Brian Epstein: el ‘Quinto Beatle’ hubiera cumplido 88 palos, esta noche en RockFM Motel.

Celebraremos el cumpleaños de uno de los culpables de que The Beatles hicieran historia en el mundo de la música.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

Ellos pusieron la música y Brian Epstein hizo el resto. La fórmula mágica que unió el talento descomunal de los de Liverpool con la visión para los negocios de Epstein que los llevó a convertirse en una de las bandas más míticas de todos los tiempos, si no la que más. 

Paul McCartney, durante la ceremonia de entrada de The Beatles en el Rock And Roll Hall of Fame en 1988, declaró: “Si alguno era el Quinto Beatle, ese fue Brian Epstein”. Fue el homenaje a un visionario, que creó un modelo totalmente novedoso de gestión y cuya muerte, marcó también el principio del fin, de The Fab Four.

Además felicitaremos a otras figuras que han tenido mucho que decir en la historia del rock. Hoy le caen 76 años a John Coghlan que fue batería de Status Quo hasta que dejó la banda en 1982. Y otra que sopla 64 velas Lita Ford. Vocalista y referente femenino del rock que hizo despegar su carrera como miembro de The Runaways, un grupo que estaba formado exclusivamente por chicas.

Y hoy cumple 52 años uno de los Festivales más icónicos del mundo que se celebra cada verano en Inglaterra: Glastonbury. Un 19 de septiembre de 1970 arrancó su primera edición y por él ha pasado lo más granado de la historia del rock y cada año consigue que peregrinen hasta allí miles de fans para vivir un fin de semana de rock y barro. Precisamente, en #LaPreguntadelMotel te pedimos que nos cuentes: ¿Cuál ha sido la mejor banda que has visto en un festival? ¡Esperamos tus respuestas!

Entre todos los que han pasado por Glastonbury se encuentra el desparecido Joe Strummer, quien fuera miembro de The Clash y que más tarde formó parte de una banda llamada The Mescaleros entre 1999 y 2002. El pasado viernes vio la luz una colección completa de todos los discos de la banda titulada ‘The Mescaleros Years’ que quiere celebrar el que hubiera sido el 70 cumpleaños de Strummer el pasado 21 de agosto. Nos sumamos a esa celebración y esta noche en el Motel podrás escuchar un tema inédito que forma parte del álbum.

Pincha el siguiente link si deseas escucharlo

Joe Strummer – Secret Agent Man (Official Visualizer)

Fue el pasado mes de abril cuando Pink Floyd se reunió por una buena causa: apoyar con una canción a los ucranianos que están siendo devastados por la guerra con Rusia. 

El tema “Hey Hey Rise Up” abrió una puerta que permitiría soñar con una nueva reunión de la banda. Ha sido Nick Mason en una entrevista quién vería la posibilidad de que ella llama solidaria no se extinguiese: «Creo que sería genial si fuera posible convertirse en una fuerza positiva. 

Sé que suena un poco cliché, pero un poco como Live 8″. Fue ese concierto en 2005 el que consiguió juntar sobre el escenario a Mason, David Gilmour, Roger Waters y Richard Wright. Y el propio Mason añadió: “»Si hubiera alguien capaz de reunir bandas, me encantaría formar parte de algo así». Ahí queda eso y esperamos que pueda hacerse realidad.

Revive aquí la entrevista que le hizo Rodri Contreras en mayo de 2019 con motivo de The Pink Floyd Exhibition: Their Mortal Remains, la exposición que recorría la historia de Pink Floyd.

Pincha el siguiente link si deseas ver la entrevista.

RockFM | Entrevista a Nick Mason

Tendremos un recuerdo para Gram Parsons, miembros de The Byrds y The Flying Burrito Brothers, que nos dejó con 26 años en 1973.

Tampoco faltará a sus cita nuestro amo de llaves, Edu Barbosa, que vendrá a contarnos de qué se está hablando poco en el planeta rock. Todo esto y mucho más a partir de las 22:00h en RockFM Motel

Escucha en directo Rock FM, la radio donde puedes escuchar una hora de rock sin pausa. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de Rock FM para iOS (iPhone) y Android.

Y recuerda, Rock FM encontrarás el mejor contenido sobre tus bandas de rock de cabecera, los temas que no puedes dejar de escuchar, las mejores historias, el entretenimiento y, sobre todo, aquellos sonidos que no puedes encontrar en ningún otro lado.

Imagen de portada: Gentileza de Rock FM Motel

FUENTE RESPONSABLE: Rock FM Motel. España. Por Rodrigo Contreras. 19 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Música/España/Actualidad/The Beatles/Brian Epstein

 

 

El río que nació de un reventon.

La imagen es impresionante: el agua brota de una gruta y se precipita sobre una pared caliza en forma de chorros, una cascada de unos 80 metros de caída que ha dado lugar a los Chorros del río Mundo. Este nacedero es la joya del Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de La Sima, en la Sierra de Alcaraz, al que se accede desde el pueblo de Riópar. La excursión, de 4 km, transcurre por un terreno montañoso de pinares y de paisajes kársticos.

Todo momento es bueno para visitar el río Mundo -que varía su caudal a lo largo del año-, pero las lluvias del otoño y la nieve del invierno lo multiplican, haciendo que la cascada de los chorros salte con mucha más fuerza y llega hasta el resto de cascadas y pozas que va dejando el río a lo largo de su transcurso. Esto ocurre contadas ocasiones al año, sobre todo después de abundantes precipitaciones debido a que la cascada vierte las aguas que se han filtrado a través de los muros de la cueva que la precede. 

Imagen de portada: Río Mundo

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. Por Meritxell Batlle Cardona. Redactora de Viajes National Geographic. 19 de septiembre 2022.

Naturaleza/Castilla La Mancha/España

 

 

 

 

Cómo fue el brutal viaje de Magallanes y Elcano en el que solo sobrevivieron 18 de los 250 tripulantes.

Cuando la expedición comandada por Fernando de Magallanes partió de Sevilla el 10 de agosto de 1519, tenía un objetivo: llegar a las islas de las especias. Sin embargo, el destino convirtió este viaje en una aventura para la historia.

Las peripecias que tuvieron que pasar aquellos marineros van desde el duro invierno, con motín incluido, en la Patagonia argentina, hasta las terribles hambrunas en mitad del Pacífico sin apenas tocar tierra.

Un sinfín de dificultades que, sin embargo, no impidieron que tres años después, el 8 de septiembre de 1522, la nao Victoria se convirtiera en la primera nave en dar una vuelta completa alrededor del mundo al llegar de vuelta a Sevilla.

En este video te contamos cómo fue aquel viaje y cuáles fueron los eventos más importantes que pusieron en riesgo esta hazaña.

Pincha el siguiente link; para ver el video. Muchas gracias.

El brutal viaje de Magallanes y Elcano en el que solo sobrevivieron 18 de los 250 tripulantes

Imagen de portada: Infografía

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC Mundo. 8 de septiembre 2022.

Historia/Filipinas/España/Viajes/América Latina/Indonesia/Portugal.

 

 

 

 

 

 

 

España es el sexto país más envejecido de Europa: conoce la edad media de tu municipio.

Demografía

Ferrol y Avilés son las localidades con mayor edad media del país, mientras que Melilla y El Ejido se sitúan como las más jóvenes.

España es el país de la Unión Europea que más ha envejecido durante la última década. Según el portal Eurostat, la edad media de los españoles aumentó en 4,4 años desde 2011, alcanzando los 44,7 años de media. Esta subida ha situado a a España como el sexto país con mayor edad media del club comunitario. No obstante, la estadística difiere en hasta 13 años según el lugar de España en el que se resida.

Las provincias y ciudades más envejecidas se encuentran en el noroeste peninsular. Según Jeroen Spijker, investigador en el Centro de Estudios Demográficos, esto se debe a «los niveles bajísimos de fecundidad» que se registran en esta zona «desde hace más de tres décadas». El lugar más afectado por este fenómeno es Zamora, cuyos habitantes alcanzan los 51,33 años de media.

No se quedan atrás los vecinos de Orense y Lugo, que también superan la cincuentena. Entre los municipios de más de 50.000 habitantes, las edades más elevadas se registran en Ferrol (La Coruña), Avilés y Gijón (Asturias).

Los territorios más jóvenes hay que buscarlos en el sur. Almería (40,86 años), Murcia y Sevilla son las provincias con las edades medias más bajas. Spijker considera que la razón de ser de estas cifras está en que en Andalucía los niveles de natalidad y mortalidad «son más altos, por lo que la edad media sube menos».

Entre las 150 ciudades más pobladas de España, solo 17 se mantienen por debajo de los 40 años. Melilla y El Ejido, que tienen la tasa de natalidad más alta del país, lideran la clasificación por municipios.

La edad media de los españoles ha subido de manera ininterrumpida desde 1975, pasando de situarse en los 33 años a superar los 44 en la actualidad. Este ascenso se replica en el resto del continente, aunque hay países como Suecia (-0,2 años), Malta (0) o Luxemburgo (+0,6) que han conseguido reducirlo desde 2011 a la mínima expresión.

El investigador del Centro de Estudios Demográficos explica que las principales causas del envejecimiento son la subida en la esperanza de vida y el mantenimiento de la fecundidad «en niveles muy bajos». Y es que España presenta la segunda menor tasa de fecundidad de Europa –1,19 hijos por mujer– y sufre un desplome en el número de nacimientos desde el año 2008.

