Investigación BBC: la misteriosa desaparición de Sophia Huang Xueqin, la mujer que impulsó el #MeToo de China.

Si es de tu interés profundizar en esta entrada, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La misteriosa desaparición de la joven que impulsó el #MeToo en China

El 19 de septiembre de 2021, Sophia Huang Xueqin y el defensor de los derechos laborales Wang Jianbing «desaparecieron» mientras se dirigían al aeropuerto de la ciudad de Cantón, en el sur de China.

Huang estaba a punto de tomar un vuelo a Reino Unido tras obtener una beca Chevening financiada por el gobierno británico para realizar estudios de género en la Universidad de Sussex, en el sureste de Inglaterra.

Los reportajes y campañas de la periodista ayudaron a impulsar el movimiento #MeToo de China en 2018, por lo que es considerada una de las principales defensoras de los derechos de las mujeres en ese país.

Ahora, tras más de siete meses de detención, se espera que tanto ella como Wang enfrenten un juicio por cargos de «incitación a la subversión del Estado», una acusación grave que podría conducir a años de prisión.

La BBC investigó cómo en China se ha llevado una campaña de desinformación en contra de ella. Y también, el porqué del silencio en Reino Unido adonde ella debía llegar aquel septiembre.

SHY GUYS STUDIOS. Huang y Wang están detenidos desde septiembre.

Impulsora del #MeToo de China

En el caso de Huang, su propia experiencia de agresión sexual la llevó a realizar una encuesta histórica en 2017 que reveló que más del 80% de las mujeres periodistas en China habían sufrido acoso sexual, pero permanecieron en silencio.

También informó sobre los casos de #MeToo más destacados del país y ganó un premio el año pasado por su perfil sobre la activista feminista Li Qiaochu.

Huang una pancarta de #MeToo

FUENTE DE LA IMAGEN – SCMP. Huang se basó en su propia experiencia para poner en marcha el movimiento #MeToo en China.

Ahora, se encuentra entre las decenas de miles de activistas -muchas de ellas defensoras de los derechos de las mujeres- que «desaparecieron» en China después de trabajar por los derechos humanos en los últimos años.

Ya había estado detenida durante tres meses en China tras escribir una publicación en un blog sobre las protestas a favor de la democracia en Hong Kong en 2019.

Diana Fu, profesora asociada de ciencias políticas en la Universidad de Toronto (Canadá), le dijo a la BBC que el caso de Huang es «emblemático» porque ilustra los desafíos que enfrentan los activistas en China debido al empeoramiento de la represión del gobierno de Pekín contra la sociedad civil.

«El gobierno percibe el movimiento #MeToo como parte del movimiento transnacional que aboga por los valores democráticos liberales», dijo Fu. «Ve este tipo de activismo, no solo como una amenaza de movilización, sino también como una amenaza ideológica».

«Es un fenómeno aterrador»

Muchos activistas como Huang y Wang, que defienden los derechos de género y otras causas de justicia social, han sido acusados de ser agentes de fuerzas occidentales hostiles y son atacados en internet por troles nacionalistas.

Captura de pantalla de publicaciones abusivas en las redes sociales contra Huang

FUENTE DE LA IMAGEN – SHY GUYS STUDIOS. Huang ha sido blanco de troles en internet.

«En la internet de China es difícil diferenciar entre un comentarista al servicio del Estado y un usuario común», dijo a la BBC Liu Lipeng, quien trabajó como censor de la plataforma china de redes sociales Sina Weibo, la más popular del país, y ahora reside en Estados Unidos.

Liu ayudó a eliminar contenido «sensible» en la plataforma entre 2011 y 2013, revisando hasta 60.000 publicaciones diarias.

En el caso de Huang, dice que las autoridades chinas se han embarcado en una campaña de desinformación en su contra.

«Huang es una reportera muy famosa. Si quieren borrar todo de su pasado, es una tarea bien difícil», dijo Liu. «[En lugar de eso], usaron comentarios difamatorios para influir negativamente en la percepción que la gente tenía de ella. Es un fenómeno aterrador».

Liu Lipeng

FUENTE DE LA IMAGEN – BRIAN INOCENCIO. Liu Lipen dice que es «aterrador» lo que le están haciendo a Huang.

Weibo no respondió a la solicitud de comentarios de la BBC.

La embajada china en Reino Unido le dijo a la BBC que China está «comprometida con la defensa de la equidad social y la justicia» y que «se opone firmemente a cualquiera que difunda desinformación y difame a China con el pretexto de proteger los derechos humanos y las libertades».

Mientras los casos de Huang y Wang se entregan a los fiscales en China, Kris y otros simpatizantes en el extranjero planean continuar creando conciencia sobre su difícil situación.

«Estar dentro o fuera de China es como estar dentro o fuera de un muro. Pero estar fuera no significa que uno sea libre», dijo Kris.

«Solo cuando ellos sean libres, todos podremos ser verdaderamente libres».

«No van a silenciarnos»

En los últimos meses, simpatizantes de los activistas chinos han realizado protestas solidarias en Londres, Taipéi (Taiwán) y Hong Kong, lanzando una campaña bajo el hashtag #FreeXueBing e instando a la gente a enviar postales al centro de detención de Cantón para pedir su liberación.

En Reino Unido, los partidarios también piden a las instituciones británicas que adopten una postura más firme en el caso de Huang.

«Estamos haciendo esto para demostrar que no vamos a ser silenciados», dijo un simpatizante chino en Londres que pidió permanecer en el anonimato por motivos de seguridad.

«Instamos a la universidad, a Chevening y al gobierno británico a tomar más medidas».

Los defensores de los activistas acusan a la universidad y al programa de becas Chevening de no hablar por temor a enemistarse con el gobierno chino.

