Las extravagantes ideas del mayor exportador de crudo del mundo para un futuro post petrolero.

A casi nadie se le ocurriría irse de vacaciones a una plataforma petrolera.

Pero en Arabia Saudita tienen el plan de reconvertir una de ellas en un exclusivo parque de diversiones habilitado para hacer deportes extremos, restaurantes y pasar unos días rodeado de lujo y excentricidades.

El proyecto se llama «The Rig», una idea que simboliza las aspiraciones del príncipe heredero y gobernante de facto del reino, Mohamed bin Salmán: convertir al mayor exportador de petróleo del mundo en un destino turístico internacional y diversificar su economía.

Una estrategia que forma parte del plan de reforma económica Vision 2030 que el líder ha promovido a través del mundo tratando de convencer a los inversores occidentales para que hagan fluir sus capitales hacia el líder petrolero.

El gobierno espera que el turismo sea la mayor fuente de nuevos puestos de trabajo en el sector privado, representando el 10% tanto del Producto Interno Bruto (PIB) como del empleo dentro de una década, en un país donde dos tercios de sus 21 millones de habitantes tienen menos de 35 años.

Preparándose para una era post petrolera en la que el mundo tendría una menor dependencia del crudo en las próximas décadas, Arabia Saudita recientemente ha comenzado a abrir su puertas al exterior.

En 2019 por primera vez el país comenzó a entregar visas turísticas en un reino que históricamente había permanecido encapsulado, salvo cuando millones de musulmanes peregrinan todos los años a La Meca.

Saudí con billetes en la mano.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Una de las grandes apuestas de Arabia Saudita es el turismo.

Para avanzar en su propósito de estimular el turismo, tendrá que sortear varios obstáculos: no es un destino económico como el sureste asiático; hace un calor abrasador durante ocho meses al año; no hay libertad política ni de expresión; en las calles casi no conviven hombres y mujeres; ni se permite el alcohol.

A esas restricciones se suma la sombra que pesa sobre el reino por las denuncias de violaciones a los derechos humanos, con una imagen internacional del príncipe heredero aún más empañada tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y la represión de activistas por los derechos de las mujeres.

No solo turismo

Pese a todas las limitaciones existentes, «la economía saudita está mucho más diversificada que en el pasado», le dice a BBC Mundo Karen Young, investigadora senior y directora del Programa de Economía y Energía del centro de estudios Middle East Institute, en Washington DC.

Bursatil.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Paso a paso, explica, la demanda por la industria hotelera y el entretenimiento en el mercado local está creando nuevos tipos de negocios y tipos de consumo.

Mientras que «las nuevas inversiones en hidrógeno, minería y expansión de los servicios financieros están haciendo crecer la economía no petrolera a un ritmo acelerado», apunta.

El problema es que la diversificación económica no es algo que se logre en una o dos décadas. El petróleo y sus productos derivados, agrega, seguirán jugando un papel esencial durante mucho tiempo en los ingresos del gobierno.

Menos dependencia petrolera

Eso es lo que muchos se preguntan: cuánto tiempo tomará la transición hacia un futuro menos dependiente del crudo.

Planta de la empresa Aramco en Abqaiq.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Una transición que a fin de cuentas tendrá que «garantizar que los altos estándares de vida que disfruta actualmente el reino se mantengan en el futuro», comenta Omar al Ubaydli, presidente de la Sociedad de Economistas de Bahréin.

El destino del plan de gobierno dependerá, en gran parte, de algunas de las inversiones que ha realizado en nuevos sectores, como las energías renovables y el hidrógeno, además de la gran expansión del turismo religioso y doméstico, apunta.

Al Ubaydli cree que un factor clave del éxito será la innovación local, un proceso que está en marcha, pero que requiere algunos años para ver resultados tangibles.

«El proceso de diversificación debería tomar al menos 15 años, si no más», señala el experto en diálogo con BBC Mundo, argumentando que aún es muy temprano para esperar cambios en tan pocos años y con la interrupción ocasionada por la pandemia de covid-19.

De todos modos, agrega, «el país ha hecho algunos buenos avances». Por ejemplo, muchos más sauditas están empleados en sectores como el comercio minorista y el turismo.

Por otro lado, las exportaciones se están diversificando y la producción de minerales está jugando un papel importante, precisa.

Mujeres saudíes con hiyab

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Eso ha permitido, dice al Ubaydli, que los ingresos fiscales «dependan mucho menos del petróleo que en el pasado».

Para avanzar en ese camino, el gobierno está invirtiendo en resorts de lujo, cines y complejos de entretenimiento que le permitan atraer a más visitantes y, al mismo tiempo, desarrollar nuevas industrias.

Un «desierto futurista»

Arabia Saudita tiene uno de los mayores fondos soberanos del mundo (con cerca de US$1 billón), junto a países como Noruega, Emiratos Árabes Unidos, China, Kuwait y Singapur.

A partir de 2016 este fondo saudita ha multiplicado sus inversiones en el extranjero, adquiriendo todo tipo de activos, desde clubes de fútbol y compañías de videojuegos, hasta empresas que fabrican autos eléctricos, algo que tradicionalmente nunca se había hecho.

Utilizando los recursos de ese fondo el país está financiando parte de la construcción de ciudades en el desierto, con el mismo objetivo de atraer inversión extranjera y proyectar la influencia saudita al mundo.

Imagen creada para mostrar a una mujer caminando en un desierto con proyecciones tecnológicas

FUENTE DE LA IMAGEN – NEOM.COM. Un anuncio de Neom promete que la ciudad será como un parque de diversiones.

Hasta ahora la transición hacia una economía que busca ser más diversificada está siendo financiada con los ingresos petroleros, y los expertos no saben cuánto tiempo deberá pasar hasta que las industrias no-petroleras puedan sustentarse a sí mismas.

El reino ha tratado de poner el acelerador para ampliar sus negocios en la medida que la mayor parte de su población es joven y el país tiene que ofrecerles más oportunidades laborales y espacios para generar negocios que hagan atractivo quedarse en el reino.

Bajo esa lógica, resulta más claro comprender por qué el país invierte en ostentosas campañas publicitarias para convencer al mundo de que es posible construir ciudades futuristas con trenes que levitan, sin automóviles y cero emisión de carbono en medio del desierto.

Así venden uno de sus proyectos insignia, Neom, una ciudad que, cuando se construya, se transformará en «el modelo para el mañana en el que la humanidad progrese sin comprometer la salud del planeta».

Una especie de utopía verde financiada con petróleo. El tiempo dirá si estos planes llegarán a concretarse.

Imagen de portada: REUTERS. El príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, busca diversificar la economía del reino.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Cecilia Barría. Junio 2022.

Arabia Saudita/Economía/Medio Oriente/Industria Petrolera/ Negocios /Mohamed bin Salman/Derechos Humanos.

Quiénes son los uigures, la etnia que China está deteniendo en «campamentos de reeducación».

La región de Sinkiang, al noroeste de China, registra una larga historia de desencuentros entre las autoridades estatales y la minoría uigur.

Es un conflicto antiguo pero que volvió a ser noticia porque, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el gobierno chino ha detenido en masa a miembros de esta etnia para incluirlos en «campamentos de reeducación».

El Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial expresó a finales de agosto su preocupación por la situación de los uigures, ya que cree que la cifra de afectados es de, por lo menos, decenas de miles y que puede llegar hasta el millón.

Ahora las autoridades de Sinkiang legalizaron estos «centros de formación profesional», a pesar de la creciente preocupación internacional por las desapariciones a gran escala que allí se producen.

El gobierno de la región, que entonces negó los señalamientos de la ONU, asegura que los centros abordarán el extremismo a través de la «transformación del pensamiento».

El organismo de la ONU pidió la liberación de los arrestados bajo el «pretexto de contrarrestar el terrorismo», después de haber oído testimonios que hablan de lo que parece un «enorme campamento de internación que está rodeado de secreto», según publicó la agencia Reuters.

Pero, ¿quiénes son los uigures y por qué son motivo de polémica?

Una etnia musulmana

Los uigures son musulmanes y se ven a sí mismos como una etnia y cultura más cercana a las naciones de Asia Central que a China.

Viven fundamentalmente en Sinkiang, que oficialmente se denomina Región Autónoma Uigur de Sinkiang, una región autónoma de China como lo es Tíbet en el sur.

Mezquita

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los uigures son una etnia de religión musulmana.

También hay una considerable presencia uigur en los países de Asia Central limítrofes con dicha región, sobre todo en Kazajistán y Kirguizistán, además de en Uzbekistán.

Durante siglos, la economía de Sinkiang ha girado en torno a la agricultura y el comercio. Pueblos de la región, como Kashgar, se llegaron a erigir como núcleos comerciales en la famosa Ruta de la Seda.

Y a inicios del siglo XX, los uigures declararon una independencia que resultó ser efímera, ya que el área quedó bajo el completo control de la China comunista en 1949.

En ese entonces comenzó un éxodo que no se ha detenido: el Congreso Mundial Uigur con sede en Múnich (Alemania) -que representa al exilio de esta etnia y se opone al gobierno chino en Sinkiang- sostiene que en el mundo hay 20 millones de uigures, con importantes comunidades también en Estados Unidos, Suecia, Alemania y Turquía.

¿Cuáles son sus penurias?

La llegada masiva de chinos de la etnia han (la mayoritaria en todo el país) a Sinkiang ha provocado que los uigures pasen a ser una minoría en su propia región, conformando un 45% de la población total.

Y, según activistas, las políticas de Pekín también han reducido las actividades religiosas, culturales y comerciales de los uigures.

Rebiya Kadeer

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Rebiya Kadeer es una líder uigur exiliada en Estados Unidos.

Los uigures acusan además a las autoridades centrales de haber intensificado la persecución a esta etnia, primero, después de las protestas que hubo en Sinkiang en los años 90 y, luego una vez más, antes de los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008.

De hecho, muchos uigures influyentes han sido encarcelados o han tenido que buscar asilo en el extranjero tras ser acusados de terrorismo durante la última década.

