo híbrido, es importante destacar algunos puntos relacionados a las estructuras laborales y familiares.

Muchos de los empleos que se perdieron en América Latina durante la pandemia están ligados al comercio, los servicios, alimentación y turismo.

«Todas estas áreas son altamente intensivas en contratación femenina. Entonces muchas mujeres, por una razón estructural del mercado laboral y de la pandemia, se quedaron sin trabajo», analiza Fernanda Hurtado.

Y también hay que sumarle una razón de estructura familiar.

Durante la pandemia, muchos países suspendieron las clases presenciales en las escuelas. Eso hizo que el cuidado de los niños, que en la mayoría de los casos recae sobre las mujeres, se acrecentara y las obligara a salir del mercado laboral.

En el trabajo híbrido, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado»

Fernanda Hurtado

Gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile

Otro de los cambios que trajo la pandemia fue la aceleración de los procesos de transformación digital y de automatización, especialmente en el área del comercio.

«Entonces muchas mujeres ya no encuentran el empleo que tenían antes porque se automatizó», describe Hurtado.

«No es tan fácil encontrar empleo. Y también es muy difícil encontrar el empleo que se tenía antes en las mismas condiciones», añade la especialista.

El trabajo híbrido y las mujeres

Si bien este esquema de trabajo híbrido podría ser un aparente beneficio para muchas mujeres encargadas de las tareas del cuidado tanto de niños como de adultos mayores, especialistas advierten que este trabajo flexible puede terminar perjudicándolas.

«El trabajo híbrido implica movilidad. ¿Qué tan cerca estás de tu trabajo? ¿Cuánto tiempo te resta de lo que tú tenías que seguir haciendo en tu casa? En estas condiciones, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres, porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado», detalla Hurtado.

Reunión en Zoom con una participante en una pantalla y el resto de un equipo reunido en una mesa.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Estar en la casa y a cargo del cuidado de los niños, de asistirlos en la educación remota, atender a adultos mayores y hacer tareas domésticas porque aún no se restableció la normalidad en el trabajo de limpieza en casas particulares, además de cumplir con un empleo remoto, puede ser agotador.

«Esto amplifica la carga no sólo laboral sino que personal. Y la eficiencia y efectividad laboral se ven sumamente afectadas», detalla Hurtado.

«Toda esta dificultad tiene que ver con una estructura y con un patrón cultural tremendamente potente», añade.

«Un gueto»

Por las razones de cuidado antes mencionadas, las mujeres suelen elegir trabajar desde casa si el empleador lo ofrece.

Según una reciente encuesta de la compañía de medios Skimm especializada en el sector femenino realizada entre 1.600 mujeres millennials que trabajan en Estados Unidos, el 65% dijo tener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal con el empleo remoto, valorando el ahorro de tiempo en el viaje al trabajo y los momentos con la familia.

Sin embargo, dos tercios de ellas también creen que están perdiendo oportunidades al no estar en la oficina, donde pueden discutir sus metas y desarrollo profesional.

«Las mujeres desproporcionadamente desean hacer algunos de los trabajos de forma remota, y los hombres o mujeres sin hijos o aquellos que tienen unos 50 años no», describe la profesora de Harvard.

«Esto podría ser una desventaja para la madre joven que no está en el lugar de trabajo al mismo tiempo [que el resto]. Me refiero a que podría darse el caso de que en este mundo híbrido pudiéramos crear un gueto con [quienes hacen] el ‘trabajo desde casa'», opina.

En este mundo laboral híbrido se puede terminar creando un gueto con quienes hacen el ‘trabajo desde casa'»

Claudia Goldin

Profesora de Economía de la Universidad de Harvard.

«Y si se crea un gueto, entonces podría ser que al final de una reunión ella presione el botón de salir del Zoom y se desconecte, pero todos los demás sigan allí, presentes en el lugar. Y ella se quedó fuera de posibles conversaciones extras tras la reunión.

Esto «podría perjudicarla», advierte Goldin.

Por otro lado, la profesora destaca que el trabajo híbrido podría ser una buena oportunidad para aquellas mujeres que ocupan altos cargos empresariales, pero que no pueden viajar en caso de acuerdos comerciales con clientes en el extranjero ya que con las nuevas comunicaciones ellas pueden ser incluidas en esas reuniones.

«Pero creo que todavía no estamos en ese punto. Aún tenemos un sector de la salud que nos está diciendo qué hacer [con respecto a la pandemia] y luego tenemos a los jefes que lo interpretan y todavía están tratando de resolver» las medidas a tomar, entre ellas el trabajo híbrido.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Analía Llorente

Economía/Derechos de la Mujer/Empleo/Pandemia de Coronavirus/

Negocios/Mujer.