Los estudiantes provenientes de China representan aproximadamente el 20% de las matrículas internacionales en la Universidad de Sussex, y sus tasas de matrícula -junto con las colaboraciones con instituciones chinas- proporcionan un importante flujo de ingresos.

Defensores de los activistas con máscaras de Huang frente a la estación de Taipéi

FUENTE DE LA IMAGEN – MICHAEL SAUL GARBER. Los defensores de los activistas han realizado protestas en todo el mundo.

Un asunto delicado

Cuando se informó por primera vez de la desaparición de Huang, la Universidad de Sussex y Chevening emitieron la siguiente declaración: «Estamos preocupados por la seguridad y el paradero de nuestra estudiante.

Nuestro personal está en contacto con Chevening para buscar más detalles».

Pero desde entonces ninguno de los dos organismos hizo más declaraciones públicas.

En un email interno, filtrado luego a la BBC, se advirtió a los estudiantes y al personal que no discutieran la situación de Sophia.

La universidad dijo que se trataba de un asunto delicado y que las solicitudes de los medios deberían ser atendidas por la oficina de prensa, citando preocupaciones sobre la protección de datos.

Kris, una feminista china en Reino Unido y amiga de Huang que habló con la BBC bajo un seudónimo por temor a represalias del Estado chino, dijo que se sintió indignada al saber que la universidad había «censurado» el caso.

«[La universidad] afirma nutrir a futuras activistas y líderes del feminismo, pero luego instruye a los estudiantes que no discutan este asunto», dijo Kris. «Es la situación igual a como sería en China».

En respuesta a la BBC, un vocero de la universidad dijo que la institución «sigue profundamente preocupada por la seguridad y el paradero de su posible estudiante» y ha estado en «contacto regular» con Chevening y con la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo (FCDO), un departamento del gobierno del Reino Unido.

Esa persona también dijo que la universidad siguió el consejo de la FCDO, que aseguró a la BBC que estaba «siguiendo el asunto de cerca».

Huang sosteniendo un cartel que dice "No puedo mantener la calma, me eligieron para Chevening"

FUENTE DE LA IMAGEN – SOPHIA HUANG XUEQIN. Huang había compartido su entusiasmo en las redes sociales al ganar una prestigiosa beca.

En diciembre, más de 100 académicos de Chevening (becados actualmente y en años anteriores) firmaron una carta solicitando al equipo de Chevening que pidiera la liberación de los dos activistas y que la FCDO iniciara un diálogo con el gobierno chino sobre sus casos.

Miembros de la Unión de Universidades y Colegios del Reino Unido también emitieron una declaración en defensa de Huang y Wang.

Chevening no respondió a las solicitudes de comentarios de la BBC.

Lijia Zhang, una escritora feminista china en Londres, dijo a la BBC que está «decepcionada» por el relativo silencio de la comunidad internacional en torno al caso de Huang, en contraste con el de Peng Shuai, una estrella del tenis que acusó a un exfuncionario de alto rango del Partido Comunista Chino de agresión sexual.

Peng Shuai

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El caso de Peng Shuai acaparó una amplia cobertura mediática mundial – a diferencia del de Huang.

La desaparición de Peng fue ampliamente cubierta por los medios internacionales, lo que llevó a muchas celebridades del tenis y a la Asociación de Tenis Femenino (WTA) a hablar en su nombre.

La WTA también suspendió los torneos en China por este caso.

«El caso de Sophia ha desatado una discusión global atrasada sobre el papel de las instituciones globales para proteger a los académicos chinos en riesgo de persecución», dijo a la BBC Joanna Chiu, autora del libro China Unbound y excorresponsal en Pekín.

«Como Huang recibió una beca financiada por el gobierno del Reino Unido para estudiar en la Universidad de Sussex, estas instituciones tienen la responsabilidad de abogar por su liberación», añadió.

Manifestante con un cartel de MeToo y usa una máscara con la cara de Huang

FUENTE DE LA IMAGEN – RICHIE FOWLER. Huang es una reportera prestigiosa en China

Imagen de portada: MICHAEL SAUL GARBER. Los defensores de los activistas han realizado protestas en todo el mundo.

FUENTE RESPONSABLE: BBC Eye Investigations, Servicio Mundial de la BBC. Por Jessie Lau. Mayo 2022

Sociedad y Cultura/Derechos de la Mujer/China/Derechos Humanos/Mujeres

 

 

India, el país en el que un ama de casa se suicida cada 25 minutos.

Cada día 61 amas de casa se suicidan en India, según los datos de la Oficina Nacional de Registros Criminales. Solo el año pasado, fueron 22.372.

Este colectivo representa un 14,6% del total de 153.052 suicidios que se produjeron en el país asiático en 2020 y más de un 50% de entre las mujeres que se quitaron la vida.

El año pasado no fue una excepción. Desde 1997, cuando el gobierno comenzó a reunir datos sobre suicidios y tipo de trabajo, más de 20.000 amas de casa se suicidaron cada año. En 2009 fueron 25.092.

La prensa a menudo atribuye estas muertes a «problemas familiares» o a «asuntos conyugales». ¿Pero qué es lo que empuja realmente a miles de mujeres a quitarse la vida?

Los expertos en salud mental señalan que las razones principales son la rampante violencia doméstica presente en la sociedad india -en una encuesta reciente del gobierno, un 30% de las encuestadas respondió que había sufrido violencia conyugal alguna vez- y el peso de las tareas domésticas que hacían sus matrimonios opresivos para muchas.

«Las mujeres son realmente resilientes, pero hay un límite para la tolerancia», dice la doctora Usha Verma Srivastava, una psicóloga clínica en la ciudad de Varanasi, en el norte del país.

