Cómo detectar un derrame cerebral una hora antes de sufrirlo.

Los accidentes cerebrovasculares no se producen de la nada, por eso es importante detectar los síntomas que emite el organismo una hora antes de que ocurra este accidente que en muchas ocasiones puede tener un desenlace fatal.

El dolor de cabeza intenso, las náuseas, el deterioro de la coordinación de los movimientos, la disminución de la visión y la sensación de adormecimiento de las manos pueden ser señales de un derrame cerebral inminente.

Si deseas conocer más sobre este importante tema; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Así lo señaló el cardiólogo Azizjón Askarov a tiempo de advertir que estos síntomas se producen media o una hora antes de que ocurra el daño cerebral.

Y ocurre literalmente en media hora, cuando la arteria se bloquea y comienza el derrame cerebral. (…) La conciencia de una persona comienza a deteriorarse y se embota hasta el punto de hibernar», explicó en una entrevista a AyF.

Agregó que se debe también tomar en cuenta que el habla cambia, se vuelve incoherente, arrastrado o lento, o incluso la persona no puede decir nada.

Además, se pueden notar problemas de coordinación como no poder caminar o incluso caerse, ya que se tiene reducido el tono muscular de los brazos y las piernas.

Askarov recomendó que en caso de que se produzcan estos síntomas es necesario llamar inmediatamente a una ambulancia para reducir al máximo las secuelas que puede provocar el derrame cerebral, ya que las primeras dos o tres horas son clave para evitar desenlaces fatales.

Quienes tienen mayor riesgo de padecer un derrame cerebral, según Askarov, son aquellas personas con hipertensión, diabetes mellitus, sobrepeso, obesidad o que tienen antecedentes de enfermedad vascular cerebral.

Advirtió que un derrame cerebral puede desarrollarse cuando la presión arterial se eleva bruscamente en respuesta al esfuerzo físico, o en personas con aterosclerosis de los vasos sanguíneos, o en aquellas con diabetes o fibrilación auricular.

El café y el té podrían ayudar a prevenir los derrames cerebrales y la demencia.

Un equipo de investigadores chinos ha realizado un estudio de más de una década para demostrar que dos tazas de café y té al día podría ayudar a reducir el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares y demencia hasta en un 28%.

Los científicos chinos de la Universidad médica de Tianjin incluyeron en su estudio a 500.000 británicos de entre 50 y 74 años que fueron añadidos al Biobanco del Reino Unido entre 2006 y 2010. Analizaron su salud y la ingesta de bebidas calientes. A ellos se sumaron voluntarios a los que no se dio seguimiento durante el periodo de diez años para verificar si bebían la misma cantidad de té o café y tampoco se les preguntó si agregaban leche o azúcar a estas bebidas.

Los resultados de este estudio, concluyeron que los participantes que bebían dos tazas de café y dos tazas de té al día tenían un tercio menos de probabilidades de sufrir un derrame cerebral y sus probabilidades de desarrollar demencia eran un 28% más bajas. Además, consumir una taza de café o té también proporcionaba algún beneficio, incluso si los adultos solo consumían una al día.

«Nuestros hallazgos sugieren que el consumo moderado de café / té por separado o en combinación se asocia con un menor riesgo de accidente cerebrovascular y demencia», explican el estudio dirigido por el doctor Yuan Zhang

Los investigadores no descartaron que los hallazgos podrían haber sido fruto del azar, insistiendo en que el vínculo más claro era para bebidas calientes ya que a los participantes que bebieron café y té se compararon con los que no consumieron bebidas calientes.

Por ello varios expertos independientes consideran que el estudio no pudo probar que beber café o té evite la demencia y los accidentes cerebrovasculares, sino que es solo un vínculo que se encontró. La doctora Charlotte Mills dijo a DailyMail que es probable que hayan otros factores que no se tomaron en cuenta en el estudio, pero cree que los hallazgos son consistentes con otros estudios que han profundizado en los beneficios de beber café y té.

Imagen de portada: Gentileza de CCO Unsplash

FUENTE RESPONSABLE: Sputnik Mundo. Diciembre 2021

Sociedad/Salud/Cerebro/Derrame cerebral/Síntomas/Estilo de vida

El estilo de vida, la clave para vivir más de 100 años.

Ciencia

El médico gerontólogo Carlos Presman dijo a Cadena 3 que «la obesidad, la diabetes y la hipertensión son objeto de estudio para evitar la muerte y prolongar los años de vida».

Carlos Presman, médico gerontólogo (M.P. 17871, M.E. 5380), opinó sobre las recientes investigaciones científicas que indican que las modificaciones en la dieta, la actividad física y actitud mental pueden retrasar el proceso de envejecimiento y las enfermedades relacionadas con el avance de la edad.

“Estos estudios científicos recientemente publicados van en el mismo sentido alrededor de la problemática del envejecimiento y es que durante décadas se buscaba en el secreto del genoma, o sea en la secuencia de los genes, la posibilidad de vivir más allá de los 100 años”, indicó Presman a Cadena 3.

Y añadió: “Pero toda la evidencia viene a demostrar que la carga genética impacta apenas en un 10% de la longevidad total, con lo cual todas las intervenciones que se pensaban sobre el material genético se están dejando de lado y se está empezando a investigar y construir evidencia de que las personas que viven muchos años dependen básicamente de las condiciones de vida o lo que se llama estilo de vida”.

“Las confirmaciones más evidentes son la actividad física regular: la conjunción de la accesibilidad a la comida y el sedentarismo ha sido muy terrible para la humanidad y hace que la longevidad que traíamos de nuestros antepasados la estamos dilapidando por el confort o los beneficios que nos parece dar la sociedad de consumo”, explicó.

Por otra parte, señaló: “La obesidad, la diabetes y la hipertensión son objeto de estudio para evitar la muerte y prolongar los años de vida. Para evitar estas patologías, se requiere hacer media hora de actividad física por día y una alimentación con frutas y verduras”.

En cuanto a la actitud mental, el médico sostuvo que “lo que extiende la vida es el optimismo, tener un proyecto extiende la vida en un promedio de 10 o 15 años”.

“Vivimos porque tenemos biología, pero existimos porque alguien necesita de nosotros o nosotros necesitamos de alguien”, cerró.

Imagen de portada: Gentileza de CADENA 3 FM CÓRDOBA

FUENTE RESPONSABLE: CADENA 3 FM CÓRDOBA Informe de Alejandro Bustos.

Longevidad/Estilo de vida/Actividad física/Optimismo/100 años

¿Cuál es el corazón del atleta? Así influye en el colesterol.

Recuerda que si deseas profundizar más sobre este artículo; debes cliquear sobre lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La realización de ejercicio físico es un hábito beneficioso para contar con unos niveles óptimos de colesterol en el organismo.

El colesterol es una sustancia fundamental para el organismo, pero siempre en su justa medida. Y es que contar con niveles altos de colesterol LDL (malo) y bajos de HDL (malo), puede ser perjudicial para la salud y aumentar el riesgo cardiovascular.

En este sentido, la alimentación es un hábito esencial para controlar los niveles de colesterol en el organismo y prevenir los problemas que puedan surgir de este aspecto. Concretamente, es necesario limitar el consumo de grasas saturadas.

Si bien, realizar ejercicio físico con regularidad también aporta grandes beneficios a la salud. Respecto al colesterol, la actividad física de forma habitual contribuye a reducir los triglicéridos y el colesterol LDL, mientras que propicia un aumento del HDL.

¿Qué es el corazón del atleta?

Uno de los grandes beneficios que produce la realización regular de ejercicio físico es el aumento del tamaño del corazón. Cuando debido a este motivo, el tamaño y la estructura del corazón aumentan, recibe el nombre de corazón de atleta.

Corazón

Recientemente, el doctor Carlos Moya, presidente de la Fundación Española del Corazón, Carlos Moya, explicaba en una entrevista para ‘infosalus’ que los deportistas tienen el corazón más grande, porque este músculo debe trabajar más.

Este hecho lo argumenta utilizando un ejemplo claro: «Tiene que trabajar y poner más gasolina. Los coches cuanto más corren, más gasolina necesitan. Entonces las arterias coronarias llevan sangre al músculo del corazón y éstas, cuando hacen mucho ejercicio, deben aumentar ese flujo de sangre para que todo funcione correctamente».

Seguidamente, el presidente de la FEC añade que «normalmente, los deportistas de élite tienen un corazón tremendo, que además cuando están sentados, en reposo, late 40 veces por minuto, y no los 60 habituales. Esto es así porque este órgano está entrenado para el máximo esfuerzo y para aumentar mucho el volumen de sangre por minuto sin problemas. De 40 a 160 se multiplica por 4 la frecuencia cardiaca».

Cómo influye en el colesterol

La realización de ejercicio físico por sí mismo ya supone un beneficio para prevenir la acumulación de colesterol en sangre. Además, las personas deportistas se presupone que están lejos de ser personas con sobrepeso u obesidad, algo que constituye un factor de riesgo para el aumento de colesterol LDL.

Como hemos dicho anteriormente, la realización de ejercicio físico con regularidad y la presencia del llamado ‘corazón de atleta’, ayuda a aumentar los niveles de colesterol HDL y a reducir tanto los valores de triglicéridos como de colesterol LDL.

Sin embargo, especialistas como la doctora Marta Sitges, del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínic de Barcelona, aclaran que «los deportistas deben revisarse su corazón, sus ligamentos o músculos. El corazón no duele y no avisa, y se va adaptando. En la gran mayoría de personas esa adaptación es normal, pero en otras es una adaptación nociva y les puede dar problemas. Hacer deporte es bueno, pero en gente con mucha carga de entrenamiento y muy intenso hay que revisarlo».

Imagen de portada: Gentileza de TODODISCA

FUENTE RESPONSABLE: TODO DISCA Por Alejandro Perdigones

Salud/Estilo de Vida/Prevención/Sociedad

 

Virginia Oliver: la mujer de 101 años que sigue trabajando en un barco pesquero y sin planes de retirarse.

Esta condición inagotable que hace de Virginia una auténtica heroína, debe ser algo genético porque ella trabaja tres días a la semana (de mayo a noviembre) junto a su hijo Max de 78 años.

Juntos, madre e hijo trabajaron juntos en uno de los trabajos más peligrosos del país. Max saca las trampas del agua mientras Virginia mide sus capturas, conserva las langostas grandes y libera las que son demasiado pequeñas.

Para ella, el barco y el mar son su segundo hogar. Virginia creció en mitad de la Gran Depresión y por eso es normal que considere que no es un trabajo duro para ella aunque admite que sí lo sería para otra mucha gente.

Esta súper señora, recientemente se cortó tanto que necesitó puntos. Los riesgos laborales, junto con su edad, han hecho que los proveedores de cuidados y los médicos la insten a retirarse, pero ella dice seguir trabajando porque quiere.

Virginia no muestra signos de mala salud o deterioro y no tiene planes de retirarse de la pesca de langosta. Y para cualquiera que le pregunte cuánto tiempo más piensa trabajar, tiene una respuesta: “Hasta que me muera. Y no sé cuándo será eso».

Los motivos por los que una persona es adicta al trabajo pueden ser diversos y pueden responder a necesidades de naturaleza psicológica o material, pero lo que es indiscutible es que la Sra. Oliver tiene una energía y unas ganas de vivir que no son de este mundo.

Imagen de Portada: Gentileza de Cultura Inquieta

FUENTE RESPONSABLE. Cultura Inquieta

Virginia Oliver/Vejez/Sociedad/Estilo de Vida