Y los reportes de un repunte de esas detenciones se han multiplicado en los últimos meses.

Según muchos activistas, Pekín exagera la amenaza que suponen los uigures separatistas para poder justificar la represión que ejerce en esta zona.

¿De qué los acusa China?

El gobierno central asegura que los militantes uigures están promoviendo una campaña violenta en pos de un Estado independiente a través de conspiraciones para poner bombas, realizar sabotajes y provocando agitación social.

Desde los ataques a las Torre Gemelas en 2001 en Estados Unidos, China presenta a los uigures separatistas como ayudantes de al-Qaeda y afirma que recibieron entrenamiento en Afganistán, aunque no ha habido muchos elementos que lo prueben.

Ciudad en Sinkiang

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Algunos pueblos uigures se erigieron como núcleos comerciales en la Ruta de la Seda.

Y a inicios de mes un editorial del periódico estatal Global Times defendió las estrictas medidas de seguridad aplicadas por Pekín en Sinkiang asegurando que estas habían evitado que la región se convirtiera en «la Siria de China» o «la Libia de China».

«El cambio radical en la situación de seguridad de Sinkiang evitó una gran tragedia y salvó incontables vidas», afirmó la publicación.

¿Cuál es la situación actual en Sinkiang?

La región ha recibido grandes inversiones para ejecutar proyectos industriales y energéticos que Pekín presenta como avances.

Pero muchos uigures se quejan de que la etnia han les quita trabajo y de que sus tierras de cultivo han sido confiscadas para ser reurbanizadas.

Uigures en el campo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. La economía de la región gira desde hace siglos en torno a la agricultura y el comercio.

Las actividades de los periodistas locales y extranjeros son vigiladas de cerca por el Estado y existen pocas fuentes de información independientes en la región.

Sin embargo, hay ataques ocasionales a objetivos chinos que sugieren que el separatismo uigur todavía es una fuerza potente y potencialmente violenta.

Imagen de portada: GETTY IMAGES. La etnia uigur vive desde hace siglos en el noroeste de China.

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Agosto 2018

Naciones Unidas/Islamismo/China/Derechos Humanos

 

Los archivos secretos que revelan el sistema represivo de los «campos de reeducación» de uigures en China. Parte 2/2

El Dr. Zenz los compartió entonces con la BBC, y aunque pudimos contactar directamente con la fuente, esta no quiso revelar nada sobre su identidad o paradero.

Ninguno de los documentos hackeados está fechado más allá de finales de 2018, posiblemente como resultado de una directiva emitida a principios de 2019 que endurece las normas de cifrado en Xinjiang. Eso puede haber colocado cualquier archivo posterior fuera del alcance del hacker.

El Dr. Zenz ha escrito un artículo revisado por pares sobre los archivos policiales de Xinjiang para el Journal of the European Association for Chinese Studies y ha puesto en línea todas las imágenes de detenidos y algunas de las otras pruebas.

«El material no está censurado, es crudo, no está elaborado, es diverso. Lo tenemos todo», dijo a la BBC.

«Tenemos documentos confidenciales. Tenemos transcripciones de discursos en los que los líderes hablan libremente de lo que realmente piensan. Tenemos hojas de cálculo. Tenemos imágenes. Es algo completamente inédito y hace saltar por los aires el barniz propagandístico chino».

Francotiradores y ametralladoras

Los Archivos de la Policía de Xinjiang contienen otro conjunto de documentos que va más allá de las fotografías de los detenidos al exponer la naturaleza carcelaria de los campos de reeducación, pese a que China insiste en que son «escuelas de formación profesional».

Un conjunto de protocolos policiales internos describe el uso rutinario de agentes armados en todas las áreas de los campos, la colocación de ametralladoras y rifles de francotiradores en las torres de vigilancia y la existencia de una política de disparar a matar para quienes intentan escapar.

Los ojos vendados, las esposas y los grilletes son obligatorios para cualquier «estudiante» que sea trasladado entre instalaciones o incluso al hospital.

Un detenido rodeado por policías y militares armados, quienes le apuntan apuntan con sus armas.

Durante décadas, Xinjiang ha vivido un ciclo de separatismo latente, violencia esporádica y un control gubernamental cada vez más estricto.

Pero en 2013 y 2014, dos atentados mortales contra peatones y transeúntes en Pekín y en la ciudad sureña de Kunming, atribuidos por el gobierno a separatistas uigures e islamistas radicales, provocaron un cambio radical en la política del gobierno chino.

El Estado comenzó a ver la propia cultura uigur como el problema y, en pocos años, empezaron a aparecer en las fotos de satélite cientos de gigantescos campos de reeducación a los que se enviaba a los uigures sin juicio previo.

Tekes

El sistema penitenciario formal de Xinjiang también se ha ampliado masivamente como otro método de control de la identidad uigur, especialmente ante las crecientes críticas internacionales por la falta de procesos legales en los campos.

En este conjunto de 452 hojas de cálculo se expone con crudeza este doble enfoque, con los nombres, direcciones y números de identificación de más de un cuarto de millón de uigures, mostrando quiénes han sido detenidos, en qué tipo de instalaciones y por qué.

Pintan un cuadro de internamiento implacable tanto en los campos como en las cárceles, con filas y filas que documentan el prejuicioso espionaje de los funcionarios chinos enviados a lo más profundo de la sociedad uigur -respaldados con herramientas de vigilancia de grandes datos- para detener arbitrariamente a su antojo.

Hay innumerables ejemplos de personas que han sido castigadas por «delitos» que tuvieron lugar hace años o incluso décadas: un hombre fue encarcelado durante 10 años en 2017 por haber «estudiado las escrituras islámicas con su abuela» durante unos días en 2010.

Se demuestra que cientos de personas han sido objeto de ataques por el uso de sus teléfonos móviles, sobre todo por escuchar «conferencias religiosas ilegales», o por tener instaladas aplicaciones encriptadas.

Otros son castigados con hasta una década de prisión por no usar lo suficiente sus dispositivos, con bastante más de un centenar de casos de «teléfonos que se han quedado sin saldo» como señal de que el usuario está tratando de evadir la constante vigilancia digital.

Las hojas de cálculo muestran cómo se investigan las vidas en busca del más mínimo pretexto, que se convierte en la más amplia de las acusaciones -«buscar pelea» o «alterar el orden social»- y luego se castigan como graves actos de terrorismo. 7 años, 10 años, 25 años… las columnas de sentencias se extienden una y otra vez.

Si el cargo de terrorismo se aplica con justicia, es imposible discernirlo entre un mar de datos que apuntan al internamiento de un pueblo no por lo que ha hecho, sino por lo que es.

En la hoja de cálculo de Tursun Kadir se enumeran algunas prédicas y estudios de las escrituras islámicas que se remontan a la década de 1980 y, en años más recientes, el delito de «dejarse la barba bajo la influencia del extremismo religioso».

Por ello, este hombre de 58 años fue condenado a 16 años y 11 meses de cárcel. Las fotografías del archivo lo muestran antes y después de que el Estado chino determinara que su expresión de la identidad uigur era ilegal.

Tursun Kadir

Tursun Kadir fue encarcelado por «dejarse la barba bajo la influencia del extremismo religioso».

Incluso para aquellos que no están en un campo o una prisión, los Archivos Policiales de Xinjiang revelan el agotador impacto de estos altos niveles de escrutinio y vigilancia.

Las imágenes muestran que los uigures que aún vivían en sus casas fueron citados en gran número para ser fotografiados, y las marcas de tiempo de las imágenes asociadas muestran a comunidades enteras -desde ancianos hasta familias con niños pequeños- citadas en las comisarías a cualquier hora, incluso en mitad de la noche.

Un sistema de denominación de archivos similar al utilizado para las fotos tomadas en los campos y prisiones sugiere un posible propósito común: una enorme base de datos de reconocimiento facial que China estaba construyendo en ese momento.

Es difícil saber si sus rostros delatan el conocimiento de los campos, en los que ya estaban desapareciendo miles de personas, pero las hojas de cálculo que las acompañan dejan muy claro el peligro.

Cinco meses después de que se tomaran sus fotos policiales en 2018, los esposos Tursun Memetimin y Ashigul Turghun fueron enviados a un centro de detención tras ser acusados de haber «escuchado una grabación de una conferencia ilegal» en el teléfono móvil de otra persona seis años antes.

Tursun Memetimin y Ashigul Turghun

Los esposos Tursun Memetimin y Ashigul Turghun fueron detenidos en 2018.

Ruzigul Turghun y Ayshem Turghun

Las hijas de la pareja: Ruzigul Turghun, de 10 años, y Ayshem Turghun, de seis.

Las fotografías de dos de sus tres hijas también figuran en los archivos pirateados: Ruzigul Turghun, quien tenía 10 años en el momento de la desaparición de sus padres, y Ayshem Turghun, quien tenía seis.

Las hojas de cálculo ofrecen pocos detalles sobre el destino de estos niños cuyos padres han sido detenidos.

Es probable que un número significativo de ellos haya sido puesto al cuidado permanente y a largo plazo de un sistema de internados estatales construidos en todo Xinjiang al mismo tiempo que los campos.

De hecho, el pelo afeitado que se ve en muchas de las imágenes de los niños es una señal, según han dicho los uigures en el extranjero a la BBC, de que a muchos se les obliga a asistir a esas escuelas al menos durante los días laborables, aunque sigan bajo el cuidado de uno o ambos padres.

Las fotografías dan un rostro humano a una política diseñada para atacar deliberadamente a las familias uigures como depósito de identidad y cultura para -en palabras de China- «romper sus raíces, romper su linaje, romper sus conexiones, romper sus orígenes».

Imagen de detenidos

Esta imagen compuesta contiene 2.884 fotografías de detenidos.

Además de exponer el funcionamiento interno del sistema de encarcelamiento chino con más claridad que nunca, los Archivos Policiales de Xinjiang proporcionan nuevas pistas sobre su magnitud.

La mayoría de las hojas de cálculo se refieren a un condado del sur de Xinjiang, conocido como Konasheher en uigur, o Shufu en chino.