«La mayoría de las chicas se casan tan pronto cumplen los 18 años, la edad límite para poder contraer matrimonio. Entonces se convierte en esposa y nuera, y pasan el día entero en casa, cocinando, limpiando y realizando otras tareas del hogar. Se les imponen toda clase de restricciones, tienen poca libertad personal y apenas cuentan con ningún dinero propio. Su educación y sus sueños dejan de importar, y sus ambiciones se empiezan a extinguir lentamente; entonces la desesperación y la decepción se instalan y la existencia se vuelve una tortura».

Mujeres indias caminan hacia un río con ropa para lavar.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Las tareas del hogar recaen casi siempre en las mujeres.

La doctora Srivastava explica que en las mujeres mayores son otros los motivos. «Cuando los niños han crecido y se han marchado del hogar, muchas se enfrentan al síndrome del nido vacío y sufren síntomas premenopáusicos, lo que puede ocasionar depresión y estallidos de llanto».

Pero, según la doctora, los suicidios son fácilmente prevenibles: «Si detienes a alguien por un segundo, lo más probable es que desista».

El psiquiatra Soumitra Pathare explica que muchos de los suicidios que se producen en India son fruto de impulsos: «Llega el hombre, golpea a su mujer y ella se suicida».

Pathare cita datos de investigaciones que revelan que un tercio de las mujeres indias que se quitan la vida tiene un historial de víctimas de violencia doméstica. Pero los malos tratos en el hogar ni siquiera aparecen en las cifras de la Oficina Nacional de Registros Criminales.

Chaitali Sinha, psicóloga de la aplicación de salud mental Wysa, con base en Bangalore, afirma que «muchas mujeres atrapadas en situaciones de malos tratos conservan la cordura solo gracias al apoyo informal que reciben».

Sinha, quien trabajó durante tres años en un hospital psiquiátrico del Estado en Bombay asesorando a supervivientes de intentos de suicidio, dijo que encontró que las mujeres formaban pequeños grupos de apoyo para viajar juntas en los trenes o salir con sus vecinas a comprar verduiras.

«No tenían otra manera de expresarse y algunas veces mantener la cordura dependía solo de esa persona con la que podían tener esa conversación», afirma. Añade que la pandemia y la cuarentena empeoraron la situación.

«Las amas de casa tenían un espacio de seguridad cuando los hombres se marchaban al trabajo, pero eso desapareció durante la pandemia. En los casos de violencia doméstica significa que muchas veces quedan atrapadas con sus agresores. Limitó aún más sus movimientos y su capacidad para hacer las cosas en las que encontraban alegría o consuelo, así que el enojo, el dolor y la tristeza crecen con el tiempo y el suicidio se convierte en el último recurso».

India reporta el mayor número de suicidios del mundo. Los varones indios que se quitan la vida suponen un 25% del total mundial y las mujeres son el 36% en el grupo de entre 15 y 39 años.

Pero Pathare, quien investiga los problemas mentales y la prevención del suicidio, asegura que las cifras oficiales indias no reflejan la verdadera magnitud del problema.

Mujeres en India.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Las indias no tienen muchas vías para expresar sus emociones.

«Si se fija en el Estudio del Millón de Muertes, que estudió a casi 14 millones de personas en 2,4 millones de hogares entre 1998 y 2014 o un estudio publicado en Lancet, las cifras de suicidios en India están entre un 30 y un 100% por debajo de la realidad».

El experto asegura que el suicidio no es un tema del que se hable abiertamente. «Hay vergüenza y estigma asociados a eso y muchas familias intentan ocultarlo. En la India rural no existe la obligación de realizar las autopsias y se sabe que los ricos se apoyan en la policía local para presentar el suicidio como una muerte accidental».

En un momento en el que India desarrolla una estrategia nacional de prevención del suicidio, el doctor Pathare cree que la prioridad debería ser mejorar la calidad de los datos.

«Los números de intentos de suicidio son risiblemente bajos en India. En cualquier lugar del mundo, son generalmente entre 4 y 20 más bajos que el número real de suicidios. Así que si en India se registran 150.000 suicidios al año el número de intentos debe estar entre 600.000 y seis millones.

Es a esa población de potenciales suicidas a la que debería priorizarse, señala el doctor Pathare, pero la falta de datos fiables dificulta la prevención del suicidio en todo el mundo.

«El objetivo de Naciones Unidas es reducir un tercio los suicidios a nivel global antes de 2030, pero en los últimos años se han incrementado en India en un 10% comparado con el año pasado. Reducirlos sigue siendo un sueño».

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News, Delhi. Por Geeta Pandey. Diciembre 2021.

Sociedad y Cultura/India/Salud/Mujeres/Derechos de la Mujer.

 

 

 

 

«¿Sabes lo que les hacemos a las mujeres que acaban aquí? Las violamos y las matamos»: las denuncias de brutalidad en Myanmar tras el golpe de Estado.

Torturadas, acosadas sexualmente y amenazadas con violarlas mientras se encontraban bajo custodia policial.

Es lo que dicen los dramáticos relatos de mujeres de Myanmar obtenidos por la BBC.

Cinco mujeres que fueron detenidas por protestar contra el golpe militar de principios de este año aseguran que fueron abusadas y torturadas luego de su arresto.

Sus nombres han sido cambiados para proteger su seguridad.

Desde que el ejército de Myanmar tomó el poder en febrero, las protestas se han extendido por todo el país y las mujeres han desempeñado un papel protagónico en el movimiento de resistencia.

Los grupos defensores de derechos humanos dicen que aunque el ejército en Myanmar (también conocido como Birmania) ha utilizado tácticas de desapariciones forzadas, toma de rehenes y tortura en el pasado, la violencia ha aumentado desde el golpe.

Al 8 de diciembre, 1.318 civiles habían muerto durante la represión militar del movimiento a favor de la democracia, incluidas 93 mujeres, según la organización de derechos humanos sin fines de lucro Asociación de Asistencia a Prisioneros Políticos (AAPP).

Al menos ocho de esas mujeres murieron mientras estaban bajo custodia policial, cuatro de las cuales fueron torturadas hasta la muerte en un centro de interrogatorios.

