Un embrión de dinosaurio de 66 millones de años.

Lo hallaron en China y por la postura del esqueleto estaba preparándose para salir del huevo.

Científicos anunciaron este martes el descubrimiento de un embrión de dinosaurio perfectamente conservado, que data al menos de hace 66 millones de años y que estaba preparándose para salir de su huevo. El fósil fue descubierto en Guangzhou, en el sur de China, y pertenece a un dinosaurio terópodo sin dentadura, u oviraptosaurio, que los investigadores bautizaron como «bebé Yingliang«.

«Es uno de los mejores embriones de dinosaurios jamás encontrados», dijo a la AFP la investigadora de la Universidad de Birmingham Fion Waisum Ma, coautora de la publicación en la revista Science. 

Ma y sus colegas encontraron al embrión con su cabeza colocada por debajo de su cuerpo, con los pies a ambos lados y con la espalda encorvada, una postura que no había sido observada antes en dinosaurios pero similar a la de las aves modernas. En los pájaros, ese comportamiento es controlado por el sistema nervioso central y se le llama «plegamiento». Los pollos que se preparan a salir del huevo colocan su cabeza debajo de su ala derecha para mantenerla estable mientras rompen el cascarón con sus picos.

Los embriones que no logran esta posición tienen más chance de morir por una eclosión fallida. «Esto indica que tal comportamiento en las aves modernas primero evolucionó entre sus ancestros dinosaurios», dijo Ma.

Una alternativa a ese plegamiento podría ser algo similar a lo que hacen los cocodrilos modernos, que toman una posición como si estuvieran sentados con su cabeza inclinada hacia el pecho para eclosionar.

Los ovirraptorosaurios, o «lagartos ladrones de huevos», eran dinosaurios emplumados que vivían en lo que ahora es Asia y Norteamérica durante el periodo Cretácico Superior. Tenían varios tipos de picos y dietas, y su tamaño iba desde el de un pavo moderno al del enorme Gigantoraptor, de ocho metros de largo.

El «bebé Yingliang» mide unos 27 centímetros de largo desde la cabeza a la cola y se encuentra dentro de un huevo de 17 centímetros en el Yingliang Stone Nature History Museum. Los investigadores creen que la criatura es de hace 66 a 72 millones de años, y probablemente pudo preservarse al quedar el huevo enterrado como consecuencia de un alud, lo que lo protegió de los carroñeros por tanto tiempo.

Habría crecido hasta los dos o tres metros de largo de haber llegado a ser adulto, y probablemente se habría alimentado de plantas. El ejemplar es uno de varios fósiles de huevos que quedaron olvidados en un depósito por décadas.

El equipo de investigación sospechó que podrían contener dinosaurios no nacidos y raspó parte del huevo para descubrir el embrión dentro.

«Este embrión de dinosaurio dentro de este huevo es uno de los más bellos fósiles que jamás haya visto», dijo el profesor Steve Brusatte, de la Universidad de Edimburgo y parte del equipo de investigación, en un comunicado.

«Este pequeño dinosaurio en su estado prenatal se asemeja mucho a un ave bebé encorvada en su huevo, lo que aporta más evidencia de que muchas de las características de las aves de hoy evolucionaron de sus ancestros dinosaurios», siguió.

El equipo espera estudiar al «bebé Yingliang» con más detalle a través de avanzadas técnicas de escaneo, para mapear todo su esqueleto, incluidos los huesos de su cráneo, porque parte de su cuerpo aún está cubierto por roca.

Imagen de portada: El embrión del «bebé Yingliang», un  dinosaurio de 66 millones de años. Imagen: AFP.

FUENTE RESPONSABLE: Página 12. Diciembre 2021.

Sociedad y Cultura/China/Hallazgo/Dinosaurio/Bebe Yingliang

 

 

Chipre: hallaron el esqueleto de hace 3.000 años de un niño rodeado de oro.

Los arqueólogos encontraron también 155 esqueletos humanos y cerca de 500 objetos del año 1350 en las dos cámaras subterráneas descubiertas. 

Arqueólogos de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, hallaron en el yacimiento de Hala Sultan Tekke, en una ciudad de Chipre que data de la Edad de Bronce, dos cámaras subterráneas con 155 esqueletos humanos y cerca de 500 objetos del año 1350 A.C. Uno de los descubrimientos más curiosos, según los investigadores, son los restos de un niño de 5 años que fue enterrado rodeado de oro. 

“Los hallazgos indican que se trata de tumbas familiares de la élite gobernante de la ciudad. Los restos del niño, por ejemplo, estaban ornamentados con un collar de oro, pendientes de oro y una tiara de oro. Probablemente era hijo de una familia rica y poderosa”, explicó el profesor Peter Fischer, de la Universidad de Gotemburgo.

Aunque los arqueólogos suecos comenzaron a cavar la zona en 2010, recién hace 3 años dieron con estas cámaras subterráneas, que además de restos humanos contienen joyas de oro, piedras preciosas y cerámicas.

