La masacre de Nankín durante la segunda guerra mundial.

Japón desató toda su ira contra la población china en Nankín en 1937, en el contexto de la guerra de expansión territorial que el Imperio del Sol naciente estaba llevando a cabo en China. Fueron 42 días de horror, en los que se cometieron enormes atrocidades, que Japón intentó silenciar.

Por favor; si te interesa esta entrada cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Las órdenes fueron claras: «Matad a todos los prisioneros». Con esta simple frase, el 13 de diciembre de 1937, el ejército imperial japonés masacró la ciudad china de Nankín. Ese ataque sucedió en el marco de una larga contienda que se estaba llevando a cabo en Asia –y que finalizó el 9 de septiembre de 1945–, que se conoce como segunda guerra sino-japonesa, la cual se inició dos años antes que la Segunda Guerra Mundial. El horror fue tal que se ha llegado a decir que si se unieran las manos de los asesinados en esa masacre se podría recorrer la distancia que separa Nankín de la ciudad de Hangzhou (a 200 kilómetros de distancia), que sus cuerpos podrían llenar 2.500 vagones de tren, que apilados podrían alcanzar la altura de un edificio de 74 plantas y que su sangre pesaría 1.200 toneladas.

LA CASA IMPERIAL, ¿CULPABLE DE LA MASACRE?

Los crímenes contra la humanidad acostumbran a asociarse al Tercer Reich, autor del Holocausto, pero la masacre cometida por el ejercito imperial japonés en Nankín es un episodio oscuro y controvertido que costó la vida a entre 100.000 y 3000.000 personas. Al grito de banzai, la actuación japonesa nos resulta escalofriante incluso para unos años en los que la humanidad descubriría los horrores de Auschwitz y del frente ruso. Sin embargo, ésta es una tragedia por la cual los libros de historia han pasado de puntillas y el gobierno japonés nunca ha pedido perdón por ello.

Se ha culpado a la Casa Imperial japonesa de tener responsabilidad en la masacre. De hecho, aunque el ejército japonés disponía de autonomía para tomar decisiones, el emperador Hirohito era el jefe supremo de las fuerzas armadas. Por otra parte, era el ejército el que mantenía en el poder al emperador y tal vez éste prefirió mirar hacía otro lado y no involucrarse. Otras fuentes apuntan a que el silencio imperial podría deberse a la aquiescencia de la Casa Imperial con la estrategia militar japonesa en China. Sea como fuere, la masacre de Nankín se enmarcó dentro de las políticas con tintes racistas de expansión que Japón impulsó para justificar su imperialismo, algo habitual entre las potencias coloniales. Así, se presentaban a la población china como una «raza inferior» que debía ser gobernada por Japón, y también se inculcaba entre la población nipona la idea de que lo más noble que podía hacerse era morir por el emperador. Así, si la vida de un soldado japonés valía poco, podríamos preguntarnos entonces qué valor tendría la vida de un enemigo al que se consideraba infrahumano.

Se presentaban a la población china como una «raza inferior» que debía ser gobernada por Japón, y también se inculcaba entre la población nipona la idea de que lo más noble era morir por el emperador.

Foto: CC

ASEDIO A UNA POBLACIÓN INDEFENSA

De hecho, la ciudad de Nankín no supo que estaba en guerra con Japón hasta el 21 de septiembre de 1937, cuando la aviación japonesa decidió bombardear la ciudad aprovechando que el general Chiang Kai-Shek dirigía las operaciones militares desde allí. Entre los dias 21 y 25 de ese mes, la ciudad sufrió continuos bombardeos en los que perdieron la vida 600 personas y multitud de edificios fueron derribados, entre ellos un hospital lleno de pacientes. Por si fuera poco, un campo de refugiados que se encontraba cerca de Nankín también fue bombardeado y murieron 100 personas.

El asedio a Nankín empezó el 7 de diciembre de 1937, cuando 240.000 soldados japoneses del X ejército del general Heisuke Yanagawa y del Cuerpo Expedicionario de Shángai del general HisaoTani se enfrentaron al ejército chino que sólo contaba con 80.000 efectivos. Ambos militares se hallaban bajo el mando del príncipe Yasuhiko Asaka, tío abuelo del emperador Hirohito y que sustituía al general Iwane Matsui, el cual había dejado claro que se debían respetar las vidas de los civiles, una orden que desgraciadamente no se cumplió. El ejército japonés propuso una tregua de 24 horas en la que se ofrecía a los militares chinos lo que los nipones consideraban un trato «aceptable y justo» a cambio de su rendición, pero el general Chiang Kai-Shek se negó en redondo y llamó a su ejército a una resistencia ultranza, con lo que condenó a Nankín a sufrir las consecuencias en caso de producirse una victoria japonesa.