Más de 10.200 personas han sido detenidas en total, entre ellas más de 2.000 mujeres.

Ilustración de saludos con tres dedos en Myanmar.

La activista por la democracia Ein Soe May estuvo encarcelada durante casi seis meses, de los cuales los primeros 10 días los pasó en uno de los famosos centros de interrogatorios de Myanmar, donde alega que fue agredida sexualmente y torturada.

Soe May le dijo a la BBC que una mañana, mientras hacía pancartas para protestar, fue arrestada y metida en la parte trasera de una camioneta.

«Ya era de noche cuando llegué [a un lugar no revelado]. Me vendaron los ojos y me obligaron a esquivar objetos imaginarios mientras me dirigía a la sala de interrogatorios, para que pudieran burlarse de mí», dijo Soe May.

Sus captores la interrogaron. Por cada respuesta que no les gustaba la golpeaban con una vara de bambú.

Soe May dijo que también la presionaron repetidamente para obtener detalles de su vida sexual.

Un interrogador la amenazó: «¿Sabes lo que les hacemos a las mujeres que acaban aquí? Las violamos y las matamos».

Luego fue agredida sexualmente con los ojos vendados.

«Me bajaron la blusa holgada que estaba usando y me tocaron mientras lo hacían, exponiendo mi cuerpo», dijo.

Ilustración de mujer con los ojos vendados y un revólver.

Más tarde le quitaron la venda de los ojos y vio que uno de los guardias sacaba todas las balas de su revólver menos una.

Cuando no les dio detalles de sus contactos, la obligaron a abrir la boca y «metieron dentro la pistola cargada», dijo.

Centros de detención improvisados

Según Manny Maung, investigador de Myanmar de Human Rights Watch (HRW), los centros de interrogatorio «pueden ser cualquier cosa, desde lugares de detención improvisados hasta una habitación en un cuartel o incluso un edificio público abandonado».

Esto fue corroborado por una abogada en Myanmar que habló con la BBC, pero pidió no ser identificado por su propia seguridad.

Ella representa a varias detenidas que también habían denunciado haber sido torturadas y agredidas sexualmente durante los interrogatorios, según dijo.

«Una de mis clientas fue identificada erróneamente, pero arrestada de todos modos. Cuando explicó que no era la persona que las autoridades creían, fue torturada con una barra de hierro que rotaron sobre sus espinillas repetidamente hasta que perdió el conocimiento», afirmó la abogada.

La mujer fue luego «enviada a otro centro de interrogatorios donde, según ella, un guardia le dijo que, si se acostaba con él, la liberaría», agregó.

La abogada describió el sistema legal en Myanmar como opaco, donde los abogados como ella a veces se sienten impotentes.

«Tratamos de impugnar [las detenciones e interrogatorios], pero nos dicen que los procesos son legales y que [los interrogadores] han recibido órdenes».

Si bien es imposible verificar el relato de Soe May, la BBC habló con otras detenidas que también dijeron que habían sido torturadas y agredidas sexualmente en centros de interrogatorio.

«Me obligaron a levantar el saludo de tres dedos [un símbolo de resistencia en Myanmar] durante más de una hora mientras un guardia me acariciaba el pelo para intimidarme», dijo un detenido.

Otra mujer, que fue llevada a un centro de interrogatorios en el municipio de Shwe Pyi Thar, dijo: «Sacaron a las chicas de la habitación; algunas regresaron con botones de la ropa desabrochados o faltantes».

«Noticias falsas»

La BBC le mostró el testimonio de Soe May al viceministro de Información de Myanmar, el general Zaw Min Tun, quien negó que los militares hubieran llevado a cabo torturas y lo calificó de «noticias falsas».

A principios de este año, el ejército transmitió una imagen de una detenida. La habían golpeado tanto en la cara que estaba irreconocible. La imagen se volvió viral.

Sigue en prisión y enfrenta cargos por armas.

Foto de antes y después de Soe May, una detenida mostrando su rostro maltratado.

La BBC le preguntó a Zaw Min Tun por qué los militares no ocultaron las heridas.

«Es algo que puede ocurrir durante los arrestos. Intentan escapar y tenemos que capturarlas», respondió.

Confinamiento solitario

El abuso no solo ocurre en sitios de interrogatorio secretos.

Una activista de unos 50 años, a la que llamamos Lin, le describió a la BBC cómo fue puesta en confinamiento solitario durante más de 40 días en la prisión de Insein en Rangún.

Lin no tenía nada en su celda excepto la ropa que llevaba, ni siquiera medicamentos que requería. Durante su detención se debilitó cada vez más.

«Me acostaba en la oscuridad y me preocupaba porque moriría», dijo.

«A veces escuché gritos y llantos desde celdas cercanas. No dejaba de pensar en quién estaba siendo golpeada».

Ilustración de mujer semi desnuda grabada por un guardia en una prisión en Myanmar.

Lin contó cómo un día, un oficial entró en su celda con varias guardias mujeres.

«Cuando estaban a punto de irse, me di cuenta de que el hombre me estaba grabando», dijo. Lo denunció pero asegura que es «inútil».

La investigadora de HRW Manny Maung, le dijo a la BBC que a menudo en las cárceles, unas 500 mujeres se apiñan en habitaciones que solo tienen espacio suficiente para máximo 100 detenidas. Deben turnarse para dormir porque no pueden acostarse todas al mismo tiempo.

También se les niega el saneamiento básico, lo que considera la negación de «un derecho fundamental».

Maung, que fue al centro de interrogatorios de Shwe Pyi Thar, también vivió esto en prisión.

«Las mujeres que acababan de llegar de los centros de interrogatorio tenían heridas que no habían cicatrizado, algunas estaban menstruando y solo se les permitió ducharse tras siete días de detención», dijo.