Un análisis de los datos realizado por el Dr. Zenz muestra que, solo en este condado, un total de 22.762 residentes -más del 12% de la población adulta- estuvieron en un campo o en una prisión en los años 2017 y 2018.

Si se aplica al conjunto de Xinjiang, esa cifra supondría la detención de más de 1,2 millones de adultos uigures y de otras minorías túrquicas, lo que entra dentro del amplio abanico de estimaciones realizadas por los expertos en Xinjiang, que China siempre ha desestimado.

Shufu

En colaboración con un consorcio de 14 organizaciones de medios de comunicación de 11 países, la BBC ha podido autentificar elementos significativos de los Archivos Policiales de Xinjiang.

Se pidió a los uigures que viven en Europa y Estados Unidos los nombres y números de identificación de sus familiares desaparecidos en Xinjiang. Se descubrieron múltiples coincidencias en los datos de la hoja de cálculo, lo que proporcionó pruebas firmes de que la información contiene personas reales.

La BBC también pidió al profesor Hany Farid, experto en imagen forense de la Universidad de California, en Berkeley, que examinara un subconjunto de fotografías de detenidos uigures.

No encontró ningún indicio de que las imágenes hubieran sido fabricadas, sin ninguno de los habituales signos reveladores que se encuentran en las «falsificaciones profundas» sintetizadas por ordenador, ni ningún otro indicio de manipulación digital maliciosa.

Imágenes con fallas

Algunas imágenes tienen fallos en los bordes.

Un extraño efecto visible en los bordes de algunas de las imágenes -como si hubieran sido copiadas y luego giradas ligeramente- puede explicarse de una manera que también da peso a la idea de que forman parte de la enorme red de vigilancia de China en Xinjiang.

El profesor Farid cree que los fallos son probablemente el resultado de un proceso de estandarización comúnmente utilizado para las bases de datos de reconocimiento facial, en el que cualquier retrato que esté ligeramente desplazado se gira automáticamente para alinear los ojos con la horizontal.

«Se trata, por supuesto, de una manipulación completamente inocua», concluye en un informe escrito para la BBC.

Se puede realizar una autentificación adicional ordenando las imágenes según las marcas de tiempo que las acompañan y observando después los detalles comunes visibles en el fondo, que demuestran que han sido tomadas en tiempo real y en lugares reales.

«Desradicalización»

Tras dirigirse al gobierno chino para que comentara sobre los datos hackeados, con preguntas detalladas sobre las pruebas que contienen, el consorcio de medios de comunicación recibió una respuesta por escrito de la embajada china en Washington DC.

«Las cuestiones relacionadas con Xinjiang tienen que ver esencialmente con la lucha contra el terrorismo violento, la radicalización y el separatismo, y no con los derechos humanos o la religión», decía el comunicado, añadiendo que las autoridades chinas habían tomado «una serie de medidas decisivas, sólidas y eficaces de desradicalización».

«La región goza ahora de estabilidad social y armonía, así como de desarrollo económico», proseguía el comunicado, afirmando que estas cosas ofrecen «la respuesta más poderosa a todo tipo de mentiras y desinformación sobre Xinjiang».

Pero no hubo respuesta a ninguna de las pruebas específicas de estos documentos.

Los archivos de la policía de Xinjiang contienen otro conjunto de fotografías únicas que ponen aún más de relieve los niveles extremos de control físico a los que se somete a los uigures en el intento de rediseñar su identidad por la fuerza.

Muestran lo que parecen ser simulacros para someter a los reclusos -con métodos similares a los descritos en los documentos policiales de los campos-, pero esta vez en un centro de detención.

Detenidos

Los detenidos parecen ser sometidos a sesiones de adoctrinamiento.

Las imágenes por satélite de la disposición exterior de este conocido centro de detención en la ciudad de Tekes coinciden perfectamente con algunas de las fotografías, lo que deja claro que las imágenes son auténticas y da más credibilidad al conjunto de datos.

Los archivos hackeados contienen una serie de discursos de altos funcionarios del Partido Comunista Chino que permiten conocer la mentalidad que hay detrás de las políticas, así como algunas de las pruebas más claras hasta ahora de dónde reside la responsabilidad en última instancia.

En un discurso que lleva el sello de «clasificado», Zhao Kezhi, ministro de Seguridad Pública de China, en una visita a Xinjiang en junio de 2018, sugiere que al menos dos millones de personas están infectadas con el «pensamiento extremista» solo en el sur de Xinjiang.

Salpicado de referencias al presidente Xi Jinping, el discurso colma de elogios al líder chino por sus «importantes instrucciones» para la construcción de nuevas instalaciones y un aumento de la financiación de las prisiones para hacer frente a la afluencia de detenidos necesaria para alcanzar ese objetivo de dos millones.

Y si el internamiento masivo de los uigures de Xinjiang y otras minorías túrquicas se deriva realmente de las órdenes dadas por el líder chino, también hay indicios sobre el tipo de calendario que tiene en mente.

El conjunto de documentos contiene otro discurso secreto, pronunciado en 2017 por Chen Quanguo, hasta hace poco secretario del Partido Comunista de línea dura en Xinjiang.

«Para algunos, incluso cinco años de reeducación pueden no ser suficientes», dice a su audiencia de altos cuadros militares y policiales, una aparente admisión de que mientras cualquier uigur siga sintiendo una lealtad a su identidad o a su fe al menos tan fuerte como al Partido, no hay final a la vista.

«Una vez que se les deje salir, los problemas volverán a aparecer, esa es la realidad en Xinjiang», afirma.

Este reportaje ha sido redactado, producido, editado e investigado íntegramente en Bruselas, Londres, Nueva York y Suecia por el personal europeo, británico y estadounidense de la BBC.

Imagen de portada: Gentileza de BBC News

FUENTE RESPONSABLE: BBC News; por John Sudworth. Mayo 2022

Naciones Unidas/Islamismo/China/Derechos Humanos

Los archivos secretos que revelan el sistema represivo de los «campos de reeducación» de uigures en China. Parte 1/2

Miles de fotografías e información confidencial filtrados del sistema de encarcelamiento masivo altamente secreto de China en Xinjiang, así como de la política de disparar a matar a los que intentan escapar, se encuentran entre una enorme cantidad de datos hackeados de los servidores informáticos de la policía de la región.

Los denominados Archivos Policiales de Xinjiang llegaron a la BBC a principios de este año. Tras un esfuerzo de meses para investigarlos y autentificarlos, se puede demostrar que ofrecen nuevos e importantes datos sobre el internamiento de los uigures y otras minorías túrquicas de la región.

Su publicación coincide con la reciente llegada a China de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, para realizar una controvertida gira de investigación por la región occidental de Xinjiang. Algunos temen que su itinerario esté bajo el estricto control del gobierno chino.

La información filtrada revela, con un detalle sin precedentes, el uso por parte de China de los campos de «reeducación» y de las prisiones formales como dos sistemas distintos pero relacionados de detención masiva de uigures, y cuestiona seriamente su bien elaborada narrativa pública sobre ambos.

La afirmación del gobierno chino de que los campos de reeducación construidos por todo Xinjiang desde 2017 no son más que «escuelas» se contradice con las instrucciones internas de la policía, las listas de guardias y las imágenes nunca vistas antes de los detenidos.

La imputación generalizada de cargos de terrorismo, bajo la cual otras miles de personas han sido llevadas a prisiones formales, queda expuesta como un pretexto para un método paralelo de internamiento, con hojas de cálculo policiales llenas de sentencias arbitrarias y draconianas.

Hawagul Tewekkul

Hawagul Tewekkul, de 50 años, fue detenida para su reeducación en octubre de 2017. No se indica el motivo.

Los documentos proporcionan algunas de las pruebas más sólidas hasta la fecha de una política dirigida en contra de casi cualquier expresión de la identidad uigur, la cultura o la fe islámica, y de una cadena de mando que llega hasta el líder chino Xi Jinping.

«Estudiantes»

Los archivos hackeados contienen más de 5.000 fotografías policiales de uigures tomadas entre enero y julio de 2018.

Utilizando otros datos adjuntos, se puede demostrar que al menos 2.884 de ellos han sido detenidos.

Y en el caso de los que figuran en un campo de reeducación, hay indicios de que no son los «estudiantes» voluntarios que China lleva tiempo diciendo que son.

Detenido

Un detenido rodeado por policías con porras.

Ilham Ismayil, de 30 años, fue detenido para su reeducación en febrero de 2018. No se indica el motivo.

Algunas de las fotos del campo de reeducación muestran a los guardias de pie, armados con porras.Sin embargo, las afirmaciones de coacción han sido negadas sistemáticamente por los más altos funcionarios de China.»La verdad es que los centros de educación y formación en Xinjiang son escuelas que ayudan a la gente a liberarse del extremismo», dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, en 2019.

Muchos han sido detenidos solo por llevar signos personales y ordinarios de su fe islámica o por visitar países con población mayoritariamente musulmana.

Tajigul Tahir

Tajigul Tahir, de 60 años, fue detenida para su reeducación en octubre de 2017. Fue acusada de «predicar de forma ilegal».

Con la amenaza de la fuerza física de nuevo visible en el fondo, la foto de Tajigul Tahir pone de manifiesto el uso generalizado de la «culpabilidad por asociación».Los documentos describen a su hijo como alguien con «fuertes inclinaciones religiosas» porque no bebe alcohol ni fuma. Por ello, fue encarcelado durante 10 años por cargos de terrorismo.Pero ella aparece en una lista de «familiares de los detenidos», entre las miles de personas bajo sospecha por los «delitos» de sus familiares.

Las fotos proporcionan un registro visual único del modo en que franjas enteras de la sociedad uigur han sido arrastradas -tanto en los campos como en las prisiones- persona por persona.

Rahile Omer

La más joven, Rahile Omer, sólo tenía 15 años en el momento de su detención.

Anihan Hamit

La mayor, Anihan Hamit, tenía 73 años en el momento de su detención.

Los Archivos Policiales de Xinjiang -título que está utilizando un consorcio de periodistas internacionales del que forma parte la BBC- contienen decenas de miles de imágenes y documentos.