Con fuerzas desiguales, el ejército chino al mando del general Chiang Kai-Shek no aceptó las condiciones para la rendición impuestas por los generales japoneses y Nankin quedó así condenada.

Un prisionero de guerra chino a punto de ser decapitado por un oficial japonés.

Foto: CC

EL INFIERNO EN LA TIERRA

Finalmente, el 13 de diciembre cesó cualquier tipo de resistencia organizada y el ejercito japonés entró en Nankín, desatando 42 días de auténtico infierno. El catálogo de horrores empezó cuando el ejército recibió la siguiente orden: «Todos los prisioneros de guerra han de ser ejecutados. Método de ejecución: dividir a los prisioneros en grupos de doce. Disparar a matar por separado». 

El ejército japonés acampaba a sus anchas por las calles, entrando en las casas, en los bancos, en los comercios… y disparaban al azar sin ningún miramiento: por la espalda, de frente, directo al corazón..

Quemar, masacrar, todo valía para llevar a cabo «las órdenes» recibidas. Durante ese tiempo, la crueldad alcanzó unas cotas difíciles de superar: se hicieron competiciones de decapitaciones o se enterraba a los prisioneros hasta la cintura para que fueran devorados por los perros. 

El río Yang-Tsé fue unos de los puntos donde la barbarie llegó a extremos inimaginables. Hasta sus orillas fueron conducidos varios miles de cautivos con las manos atadas a la espalda para ser tiroteados y que sus cadáveres cayeran al agua. A otros, para ahorrar munición, simplemente se los asesinaba atándolos a un árbol y clavándoles una espada o una bayoneta. Cerca de 12.000 prisioneros perdieron la vida en el conocido como «reguero de los diez mil cadáveres», una inmensa fosa de 300 metros de largo por cinco de ancho donde fueron asesinados y arrojados sus cuerpos; otros fueron ejecutados en la puerta de Taiping.

Durante 42 días la población china sufrió todo tipo de atrocidades a manos del ejército japonés y en particular las mujeres, a las cuales sometieron a violaciones en masa.

La población civil, y en particular la mujeres, fue quien más sufrió. Se considera que en el ataque a Nankín se llevó a cabo una de las mayores violaciones colectivas de la historia. Se calcula que entre 20.000 y 80.000 mujeres fueron violadas por el ejército japonés.

Después, eran asesinadas de las formas más brutales. En medio de todo este horror, un grupo de europeos y norteamericanos arriesgaron sus vidas para crear un corredor de seguridad, una zona natural para dar asilo a los ciudadanos chinos que huían de la barbarie. 

Dicha zona estaba liderada por John Rabe que, paradójicamente en representación de la Alemania Nacionalsocialista, era por aquel entonces el responsable del Comité Internacional en la Zona de Seguridad. Gracias a su actuación humanitaria fue considerado por la población china como «el Buda viviente de Nankín».

Foto: Cordon Press

UN ESCÁNDALO NEGADO POR JAPÓN

Al amanecer del 17 de diciembre de 1937, llegó a Nankín el general Iwane Matsui para relevar del mando al príncipe Yasuhiko Asaka y poner orden ante lo que ya la prensa empezaba a calificar como un escándalo internacional. 

Cuando Matsui entró en la ciudad y descubrió lo que había sucedido, sintió tal espanto y horror que no tuvo reparo en denunciar a 300 de los oficiales que habían participado en las matanzas. Abrió una causa judicial, pero ésta jamás se llevó a término porque sus superiores le trasladaron de inmediato a otro destino en un intento de tapar los crímenes, siguiendo las directrices del Estado Mayor en Tokio.

Cuando el general Iwane Matsui llegó a Nankín y comprobó las atrocidades cometidas denunció a 300 oficiales y abrió una causa judicial, aunque ésta nunca se llevó a término y el militar fue trasladado a otro destino de inmediato.

Nankín tardó meses en recuperar la normalidad. Los millares de cadáveres abandonados por las calles, los edificios humeantes y en ruinas nunca fueron grabados por la prensa internacional porque el gobierno japonés negó cualquier permiso para informar hasta que todo rastro de la barbarie hubiera sido eliminado. Cuando la ciudad fue reabierta, la administración fue puesta en manos de un gobierno títere liderado por Zihi Weiyuanhui.