Soe May, que fue puesta en libertad tras una amnistía de más de 5.000 prisioneros en octubre, dijo que su activismo valía el temor a ser arrestada nuevamente.

«Entiendo que siempre existe la posibilidad de que me arresten de nuevo y muera, pero quiero hacer algo por mi país», expresó.

«Aunque no me siento segura, quiero seguir siendo parte de este movimiento».

¿Qué es 100 Mujeres?

BBC 100 Mujeres nombra a 100 mujeres influyentes e inspiradoras de todo el mundo cada año. Creamos documentales, reportajes y entrevistas sobre sus vidas, historias que ponen a las mujeres en el centro.

Ilustraciones de Davies Surya y Jilla Dastmalchi.

FUENTE RESPONSABLE: BBC Por Lara Owen y Ko Ko Aung. Diciembre 2021.

100 Mujeres/Birmania/Derechos Humanos/Mujeres

 

 

Quién fue Michiyo Tsujimura, la innovadora científica japonesa que descubrió los componentes nutritivos del té verde.

Té verde

FUENTE DE LA IMAGEN, – GETTY IMAGES

¿Alguna vez te has preguntado por qué el té verde tiene un sabor amargo?

¿Qué propiedades son las que le dan ese gusto tan particular y distinto del té común?

Originaria de China y Japón, esta bebida milenaria comenzó a ser consumida tan antiguamente como en el año 2.700 antes de Cristo, formando parte fundamental de la cultura de muchos países asiáticos.

Pero no fue hasta mediados de 1920 cuando realmente se estudió y analizó en detalle su composición química que ayudó a entender, entre otras cosas, de dónde provenía ese sabor amargo.

La científica que está detrás de ese hallazgo se llama Michiyo Tsujimura. Gracias a su curiosidad e increíble capacidad de desmenuzar las hojas del té, pudo concluir que este tenía elementos curativos y beneficiosos para la salud.

Michiyo Tsujimura fue la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en Japón.

Pero ¿cómo logró liderar este descubrimiento en un mundo científico que por aquel entonces era dominado por hombres? Aquí te lo contamos.

Una pionera de la ciencia en Japón

Michiyo Tsujimura nació en 1888 en lo que hoy es la ciudad japonesa de Okenawa, en la prefectura de Saitama.

Estudió en la Escuela Normal para Mujeres de Tokio, donde se graduó en 1909.

Más tarde, entró en la División de Ciencias Bioquímicas en la Escuela Superior para Mujeres de Tokio.

Un hombre vende té verde en las calles de Japón en la década de 1950.

FUENTE DE LA IMAGENGETTY IMAGES

El té verde es parte importante de la cultura nipona. En la foto, un hombre vende la infusión en las calles de Japón en la década de 1950.

Allí, descubrió su interés por la investigación científica, una rama que hasta ese momento estaba mayormente liderada por hombres.

Y se encontró con otras mujeres que estaban marcando el camino, entre ellas, Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, quien se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias y que inspiró profundamente a Tsujimura. ​

Tras graduarse en 1917, Tsujimura se dedicó a dar clases de ciencias en los pioneros institutos femeninos.

Pero su enorme interés por aprender la llevó a dar un paso más allá, incorporándose a la Universidad Imperial de Hokkaido, donde no se aceptaban alumnas mujeres.

Kono Yasui

FUENTE DE LA IMAGEN,- ARCHIVO DE LA UNIVERSIDAD DE OCHANOMIZU.

Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias e inspiró profundamente a Tsujimura.

Su manera de entrar, entonces, fue como asistente del Laboratorio de Nutrición y Alimentos del Departamento de Química Agrícola, trabajo por el que no recibía remuneración.

En este sitio se dedicó al estudio de los gusanos de seda y su nutrición. Y así, poco a poco, comenzó a ganar cierto reconocimiento.

Vitamina C

Pero su verdadera pasión no la encontraría en los gusanos sino un par de años más tarde, en 1923, cuando se integró a Riken, el enorme y reputado instituto de investigación de Ciencias Naturales de Japón.

Allí se incorporó al laboratorio en el que se estudiaba química y nutrición en el ámbito de la agricultura, y trabajó de cerca con Umetaro Suzuki, un científico famoso por descubrir y extraer con éxito la vitamina B1 del salvado de arroz.

Vitamina C

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La vitamina C se puede encontrar en el té verde y también en alimentos como el limón, naranjas o zanahorias.

A Tsujimura le atrajo particularmente el té verde, una bebida que por ese entonces (y hasta ahora) era muy popular en Japón, China y otros países asiáticos pero que, increíblemente, se había estudiado poco.

Así, en 1924, gracias a una investigación conjunta con su colega llamado Seitaro Miura, Tsujimura descubrió la fuerte presencia de vitamina C en las hojas con las que se preparaba la infusión.

Según la Universidad de Ochanomizu de Japón, este hallazgo generó que al otro lado del mundo, en Occidente, y particularmente en Estados Unidos, aumentara fuertemente el interés por el té verde.

exportación de té verde

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En las últimas décadas, el interés por el té verde en Occidente ha crecido fuertemente, lo que ha provocado un enorme aumento de su exportación desde países asiáticos.

Y, con ello, las exportaciones de esta bebida desde Japón a América del Norte.

Doctora en agricultura

Sus investigaciones, sin embargo, no terminarían ahí.

En 1929, la científica japonesa logró aislar y extraer un flavonoide llamado catequina, un poderoso antioxidante natural que, entre otras cosas, ayuda a prevenir el daño celular, y es responsable del sabor amargo al té.

Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio

FUENTE DE LA IMAGEN – OCHANOMIZU UNIVERSITY LIBRARY

Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio.

Al año siguiente, Tsujimura logró extraer la catequina en forma de cristales. Lo mismo hizo con el tanino, otro componente antioxidante del té verde.

