10³⁰ + 666 × 10¹⁴ + 1: el oscuro número que tiene una reputación diabólica.

Esta es la historia de un cazador y un tejedor de historias, pero, sobre todo, de un número algo siniestro.

Para ser más precisos, uno de los números primos, aquellos que son divisibles solo por 1 y ellos mismos, y que han sido motivo de fascinación desde los albores de la civilización.

O al menos desde hace aproximadamente 3.570 años, cuando, durante el reinado de Apofis I, el escriba egipcio Ahmes creó el papiro matemático Rhind y registró de manera diferente las fracciones cuyos denominadores eran números primos.

Los matemáticos les han dedicado millones de horas pues, además de ser hermosos, seductores y muy útiles, también son exasperantes: estos átomos de la teoría de números no tienen un patrón evidente, así que entre más se encuentran, más erráticos parecen ser.

Ni siquiera el inmenso poder de las computadoras ayuda mucho.

Pero, en ese largo y tortuoso camino para desvelar todos sus misterios, se han topado con curiosidades que comparten con los que no sabemos tanto para que nos deleitemos.

Son como deliciosos bocaditos de conocimiento que nos recuerdan cuán genial es el mundo de los números.

Y de tanto en tanto nos los sirven cuando estamos entretenidos con la cultura más popular.

Detalle del papiro de Ahmes

FUENTE DE LA IMAGEN – © THE TRUSTEES OF THE BRITISH MUSEUM. El papiro de Ahmes es el más conocido y extenso de los documentos que arrojan algunas ideas sobre el enfoque de las matemáticas de los antiguos egipcios.

Los fanáticos de la serie «The big bang Theory», por ejemplo, recordarán quizás al doctor Sheldon Cooper decir…

«El mejor número es 73. ¿Por qué? 73 es el número primo número 21».

«Su espejo, el 37, es el 12° y su espejo, el 21, es el producto de multiplicar 7 x 3».

«En binario 73 es un palíndromo, 1001001, que al revés es 1001001».

Probablemente a Sheldon también le gustaría el número que nos convoca aquí hoy, pues además de ser primo, comparte esa poética simetría de los palíndromos (resulta igual leído de izquierda a derecha que de derecha a izquierda),

Sin embargo, es más demoníaco.

El cazador

Fue encontrado por un cazador de primos (como se llaman los que se dedican a buscarlos… ¿recuerdas que son dificilísimos de hallar?).

Se trata de Harvey Dubner, un ingeniero eléctrico y matemático estadounidense conocido por sus contribuciones a la búsqueda de grandes números primos.

Grabado de Belfegor sentado en un inodoro.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Estaba a punto de encontrarse con un demonio: Belfegor.

Dubner se puso a rastrear un conjunto de primos partiendo de 16661 y agregando ceros a cada lado, entre los 1 y los 6.

Es decir, empezó con 16661 -que es un número primo-, y chequeó si 1066601 también era un número primo. No lo era.

Hizo lo mismo con 100666001, 10006660001… y ninguno era primo, pero no se dio por vencido.

Continuó sin éxito hasta que llegó a 1000000000000066600000000000001 y… ¡eureka! encontró el primero de los números con esas características que era primo.

Dubner siguió con su laboriosa tarea y halló que los que tenían 42, 506, 608, 2472 y 2623 ceros agregados también eran números primos.

Pero…

Otro matemático, Cliff Pickover -nuestro tejedor de historias-, detectó ciertos rasgos infernales en ese primer número.

Desde un principio, el experimento de Dubner tenía en su corazón el 666, el número de la Bestia, según el Apocalipsis o Revelaciones, el último libro del Nuevo Testamento y de la Biblia cristiana, donde dice…

«Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, porque es número de hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis».

Página del Manuscrito de Voynich con el glifo de pájaro

Los pájaros que inspiraron e símbolo de Primo de Belfegor en el Manuscrito Voynich.

Además, notó que ese número bestial en ese primer primo «estaba rodeado de 13 ceros en ambos lados, considerado durante mucho tiempo supersticiosamente como un número de mala suerte en la cultura occidental», le dijo Pickover a BBC Mundo.

Encima, «tenía 31 dígitos en total, que es 13 al revés».

El matemático decidió darle un nombre a 1000000000000066600000000000001: el primo de Belfegor.

Belfegor es uno de los 7 príncipes del infierno, el demonio del pecado capital de la pereza, pero también, curiosamente, del excremento, de ahí el grabado de madera incluido en el «Dictionnaire Infernal» de Jacques August Simon Collin de Plancy (1818 y 1863), en el que aparece elegantemente retratado en el retrete.

Aunque se le prestó mucha atención en la Antigüedad, su función fue cambiando y llegó a ser el encargado de tentar a los mortales con el don del descubrimiento y la invención, lo que no suena nada nefasto, pero ¡ve tú a saber!

El primo de Belfegor tiene además su símbolo: es una π (pi) al revés, y se deriva de un glifo de pájaro que aparece en el indescifrado Manuscrito Voynich del siglo XV.

¿Por qué?

Pickover es autor de 50 libros sobre temas que van desde las matemáticas y la medicina hasta la vida después de la muerte y la inteligencia artificial.

Su objetivo declarado es «exponer a una amplia audiencia las maravillas de la ciencia y las matemáticas», y lo hace utilizando conceptos lúdicos pero complejos como «números de vampiros» e «hipercubos mágicos».

«Francis Bacon (artista 1909-1992) dijo una vez: ‘El trabajo del artista es siempre profundizar en el misterio’, y utilizo este enfoque para gran parte de mi producción creativa», le dijo a BBC Mundo.

«Descubrí que darle nombres a ciertos números o conceptos matemáticos ayuda a estimular el interés en personas de todas las edades».

«El nombre ayuda a centrar la atención y la discusión, y rejuvenece el interés de los estudiantes por las matemáticas».

«Las matemáticas son el martillo que rompe el hielo de nuestro inconsciente», concluyó.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Dalia Ventura; BBC News Mundo. 17 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Ciencias Matemáticas/Conocimientos/Creencias/Educación.

 

 

 

«Las matemáticas nos hacen más libres y menos manipulables”: Eduardo Sáenz de Cabezón.

Imagina que vas a pagar en el supermercado. Tienes dos filas: una con pocos carritos que están muy llenos de productos, y una fila con muchas personas, pero con carritos casi vacíos, ¿qué fila eliges?

Esa es una de las preguntas que plantea Eduardo Sáenz de Cabezón, doctor en matemáticas, experto en Álgebra computacional y profesor de Lenguajes y Sistemas informáticos en la Universidad de La Rioja, España.

«Las matemáticas te dicen que es mejor ir a la fila que tiene pocos carros, aunque estén llenos de productos, porque lo que más demora la fila es el pago. El proceso de pasar los productos es rápido, pero el proceso de pagar es lento. Entonces ve a la fila donde el proceso crítico va a ocurrir menos veces», dice Sáenz.

Así como el razonamiento matemático puede resultar muy útil en la vida cotidiana, también puede ayudarte a descubrir la belleza de las cosas y a poner en duda aquellas verdades que parecen irrefutables.

Autor de libros como «Inteligencia matemática», «Apocalipsis matemático» e «Inteligencia matemática: descubre el matemático que llevas dentro», Sáenz, un apasionado de la divulgación científica, argumenta que las afirmaciones resbaladizas te llevan a sacar conclusiones incoherentes en campos tan distintos como el deporte, la medicina o la economía.

Por eso, incorporar el razonamiento lógico en la vida cotidiana, dice, nos protege del engaño o la manipulación y «nos hace más libres».

Al mismo tiempo, agrega, las matemáticas nos abren una puerta a un «mundo muy hermoso» que puede estar al alcance de tus manos (incluso para aquellos que odiaban los números en la escuela).

línea

¿Por qué se dedicó a las matemáticas?

Cuando yo tenía como 12 o 13 años, me regalaron un pequeño computador que se llamaba Spectrum, un dispositivo que había en los años 80, muy pequeñito.

Fue algo como «¡Guau!, ¿qué es esto?». Con mis hermanos lo usábamos para jugar, pero también se podía programar. Entonces a mi me gustó programar y más tarde busqué estudiar algo con programación, pero no había nada en la universidad.

Ilustración con símbolos científicos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En ese momento la informática no estaba muy desarrollada y me dijeron que en la carrera de matemáticas, en los últimos años, había una especialización en computación, donde se podía aprender a programar más en serio.

Entré a matemáticas y allí descubrí una asignatura que era Álgebra abstracta. Cuando me di cuenta del poder del pensamiento abstracto dije otra vez «¡guau!». Tenía como 19 años.

¿Qué le fascinó del Álgebra abstracta?

Había aprendido a hacer todo tipo de cálculos. Pero en el álgebra descubrí que había una idea y que esa idea resolvía todos los ejercicios de un cierto tipo. De pronto con una sola idea, solucionabas montones de ejercicios.

El álgebra era como elevar la mirada y ver que, al final, todos eran casos particulares de un mismo principio general, como cuando observamos la relación entre los números y la simetría en los giros de una figura. Es que los principios fundamentales son lo mismo, los mecanismos de pensamiento son lo mismo.

Eduardo Sáenz de Cabezón

FUENTE DE LA IMAGEN – EDUARDO SÁENZ DE CABEZÓN. «Derivando», el canal de YouTube de Sáenz, tiene más de 1.300.000 suscriptores.

A mí eso me pareció brutal, porque la abstracción te permite comprender lo que hay dentro de los casos particulares, la esencia de las cosas.

Como ver patrones que se repiten en cosas que aparentemente no tienen ninguna relación…

Exacto. Hay una cosa en la que yo no les hice caso a mis profesores, cuando me decían que cada cinco años escribiera mi definición de matemáticas.

Si yo les hubiera hecho caso, tendría mi definición de cuando tenía 14 años, de cuando tenía 19, de cuando terminé la carrera, cuando hice el doctorado, cuando me asenté como investigador y claro, sería precioso tenerlas.

¿Cuál es tu definición actual?

Ahora mismo diría que las matemáticas son el arte de encontrar patrones. Y uso la palabra «arte» con toda intención, porque creo que las matemáticas son una de las cosas más creativas que existen.

¿Cuál es la relación entre las matemáticas y la creatividad?

Quizás lo más parecido en eso es la música. En la música tienes unos ingredientes muy sencillos: tienes 12 notas, si consideras los semitonos, una reglas de armonía, tienes simetrías y con esas reglas, pues tenemos a los Beatles, Bach, el heavy metal… tenemos todo eso.

Niña aprendiendo matemáticas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Y esas reglas, esos ingredientes musicales, los usamos como un trampolín para la creación, no como una limitación.

En las matemáticas ocurre un poco eso. Tenemos unas reglas y las reglas son un trampolín para la creatividad.

Jugando con la Teoría de conjuntos, el álgebra o la geometría, uno puede construir mundos que son prácticamente infinitos.

¿Me puede dar un ejemplo para entender esa amplitud, de cómo las matemáticas pueden estar en todas partes y no nos damos cuenta?

Hay un profesor colombiano que se llama Lucho Recalde que dice que las matemáticas son contar, medir y ordenar, desde lo más simple a lo más sofisticado que quieras.

Un computador cuántico está contando y ordenando cosas, lo mismo la inteligencia artificial.

Ahora, yo te digo a ti, ¿en cuántas facetas de tu vida estás contando, midiendo y ordenando? Prácticamente en todo. Por eso detrás de cualquier ciencia, están las matemáticas.

Y eso es así cuando queremos hacer predicciones sobre cómo está avanzando una pandemia, o queremos saber a partir de qué momento es conveniente hacer confinamientos o paralizar la economía buscando un equilibrio para que no haya tantas muertes.

Todas esas decisiones las tomamos con datos.

También las matemáticas están relacionadas, por ejemplo, con la política, en el sentido de que los que toman decisiones pueden hacer cálculos engañosos y presentar la realidad de una manera que no es cierta, apoyándose en los números, ¿no?

Por eso es importante que tengamos un mínimo de alfabetización matemática, porque las matemáticas nos hacen más libres y menos manipulables, para ser capaces de entender si nos están presentando datos de una manera tendenciosa o no.

Si tú eres capaz de detectar cuando unos datos están bien o mal presentados, eres más libre.

Cuando te están diciendo, por ejemplo, que en Estados Unidos hay mucha más gente desempleada que en Suiza, claro que es así, porque la población de EE.UU. es 10 veces la de Suiza.

Entonces, por supuesto que va a haber más gente desempleada, porque hay más habitantes.

Números en un fondo blanco

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Con las matemáticas, «uno puede construir mundos que son prácticamente infinitos», dice Sáenz.

Pero lo que quiero que me digas es qué porcentaje de desempleo hay en EE.UU. y qué porcentaje hay en Suiza y ahí los podré comparar. Si no, estás haciendo una comparación absolutamente injusta.

Si yo tengo una mínima cultura matemática, voy a ser capaz de detectar este tipo de cosas y cuando alguien me dé una información, podré contrastarla. Y si puedo contrastar la información, entonces soy más libre. Soy más libre porque soy menos manipulable.