Los territorios más jóvenes hay que buscarlos en el sur. Almería (40,86 años), Murcia y Sevilla son las provincias con las edades medias más bajas. Spijker considera que la razón de ser de estas cifras está en que en Andalucía los niveles de natalidad y mortalidad «son más altos, por lo que la edad media sube menos».

Entre las 150 ciudades más pobladas de España, solo 17 se mantienen por debajo de los 40 años. Melilla y El Ejido, que tienen la tasa de natalidad más alta del país, lideran la clasificación por municipios.

La edad media de los españoles ha subido de manera ininterrumpida desde 1975, pasando de situarse en los 33 años a superar los 44 en la actualidad. Este ascenso se replica en el resto del continente, aunque hay países como Suecia (-0,2 años), Malta (0) o Luxemburgo (+0,6) que han conseguido reducirlo desde 2011 a la mínima expresión.

El investigador del Centro de Estudios Demográficos explica que las principales causas del envejecimiento son la subida en la esperanza de vida y el mantenimiento de la fecundidad «en niveles muy bajos». Y es que España presenta la segunda menor tasa de fecundidad de Europa –1,19 hijos por mujer– y sufre un desplome en el número de nacimientos desde el año 2008.

Spijker recuerda al Gobierno que, ante el envejecimiento y la disminución de la población en edad laboral, resulta «clave» ofrecer «respuestas económicas y políticas» para garantizar «el continuo crecimiento económico de un país».

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: El Debate. España. Por José Ramón Pérez. 11 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/España/Demografía/Unión Europea

Resuelto el gran misterio de las láminas de oro de la Alhambra que cambian de color.

LA EXPLICACIÓN QUÍMICA

Tras detectar hace años un extraño color violeta, investigadoras de Granada explican por primera vez un proceso de corrosión del oro a lo largo de siglos hasta transformarse en obra de arte.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Es uno de los monumentos más visitados de España, su belleza cautiva a cualquiera y 800 años después de su construcción todavía guarda sorpresas incluso para quienes han tenido el privilegio de estudiarlo en profundidad. La Alhambra es un conjunto de edificaciones que domina Granada y resulta único en el mundo, en el que destacan los interiores de los palacios nazaríes, con su fascinante decoración. ¿Qué puede haber que no se haya visto y analizado una y mil veces en estas estancias? Aunque parezca mentira, todavía quedan misterios por desvelar, no solo del arte y de la historia, sino incluso de la química. 

La revista ‘Science Advances’ acaba de publicar un trabajo sorprendente que explica por primera vez un proceso de corrosión del oro a lo largo de siglos en una obra de arte. El resultado es un color violeta que fue identificado hace años en las yeserías y mocárabes de los palacios de la Alhambra por las autoras del trabajo. Sin embargo, en aquel momento se desconocía por completo cómo podía haberse formado este color que no correspondía a ningún pigmento aplicado deliberadamente. Esta investigación no solo revela que ese color es debido a la formación de nanopartículas esféricas de oro, sino que explica el proceso electroquímico que lo hace posible.

«Observamos hace años un color violeta difuso en la superficie de las yeserías y, en particular, en algunas zonas donde había un dorado muy alterado, expuesto a la intemperie y a la humedad», comenta en declaraciones a Teknautas Carolina Cardell, investigadora del Departamento de Mineralogía y Petrología de la Universidad de Granada y autora del trabajo junto a su compañera Isabel Guerra, del Centro de Instrumentación Científica (CIC) de la misma institución académica. 

En 2006 publicaron este descubrimiento, pero no pudieron aclarar el origen del extraño fenómeno. Gracias a los microscopios electrónicos de alta resolución que adquirió el CIC de la Universidad de Granada posteriormente, descubrieron que ese color procedía de la formación de nanoesferas de oro. Este hallazgo fue muy sorprendente, porque «estas nanoesferas solo se pueden formar si previamente se ha disuelto el oro», pero en teoría esto, tradicionalmente, se consigue con agua regia (una mezcla de ácido nítrico y ácido clorhídrico concentrados). Evidentemente, nadie había utilizado este compuesto en la Alhambra, así que el misterio estaba servido.

Unos materiales y unas condiciones muy particulares

Para entender lo que había sucedido, hay que conocer los materiales empleados en la decoración. El dorado donde aparece la tonalidad violeta está formado por una lámina de oro muy fina sobre una hoja de estaño.

Aunque el oro es un material noble y, por lo tanto, no reacciona químicamente, en esta unión sí lo hace. ¿Qué sucede exactamente? «Las imágenes obtenidas por microscopía electrónica de barrido de alta resolución nos revelaron una combinación de procesos electroquímicos que han dado lugar a la disolución y precipitación del oro, el cual tuvo lugar en un ambiente de atmósfera natural, pero con abundancia de aerosoles ricos en cloruro», explican las investigadoras.

Ese ambiente ha posibilitado el fenómeno de la corrosión. En primer lugar, la capa de estaño se deteriora por la llamada corrosión galvánica (la sufre un metal en contacto con otro metal más noble cuando ambos están inmersos en un electrolito). 

Al bruñir la lámina de oro sobre la de estaño se originaron pequeñas imperfecciones, fisuras y huecos, de manera que los óxidos del estaño, fruto de la corrosión galvánica, han accedido a la superficie del metal noble, el oro, cubriéndolo. 

Sin embargo, «no es una capa homogénea, así que a su vez tiene lugar otro proceso de corrosión por aireación diferencial, es decir, la corrosión de un único metal sometido a una diferencia de concentración de oxígeno». Así se produce también la disolución del oro.

Detalle en las yeserías del Patio de los Arrayanes. (Cedida)

Debido a que los iones de oro son muy oxidantes, el oro precipita enseguida y lo hace en forma de nanopartículas con forma de esfera que tienen un tamaño extremadamente pequeño, en su mayoría de unos 70 nanómetros (un nanómetro es la millonésima parte de un milímetro) en este caso de estudio. «Ese tamaño hace que el color que observamos en la superficie sea el púrpura», comentan Cardell y Guerra. 

Sin embargo, nuestros ojos verían otra cosa muy distinta si no fuera por una intervención que tuvo lugar en la Alhambra en el siglo XIX. «Querían embellecer las paredes y las cubrieron con una capa de yeso blanco que ha actuado como un papel revelador del violeta», aclaran. Sin esa última capa, sería difícil ver la tonalidad violeta en superficie y el aspecto sería iridiscente, es decir, con los reflejos del arcoiris, como sucede a veces en las superficies metálicas. 

«Sería difícil apreciar que se ha producido una disolución del oro si no tienes encima una capa blanca que te revela el color púrpura. Hay que saber lo que se busca para encontrarlo», añaden las expertas. El oro tiene muchísimas aplicaciones a nivel industrial y, en concreto, se fabrican nanoesferas de oro que, en función del tamaño de las partículas, pueden tener tonalidades violetas, rojas o marrones, entre otras.

Una lección para la conservación y la restauración

En este trabajo, las investigadoras explican al detalle cómo se ha producido esta combinación de procesos electroquímicos que han ocurrido de forma espontánea en la decoración de las yeserías de la Alhambra y con las condiciones atmosféricas que la rodean. Es decir, un dorado formado por una lámina de oro y otra de estaño y expuesto a la humedad y a aerosoles concretos. 

Las condiciones ambientales podrían sufrirlas otras obras de arte, pero ¿hay algún ejemplo concreto en el que se haya documentado un proceso similar? «Solamente hemos encontrado un trabajo al respecto sobre unas esculturas griegas de mármol en las que el autor observó estas tonalidades de color violeta, pero no visualizó restos de oro, posiblemente porque ya no quedasen, y lo que había eran las nanopartículas de este material», comentan. En aquel caso, el investigador no ofrecía un modelo que explicase lo que podía haber sucedido, por eso este artículo de la Universidad de Granada es tan relevante desde el punto de vista científico.

Imágenes de la corrosión de la Alhambra. (Cedida) 

No obstante, el origen del color púrpura en objetos de arte es un tema estudiado. Por ejemplo, un famoso pigmento medieval conocido como Púrpura de Casio se debe también a las nanopartículas de oro. La novedad es que hasta ahora nadie había presentado un modelo de corrosión electroquímica sufrido por el oro de una obra de arte. 

«Esto puede abrir los ojos a otros expertos que trabajan con obras que tienen dorados y reflejos iridiscentes o morados. Ahora saben que lo que se está produciendo es una corrosión del oro», comentan las investigadoras de la Universidad de Granada. 

En ese sentido, esta investigación tiene utilidad para la conservación y para la restauración. “Hemos revelado el proceso de deterioro del dorado, tanto del estaño como del oro, y ahora le toca a los expertos restauradores de la Alhambra elegir los métodos más adecuados de intervención”, comentan las autoras. Sin duda, siempre queda algo por aprender de uno de los monumentos más impresionantes del mundo.

Imagen de portada: Detalle en las yeserías del Patio de los Arrayanes. (Cedida)

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por José Pichel. 9 de septiembre 2022.

Granada; España/Universidad de Granada/Química. 

Una Mesa de la Sequía «decepcionante» antes de un otoño «con temperaturas más altas y menos lluvias».

FALTA DE AGUA

La consejera andaluza de Agricultura critica que el encuentro solo haya servido para analizar las medidas iniciadas en marzo, y los agricultores piden acciones contundentes ya.

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha señalado que el encuentro de la comisión técnica de la Mesa Nacional de la Sequía, celebrada este lunes, ha «defraudado» las expectativas de la Junta de Andalucía, que ha demandado al Ejecutivo central «compromiso» en el actual contexto, que requiere de «nuevas medidas» a nivel político.