De acuerdo con la Universidad de Ochanomizu, esta investigación requirió de «mucha paciencia» porque necesitaba hervir una gran cantidad de té verde repetidamente para obtener una pequeña cantidad de cristales.

Pero la científica sabía que la paciencia era un principio clave en su trabajo.

«La química no es adecuada para aquellos que quieren ver resultados en un período de tiempo determinado», dijo en una ocasión.

Luego, publicó su tesis con ambos descubrimientos (vitamina C y catequina), titulada «Sobre los componentes químicos del té verde», con la que se convirtió en la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en su país en 1932.

Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.

FUENTE DE LA IMAGEN – OCHANOMIZU UNIVERSITY LIBRARY

Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.

No obstante, su interés por el té verde continuó y en 1934 logró aislar galocatequina, otro compuesto flavonoide que tiene beneficios para la salud.

En 1935 patentó su método para extraer cristales de vitamina C de las plantas. Este procedimiento hoy se utiliza a larga escala en el mundo y se presenta en forma farmacéutica a través de suplementos nutricionales orales.

Una década más tarde, Tsujimura fue nombrada profesora de la Universidad de Ochanomizu, donde terminó siendo la primera mujer en ocupar el cargo de decana de la Facultad de Economía Doméstica.

Cultivos de la planta del té verde

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

China, Japón y Vietnam tienen enormes cultivos de la planta del té verde.

Después de retirarse de la Universidad de Ochanomizu, en 1955, impartió clases en la Universidad de Mujeres de Jissen hasta mediados de los años 60.

Un año antes de su muerte, en 1968, la científica miró hacia atrás en su carrera como investigadora y les dijo a sus estudiantes: «Mi trabajo de investigación estaba lleno de dificultades pero fue muy agradable».

«No encontrar arrepentimientos en mi vida fue mi felicidad suprema», agregó.

Tsujimura disfrutó hasta sus últimos días de largas caminatas junto a su perro. Finalmente, murió en Toyohashi el 1 de junio de 1969 a la edad de 81 años.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Sociedad y Cultura/Derechos de la Mujer/Ciencia.

 

Victoria Ocampo, la mujer que rompió todas las reglas.

 

Mecenas, editora, escritora, traductora, intelectual… Victoria Ocampo hizo de todo, siempre retorciendo el canon, siempre buscando la libertad de la mujer. 

Fue una de las figuras claves de la Argentina del siglo XX. Villa Ocampo fue el centro del universo cultural y su legado todavía pervive actual y transgresor como entonces.

¿Quién fue Victoria Ocampo?

Victoria Ocampo nació en 1890 en una familia aristocrática de Argentina. 

Su padre frustró sus deseos de convertirse en actriz, pero pronto derivó sus impulsos artísticos en la escritura. En 1924 publicó su primera obra. Aunque su primera lengua, por su educación, era el francés, eligió el español para sus libros. 

También fue precoz a la hora de tomar posición en la política. Desde muy joven participó en los movimientos feministas, y en 1936 creó la Unión Argentina de Mujeres (UMA). Junto con Susana Larguía y María Rosa Oliver luchó por evitar que fuesen derogadas las leyes de 1926 que habían permitido dotar de derechos a las mujeres argentinas. 

La UMA estuvo muy activa a lo largo de todo el país: realizaban conferencias y se repartían panfletos escritos por la propia Victoria. Pero su visión no solo se centraba en la mujer argentina; aspiraba a que el movimiento tuviese una repercusión mundial, como recogía en su famoso discurso «La mujer y su expresión». En 1938 dejó la UMA por las diferencias con las integrantes comunistas.

«Estos ejemplares fueron revolucionarios para su tiempo: dentro había un cuestionario anónimo con preguntas sobre temas tan comprometidos como el aborto»

En la década de los 30 descubrió también otra de sus grandes pasiones, el periodismo. Fundó la revista Sur —nombre sugerido por su amigo el filósofo español José Ortega y Gasset, quien le había ayudado con sus primeras publicaciones—, que llegó a los 300 números y por cuyas páginas pasaron autores como Albert Camus, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares o su hermana Silvina. 

En 1970 la revista le dedicó tres importantes números a «la mujer». En ellos escribieron personalidades de la cultura como Alejandra Pizarnik, Indira Gandhi y Golda Meier. Estos ejemplares fueron revolucionarios para su tiempo: dentro había un cuestionario anónimo con preguntas sobre temas tan comprometidos como el aborto.

¿Por qué la encarceló Perón?

«En 1951, Ocampo empezó a estar en la diana de los seguidores del general»

Victoria Ocampo es uno de los personajes que más odio ha generado en el peronismo de izquierdas, pese a haber sido una mujer progresista, motor cultural de Argentina e introductora de debates sociales tan innovadores como el aborto y el control de la natalidad. 

Su feminismo le convirtió en antiperonista. Su primer posicionamiento claro contra el gobierno del general fue cuando se anunció la aprobación del sufragio femenino. Ocampo denunció esta medida como oportunista al buscar el control de la mujer de una forma demagógica.

En 1951, Ocampo empezó a estar en la diana de los seguidores del general.

Cuando comenzaron las amenazas decidió sacar todos los papeles y la correspondencia de su casa por las posibles represalias. 

Dos años más tarde, unas bombas estallaron en la Plaza de Mayo después de un acto de protesta de la CGT (Confederación General del Trabajo de la República Argentina). Fue capturada y tratada como una presa política. 

La escritora fue enviada a la prisión de El Buen Pastor. El escritor Aldous Huxley lideró un movimiento internacional para exigir su liberación. Después de casi un mes retenida fue puesta en libertad, pero con restricciones para poder salir del país.

Ocampo tuvo relación con los más importantes intelectuales y artistas de su tiempo, como Gabriela Mistral, Igor Stravinski, Le Corbusier, Marguerite Yourcenar, Rabindranath Tagore, Albert Camus, Graham Greene… También conoció a dirigentes como Mussolini. 