El hallazgo requirió de un trabajo muy delicado ya que los huesos, después de más de 3.000 años en el suelo salado, estaban extremadamente frágiles. Según advirtieron los investigadores, los esqueletos y objetos rituales estaban en capas uno encima del otro, lo que demuestra que las tumbas se utilizaron durante varias generaciones.

Además de joyas y otros instrumentos hechos de oro, plata, bronce, marfil y piedras preciosas, y de vasijas ricamente decoradas de muchas culturas, los arqueólogos también encontraron un toro de cerámica. “Su cuerpo hueco tiene dos aberturas: una en el lomo para llenarlo con un líquido, probablemente vino, y otra en la nariz para beber. Aparentemente, tenían fiestas en la cámara para honrar a sus muertos», indicó Fischer.

Otro hallazgo que llamó la atención fue un sello en forma de cilindro hecho con un mineral llamado hematita (óxido férrico), con una inscripción cuneiforme de Mesopotamia (actual Irak), que los arqueólogos pudieron descifrar. 

“El texto consta de tres líneas y menciona tres nombres. Uno es Amurru (o Martu), un dios adorado en Mesopotamia. Los otros dos son reyes históricos, padre e hijo, a quienes recientemente logramos rastrear en otros textos sobre tablillas de arcilla del mismo período, es decir, del siglo XVIII a.C.», contaron los expertos suecos.

«Actualmente estamos tratando de determinar por qué el sello terminó en Chipre, a más de 1.000 kilómetros de distancia de donde se hizo», agregaron.

Entre los objetos también se encontró una sorprendente piedra preciosa roja (cornalina) de la India, lapislázuli azul de Afganistán y ámbar procedente de distintos puntos del Mar Báltico, lo que demuestra que la ciudad tuvo un papel central en el comercio durante la Edad del Bronce.

Imagen de portada: Gentileza de Peter Fisher

FUENTE RESPONSABLE: Página 12

Chipre/Arqueología/Hallazgo/Historia

Una misión arqueológica española halla en Egipto restos humanos con lenguas de oro.

El descubrimiento se ha producido en el yacimiento arqueológico de la actual ciudad El-Bahnasa, antiguamente conocida como Oxirrinco, uno de los mayores yacimientos de Egipto donde la Universidad de Barcelona lleva tres décadas investigando.

Oxirrinco era la capital del Alto Egipto y su existencia está documentada por primera vez por las fuentes jeroglíficas con su nombre faraónico, Per-medyed, en la dinastía XXV. Desde hace tres décadas, la Universidad de Barcelona en colaboración con el Consejo Superior de Antigüedades de Egipto, investiga el terreno para dar a conocer increíbles hallazgos que puedan ayudar a avanzar en la documentación de la historia.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Hace escasas semanas, los investigadores españoles hallaron centenares de piezas pertenecientes a la cámara funeraria de un importante sacerdote del Antiguo Egipto y, ahora, han encontrado dos tumbas de la última dinastía que gobernó el Antiguo Egipto antes de la conquista persa, la Dinastía XXVI o época Saíta (624-525 a.C.) y varias láminas de oro en forma de lengua en una de las sepulturas.

Los restos se han encontrado en dos cementerios adyacentes. Mustafa Waziri, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, aclaró que las lenguas doradas se encontraron junto a los restos de dos personas desconocidas. Era una práctica habitual que los antiguos egipcios le ofrecieran a la momia una lengua de oro durante los rituales sagrados para que pudieran hablar con Osiris, el dios del inframundo, en el más allá.

En el interior del cementerio además se encontró un ataúd hecho de piedra caliza con una cubierta de mujer y junto a él, los restos de una mujer. Por su parte, la investigadora española Mayte Mascourt, jefa de la misión, explicó que el segundo cementerio estaba completamente cerrado y que era la primera vez que se abría durante las excavaciones.

Imagen de portada: Gentileza de Twitter / @TourismandAntiq

FUENTE RESPONSABLE: SPUTNIK Mundo

Arqueología/Egipto/Hallazgo/Historia/Arte y Cultura/España

Universidad de Barcelona/Mustafa Waziri/Momia/Sociedad

¿Una nave extraterrestre? Continúa polémica científica por origen de Oumuamua: astrofísicos de Harvard insisten en que pueden ser los restos de una nave espacial.

Según los dos astrofísicos de Harvard, es imposible que se trate de un objeto hecho de hielo de nitrógeno, como sostuvieron dos astrónomos. La naturaleza de Oumuamua sigue siendo un misterio y dividiendo a la comunidad científica.

Si deseas conocer mas sobre este tema; cliquea por favor donde este escrito en “negrita”. Muchas gracias.

En octubre de 2017, astrónomos descubrieron un extraño objeto estelar cruzando el Sistema Solar. Lo bautizaron Oumuamua. Por su gran velocidad, unos 92.000 km/h, concluyeron que no se había originado en nuestro sistema y que provenía de otro sistema planetario diferente al nuestro.