Eso pasa cuando me doy cuenta de fallos lógicos, cuando alguien hace una afirmación, y eso no tiene un sustrato lógico, es decir, se contradice a sí misma. Entonces, si me doy cuenta, si soy capaz de razonar lógicamente, será más difícil que me engañen.

De hecho, hay países muy pobres donde el desempleo es bajísimo, lo que puede parecer una gran noticia, pero es bajísimo porque la gente se cansó de buscar trabajo y, por lo tanto, no está dentro de la categoría formal de desempleado. Es decir, como no hay empleo, no hay desempleo…

Claro, esas definiciones que son resbaladizas, que te llevan a sacar consecuencias ilógicas, se dan en muchísimos sitios. Se aplica en el deporte, en la economía, en la política. Ahora mismo hay matemáticos trabajando en casi todos los ámbitos de la economía.

En España, por ejemplo, los estudios universitarios más solicitados son las matemáticas. En España tenemos un límite de plazas en todas las carreras, entonces haces un examen para entrar a la universidad y a la gente se le ordena según su nota y por eso hay una nota de acceso para cada carrera.

La nota de acceso más alta es la de matemáticas. Ahora tenemos al menos 10 solicitudes por cada plaza. Hay mucho interés porque hay toda una economía basada en el conocimiento que se extrae de los datos.

Si tú eres capaz de comprender cómo se extrae información de los datos, pues tienes una ventaja. Como los matemáticos buscamos patrones, la búsqueda de patrones o tendencias en economía, en deporte, en medicina, es clave.

Usted escribió el libro «Descubre al matemático que llevas dentro», donde argumenta que las matemáticas no son tan odiosas como parecen. ¿Cuál es la premisa fundamental?

La premisa fundamental del libro es que todos somos matemáticos de lo que nos parece, es decir, casi todo el mundo identifica las matemáticas con las matemáticas de la escuela, que probablemente no le gustaron porque le generaron frustraciones. Y esa frustración las personas la arrastran desde la escuela.

Ilustración con un cerebro y un generador de luz

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Las matemáticas son mucho más que las matemáticas de la escuela. Y no quiero desprestigiar a las matemáticas de la escuela, pero muchas veces están enfocadas a obtener el resultado de una operación. Y las matemáticas son muchísimo más que eso.

Entonces, esto que hablábamos antes del pensamiento lógico, la concatenación de causas y consecuencias, es algo que lo tenemos muy bien cableado en nuestro cerebro y en nuestra experiencia personal.

Todos somos mucho más matemáticos de lo que nos parece. Y me he encontrado mucha gente que le encuentra mucho gusto a saber matemáticas.

Una parte importante de eso es que les gusta deshacerse de esa frustración que arrastran desde niños.

Creo que ningún país puede permitirse una población que no ame las matemáticas.

Dado que las matemáticas también pueden expresar la belleza que hay en la naturaleza, en el universo, en el arte, ¿le parece que las matemáticas nos pueden ayudar a sentirnos más felices?

Absolutamente. Yo creo que las matemáticas pueden ser una fuente de felicidad. Las matemáticas nos pueden abrir una puerta para disfrutar más, no solo como una experiencia placentera, sino también como una intensificación de nuestra experiencia vital.

Nos permiten vivir una vida más intensa, una vida mejor. Cada vez que nos abrimos una puerta nueva que contribuya a esta intensificación de la vida, estamos creciendo como personas.

Las matemáticas te abren la puerta a un mundo muy hermoso.

Joven frente a un pizarrón con números.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Hay muchísimas cosas que uno no pensaría que son reales y, sin embargo, lo son.

Te voy a dar un ejemplo muy tonto, pero muy gráfico. Tienes una hoja de papel y la doblas sucesivamente por la mitad; cuando la has doblado seis o siete veces, ya no puedes seguir. Te queda un taquito de papel de un par de centímetros.

Entonces, si pudieras doblar una hoja de papel 54 veces… ¿qué altura tendría el taquito de papel?, ¿tendría la altura de una persona, de un edificio bajo, de un edificio alto?

Las personas se suelen sorprender cuando les digo, y demuestro haciendo las cuentas, que un papel de 0,01 milímetros de espesor, doblado 54 veces, recorre la distancia entre la Tierra y el Sol.

¿En serio?

Sí, sí. Uno hace las cuentas y los números no mienten. Cada vez que doblas el papel, multiplicas por dos el grosor, y sigues aumentando el grosor por dos y por dos y por dos, hasta completar 54 veces, sale algo así como 200 millones de kilómetros, mientras que la distancia de la Tierra al Sol es de 150 millones de kilómetros.

O sea, que hasta nos sobra papel.

Imagen de portada: EDUARDO SÁENZ DE CABEZÓN. «Las matemáticas son una de las cosas más creativas que existen», dice Eduardo Sáenz de Cabezón.

FUENTE RESPONSABLE: Cecilia Barría. BBC News Mundo. 15 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Educación/Ciencias matemáticas/Entrevista.

 

 

5 estrategias metacognitivas para el aprendizaje

¿Cómo sueles aprender? ¿Qué estrategias utilizas? Son preguntas sobre las que no solemos reflexionar. Sin embargo, respondiéndolas accedemos a la posibilidad de optimizar el proceso mediante el que adquirimos conocimiento.

La educación y la sanidad son dos de los pilares de una sociedad. Recordemos que una buena educación no solo dispara el potencial de un colectivo, sino que también la protege frente a posibles agentes de inestabilidad que opten por manifestarse al margen del pacto social, causando daños y en definitiva costes, sin ningún rédito.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

En este marco ha surgido la necesidad de fomentar las habilidades y estrategias de razonamiento. Instrumentos que les motiven a pensar de manera autónoma desde el conocimiento, y no desde la ignorancia o la impulsividad. Se trata de conseguir que no solo sean capaces de cuestionar la información que reciben, sino también sus propios pensamientos, y que además esta actitud crítica no las vuelva más inseguras o reactivas.

En lo que estamos hablado, la metacognición juega un papel importante. Ahora bien, ¿qué es la metacognición?

¿Qué es la metacognición?

La metacognición es esa capacidad que tenemos de ser conscientes de nuestras propias habilidades. Es decir, que conozcamos aquellas estrategias y recursos que nos serán útiles para llevar a cabo una tarea de forma eficaz. Además, nos permite regular nuestros procesos cognitivos.

Existen cuatro tipos de metacognición: metamemoria, metaatención, metapensamiento y metacomprensión.

Tipos de metacognición

Existen distintos tipos de metacognición, relacionados con una capacidad cognitiva diferente. Te las explicaremos a continuación:

Metamemoria

La metamemoria es el entendimiento y la consciencia que posees acerca de tu propia memoria y de todo lo que se relaciona con ella. En otras palabras, es reconocer nuestras competencias memorísticas, además de las limitaciones. También es lograr vincular conocimientos antes almacenados con los nuevos, la manera en la que solemos recuperar y hacer uso de la información, etc.

Metaatención

La definimos como el conocimiento acerca del funcionamiento de nuestra propia atención y la manera en que tenemos control sobre ella. Por ejemplo, ser conscientes cuando comenzamos a distraernos, las herramientas que poseemos para volver a focalizar nuestra atención en lo que estamos haciendo y como implementarlas para lograrlo, etc.

Metacomprensión

El objetivo de la metacomprensión es ser conscientes de la capacidad que tenemos para entender algo, ya sea un libro, una película o una situación y la forma en la que podemos utilizarlo. Por ejemplo, cuando lees un texto, pero no comprendes lo que dice en él, entonces lo memorizas, pero en el momento que lo empleas, lo olvidas, porque no hubo un aprendizaje, ni una comprensión del mismo. Por lo que es necesario desarrollar esta habilidad para que seas consciente de tu nivel de comprensión y que aprendas a optimizarlo.

Metapensamiento

Su objetivo es generar consciencia de nuestro propio pensamiento. El metapensamiento se produce cuando reflexionamos sobre lo que pensamos, creemos y las ideas que hemos ido asumiendo como propias a medida que hemos ido acumulando experiencias que han sido consistentes con ellas o fuentes de autoridad que las han respaldado. Más que enfocarse en el hecho de “¿qué pensar?”, se trata más bien de “¿cómo pensar?”.

Estrategias metacognitivas para el aprendizaje

Como se mencionó al inicio, la metacognición es muy importante en relación con el aprendizaje. Por eso, te daremos a conocer cinco ejercicios y estrategias que puedes utilizar para estudiar y desarrollar cada una de las habilidades metacognitivas.

Ejercicio 1. Conocer el significado de una palabra según su contexto

En este ejercicio seleccionas distintas frases en las que se utiliza una palabra en contextos diferentes. Puedes iniciar con algo sencillo y continuar con algo más complejo. En este caso entrenas tu “metacomprensión”.

Un ejemplo de lo anterior es escoge una frase y deduce basándote en el contexto el significado de la palabra desconocida. Es decir, no busques en el diccionario, mejor analiza ¿qué es?

En este caso utilizaremos la palabra “Banco”, que es polisémica (dependiendo del contexto puede significar muchas cosas), lo relevante es que entiendas, por básica que sea la frase, lo que quiere decir:

  • “Fui al banco y me senté en un banco, donde me encontré a un biólogo que me habló sobre un banco de peces que había visto ayer en un documental”.

Como se evidencia en la frase expuesta, y se ha mencionado en otras ocasiones, dependiendo del contexto, una palabra puede tener un significado u otro. Es decir, el primer banco puede ser una entidad financiera, el segundo un lugar para sentarse y le último un grupo de peces que avanzan en la misma dirección.

El objetivo de este ejercicio es que pongas a trabajar tu cerebro y estimules el lóbulo frontal, que es el que nos permite analizar los textos, desarrollando los procesos metacognitivos.

Ejercicio 2. Identificar tu estilo de aprendizaje

El objetivo de este tipo de estrategia es que conozcas diferentes metodologías para la obtención de nueva información tanto académica como práctica, ampliando tu visión, pudiendo elegir el método que te resulte cómodo o práctico para aprender. De ese modo serás más consciente de tu proceso de aprendizaje y potenciarás tu conocimiento en el tema en que desees.

Ahora bien, ¿qué son los estilos de aprendizaje? Son aquellos rasgos cognitivos, fisiológicos y afectivos que indican cómo percibimos, interaccionamos y respondemos a los distintos ambientes del aprendizaje. En otras palabras, es la forma en que comienzas a concentrarte sobre una información nueva y difícil, como la tratas y la retienes. En resumen, cómo procesas los datos recibidos. 

A continuación te expondremos algunos estilos de aprendizaje, basándonos en el libro de Alonso Gallego y Honey:

  • Activo: es el que se basa en las nuevas experiencias y posee una mente abierta. Se caracteriza porque no le importa emprender una tarea nueva y no evita los retos. Ejemplo: le gusta participar en la clase, investigar por su cuenta, etc.
  • Reflexivo: se caracteriza por pensar acerca de los contenidos e intentar verlos desde diferentes puntos de vista. Ejemplo:preguntar o buscar otros medios donde se pueda explicar el mismo tema.
  • Pragmático: es aquel que necesita comprobar sus ideas constantemente, y es muy realista a la hora de tomar decisiones y resolver una cuestión. Su lema es: si es útil, es válido.
  • Lógico matemático: habitualmente utiliza esquemas en los que se muestran las cosas más importantes para estudia. Ejemplo: mapas conceptuales, mapa mental, fichas nemotécnicas, cuadros sinópticos, etc.
  • Social interpersonal: es aquel que le gusta estudiar en grupo y prefiere trabajar con los demás siempre que puede. Ejemplo:hacer trabajos en grupo, reunirse a estudiar, etc.
  • Intrapersonal:prefiere trabajar y estudiar las asignaturas en soledad. Ejemplo: clases virtuales y aquellas que pueda manejar su tiempo.
  • Auditivo:graba sus propias explicaciones y se escucha después para estudiar, porque aprende mejor cuando escucha. Ejemplo:aprende mucho en el aula escuchando a los docentes.
  • Visual: comprende mejor a través de esquemas y gráficos que reflejen la asociación y el significado de los distintos conceptos. Ejemplo: imágenes, gráficos y vídeos.
  • Kinestésico: aprende más haciendo que leyendo u observando. Cuando practica, lleva a cabo el análisis y la reflexión. Ejemplo: llevar sus conocimientos a la práctica.
  • Multimodal: su estilo es más flexible y le resulta cómodo aprender de diferentes maneras, utilizando las que más optimicen su estudio. 

Expuesto lo anterior, es relevante que identifiques cuál es más acorde a ti, para que hagas consciente los desarrollos inconscientes, despertando un proceso de aprendizaje más práctico y próximo al meta-aprendizaje.