En 1934 fue invitada a unas charlas en Italia donde conoció al Duce. Ocampo le interrogó en esa ocasión por el papel de la mujer en las sociedades fascistas, a lo que Mussolini le contestó que su único rol era el de dar hijos al estado. 

Dos años más tarde, en su ensayo La historia viva, la autora argentina expresaba sus peores temores sobre las intenciones del líder fascista. En ese mismo viaje conoció a otra destacada escritora del siglo XX, Virginia Woolf, con quien inició una intermitente relación epistolar.

«Después del derrocamiento de Perón en 1955, la Villa Ocampo recuperó su febril actividad intelectual. Fue un periodo de reconocimientos y nombramientos»

Durante la II Guerra Mundial ayudó a artistas judías y se posicionó contra el nazismo a través de diversos actos. Participó en la celebración en Buenos Aires de la liberación de París en 1944. 

El general Perón decidió disolver la manifestación de forma violenta y acusó a las organizadoras de causar los incidentes. En 1946 fue invitada —la única latinoamericana— a presenciar los juicios de Núremberg que juzgaron los crímenes contra la humanidad de los gobernantes nazis.

Después del derrocamiento de Perón en 1955, la Villa Ocampo recuperó su febril actividad intelectual. Fue un periodo de reconocimientos y nombramientos. 

Victoria fue designada presidenta del Fondo Nacional de las Artes y elegida por Francia Comendadora de la Orden de las Artes y las Letras. 

Los premios siguieron durante toda la década posterior, pero en 1964 le fue diagnosticado un cáncer del cual se recuperó. Falleció el 27 de enero de 1979. 

Reconocida como humanista y mecenas, su legado sigue vivo gracias a sus libros, traducciones y el legado de su lucha por los derechos de la mujer en Argentina.

Imagen de portada: Gentileza de Zenda.

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Autores, Libros y Cía. Por Paca Pérez. Paca Pérez nació en Burgos un año no muy lejano del siglo XX. Estudió Historia y escribe historias.Noviembre 2021

Silvina Ocampo/Victoria Ocampo/Feminismo/Literatura/Villa Ocampo/Sociedad y Cultura

 

Trabajo híbrido: «Las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres». Parte 2/2

Problemas estructurales

Antes de enumerar las potenciales dificultades de las mujeres con respecto al trabajo híbrido, es importante destacar algunos puntos relacionados a las estructuras laborales y familiares.

Muchos de los empleos que se perdieron en América Latina durante la pandemia están ligados al comercio, los servicios, alimentación y turismo.

«Todas estas áreas son altamente intensivas en contratación femenina. Entonces muchas mujeres, por una razón estructural del mercado laboral y de la pandemia, se quedaron sin trabajo», analiza Fernanda Hurtado.

Y también hay que sumarle una razón de estructura familiar.

Durante la pandemia, muchos países suspendieron las clases presenciales en las escuelas. Eso hizo que el cuidado de los niños, que en la mayoría de los casos recae sobre las mujeres, se acrecentara y las obligara a salir del mercado laboral.

En el trabajo híbrido, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado»

Fernanda Hurtado

Gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile

Otro de los cambios que trajo la pandemia fue la aceleración de los procesos de transformación digital y de automatización, especialmente en el área del comercio.

«Entonces muchas mujeres ya no encuentran el empleo que tenían antes porque se automatizó», describe Hurtado.

«No es tan fácil encontrar empleo. Y también es muy difícil encontrar el empleo que se tenía antes en las mismas condiciones», añade la especialista.

El trabajo híbrido y las mujeres

Si bien este esquema de trabajo híbrido podría ser un aparente beneficio para muchas mujeres encargadas de las tareas del cuidado tanto de niños como de adultos mayores, especialistas advierten que este trabajo flexible puede terminar perjudicándolas.

«El trabajo híbrido implica movilidad. ¿Qué tan cerca estás de tu trabajo? ¿Cuánto tiempo te resta de lo que tú tenías que seguir haciendo en tu casa? En estas condiciones, las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres, porque en el fondo el trabajo doméstico y el cuidado aún no se han solucionado», detalla Hurtado.

Reunión en Zoom con una participante en una pantalla y el resto de un equipo reunido en una mesa.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Estar en la casa y a cargo del cuidado de los niños, de asistirlos en la educación remota, atender a adultos mayores y hacer tareas domésticas porque aún no se restableció la normalidad en el trabajo de limpieza en casas particulares, además de cumplir con un empleo remoto, puede ser agotador.

«Esto amplifica la carga no sólo laboral sino que personal. Y la eficiencia y efectividad laboral se ven sumamente afectadas», detalla Hurtado.

«Toda esta dificultad tiene que ver con una estructura y con un patrón cultural tremendamente potente», añade.

«Un gueto»

Por las razones de cuidado antes mencionadas, las mujeres suelen elegir trabajar desde casa si el empleador lo ofrece.

Según una reciente encuesta de la compañía de medios Skimm especializada en el sector femenino realizada entre 1.600 mujeres millennials que trabajan en Estados Unidos, el 65% dijo tener un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal con el empleo remoto, valorando el ahorro de tiempo en el viaje al trabajo y los momentos con la familia.

Sin embargo, dos tercios de ellas también creen que están perdiendo oportunidades al no estar en la oficina, donde pueden discutir sus metas y desarrollo profesional.

«Las mujeres desproporcionadamente desean hacer algunos de los trabajos de forma remota, y los hombres o mujeres sin hijos o aquellos que tienen unos 50 años no», describe la profesora de Harvard.

«Esto podría ser una desventaja para la madre joven que no está en el lugar de trabajo al mismo tiempo [que el resto]. Me refiero a que podría darse el caso de que en este mundo híbrido pudiéramos crear un gueto con [quienes hacen] el ‘trabajo desde casa'», opina.