Incluyen discursos clasificados de altos funcionarios; manuales internos de la policía e información sobre el personal; los detalles del internamiento de más de 20.000 uigures; y fotografías de lugares altamente sensibles.

Centro de detención

Una imagen del interior de un centro de detención, raramente vista, que parece mostrar a uigures siendo «reeducados».

La fuente de los archivos afirma haberlos pirateado, descargado y descifrado de varios servidores informáticos de la policía de Xinjiang, antes de pasarlos al doctor Adrian Zenz, un académico de la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo, con sede en Estados Unidos, quien ha sido sancionado por el gobierno chino por sus influyentes investigaciones sobre Xinjiang.

Imagen de portada: Gentileza de BBC News

FUENTE RESPONSABLE: BBC News; por John Sudworth. Mayo 2022

Naciones Unidas/Islamismo/China/Derechos Humanos

Investigación BBC: la misteriosa desaparición de Sophia Huang Xueqin, la mujer que impulsó el #MeToo de China.

Si es de tu interés profundizar en esta entrada, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La misteriosa desaparición de la joven que impulsó el #MeToo en China

El 19 de septiembre de 2021, Sophia Huang Xueqin y el defensor de los derechos laborales Wang Jianbing «desaparecieron» mientras se dirigían al aeropuerto de la ciudad de Cantón, en el sur de China.

Huang estaba a punto de tomar un vuelo a Reino Unido tras obtener una beca Chevening financiada por el gobierno británico para realizar estudios de género en la Universidad de Sussex, en el sureste de Inglaterra.

Los reportajes y campañas de la periodista ayudaron a impulsar el movimiento #MeToo de China en 2018, por lo que es considerada una de las principales defensoras de los derechos de las mujeres en ese país.

Ahora, tras más de siete meses de detención, se espera que tanto ella como Wang enfrenten un juicio por cargos de «incitación a la subversión del Estado», una acusación grave que podría conducir a años de prisión.

La BBC investigó cómo en China se ha llevado una campaña de desinformación en contra de ella. Y también, el porqué del silencio en Reino Unido adonde ella debía llegar aquel septiembre.

SHY GUYS STUDIOS. Huang y Wang están detenidos desde septiembre.

Impulsora del #MeToo de China

En el caso de Huang, su propia experiencia de agresión sexual la llevó a realizar una encuesta histórica en 2017 que reveló que más del 80% de las mujeres periodistas en China habían sufrido acoso sexual, pero permanecieron en silencio.

También informó sobre los casos de #MeToo más destacados del país y ganó un premio el año pasado por su perfil sobre la activista feminista Li Qiaochu.

Huang una pancarta de #MeToo

FUENTE DE LA IMAGEN – SCMP. Huang se basó en su propia experiencia para poner en marcha el movimiento #MeToo en China.

Ahora, se encuentra entre las decenas de miles de activistas -muchas de ellas defensoras de los derechos de las mujeres- que «desaparecieron» en China después de trabajar por los derechos humanos en los últimos años.

Ya había estado detenida durante tres meses en China tras escribir una publicación en un blog sobre las protestas a favor de la democracia en Hong Kong en 2019.

Diana Fu, profesora asociada de ciencias políticas en la Universidad de Toronto (Canadá), le dijo a la BBC que el caso de Huang es «emblemático» porque ilustra los desafíos que enfrentan los activistas en China debido al empeoramiento de la represión del gobierno de Pekín contra la sociedad civil.

«El gobierno percibe el movimiento #MeToo como parte del movimiento transnacional que aboga por los valores democráticos liberales», dijo Fu. «Ve este tipo de activismo, no solo como una amenaza de movilización, sino también como una amenaza ideológica».

«Es un fenómeno aterrador»

Muchos activistas como Huang y Wang, que defienden los derechos de género y otras causas de justicia social, han sido acusados de ser agentes de fuerzas occidentales hostiles y son atacados en internet por troles nacionalistas.

Captura de pantalla de publicaciones abusivas en las redes sociales contra Huang

FUENTE DE LA IMAGEN – SHY GUYS STUDIOS. Huang ha sido blanco de troles en internet.

«En la internet de China es difícil diferenciar entre un comentarista al servicio del Estado y un usuario común», dijo a la BBC Liu Lipeng, quien trabajó como censor de la plataforma china de redes sociales Sina Weibo, la más popular del país, y ahora reside en Estados Unidos.

Liu ayudó a eliminar contenido «sensible» en la plataforma entre 2011 y 2013, revisando hasta 60.000 publicaciones diarias.

En el caso de Huang, dice que las autoridades chinas se han embarcado en una campaña de desinformación en su contra.

«Huang es una reportera muy famosa. Si quieren borrar todo de su pasado, es una tarea bien difícil», dijo Liu. «[En lugar de eso], usaron comentarios difamatorios para influir negativamente en la percepción que la gente tenía de ella. Es un fenómeno aterrador».

Liu Lipeng

FUENTE DE LA IMAGEN – BRIAN INOCENCIO. Liu Lipen dice que es «aterrador» lo que le están haciendo a Huang.

Weibo no respondió a la solicitud de comentarios de la BBC.

La embajada china en Reino Unido le dijo a la BBC que China está «comprometida con la defensa de la equidad social y la justicia» y que «se opone firmemente a cualquiera que difunda desinformación y difame a China con el pretexto de proteger los derechos humanos y las libertades».

Mientras los casos de Huang y Wang se entregan a los fiscales en China, Kris y otros simpatizantes en el extranjero planean continuar creando conciencia sobre su difícil situación.

«Estar dentro o fuera de China es como estar dentro o fuera de un muro. Pero estar fuera no significa que uno sea libre», dijo Kris.

«Solo cuando ellos sean libres, todos podremos ser verdaderamente libres».

«No van a silenciarnos»

En los últimos meses, simpatizantes de los activistas chinos han realizado protestas solidarias en Londres, Taipéi (Taiwán) y Hong Kong, lanzando una campaña bajo el hashtag #FreeXueBing e instando a la gente a enviar postales al centro de detención de Cantón para pedir su liberación.

En Reino Unido, los partidarios también piden a las instituciones británicas que adopten una postura más firme en el caso de Huang.

«Estamos haciendo esto para demostrar que no vamos a ser silenciados», dijo un simpatizante chino en Londres que pidió permanecer en el anonimato por motivos de seguridad.

«Instamos a la universidad, a Chevening y al gobierno británico a tomar más medidas».

Los defensores de los activistas acusan a la universidad y al programa de becas Chevening de no hablar por temor a enemistarse con el gobierno chino.

Los estudiantes provenientes de China representan aproximadamente el 20% de las matrículas internacionales en la Universidad de Sussex, y sus tasas de matrícula -junto con las colaboraciones con instituciones chinas- proporcionan un importante flujo de ingresos.

Defensores de los activistas con máscaras de Huang frente a la estación de Taipéi

FUENTE DE LA IMAGEN – MICHAEL SAUL GARBER. Los defensores de los activistas han realizado protestas en todo el mundo.

Un asunto delicado

Cuando se informó por primera vez de la desaparición de Huang, la Universidad de Sussex y Chevening emitieron la siguiente declaración: «Estamos preocupados por la seguridad y el paradero de nuestra estudiante.

Nuestro personal está en contacto con Chevening para buscar más detalles».

Pero desde entonces ninguno de los dos organismos hizo más declaraciones públicas.

En un email interno, filtrado luego a la BBC, se advirtió a los estudiantes y al personal que no discutieran la situación de Sophia.

La universidad dijo que se trataba de un asunto delicado y que las solicitudes de los medios deberían ser atendidas por la oficina de prensa, citando preocupaciones sobre la protección de datos.

Kris, una feminista china en Reino Unido y amiga de Huang que habló con la BBC bajo un seudónimo por temor a represalias del Estado chino, dijo que se sintió indignada al saber que la universidad había «censurado» el caso.

«[La universidad] afirma nutrir a futuras activistas y líderes del feminismo, pero luego instruye a los estudiantes que no discutan este asunto», dijo Kris. «Es la situación igual a como sería en China».

En respuesta a la BBC, un vocero de la universidad dijo que la institución «sigue profundamente preocupada por la seguridad y el paradero de su posible estudiante» y ha estado en «contacto regular» con Chevening y con la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo (FCDO), un departamento del gobierno del Reino Unido.

Esa persona también dijo que la universidad siguió el consejo de la FCDO, que aseguró a la BBC que estaba «siguiendo el asunto de cerca».

Huang sosteniendo un cartel que dice "No puedo mantener la calma, me eligieron para Chevening"

FUENTE DE LA IMAGEN – SOPHIA HUANG XUEQIN. Huang había compartido su entusiasmo en las redes sociales al ganar una prestigiosa beca.

En diciembre, más de 100 académicos de Chevening (becados actualmente y en años anteriores) firmaron una carta solicitando al equipo de Chevening que pidiera la liberación de los dos activistas y que la FCDO iniciara un diálogo con el gobierno chino sobre sus casos.

Miembros de la Unión de Universidades y Colegios del Reino Unido también emitieron una declaración en defensa de Huang y Wang.

Chevening no respondió a las solicitudes de comentarios de la BBC.

Lijia Zhang, una escritora feminista china en Londres, dijo a la BBC que está «decepcionada» por el relativo silencio de la comunidad internacional en torno al caso de Huang, en contraste con el de Peng Shuai, una estrella del tenis que acusó a un exfuncionario de alto rango del Partido Comunista Chino de agresión sexual.

Peng Shuai

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El caso de Peng Shuai acaparó una amplia cobertura mediática mundial – a diferencia del de Huang.

La desaparición de Peng fue ampliamente cubierta por los medios internacionales, lo que llevó a muchas celebridades del tenis y a la Asociación de Tenis Femenino (WTA) a hablar en su nombre.

La WTA también suspendió los torneos en China por este caso.

«El caso de Sophia ha desatado una discusión global atrasada sobre el papel de las instituciones globales para proteger a los académicos chinos en riesgo de persecución», dijo a la BBC Joanna Chiu, autora del libro China Unbound y excorresponsal en Pekín.