Ejercicio 3. Práctica el autoconocimiento en tu desempeño

Tras haber realizado algún tipo de actividad y comprender un nuevo tema. Tomate un tiempo para autoevaluar como fue ese proceso de aprendizaje, puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿De qué manera puedo mejorar mi desempeño en esta actividad?, ¿Qué fue lo que más se me dificultó al ejecutarla?, ¿Qué fue lo que más se me facilitó?, etc. -¡Recuerda! No castigarte, es una actividad de autoconocimiento, no de sabotearse.

También puedes hacer un registro de autoconocimiento sobre cómo lo haces. Realiza un cuadro con cinco preguntas:

  • ¿Cómo me he sentido en la última semana?
  • ¿Qué actividades académicas disfrute en la última semana?
  • ¿Qué actividades me cuesta realizar aún?
  • ¿Qué cosas puedo mejorar para hacerlas mejor?
  • ¿Hubo algo que se saliera de mi control?

Realiza esta actividad toda la semana para saber cuáles son tus objetivos de aprender y que te lo impide.

Desarrollar las habilidades metacognitivas es beneficioso para el aprendizaje.

Ejercicio 4. Estimula tus funciones cognitivas

Cuando hablamos de la estimulación cognitiva, nos referimos al conjunto de técnicas y estrategias orientadas a mejorar el rendimiento y la eficacia de capacidades cognitivas y funciones ejecutivas como la memoria, la atención, el lenguaje, el razonamiento o la planificación, entre otras.

En relación con lo anterior, la metacognición está presente en todos esos procesos cognitivos, debido a que hace que esos procesos automáticos se vuelvan conscientes, dándonos la posibilidad de evaluarlos y mejorarlos.

Ahora bien, te puedes llegar a preguntar cómo puedes hacer eso. A continuación, te mencionaremos algunas aplicaciones que te pueden ayudar en ese proceso:

  • Lumosity: tiene como objetivo que desarrolles habilidades como la memoria, la velocidad de procesamiento, la resolución de problemas, etc.
  • Cognifit: ofrece una gama de soluciones digitales para medir y entrenar eficazmente las habilidades cognitivas.
  • Fit Brains Trainer: tiene más de 360 juegos para poner a prueba tu agilidad mental, concentración, percepción visual, memoria y capacidad de deducción.

Para finalizar, estás aplicaciones son de gran ayuda en mejorar y fortalecer esas áreas que consideramos pueden estar afectado la manera en que aprendemos, siendo más conscientes de dónde está fallando nuestro proceso de aprendizaje.

Ejercicio 5. Propón algunas preguntas

El objetivo de este ejercicio es alimentar la curiosidad. Por lo tanto, no te quedes solo con la información que te brinda el profesor, en lugar de ser él que recibe la información, se más activo y también plantea preguntas.

Puedes hacerlo en tu clase, anotando las dudas que le vayan surgiendo y que no vengan bien explicadas para al otro día debatirlas con el profesor.

Imagen de portada: Gentileza del editor

FUENTE RESPONSABLE: La Mente es Maravillosa.Escrito y verificado por la Psicóloga Mariana Arias. 

Sociedad y Cultura/Aprendizaje/Estrategias/Metacognición

«Todos los niños llevan dentro la semilla de la genialidad y tienen un enorme potencial».

La educadora mexicana Elisa Guerra está metida en un ejercicio urgente: cuestionar la escuela actual, víctima de la mayor crisis de su historia, y proyectar la escuela del futuro.

Lo ha hecho como coautora del informe de la UNESCO «Reimaginar juntos nuestros futuros: Un nuevo contrato social para la educación». Pero también lo hace en su día a día como fundadora de una escuela, como autora de textos educativos y como maestra.

A sus alumnos también les ha propuesto repensar la educación durante un ejercicio en el aula, un podcast titulado «Las primeras letras», en el que están escribiendo un libro en conjunto que parte así: «Un día los niños se levantan y ya no hay escuela, pero los padres no se acuerdan de que existía. ¿Qué es eso?, dicen los padres, ¿cómo que una escuela?

El niño o la niña está asustadisima: ¿me volví loca?, ¿estoy todavía dormida? Le habla uno de sus compañeros que le dice: «Estoy histérico, mi mamá no me quiere llevar a la escuela, no sabe qué es eso».

La consigna con los chicos es que cada uno termine el cuento. ¿Cómo es esa escuela y cómo logran los niños convencer a los adultos de reinventarla?

El informe de la UNESCO proyecta «una educación que repare las injusticias, al tiempo que transforma el futuro», que debe sustentarse «en los derechos humanos y en los principios de no discriminación».

«No se trata de un manual ni de un modelo, sino de un punto de partida para una conversación fundamental» que ya ha comenzado en distintos rincones del mundo, especialmente después de la pandemia.

Elisa Guerra, nombrada Mejor Educadora de América Latina y el Caribe por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 2015, y dos veces finalista del Global Teacher Prize, es parte del Festival Hay Querétaro, donde compartirá sus experiencias y dialogará sobre lo que vendrá.

Línea

El punto de partida del informe es alertar sobre un futuro de incertidumbre, guerras, crisis migratorias o cambio climático. ¿Cómo le transmitimos eso a los estudiantes sin que les desalienten o les indigne?

Espero que se sienta el toque de esperanza. No quisimos que fuera alarmista, fatalista, sino que cree conciencia, pero al mismo tiempo que inspire para la acción. Decirles que tenemos problemas pero también soluciones. No es una sentencia, es una advertencia para inspirar en lugar de atemorizar. La ciudadanía global tiene que ver con tener los conocimientos, las habilidades y con hacer, ahí viene la parte activa, el activismo. Ya no es suficiente saber, tenemos que hacer algo al respecto.

¿Cómo se educa para la incertidumbre cuando la escuela todavía es un lugar lleno de reglas, con horarios, con sanciones?

Una de las premisas más importantes es la necesidad, por un lado, de proteger la escuela y por otro, de transformarla. Protegerla porque ha recibido muchos embates. La pandemia la dejó embarrada en el pavimento y hay mucha especulación de si finalmente va a ser sustituida por plataformas digitales.

Nosotros creemos que el espacio de la escuela es sagrado, porque es el único lugar donde se pueden presentar experiencias de aprendizaje que tienen el potencial para impactar el desarrollo humano.

Libro de Lisa Guerra "Las voces de los árboles"

FUENTE DE LA IMAGEN – ANA ROGU

¿Cómo se proyecta entonces el futuro de esta escuela añeja?

Hay un modelo de escuela, de organización, una arquitectura y una gramática escolar que tiene por lo menos 150 años y que ya nos quedó corta.

Cuando hablamos de transformarla, no es una metamorfosis completa, pero va más allá de una reforma.

Me gusta decirles a los docentes que imaginen que llegamos a nuestras escuelas vacías y hay que volver a inventarlas. Esto ya lo hicimos, pues el modelo viene de la Revolución Industrial, cuando más familias llegaron a las ciudades a trabajar en las fábricas y respondía a necesidades de esa sociedad.

Tendríamos que partir de cero, como si hubiéramos estado en una guerra, llegáramos a las ruinas y nos preguntáramos: ¿reconstruimos el edificio exactamente igual?, ¿tomamos los cimientos, pero aprovechamos para hacer algo más cercano a nuestra realidad?

Es muy difícil, porque si el agua tiene memoria y el río regresa a su cauce, siento que la escuela también tiene memoria y tiende a regresar donde ya estábamos.

Hasta ahora los estudiantes se sientan en una clase cuadrada, uno detrás de otro, a mirar una pizarra. ¿Cómo sería ese nuevo dibujo?

No existe un modelo perfecto y único para todos. Hoy tenemos un molde que se repite en todo el mundo, independientemente de los contextos y no quisiera cambiarlo por otro molde.

El reporte habla de construir juntos nuestros futuros, en plural, porque no hay un solo futuro, ni un solo camino.

Tendríamos que pensar en lo que necesitamos. Por ejemplo, mayor colaboración entre los docentes. Pero no se puede si estamos metidos en un cubo concreto todo el día y nos vemos apenas unos minutos en el salón de maestros entre clase y clase.

En realidad el niño no es el centro de la escuela, el centro de la escuela es el currículo, la campana, el libro de texto, el programa que se tiene que cumplir… eso marca la vida escolar.

En términos generales, creo que necesitamos que los muros de la escuela sean mucho más permeables, los externos para salir a la comunidad y para permitir que la comunidad entre, y los del interior también tienen que hacerse más flexibles.

¿Podrías dar un ejemplo de esa flexibilidad?

Tenemos una semana al año donde se mezclan niños de todos los grupos y escogen un taller, lo llamamos claustro.

Un grupo crea un restaurante desde el menú: aprenden a cocinar, a costear los platillos. Otros van a la producción de un programa de televisión. Otros escogen medicina, aprenden primeros auxilios, visitan hospitales, platican con los médicos. Los estudiantes quieren más proyectos así.

Una escuela abierta a la innovación, porque los docentes nos topamos con una pared: no lo puedes hacer, no está en el programa, no tiene suficiente investigación, no está respaldado por la ciencia. Y si nunca se ha hecho, ¿cómo va a estar respaldado por la ciencia?

Cuando se desarrollaron las primeras vacunas en la pandemia, se dio autorización de emergencia para utilizarlas sin que la investigación estuviera completa. Estamos en una crisis mundial de pobreza de aprendizaje según el Banco Mundial, la UNESCO y UNICEF. Si esto no es una emergencia educativa, no sé qué puede ser.

En ningún momento de la historia de la escuela, ésta ha estado tan amenazada, ha sufrido tanto y ha tenido tantos reveses, una crisis encima de otra. Si tenemos ideas y queremos aplicarlas, ¿no se podrá dar algo así como una autorización de emergencia?

Durante la pandemia la sala se transformó en google classroom, Zoom o Teams, y el reporte alerta sobre que la educación se sustente en empresas lucrativas, que utilizan nuestros datos, y plantea un sistema público digital para la enseñanza, ¿cuál es tu opinión?

No estoy en desacuerdo con el uso de las plataformas, que en nuestro caso nos ayudó muchísimo. Tenemos que dejar de verlas con determinismo: si nos gusta qué bueno, y si no, no lo usemos, no es una bestia que estamos intentando domar.

Podemos pensar maneras en que sea incluyente y no atente contra nuestros derechos.

Elisa Guerra

FUENTE DE LA IMAGEN – ROX DE LUNA

También se critica el solucionismo tecnológico, la idea de que lo digital va a eliminar todos los problemas. La tecnología tiene que estar al servicio de la pedagogía y no al revés. No por usarla voy a convertir una mala pedagogía en buena pedagogía.

La tecnología es un micrófono: si tienes bonita voz va a ampliarla, pero si no cantas bien, no te acerques, porque no va a hacer que tu voz suene melodiosa. Hemos tenido mucha confusión al pensar que modernizar la educación es subir las lecciones que no funcionaban en el aula a la plataforma. Si no funcionan en el aula, no van a funcionar.

¿Cómo dirías que es el cerebro de los niños de hoy? ¿Cómo se los cautiva?

Hemos subestimado la capacidad y el potencial cerebral de nuestros niños, aunque hemos avanzado en las neurociencias cognitivas aplicando cada vez más sus hallazgos al aula.

Los niños tienen un potencial lingüístico tremendo que no se ha traducido a la lectura. Les enseñamos a leer a los seis años, porque nos queda mejor como sistema: pueden sentarse en un salón, quedarse quietos por más tiempo, separarse de los padres sin llorar y prestar atención en grupos grandes al cuidado de un solo docente.

Los niños pueden aprender a leer antes, no de la manera en que les enseñamos a los seis años, pero estamos tan habituados y nos da tanto miedo salirnos de esa cajita que seguimos haciéndolo, aunque ya no sea lo óptimo. Como ese ejemplo, hay muchísimos más. Yo creo que al niño le hemos dado un rol de súbdito en la educación y no se vale.

El súbdito se tiene que sentar, escuchar, no puede hablar, no se puede mover.Sin embargo, el reporte propone incluir la emoción, permitir los errores, desarrollar el pensamiento crítico. ¿Cómo se lleva eso a la práctica?

Muchas veces les digo a los docentes: hagamos las cosas sin pedir permiso, lo que tú puedas dentro de tu aula.

Una de las razones por las que no damos a nuestros niños la atención que quisiéramos es el número extraordinariamente grande de chicos en un grupo y eso difícilmente lo podemos cambiar.

Me gusta hacer alianzas, con los padres, los maestros y con los mismos niños, decirles: cuando tengas una situación particular, aquí estoy, háblame, generar esa confianza. También dar espacios de mindfulness en el aula, o movernos rápido con una música elevada para reactivar la circulación, la respiración, oxigenar el cerebro, despertarnos.

Buscar otros lugares para enseñar, hacer a un lado el currículo para atender cosas más importantes, no tener miedo a brincarte un tema. Suena como anatema, ¡excomulgados los docentes que se brincan un tema!, pero a veces vas a sacrificarlo para avanzar después en los demás.