Todas estas características hicieron que Avi Loeb, astrofísico de la Universidad de Harvard, lanzara una controvertida hipótesis: Oumuamua eran los restos de una nave espacial extraterrestre.

Avi Loeb, astrofísico de la Universidad de Harvard.

Desde entonces, los científicos y astrónomos de todo el mundo debaten sobre la validez de esta tesis.

Una de las explicaciones que desacreditan el origen extraterrestre de Oumuamua, nombre que significa xxx, pues fue descubierto desde un telescopio en Hawai, es que la enigmática roca espacial en realidad es un ‘iceberg de nitrógeno’. De acuerdo a esta teoría, esto explicaría su enorme reflectividad y su aparentemente inexplicable capacidad de aceleración.

Los científicos han estado desconcertados con la velocidad del objeto. Todos esperaban que al pasar cerca del Sol, la gravedad lo frenara, pero el extraño objeto hizo todo lo contrario: tras su acercamiento aceleró aún más. Algunos sostuvieron que esta aceleración podía deberse a la evaporación de agua o a una emisión de gases, lanzados por el calor del Sol, lo que le habría dado un impulso extra, como ocurre con varios cometas. Pero los astrónomos no hallaron ninguna evidencia de que Oumuamua estuviera emitiendo gas, ni vapor, ni absolutamente nada. ¿De dónde salía entonces la energía necesaria para la aceleración?

La trayectoria aparente de Oumuamua por el Sistema Solar. Crédito: Nasa

Fue entonces cuando algunos postularon la tesis del iceberg de nitrógeno, que también explicaría su inusual brillo, que no ha permitido a los investigadores determinar de qué material está hecho.

En marzo, Alan Jackson y Steven Dessch, astrofísicos de la Universidad Estatal de Arizona, publicaron su teoría del “iceberg de nitrógeno”, el que básicamente concluye que Oumuamua es un fragmento de hielo de nitrógeno que se desprendió de un planeta similar a Plutón, en algún rincón del Sistema Solar.

El nitrógeno le proporciona su “inexplicable brillo” y funciona como un “propulsor invisible”, porque a medida que Oumuamua se acercaba al Sol, el gas del nitrógeno en evaporación, que resulta invisible para los telescopios, habría empujado el objeto, proporcionándole la aceleración detectada.

Ilustración de Oumuamua.

Pero Loeb, junto al también astrofísico de la U. de Harvard, Amir Siraj, no están de acuerdo y dicen que eso es “imposible”.

Imagen de portada: Gentileza de ESO

FUENTE RESPONSABLE: La Tercera. Por Patricio Lazcano

Ciencia/Astrofisica/Hallazgo/Investigación/Controversias

Arqueólogos descubren una rara habitación en la antigua Pompeya.

La habitación «nos ofrece una rara visión de la realidad cotidiana de los esclavos», indicaron las autoridades de la ciudad antigua, que quedó sepultada bajo cenizas cuando el Vesubio entró en erupción en el año 79 d.C.

Un equipo de arqueólogos descubrió en Pompeya los restos de una «habitación de esclavos», un hallazgo excepcionalmente peculiar en una villa romana destruida por la erupción del Vesubio hace casi 2.000 años, anunciaron las autoridades.

En el cuarto de 16 metros cuadrados se encontraron tres camas, una vasija de cerámica y un cofre de madera. Fue descubierto durante una excavación en la villa de Civita Giuliana, a pocos cientos de metros del resto de la ciudad antigua.

«La habitación nos ofrece una rara visión de la realidad cotidiana de los esclavos, gracias al excepcional estado de conservación de la misma», dijo el parque arqueológico de Pompeya.

A principios de este año, los arqueólogos también descubrieron una carroza romana ornamentada y casi intacta. Los expertos creen que la habitación descubierta albergaba a los esclavos encargados de mantener y preparar la carroza.

El ministro de Cultura de Italia, Dario Franceschini, dijo que el hallazgo es «un descubrimiento importante que enriquece el conocimiento de la vida cotidiana de los antiguos pompeyanos, en particular el nivel de la sociedad, que es aún poco conocido».

En el cuarto se encontraron tres camas, una vasija de cerámica y un cofre de madera

Pompeya quedó sepultada bajo cenizas cuando el Vesubio entró en erupción en el año 79 d.C. y los que no consiguieron abandonar la ciudad a tiempo murieron. 

La villa de Civita Giuliana se considera uno de los hallazgos recientes más importantes de Pompeya. Fue descubierta después de que la policía encontrara túneles cavados por presuntos saqueadores en 2017.

Imagen de portada: Gentileza de REUTERS

FUENTE RESPONSABLE: Made for Minds 6 nov/21

Arqueología/Pompeya/Hallazgo/Civita Giuliana/Habitación de esclavos