«Como Huang recibió una beca financiada por el gobierno del Reino Unido para estudiar en la Universidad de Sussex, estas instituciones tienen la responsabilidad de abogar por su liberación», añadió.

Manifestante con un cartel de MeToo y usa una máscara con la cara de Huang

FUENTE DE LA IMAGEN – RICHIE FOWLER. Huang es una reportera prestigiosa en China

Imagen de portada: MICHAEL SAUL GARBER. Los defensores de los activistas han realizado protestas en todo el mundo.

FUENTE RESPONSABLE: BBC Eye Investigations, Servicio Mundial de la BBC. Por Jessie Lau. Mayo 2022

Sociedad y Cultura/Derechos de la Mujer/China/Derechos Humanos/Mujeres

 

 

«¿Sabes lo que les hacemos a las mujeres que acaban aquí? Las violamos y las matamos»: las denuncias de brutalidad en Myanmar tras el golpe de Estado.

Torturadas, acosadas sexualmente y amenazadas con violarlas mientras se encontraban bajo custodia policial.

Es lo que dicen los dramáticos relatos de mujeres de Myanmar obtenidos por la BBC.

Cinco mujeres que fueron detenidas por protestar contra el golpe militar de principios de este año aseguran que fueron abusadas y torturadas luego de su arresto.

Sus nombres han sido cambiados para proteger su seguridad.

Desde que el ejército de Myanmar tomó el poder en febrero, las protestas se han extendido por todo el país y las mujeres han desempeñado un papel protagónico en el movimiento de resistencia.

Los grupos defensores de derechos humanos dicen que aunque el ejército en Myanmar (también conocido como Birmania) ha utilizado tácticas de desapariciones forzadas, toma de rehenes y tortura en el pasado, la violencia ha aumentado desde el golpe.

Al 8 de diciembre, 1.318 civiles habían muerto durante la represión militar del movimiento a favor de la democracia, incluidas 93 mujeres, según la organización de derechos humanos sin fines de lucro Asociación de Asistencia a Prisioneros Políticos (AAPP).

Al menos ocho de esas mujeres murieron mientras estaban bajo custodia policial, cuatro de las cuales fueron torturadas hasta la muerte en un centro de interrogatorios.

Más de 10.200 personas han sido detenidas en total, entre ellas más de 2.000 mujeres.

Ilustración de saludos con tres dedos en Myanmar.

La activista por la democracia Ein Soe May estuvo encarcelada durante casi seis meses, de los cuales los primeros 10 días los pasó en uno de los famosos centros de interrogatorios de Myanmar, donde alega que fue agredida sexualmente y torturada.

Soe May le dijo a la BBC que una mañana, mientras hacía pancartas para protestar, fue arrestada y metida en la parte trasera de una camioneta.

«Ya era de noche cuando llegué [a un lugar no revelado]. Me vendaron los ojos y me obligaron a esquivar objetos imaginarios mientras me dirigía a la sala de interrogatorios, para que pudieran burlarse de mí», dijo Soe May.

Sus captores la interrogaron. Por cada respuesta que no les gustaba la golpeaban con una vara de bambú.

Soe May dijo que también la presionaron repetidamente para obtener detalles de su vida sexual.

Un interrogador la amenazó: «¿Sabes lo que les hacemos a las mujeres que acaban aquí? Las violamos y las matamos».

Luego fue agredida sexualmente con los ojos vendados.

«Me bajaron la blusa holgada que estaba usando y me tocaron mientras lo hacían, exponiendo mi cuerpo», dijo.

Ilustración de mujer con los ojos vendados y un revólver.

Más tarde le quitaron la venda de los ojos y vio que uno de los guardias sacaba todas las balas de su revólver menos una.

Cuando no les dio detalles de sus contactos, la obligaron a abrir la boca y «metieron dentro la pistola cargada», dijo.

Centros de detención improvisados

Según Manny Maung, investigador de Myanmar de Human Rights Watch (HRW), los centros de interrogatorio «pueden ser cualquier cosa, desde lugares de detención improvisados hasta una habitación en un cuartel o incluso un edificio público abandonado».

Esto fue corroborado por una abogada en Myanmar que habló con la BBC, pero pidió no ser identificado por su propia seguridad.

Ella representa a varias detenidas que también habían denunciado haber sido torturadas y agredidas sexualmente durante los interrogatorios, según dijo.

«Una de mis clientas fue identificada erróneamente, pero arrestada de todos modos. Cuando explicó que no era la persona que las autoridades creían, fue torturada con una barra de hierro que rotaron sobre sus espinillas repetidamente hasta que perdió el conocimiento», afirmó la abogada.

La mujer fue luego «enviada a otro centro de interrogatorios donde, según ella, un guardia le dijo que, si se acostaba con él, la liberaría», agregó.

La abogada describió el sistema legal en Myanmar como opaco, donde los abogados como ella a veces se sienten impotentes.

«Tratamos de impugnar [las detenciones e interrogatorios], pero nos dicen que los procesos son legales y que [los interrogadores] han recibido órdenes».

Si bien es imposible verificar el relato de Soe May, la BBC habló con otras detenidas que también dijeron que habían sido torturadas y agredidas sexualmente en centros de interrogatorio.

«Me obligaron a levantar el saludo de tres dedos [un símbolo de resistencia en Myanmar] durante más de una hora mientras un guardia me acariciaba el pelo para intimidarme», dijo un detenido.

Otra mujer, que fue llevada a un centro de interrogatorios en el municipio de Shwe Pyi Thar, dijo: «Sacaron a las chicas de la habitación; algunas regresaron con botones de la ropa desabrochados o faltantes».

«Noticias falsas»

La BBC le mostró el testimonio de Soe May al viceministro de Información de Myanmar, el general Zaw Min Tun, quien negó que los militares hubieran llevado a cabo torturas y lo calificó de «noticias falsas».

A principios de este año, el ejército transmitió una imagen de una detenida. La habían golpeado tanto en la cara que estaba irreconocible. La imagen se volvió viral.

Sigue en prisión y enfrenta cargos por armas.

Foto de antes y después de Soe May, una detenida mostrando su rostro maltratado.

La BBC le preguntó a Zaw Min Tun por qué los militares no ocultaron las heridas.

«Es algo que puede ocurrir durante los arrestos. Intentan escapar y tenemos que capturarlas», respondió.

Confinamiento solitario

El abuso no solo ocurre en sitios de interrogatorio secretos.

Una activista de unos 50 años, a la que llamamos Lin, le describió a la BBC cómo fue puesta en confinamiento solitario durante más de 40 días en la prisión de Insein en Rangún.

Lin no tenía nada en su celda excepto la ropa que llevaba, ni siquiera medicamentos que requería. Durante su detención se debilitó cada vez más.

«Me acostaba en la oscuridad y me preocupaba porque moriría», dijo.

«A veces escuché gritos y llantos desde celdas cercanas. No dejaba de pensar en quién estaba siendo golpeada».

Ilustración de mujer semi desnuda grabada por un guardia en una prisión en Myanmar.

Lin contó cómo un día, un oficial entró en su celda con varias guardias mujeres.

«Cuando estaban a punto de irse, me di cuenta de que el hombre me estaba grabando», dijo. Lo denunció pero asegura que es «inútil».

La investigadora de HRW Manny Maung, le dijo a la BBC que a menudo en las cárceles, unas 500 mujeres se apiñan en habitaciones que solo tienen espacio suficiente para máximo 100 detenidas. Deben turnarse para dormir porque no pueden acostarse todas al mismo tiempo.

También se les niega el saneamiento básico, lo que considera la negación de «un derecho fundamental».

Maung, que fue al centro de interrogatorios de Shwe Pyi Thar, también vivió esto en prisión.

«Las mujeres que acababan de llegar de los centros de interrogatorio tenían heridas que no habían cicatrizado, algunas estaban menstruando y solo se les permitió ducharse tras siete días de detención», dijo.

Soe May, que fue puesta en libertad tras una amnistía de más de 5.000 prisioneros en octubre, dijo que su activismo valía el temor a ser arrestada nuevamente.

«Entiendo que siempre existe la posibilidad de que me arresten de nuevo y muera, pero quiero hacer algo por mi país», expresó.

«Aunque no me siento segura, quiero seguir siendo parte de este movimiento».

¿Qué es 100 Mujeres?

BBC 100 Mujeres nombra a 100 mujeres influyentes e inspiradoras de todo el mundo cada año. Creamos documentales, reportajes y entrevistas sobre sus vidas, historias que ponen a las mujeres en el centro.

Ilustraciones de Davies Surya y Jilla Dastmalchi.

FUENTE RESPONSABLE: BBC Por Lara Owen y Ko Ko Aung. Diciembre 2021.

100 Mujeres/Birmania/Derechos Humanos/Mujeres

 

 

La importancia del no saber. Reflexiones en el día de la filosofía.

Por qué la UNESCO decidió en 2002 celebrar cada año el tercer jueves del mes de noviembre el día mundial de la filosofía? 

Parece que estaba convencida de que de ese modo la filosofía «ganaría reconocimiento», se «daría un fuerte impulso a la filosofía y, en particular, a la enseñanza de la filosofía en el mundo». 

¿Por qué en 2012 se concedió el premio príncipe de Asturias a Martha Nussbaum? Según el acta del jurado, «Martha C. Nussbaum, una de las voces más innovadoras e influyentes de la filosofía actual, sostiene una concepción universal de la dignidad humana y de los derechos de la mujer para superar los límites del relativismo cultural. 

Sus teorías se basan en el convencimiento de que quienes  entienden de distinta manera lo que es el bien pueden ponerse de acuerdo sobre principios éticos universales, aplicables allí donde se dé una situación de injusticia o discriminación. 

Martha C. Nussbaum defiende el papel de las humanidades en la educación como elemento imprescindible para la calidad de la democracia».

Y Emilio Lledó ¿por qué consiguió ese premio en 2015? 