Leí el libro de un maestro que dedica el primer mes a conocer a los estudiantes. Si tenemos esas conexiones, los papás con los hijos, los maestros con los hijos, los estudiantes entre ellos, creo que hay mejores oportunidades de transformar la escuela.

Muchos padres se frustran porque no pueden escoger la mejor escuela para sus hijos o ven que sus hijos sufren por bullying, ¿qué les dirías?

No podemos quedarnos cruzados de brazos esperando que las autoridades resuelvan todo. Ya vimos con la pandemia que no pueden.

Quisiera que el mensaje sea que desde tu trinchera puedes hacer algo. A lo mejor no vas a mover al elefante, pero puedes dar pequeños pasos.

Si no puedes elegir la escuela y no puedes cambiarla, con la pandemia ya nos convertimos también en docentes de nuestros propios hijos. No dejar que con la vuelta a la presencialidad eso se pierda. Los padres pueden ser co-educadores con pandemia y sin pandemia. Y, de hecho, lo que pase en la casa es más poderoso que lo que pasa en la escuela en el desarrollo de cada niño.

Las tareas (los deberes) es un tema controversial. Una queja es que después de 7 horas en el colegio -el equivalente a una jornada laboral- tengan que seguir en casa. ¿Cuál es tu visión?

Si el objetivo es crear un hábito de estudio por las tardes, no debería de ser más de una hora.

Muchas veces no se utilizan para afianzar el conocimiento, sino para cubrir lo que no se alcanzó en el aula, pero no es culpa del estudiante, tampoco del docente. Puede ser la organización escolar, la sobrecarga curricular.

Elisa Guerra

FUENTE DE LA IMAGEN – ROX DE LUNA

¿Y las sanciones?

En primer lugar, cambiar el nombre, quizás a consecuencias, y enfocarse en resarcir el daño.

En el caso de algún chico que haya agredido a otro, lo primero es concientizar en cómo vas a resarcirlo. En toda comunidad tiene que haber reglas de convivencia, pero también cierta flexibilidad para considerar las situaciones únicas de cada estudiante. Y un punto aquí, no a que las consecuencias sean hacer más tareas, leer 20 minutos o no tener recreo, eso es contraproducente, porque estudiar o leer se convierten en un castigo, algo espantoso que no haces más que cuando te lo exigen.

¿Y cómo damos la oportunidad de enfrentar la consecuencia y de resarcir el daño? Cuando alguien va a exceso de velocidad y un agente de tránsito lo detiene, le dice: «Venía usted con exceso de velocidad, ¿tiene algún problema? Ay, no me di cuenta, oficial, qué barbaridad».

El oficial extiende una multa, uno la tiene que pagar y fin de la situación. No se pone a gritarnos: ¡qué estaba usted pensando! ¡cómo es posible!, pero muchas veces hacemos eso con los niños. A los niños, los padres y los docentes, los abusamos. Si ya venía lastimado emocionalmente, en lugar de investigar qué está pasando y cómo apoyar, estamos haciendo el problema más grande.

El reporte habla de aprender, pero también de desaprender, ¿qué es lo que hay que desmontar en la educación?

Tiene que ver con la interculturalidad y la aceptación de la diversidad. Hay cosas que hemos aprendido que no hacen más que perpetuar las injusticias sociales.

Se ha dicho mucho que el niño no nace odiando o con un prejuicio hacia otros, es algo que se aprende, pero es ya estructural, los docentes y los padres lo tenemos y no nos damos cuenta.

El primer camino es concientizarnos y analizar nuestras actitudes y pensamientos, porque somos parte del problema y perpetuamos las exclusiones. Tenemos que desaprender la imagen antropocéntrica de que los seres humanos estamos al centro de la vida y que el planeta existe para y por nosotros.

Somos una parte del ecosistema, pero hay otros seres vivos que tienen derechos y no están para rendirnos pleitesía, porque incluso cuando decimos que hay que cuidar el planeta, lo hacemos como si fuera nuestra propiedad, como cuando le decimos al niño «cuida tu chamarra para que no se te pierda».

¿Cuáles son los derechos de los niños hacia 2050, en ese futuro que intentamos visualizar?

Todos, incluyendo los que tienen necesidades educativas especiales o alguna condición de aprendizaje, todos los niños llevan dentro la semilla de la genialidad y tienen un enorme potencial. Su primer derecho es tener un ambiente óptimo que les permita desarrollarlo.

Ese potencial se va a ver diferente en cada uno, pero nuestra responsabilidad como educadores, como padres, es generar ese ambiente que les nutra, y que a nosotros, como adultos, también nos permita desarrollarnos.

No podemos pensar en la educación como un periodo en la vida, que se acaba cuando se sale de la escuela con un diploma. Sigue toda la vida. Otro derecho de los niños es que tanto sus padres como sus maestros sigan aprendiendo, que sean mejores para orientar, auxiliar, apoyarlos. También el derecho de acceso a la escuela, a las tecnologías que favorecen el aprendizaje, el derecho a encontrarse tanto en su casa como en la escuela con un ambiente libre de violencia, un ambiente de acogida.

Puedes leer toda nuestra cobertura del Hay Querétaro haciendo clic aquí.

Imagen de portada: Elisa Guerra (por Rox de Luna)

FUENTE RESPONSABLE: Diana Massis. HayFestivalQueretaro@BBC Mundo. 1 septiembre 2022

Sociedad y Cultura/Educación/HayFestival

 

El lado negativo de que tu familia te diga que eres una persona bonita.

Imagínate la escena: una niña se prueba un vestido lindo, hace un giro y, con gran satisfacción, lo alisa. Los adultos a su alrededor se hacen eco de su deleite y le dicen lo bonita que es.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

Más tarde, mira sus libros favoritos y ve personas delgadas y animales delgados que se embarcan en emocionantes aventuras, mientras que sus contrapartes más pesados son retratados como lentos o torpes. A veces, se da cuenta de que sus propios padres se preocupan por el peso o apariencia que tienen.

Para cuando sea adolescente, quizá sus padres se preocupen por el impacto de los influencers en la imagen corporal que tiene de sí misma.

Pero investigaciones indican que, en realidad, su percepción de los cuerpos y su aceptación social se habrán formado mucho antes, en esos primeros años.

Cuando pensamos en nuestra relación con nuestros cuerpos, a menudo es difícil determinar con precisión de dónde proviene nuestra satisfacción o insatisfacción.

Si pensamos en nuestra infancia, podemos recordar una colección de comentarios u observaciones. Ninguno de ellos quizá parezca enormemente impactante en sí. Y, sin embargo, su efecto acumulativo puede ser sorprendentemente potente.

Ya sea en forma de elogios o críticas, el tipo de atención a las formas del cuerpo puede establecer creencias e inseguridades que son difíciles de eliminar.

Las consecuencias pueden ser tremendamente dañinas, como muestran estudios, con actitudes familiares y comentarios despectivos sobre el peso vinculados a problemas de salud mental y trastornos alimentarios.

Además, ha aumentado la estigmatización más amplia de los niños con sobrepeso, lo que afecta su autoestima y, por supuesto, su imagen corporal.

Dado lo temprano que comienza esta conciencia de los ideales corporales, ¿qué pueden hacer los padres y cuidadores para ayudar a los niños a sentirse seguros de sí mismos y más solidarios con los demás?

La vergüenza corporal no es innata

Los ideales físicos difieren enormemente a lo largo del tiempo y las diferentes culturas: una mirada rápida a cualquier pintura de Peter Paul Rubens, o incluso a la estatuilla de 29.500 años conocida como la «Venus de Willendorf«, muestra cuán exuberantemente han acogido los humanos las características curvilíneas.

Familia en la piscina

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES/JAVIER HIRSCHFELD. Desde una edad temprana, los niños se ven influenciados por las opiniones de sus padres sobre la apariencia física.

Pero hoy, a pesar de un creciente movimiento de positividad corporal que celebra todas las formas y tamaños, la idea de que un cuerpo delgado es preferible sigue siendo dominante en las redes sociales, en los medios tradicionales, en la televisión, en la pantalla grande y en la publicidad.

La conciencia de los ideales corporales comienza temprano y refleja la experiencia de los niños del mundo que los rodea.

En un estudio, se pidió a niños de 3 a 5 años que eligieran una figura de una gama de tamaños delgados a grandes, para representar a un niño con características positivas o negativas.

Por ejemplo, se les preguntó qué niños serían antipáticos o amables, quiénes serían objeto de burlas por parte de otros y a quiénes invitarían al cumpleaños. Los niños tendían a elegir las figuras más corpulentas para representar las características negativas.

Crucialmente, este sesgo fue influenciado por otros: por ejemplo, las actitudes y creencias de sus propias madres sobre las formas del cuerpo afectaron el resultado.

Además, los niños mayores mostraron un sesgo más fuerte que los más pequeños, lo que nuevamente indica que fue aprendido, no innato.

Los hallazgos «indican que los entornos sociales de los niños son importantes en el desarrollo de actitudes positivas y negativas hacia el peso», concluyen los investigadores.

«Vemos los patrones en los que los niños atribuyen las características positivas a las figuras más delgadas y las características negativas a las figuras más grandes», dice Sian McLean, profesora de psicología en la Universidad La Trobe en Melbourne, Australia, que se especializa en insatisfacción corporal.

«Están desarrollando eso temprano, lo cual es una preocupación porque potencialmente tienen la oportunidad de internalizar esa percepción, que ser más delgado es deseable y está asociado con recompensas sociales».

Otro estudio mostró que la actitud de sus padres hacia el peso influía en niños de hasta 3 años. Con el tiempo, aumentaron las asociaciones negativas de los niños con los cuerpos grandes y la conciencia de cómo perder peso.

A menudo hay un elemento de género en estas percepciones, con los hijos más afectados por las opiniones de sus padres y las hijas por las actitudes de sus madres.

Si bien los padres juegan un papel importante en la formación de las actitudes y puntos de vista de sus hijos, se debe enfatizar que están lejos de ser la única influencia a la que los jóvenes están expuestos y, a menudo, pueden tener un efecto positivo que puede contrarrestar los mensajes de otras fuentes.

Mujer en escritorio

FUENTE DE LA IMAGEN – ALAMY/JAVIER HIRSCHFELD. La mayoría de nosotros habremos experimentado comentarios u observaciones improvisadas durante nuestra infancia.

El uso de dietas para controlar el peso se ha detectado en niñas de hasta 5 años, por ejemplo, y en ese caso, los principales factores fueron la exposición a los medios, así como las conversaciones sobre la apariencia.

Pero la investigación muestra que las opiniones de los padres sí importan.

El peligro de burlarse

Muchos padres pueden sentirse sorprendidos al escuchar que sus propias inseguridades, que después de todo pueden ser completamente involuntarias y no algo que deseen transmitir, pueden tener tal impacto. Pero algunos miembros de la familia también magnifican este efecto a través de comentarios despectivos.

En un estudio sobre los efectos de las burlas de los miembros de la familia sobre la insatisfacción corporal y los trastornos alimentarios, el 23% de los participantes dijeron haber recibido burlas de uno de sus padres por la apariencia, y el 12% fueron objeto de burlas por su sobrepeso, también por parte de uno de los padres.

Más informaron haber sido objeto de burlas por parte de sus padres que de sus madres. Tales burlas paternas fueron un predictor significativo de insatisfacción corporal, así como de comportamientos bulímicos y depresión, y también aumentaron las probabilidades de que un hermano se burlara de ellos.

Las burlas maternas fueron un predictor significativo de depresión.

Ser objeto de burlas por la apariencia por parte de un hermano tuvo un impacto negativo similar en la salud mental y la autoestima, y ​​aumentó el riesgo de trastornos alimentarios.

Los autores sugirieron que comprender los antecedentes familiares de burlas ayudaría a los proveedores de atención médica a identificar a las personas en riesgo de «trastornos de la imagen corporal y de la alimentación y un funcionamiento psicológico deficiente».

Otra investigación en niños de 7 a 8 años ha demostrado que los comentarios de las madres sobre el peso y el tamaño corporal se han relacionado con un comportamiento alimentario desordenado entre sus hijos.

Del mismo modo, las niñas «cuyas madres, padres y amigos las alentaron a perder peso y ser delgadas» tenían más probabilidades de respaldar creencias negativas sobre el peso de los demás, conocidas como «estereotipos gordos».

Esto es especialmente alarmante dado el aumento de la estigmatización y el acoso relacionados con el peso.

Más allá de la familia

Niña mirando cartel con mujer mostrando metro

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES/JAVIER HIRSCHFELD. Algunas mujeres adultas todavía sienten el dolor del estigma del peso experimentado en la infancia.

Hay una razón por la que la influencia de los padres es tan fuerte.

Rachel Rodgers, psicóloga de la Universidad Northeastern, dice que cuando un padre se preocupa por su propia imagen corporal, estará modelando comportamientos que muestran que «esto es importante».

«Incluso si no mencionan la apariencia física del niño, siguen actuando de una manera que sugiere al niño, ‘esto es algo que me preocupa, esto es algo que me preocupa’, por lo que los niños se quedan con eso».

