La muralla romana, mejor conservada del mundo.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Los más de 2.000 años que atesoran sus defensas parecen no ser nada cuando el viajero mira cara a cara a las murallas de Lugo. Ahí siguen, con su presencia de siempre, abrazando el casco histórico de una ciudad que nunca rehusó de este prodigio arquitectónico. Es más, durante estos dos milenios ha sido el principal rasgo urbanístico de una urbe que hasta le dedica grafitis premiados internacionalmente. Esta convivencia a lo largo de la historia se refleja en un dato: 71 de las 85 torres son las originales, mientras que las diez puertas que las cruzan siguen siendo las mismas que veían cruzar a los soldados y ciudadanos del Imperio.

Fundado en el año 13 a. C., Lugo tuvo un papel fundamental en la conquista del noroeste peninsular, de ahí que esta plaza se defendiera con un baluarte que, en su totalidad, mide 2.117 metros de circunferencia y 4,2 de grosor, llegando a alcanzar una altura de 12 metros en su parte más alta. Cuenta la leyenda que estos muros se levantaron para proteger un bosque sagrado que, por mucho que se otean desde su adarve, nunca se ha encontrado. Sea como fuere, esta joya romana no es solo una de las más destacadas de España, también de todo el mundo. No en vano, es patrimonio de la humanidad desde el año 2000.

Imagen de portada: 

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. Por Javier Zori del Amo. Director Digital de Viajes National Geographic. 11 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Imperio Romando/Lugo; España/Muralla.

Análisis revelan que los mosaicos romanos del suelo de una villa de la antigua Halicarnaso están hechos con vidrio reciclado.

 

Se han excavado varios suelos de mosaico decorativos en una villa de lujo situada en la actual Bodrum (antigua Halicarnaso), que en su día tenía vistas al mar Mediterráneo. Nuevos análisis químicos revelan que en la colocación de los suelos de mosaico se utilizó vidrio reciclado.

Por favor; si te interesa esta entrada cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Aunque esta villa de lujo de 1.700 años de antigüedad fue excavada y examinada tanto en 1856 como en la década de 1990, todavía tiene sorpresas que revelar.

Un equipo internacional de investigación ha descubierto ahora nuevos secretos, con el profesor Kaare Lund Rasmussen a la cabeza de los llamados análisis arqueométricos: el uso de análisis químicos para determinar de qué elementos estaba hecho un objeto, cómo ha sido procesado, etc.

Situación y plano de la villa | dibujo I. Bjerg Poulsen / University of Southern Denmark.

Otros miembros del equipo son Thomas Delbey, de la Universidad de Cranfield (Inglaterra), y los arqueólogos clásicos Birte Poulsen y Poul Pedersen, de la Universidad de Aarhus y la Universidad del Sur de Dinamarca. El trabajo del equipo se publica en la revista Heritage Science, e incluye el análisis arqueométrico de 19 teselas de mosaico de aproximadamente 1.600 años de antigüedad.

Una de las siete maravillas del mundo

Las teselas proceden de la excavación de una villa de la antigüedad tardía, situada en Halicarnaso (hoy Bodrum, en Anatolia, Turquía). Halicarnaso era famosa por el Mausoleo, la gigantesca y fastuosa tumba del rey Mausolo, considerada una de las siete maravillas del mundo.

La villa estaba distribuida en torno a dos patios y las numerosas habitaciones estaban adornadas con suelos de mosaico. Además de los motivos geométricos, también había motivos de diversas figuras mitológicas y escenas tomadas de la mitología griega; por ejemplo, la princesa Europa raptada por el dios Zeus en forma de toro y Afrodita en el mar con su concha.

También se representan motivos de las historias del autor romano Virgilio, mucho más joven. Las inscripciones en el suelo han revelado que el propietario se llamaba Charidemos y que la villa se construyó a mediados del siglo V.

b) el suelo de la sala F; c) el suelo de la sala O; d) personificación del otoño en la sala F; e) personificación del verano en la sala F | fotos J. Isager / University of Southern Denmark.