En unas declaraciones en Dúrcal (Granada), donde ha visitado unas obras de conservación, mantenimiento y restauración en el cauce del río, Carmen Crespo ha lamentado que la reunión haya sido del «grupo técnico» de la Mesa de la Sequía para hacer un seguimiento de las medidas «adoptadas en marzo».

Medidas «en vigor»

Por su parte, desde el Ministerio de Agricultura han destacado que en el encuentro han participado representantes de los ministerios para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y de Agricultura, Pesca y Alimentación, además de comunidades autónomas, organizaciones profesionales agrarias, cooperativas agroalimentarias, comunidades de regantes.

El departamento que dirige Luis Planas ha vuelto a destacar las medidas de apoyo puestas en marcha por el Gobierno central «y que están plenamente en vigor», como el aumento de la aportación estatal a los seguros agrarios o el aplazamiento del pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Tres meses con temperaturas altas y menos lluvias

Andrés Góngora, portavoz de la Ejecutiva de COAG, ha contado con más detalle el transcurso de la reunión, asegurando que «no se han sacado conclusiones que valgan».

«La situación es muy grave, las previsiones de la AEMET dicen que los tres próximos meses habrá temperaturas más altas de lo normal y menos precipitaciones», ha asegurado.

Además, el agua embalsada ya está en algunas zonas por debajo del 20%, por lo que «las restricciones al regadío ya están puestas encima de la mesa».

«Esta grave situación requiere que el ministro Planas, directamente, aborde una batería de medidas contundentes, necesitamos más líneas de financiación y, sobre todo, ayudas directas a determinados sectores que lo están pasando muy mal», ha afirmado Góngora.

Embalse andaluz / Junta de Andalucía

Medidas en Andalucía

Por su parte, la titular andaluza de Agricultura ha resaltado que la Junta ha activado dos decretos de sequía con medidas por «un importe de 141 millones de euros» para el 33 por ciento de las cuencas, que son de su competencia, si bien necesita del «auxilio del Gobierno de España» para la zona que depende de su gestión, un 67 por ciento del total.

Sobre las medidas implementadas por el Ejecutivo central, ha criticado que el decreto relativo a la cuenca del Guadalquivir conlleve un importe de 9,6 millones de euros, en un momento en que los embalses de Andalucía tienen una media de «26 por ciento en estos momentos» de su capacidad.

Las peticiones de la Junta en este contexto pasan por la doble tarifa eléctrica para el regante, la bonificación del agua desalada, la bajada de los impuestos a los agricultores, y la reprogramación de los fondos Next Generation, pues, de lo contrario, está «en desventaja gran parte de España» y sobre todo «la parte del sur del sur más seca».

Infraestructuras de interés

Ha incidido asimismo en su petición de que se comience o se dote de un ritmo más ágil a infraestructuras de interés del Estado en la comunidad pendientes como las canalizaciones del sistema de Rules, en la costa de Granada, que son «vitales para la situación de sequía», en la línea además de lo analizado con las organizaciones agrarias en la mesa de interlocución.

«Estamos dispuestos a trabajar hombro con hombro» por el interés general de los ciudadanos, ha señalado Crespo, que ha apostado por juntar «las manos» con el resto de administraciones, de cara a un momento en que, ha proseguido, «la situación perniciosa de la sequía y de los altos costes de producción« suponen un «lastre» para la economía del sector agrícola y del mundo rural en su conjunto.

La Junta además colabora con la administración local, que en estos momentos «no puede» afrontar esta situación, en casos de que no pueda disponer de agua más que para «solo 120 días», ha finalizado Crespo, que ha mostrado su agradecimiento al presidente del Ejecutivo andaluz, Juanma Moreno, y al conjunto del Consejo de Gobierno por ampliar la dotación de recursos económicos a la Secretaría General del Agua frente a la sequía.

Las peticiones de los regantes

Por su parte, desde la Federación Nacional de Comunidades de Regantes, Fencore, han demandado más fondos a la modernización de regadíos por parte de las comunidades autónomas que tienen competencias en agricultura. Otra de las medidas propuestas ha sido la aprobación de decretos de sequía para esta campaña de riegos ampliados a todas las cuencas y a las que tengan menos del 50% de la dotación normal.

Fenacore también ha abogado por medidas fiscales de bonificaciones en la estimación objetiva y estimación directa y apoyos a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo solicitados por las comunidades de regantes, así como un IVA reducido para el suministro de energía al regadío. Igualmente, ha insistido en la necesidad de un cambio de potencia de la tarifa durante el año para las comunidades de regantes, una medida que ya está aprobada por ley y que requiere el desarrollo reglamentario por parte del Gobierno.

Imagen de portada: Olivares afectados por la sequía.

FUENTE RESPONSABLE: Redacción Agrónoma.es España. 6 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/España/Andalucía/Cambio climático/Sequía/Calor extremo

 

110 años de ‘Campos de Castilla’, el poemario abierto de Antonio Machado.

En la obra cumbre del poeta sevillano, que nunca terminó de cerrarse, se conjuga su personal simbolismo con la visión esperanzada en un país abocado, sin embargo, a la guerra fratricida que terminó por expulsarlo a él definitivamente.

Seguramente no hubo en la primera mitad del siglo XX un poeta español que comprendiera nuestro país como lo hizo el sevillano Antonio Machado (1875-1939). Y tampoco un poemario que resumiera las esencias de este suelo, a caballo entre el difuminado pasado glorioso y la miseria del porvenir, como el titulado en 1912 Campos de Castilla

Aquel libro iba a llamarse Tierras de España, un título mucho más literal, pero su autor, profesor de Francés desde hacía ya cinco años en Soria, prefirió a última hora una fórmula mucho más poética que tuviera consonancia con un movimiento con el que él mismo, tal vez sin pretenderlo, tenía ya más relación que cuando de joven se había vinculado, desde París, al Simbolismo y por consiguiente al Modernismo: la Generación del 98

Evidentemente, ni los Campos eran exactamente campos, sino paisajes y paisanajes, ni Castilla era estrictamente Castilla, sino aquella España que eran dos y sobre la que él llegó a advertir: “Españolito que vienes / al mundo, te guarde Dios. / Una de la dos Españas / ha de helarte el corazón”.

A aquellas alturas de 1912, Antonio Machado había cambiado la bohemia parisina de sus primeros años de poeta y las galerías de su propia alma, que protagonizaron su libro Soledades, se habían ido llenando de realismo hasta el punto de que el primer poema elegido para el nuevo libro, nunca concluido del todo, fue el famoso “Retrato”, que remataba con una contundente declaración de intenciones: “Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito. / A mi trabajo acudo, con mi dinero pago / el traje que me cubre y la mansión que habito, / el pan que me alimenta y el lecho en donde yago. / Y cuando llegue el día del último viaje, / y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, / me encontraréis a bordo ligero de equipaje, / casi desnudo, como los hijos de la mar”. Aquel poema que abría el libro se había publicado por primera vez el 1 de febrero de 1908 en El Liberal, cuando el poeta se había instalado definitivamente como docente en un instituto de Soria, después de haber aprobado sus oposiciones. 

Casi el resto del poemario en aquella primera edición de finales de abril de 1912 lo había ido componiendo en aquellos años sorianos en que había descubierto un nuevo paisaje que en nada se parecía a sus raíces sevillanas y tampoco a los años madrileños de juventud: la Castilla profunda del Moncayo azul tenía mucho más que ver con la España vaciada, adusta y pobre de la intrahistoria que habían ido reescribiendo sus compañeros prosistas de generación y, para él, con el descubrimiento del amor que representaba Leonor Izquierdo, aquella chica de apenas 14 años que él había conocido al hospedarse en la pensión a la que llegó como profesor en el otoño de 1907…

Pero quiso el destino que la publicación de Campos de Castilla, en la primavera de 1912, coincidiera con la última etapa de la enfermedad –tuberculosis- de su joven esposa. 

Tanto fue así, que el libro apareció apenas tres meses antes de que Leonor muriera –con 18 años- y Machado empezó a añadir tantos poemas interesantes a partir de entonces que, hoy en día, la edición más definitiva del libro es la de 1917, que apareció con el nombre de Poesías completas, luego reeditada a su vez en 1928, en 1933 y en 1936, poco antes de que la guerra incivil, tal y como su amigo Unamuno la había bautizado y que él se había encargado sutilmente de profetizar, lo obligara a retirarse a Valencia y luego a un vergonzoso exilio francés que no le dio más que para llegar, tan ligero de equipaje como había adelantado en aquel “Retrato”, con su propia madre, Ana Ruiz, anciana y preguntándole si faltaba mucho para llegar a Sevilla… y con aquel último verso arrugado en el bolsillo: “Estos días azules y este sol de la infancia…”.

“Mi infancia son recuerdos…”

El famosísimo poema que abre el libro, de tan serenos alejandrinos, es el único que trata sobre el origen del poeta, sobre sus raíces sevillanas en aquella casa de vecinos que había sido el Palacio de las Dueñas. “Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, / y un huerto claro donde madura el limonero; / mi juventud, veinte años en tierra de Castilla; / mi historia, algunos casos que recordar no quiero”. El poeta ya se autodefine aquí como un escritor de fondo que no estaba llamado a continuar la estética rimbombante sino la profundidad filosófica de quien a evolucionar en la síntesis que había heredado de su propio padre, el folklorista Demófilo que había rescatado tantas coplas del pueblo… “Desdeño la romanza de los tenores huecos / y el coro de grillos que cantan a la luna. / A distinguir me paro las voces de los ecos, / y escucho solamente, entre las voces, una”.