Además, muchos padres tienden a comentar sobre lo que los niños están comiendo, vistiendo o cómo se ven, a menudo con buenas intenciones, y eso puede aumentar la preocupación por la apariencia y el peso.

La «idealización delgada» resultante hace que los niños crean que su «valor social depende de su apariencia física y eso los llevará a invertir en ella en términos de su autoestima, así como su tiempo y energía», dice Rodgers.

Por supuesto, a medida que el niño crece, sus pares y los medios de comunicación tienden a asumir un mayor protagonismo.

A menos que se contrarresten, estas influencias pueden reforzarse entre sí.

«La forma en que los ideales de los medios son apoyados y respaldados por sus compañeros/amigos fue un factor más crucial que la exposición directa a los medios en sí misma», explica Jolien Trekels, psicóloga que estudia la imagen corporal en KU Leuven en Bélgica, quien dirigió una investigación sobre el rol que los amigos juegan en los ideales de apariencia.

En una nota positiva, puede significar que los jóvenes no solo están a merced de los ideales de los medios, sino que pueden dar forma colectivamente a sus propias respuestas.

Qué hacer

Dado lo omnipresentes que son estos mensajes, ¿qué pueden hacer los padres para contrarrestarlos y, en su lugar, fomentar una imagen corporal más generosa, positiva y empoderadora?

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES/JAVIER HIRSCHFELD. Centrarse más en los intereses de un niño que en su aspecto podría mejorar su sentido de satisfacción personal.

Primero, como muestra la evidencia, la forma en que los adultos hablan sobre los cuerpos alrededor de los niños es importante.

«Recomendamos a los padres o educadores que no hagan comentarios sobre la imagen corporal, incluso si son positivos», dice McLean.

En su lugar, los padres deben centrarse en lo que los niños disfrutan hacer y en lo que están interesados, poniendo «más valor en quiénes son y sus habilidades y talentos especiales, y menos en cómo se ven», dice Stephanie Damiano, que trabaja en la organización benéfica Butterfly, que ofrece apoyo basado en evidencia para los trastornos alimentarios.

Esto ayuda a los niños a tener una sensación de satisfacción y autoestima que no está ligada a su apariencia.

También deben trabajar en su propia autopercepción y autoestima, dado que las investigaciones demuestran lo fácil que es transmitir nuestras inseguridades.

Damiano recomienda a los padres que eviten hablar sobre el peso o decirles constantemente a los niños que coman alimentos más saludables.

«Cuanto más nos enfocamos en un peso más alto como un problema, o en ciertos alimentos como ‘malos’, es probable que los niños sientan más culpa, vergüenza e insatisfacción corporal».

En cambio, los padres pueden hablar sobre el ejercicio como importante para la salud y el bienestar general, en lugar de una forma de perder peso.

Bebé con marcas de besos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES/JAVIER HIRSCHFELD. Las relaciones familiares positivas pueden ayudar a reducir los efectos negativos de la insatisfacción corporal.

Las familias también pueden normalizar el consumo de comidas saludables, en lugar de hablar abiertamente de que ciertos alimentos son malos. Después de todo, a todos nos gustan las golosinas, por lo que parece contraproducente enseñarle a los niños a sentirse culpables por tener una.

De hecho, se sabe que disfrutar de las golosinas es clave para una actitud saludable hacia el peso.

Ver programas de cocina en la televisión que presentan alimentos saludables también puede alentar sutilmente a los niños a comer ese tipo de alimentos.

Las relaciones familiares pueden desempeñar un papel positivo importante: un estudio demostró que una buena relación entre las madres y sus hijos adolescentes puede reducir los efectos negativos del uso de las redes sociales en la insatisfacción corporal.

Limitar el tiempo de los niños en las redes sociales puede reducir las «comparaciones de apariencia» y mejorar la salud mental.

«La forma en que los padres dan significado a lo que el niño está viendo» también es muy importante, dice Rodgers, ya que puede ayudar al niño a decodificar lo que realmente muestran las imágenes.

Y, por supuesto, no todas las redes sociales son malas; también pueden ser una fuente de comunidad y aliento.

Los padres pueden encontrar útil trabajar en equipo con las escuelas.

El programa Butterfly Body Bright en Australia ayuda a los niños de primaria a desarrollar una imagen corporal positiva y opciones de estilo de vida. En un programa piloto, se encontró que la imagen corporal de los niños mejoraba después de una lección.

Los programas de intervención que se enfocan en desarrollar la autoestima también han tenido éxito. Reflexionar sobre estos programas y sus mensajes puede incluso ayudar a los padres a examinar sus propias ideas sobre el peso y los cuerpos, y desechar creencias dañinas arraigadas durante mucho tiempo.

En cuanto a lo que se puede hacer en casa, un cambio fácil podría ser hacer una pausa cada vez que estemos a punto de elogiar la apariencia de un niño y pensar en otra cosa que nos guste de ellos y que queramos que sepan.

En lugar de decirles «Me encanta tu vestido», simplemente podemos sonreír y decirles lo agradable que es verlos y lo divertido que es estar cerca de ellos.

* Melissa Hogenboom es la editora de BBC Reel. Su libro, The Motherhood Complex , ya está disponible. Si quieres leer el artículo original, haz clic aquí.

Imagen de portada: GETTY IMAGES/JAVIER HIRSCHFELD

FUENTE RESPONSABLE: Melissa Hogenboom BBC Future. 27 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/Educación/Infancia/Salud/Salud Mental/Sociedad/ Alimentación

 

 

 

4 icónicas novelas que casi no se publican.

El rechazo puede ser difícil de sobrellevar.

Pero aunque no hayas conseguido el trabajo que deseabas ni las calificaciones en los exámenes que esperabas, lo importante es seguir adelante. Esta postura frente a la vida aplica a todos nosotros, incluidos los escritores.

Algunos de los autores de los mejores libros de la historia tuvieron que enfrentarse a grandes obstáculos antes de alcanzar el éxito, bien sea porque sus historias fueron rechazadas por los editores o porque sus tramas fueron duramente criticadas tras su publicación.

BBC Bitesize echó un vistazo a los novelistas que lucharon contra el rechazo para conseguir que sus obras, hoy emblemáticas, llegaran a las estanterías.

«Frankenstein»

La inglesa Mary Shelley comenzó a escribir «Frankenstein», o el moderno Prometeo, cuando tenía 18 años y se encontraba cerca del lago de Ginebra (Suiza).

Terminada en 1817, muchos de los principales editores de la época se mostraron reacios a arriesgarse con su novela gótica. Incluso los editores de su marido, Percy Shelley, y de su amigo íntimo, Lord Byron, rechazaron el manuscrito.

Una versión teatral de "Frankenstein"

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. La obra de Shelley se ha convertido en un clásico y ha sido versionada tanto por la radio, cine como por los teatros de medio mundo.

Tras múltiples negativas, la novela fue finalmente impresa en enero de 1818, cuando la pequeña editorial Lackington, Hughes, Harding, Mavor y Jones acordó publicarla de forma anónima.

La recepción de la novela fue inicialmente decepcionante y la primera tirada se limitó a 500 ejemplares. No fue hasta 13 años después, en 1831, cuando Shelley pudo disfrutar del éxito comercial, tras la publicación de una edición revisada.

Desde 1818 se han hecho innumerables adaptaciones para el teatro, el cine y la radio de «Frankenstein», la cual ha alcanzado un estatus literario de élite.

En 2021, una rara primera edición de la novela se vendió en Christie’s por la friolera de 1,17 millones de dólares, convirtiéndose en la obra impresa más cara de una mujer vendida en subasta.

«Rebelión en la granja»

«Era obvio que habría grandes dificultades para publicarla», admitió el británico George Orwell en el prefacio de «Rebelión en la granja», una fábula alegórica que satiriza al estalinismo.

Cuando escribió el libro en 1943, se consideró controvertida ya que para el momento Reino Unido era aliado de la Unión Soviética en la II Guerra Mundial.

Un hombre sujetando una copia de "Rebelión en la granja"

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Pese a que casi no llegó a publicarse «Rebelión en la granja» es hoy uno de los libros más populares en Reino Unido y en el resto del mundo.

El poeta modernista y entonces director de Faber & Faber, T.S Eliot, escribió un famoso rechazo de la ya novela. Aunque alababa la habilidad de Orwell como escritor, dudó que la novela tuviera «el punto de vista adecuado para criticar la situación política del momento».

Tras el rechazo de al menos cuatro casas editoriales más, Orwell vio finalmente publicado su libro en agosto de 1945.

En 2016, un estudio de Oxford Home Schooling mostró que «Rebelión en la granja» encabezaba la lista de los libros favoritos de los británicos, con un 27% de 2.000 adultos asegurando que habían disfrutado leerlo durante su tiempo de estudiantes.

«El señor de las moscas»

La primera y más famosa novela de William Golding, «El señor de las moscas», fue rechazada por todos los editores a los que la envió.

Un editor incluso la describió en una carta como una «fantasía absurda y sin interés», que era «basura» y «aburrida». No fue hasta 1954 cuando la editorial Faber sacó el manuscrito de Golding de la pila de rechazos.

El libro cuenta la historia de un accidente de avión durante una evacuación en tiempos de guerra que deja a un grupo de chicos de secundaria varados en una isla. Según la American Library Association, la obra ocupó el octavo lugar en su lista de libros prohibidos y/o más cuestionados de entre las 100 mejores novelas del siglo XX .

Pero a pesar de las disputas, «El señor de las moscas» sigue siendo una lectura popular. La novela ha vendido millones de ejemplares en todo el mundo, más de 25 millones sólo en inglés, y ha sido adaptada para la radio, el cine y el teatro.

En 1983, Golding recibió el Premio Nobel de Literatura porque sus obras «iluminan la condición humana en el mundo de hoy».

Una imagen de la película el Mago de Oz de 1939

FUENTE DE LA IMAGEN – SILVER SCREEN COLLECTION. «El maravilloso mago de Oz» fue calificado por el Congreso de EEUU como «el mayor y más querido cuento de hadas de ese país».

«El maravilloso mago de Oz»

«El maravilloso mago de Oz», es un cuento de hadas moderno con una ambientación reconocidamente estadounidense y se ha convertido en un clásico de la literatura infantil desde su publicación en 1900.

Escrito por L. Frank Baum y bellamente ilustrado por el artista nacido en Filadelfia, William Wallace Denslow, el libro fue un éxito de ventas inmediato.

Pero Baum no fue ajeno al rechazo. Un editor dijo que el libro era «demasiado radical» para su publicación. De hecho, llegó a llevar un diario al que llamó «Registro de fracasos», para llevar la cuenta de todas las cartas de rechazo que recibía tras presentar el manuscrito.

Baum escribió otros 13 libros de Oz en su vida y la película musical de 1939 se convirtió en uno de los primeros largometrajes en color más taquilleros. La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha declarado la obra como «el mayor y más querido cuento de hadas del país».

Lo anterior parece comprobar la veracidad de las palabras de Glinda, la Bruja Buena de Oz: «Siempre has tenido el poder, querida, sólo tenías que aprenderlo por ti misma».

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Hace 5 horas.

Sociedad y Cultura/Educación/Literatura/Libros/Libertad de expresión.

 

Las gemelas separadas al nacer como parte de un oscuro experimento que se reencontraron décadas después.

Era el 4 de septiembre de 1977 cuando una amiga le dijo que se parecía a una niña que conocía llamada Lori Pritzl y le preguntó si era adoptada.

El cumpleaños de Seckler era la misma fecha que el de Pritzl y las dos chicas se veían exactamente iguales.

Seckler supo que era adoptada desde muy joven, con una crianza feliz y amorosa. Luego se enteró de que Pritzl había sido dada en adopción por la misma agencia que a ella.

Las adolescentes inmediatamente se hablaron por teléfono y se dieron cuenta de que las sospechas de su amiga debían ser ciertas: eran gemelas.

Seckler recuerda que se echó a llorar cuando conoció a su hermana.

«Vi a Lori cruzando la calle… con una gran sonrisa en su rostro», dice. «Luego nos abrazamos. Fue toda una experiencia… Me sentí menos sola. Siendo una niña adoptada, siempre me sentí diferente… Sentí como ‘vaya, tengo una compañera allí'».

Las dos eran fumadoras, tenían intereses artísticos similares como bailar y dibujar, y a ambas les gustaba la música. «Fue surrealista», dice Pritzl. «Sentí que me miraba en el espejo».

Una mano sostiene una foto de las gemelas Kathy Seckler y Lori Pritzl

FUENTE DE LA IMAGEN – BBC/KATHY SECKLER

Las gemelas Kathy Seckler y Lori Pritzl se conocieron cuando eran adolescentes después de que una amiga en común les hablara a una de la otra.

Podrían haberse enterado antes: su similitud había sido señalada previamente por personas que conocían a ambas familias.

Pritzl le restó importancia: ¿acaso todo el mundo no escucha de vez en cuando que se parece a otra persona?