En este mundo laboral híbrido se puede terminar creando un gueto con quienes hacen el ‘trabajo desde casa'»

Claudia Goldin

Profesora de Economía de la Universidad de Harvard.

«Y si se crea un gueto, entonces podría ser que al final de una reunión ella presione el botón de salir del Zoom y se desconecte, pero todos los demás sigan allí, presentes en el lugar. Y ella se quedó fuera de posibles conversaciones extras tras la reunión.

Esto «podría perjudicarla», advierte Goldin.

Por otro lado, la profesora destaca que el trabajo híbrido podría ser una buena oportunidad para aquellas mujeres que ocupan altos cargos empresariales, pero que no pueden viajar en caso de acuerdos comerciales con clientes en el extranjero ya que con las nuevas comunicaciones ellas pueden ser incluidas en esas reuniones.

«Pero creo que todavía no estamos en ese punto. Aún tenemos un sector de la salud que nos está diciendo qué hacer [con respecto a la pandemia] y luego tenemos a los jefes que lo interpretan y todavía están tratando de resolver» las medidas a tomar, entre ellas el trabajo híbrido.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Analía Llorente

Economía/Derechos de la Mujer/Empleo/Pandemia de Coronavirus/

Negocios/Mujer.

 

 

Trabajo híbrido: «Las mujeres se ven mucho más afectadas que los hombres». Parte 1/2

Conectividad, reuniones virtuales, trabajo remoto, etc.

Durante la pandemia de covid-19 adoptamos muchas palabras relacionadas a la nueva manera de trabajar.

Al mismo tiempo, en estos más de 18 meses, muchos empleos se automatizan y hubo un replanteamiento de prioridades que hizo que varios negocios se transformaran y otros dejarán de existir.

Y las niñas y mujeres fueron las más perjudicadas.

Así lo indicó este el Foro Económico de la Mujer que se realizó en Ecuador, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, al explicar que el retroceso de la niñas y mujeres de América Latina y el Caribe en la participación laboral es ahora de más de 18 años.

«Son también las mujeres y las niñas las que han absorbido mayoritariamente las necesidades de cuidados creadas por la pandemia, sacrificando sus empleos y su educación», afirmó Bachelet.

«De hecho las mujeres jóvenes entre 15 y 29 años tienen tres veces más probabilidades de estar fuera del mercado laboral y de las aulas que los hombres de la misma edad», aseveró.

Y agregó que si fuera considerado el valor económico de todos los tipos de cuidados realizados por las mujeres sumaría 11 billones de dólares o el 9% del Producto Interno Bruto mundial.

Según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), solo en 2020 más de 13 millones de mujeres perdieron sus empleos en América Latina debido a la pandemia.

Mientras que otro informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) revela que la tasa de participación laboral de las mujeres se situó en 46% en 2020, mientras que la de los hombres estuvo en 69% (en 2019 alcanzaron un 52% y un 73,6%, respectivamente).

Un comercio en la Ciudad de Buenos Aires con la leyenda "cierre definitivo".

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Al tiempo que observan la curva de contagios de covid y la vacunación en el mundo, muchas empresas analizan las posibilidades para volver a una cierta «normalidad» laboral.

En esta etapa surgió una nueva palabra: el trabajo híbrido.

No existe un consenso sobre su definición, pero podría ser algo como «estar en la oficina tres días a la semana, y en casa -o donde quieras- otros dos días. Creo que eso es lo que generalmente se entiende por trabajo híbrido. Pero depende mucho del negocio», dice Claudia Goldin, profesora de Economía de la Universidad de Harvard.

Fernanda Hurtado, gerente general de Fundación Generación Empresarial de Chile y especialista en gestión de empresas, coincide con esto último.

«Al trabajo híbrido lo veo con una definición bastante localista. 

Las regulaciones van a tender a ser un poco más abiertas para que cada empresa u organización pueda dar sus marcos y quizás lineamientos respecto a lo que ellos entienden como trabajo híbrido», le dice a BBC Mundo.

Pero ¿cuáles son las ventajas y desventajas del trabajo híbrido? ¿Y cómo afecta a las mujeres esta nueva modalidad laboral?

«Apretón de manos por Zoom»

Mujer frente a una pantalla de computadora ofreciendo su mano.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La implementación de cualquier tipo de sistema de trabajo trae ventajas y desventajas.

Pero sobre todo abre nuevas posibilidades que tal vez antes eran impensables.

«En el entorno anterior, lo que yo llamo ‘BCE’ (Before Covid Era – en español «era antes del covid»), siempre existía el caso de alguien que cerraba un trato en Pekín y tenía que viajar, o debía participar en un conjunto de reuniones con clientes en Sao Paulo y tenía que estar ahí», ejemplifica la profesora Goldin.

Según la experta, si esas son las demandas de un empleo, entonces aquellos que son padres y que tienen responsabilidades de cuidados no pueden participar porque no pueden viajar cada semana.

Pero «si todas estas cosas se pueden hacer de forma remota, si el apretón de manos se puede hacer por Zoom, entonces esto abre nuevas posibilidades para quienes son padres», afirma.

«Quien tiene las tareas de cuidado en casa es generalmente la mujer y, si no tiene niños pequeños, a menudo tiene padres a su cargo», le dice a BBC Mundo la especialista en el rol de la mujer y brecha de género en la fuerza laboral.

Mujer con una niña dando una explicación mientras trabaja de manera remota.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Entonces, el sector de cuidados, que es el no remunerado, tiene una restricción, y lo que llamamos trabajo híbrido, que es en realidad un trabajo remoto, amplía las posibilidades. Aunque no necesariamente todo sume», dice Goldin.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Analía Llorente

Economía/Derechos de la Mujer/Empleo/Pandemia de Coronavirus/

Negocios/Mujeres.