En esta ocasión el jurado valoró que «Lledó concibe la Filosofía como meditación sobre el lenguaje y subraya la tendencia natural del ser humano hacia la comunicación. De este modo, hace suya la razón ilustrada a través de un diálogo que impulsa la convivencia en libertad y democracia».

Y al filósofo Amartya Sen este mismo año, ¿cómo es que le concedieron el premio princesa de Asturias? 

Leemos en el acta del jurado que «su enfoque de las capacidades de las personas se ha extendido al conjunto de las ciencias sociales. Toda su trayectoria intelectual ha contribuido de manera profunda y efectiva a promover la justicia, la libertad y la democracia. 

Su continuada y excelente labor ha influido de manera decisiva en los planes de desarrollo y en las políticas de las más relevantes instituciones mundiales».

Y entonces ¿por qué se elimina la asignatura de Ética del conjunto de materias obligatorias de la ESO, cuando se había llegado al acuerdo entre todos los partidos de que era tan necesaria, para introducir a cambio una materia de Educación en valores cívicos y éticos que puede ser impartida en cualquier curso de los cuatro que forman la ESO? 

El texto de la LOMLOE dice así: «En uno de los cursos de la etapa, todo el alumnado cursará la Educación en Valores cívicos y éticos, que prestará especial atención a la reflexión ética e incluirá contenidos referidos al conocimiento y respeto de los Derechos Humanos y de la Infancia, a los recogidos en la Constitución Española, a la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial, a la igualdad de mujeres y hombres y al valor del respeto a la diversidad, fomentando el espíritu crítico y la cultura de paz y no violencia». 

Más o menos se trataría de introducir en una hora lectiva semanal todos los objetivos generales de la ley y además llevarlos a una reflexión ética, como si el autor del texto hubiera diseñado una materia que fuera un resumen de todo el espíritu de la ley. 

Cualquier profesional de la enseñanza secundaria sabe que esto es inviable, no solo por la carencia de tiempo, sino porque el empeño en dictarle a la filosofía desde fuera cuáles tienen que ser los contenidos y los valores que enseñe es inútil. 

Por otra parte, ¿por qué desaparece una asignatura optativa llamada Filosofía, que gozaba de bastante aceptación entre el alumnado y que servía de introducción a la reflexión filosófica que habría de continuarse en el bachillerato?

Salta a la vista la incoherencia entre lo que se considera meritorio, loable, digno de reconocimiento en los foros internacionales y lo que creemos que hay que enseñar a nuestros alumnos. 

Y sin embargo lo más coherente sería que si algo nos parece bueno se lo diéramos a nuestros jóvenes. Pues de lo contrario nos encontraremos con el problema de cómo salvar esa distancia entre lo que una niña aprende en la enseñanza secundaria obligatoria, que termina en 4º de la ESO, y lo que esa misma niña creemos que debería apreciar cuando llegue a ser adulta. 

¿Por qué va a encontrar admirable algo que no entiende, que nunca se le ha enseñado, de lo que se le ha privado?

Los profesores de filosofía españoles sabemos que siempre que hay una ley nueva o una reforma tenemos que salir a la calle a defender nuestra materia. Estamos acostumbrados. 

Sea cual sea el gobierno que promueva esa ley o el motivo que se plantee, la filosofía queda de algún modo perjudicada. Y, sin embargo, año tras año aumenta lentamente el número de estudiantes que se decide por estos estudios en la universidad, o el número de personas que estudian filosofía como segunda carrera. Año tras año aumenta el número y la calidad de los trabajos que se presentan a la Olimpiada de Filosofía de Asturias y de España. 

¿Dónde queda entonces la pretendida adecuación entre la enseñanza y la demanda social?

En el último año de la enseñanza secundaria obligatoria las alumnas suelen tener 15 o 16 años, una edad perfecta para iniciarse en la reflexión filosófica. 

Y la forma más universal, más accesible y más necesaria para iniciarse en ella es la ética, la reflexión acerca de la acción, el bien y el mal, el deber, la felicidad, la justicia y otras ideas-problema que, sin abandonar su carácter problemático, han amueblado nuestra cultura desde sus comienzos. 

La filosofía y la ética enseñan a considerar todos estos conceptos como problemas, a aplicarles el escepticismo necesario para que una tenga que replantearse sus ideas, sus acciones, sus elecciones desde los fundamentos. Esto lo sabe cualquiera que ha leído en serio un libro de filosofía y es una experiencia que se repite cada vez que abrimos uno nuevo o que releemos uno que creíamos que ya habíamos entendido bien. 

También lo sabe quien se reúne con otras personas a discutir, como parece que hacía Sócrates en el ágora, y tiene que reconocer que aquello que creía saber en el fondo no lo sabe. 

La filosofía es un sano ejercicio de no saber absolutamente necesario para enfrentarse a cualquier tipo de conocimiento y de acción. 

¿Vamos a dejar que nuestra juventud termine su enseñanza obligatoria sin haberse dado este baño de incertidumbre? 

¿Sin que se entrene mínimamente en el examen de sí misma que según Sócrates hace a la vida digna de ser vivida? 

Es más: ¿con qué derecho vamos a permitir que solo aquellas que elijan los estudios universitarios tengan a su disposición una materia de filosofía que intente introducirlas en este laberinto? 

¿No supone esto un cierto elitismo, cuando los problemas de los que estamos hablando pertenecen a cada cual y también al conjunto de todos? 

¿Nos podemos permitir que los que opten por una vía profesional no se planteen las cuestiones éticas? ¿A qué nos conduciría todo esto?

Por otra parte, ¿es que solo algunas personas son dignas de la libertad de pensamiento? 

Porque la filosofía, más que crítica, consiste en ejercitar libremente el pensamiento, en librepensamiento. La filosofía consiste en cultivar la audacia de pensar por sí mismo, sin amos ni tutores. Esto hace que cualquiera que pretenda restarle importancia a la filosofía aparezca como sospechoso de querer erigirse en tutor utilizando precisamente la enseñanza como medio para entontecer a sus animales domésticos, como instrumento de control y encierro de la juventud, a la que, en lugar de a pensar por sí misma, hay que enseñarle a ocupar su puesto en la cadena, no ya productiva, sino de consumo-sumisión-emprendimiento.

Queda muy bonito hablar de filosofía en los ámbitos representativos mientras se la relega en las aulas o se la reserva solamente para algunos. 

Pero esta filosofía de titulares culturales es completamente inútil si no está apoyada por la humilde y callada tarea diaria de las aulas, en la que los sufridos profesores intentan sembrar en sus estudiantes el interés por los eternos problemas de la filosofía. 

La SAF, integrada en la Red Española de Filosofía, hace suyo el lema que estos días se está difundiendo por toda España: #ESO es Filosofía. 

Este día mundial de la filosofía nos pilla en plena defensa de la filosofía. Exigimos, simplemente un poco de coherencia. No hay cultura sin educación. 

El amor al saber, a la ciencia, a la justicia, que exigimos en todo el mundo y de los que no podemos prescindir no se improvisan ni se pueden adquirir de otra manera que en la lenta tarea de lectura, argumentación, discusión y confrontación de ideas en los que los profesores de filosofía entrenan a sus alumnos. Tenemos que defender la filosofía; sencillamente, no podemos permitirnos prescindir de ella.

Soledad G. Ferrer es presidenta de la Sociedad Asturiana de Filosofía.

Imagen de portada: Gentileza de Clase de Filosofía en un IES Sandra Alonso

FUENTE RESPONSABLE: La Voz de Asturias. Por Soledad G. Ferrer. Noviembre 2021

Filosofía/Su razón de ser/Premio Principe de Asturias/

Unesco /Derechos Humanos

Corea del Norte: la brutal nueva ley que castiga con dureza a quienes vean series extranjeras (y a sus familiares o jefes).

Aunque es ilegal, muchos en Corea del Norte miran programas extranjeros.

Corea del Norte introdujo recientemente una nueva ley que busca erradicar cualquier tipo de influencia extranjera, castigando severamente a cualquiera que sea sorprendido con películas, ropa o incluso usando jerga extranjera. 

¿Pero por qué?

Yoon Mi-so cuenta que tenía 11 años cuando vio por primera vez la ejecución de un hombre que había sido sorprendido con una película surcoreana.

Todo su vecindario fue obligado a mirar la ejecución.

«Si no lo hacías, era considerado traición», le dice a la BBC desde su casa en Seúl.

Los guardias norcoreanos querían asegurarse de que todos supieran que la pena por el contrabando de videos ilícitos era la muerte.

«Tengo un recuerdo muy fuerte del hombre que tenía los ojos vendados. Todavía puedo ver sus lágrimas. Fue traumático para mí. La venda estaba completamente empapada por su llanto».

«Lo pusieron en una estaca, lo ataron y luego le dispararon».

«Una guerra sin armas»

Imagínate estar en un estado constante de aislamiento sin Internet, sin redes sociales y solo con unos pocos canales de televisión controlados por el estado, diseñados para decirte lo que los líderes del país quieren que escuches: así es la vida en Corea del Norte.

Kim Jong-Un

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Kim Jong-Un considera al habla extranjera, y ciertos peinados y ropa como «venenos peligrosos».

Y ahora su líder, Kim Jong-Un ha apretado los tornillos aún más, introduciendo una nueva y drástica ley contra lo que el régimen describe como «pensamiento reaccionario».

Cualquiera que sea sorprendido con una gran cantidad de medios de comunicación de Corea del Sur, Estados Unidos o Japón enfrenta ahora la pena de muerte. Aquellos encontrados mirando pueden ser enviados a un campo de prisioneros durante 15 años.

Y no se trata solo de lo que ve la gente.

Recientemente, Kim escribió una carta en medios estatales pidiendo a la Liga Juvenil del país que tome medidas enérgicas contra el «comportamiento desagradable, individualista y antisocialista» entre los jóvenes.

Él dice que busca acabar con el habla extranjera, los peinados y la ropa que describe como «venenos peligrosos».