Objeto de un polémico estudio

Las adolescentes vivían a una distancia de 24 kilómetros una de la otra y tenían amigos en común.

Sin que ellas lo supieran, sus padres sabían de la existencia de la otra gemela desde hacía una década, pero les habían pedido que lo mantuvieran en secreto.

Lo que se supo unos años después fue que Seckler y Pritzl fueron parte de un controvertido estudio.

En la década de 1960, una entonces muy respetada agencia de adopción, Louise Wise Services en Nueva York, dividió deliberadamente al menos 10 conjuntos de bebés gemelos o trillizos y los colocó en familias separadas. Seckler y Pritzl se encontraban entre los hermanos separados.

La agencia se había asociado con un grupo de psiquiatras y psicólogos en un intento de descubrir qué nos hace ser quienes somos. Querían saber cuánto de nuestras identidades están definidas por nuestra naturaleza y nuestra crianza, pero ¿a qué costo?

Dos parejas de gemelos (dos mujeres y dos hombres) en un festival en Ohio, Estados Unidos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Para un documental de la BBC sobre el estudio, hablé con participantes mellizos y gemelos, así como con uno de los investigadores originales involucrados, para explorar por qué los gemelos todavía están buscando respuestas sobre su participación involuntaria en este experimento.

«Fuimos realmente privadas de ser hermanas, encima gemelas. Y creo que fue simplemente horrible lo que hicieron», me dijo Seckler en una entrevista para el documental.

«Ya era bastante desafiante ser una niña adoptada… privarme de ser gemela y de tener una hermana gemela fue simplemente horrible».

«Cualquier adoptado a través de Louise Wise en los años 60 tiene todo el derecho a pensar que tal vez tenga un gemelo», dice Nancy Segal, genetista, experta en gemelos y autora de Deliberately Divided(«Divididos deliberadamente»).

Segal ha pasado varios años rastreando a muchos de los sujetos originales involucrados en el Estudio de Gemelos del Centro de Desarrollo Infantil de Nueva York, así como a cualquiera que haya estado implicado en él.

Fascinación por los gemelos

La historia de los gemelos y un grupo de trillizos que fueron separados deliberadamente salió a la luz pública por primera vez en 1980 cuando tres jóvenes descubrieron por casualidad a sus 19 años que eran trillizos idénticos.

Su reencuentro fue noticia en todo el mundo. Poco después, quedó claro que había otros que también habían sido separados, tanto gemelos como mellizos.

Las historias de gemelos han llamado la atención de los humanos desde hace tiempo. Desconocidos detienen a gemelos en la calle y regularmente hacen preguntas sobre ese vínculo especial que se dice que tienen, preguntas que todavía le hacen a Seckler si menciona que tiene una hermana gemela.

Para los investigadores, los gemelos brindan una visión única de la compleja interacción entre nuestra genética y los entornos en los que vivimos.

Los gemelos que crecen separados en diferentes familias comparten solo sus genes, no su entorno. Por lo tanto, cualquier similitud descubierta puede atribuirse en gran medida a sus genes, aunque en los últimos años se ha descubierto que la relación entre la naturaleza y la crianza es mucho más complicada que esto.

Se ha descubierto que rasgos como la inteligencia, la altura y el peso, por ejemplo, tienen importantes influencias genéticas. Hallazgos como estos provienen de datos recopilados durante años de estudios retrospectivos de gemelos criados por separado.

«Lo que estamos descubriendo es que muchos más comportamientos de los que jamás hubiéramos pensado tienen un componente genético», dice Segal.

«La genética no lo es todo, pero explica en gran medida por qué somos diferentes entre nosotros».

Una cadena de ADN

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. La genética puede explicar en gran parte por qué somos diferentes unos de otros.

Aunque rara vez ocurre, los gemelos idénticos que fueron criados por separado lo descubren años más tarde. Por lo tanto, cualquier conocimiento se obtiene retrospectivamente. Debido a su rareza, hay casos limitados para que los científicos los estudien.

Las «razones» del estudio

Los investigadores que trabajaban con la agencia Louise Wise Services creían haber encontrado una forma de evitarlo.

Se dieron cuenta de que podían estudiar hermanos idénticos desde el nacimiento, capturando su desarrollo en tiempo real, que es exactamente lo que se propusieron hacer.

La asesora psiquiátrica de la agencia de adopción, Viola Bernard, justificó la separación de los mellizos porque propuso que les ayudaría a desarrollar su propia identidad, en lugar de competir entre sí en el mismo hogar por el afecto de sus padres.

Afirmó que esto estaba respaldado por estudios científicos de la época.

«Puedo decirle honestamente que no existe tal literatura sobre desarrollo infantil. Nunca nombraron estudios», dice Segal.

Nunca antes en la historia documentada se había separado a gemelos como parte de una política.

Bernard trabajó con un investigador llamado Peter Neubauer, entonces en el Centro de Desarrollo Infantil de la Junta Judía de Guardianes en Nueva York, que durante mucho tiempo había buscado estudiar a los gemelos criados por separado.

A los padres adoptivos no se les informó de que su hijo era un gemelo o un trillizo, solo que estaban participando en un estudio de desarrollo infantil.

«Y era muy obvio que si no aceptaban el estudio ni que los investigadores fueran a su casa periódicamente, probablemente no recibirían a ese niño», dice Segal.

Dos bebés gemelos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Gemelos y trillos fueron separados al nacer por un controvertido estudio que se realizó en los años 60 (foto genérica).

Los gemelos fueron sometidos a numerosas pruebas, en las que se analizó una variedad de rasgos relacionados con la inteligencia y la personalidad. También fueron filmados y fotografiados.

Seckler recuerda cómo se sintió cohibida cuando los investigadores llegaron a su casa. «Mi madre estuvo de acuerdo porque se especializaba en psique y conocía la importancia de los estudios de desarrollo infantil», dice. «Pero el hecho de que fuera un estudio de gemelos…, no les dijeron la verdad».

Problemas en el camino

Desde el principio, el experimento tuvo problemas.

Nos pusimos en contacto con Lawrence Perlman, uno de los pocos investigadores que habló sobre su breve participación en el estudio cuando era estudiante de posgrado.

En su rol, visitaba a los gemelos, les hacía pruebas y los filmaba. Recuerda haberse sorprendido de lo similares que eran los gemelos separados.

«No solo la apariencia física, sino todas sus personalidades. Estaba bastante claro para mí que las influencias genéticas eran muy fuertes», dice.

Un joven par de gemelos, por ejemplo, amaba el ketchup, para el deleite de una madre adoptiva y la frustración de la otra, señala Perlman.

Kathy Seckler y su gemela Lori Pritzl comunicándose por video-llamada.

Kathy Seckler y su gemela Lori Pritzl tienen una relación amorosa, aunque a veces difícil, después de que se separaron al nacer y se reencontraron cuando eran adolescentes.

Los gemelos fueron colocados con familias cuidadosamente seleccionadas en función de varios factores clave, como la edad de sus padres, el nivel socioeconómico, la educación, la religión y sus otros hijos.

«Todos tenían un hermano mayor que había sido adoptado mediante Louise Wise, y ese era el gancho que tenían para lograr que los padres estuvieran de acuerdo», dice Perlman.

Y según Segal, también fue una forma de crear condiciones que fueran constantes entre las familias.

El estudio pronto se topó con problemas. Se acabaron los fondos y hubo preocupaciones éticas en la década de 1970 con respecto al consentimiento informado.

Se pidió retrospectivamente a los padres que firmaran formularios de consentimiento, pero algunos se negaron.

Hablé con Arthur Caplan, profesor de la Universidad de Nueva York y experto en ética médica, quien me dijo que el estudio se llevó a cabo en un momento en que las violaciones éticas en la investigación científica eran demasiado comunes y describió este estudio como un caso claro.

«Realmente podría causar un daño grave, ruptura matrimonial, batallas en el camino entre los niños y sus padres», dice Caplan. «El potencial de daño es real, el potencial de violación de los derechos básicos, absolutamente presente».

La distancia entre los gemelos también fue mal planificada, al igual que la probabilidad de que se conocieran más adelante en la vida.

Todos los niños fueron colocados en familias que vivían en el área metropolitana de Nueva York en un momento en que las comunidades estaban mucho más unidas de lo que están hoy.

Seckler y su hermana fueron adoptadas por familias que vivían en círculos sociales similares.

Viola Bernard aconsejó específicamente a ambos grupos de padres que no se lo dijeran a sus hijas, sugiriendo que podría ser «demasiado dañino», pero ofreció poco más a modo de explicación.

Otros gemelos que fueron separados también se reencontraron por casualidad, a menudo a través de conocidos mutuos, como fue el caso de los trillizos idénticos que se conocieron a los 19 años.

Nancy Segal ha estado investigando las repercusiones del estudio de gemelos del Centro de Desarrollo Infantil de Nueva York.

Nancy Segal ha estado investigando las repercusiones del estudio de gemelos del Centro de Desarrollo Infantil de Nueva York.

Científicamente, la investigación en sí fue fundamentalmente defectuosa. Perlman, mirando hacia atrás, dice que los datos que recopilaron sobre los niños eran «un desastre» y que el estudio no estuvo bien organizado.

Y Neubauer y su equipo nunca publicaron artículos científicos. «Realmente no parecían tener una comprensión de la forma correcta de manejarlo desde un punto de vista científico», dice Perlman. «Fueron amenazados con juicios y no se publicó nada».

Diferencia con los mellizos

El estudio no incluía mellizos, que habrían sido un grupo de control natural.

La comparación de gemelos con mellizos puede ayudar a desentrañar el papel de la genética frente al entorno.

Aun así, la agencia de adopción también colocó mellizos en familias separadas.

Hablamos con Allison Kanter, quien fue separada de su melliza.

Kanter también fue adoptada a través de Louise Wise y descubrió a su hermana recientemente después de ver un documental con la historia de los trillizos idénticos. La curiosidad la llevó a tomar una prueba de ascendencia genética.

«Recuerdo que sentí un escalofrío por todo el cuerpo y pensé: ‘Guau, ¿y si esto fuera real?'».

Hubo una coincidencia con alguien llamada Michelle Mordkoff. Se encontraron tan pronto como pudieron. Aunque breve, su relación fue profunda.

«Era como una parte de mí que siempre me faltaba y de la que nunca supe», dice Kanter.

«Cuanto más nos conocíamos, más nos dábamos cuenta de que éramos similares, ya sabes, emocionalmente y en cómo veíamos la vida y cómo vivíamos nuestra vida».

Solo unos años después, Mordkoff murió de cáncer de páncreas, lo que significa que las mellizas tuvieron menos de tres años juntas.

«Creo que siendo mellizas (…) sentimos que éramos daños colaterales en todo este esquema de Louise Wise. Ya sabes, no éramos idénticas. No iban a averiguar nada de nosotras que fuera igual que en celdas idénticas. Y simplemente nos hicieron a un lado», me dijo Kanter.

¿Fue, como cuestionó Kanter, todo por nada? ¿Qué sucedió con los datos que se recopilaron y por qué los otros participantes involuntarios siguen buscando respuestas reales sobre su participación en este desafortunado estudio?

Lo que vino después

Perlman solo trabajó en el proyecto durante 10 meses antes de que su incomodidad con el estudio lo llevara a buscar otro empleo.

Pero en los años que siguieron se preguntó qué había pasado. Solo aparecieron unos pocos informes de casos muy repetitivos que contenían escasos detalles.

Finalmente en 2004, Segal y Perlman se conocieron después de mantener correspondencia mientras cada uno de ellos buscaba respuestas. Juntos fueron a encontrarse con Neubauer, de 91 años, en su apartamento en la ciudad de Nueva York.

Incluso entonces, Neubauer no expresó ningún arrepentimiento. «Defendió la práctica diciendo que fue idea de Viola Bernard», dice Perlman.

«No iba a reconocer ninguna responsabilidad por haber hecho algo malo. Así que esa era su postura y se mantuvo firme. En nombre de la investigación científica, esencialmente explotaron a estas familias sin usar los datos».

Louise Wise Services, una agencia que alguna vez fue muy respetada, cerró en 2004 y pasó sus registros de adopción e investigación a otra agencia llamada Spence-Chapin.

Sin embargo, el control de los registros relacionados con el estudio pertenece a The Jewish Board of Family and Children ‘s Services. En un comentario que nos envió, la junta judía negó rotundamente cualquier responsabilidad por el estudio de Neubauer.

Un portavoz le dijo a la BBC: «Debido a las leyes de confidencialidad, y considerando la naturaleza extremadamente privada y personal de la información contenida en estos registros de estudio, tenemos acceso limitado a los registros de los propios sujetos del estudio».

Agregó que todos los sujetos vivos del estudio ahora son conscientes de su participación.

Una joven salta sobre su hermana gemela y ambas ríen

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Kathy Seckler lamenta no haber podido crecer junto a su hermana gemela (foto genérica).

Con el permiso de Seckler y Pritzl, solicité acceso a imágenes filmadas de ellas cuando eran niñas pequeñas, pero me dijeron que lo tenían que solicitar las gemelas.

Luego se les informó de que si tenían acceso, no podían compartir los archivos con nadie más, ya que pueden contener «información confidencial sobre personas que no sean los propios sujetos del estudio».

Debido al costo emocional de volver a visitar su pasado, las gemelas no quisieron seguir adelante.

Tal como está, los datos recopilados en el estudio permanecen sellados en la Universidad de Yale y no se pueden abrir hasta 2065.

Neubauer dispuso que los registros se bloquearan en Yale en 1990 y alegó que lo hizo para proteger a los gemelos.

«No lo creo ni por un minuto. Creo que lo hicieron para protegerse», dice Segal.

Caplan se pregunta si la razón fue simplemente para ocultar la incompetencia. «¿Por qué mantener los registros de la investigación en secreto? Creo que la única explicación que se me ocurre es la vergüenza».

Pero incluso aunque esos datos existan de alguna manera significativa, las preocupaciones éticas y la naturaleza defectuosa del estudio hacen que sea cuestionable su uso.

Segal, por ejemplo, enfatiza que este es un estudio que nunca debería haberse hecho en primer lugar.

«No sabemos mucho acerca de lo que hay allí. Y si tuviéramos acceso a él y lo publicáramos, ¿qué tipo de mensaje enviaría eso a los futuros investigadores?», plantea.

Una mano sostiene un álbum con fotos de Allison Kanter y Michelle Mordkoff

FUENTE DE LA IMAGEN – ALLISON KANTER/BBC

Allison Kanter pasó menos de tres años con su melliza Michelle Morkoff después de que crecieran en costas opuestas de EE.UU.

Para las familias, las preguntas persisten sin respuestas y el experimento ha arrojado una larga sombra. Nunca se ha hecho responsable a ningún individuo vivo.

Un legado no deseado del experimento es que brinda un ejemplo de cómo no se debe hacer ciencia y cuán importantes son las consideraciones éticas en cada etapa.

Seckler, en un frente personal, espera que contar su historia haga que los dolorosos giros y vueltas de su descubrimiento sean más fáciles de soportar.

Hasta hace poco, cuando la gente se enteraba de que era una gemela, generaba preguntas inevitables como: «Oh, debe haber sido muy divertido crecer juntas, ¿se vestían igual, se veían igual…?».

Seckler dice que a menudo era más fácil no volver a remover la confusión emocional de la historia.

«Mentía y decía ‘oh sí, nos vestimos diferente’. Tenía que continuar con el legado de esta hermana secreta, ha sido difícil», dice.

«Así que estoy un poco contenta de que, con suerte, la gente vea esto y difunda la historia».

Si bien el estudio puede haber intentado desentrañar el papel de los genes y el medio ambiente en sus identidades, tuvo un costo en sus vidas, y en la de sus familias, que es difícil imaginar.

Encontrar a sus hermanos idénticos secretos cambió sus vidas para siempre.

Los trillizos involucrados en el estudio lidiaron con problemas de salud mental durante años después de su descubrimiento (aunque también tuvieron problemas psiquiátricos cuando eran adolescentes) y uno de ellos se suicidó.

Se cree que su madre biológica tenía antecedentes de problemas de salud mental.

También se cree que otra mujer gemela, que fue separada pero no estudiada, se suicidó: su familia biológica también tenía antecedentes de depresión.

Si bien las experiencias estresantes no necesariamente causan problemas de salud mental, el estrés severo puede exacerbar los problemas de salud mental anteriores, especialmente para aquellos que tienen una predisposición genética.

Otros han experimentado ira, tristeza y arrepentimiento por su participación en el experimento. Para algunos, afectó las relaciones con sus padres adoptivos. Y, sobre todo, afectó la relación con su gemelo.

«Nunca pudimos volver hacia atrás porque éramos gemelas, pero no éramos hermanas», agrega Seckler.

«No crecimos juntas e incluso hasta el día de hoy ha sido una parte muy difícil de nuestra relación».

Sobre todo, ha dejado a los involucrados haciéndose una pregunta profunda sobre el tema mismo de la investigación prevista: ¿qué tanto fue impactada su naturaleza por aquellos que los dividieron?

Imagen de portada: Kathy Seckler tenía 16 años cuando descubrió algo inesperado que cambió su vida por completo: tenía una hermana gemela.

FUENTE RESPONSABLE: Melissa Hogenboom; BBC Future. 20 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/Educación/Infancia/Familia/Derechos del Niño

 

 

 

Cómo afronta nuestro cerebro el hecho de hablar más de un idioma.

Hablar una segunda o incluso una tercera lengua puede aportar ventajas evidentes, pero a veces las palabras, la gramática e incluso los acentos pueden confundirse. Esto puede revelar cosas sorprendentes sobre el funcionamiento de nuestro cerebro.

La investigación sobre cómo las personas multilingües hacen malabares con más de un idioma en sus mentes es compleja y a veces contraintuitiva. Resulta que cuando una persona multilingüe quiere hablar, las lenguas que conoce pueden estar activas al mismo tiempo, aunque sólo se utilice una. 

Estas lenguas pueden interferir entre sí, por ejemplo, entrando en la conversación justo cuando no se espera. Y las interferencias pueden manifestarse no sólo en los deslices de vocabulario, sino incluso a nivel de gramática o acento.

«Por las investigaciones sabemos que, como bilingüe o multilingüe, siempre que hablas, se activan las dos lenguas o todas las que conoces», explica Mathieu Declerck, investigador principal de la Universidad Libre de Bruselas. «Por ejemplo, cuando quieres decir ‘dog’ como bilingüe francés-inglés, no sólo se activa ‘dog’, sino también su equivalente de traducción, por lo que también se activa ‘chien'».

Concepto de inhibición

Por lo tanto, el hablante necesita tener algún tipo de proceso de control del lenguaje. Si se piensa en ello, la capacidad de los hablantes bilingües y multilingües para separar las lenguas que han aprendido es notable. La forma en que lo hacen se explica comúnmente a través del concepto de inhibición: una supresión de las lenguas no relevantes.

Cuando se pide a un voluntario bilingüe que nombre un color que aparece en una pantalla en un idioma y luego el siguiente en su otra lengua, es posible medir los picos de actividad eléctrica en las partes del cerebro que se encargan del lenguaje y la atención.

Sin embargo, cuando este sistema de control falla, pueden producirse intrusiones y lapsus. Por ejemplo, una inhibición insuficiente de una lengua puede hacer que esta «aparezca» y se entrometa cuando se debería estar hablando en otra distinta.

Hombre pulsando diferentes interruptores de idiomas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En lugar de activar y desactivar los distintos idiomas, estos están siempre activos en nuestro cerebro y la lengua no deseada se inhibe.

Tamar Gollan, profesora de psiquiatría de la Universidad de California en San Diego, lleva años estudiando el control del lenguaje en los bilingües. Sus investigaciones han llevado a menudo a conclusiones contrarias a la intuición.»Creo que una de las cosas más singulares que hemos visto en los bilingües cuando mezclan idiomas es que a veces parece que inhiben tanto la lengua dominante, que acaban hablando más lentos en ciertos contextos», indica el experto.En otras palabras, la lengua dominante de una persona multilingüe puede verse afectada en ciertos casos. 

Por ejemplo, en la tarea de nombrar colores descrita anteriormente, un participante puede tardar más tiempo en recordar la palabra de un color en su primera lengua cuando cambia a la segunda, en comparación con la situación inversa.

En uno de sus experimentos, Gollan analizó la capacidad de cambio de idioma de los bilingües español-inglés haciéndoles leer en voz alta párrafos solo en inglés, solo en español y párrafos que mezclaban aleatoriamente el inglés y el español.Los resultados fueron sorprendentes. Aunque tenían los textos delante de ellos, los participantes cometían «errores de intrusión» al leer en voz alta, por ejemplo, decir accidentalmente la palabra española «pero» en lugar de la palabra inglesa «but». 

Este tipo de errores se producía casi exclusivamente cuando leían en voz alta los párrafos mixtos, que requerían cambiar de idioma.Lo más sorprendente fue que una gran proporción de estos errores de intrusión no eran palabras que los participantes se habían «saltado» en absoluto. Mediante el uso de tecnología de seguimiento ocular, Gollan y su equipo descubrieron que estos errores se cometían incluso cuando los participantes miraban directamente a la palabra concreta.

Y aunque la mayoría de los participantes eran hablantes que dominaban el inglés, cometían más errores de intrusión con palabras en inglés que con las debían decir en español, un idioma que controlaban menos, algo que, según explica Gollan, es casi como una inversión del idioma dominante.

Dominancia invertida

«Creo que la mejor analogía es imaginar que hubiera alguna condición en la que de repente escribieras mejor con tu mano no dominante», comenta. «A esto lo hemos calificado como dominancia invertida».

Esto puede ocurrir incluso cuando estamos aprendiendo una segunda lengua: cuando los adultos están inmersos en el nuevo idioma, pueden tener más dificultades para acceder a las palabras de su lengua materna.

Los efectos de dominancia invertida pueden ser especialmente evidentes cuando los bilingües cambian de idioma en una misma conversación, dice Gollan. La experta explica que, al mezclar idiomas, los multilingües hacen una especie de ejercicio de equilibrio, inhibiendo la lengua más fuerte para equilibrar las cosas, y a veces van demasiado lejos en la dirección equivocada.

«Los bilingües intentan que ambas lenguas sean igual de accesibles, inhibiendo la lengua dominante para facilitar la mezcla», dice. «Pero a veces ‘sobrepasan’ esa inhibición, y acaban hablando más lento que en la lengua no dominante».

Imagen de The Beatles con carteles en diferentes idiomas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Al pasar rápidamente de un idioma a otro es cuando pueden producirse más «interferencias lingüísticas», que afectan no solo a las palabras, sino también a la pronunciación y a la gramática.

Los experimentos llevados a cabo por Gollan también descubrieron una dominancia invertida en otra área sorprendente: la pronunciación. Los participantes a veces leían una palabra en el idioma correcto, pero con el acento equivocado. Y de nuevo, esto ocurría más con las palabras en inglés (idioma dominante) que en español.

«A veces los bilingües eligen la palabra correcta, pero con el acento incorrecto, lo cual es una disociación realmente interesante que indica que el control del lenguaje se aplica en diferentes niveles de procesamiento», dice Gollan. «Y hay una separación entre la especificación del acento y la especificación del léxico del que se van a extraer las palabras».

E incluso el uso de la gramática en nuestra lengua materna puede verse afectado de forma sorprendente, sobre todo si se ha estado muy inmerso en un entorno lingüístico diferente.

«El cerebro es maleable y adaptable», dice Kristina Kasparian, escritora, traductora y consultora que estudió neurolingüística en la Universidad McGill de Montreal (Canadá). «Cuando uno se sumerge en una segunda lengua, eso influye en la forma en que percibe y procesa su lengua materna».

Diferente actividad cerebral

Como parte de un proyecto más amplio realizado dentro de la investigación de su doctorado, Kasparian y sus compañeros hicieron pruebas con personas que tenían el italiano como lengua materna y que habían emigrado a Canadá y aprendido inglés ya de adultos. Todos ellos habían declarado anecdóticamente que su italiano se estaba oxidando y que no lo utilizaban mucho en su día a día.

A los participantes se les mostró una serie de frases en italiano y se les pidió que vieran si les sonaban bien. Al mismo tiempo, se midió su actividad cerebral mediante un método de electroencefalografía (EEG). Sus respuestas se compararon con las de un grupo de italianos monolingües que vivían en Italia.

Imagen de un cerebro por ordenador

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los inmigrantes italianos eran más propensos a rechazar frases italianas correctas como no gramaticales si estas no coincidían con la gramática inglesa correcta. Y cuanto mayor era su dominio del inglés, cuanto más tiempo llevaban viviendo en Canadá y cuanto menos utilizaban su italiano, más probable era que encontraran las frases correctas en italiano como incorrectas.

También mostraban patrones diferentes de actividad cerebral en comparación con los italianos que vivían en Italia. Descubrieron que, cuando se les presentaban frases gramaticalmente aceptables solo en italiano (pero no en inglés), los italianos que vivían en Canadá mostraban patrones de actividad cerebral diferentes a los de Italia.

De hecho, su actividad cerebral era más coherente con lo que cabría esperar de los angloparlantes, dice Kasparian, lo que sugiere que sus cerebros procesaban las frases de forma diferente a la de sus homólogos monolingües en su país.

Evidentemente, la mayoría de las personas multilingües son capaces de mantener la gramática de su lengua materna sin problemas. Pero el estudio de Kasparian, así como otros realizados en el marco de su proyecto de investigación más amplio, demuestran que nuestras lenguas no son estáticas a lo largo de nuestra vida, sino que cambian, compitiendo e interfiriendo activamente entre sí.

Imagen del libro "El avaro" de Moliere

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Ser multilingüe también puede tener ventajas como poder llevar a cabo mejor la multitarea, según algunos estudios.