Foto: Cordon Press

DAR LUZ AL DRAMA

A día de hoy, la tristemente conocida como Violación de Nankín sigue siendo un holocausto olvidado. Mientras que todo el mundo conoce el cruel destino de Ana Frank y el horror del Holocausto nazi, lo que ocurrió en Nankín sigue oculto entre las sombras. 

Unas sombras que la autora Iris Chang en su obra La violación de Nankín. El holocausto olvidado de la Segunda Guerra Mundial (editado en España por Capitán Swing Libros) desvela a través de tres historias: la de los soldados nipones, la de los civiles chinos y la de un grupo de europeos y norteamericanos que se negaron a abandonar la ciudad y lograron crear una pequeña zona de seguridad para salvar vidas. 

Es una buena oportunidad de conocer de primera mano esta historia escrita por una autora cuyo final también esta marcado por la tragedia: hay voces que dicen que Iris Chang se suicidó tras no superar una depresión, y otras apuntan al asesinato…

Imagen de portada: C.C.

FUENTE RESPONSABLE: Historia National Geographic.

Segunda Guerra Mundial/Japón/China/Masacre/Guerras

Hilos de esperanza: un refugio seguro para las mujeres desfavorecidas en Egipto.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

“Trabajamos con mujeres que han sufrido tremendamente y han vivido los horrores de la guerra. Lo han perdido todo; sus familias, su sustento, los colores y olores de sus países, su identidad, su comida… ”

La cruda emoción en la voz de Margarita Andrade es palpable y está claro que ella es una mujer con una misión: una misión para apoyar a las mujeres que atraviesan dificultades.

Andrade es el cofundador de Malaika Linens y Threads of Hope junto con Goya Gallagher. Mientras que la primera es una fábrica de ropa de cama y una tienda con sede en Zamalek, la segunda es una empresa social diseñada para apoyar a las mujeres desfavorecidas en Egipto y a los refugiados y brindarles un rayo de esperanza durante los tiempos oscuros.

Fundada en 2019, Threads of Hope ofrece programas de capacitación en bordado y manualidades para mujeres para ayudarlas a buscar oportunidades de trabajo por cuenta propia y enriquecer sus vidas, pero ofrece mucho más que eso.

Andrade quería ofrecer a estas mujeres un espacio lo más seguro posible trabajando duro para hacer de las instalaciones de formación algo más que un espacio de trabajo; más bien, un hogar lejos del hogar.

“Trabajamos con mujeres desfavorecidas que viven en áreas muy pobres y superpobladas donde no hay suficiente espacio o luz entre los edificios, a menudo son acosadas en la calle y no se sienten seguras en sus vecindarios. Creemos que se merecen lo mejor: los espacios más bonitos, los formadores más amables y toda la protección e inclusión posibles ”, explica Andrade.

Agrega que estos refugiados escaparon de las zonas de guerra; el trauma les hace sentir perpetuamente atemorizados de que algo malo esté a punto de suceder, y no existe un grupo de apoyo existente porque viven en diferentes áreas dependiendo de sus niveles de ingresos. Es por eso que se eligió el centro de El Cairo como ubicación para las instalaciones de capacitación debido a su accesibilidad a través de múltiples estaciones y líneas de metro.

El espacio de capacitación fue decorado con el objetivo de brindar una escapada de la negatividad que estas mujeres experimentan en su vida diaria: ofreciendo mucha luz y color, techos altos y pisos de madera.

En octubre de 2021, hay más de 267 mil refugiados y solicitantes de asilo registrados que residen en Egipto, y casi la mitad de ellos son mujeres y niñas. Estos refugiados suelen ser de países ocupados o asolados por la guerra como Irak, Siria y Palestina, así como de varios países africanos como Sudán, Sudán del Sur, Eritrea y Etiopía.

UN ENFOQUE HOLÍSTICO.

Sin embargo, Andrade explica que capacitar a estas mujeres y brindarles oportunidades de trabajo por cuenta propia aún no es suficiente, y se necesita un enfoque más holístico que aborde el bienestar general y la calidad de vida para satisfacer sus diferentes necesidades, tanto como personas como madres.

Se está implementando un próximo proyecto para Threads of Hope con expertos en alimentación y nutrición para ayudar a mejorar la nutrición de los aprendices mediante el estudio de la cocina de sus países de origen, para reproducir platos similares en Egipto.

Los expertos también investigan si estas mujeres comen a diario porque muchas no pueden, ni tampoco sus hijos. Threads of Hope intenta ayudar a satisfacer esta necesidad proporcionando a los alumnos una comida caliente durante los días de formación.