Un lujo costoso

Los suelos de mosaico eran un lujo costoso: había que transportar materias primas caras como el mármol blanco, verde, negro y de otros colores desde canteras lejanas. También había que importar otros materiales de piedra, cerámica y vidrio.

Recibí 19 teselas de mosaico para analizarlas en mi laboratorio de Dinamarca. De ellas, siete eran de vidrio de diferentes colores: morado, amarillo, rojo y rojo intenso. Mi conclusión es que seis de ellas son probablemente de vidrio reciclado, dice Kaare Lund Rasmussen.

Esta conclusión se basa en un análisis químico denominado espectrometría de masas con plasma acoplado inductivamente. Con ella, el equipo de investigación ha determinado las concentraciones de nada menos que 27 elementos, algunos de ellos hasta una concentración de milmillonésimas de gramo.

Las teselas de mosaico investigadas | foto University of Southern Denmark.

El ocaso del Imperio Romano

Pudimos distinguir entre el vidrio base de Egipto y el de Oriente Medio y, además, pudimos determinar qué elementos añadían los antiguos artesanos para colorear los vasos y hacerlos opacos, lo que se prefería en la época, dice.

Por supuesto, es difícil extrapolar a partir de sólo siete teselas de mosaico de vidrio, pero los nuevos resultados encajan muy bien con la imagen de Anatolia en la antigüedad tardía. A medida que el poder del Imperio Romano disminuía, las rutas comerciales se cerraban o se desviaban, lo que probablemente provocó una escasez de bienes en muchos lugares, incluidas las materias primas para la producción de vidrio en Anatolia.

Esto, junto con las historias representadas en los suelos, permite a los arqueólogos clásicos elaborar una imagen más detallada de lo que estaba de moda a finales de la Antigüedad y de las posibilidades de despliegue artístico.


Fuentes: Universidad del Sur de Dinamarca | Rasmussen, K.L., Delbey, T., Jørgensen, B. et al. Materials and technology of mosaics from the House of Charidemos at Halikarnassos (Bodrum, Turkey). Herit Sci 10, 62 (2022). 

doi.org/10.1186/s40494-022-00697-3

Imagen de portada:Vista de la excavación de la villa en Halicarnaso | foto J. Isager / University of Southern Denmark

FUENTE RESPONSABLE: La Brújula Verde. Magazine Cultural Independiente. Por Guillermo Carvajal. 26 de julio 2022

Anatolia/Antigua Roma/Halicarnaso/Imperio Romano/Mosaicos/ Turquía 

La sequía extrema en Italia, revelo un puente romano de 2.000 años sepultado por el Río Tiber.

La afluencia del Río Tíber en Roma bajó un metro con respecto al año anterior. A su paso, la sequía reveló la estructura del mítico Pons Neronianus.

Como consecuencia de la crisis climática global, la sequía se ha manifestado en Italia con periodos cada vez más abrasivos. El Río Tíber ha sido una de las víctimas más sonadas en todo el país, por la historia milenaria que su caudal acarrea. Sólo con respecto al año anterior, documenta la AFP, el volumen del río descendió en un metro completo.

Naturalmente, los ríos italianos no son los únicos que resienten las condiciones climáticas. Otros cuerpos de agua, como lagos y lagunas antiguas, también están sintiendo la presión ecológica. Casi por accidente, la falta de agua está trayendo a la vida antiguas estructuras romanas. Quizá la más imponente de ellas sea el Pons Neronianus: uno de los puentes icónicos que construyó el emperador Nerón, hace 2 mil años.

Una mala planeación romana

Ponte Vittorio Emanuele II y Ciudad del Vaticano en Roma, Italia / Getty Images

Owen Jarus es colaborador en materia de arqueología para Live Science. Ante la opulencia con la que los emperadores —y otros dirigentes políticos— de Roma vivían, el especialista describe el reinado de Nerón como uno enfocado en la infraestructura pública y los deleites estéticos del Imperio:

«El emperador Nerón […] fue un soberano controvertido que construyó estructuras públicas y ganó victorias militares en el extranjero, pero también descuidó la política y, en cambio, centró gran parte de su tiempo y pasión en las artes, la música y carreras de carros.»