Navegar por estas interferencias podría ser parte de lo que hace que a un adulto le resulte difícil aprender un nuevo idioma, especialmente si ha crecido siendo monolingüe.

«Cada vez que vas a hablar esta nueva lengua, la otra es como si dijera: ‘»Eh, ya estoy aquí, listo'», dice Matt Goldrick, profesor de lingüística en la Universidad Northwestern de Evanston (Illinois). Así que el reto es que hay que suprimir eso que es tan automático y tan fácil de hacer, en favor de algo que es increíblemente difícil cuando se está aprendiendo un idioma por primera vez».

Gestionar la competencia es algo en lo que los multilingües suelen tener mucha práctica. Muchos investigadores sostienen que esto les aporta ciertas ventajas cognitivas, aunque cabe señalar que aún no hay una posición firme al respecto, ya que otros afirman que sus propias investigaciones no muestran pruebas fiables de una ventaja cognitiva bilingüe.

En cualquier caso, el uso de las lenguas es posiblemente una de las actividades más complejas que los humanos aprenden a realizar. Y tener que manejar varios idiomas se ha relacionado con beneficios cognitivos en muchos estudios, dependiendo de la tarea y la edad.

Algunos estudios han demostrado que los bilingües rinden más en tareas de control ejecutivo. Asimismo, hablar varios idiomas también se ha relacionado con un retraso en la aparición de los síntomas de la demencia. Y, por supuesto, el multilingüismo aporta muchos beneficios evidentes más allá del cerebro, sin olvidar el beneficio social de poder hablar con mucha gente.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Nicole Chang BBC Future. 22 de julio 2022

Sociedad y Cultura/Educación/Idiomas

 

 

Norland, el instituto que educa a las niñeras más caras, mezcla de James Bond y Mary Poppins.

Pueden estar vestidas con uniformes victorianos, pero no te confundas, dentro de las aulas las niñeras -y niñeros- de esta escuela aprenden habilidades tan modernas como ciberseguridad y conducción avanzada de automóviles.

Son los estudiantes de Norland, una institución que lleva 130 años educando a las niñeras más caras del mercado, que cuidarán a los niños de las familias más acomodadas de Inglaterra, incluso la familia real.

En su licenciatura de tres años en educación y atención a la primera infancia, los «norlandes» estudian algunas habilidades tradicionales del oficio, como cocinar y coser, pero también otras asignaturas como artes marciales.

«Por eso suele haber bromas sobre que somos una mezcla de James Bond con Mary Poppins», le dice a la BBC Janet Rose, directora del colegio, y añade:

«Hemos conservado los elementos prácticos que se establecieron por primera vez en 1892, pero nos hemos asegurado con el tiempo de que el plan de estudios siga siendo relevante para la época actual; así que ahora tenemos un programa muy vanguardista propio del siglo XXI».

Pero, ¿por qué artes marciales?

«La seguridad personal es algo que nos afecta a todos ahora, por ejemplo, tuvimos algunos graduados que se vieron atrapados en el ataque de Westminster», dice la directora, refiriéndose a lo ocurrido en marzo de 2017, cuando un hombre atropelló a decenas de personas cerca del Parlamento y apuñaló a un policía.

«Nuestra graduada estuvo atrapada dentro de uno de los museos, según tengo entendido, durante unas cuatro o seis horas, y tuvo que cuidar a un niño pequeño, pero fue capaz de mantener la calma y de calmar al niño».

Salarios llamativos

Actualmente, el instituto se encuentra en Bath, una ciudad al interior de Inglaterra conocida por las ruinas de los baños de la ocupación romana. Pero su origen está en Londres, donde el 25 de septiembre de 1892, Emily Ward sentó las bases de lo que sería el Instituto Norland en Norland Place.

«Al hacerlo, creó el primer establecimiento educativo que ofreció alguna clase de entrenamiento en cuidado de niños y la profesión de la enfermera de guardería capacitada», indica el colegio en su página de internet.

Colegio Norland en 1948

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El instituto cumple, en 2022, 130 años de educación continua.

Las primeras candidatas provenían de instituciones que formaban maestras de escuela, como el Stockwell College y el College of Preceptors, y tenían experiencia en el cuidado de niños, ya sea de manera informal -cuidando a los miembros más jóvenes de la familia o a los hijos de amigos- o más formal, como institutrices.

Como parte de los requisitos de ingreso, las candidatas debían aprobar un examen de conocimientos generales.

Revisando los antiguos registros se puede ver que la mayoría provenía de familias de buenos recursos, ya que en la categoría de «ocupación del padre» (no había un apartado para la ocupación de las madres porque se daba por entendido que no tenían) hay más ejemplos de profesiones que de oficios.

La mayoría de las alumnas matriculadas en esos primeros años tenían entre 20 y 30 años. La edad mínima era 18, aunque existieron algunas excepciones como Edith Sperling, quien tenía 15 años cuando se matriculó en 1893.

En 1911, Emily Ward escribió que el instituto que había fundado representaba para ella un ideal: «la mejora del cuidado de los niños como la verdadera base de la vida familiar, ya que este trabajo no es servicial ni doméstico, sino educativo… porque los hábitos, los pensamientos y los ideales que se forman en la guardería, se forman para toda la vida».La importancia del trabajo de las niñeras es algo que aún defienden sus sucesoras, más de un siglo después.

«Curiosamente, considerar el cuidado de los niños como profesión es una batalla que seguimos librando hoy en día, porque cuidar niños sigue siendo visto por la sociedad como algo de bajo estatus y generalmente mal pagado.

No es el caso de nuestros graduados, por suerte, pero seguimos luchando contra eso».

Salarios llamativos

Los sueldos bajos no son un problema de los estudiantes de Norland.

Rose cuenta que, además del 100% de empleabilidad, los graduados acceden a salarios muy superiores a la media.

«El ingreso promedio de nuestros estudiantes al año de graduarse es de unas 40.000 libras anuales (alrededor de US$47.500), pero a los cinco años probablemente tengan una media de más de 50.000 (cerca de los US$60.000), 65.000 (más de US$77.000), o más. En este momento tenemos puestos de trabajo en la región de los 100.000 (casi US$120.000)», describe la directora.

Mandy Edmond, vicedirectora de la escuela, dice que suelen bromear con el hecho de que las niñeras de Norland son las únicas que pueden comprar un departamento en Londres.

Niñera del Colegio Norland

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

Esta clase de salarios atrae a muchos interesados, cerca de 240 para los 100 lugares disponibles al año.

BBC News le preguntó a Edmond si no había un riesgo de atraer estudiantes más interesados en el dinero que en el oficio.

«Siempre hay algunos que llegan con esa intención, pero eso salta a la vista en la entrevista. Llevamos 130 años haciendo esto, así que podemos distinguir a los que tienen una verdadera pasión».

Cambios graduales

Como explica Kate, una estudiante de 20 años, las ventajas económicas comienzan apenas dejan las aulas de clases.

«Nuestro cuarto año es un año de prueba, pero es básicamente un año pagado, mientras que todavía estamos en la formación; y eso es increíble comparado con mucha gente que conozco, que se gradúa y su situación sigue siendo incierta».

Otro estudiante, Ike, de 23 años, admite que la gente se sorprende cuando escuchan lo que puede llegar a ganar por cuidar niños: «No conozco a ninguno de mis amigos que vaya a hacer tanto (dinero)».

Ike es uno de los pocos estudiantes hombres que tiene el instituto. Aunque muchas cosas han cambiado desde 1892, la presencia de varones sigue siendo la excepción.

Según informa la vicedirectora Edmond, en la actualidad, sólo hay un 5% de inscritos masculinos.

Graduados del Colegio Norland

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Katsuki Yuzawa fue el primer hombre graduado en el Colegio Norland, en octubre de 1999.

Para Ike, el deseo de cuidar a otros se origina en su propia historia personal. Él y sus tres hermanas fueron adoptados por una mujer que, literalmente, cambió sus vidas con esta decisión.

«Creo que mucha gente piensa que el cuidado de niños es algo femenino, pero yo soy un tipo normal y me encanta».

¿Qué opinan los clientes de Norland de los niñeros? Janet Rose dice que, aunque lento, todo cambia.

«Por ejemplo, acabamos de introducir nuestro primer uniforme de género neutro. Tenemos una sociedad muy diversa y creemos que debemos generar estudiantes que reflejen esa diversidad».

* Esta nota está basada en un video de BBC Reel. Si quieres verlo, haz clic aquí.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 17 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Reino Unido/Educación/Infancia.

 

 

 

 

 

El experimento que concluyó que enseñar mindfulness a los adolescentes en las escuelas no funciona.

El experimento quería enseñar a los chicos a meditar y a vivir en el momento. Los adolescentes respondieron con su palabra favorita: «aburrido».

El mindfulness, la práctica que enseña a prestar más atención al momento presente a través de tus propios pensamientos, sentimientos y del mismo mundo que te rodea para mejorar el bienestar y la salud mental, gana adeptos por todo el mundo.

En Reino Unido, las autoridades sanitarias y educativas pensaron que el mindfulness podría ser de gran ayuda en la adolescencia, una etapa de la vida de gran vulnerabilidad en la que se asientan los primeros problemas mentales.

Un grupo de investigadores de algunas de las universidades más prestigiosas del mundo, como las de Oxford y Cambridge, pusieron en marcha un experimento: enseñarían mindfulness en las escuelas de secundaria del país para analizar sus efectos.

El resultado ha sido un tremendo fracaso.

El estudio, publicado en la revista Salud mental basada en la evidencia, concluye que dar lecciones de mindfulness a los adolescentes en la escuela para aumentar el bienestar es, en gran medida, una pérdida de tiempo.

La técnica, basada en pequeñas meditaciones y ejercicios para realizar en casa, no mejoró lo que las escuelas ya estaban haciendo por la salud mental.

En el experimento participaron miles de alumnos y cientos de profesores de 85 colegios de secundaria. La mayoría de los alumnos se mostró poco interesado en utilizar el método, que calificaron de «aburrido».

Los investigadores aseguran que los resultados, a pesar de ser decepcionantes, son útiles. Y sugieren que, aunque el mindfulness todavía puede ayudar a algunos alumnos, ofrecerlo de forma universal en las escuelas está condenado al fracaso. El estudio recomienda explorar otras intervenciones que podrían ser útiles, como abordar las carencias o brindar un apoyo de salud mental más específico.

¿Qué es el mindfulness?

Es un método que tiene como objetivo ayudar a las personas a concentrarse en lo que realmente está sucediendo, en lugar de preocuparse por lo que sucedió o lo que podría suceder.

Sus defensores dicen que puede ayudar a las personas a disfrutar más de la vida y a comprenderse mejor a sí mismas, en lugar de quedar atrapadas en pensamientos dañinos y negativos.

Los alumnos que participaron en el estudio recibieron varias lecciones de mindfulness durante un trimestre. También se les pidió que continuaran con la técnica en casa, pero muy pocos lo hicieron.

Uno de los investigadores que trabajó en el estudio, el profesor Mark Williams de la Universidad de Oxford, señaló que, en promedio, los alumnos solo practicaron mindfulness una vez a lo largo de las 10 semanas que duró el curso.

«Es como ir al gimnasio una vez y esperar ponerse en forma», explicó. «Pero, ¿por qué no practicaron? A muchos de ellos les pareció aburrido».

Sin embargo, muchos de los maestros sí que encontraron útil la práctica del mindfulness para su propio bienestar.

Un adolescente practica meditación mindfulness.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Para el doctor Dan O’Hare, de la Sociedad Británica de Psicología, «es importante no ver las sesiones de mindfulness como una panacea o como un producto ‘listo para usar’ que puede ayudar a los adolescentes y a sus maestros a volverse ‘más resilientes’ sin tener en cuenta todos los demás factores que pueden influir, como el entorno escolar».

«Tampoco podemos ignorar el hecho de que los adolescentes y los maestros han pasado por dos años muy difíciles y, dadas las circunstancias en las que vivimos y los factores estresantes que esto genera, tal vez no sea completamente sorprendente que la muestra del estudio no viera una gran mejora en su bienestar», añade O’Hare.

La investigación ha mostrado la importancia de recopilar evidencias para averiguar si un método realmente funciona, sostiene la doctora Julieta Galante, de la Universidad de Cambridge.

Los investigadores pensaron que el experimento podría ser efectivo basándose en varios estudios que se habían hecho a pequeña escala. Sin embargo, afirma, «debemos estar muy seguros del beneficio antes de poner en marcha cualquier intervención de salud universal».

«Los hallazgos no descartan por completo el potencial de la terapia basada en el mindfulness para los jóvenes; como en cualquier terapia, funciona para algunas personas, pero no para todas. Lo importante es determinar quién puede beneficiarse de ella, cuándo y cómo», añade la profesora Stella Chan, experta de la Universidad de Reading.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 15 de julio 2022

Sociedad/Reino Unido/Educación/Salud/Salud Mental