El resto del libro, al margen del extenso romance narrativo que se llama “La tierra de Alvargonzález”, se centra mucho más líricamente en “el corazón de Iberia y de Castilla” que cruza el Duero, en los “campos de Soria” y en el Guadarrama… aunque, como el libro en sí no se reconoce hasta los valiosos añadidos que el poeta escribe ya de vuelta a Andalucía, Campos de Castilla no sería lo que es hoy sin los poemas escritos ya en Baeza… Y es que Machado, nada más enviudar, pide su traslado desde Soria a Andalucía para tratar de olvidar, de cicatrizar su herida, aunque se trajera a esa ciudad jiennense toda la fuerza castellana que iba a seguir representando, por extensión, la potencia de España, un país al que amaba y criticaba tanto. En Baeza va a permanecer Machado desde 1912 hasta 1919… Y ahí va a escribir lo mejor de toda su producción, que se incluye en aquel libro que solo una vez se tituló Campos de Castilla pero que para la legión inagotable de sus lectores sigue llamándose así 110 años después…

“Castilla miserable, ayer dominadora”

El libro, aunque no cancelara definitivamente la esencia simbolista que tanto caracteriza a su autor, tiene ya claramente una visión noventayochista, una mirada crítica sobre la España decadente de principios del siglo XX en contraposición con la grandeza de un imperio al que el poeta –como sus compañeros del 98- no es que quisiera volver por ansias imperialistas, sino por un afán regeneracionista que tanto tenía que ver con la política de Joaquín Costa y con la visión educativa de su maestro Francisco Giner de los Ríos, el fundador de la Institución Libre de Enseñanza en cuya Residencia iba a formarse la Generación del 27… “Castilla miserable, ayer dominadora, / envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora. / ¿Espera, duerme o sueña? ¿La sangre derramada / recuerda, cuando tuvo la fiebre de la espada? / Todo se mueve, fluye, discurre, corre o gira; / cambian la mar y el monte y el ojo que los mira. / ¿Pasó? Sobre sus campos aún el fantasma yerra / de un pueblo que ponía a Dios sobre la guerra”. El recuerdo de la grandeza pasada va agrietando, por contraste, la miseria del presente, imbuida por la postración de una población sin ambiciones en el espejo del anticlericalismo del autor: “La madre en otro tiempo fecunda en capitanes / madrastra es hoy apenas de humildes ganapanes. / Castilla no es aquella tan generosa un día, / cuando Myo Cid Rodrigo el de Vivar volvía, / ufano e su nueva fortuna y su opulencia, / a regalar a Alfonso los huertos de Valencia; / o que, tras la aventura que acreditó sus bríos, / pedía la conquista de los inmensos ríos / indianos a la corte, la madre de soldados, / guerreros y adalides que han de tornar, cargados / de plata y oro, a España, en regios galeones, / para la presa cuervos, para la lid leones. / Filósofos nutridos de sopa de convento / contemplan impasibles el amplio firmamento…”

A aquella visión crítica del español de entonces contribuyen, ya desde Baeza, los grandes poemas del libro, no solo aquel titulado “Del pasado efímero” en el que retrata a “este hombre del casino provinciano / que vio a Carancha recibir un día”, el que “tres veces heredó; tres veces ha perdido / al monte su caudal: dos ha enviudado” y “solo se anima ante el azar prohibido, / sobre el verde tapete reclinado, / o al evocar la tarde de un torero, / la suerte de un tahúr, o si alguien cuenta / la hazaña de un gallardo bandolero, / o la proeza de un matón, sangrienta”, sino aquel otro que lleva por título “El mañana efímero” y que comienza tan célebremente: “La España de charanga y pandereta, / cerrado y sacristía, / devota de Frascuelo y de María, / de espíritu burlón y de alma quieta, / ha de tener su mármol y su día, / su infalible mañana y su poeta”.

Un poeta esperanzado

Incluso este último poema, que retrata tan ácidamente la España panderetera, termina con una característica muy machadiana a pesar de toda su melancolía de tardes polvorientas y eternas fuentes simbolizando el inexorable paso del tiempo: la esperanza. “Mas otra España nace, / la España del cincel y de la maza, / con esa eterna juventud que se hace / del pasado macizo de la raza. / Una España implacable y redentora, / España que alborea / con un hacha en la mano vengadora, / España de la rabia y de la idea”.

En rigor, esa esperanza machadiana se hace extensiva, a pesar de tantos pesares, a su propia vida personal, pues la regeneración del propio libro Campos de Castilla, a partir de aquella primera edición de 1912, comienza por los poemas conocidos como del “ciclo de Leonor”, desde la esperanza en la recuperación de su esposa hasta la esperanza en que la muerte no sea definitiva. En este sentido, el primer poema de ese ciclo aglutina algunos de las características más esenciales de la propia obra y de toda la poética machadiana. El poema dedicado al olmo seco enfrenta al hombre triste al ser vivo moribundo que es también el árbol, se recrea en el paisaje castellano, dilucida sobre el futuro del árbol caído y se esperanza gracias al milagro de “la rama verdecida”. “Mi corazón espera, / también, hacia la luz y hacia la vida, / otro milagro de la primavera”.

En ese ciclo de poemas que terminará con Machado viudo, la esperanza sigue latiendo cuando se acuerda de su difunta esposa, aunque tantas veces se tambalee por la contemplación de sí mismo: “¿No ves, Leonor, los álamos del río / con sus ramajes yertos? / Mira el Moncayo azul y blanco; dame / tu mano y paseemos. / Por estos campos de la tierra mía, / bordados de olivares polvorientos, voy caminando solo, / triste, cansado, pensativo y viejo”. Otras veces, sin embargo, el mismo sueño es vehículo de esperanza cierta: “Soñé que tú me llevabas / por una blanca vereda, / en medio del campo verde, / hacia el azul de las sierras, / hacia los montes azules, / una mañana serena. / Sentí tu mano en la mía, / tu mano de compañera, / tu voz de niña en mi oído / como una campana nueva, / como una campana virgen / de un alba de primavera. ¡Eran tu voz y tu mano, / en sueños, tan verdaderas!…”.

La esperanza machadiana transita hasta lo religioso, pues el Cristo en el que él quiere creer no se parece al de la tradición de su propia tierra –“el Cristo de los gitanos, / siempre con sangre en las manos, / siempre por desenclavar”-, sino al absolutamente vivo que anduvo en el mar: “¡Oh, no eres tú mi cantar! / ¡No puedo cantar ni quiero / a ese Jesús del madero, / sino al que anduvo en el mar!”.

Se hace camino al andar

El poeta previo al filosófico Juan de Mairena decide desde el principio incluir, crecientemente, “proverbios y cantares” en su Campos de Castilla. Ese carácter esperanzado que es un valor transversal en toda su poesía se hace más patente en algunas de estas composiciones, que lo convierten en poeta universal: “Caminante, son tus huellas / el camino, y nada más; / caminante, no hay camino, / se hace camino al andar. / Al andar se hace camino, / y al volver la vista atrás / se ve la senda que nunca / se ha de volver a pisar. / Caminante, no hay camino, / sino estelas en la mar”.

En esa línea sentenciosa que ya no abandonará jamás y que explotará en Nuevas canciones (1924), los proverbios lo revisten de sabiduría: “El que espera desespera, / dice la voz popular. / ¡Qué verdad tan verdadera! / La verdad es la que es, / y sigue siendo verdad / aunque se piense al revés”. El gusto por la síntesis lírica y la profundidad filosófica se irá abriendo camino sin cesar: “Anoche soñé que oía / a Dios, gritándome: ¡Alerta! / Luego era Dios quien dormía, / y yo gritaba: ¡Despierta!”. El poeta de estos proverbios es también el autor de las

parábolas en las que se desenvolvía como nadie por lo que contenían de lirismo, de narración, de fábula, de profundidad bíblica, de metáfora vital y hasta española, de canto a la esperanza que nunca ha de perderse, ni siquiera 110 años después: “Era un niño que soñaba / un caballo de cartón. / Abrió los ojos el niño / y el caballito no vio. / Con un caballito blanco / el niño volvió a soñar; / y por la crin lo cogía… ¡Ahora no te escaparás! / Apenas lo hubo cogido, / el niño se despertó. / Tenía el puño cerrado. / ¡El caballito voló! / Quedóse el niño muy serio / pensando que no es verdad / un caballito soñado. / Y ya no volvió a soñar. / Pero el niño se hizo mozo / y el mozo tuvo un amor, / y a su amada le decía: / ¿Tú eres de verdad o no? / Cuando el mozo se hizo viejo / pensaba: todo es soñar, / el caballito soñado / y el caballo de verdad. / Y cuando vino la muerte, / el viejo a su corazón / preguntaba: ¿Tú eres sueño? / ¡Quién sabe si despertó!”. Pues eso: quién sabe.

Imagen de portada: Antonio Machado

FUENTE RESPONSABLE: El Correo de Andalucía; Sevilla, España. Por Álvaro Romero. 28 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/España/Literatura/Poemario/Antonio Machado

 

 

 

La historia de los 1.700 gallegos que emigraron a Cuba buscando fortuna y acabaron de esclavos en las plantaciones de azúcar.