“Es importante comprender la necesidad de una buena nutrición. En la gran mayoría de los casos, la gente piensa que la mala comida es barata, pero queremos dejar en claro que no es barata; es muy, muy caro porque se enfermará, no podrá ver a un médico adecuado y podría volverse crónico. Lo mismo ocurre con los niños: muchos órganos, incluido el cerebro, no se desarrollarán correctamente si los alimentos consumidos no son buenos ”, explica.

Con eso en mente, el equipo del proyecto se esfuerza por proporcionar a las mujeres un folleto de recetas saludables para platos que sean asequibles y fácilmente disponibles en Egipto, además de enseñarse recetas entre sí dentro del espacio de capacitación para compartir estos platos. Esto es particularmente significativo porque, como dice Andrade, la cocina local de uno podría interpretarse como parte de la identidad de uno.

Al hacerlo, se dieron cuenta de que muchas de las mujeres en el programa de capacitación eran analfabetas, lo que llevó a Andrade a pensar en su próxima empresa: un programa de alfabetización ofrecido durante las horas de capacitación, además de una pequeña biblioteca para los aprendices y sus hijos. , donde los libros no solo podían tomarse prestados, sino también conservarse, para ayudar a «plantar una semilla en sus mentes».

UNA VERDADERA DEFINICIÓN DE INCLUSIÓN.

Ejecutar Threads of Hope es sin duda un trabajo duro, pero está claro que Andrade lo encuentra gratificante más allá de las palabras. Uno de los factores que la motiva a seguir avanzando es la solidaridad que se genera una vez que los alumnos de diferentes países asisten juntos a un curso de formación.

Ella explica que al principio, los aprendices de África y de Egipto se mantenían separados, casi como si se tuvieran miedo, hasta que poco a poco se fueron convirtiendo en una sola unidad.

“Es muy conmovedor cuando leemos los informes [de retroalimentación] de los aprendices y sabemos que se sintieron como si estuvieran en un lugar donde están protegidos, son escuchados, amados, donde no hay jerarquía, donde todos somos uno y todos son iguales; para leer: ‘es la primera vez que no estoy haciendo un trabajo humillante o la primera vez que la gente no ve el color de mi piel’ ”, dice.

Una de las muchas historias inspiradoras en Threads of Hope es la de Martha, una mujer de Sudán del Sur que estaba luchando para aprobar el curso de formación de bordado, pero Andrade sintió que necesitaba un empujón extra y las dos mujeres se sentaron para entender cómo ayudar. su éxito.

Resultó que los desafíos que enfrentaba Martha se debían a lesiones en el brazo y la mano por recibir un disparo en una zona de guerra en casa. Andrade luego le proporcionó un cojín especial para descansar su brazo lesionado, y Martha pasó el curso con gran éxito.

Su perseverancia fue tan inspiradora que Threads of Hope lanzará una nueva colección titulada The Martha Collection, una merecida conmemoración de sus esfuerzos.

UN REFUGIO SEGURO QUE MERECE CRECER.

El esfuerzo de Andrade es un recordatorio inspirador de la importancia de la gratitud y la retribución a los demás cuando existe la capacidad de hacerlo.

Cuando se le pregunta cuál es su sueño para Threads of Hope, sus ojos se iluminan y se llenan de infinitas posibilidades. Espera poder financiar proyectos y cursos de formación más holísticos para ayudar a más mujeres necesitadas.

“El mundo se encuentra en una situación económica espantosa, y uno no puede darse el lujo de malcriar a uno mismo, así que imagine lo que están pasando los pobres. Hay que traerlos y darles empleo. La importancia de brindar a las personas oportunidades para ganarse la vida, creo que es un deber moral para quienes pueden pagarlo ”, agrega.

A través de sus proyectos, se esfuerza por dar a estas mujeres un rayo de esperanza de que no todos los momentos de sus vidas tienen que ser difíciles.

“Quiero que sepan que hay un momento en el que no hay ansiedad y no te sientes amenazado; te sientes feliz, sientes que hay esperanza, que importas, que puedes hacer cosas bonitas, que puedes despertarte por la mañana y decir ‘me voy a trabajar’, y que hay una salida donde tú estás en el lugar que mereces estar «.

Para obtener más información, visite las cuentas de Instagram y Facebook de Threads of Hope .

Imagen de portada: Gentileza de Margarita Andrade

FUENTE RESPONSABLE: Egyptian Street. Mona Bassel.Diciembre 2021

Sociedad y Cultura/Guerras/Conflictos/Desplazados/Mujeres/Egipto y países de Medio Oriente.