Nerón gobernó el Imperio como el quinto emperador romano, entre los años 54 y 68 d.C. Aunque descuidó la política, enfocó gran parte de sus esfuerzos en embellecer la capital y pavimentar —literalmente— nuevos caminos en las ciudades. A final de cuentas, quería gobernar una ciudad que estuviera al nivel de su poderío económico y militar.

Una de las obras que presuntamente mandó a construir Nerón fue justamente el Pons Neronianus. Se asume que, por la mala localización que se escogió en ese entonces, eventualmente la estructura quedó completamente sepultada por el agua. En temporada de secas, ya había sido visible en Roma. Sin embargo, conforme avanza la crisis climática global, el puente queda cada vez más al descubierto.

¿Construido por el mismo Nerón?

Fotografía: Oliver Weiken / picture alliance via Getty Images

Aunque la tradición local sugiere que el Pons Neronianus fue construido por órdenes de Nerón —de ahí su nombre—, hay especialistas que dudan sobre esta posibilidad. Y lo que es más: piensan que podría ser mucho más antiguo que el mismo emperador. Al respecto, el profesor de historia de la arquitectura en la Universidad Metropolitana de Londres, Nicholas Temple, explica lo siguiente a Live Science:

«Los orígenes del puente son inciertos, dado que es probable que existiera un puente aquí antes del reinado de Nero y, por lo tanto, el Pons Neronianus probablemente fue una reconstrucción de un cruce anterior», detalla el especialista en un correo electrónico.

De cualquier manera, Temple piensa que este puente tenía un doble significado. En primer lugar, lo más probable es que haya sido el paso de legiones enteras de soldados romanos de un lado al otro del Tíber. Sobre el Pons Neronianus, los batallones regresarían triunfales a la ciudad, después de conquistar otro territorio más en el mundo conocido.

El segundo sentido del puente, literalmente, era el camino que los acusados seguían para ser crucificados. En el lugar donde hoy se erige la Plaza de San Pedro, los criminales y rivales políticos de Roma tendrían castigos ejemplares, ante la mirada de cientos de personas que entendían el evento como un espectáculo más.

Sus pisadas se difuminaron con el paso de los milenios. Sin embargo, conforme la temporada de sequía se alargue, es probable que el Pons Neronianus sea visible por más tiempo.

Imagen de portada:  FOTOGRAFÍA: OLIVER WEIKEN / PICTURE ALLIANCE VIA GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: National Geographic en Español. 19 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Arqueología/Historia Antigua/Imperio Romano/ Puente

La primera y única embajada china al Imperio Romano durante la Antigüedad, que nunca llegó a su destino.

Si deseas profundizar sobre esta entrada, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “negrita”. 

Hasta finales del siglo XVI todos los mapas chinos identificaban con el exónimo Da Qin a la ciudad de Roma. Un exónimo, como ya explicamos hace tiempo, es el término con que los hablantes de un idioma se refieren a un lugar que se encuentra fuera de su ámbito. Un ejemplo claro sería el término Londres, que es como los castellano-hablantes denominamos al lugar que sus propios habitantes anglo-parlantes llaman London. Londres es por tanto uno de los muchos exónimos de la capital británica. Pero originariamente el término designaba no solo a la ciudad sino a todo el Imperio Romano.

El significado literal de Da Qin es Gran China, donde Qin sería el nombre de la dinastía fundadora del primer imperio chino y de su primer emperador Qin Shi Huang, término del que deriva China. El prefijo Da (grande) resaltaría el poderío romano situándolo a la par que el del imperio Qin. Los romanos, por su parte, denominaban Sérica (literalmente tierra de la seda, derivado del griego Serikon) a aquellas lejanas tierras.

Da Qin (大秦國) aparece en el borde occidental de este mapamundi chino / foto dominio público en Wikimedia Commons.

Aunque los chinos nunca alcanzaron el Imperio Romano durante la antigüedad sí que existió un intento, la embajada enviada por el general Ban Chao con el objetivo de establecer relaciones diplomáticas. Según el Hou Hanshu (Libro de los últimos Han) compilado por el historiador Fan Ye en el siglo V d.C.:

En el noveno año de Yongyuan (97 d.C.), Ban Chao envió a su ayudante Gan Ying hasta la costa en el extremo del mar Occidental y regresó. Las antiguas generaciones nunca habían llegado a ninguno de estos sitios.

Gan Ying no llegó a Roma, sino que se detuvo al llegar al Golfo Pérsico en la frontera del imperio Parto, desanimado al conocer por los marineros partos que el viaje era peligroso y podía durar dos años. Pero allí pudo recabar probablemente información sobre aquel gran imperio lejano de occidente, y escribió, según ha quedado recogido en fuentes posteriores:

En cuanto al rey, no es una figura permanente sino que es elegido como el hombre más digno…La gente en este país es alta y con rasgos uniformes. Se parecen a los chinos, y por eso este país es llamado Da Qin…El suelo produce grandes cantidades de oro, playa y piedras preciosas, incluyendo la joya que brilla por la noche.

A su regreso informó a Ban Chao de que solo se podía llegar a Roma después de una peligrosísima travesía marítima (tal y como le habían dicho erróneamente los partos, a quienes no interesaba ser eliminados como intermediarios en la ruta de la seda), lo que llevó al general a concluir que no merecía la pena buscar aliados tan lejos y, por tanto, nunca más se volvió a enviar una embajada.

Los imperios Romano, Parto y Han en el año 1 d.C. / foto Gabagool en Wikimedia Commons.

En caso de haber tenido éxito en su viaje, Gan Ying hubiera sido llevado ante el emperador Trajano en su primer año de reinado, desatando probablemente una cadena de acontecimientos muy diferente de la que realmente sucedió para ambas civilizaciones.

Así veían los chinos al pueblo Da Qin, ilustración de la enciclopedia de la Dinastía Ming Sancai Tuhui / foto dominio público en Wikimedia Commons.

Curiosamente, Gan Ying habla de una manera ciertamente confusa acerca del uso de la seda en Roma, y reconoce que son los partos quienes bloquean el contacto de ambos grandes imperios:

También tienen una fina tela que algunos dicen que está hecha de plumón de ovejas de agua, pero que está hecha, de hecho, de capullos de gusanos de seda salvajes. Mezclan todo tipo de fragancias, y al hervir el jugo, hacen un perfume compuesto. Tienen todas las cosas preciosas y raras que provienen de varios reinos extranjeros. Hacen monedas de oro y plata. Diez monedas de plata valen una moneda de oro. Comercian con Anxi (Partía) y Tianzhu (Noroeste de la India) por mar. El margen de beneficio es de diez a uno. … El rey de este país siempre quiso enviar enviados a Han, pero Anxi (Partía), deseando controlar el comercio de sedas chinas multicolores, bloqueó la ruta para evitar que los romanos pasaran a China.

Claro que el hecho de que Gan Ying fuera el primer enviado al Imperio Romano es lo que dicen las fuentes chinas tradicionales. Algunos investigadores sospechan que no lo fue, si tenemos en cuenta lo que narra el historiador Lucio Anneo Floro, que vivió a finales del siglo I d.C., en su obra Epitome de Tito Livio bellorum omnium annorum DCC.:

Incluso el resto de naciones que no habían caído bajo la autoridad de Roma, eran sensibles a su grandeza, y miraban con reverencia al pueblo romano que había conquistado tantas naciones. Los escitas y sármatas nos enviaron embajadores, deseando nuestra amistad. Los Seres, también, y los indios que viven bajo el mismo sol, viniendo con joyas y perlas, y trayendo también elefantes entre sus regalos, pensaron que demostraban su respeto a Augusto por nada más que la duración de su viaje, que habían tardado cuatro años en completar. La complexión de los hombres mostraba que venían de otro clima.

Floro, Epitome II.34

Esos Seres a los que hace referencia Floro podrían ser nada menos que chinos. Recordemos, como dijimos al comienzo, que los romanos llamaban a China Sérica. El historiador Henry Yule, que estudió el asunto sin poder hallar ninguna otra mención a los Seres en las fuentes romanas, especuló que lo más probable es que se tratase de comerciantes en lugar de diplomáticos, y de ahí que los historiadores chinos consideren el de Gan Ying como el primer intento de embajada oficial.

Hacia el año 618 d.C. la nueva dinastía Tang comenzó a utilizar un nuevo término para distinguir al Imperio Romano de Oriente (lo que los historiadores conocen como Imperio Bizantino): Fulin. Sobre su origen los expertos no se ponen de acuerdo.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: labrujulaverde.com Por Guillermo Carvajal. Mayo 2020.

Créditos: The Silk Road: Two Thousand Years in the Heart of Asia (Frances Wood) / Rome and the Distant East: Trade Routes to the Ancient Lands of Arabia (Raoul McLaughlin) / Early China: A Social and Cultural History (Li Feng) / Cathay and the Way Thither: Being a Collection of Medieval Notices of China, Vol I: Preliminary Essay on the Intercourse Between China and the Western Nations Previous to the Discovery of the Cape Route (Henry Yule) / Wikipedia.

Historia/Imperio Romano/China

Nerón Claudio César Augusto Germánico: verdades y mentiras. Parte 3/3

Sus Apariciones públicas

Nerón era aficionado a la conducción de carros, al arpa y a la poesía. El emperador compuso canciones que se interpretaron por todo el Imperio, aunque en un principio solo las tocaba en audiencias privadas.

Nerón se convirtió en el primer emperador en actuar públicamente en un escenario. Cuando era niño fue entrenado como músico y era fanático de las carreras de carros, uno de los deportes más populares de la antigua Grecia y de Roma. También le apasionaban las luchas entre gladiadores. 

La organización de espectáculos y la provisión de entretenimientos de todo tipo para la gente fue un elemento muy importante durante su mandato.

Nerón era un apasionado de los espectáculos, incluida la lucha de gladiadores.

f8 copia

Nerón empezó a cantar en público en la ciudad de Neápolis en el año 64, buscando con ello aumentar su popularidad. Cantó también en el Quinquenal Neronia en el año 65.

Algunos historiadores relatan que fueron el Senado, su círculo de amigos y el pueblo los que animaron a Nerón a cantar en público. Sin embargo, los historiadores antiguos critican las acciones del emperador considerándolo denigrante para alguien de su posición.

Nerón participó en los Juegos Olímpicos del año 66/67, a fin de mejorar las relaciones con Grecia y mostrar el dominio romano al pueblo helénico y al orbe en general. Proclama a todos los griegos libres y exentos de pagar tributo en ese viaje. Como competidor, Nerón condujo un carro de diez caballos y casi murió al sufrir una caída.

También participó como actor y cantante y, a pesar de no ser el mejor de los participantes, ganó todas las coronas y las llevó a Roma donde las expuso en un desfile. Las victorias de Nerón se atribuyen, sin duda, a su condición de emperador y al soborno de los jueces.

Su Política administrativa

f7 copia

Durante el transcurso de su reinado, intentó a menudo complacer a las clases bajas, si bien también fue criticado por el mismo motivo, por su obsesión de ser popular. Al comienzo de su mandato, en el año 54, prometió al Senado más autonomía, para lo cual prohibió durante su primer año en el poder que se le hiciera referencia en los decretos públicos, lo que fue bien acogido entre los senadores. Durante esta época se le conocía en Roma por derrochar a espuertas y por frecuentar prostíbulos y tabernas.

Comenzó a desempeñar un papel más activo como administrador, en el año 55. Fue cónsul en cuatro ocasiones entre los años 55 y 60. Durante esta etapa los historiadores hablan bastante bien de su administración, en contraste con los posteriores relatos.

Nerón puso restricciones al importe de las fianzas y las multas y limitó los honorarios de los abogados. Hubo un debate en el Senado sobre si los antiguos dueños de los libertos tenían derecho a revocar su libertad si estos mostraban una mala conducta frente a ellos. Nerón apoyó a los libertos y, cuando el Senado trató de aprobar una ley referente a su libertad, Nerón la vetó.

Sus acciones estaban encaminadas a mejorar la situación económica de los pobres. Cuando estos clamaron que estaban demasiado endeudados, Nerón trató de derogar todos los impuestos indirectos.

Sin embargo, el Senado le convenció de que esta medida sería demasiado extrema y, como solución intermedia al problema, Nerón estipuló que los impuestos se redujesen del 4,5 % al 2,5 %.

Además, los registros tributarios pasaron a ser de dominio público y, con el objetivo de reducir el costo de los alimentos, estableció que los barcos mercantes quedasen exentos de pagar impuestos.

f6 copia

Circo de Nerón, Terebonto de Nerón y Meta Romuli (Grabado del año 1561)

Como amante de las artes y del placer, construyó una serie de gimnasios y teatros en los que se celebraban actuaciones al estilo griego. También, se celebraron muchos combates de gladiadores. El emperador estableció los Quinquenales Neronia, unos espléndidos juegos en los que se celebraban como novedad interpretaciones de poesía y teatro.

Sin embargo, el teatro no era bien visto en Roma, ya que se consideraba inmoral y característico de las clases bajas y se empezó además a cuestionar la carga que supondría para el Erario la celebración de estos juegos.

Se presentaron las primeras crisis económicas en el año 63. La guerra contra Partía y la dificultad del transporte de grano amenazaron con aumentar el precio del mismo. Para hacer frente a las dificultades económicas, Nerón hizo una donación al tesoro y destinó una parte del mismo para pagar el grano.

Posteriormente, decidió firmar la paz con sus enemigos partos. Un nuevo desastre asoló al Imperio cuando la propia ciudad de Roma se vio envuelta en llamas en el año 64. Tras el devastador incendio, Nerón destinó todo el dinero posible a la reconstrucción de la ciudad y para ello tuvo que incrementar fuertemente los impuestos a los ricos ciudadanos de las provincias.

Durante su reinado se llevaron a cabo una serie de importantes proyectos de construcción. Para prevenir el paludismo, Nerón recogió los escombros resultantes tras el incendio.

Además, también erigió la Domus Aurea y trató de excavar un canal navegable a través del istmo de Corito. Todos estos y otros proyectos vaciaron prácticamente el Tesoro.

NERÓN Y LA ECONOMÍA

Los primeros cinco años de su reinado se conocieron como “quinquenio áureo de Nerón”. La ayuda y guía del célebre Séneca y de Afranio Burro, un militar de amplia experiencia, le habrían permitido actuar de modo justo y seguir una política correcta. Séneca y Burro dejaron al adolescente emperador tomar las riendas del poder, pero impidiéndole llevar al Estado por otro camino que no fuera el marcado por ellos.

f4 copia

Cuando desaparecieron, el freno que estos consejeros ejercían sobre Nerón se esfumó y las tendencias más brutales del emperador salieron a la luz. 

Fue entonces cuando, según la visión tradicional de la historiografía, inauguró una época de megalomanía en la que se fue alejando del Senado para acercarse más al pueblo, aunque seguía creyendo que era su dios.

Las desavenencias de Nerón con el Senado surgieron tan pronto empezó con su política favorable a la plebe y a atacar sus bases económicas. 

Así lo sintieron los senadores cuando, en su tercer año de reinado, quiso reformar el sistema impositivo.

Nerón pretendía terminar con los excesos de las sociedades de publicanos, que eran los consorcios de capital a los que se encargaba recaudar los impuestos que el Estado había calculado para el año. Para obtener beneficios, los publicanos necesitaban recaudar más de lo que habían pagado, y eso se traducía en todo tipo de abusos.

El emperador tenía la intención de cobrar los impuestos sobre las propiedades también en Italia, que por tradición estaba exenta de ellos. El cambio habría fomentado el comercio, al prescindir de aranceles y tasas, y habría repartido de forma más justa la carga impositiva de manutención del Imperio, haciéndola recaer sobre los más ricos y poderosos de sus habitantes, ya fueran patricios con grandes propiedades, ecuestres muchos de ellos miembros de las sociedades publicanas e incluso libertos ricos.

Los senadores montaron en cólera, y ello llevó a Séneca y Burro a convencer a Nerón de que abandonara su plan.