Se llamaban Orestes, Rañeta, el Tísico, Trasdelrío, José el Comido y Tomás el de Coruña, y eran un grupo de jóvenes que en 1853 decidieron dejar Galicia en busca de un futuro mejor en Cuba.

Podría haber sido una más de las miles de historias que marcaron a esa comunidad de España, que entre mediados del siglo XIX y mediados del XX, vio a generaciones enteras emprender rumbo a América, huyendo de la pobreza, el hambre o la guerra.

Sin embargo, Orestes, Rañeta, el Tísico, Trasdelrío, el Comido y Tomás el de Coruña protagonizan una historia de la emigración que no se ha contado, o al menos no se ha contado tanto.

Y son los protagonistas de «Azucre», la primera novela de la autora gallega Bibiana Candia, una ficción basada en una historia tan real como horrible: la de 1.700 gallegos que emigraron a Cuba en esos años y fueron esclavizados por Urbano Feijóo de Sotomayor, otro gallego afincado en la isla caribeña.

El libro empieza con una dedicatoria que es toda una declaración de intenciones: «A los emigrantes que no pudieron contar su historia y a los que se quedaron que nunca recibieron una carta».

Candia entendió que si esta historia no había llegado a la memoria popular fue porque sus protagonistas no habían podido contarla. Así que les dio voz a través de unos personajes entrañables que pierden su inocencia en un viaje brutal al horror.

Hablamos con la autora en el marco del Hay Festival Querétaro, que se realiza entre el 1 y el 4 de septiembre en esa ciudad mexicana.

Línea

Como gallega y hablando con una autora gallega, la primera pregunta es casi obligatoria, dado lo poco que se conoce popularmente esta historia: ¿cómo llega a ti?

Yo tampoco había oído hablar nunca de ella. Simplemente una amiga un día me preguntó si conocía la historia de los gallegos que se llevaron a trabajar el azúcar en el siglo XIX y fueron esclavizados.

Yo era muy escéptica al principio, pensaba que no era verdad.

Luego pensé que se trataba de una anécdota de unas pocas personas que mandaron y tuvieron mala suerte y que esa anécdota se engordó mucho a través del tiempo.

Pero ella me envió un mail con un par de links, entre ellos un documental de Radio Televisión Española. Es decir, esto no estaba oculto en ningún sitio.

Yo creo que me lo mandó con la idea de que escribiera un artículo.

Pero tirando del hilo, la cosa fue mucho más que un artículo… ¿por qué una novela de ficción?

Cuando vi lo que me envió dije: «pero esto es mucha gente, fue una empresa; no es una anécdota, es una cosa mucho más seria».

Me pongo a buscar información y encuentro artículos académicos, actas de cortes y un montón de documentación.

Empiezo a preguntar a mi alrededor y nadie tenía idea. A nadie le sonaba de nada, salvo gente muy metida en el tema histórico, especialistas en el siglo XIX, o personas en un nicho muy específico.

En ese momento, me surge como un enigma narrativo: si los gallegos tenemos esta tradición de literatura oral, y esta tradición de inmigración, cómo puede ser que esta historia no nos ha llegado por memoria popular. Hay algo aquí que no funciona.

Entonces llegué a la conclusión, después de darle muchas vueltas, de que efectivamente no nos había llegado porque en realidad sus protagonistas no nos la habían contado.

Los informes que tenemos valen para la parte oficial de la vida, pero lo que es el legado humano que trae una historia a la memoria popular es la voz en primera persona.

Así que no tenía sentido escribir un artículo, porque eso no iba a llegar a donde yo quería: ¿qué hay que hacer para que esta historia se conozca?

Lo que hay que hacer es recrear esas voces, recrear el relato popular, la memoria colectiva. Y para eso es necesaria una novela, una ficción y que la ficción, en cierto modo, enmiende la realidad.

Portada del libro "Azucre"

FUENTE DE LA IMAGEN – PEPITAS ED.

Y el producto es «Azucre», que es una novela histórica, técnicamente, pero no tan histórica desde el punto de vista formal, ya que los datos históricos están ausentes, y la voz recae totalmente en los protagonistas.

La prioridad era ver la situación desde los ojos de ellos.

Claro que la novela tiene una documentación formal muy seria. Aunque en el texto los datos no están, me tuve que estudiar todo lo que pasó para poder construir el mundo que les rodea y colocarlos a ellos en las situaciones adecuadas.

La clave era entender cómo se habían visto personas que salen de su aldea, que no conocían nada, y de repente los meten en un barco, los llevan al otro lado del mundo sin tener ni idea.

Muchos de ellos no habían visto el mar en su vida, no sabían leer, no sabían escribir, y aparecen en Cuba, que era como otro planeta, y están completamente indefensos ante lo que les va a suceder.

Esa era la historia potente realmente. Lo importante, lo crucial, lo fundamental eran las voces de ellos.

Son personajes además muy familiares para aquellos conectados con historias de emigración, aquellos jóvenes que emigran de su pequeña aldea y se enfrentan a un mundo absolutamente desconocido. Son los protagonistas de la historia colectiva de Galicia.

Al principio, cuando ya sabía que tenía que ser una novela, mi primer impulso fue pensar «yo no puedo escribirla, porque yo escribo literatura contemporánea, poesía. Yo no tengo la voz para contar esto».

Pero al instante pensé en mi abuelo, que era un señor labrador de una aldea cerca de Santiago de Compostela y que nunca tuvo un trabajo cualificado y que mal leía y escribía. Y pensé «claro, es que mi abuelo hubiera sido uno de ellos perfectamente».

Ahí fue cuando me di cuenta de que yo a ellos los conocía, sabía quiénes eran, pues son la memoria de mi abuelo, de mi bisabuelo, lo que ellos contaban de las romerías, de marcharse, de pasar hambre.

Y eso hace que, aunque tú no lo hayas vivido, sigues teniendo un contacto muy fuerte con toda esa memoria.

«Azucre» es casi una historia de horror y, sin embargo, te quedas pegado a la entrañabilidad e inocencia de sus personajes…

A mí lo que más me preocupaba cuando la escribí era que, del mismo modo que para mí ellos eran gente muy real, yo quería que los lectores se encariñaran con ellos.

Porque al ver la novela desde la contracapa tú ya tienes el spoiler entero, ya sabes que van a ir de esclavos. Cuando rompes esa tensión de la narración desde el inicio, tiene que haber un aliciente para continuar leyendo.

Entonces mi única baza era justamente conseguir que se encariñaran y que quisieran ver qué les va a pasar.

Me dijeron en una presentación que «Azucre» era una obra sobre la pérdida de la inocencia. Y me pareció que estaba muy acertado

Normalmente, cuando una persona se hace adulta de repente suele ser siempre por un trauma, o bien por una muerte, por una pérdida, por un ataque, por una guerra…

Y eso es lo que les pasa a ellos, que dentro de su pobreza y de sus condiciones de vida eran gente inocente, niños inocentes, que de pronto lo único que tienen por delante es la supervivencia.

Y sí quería que dentro del horror hubiese trazos de luz, porque si no sería insoportable de leer. Y parte de eso era que fuesen simpáticos, tiernos, que fuesen capaces de hacernos reír a pesar de todo lo que les estaba pasando.

Que también es parte de la realidad de las historias, incluso en los momentos más terribles.

Bibiana Candia

FUENTE DE LA IMAGEN – ÁNGEL MANSO

¿Sentiste que había como una especie de deuda para con ellos?

Totalmente. Yo creo que por un lado esta novela es un homenaje a ellos.

Es verdad que nuestra literatura le ha rendido muchos homenajes a la inmigración, pero a mí me parece que sobre todo hoy en día, que estamos más distanciados de sus generaciones, todavía es más necesario tener una idea muy clara y muy sólida de cómo fue la vida hace nada.

Creo que es importante tener claro de dónde venimos para saber quiénes somos.

Y toda esa historia que nos precede, tanto si la afrontamos como si no, nos va a afectar exactamente igual.

Por tanto, nos hace más adultos como sociedad ser conscientes de lo que tenemos por detrás, de que hubo gente muy próxima a nosotros, en unas generaciones muy próximas, que lo pasó muy mal.

Yo creo que en la construcción de nuestra memoria colectiva, nos han contado sobre todo la historia de los héroes y de las grandes gestas, y que la memoria de los antihéroes, de los pobres de la tierra, de los nadies, no niega pero sí matiza mucho esa historia de la épica.

Me parece que es muy importante tener claro que todas las gestas se construyen muchas veces sobre las vidas de muchos desgraciados.

Nosotros ahora, por fortuna, estamos en el lado más favorecido del mundo, pero esas cosas cambian, son cíclicas, y ahora hay otros Orestes y otros Rañeta que están tratando de encontrar un futuro mejor en otros puntos del mundo.

Lo vemos ahora en las historias y las penurias de tantos migrantes, incluidos los centroamericanos que atraviesan México para llegar a Estados Unidos.

Es una constante.

El siglo XIX fue el principio del comercio global. De hecho, el primer producto que globalmente atravesó el mundo para venderse fueron justamente las personas que salían de África y se llevaban a América.

Y desde entonces es exactamente igual.

El mundo se ha sofisticado tecnológicamente, pero los mecanismos que mueven el mundo son los mismos. Por lo tanto, siguen pasando las mismas infamias a nuestro alrededor.

Sigue habiendo personas desesperadas que buscan un futuro mejor y van a intentarlo por todos los medios. Y siempre va a haber también, por desgracia, gente sin escrúpulos que va a intentar aprovecharse de ellos.