El Daily NK, una publicación online en Seúl con fuentes en Corea del Norte, informó que tres adolescentes habían sido enviados a un campamento de reeducación por cortarse el pelo como ídolos del K-pop y usar los pantalones por encima de los tobillos. La BBC no pudo verificar esta información.

Hambre

Todo esto se debe a que Kim está en una guerra que no involucran armas nucleares ni misiles.

Analistas dicen que está tratando de evitar que la información externa llegue a la gente de Corea del Norte en momentos en que la vida en el país se está tornando cada vez más difícil.

Pandemia en Corea del Norte

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El aislamiento tras la pandemia golpeó duramente a la ya en crisis economía norcoreana.

Se cree que millones de personas están pasando hambre. Kim quiere asegurarse de que sigan siendo alimentados con la propaganda cuidadosamente elaborada del Estado, en lugar de vislumbrar la vida según las ostentosas series de televisión dramáticas que se desarrollan al sur de la frontera en Seúl, una de las ciudades más ricas de Asia.

El país ha estado más aislado del mundo exterior que nunca después de que sellara su frontera el año pasado en respuesta a la pandemia.

Los suministros vitales y el comercio de la vecina China quedaron casi completamente paralizados. Aunque algunos suministros están comenzando a llegar, las importaciones aún son limitadas.

Este aislamiento autoimpuesto ha exacerbado una economía que ya está fracasando, en la que el dinero se canaliza hacia las ambiciones nucleares del régimen.

A principios de este año, el propio Kim admitió que su pueblo se enfrentaba a «la peor situación que tenemos que superar».

¿Qué dice la ley?

El Daily NK fue el primero en hacerse con una copia de la ley.

«Establece que si un trabajador es descubierto, el jefe de la fábrica puede ser castigado, y si un niño es problemático, los padres también pueden ser castigados. El sistema de monitoreo mutuo alentado por el régimen de Corea del Norte se refleja agresivamente en esta ley», le dice a la BBC su editor en jefe Lee Sang Yong.

Dice que esto tiene la intención de «destruir» cualquier sueño o fascinación que la generación más joven pueda tener con Corea del Sur.

Actores de una serie surcoreana

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La idea, dice Lee Sang Yong, es destruir la fascinación de los jóvenes por todo lo que venga de Corea del Sur.

«En otras palabras, el régimen concluyó que si se introducen culturas de otros países podría crearse un sentimiento de resistencia», dijo.

Choi Jong-hoon, uno de los pocos desertores que logró salir del país en el último año, le dijo a la BBC que «cuanto más difíciles son los tiempos, más severos se vuelven los reglamentos, las leyes y los castigos».

«Psicológicamente, cuando tienes la barriga llena y ves una película surcoreana, puede que sea por placer. Pero cuando no hay comida y vivir es una lucha, la gente se enoja».

¿Funcionará?

Las medidas severas anteriores solo demostraron cuán ingeniosa ha sido la gente para circular y ver películas extranjeras que generalmente se pasan de contrabando a través de la frontera con China.

Durante varios años, las series se han compartido a través de memorias USB que ahora son tan «comunes como las rocas», dice Choi. Son fáciles de ocultar y también están protegidas con contraseñas.

«Si escribes la contraseña incorrecta tres veces seguidas, el USB borra su contenido. Incluso puedes configurarlo para que esto suceda después de una entrada incorrecta de la contraseña si el contenido es muy delicado».

Dibujo de una familia mirando TV

Pese a las prohibiciones, la gente se las ha ingeniado para ver contenido de Corea del Sur.

«También hay muchos casos en los que el USB está configurado para que solo se pueda ver una vez en una computadora determinada, por lo que no se puede conectar a otro dispositivo o dárselo a otra persona. Solo tú puedes verlo. Así que incluso si hubieses querido difundirlo no hubieras podido».

Mi-so recuerda cómo su vecindario hizo todo lo posible para ver películas.

Cuenta que una vez tomaron prestada una batería de automóvil y la conectaron a un generador para obtener suficiente electricidad para alimentar la televisión. Recuerda haber visto un drama surcoreano llamado «Stairway to Heaven» (Escalera al cielo).

Esta épica historia de amor sobre una niña que lucha primero contra su madrastra y luego contra el cáncer parece haber sido popular en Corea del Norte hace unos 20 años.

Choi dice que en ese momento fue también cuando realmente despegó la fascinación por los medios extranjeros, ayudada por los CD y DVD baratos de China.

El comienzo de la represión

Pero entonces, el régimen de Pyongyang comenzó a notarlo. Choi recuerda que la seguridad del Estado llevó a cabo una redada en una universidad alrededor de 2002 y encontró más de 20.000 CDs.

«Esto fue en solo una universidad. ¿Te imaginas cuántos había en todo el país? El gobierno estaba conmocionado. Fue entonces cuando endurecen los castigos», dice.

Kim Geum-hyok cuenta que tenía solo 16 años en 2009 cuando fue capturado por guardias de una unidad especial creada para perseguir y arrestar a cualquiera que compartiera videos ilegales.

TV en Corea del Norte

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los canales de TV que se pueden ver en Corea del Norte están controlados por el Estado.

Él le había dado a un amigo algunos DVD de música pop surcoreana que su padre había traído de contrabando desde China.

Lo trataron como a un adulto y lo llevaron a una sala secreta para interrogarlo, donde los guardias se negaron a dejarlo dormir. Dice que le propinaron puñetazos y patadas repetidamente durante cuatro días.

«Estaba aterrorizado», le dice a la BBC desde Seúl, donde vive actualmente.

«Pensé que mi mundo se estaba acabando. Querían saber cómo había conseguido este video y a cuántas personas se lo había mostrado. No podía decir que mi padre había traído esos DVD de China. ¿Qué podía decir? Era mi padre. No dije nada, solo dije: «No lo sé, no lo sé. Por favor déjenme ir.»

Geum-hyok es de una de las familias de élite de Pyongyang y su padre finalmente pudo sobornar a los guardias para que lo dejaran en libertad. Algo que será casi imposible bajo la nueva ley de Kim.

Campos más grandes

Muchos de los capturados por delitos similares en ese momento fueron enviados a campos de trabajo. Pero esto no resultó ser un factor disuasorio suficiente, por lo que las sentencias aumentaron.

«Al principio, la sentencia era de alrededor de un año en un campo de trabajo. Eso cambió hace más de tres años. Ahora mismo, si vas a un campo de trabajo, más del 50% de los jóvenes están allí porque vieron medios extranjeros. «, asegura Choi.

«Si alguien mira dos horas de material ilegal, serían tres años en un campo de trabajo. Este es un gran problema».

Varias fuentes nos han dicho que el tamaño de algunos de los campos de prisioneros en Corea del Norte se ha expandido en el último año y Choi cree que las nuevas leyes están surtiendo efecto.

«Ver una película es un lujo. Primero debes alimentarte antes de pensar siquiera en ver una película. Cuando los tiempos son difíciles incluso para comer, enviar a un solo miembro de la familia a un campo de trabajo puede ser devastador».

¿Por qué la gente lo sigue haciendo?

«Tuvimos que arriesgarnos muchísimo para ver esas telenovelas. Pero nadie puede vencer nuestra curiosidad. Queríamos saber qué estaba pasando en el mundo exterior», me dijo Geum-hyok.

Kim Geum-hyok (izq.) y Yoon Mi-so (der.) viven ahora en Seúl.

FUENTE DE LA IMAGEN – KIM GEUM-HYOK (IZQ.) Y YOON MI-SO (DER.)

Para Guem-hyok, finalmente conocer la verdad sobre su país cambió su vida. 

Fue uno de los pocos norcoreanos privilegiados a los que se les permitió estudiar en Pekín, donde descubrió internet.

«Al principio, no podía creerlo (las descripciones de Corea del Norte). Pensé que la gente occidental estaba mintiendo. Wikipedia está mintiendo, ¿cómo puedo creer eso? Pero mi corazón y mi cerebro estaban divididos».

«Así que vi muchos documentales sobre Corea del Norte, leí muchos periódicos. Y luego me di cuenta de que probablemente eran ciertos porque lo que decían tenía sentido».

«Después de darme cuenta de que se estaba produciendo una transición en mi cerebro, fue demasiado tarde, no podía volver».

Guem-hyok finalmente huyó a Seúl.

Mi-so está viviendo sus sueños como asesora de moda. Lo primero que hizo en su nuevo país fue visitar todos los lugares que vio en «Stairway to Heaven».

Pero historias como las suyas son cada vez más raras.

Salir del país se ha vuelto casi imposible con la orden actual de «disparar a matar» en la frontera estrictamente controlada. Y es difícil no esperar que la nueva ley de Kim tenga un efecto más escalofriante.

Choi, quien tuvo que dejar a su familia en el norte, cree que ver una o dos series no anulará décadas de control ideológico. Pero sí cree que los norcoreanos sospechan que la propaganda estatal no es la verdad.

«Los norcoreanos tienen en su corazón la semilla de un reclamo, pero no saben a quién está dirigido», dice.

«Es un reclamo sin dirección. Me duele el corazón que no puedan entenderlo ni siquiera cuando les digo. Es necesario que alguien los despierte, los ilumine».

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News, Seúl por Laura Bicker

Corea del Norte/Sociedad/Despotismo/Derechos Civiles/Cultura/Vida

El gas usado para «desinfectar» a mexicanos en EE.UU que sirvió como ejemplo a la Alemania nazi. FINAL.

«¿Sabe qué es la vergüenza?»

Cuando inicia el programa Bracero en 1942 ya estaba extendido el uso de diferentes químicos como el kerosén en centros de inspección fronterizos.

Aunque el gobierno de EE.UU. alabó a los mexicanos que se enlistan como «soldados de la producción» y de la tierra en ese tiempo, con los años surgieron cientos de testimonios de trabajadores que señalaron sus experiencias como vergonzosas y humillantes.

La historiadora Mireya Loza recuerda en conversación con BBC Mundo que la imagen del trabajador rociado con DDT en la cara era la que más afectaba a los antiguos participantes del programa con los que habló.

«Muchos decían que sentían los efectos del DDT en los ojos, que tenían reacciones alérgicas en la piel y entendieron que no era un tratamiento humano», dice la profesora de la Universidad de Georgetown.

Un grupo de trabajadores del programa Bracero alzan los brazos y están alineados contra la pared mientras son inspeccionados en una habitación del Centro de Procesamiento en Monterrey, México.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA, MUSEO NACIONAL DE HISTORIA DE EE.UU.

Los trabajadores eran inspeccionados a ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos. Aquí, en un centro de procesamiento en Monterrey, México, en 1956.

La académica inició su investigación entrevistando a decenas de braceros para un proyecto llamado Bracero History Archive (Archivo Histórico de los Braceros), impulsado por el Museo Nacional de Historia estadounidense Smithsonian.

«Muchos de estos trabajadores dijeron haber sentido algo feo porque era la primera vez que eran desnudados públicamente y frente a varias personas. Para ellos era un shock tremendo estar ahí y que los doctores les hicieran abrir las pompis, la boca; todo revisaban», describe.

Los trabajadores eran generalmente inspeccionados en sedes administradas por Estados Unidos dentro de México y en ciudades fronterizas como Hidalgo, en Texas.

Además de las fumigaciones, los vacunaban contra la viruela, les hacían exámenes de sangre y de rayos X y les revisaban las manos en busca de callos que demostraran que tenían experiencia en el campo.

Un bracero es vacunado mientras otros esperan en la fila en el Centro de Procesamiento en Monterrey, México, en 1956.

FUENTE DE LA IMAGEN –  CORTESÍA, MUSEO NACIONAL DE HISTORIA DE EE.UU.

Los trabajadores también eran vacunados contra la viruela.

Un funcionario de gobierno revisa las manos de un aspirante al programa Bracero.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA, MUSEO NACIONAL DE HISTORIA DE EE.UU.

Era común que las manos de los trabajadores fueran revisadas en busca de callos como prueba de que ya trabajaban la tierra.

José Silva, un campesino oriundo de Michoacán que empezó a trabajar desde los 6 años, describió en 2005 con cierto enfado la experiencia que vivió mientras fue bracero durante una entrevista disponible en el Archivo Bracero:

«Por una parte sí fue un buen programa (…) No tuve problema, me ayudé económicamente. 

Lo que no me gustaba era que nos fumigaron. Sentí vergüenza. ¿Sabe qué es la vergüenza? Todos formados así, sin ropa, y salíamos así caminando y allá en la puerta estaba el hombre con el fumigador. Muy mal. No éramos animales, éramos cristianos, ¿por qué nos fumigaban?».

Víctor Martínez Alemán, originario de Tlaquiltenango, en Morelos, se enlistó en el programa en 1956 y trabajó en California:

«Nos pasaron, encuerados, delante de todas las muchachas, ya no más nos tocábamos acá pero encuerados para pasar donde nos iban a fumigar, bien fumigados así y todo… 

A nosotros nos daba vergüenza porque teníamos que pasar como con 20 mujeres (…) Eran todas secretarías. Y con manos atrás, nada de taparse, nada… Nos quería hasta pegar (…) Nunca había pasado esas penas pero como yo lo que quería era llegar a Estados Unidos para hacer algo…».

«Injusticias y abusos»

A través del Archivo Bracero, el gobierno de EE.UU., mediante el Museo Nacional de Historia y diferentes instituciones académicas, reconocen que los trabajadores fueron sometidos a una serie de «injusticias y abusos».

«Muchos se enfrentaron a alojamiento deficiente, discriminación e incumplimiento de contratos, incluso fueron estafados al recibir sus salarios», indica el sitio web.

Un grupo de braceros en un cultivo en Salinas, California, en 1956.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA, MUSEO NACIONAL DE HISTORIA DE EE.UU.

Un grupo de braceros en un cultivo en Salinas, California, en 1956.

Pese a estas investigaciones, ningún presidente o autoridad de alto cargo a nivel nacional en EE.UU. ha ofrecido disculpas públicas ni reparaciones por los efectos negativos que desencadenó el programa, indica la historiadora Mireya Loza.

Tampoco existe una investigación exhaustiva sobre el impacto de pesticidas, incluido el DDT, en la salud de millones de braceros que fueron fumigados.

Aunque el programa culminó hace casi seis décadas, aún queda una generación que vive para contarlo.

Carlos Marentes, activista por los derechos de los campesinos en El Paso, recogió también cientos de testimonios y denuncias de abusos laborales, y las fumigaciones sobresalía entre los recuerdos más amargos de los trabajadores.

«Naturalmente existía un miedo de que trajeran enfermedades contagiosas, pero eso conlleva a una estigmatización», dice a BBC Mundo.

Para Marentes, el programa Bracero fue un ejemplo claro de «la contradicción en la política de inmigración» de Estados Unidos.

«Por una parte sabemos que los necesitamos (a los inmigrantes), para que hagan todo lo que no podemos o no queremos hacer, pero por otra parte nos han metido en la cabeza que hay que tenerles miedo», sentencia.

CORTESÍA, MUSEO NACIONAL DE HISTORIA DE EE.UU.

Foto de portada

La escena que capturó esta foto de 1956 ha sido descrita como «un momento atroz».

FUENTE:

  • Patricia Sulbarán Lovera

El gas usado para «desinfectar» a mexicanos en EE.UU que sirvió como ejemplo a la Alemania nazi. Parte I.

Muchos no sabían qué les estaban rociando, pero era tan extendido su uso que le apodaron «el polvo».

La fotografía que abre esta nota es especialmente destacada por historiadores en Estados Unidos y algunos describen la escena capturada como «un momento atroz».

En ella un funcionario enmascarado fumiga la cara de un joven mexicano desnudo con el pesticida DDT en un centro de procesamiento en Hidalgo, Texas, mientras que otros esperan en fila detrás mientras sujetan sus pertenencias.

La tomó el neoyorquino Leonard Nadel en 1956 mientras documentaba el programa Bracero, bajo el que al menos 4 millones de mexicanos migraron temporalmente a Estados Unidos para trabajar entre 1942 y 1964.

El esquema fue inicialmente establecido para compensar la ausencia de trabajadores estadounidenses debido al reclutamiento militar durante la Segunda Guerra Mundial.

GETTY IMAGES

Millones de mexicanos campesinos y obreros participaron en el programa Bracero en Estados Unidos.

El DDT se empleó hasta mediados de los 60 en los inmigrantes para prevenir la propagación de malaria y tifus y su uso fue posteriormente prohibido en EE.UU. en 1972.

Hoy en día está clasificado por el gobierno de ese país y autoridades internacionales como un «probable carcinógeno humano».

Pero este no fue el único pesticida empleado para «desinfectar» a inmigrantes mexicanos en la frontera entre México y EE.UU. por décadas.

Años antes de la implementación del programa Bracero, otro insecticida fue utilizado en centros de recepción de visitantes y pasaría a servir como ejemplo a funcionarios del nazismo en Alemania.

Zyklon B

David Dorado Romo, historiador y cronista de El Paso y Ciudad Juárez, dio con un artículo en una revista científica alemana de 1937 que lo dejó atónito.

El escrito incluía dos fotografías de «cámaras de despiojado» en El Paso, Texas.

Su autor, el químico alemán Gerhard Peters, destacaba las imágenes para ilustrar «la efectividad del Zyklon B (un pesticida a base de cianuro) como un agente para matar plagas indeseables», escribe Romo en su libro Ringside Seat to a Revolution («Asiento en primera fila a una revolución»).

«Peters se convirtió en el director de operaciones de Degesch, una de las dos firmas que adquirió la patente del Zyklon B en 1940 para producirlo masivamente», describe.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis utilizaron el gas en dosis concentradas para matar a millones de judíos.

Un funcionario fronterizo estadounidense les habla a un grupo de refugiados mexicanos en el Puente Internacional de El Paso, en Texas. Año 1916.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Las inspecciones y requerimientos en la frontera entre EE.UU. y México en El Paso se endurecieron a partir de 1916.

Aunque en El Paso no se utilizó para el mismo fin, ya se estaba empleando desde 1929 por funcionarios fronterizos para fumigar la ropa y los zapatos de inmigrantes mexicanos en el Puente Internacional Santa Fe, que conecta esa ciudad con Ciudad Juárez.

Las inspecciones se habían iniciado formalmente en 1917, amplía el historiador, cuando las autoridades estadounidenses empezaron a imponer restricciones sobre los cruces fronterizos en sectores como El Paso.

El alcalde de la ciudad en esa época, Tom Lea, se refería a los mexicanos como «sucios piojosos indigentes» que «sin duda, van a traer y propagar el tifus».

Pero entre 1915 y 1917, menos de 10 residentes de El Paso habían muerto del tifus epidémico, recogió Romo en su libro.

Aún así, los mexicanos considerados de «segunda clase» eran sometidos a exhaustivos chequeos que incluían duchas con agua caliente y revisiones de los migrantes desnudos. A los que le encontraban piojos, «les rapaban la cabeza y les afeitaban todo el cuerpo», señala Romo a BBC Mundo.

Los braceros eran inspeccionados de la cabeza a los pies en un centro de procesamiento en Hidalgo, Texas.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA, MUSEO NACIONAL DE HISTORIA DE EE.UU.

Los braceros eran inspeccionados de la cabeza a los pies en un centro de procesamiento en Hidalgo, Texas.

Tan solo en 1917, al menos 120.000 personas fueron examinadas en el centro de El Paso.

Romo y otros historiadores hablan de un contexto en el que las ideas eugenésicas cobraban fuerza y se manifestaban a través de nociones discriminatorias y racistas.

«No hay que comparar peras con manzanas, pero el Holocausto no fue un hecho aislado y la frontera entre EE.UU. y México sirvió como un centro de experimentación importante de esas ideas», advierte Romo.

CORTESÍA, MUSEO NACIONAL DE HISTORIA DE EE.UU.

Foto de portada

La escena que capturó esta foto de 1956 ha sido descrita como «un momento atroz».

FUENTE:

  • Patricia Sulbarán Lovera
  • Corresponsal de BBC News Mundo en Los Ángeles