 

 

Trabajo híbrido: «Las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres». Parte 1/2

Conectividad, reuniones virtuales, trabajo remoto, etc.

Durante la pandemia de covid-19 adoptamos muchas palabras relacionadas a la nueva manera de trabajar.

Al mismo tiempo, en estos más de 18 meses, muchos empleos se automatizan y hubo un replanteamiento de prioridades que hizo que varios negocios se transformaran y otros dejarán de existir.

Y las niñas y mujeres fueron las más perjudicadas.

Así lo indicó este el Foro Económico de la Mujer que se realizó en Ecuador, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, al explicar que el retroceso de la niñas y mujeres de América Latina y el Caribe en la participación laboral es ahora de más de 18 años.

«Son también las mujeres y las niñas las que han absorbido mayoritariamente las necesidades de cuidados creadas por la pandemia, sacrificando sus empleos y su educación», afirmó Bachelet.

«De hecho las mujeres jóvenes entre 15 y 29 años tienen tres veces más probabilidades de estar fuera del mercado laboral y de las aulas que los hombres de la misma edad», aseveró.

Y agregó que si fuera considerado el valor económico de todos los tipos de cuidados realizados por las mujeres sumaría 11 billones de dólares o el 9% del Producto Interno Bruto mundial.

Según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), solo en 2020 más de 13 millones de mujeres perdieron sus empleos en América Latina debido a la pandemia.

Mientras que otro informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) revela que la tasa de participación laboral de las mujeres se situó en 46% en 2020, mientras que la de los hombres estuvo en 69% (en 2019 alcanzaron un 52% y un 73,6%, respectivamente).

Un comercio en la Ciudad de Buenos Aires con la leyenda "cierre definitivo".

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Al tiempo que observan la curva de contagios de covid y la vacunación en el mundo, muchas empresas analizan las posibilidades para volver a una cierta «normalidad» laboral.

En esta etapa surgió una nueva palabra: el trabajo híbrido.

No existe un consenso sobre su definición, pero podría ser algo como «estar en la oficina tres días a la semana, y en casa -o donde quieras- otros dos días. Creo que eso es lo que generalmente se entiende por trabajo híbrido. Pero depende mucho del negocio», dice Claudia Goldin, profesora de Economía de la Universidad de Harvard.

Fernanda Hurtado, gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile y especialista en gestión de empresas, coincide con esto último.

«Al trabajo híbrido lo veo con una definición bastante localista. 

Las regulaciones van a tender a ser un poco más abiertas para que cada empresa u organización pueda dar sus marcos y quizás lineamientos respecto a lo que ellos entienden como trabajo híbrido», le dice a BBC Mundo.

Pero ¿cuáles son las ventajas y desventajas del trabajo híbrido? ¿Y cómo afecta a las mujeres esta nueva modalidad laboral?

«Apretón de manos por Zoom»

Mujer frente a una pantalla de computadora ofreciendo su mano.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La implementación de cualquier tipo de sistema de trabajo trae ventajas y desventajas.

Pero sobre todo abre nuevas posibilidades que tal vez antes eran impensables.

«En el entorno anterior, lo que yo llamo ‘BCE’ (Before Covid Era – en español «era antes del covid»), siempre existía el caso de alguien que cerraba un trato en Pekín y tenía que viajar, o debía participar en un conjunto de reuniones con clientes en Sao Paulo y tenía que estar ahí», ejemplifica la profesora Goldin.

Según la experta, si esas son las demandas de un empleo, entonces aquellos que son padres y que tienen responsabilidades de cuidados no pueden participar porque no pueden viajar cada semana.

Pero «si todas estas cosas se pueden hacer de forma remota, si el apretón de manos se puede hacer por Zoom, entonces esto abre nuevas posibilidades para quienes son padres», afirma.

«Quien tiene las tareas de cuidado en casa es generalmente la mujer y, si no tiene niños pequeños, a menudo tiene padres a su cargo», le dice a BBC Mundo la especialista en el rol de la mujer y brecha de género en la fuerza laboral.

Mujer con una niña dando una explicación mientras trabaja de manera remota.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Entonces, el sector de cuidados, que es el no remunerado, tiene una restricción, y lo que llamamos trabajo híbrido, que es en realidad un trabajo remoto, amplía las posibilidades. Aunque no necesariamente todo sume», dice Goldin.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Analía Llorente

Economía/Derechos de la Mujer/Empleo/Pandemia de Coronavirus/

Negocios/Mujeres.