Y esa gente está en el desierto de México, en las ofertas de trabajo para señoras latinoamericanas o del este de Europa que les dicen que vengan a España a trabajar en el servicio doméstico y luego se encuentran con la prostitución, que es una esclavitud terrorífica.

En el Mediterráneo lo tenemos todos los días, cuando hace un año veíamos a la gente tratando de huir colgada de los aviones en Afganistán…

Y esas historias, esas pequeñas historias, no van a estar en los libros.

Ese es un material fantástico para la literatura, que tiene un potencial enorme para contrarrestar la Historia con mayúsculas, que siempre va a ser como mucho más fría contando los sucesos.

Grabado de una plantación de azúcar en Cuba.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Grabado de una plantación de azúcar en Cuba.

Hablando de gente sin escrúpulos… estos chicos fueron esclavizados, por uno de los suyos, por otro gallego: Feijóo de Sotomayor. ¿Es un personaje que se intentó esconder de alguna forma?

Qué va, si tiene hasta página en Wikipedia.

Es un clásico de un señor que es diputado, que tiene completa impunidad y en realidad él sabía perfectamente que no le iba a pasar nada.

La empresa se disuelve, él se queda con todo el dinero que había recaudado hasta entonces y no tiene que indemnizar a los trabajadores, por supuesto. Y se decreta que si alguno de los trabajadores quiere solicitar una indemnización tiene que hacer una denuncia individual en un jurado de arbitraje.

Los casos, evidentemente, fueron mínimos.

Él no perdió ningún tipo de estatus por esta situación, que esto también es una historia muy moderna.

Hay gente que se aprovecha de su explotación de privilegio para conseguir un negocio, enriquecerse, hacerlo fraudulentamente o de manera criminal. Y después no ve consecuencias por sus actos.Y continúa además con su consideración social.

En la novela aparece básicamente como un fantasma, literalmente, por dos razones: porque para mí lo primordial eran las voces de ellos y porque además es un personaje sobradamente conocido, hemos conocido a muchos como él. Es un villano muy clásico.

Este artículo es parte del Hay Festival Querétaro, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza del 1 al 4 de septiembre de 2022.

Imagen de portada: «Azucre» es la primera novela de la autora gallega Bibiana Candia. RICARDO DOMINGO/CORTESÍA FUNDACIÓN TELEFÓNICA

FUENTE RESPONSABLE: Mar Pichel. HayFestivalQuerétaro@BBC Mundo. 3 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/España/Cuba/Migraciones/Explotación/Literatura/ Novela

Las pinturas más antiguas del Prado ‘decoraron’ un pajar y estuvieron a punto de ser engullidas por un embalse.

Las pinturas murales de la ermita de Vera Cruz de Maderuelo, del siglo XII, pasaron décadas en el olvido; la capilla fue a principios del siglo XX un pajar.

El Prado las trasladó al museo tras arrancarlas de la pared para salvarlas del pantano de Linares que se iba a construir, que amenazaba con anegar el santuario.

Su valor es extraordinario ya que tiene una de las primeras representaciones de desnudo de Adán y Eva de las que se tiene constancia.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

En otras épocas, cuando la sequía no agotaba a España, no era raro que en primavera la crecida del embalse de Linares anegara algún día la ermita de Vera Cruz, en el precioso pueblo amurallado de Maderuelo (Segovia).

La iglesia, de una sola nave y ábside de testero plano, situada extramuros de la localidad, frente al río Riaza, tiene una historia sorprendente que, fruto de una serie de coincidencias, tuvo un final feliz. Pero pudo no tenerlo.

En estado de abandono durante décadas, a principios del siglo XX la ermita llegó a ser usada como almacén de paja y aperos de labranza y de establo incluso.

Su interior, sin embargo, guardaba una auténtica joya del románico, unas pinturas que ahora son uno de los tesoros del Museo del Prado, pero que durante muchos años estuvieron en el olvido.

“Fue en el año 1907 cuando se tienen las primeras noticias del valor de lo que había en el interior de la ermita”, explica María López Villarejo, restauradora de pintura de la pinacoteca madrileña.

Sobre los muros interiores y la bóveda del pequeño santuario se había pintado al fresco en el siglo XII una de las obras más excepcionales de la pintura española de la Baja Edad Media.

Vista de la ermita de Vera Cruz, en Maderuelo -al fondo a la derecha-, frente al río Riaza, en una imagen tomada desde el propio pueblo. JOSÉ MARÍA SADIA.

De la noche a la mañana, las pinturas se convirtieron en potencial objeto de deseo de los anticuarios que a principios de siglo se hacían de oro vendiendo patrimonio cultural al extranjero, sobre todo a EEUU. Los negociantes se aprovechaban de que no había leyes claras que defendieran la conservación del arte.

En las pinturas de la iglesia estaban representadas varias escenas bíblicas del Antiguo y el Nuevo Testamento presididas en la bóveda por un Cristo en Majestad rodeado de ángeles y santos. El Cordero Místico con Caín y Abel, la Adoración de los Reyes Magos, y la Creación de Adán y Eva eran el resto de temas representados.

De hecho este último es particularmente valioso, al ser una de las primeras representaciones del desnudo de Adán y Eva en toda la historia, según Villarejo. “Es una representación muy esquemática del desnudo humano”, explica la restauradora sobre unas pinturas que fueron trasladadas en 1947 al Museo del Prado.

Para tener una fotografía más amplia de lo que el destino le tenía reservado a las pinturas, sin embargo, hay que retroceder un poco antes, a 1896, cuando el párroco de Maderuelo pidió permiso a la Archidiócesis “para vender la ermita, ya que necesitaba dinero para otras iglesias del pueblo”, explica José María Sadia, periodista y escritor especializado en patrimonio, que cuenta toda la historia de la ermita en su libro ‘El románico español’.

Una de las escenas de las pinturas de la capilla.SUSANA VERA

Así, según explica, fue vendida a un vecino del pueblo por 150 pesetas, y luego se revendió a un ganadero y agricultor llamado Santiago González, que puso a dormir allí a su burro, además de usarlo como almacén y pajar.

“Los vecinos no valoraban los dibujos del interior; se creían que eran anticuados, con esas figuras frontales… De hecho los chavales trataban de quitar la pintura a cantazos, lo que provocó el deterioro que se vio después. Aunque las pinturas están excepcionalmente conservadas”, explica Sadia.

Ya en los años 20, un anticuario de Madrid ofreció 30.000 pesetas por las pinturas al ganadero, pero el asunto llegó a los oídos de un abogado del Estado de Segovia, que se enteró de que algo se estaba cociendo por aquellos lares. “El abogado se desplazó hasta allí y habló con el cura, con el alcalde, con el propietario y, al desvelarse la operación, el Estado requisó temporalmente las llaves y abortó la operación”, recuerda Sadia, que subraya que aquella fue una época aciaga de expolio.

“En aquellos años, hasta el 33, que es cuando se establece la primera gran ley del patrimonio, había distintas leyes pero era muy complicado que se aplicaran; existía cierto desdén por el patrimonio español”, recuerda el experto, que tiene varios libros publicados sobre el estilo románico.

La ermita fue aun así declarada en 1924 Monumento Histórico Artístico, pero el Prado, que fue informado de la calidad de las imágenes e envió a expertos a hacer informes in situ, se negó en un primer momento a hacerse con la obra, ante la imposibilidad de que lo hiciera el Estado.

Años después sí se haría con ellas, sin embargo, ante el temor de que se vieran dañadas por el pantano que se iba a construir. Pero pagó cara su tardanza, ya que tuvo que desembolsar por ellas mucho más de lo pedido de inicio: 50.000 pesetas.

Fue el taller de Ramón Gudiol el encargado del proceso del arranque de las pinturas murales y el montaje en paneles para ser trasladadas posteriormente al Prado. “Los arranques”, explica López Villarejo, “empiezan ya en el siglo VI. Vitrubio ya habla de los arranques de frescos en Pompeya, pero es en el siglo XVIII y XIX cuando se practican más, cuando se ven más obras en peligro”.

Vista de ‘El Pecado original’, quizá lo más extraordinario de esta pintura románica. MUSEO DEL PRADO.

En el caso de la ermita de Vera Cruz, se usó el estilo de arranque conocido como strappo, donde se coge la última capa del enlucido y la pintura. Se realiza aplicando sobre la superficie una cola orgánica que se hace con cartilago -principalmente de conejo-. Ese colágeno se calienta y se sitúa sobre el dibujo para luego colocar gasas de algodón fuertes. Cuando se seca se tira de la pintura y se hace el arranque de esa superficie.

“Después ese arranque lo trasladas sobre una tela de gasa y tela de arpillería y con un adhesivo soluble al agua. Para volver a recuperar la pintura se retira la primera gasa con agua caliente”, precisa la restauradora del Prado sobre esta obra, que en concreto se trasladó a varios paneles de madera con entramados de travesaños reforzados con tela.

“Al final se queda como si fuera una pintura sobre lienzo”, señala López Villarejo, que junto a un equipo de ocho personas hizo en 2010 la restauración a la obra, situada en la sala 51C de la planta baja del museo con el tamaño original que tenía: de alrededor de cinco metros por cuatro y medio.

En ese proceso de restauración se hizo la limpieza de toda la superficie, “la eliminación de los repintes, y se hizo una técnica de estarcido, que hace simulando la textura de la piedra”. “La obra está en muy buen estado, solo tenía la pérdida de la figura del niño adorado por los reyes. Hay sospechas de que cuando la capilla estaba abandonada alguien la robara o esté en un anticuario”, dice la restauradora.

