Su blog…mi blog

En su blog, su frase contiene solo un diminutivo de lo que puede ser su propio nombre; no sin dejar luego de estar acompañado con una frase -deseo-, que debo suponer que de poder hacerlo la haría muy feliz.

Me hace bien y pretender conocerla en cada lectura un poco más, mejor.

Es algo utópico más en lo etario que por la distancia; ya que como frecuente viajero en solitario he tenido el privilegio de visitar y conocer ciudades completamente distintas, pero de igual valor cultural e histórico.

La arquitectura de por sí, define la historia de cada lugar que visito y me alienta a adentrarme en el mundo imaginario de cada época y de cada rincón del lugar. Las artes y la socialización con las personas con que me cruzo en dichos viajes, me enriquecen y a la vez me han enseñado a dejar que el tiempo transcurra sin rigideces de ningún tipo. Lo que deba ser, será.

Son las variables las hacedoras de nuestro destino.

Pero vuelvo a ella; porque debo decir que cuando la leí por primera vez supuse -no sin advertirle a quien esto lea, que nadie es capaz de interpretar lo que alguien a través de sus emociones manifiesta; ora bien sea real, ora bien resulte una ficción-.

En esa primera lectura denote en su narrativa un dejo de tristeza; un no amarse a si misma como si se estuviera juzgando dentro del contexto social en que se encuentra. Si me preguntaran porque me atreví a enviarle unas palabras; diría que fue espontáneo.

Siempre he sido de aquellos que ante el dolor o la necesidad del otro, sea quien sea he estado presente. Quizás porque la vida a pesar de los contratiempos, dolores y pérdidas me enseño a que estar presente sin necesidad de que me llamen, es lo que me ha hecho más fuerte para enfrentar cualquier adversidad.

Cada día cuando salgo a pasear con mi mascota; tengo mis diálogos con El, los que son mas que profundos y esclarecedores.

Siempre es nuestra mente la que debemos mantener en eje, para dignificar nuestras emociones y las vidas de los que nos rodean.

Me dio gusto recibir un comentario de que se había sentido “virtualmente” acompañada y a partir de allí, cada tanto surcan palabras de uno y otro lado del Océano.

Pero de la misma manera que me cautivo su rostro junto a sonrisa sonora y sincera, no bien le dije que prefería esa foto a la otra -quizás más actual-; prontamente dejo solamente la actual, mas sobria como dando una imagen de adultez, a pesar de que en muchas ocasiones sigo pensando como el adolescente que jamas dejaré de ser…

Solo deseaba compartir…un ruidito interior…y así fue. Buena semana! Saludos totales.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest