La Gran Muralla de Hércules-Corona Boreal, la superestructura más grande que existe en el universo.

Científicos la han llamado “estructura cósmica imposible”.

El universo es infinito, repleto de diferentes astros, planetas y objetos que lo hacen un lugar vasto. Si alguna vez te preguntaste qué es lo más grande que existe fuera de la Tierra, en el espacio exterior hay un complejo de supercúmulos que se adueña de esa etiqueta: La Gran Muralla de Hércules-Corona Boreal.

También conocida como Complejo de Supercúmulos de Hércules-Corona Boreal, es la estructura cósmica más colosal que exista, con una dimensión absurda de 10.000 millones de años luz de diámetro. La conversión a kilómetros o pies es indescriptible.

De acuerdo con un informe publicado en el sitio web de La República, por su tamaño, la luz demora en llegar de un extremo a otro de la Gran Muralla el equivalente al 72 por ciento de la edad del universo, es decir, 13 mil 800 millones de años desde el Big Bang.

El Complejo de Supercúmulos de Hércules-Corona Boreal fue descubierto en 2013, hace poco considerando que es lo más grande que existe en el universo. Para tener una idea su magnitud, la Vía Láctea, que es la galaxia espiral donde se encuentra el Sistema Solar, tiene un ancho de 100.000 años luz, insignificante al lado del objeto más grande del universo.

Fue el astrofísico húngaro Istvan Horvath quien dio con la superestructura, cuando estudiaba una concentración de ráfagas de rayos gamma, un fenómeno que suele ser indicador de regiones cósmicas muy masivas, a unos 10.000 millones de años luz, entre las constelaciones de Hércules y Corona Boreal, por ello su nombre.

Objeto de debate

La existencia de la Gran Muralla de Hércules-Corona Boreal ha sido criticada o más bien analizada en diferentes debates en la comunidad científica.

Representación de la Gran Muralla Hércules-Corona Boreal (WikiWand).

Según algunos astrónomos, es una estructura cósmica imposible ya que desafía las leyes de la física y el principio cosmológico del emblemático físico alemán Albert Einstein, quien argumentó que el universo debería ser uniforme y verse igual desde donde quiera que se observe.

Por su parte, Jon Hakkila, colega directo de Horvath, dijo en 2014 que “esta estructura era demasiado grande para existir”, por lo que “todavía tenía sus dudas”, con un margen de error menor de 1 por ciento, despertando la curiosidad entre los expertos ya que era compañero del investigador que descubrió la superestructura.

Finalmente, en un artículo publicado en 2020 por el equipo original de investigadores, los autores examinaron una vez más los datos recaudados y respaldaron nuevamente la existencia de examinó nuevamente sus datos y respaldó la existencia del Complejo de Supercúmulos de Hércules-Corona Boreal.

Imagen de portada: Gentileza de Fayer Wayer

FUENTE RESPONSABLE: Fayer  Wayer. Por Guy Acurero. 25 de septiembre 2022.

Espacio/Cosmos/Ciencia/Estudios.

El futuro de los viajes espaciales podría tener naves que usen supernovas como combustible y que vuelen a la velocidad de la luz.

Es una propuesta para un futuro lejano que hace realidad todo lo visto en ciencia ficción.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Avi Loeb, jefe del Proyecto Galileo, director fundador de la Iniciativa Black Hole de la Universidad de Harvard, explicó en un informe que el futuro de los viajes espaciales podría tener naves que usen supernovas como combustible.

El también director del Instituto para la Teoría y la Computación del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian y autor del bestsellerExtraterrestrial: The First Sign of Intelligent Life Beyond Earth también sugirió que estas embarcaciones espaciales podrían volar a la velocidad de la luz.

El texto publicado en El Confidencial detalla que el potente destello de luz procedente de la explosión de una supernova podría servir de combustible para que una nave viaje con esa rapidez.

La teoría explicada

El estudio expone, por ejemplo, que una vela solar que pese menos de medio gramo por metro cuadrado puede alcanzar la velocidad de la luz aunque esté separada de una explosión estelar por una distancia cien veces superior a la de la Tierra con respecto al Sol.

Lo anterior se debe a la luminosidad típica de una supernova, equivalente a mil millones de soles brillando durante 30 días.

Vela espacial (Project Breakthrough Starshot)

Otra forma de potenciar las naves del futuro sería con el uso de potentes rayos láser para empujar velas ligeras mejor que el propio Sol. El proyecto Breakthrough Starshot pretende alcanzar varias décimas de la velocidad de la luz empujando una vela ligera durante unos minutos con un rayo láser 10 millones de veces más brillante que la luz solar en la Tierra.

Para estas posibilidades, es necesario tener civilizaciones en nuestra galaxia, un anhelo de los astrónomos que sueñan con la colonización del espacio.

“Si tenemos la suerte de contar con muchas civilizaciones tecnológicas en nuestra galaxia, podría haber enjambres de velas solares alrededor de estrellas masivas, esperando pacientemente sus explosiones”, añade el experto.

Además, navegar a la velocidad de la luz usando los destellos naturales de una supernova ahorraría los costosos gastos de construcción de sistemas de lanzamiento artificiales.

La posibilidad más económica es que una civilización, viviendo cerca de una estrella masiva, “estacione” numerosas velas solares a su alrededor, esperando una potente explosión que lance las velas a la velocidad de la luz.

Imagen de portada: Ilustración de vela impulsada por supernova (El Confidencial)

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Guy Acurero. 2 de septiembre 2022.

Espacio/Ciencia/Estudios.

 

MIT está tratando de construir una máquina del tiempo para detectar materia oscura.

Estudiado dos átomos, los físicos lograron invertir el tiempo.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Los físicos del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) han creado una máquina de inversión del tiempo que puede medir la vibración de los átomos, lo que podría llevar a detectar materia oscura.

De acuerdo con un informe de BGR, las vibraciones entre los átomos contienen mucha información. El interés de los científicos es descubrir cómo medir con precisión esas vibraciones y cómo cambian con el tiempo.

Esta nueva máquina del MIT tiene ese objetivo. No puede invertir el tiempo en el sentido normal de permitir que las personas viajen en el tiempo. Sin embargo, lo que puede hacer es manipular átomos entrelazados de una manera que los haga evolucionar hacia atrás en el tiempo.

Técnica SATIN

La técnica utilizada por los investigadores es la de amplificación de la señal a través de la inversión del tiempo, o simplemente SATIN. Consiste en mejorar la precisión de los relojes atómicos, haciéndolos más precisos.

El estudio publicado en la revista Nature muestra cómo la máquina de inversión del tiempo permite pasar por alto lo que conocemos como el límite cuántico estándar, en otras palabras, la oscilación real del átomo. Pero puede ser difícil medir ese tipo de cosas a la escala de un solo átomo.

Átomo

Con los relojes atómicos de última generación, los físicos miden las oscilaciones de miles de átomos ultrafríos. Lo hacen varias veces, lo que aumenta sus posibilidades de medir con precisión las oscilaciones. Para mejorar el proceso, los físicos del MIT utilizaron la máquina de inversión del tiempo.

La máquina les permitió copiar la evolución del átomo en otro átomo, desevolucionando un átomo, obligándolo a volver a su estado inicial. Luego, tomaron uno de los átomos y lo obligaron a dejar de evolucionar.

Esto actuó esencialmente como un mecanismo de inversión de tiempo para el segundo átomo, mostrándoles todas las evoluciones que el átomo había hecho a medida que se transformaba de nuevo a su estado inicial. Al medir la diferencia entre fases, encontraron un cambio cuántico en algún lugar de la evolución del átomo.

Los físicos esperan poder usar esta misma técnica en sensores cuánticos para ayudar en la búsqueda de evidencia de materia oscura y otros fenómenos, como ondas gravitacionales.

Imagen de portada: Materia oscura

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Guy Acurero. 19 de julio 2022

Sociedad/Ciencia/Estudios/Investigación

Científicos de China encuentran cientos de bacterias desconocidas en los glaciares que se funden en el Tíbet.

Las bacterias podrían provocar diferentes enfermedades.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en azul. Muchas gracias.

Científicos de la Academia China de Ciencias encontraron casi 1.000 tipos diferentes de bacterias en el agua de los glaciares que se están fundiendo en el Tíbet, la región más alta de la Tierra, en Asia.

Los investigadores estudiaron estas aguas, producto del calentamiento global. Con exactitud, hallaron 968 bacterias diferentes, pero lo que más generó sorpresa entre los expertos es que el 82 por ciento son completamente nuevas.

El estudio fue publicado en Nature Biotechnology y citado en el sitio web de Gizmodo. En la investigación, los especialistas creen que los resultados obtenidos son desfavorables para las humanos, ya que los ríos de hielo que cubren el 10% de la superficie del planeta son una cápsula del tiempo que alberga miles de microorganismos.

El calentamiento global está abriendo esa cápsula y nadie sabe a ciencia cierta lo que puede salir de ella, como por ejemplo, epidemias y pandemias.

Las altas temperaturas en la planicie tibetana están obligando a reubicar el campamento base del que parten las expediciones al Everest y están liberando al ecosistema miles de microorganismos que llevaban cientos o miles de años hibernando en el hielo.

Los autores encienden las alarmas

En el estudio, los autores del estudio trataron de enviar un mensaje al mundo que invitan a la reflexión: “Los microbios, tanto nuevos como antiguos, atrapados en el hielo pueden dar lugar a epidemias locales o incluso pandemias”.

Bacterias (Unsplash)

“Se tratan de microorganismos que pueden introducir en el ecosistema nuevos factores infecciosos tanto para las plantas como para los animales o los seres humanos”, aseguran.

A los investigadores les preocupa una transmisión horizontal de esos microorganismos a través de su material genético: “La interacción entre el agua de esos glaciares y los modernos microorganismos es particularmente peligrosa y sus potenciales riesgos para la salud deben ser evaluados”.

Esta situación no solo afecta a montañeros, sino a los residentes de áreas cercanas a los ríos Yangtzé o Ganges, debido a que el agua de los glaciares nutre a esos torrentes.

Imagen de portada: Bacterias (Unsplash)

FUENTE RESPONSABLE: FayerWayer. Por Guy Acorero. 3 de julio 2022.

Sociedad/China/Ciencia/Investigación/Bacterias/Estudios/Salud.

Cometa gigante cerca de la Tierra: este es su diámetro y esta será la fecha de su aproximación.

El telescopio espacial Hubble fue determinante para descubrir esta roca espacial.

Si deseas profundizar  en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

La circulación de cometas cerca de la superficie terrestre son fenómenos que no son tan comunes, no obstante la Nasa los estudia con profundidad para tomar medidas de precaución. Una de las que más estudia la agencia estadounidense es el de un cometa detectado en el 2024 que sorprende por sus formación.

Gracias al telescopio espacial Hubble, la agencia espacial descubrió el objeto espacial que tiene por nombre C/2014 UN 271 que cuenta con un diámetro de alrededor de 130 kilómetros y un peso de 500 millones de toneladas, convirtiéndose en el más grande que se haya descubierto.

“El laboratorio espacial detectó el núcleo de hielo del cometa más grande jamás observado por los seres humanos. El coloso celeste pasará cerca de nuestro planeta al inicio de la próxima década”, aseguró la agencia espacial en un comunicado oficial en su momento.

Se estima que es unas 1.000 veces más masivo que un cometa típico, por lo que podría decirse que es el cometa más grande descubierto en los tiempos modernos. Tiene una órbita extremadamente alargada, viajando hacia adentro desde la distante Nube de Oort durante millones de años.

¿Cuándo pasará por la Tierra?

Según las investigaciones de la agencia espacial estadounidense, el año 2031 sería la fecha más aproximada para presenciar la circulación de este cometa que cuenta con una velocidad de unos de unos 35.400 kilómetros por hora y una formación de polvo, rocas y partículas de hielo.

A medida que más se vaya acercando al planeta, mayor información se puede recopilar de este fenómeno espacial. Hasta ahora, la NASA no ha reportado un riesgo real de impacto contra la Tierra.

Imagen de portada:C/2014 UN271 (Captura) NASA

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Jean Lucas Bello. 4 de julio 2022.

Planeta Tierra/NASA/Espacio/Investigación/Estudios