El hecho de que la ermita fuera usada como pajar y establo también podría tener que ver con que desparecieran del dibujo original dos apóstoles, ya que se abrió un agujero en el muro: se cree que para funcionar como respiradero.

La ermita de Vera Cruz, con Maderuelo al fondo. JOSÉ MARÍA SADIA

Sadia también pone de relieve el valor artístico de la obra, de la que se desconoce al autor aunque diversos análisis han establecido vínculos con pinturas aparecidas en los conjuntos de Santa María de Taüll y Casillas de Berlanga. Este experto en pintura románica también destaca de entre todas las representaciones la “escena del paraíso, que es una de las más icónicas de la pintura románica española”.

En la actualidad hay una réplica bastante bien lograda en la iglesia de Maderuelo, donde queda la sinopia, los restos de la pintura que hubo. “Cualquiera que visite la ermita verá los restos de la cabecera de las pinturas y a la derecha una reproducción idéntica a la del Prado. Fue una actuación para dignificar la ermita», asegura el periodista experto en arte románico, que pone en valor la buena suerte que corrió, no así como otras de importante valor. «Una serie de coincidencias hicieron que no acabara en EEUU».

Imagen de portada: Un visitante del Museo del Prado observa las pinturas murales de la ermita de Vera Cruz, que datan del siglo XII. SUSANA VERA

FUENTE RESPONSABLE: DINAMO Cultura. Madrid. España. Por Roberto Bécares. 31 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/España/Museo del Prado/Arte

 

 

El legado que los vascos dejaron en América (además de los apellidos).

Amerikara noa ere nere borondatez / hemen baino hobeto izateko ustez… («Me voy a América por mi propia voluntad / con la esperanza de vivir mejor que aquí»…)

Así comienza una popular canción en euskera —el idioma de los vascos— que describe el largo viaje que millones de ellos hicieron para migrar a países de América en diferentes etapas de los últimos cinco siglos en busca de nuevas oportunidades.

Esta migración fue común desde muchos países a lo largo de la historia. Pero quizá lo más llamativo es que los vascos, que se reparten entre la Comunidad Autónoma del País Vasco (o Euskadi) y Navarra —en el norte de España— e Iparralde —en el suroeste de Francia—, dejaran una huella tan notable en América siendo una población que hoy apenas ronda los tres millones de personas.

«Obviamente, no puedes comparar un grupo tan pequeño con los millones de italianos que migraron allí y la impronta que dejaron… pero, cualitativamente hablando, los vascos sí que dejaron un importante legado», valora Óscar Álvarez Gila, coordinador del postgrado sobre Diáspora Vasca de la Universidad del País Vasco.

Pero ¿cuántos vascos llegaron a migrar?

«No lo sabemos y nunca lo sabremos», responde tajante a BBC Mundo. «En las estadísticas no existía la categoría ‘vasco’ para catalogarlos [eran registrados como españoles o franceses], y muchos de quienes migraban en el siglo XIX lo hacían de manera ilegal cruzando la frontera con Francia y tomando un barco».

Sin embargo, basado en estudios, testimonios y la presencia actual de descendientes, el experto cita como destinos preferidos de aquellos vascos migrantes Chile, Cuba, el oeste de Estados Unidos y México; aunque superados ampliamente por Uruguay y sobre todo Argentina, donde se dice que en torno al 10% de su población actual tiene algún antepasado vasco.

A excepción de quienes salieron exiliados por razones políticas tras la Guerra Civil española en 1939, la mayoría de vascos que viajaron a América en diferentes corrientes durante los últimos siglos lo hicieron en busca de oportunidades de trabajo a países con economías en expansión y con políticas de acogida para migrantes muy favorables durante décadas.

Era lo que entonces se llamaba salir a «hacer las Américas».

Mapa corrientes migratorias vascos América

«En alguno de esos países se pagaba mejor que en el País Vasco, así que viajaban para mejorar su vida y hacer capital con la idea de regresar convertidos en alguien, y muchas veces con la idea de ayudar a fundaciones, a escuelas… Así se convertían en figuras reconocidas. De ahí viene el concepto de ‘indiano'», le dice a BBC Mundo Josu Ruiz de Gordejuela, historiador y autor de varios libros sobre vasconavarros en México.

En BBC Mundo recopilamos junto a expertos una pequeña parte de todo ese legado que la diáspora vasca llevó hasta América y que permaneció (o se adaptó) hasta la actualidad.

Apellidos

Quizá, aunque ni siquiera lo sepas, en tu familia hay raíces vascas si tu apellido es Iturbide (que significa «camino de la fuente» en euskera), Elizondo («junto a la iglesia»), Ezeiza (de izei como «abeto»), Bolívar (bolu e ibar, «la vega del molino») y un largo etcétera. Según expertos, los vascos generaron unos 70.000 apellidos de los que hoy conservan unos 35.000.

Su presencia en América es tan amplia como, a veces, difícil de investigar. Primero, porque no todos son apellidos claramente identificables al no tener siempre una grafía en euskera; y segundo, porque muchos apellidos de origen vasco se extendieron después por otros territorios cercanos.

«El caso más emblemático es García, generado en el reino de Pamplona y que significa ‘joven’, pero que después fue llevado al resto de reinos de España. Por eso, tener hoy un apellido vasco como García no significa que tú lo seas. Es lo que llamamos ‘apellidos vascos generalizados'», le dice a BBC Mundo Jorge Beramendi, historiador y miembro de la Fundación Vasco Argentina Juan de Garay.

Manifestante con tapabocas con la bandera vasca

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Esta agrupación hizo un minucioso trabajo de investigación examinando guías telefónicas argentinas, padrones electorales y diccionarios para llevar a cabo la mayor recopilación de apellidos vascos en el país —unos 25.000— y que pueden consultarse en la web feriadellibrovasco.com

Otra dificultad para identificarlos es que muchos de estos apellidos fueron registrados al llegar a América de manera distinta por la similitud entre algunos sonidos (como «s» y «z»; «b» y «v», «c» y «k»…), por diferencias en las reglas ortográficas del euskera con los idiomas principales de los países donde se migraba, así como por la posterior estandarización del idioma en Euskadi y adopción de nuevos dígrafos como la «tx», pronunciada como la «ch» en español o «tch» en francés.

Todo esto dio lugar a que hoy existan múltiples variantes de un apellido, como ocurre con Etxeberria («casa nueva», en euskera) y Echeverría, Echebarria, Etcheverry, etc. También con Otxoa y Ochoa (que significa «lobo», aunque escrito como otsoa), Jauregi y Jáuregui («palacio»), Intxaurrondo e Inchaurrondo («nogal»), Berasategi y Berazategui, Apodaka y Apodaca…

Nombres geográficos (y el legado de personajes históricos).

Debido al gran número de vascos que participaron en las primeras expediciones que llegaron a América desde España, es habitual encontrar su huella en multitud de los nombres que elegían para bautizar zonas o ciudades que encontraban a su paso.

Es lo que hizo Francisco de Ibarra cuando nombró parte del norte de México como Nueva Vizcaya, en honor a la provincia vasca en la que nació. Si bien el nombre y sus límites no se conservan, sí continúa existiendo su capital Durango —en homenaje a otra ciudad vizcaína—, que hoy preside el estado mexicano del mismo nombre.

Escudos Durango y Vizcaya

FUENTE DE LA IMAGEN – WIKIPEDIA. El escudo del Durango mexicano (izquierda) es muy similar al que la Vizcaya vasca tenía hasta finales del siglo XX.

Ibarra, en Ecuador, fue fundada por orden del vasco Miguel de Ibarra y Mallea, y comparte nombre con otra Ibarra en el País Vasco. Otros nombres se perdieron como el de Nuevo Bilbao en Chile, que en el siglo XIX pasó a llamarse Constitución pero que aún conserva en su escudo el de la ciudad vasca sede del Museo Guggenheim.

Y aunque no le dejó un nombre vasco, solo un dato sirve para comprender la enorme influencia de aquel pueblo en Argentina: la segunda fundación de Buenos Aires en 1580 —bautizada entonces como Ciudad de Trinidad— corrió a cargo del vasco Juan de Garay.

Los mexicanos también encuentran vascos clave en su historia si pasean por el Ángel de la Independencia, donde reposan los restos del general navarro Francisco Xavier Mina que luchó junto a los insurgentes frente a España. Otros héroes nacionales como Juan Aldama, Ignacio Allende o Mariano Abasolo también provenían de familias vascas aunque ya nacieron en Nueva España.

Es el mismo caso que el de Agustín de Iturbide, hijo de vasco y primer emperador de México que, según historiadores, se definía sin embargo como «vasco de cuatro costados». Él fue quien adoptó la bandera tricolor del primer gobierno mexicano con el verde, blanco y rojo vigentes en la actualidad, así como el águila sobre el nopal en el escudo.

Iturbide

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Agustín de Iturbide se definía como «vasco de cuatro costados».

Pero el más destacado de los herederos de vascos en la independencia de América fue sin lugar a dudas Simón Bolívar, descendiente de quinta generación de un vizcaíno vecino del municipio de Ziortza-Bolibar que migró a Venezuela a finales del siglo XVI. En su juventud, el propio Libertador viajó a Euskadi para reencontrarse con sus raíces antes de convertirse en la figura clave de la independencia de varias naciones americanas.

También en el ámbito cultural encontramos influencias vascas. Sor Juana Inés de la Cruz, una de las más importantes figuras literarias de Nueva España, era hija de un guipuzcoano e incluso intercaló en algunas de sus obras referencias al País Vasco y varios versos en euskera.

Frontones

Antes de que el fútbol y el béisbol se convirtieran en deportes de masas en muchos países americanos, la pelota vasca ya atraía a multitudes a los frontones donde se practica desde hace siglos en sus diferentes modalidades.

Este deporte traído por los migrantes —y el negocio de las apuestas que lo acompañaba— levantaba auténtico furor en el continente, hasta donde viajaban algunos de los mejores pelotaris (jugadores de pelota) vascos para protagonizar giras multitudinarias.

Si en México o EE.UU. el deporte rey en el frontón era el jai-alai o cesta punta —jugada con una cesta de mimbre—, en Argentina la modalidad que continúa arrasando es la paleta y en trinquetes de canchas cerradas (con paredes en ambos laterales, al contrario que la mayoría de frontones de Euskadi que solo tienen pared izquierda).

Fronton

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES. Los frontones vascos se popularizaron en varios países para acoger distintas modalidades de juego de pelota.

«En Argentina, el juego de pelota es todo un juego nacional en alguna de sus modalidades. En prácticamente todos los pueblos hay frontones donde siempre se jugó y se sigue practicando mucho. Es un legado muy tangible de los vascos en nuestro día a día», le dice a BBC Mundo Pablo Ubierna, historiador vascoargentino.

Solo en Ciudad de México llegaron a construirse al menos cinco grandes frontones, algunos de ellos inaugurados por el presidente de la época, Porfirio Díaz. Incluso el revolucionario Pancho Villa era tan aficionado que mandó construir un frontón en la hacienda en la que se acabó retirando en el norte del país.

Pero la llegada de más deportes, la legalización de las apuestas en otros ámbitos y cambios en las leyes de casinos hizo que los frontones perdieran su esplendor en muchos lugares. El año pasado, por ejemplo, EE.UU. echó el cierre al último del país en Dania Beach, Florida. En 2017, el Frontón México reabrió en la capital tras 20 años de inactividad en un intento por reflotar la tradición.

Villa

FUENTE DE LA IMAGEN – INAH. Pancho Villa, de blanco en el centro, era gran fanático de la pelota vasca.

Gastronomía

La gastronomía vasca, reconocida internacionalmente y con un gran número de estrellas Michelin por metro cuadrado en Euskadi, dejó también su impronta en América.

En el oeste de EE.UU., por ejemplo, se popularizaron los hoteles donde los pastores vascos pasaban los meses de invierno, comiendo todos juntos en largas mesas corridas y, generalmente, con un único plato en el menú que se ponía en el centro de las mesas para compartir.

Una vez que la migración de pastores fue desapareciendo y esos establecimientos se fueron abriendo al público general, este peculiar estilo de organización de los locales se mantuvo hasta nuestros días en lo que se llama «estilo casero» o «estilo familiar» de disfrutar de los restaurantes vascos en EE.UU.

En su oferta actual pueden encontrarse productos tan típicos como las alubias hasta otros que no son especialmente populares en el País Vasco. Es el caso del picón punch, un cóctel muy representativo de la migración vasca en EE.UU. a base de licor de hierbas, agua de soda y granadina que, sin embargo, es un absoluto desconocido en Euskadi.

Bacalao

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El bacalao a la vizcaína sigue presente en la cocina mexicana aunque con una receta diferente de la tradicional vasca.

La cocina vasca también vivió variaciones en México, donde uno de sus platillos clásicos de Navidad es algo tan tradicional en Euskadi como el bacalao a la vizcaína.

Sin embargo, la receta original que llegó al virreinato de lomos de pescado con una salsa de pimiento, tomate y cebolla se mezcló después con otros ingredientes como chiles güeros, almendras, aceitunas o papas para adecuarlo a los gustos mexicanos, quienes lo consumen desmigado.

En países como Chile preparan algunos platos acompañados de una «salsa vasca», aunque en Euskadi no exista tal concepto.

Y en Argentina, amantes declarados de la carne, muchos consideran los restaurantes vascos como únicamente especializados en pescado… aunque de sus cocinas también salen deliciosos pintxos (pequeñas tapas atravesadas por un palillo) y chuletones de buey o vaca.

Pintxos vascos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. También viajó a América parte de la gastronomía vasca, que tiene en los ‘pintxos’ uno de sus máximos exponentes.

Empresas y actividades económicas

La población migrante vasca realizó diversas actividades económicas en América desde su llegada, aunque en algunos países son recordados por algunas dedicaciones específicas que llevaron a cabo como la de pastores en EE.UU., panaderos en México, lecheros u otras actividades agrícolas en Argentina (donde fueron clave para consolidar aspectos como el uso de la boina en la indumentaria de los trabajadores del campo)…

Es en este concepto de «los vascos lecheros» de Argentina en el que se enmarca el éxito de la empresa láctea La Vascongada, fundada en 1908 por el vascofrancés Pedro Uthurralt. Hasta su quiebra a finales del siglo XX, varias generaciones de argentinos y uruguayos disfrutaron de uno de sus productos más carismáticos: la leche chocolatada Vascolet.

Ya en la actualidad, quizá muchas personas no saben que una de las marcas de cerveza más representativas de México en el resto del mundo tiene ADN vasco. Sí, el grupo fabricante de Corona (o Coronita, en España) fue creado por Braulio Iriarte, un navarro de Elizondo que migró a México siendo muy joven.

Iriarte pasó de trabajar como panadero a tener sus propias tiendas, crear la primera empresa en el país de fabricación de levadura para pan y ser artífice de una de las empresas cerveceras más populares en el mundo.

Gaucho

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Expertos reconocen influencia de parte de la vestimenta tradicional vasca en la de los gauchos argentinos.

Hoy en día, María Asunción Aramburuzabala -una de las herederas del emporio y con abuelo vasco- es la mujer más rica de México, según Forbes. Pero hay más casos de éxito en el país azteca.

Ángel Urraza, un joven vizcaíno llegado poco antes de la Revolución mexicana, prosperó hasta fundar Euzkadi, una compañía de llantas tan emblemáticas para el país que incluso en la película Goldfinger de James Bond se les hace referencia durante una escena ambientada en México.

Centros vascos

En arquitectura, hay numerosas construcciones herencia de la diáspora vasca.

El imponente edificio del colegio de las Vizcaínas en Ciudad de México fue el primer centro educativo laico para mujeres de toda América y el único que ha funcionado de manera ininterrumpida en el país desde que fuera fundado por vascos en 1767.

Pero si hay un lugar que simboliza la presencia de los vascos en el extranjero son las llamadas euskal etxeak o centros vascos, de los que el gobierno vasco tiene contabilizados cerca de 200 en el mundo. De ellos, casi la mitad están en Argentina.

Urkullu en el Laurak Bat

FUENTE DE LA IMAGEN – LAURAK BAT. El ‘lehendakari’ (presidente vasco), Iñigo Urkullu, visitó en 2018 el centro vasco Laurak Bat de Buenos Aires.

Estos centros nacieron inicialmente como lugar de acogida y ayuda mutua entre los vascos que cruzaban el océano hace décadas.

En la actualidad, tratan de mantener viva la identidad social y cultural vasca impartiendo clases de euskera, charlas, conciertos, clases de baile o partidos de pelota, entre muchas otras actividades.

«Pero somos una colectividad que no se ha quedado anclada en lo folclórico sino que está muy comprometida también con las causas políticas», le dice a BBC Mundo Arantxa Anitua, expresidenta del Laurak Bat de Buenos Aires, el centro vasco en activo más antiguo del mundo tras su fundación en 1877.

«Nos sentimos vascos, no franceses o españoles; la sociedad argentina lo entiende perfectamente y tiene una imagen muy valorada de nosotros. Pero aunque somos muy vascos, también somos profundamente argentinos», dice con pasión la actual presidenta de la Federación de Entidades Vasco Argentinas.

Si en Boise —capital del estado de Idaho y considerada epicentro de la diáspora vasca en EE.UU.—, decenas de miles de personas se congregan cada cinco años en un gran festival de cultura vasca organizado en torno a su basque block (barrio vasco) y museo vasco, en la capital argentina es cada año cuando miles toman la Avenida de Mayo para participar en el gran evento «Buenos Aires celebra al País Vasco».

Buenos Aires celebra al Pais Vasco

FUENTE DE LA IMAGEN – BUENOS AIRES CELEBRA AL PAÍS VASCO. Miles de personas participan en el festival anual de Buenos Aires para celebrar al País Vasco.

«Una vez me llamaron de la escuela de mi hijo para preguntarme si yo no era abogada, porque él había dicho que yo trabajaba ‘de vasca’, por eso de que es algo que menciono a todas horas», bromea Anitua.

Para ella, frente a otras nacionalidades presentes en Argentina que «se van diluyendo», el fuerte compromiso de sus componentes hace que la colectividad vasca en el país tenga el relevo generacional asegurado.

Este artículo es parte del Hay Festival Querétaro, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza del 1 al 4 de septiembre de 2022.

Imagen de portada: Buenos Aires; Argentina. Día de las colectividades.

FUENTE RESPONSABLE: Marcos González Díaz; HayFestivalQuerétaro@BBC Mundo. 29 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/México/España/Argentina/Migraciones/EE.UU./

Uruguay/Idiomas/Hay Festival/Francia