SU MUERTE

A finales del año 67 y principios del año 68, Cayo Julio Vindez, gobernador de la Gallia Lugdunensis, se rebeló contra la política fiscal de Nerón. El emperador envió a Lucio Verginio Rufo, gobernador de Germania Superior, a sofocar la revuelta y Víndex, con el objetivo de recabar aliados, pidió apoyo a Galba, gobernador de la Hispania Tarraconensis. Verginio Rufo, sin embargo, derrotó a Víndex y este se suicidó.

Nerón había recuperado el control militar del Imperio, pero esto fue utilizado en su contra por sus enemigos en Roma. En junio del año, el Senado votó que Galba fuera proclamado como emperador y declaró enemigo público a Nerón, utilizando para ello a la Guardia Pretoriana, que había sido sobornada, y a su prefecto Ninfidio Sabino, que ambicionaba convertirse en emperador.

Según Suetonio, Nerón huyó de Roma a través de la Vía Salaria. Sin embargo, a pesar de haber huido, Nerón se preparó para suicidarse con ayuda de su secretario Epafrodito, quien lo apuñaló cuando un soldado romano se aproximaba. Según Dion Casio las últimas palabras de Nerón demostraron su amor a las artes.

¡Qué artista muere conmigo!

f3 copia

Imagen que ilustra el momento de la muerte de Nerón

Fue el último emperador de la dinastía Julio-Claudia y el Imperio se sumió en una serie de guerras civiles conocidas como el año de los cuatro emperadores. Su popularidad continuó después de su deceso, incubando profecías que decían que volvería. Varios “falsos” Nerón aparecieron y ganaron apoyo entre la gente.

LOS HISTORIADORES ROMANOS CONTRA NERÓN

Las historias que conocemos de Nerón, con toda su crueldad hay que ponerlas en cuarentena. Nerón chocaba con las elites senatoriales y era un claro defensor de la plebe. De ahí que los dos historiadores que eran defensores de las elites romanas y del Senado cuestionaran y relataran historias con tal de desprestigiar al emperador. Además, sabiendo que ya estaba muerto Nerón, mucho antes de que ellos pudieran conocerlo, pues algunos ni habían nacido.

Dos son los historiadores romanos que destacan en sus escritos contra Nerón. Tácito del 55 al año 120 y Suetonio del año 75 al año 160. Como puede verse por las fechas indicadas, ninguno de los dos fue en su madurez contemporáneo de Nerón.

Nerón fue asesinado en el año 68 cuando el primero tenía trece años y el segundo estaba por nacer, de modo que tuvieron que basarse para sus historias en informaciones de gente, que sí había vivido bajo su reinado y en documentos de segundo orden como crónicas de particulares, cartas, libelos, etc., que pudieron manejar.

f2 copia

Especial interés tiene una breve referencia del historiador Flavio Josefo del año 37 al año100, que fue el autor de “La guerra de los judíos” y testigo de todo el reinado de Nerón, que, aunque le llama “tirano”, fue el primero en hacer notar los prejuicios y mentiras que circulaban en relación con su figura:

“Omito cualquier otra declaración sobre este asunto, porque ha habido muchos que han escrito la historia de Nerón, muchos de los cuales se han apartado de la verdad de los hechos por haber recibido favores de él, y otros, debido al odio que les inspiraba, se han ensañado con su persona con tantas mentiras que merecen ser condenados en justicia. Y no me sorprende que tantos hayan contado mentiras sobre Nerón, porque en sus escritos tampoco se han atenido a la verdad sobre hechos anteriores a su tiempo, incluso cuando los actores no les hubiesen podido odiar por hallarse ya fallecidos”.

Según Suetonio y Dion Casio, el pueblo de Roma celebró la muerte de Nerón. Tácito, sin embargo, habla en sus escritos de un panorama político mucho más complicado, según el cual, la muerte de Nerón fue bien recibida entre los senadores, la nobleza y la clase alta pero que, por el contrario, la clase baja, los esclavos y los asiduos del teatro, que habían sido los beneficiarios de los excesos del emperador, recibieron la noticia con gran rechazo.

f1 copia

“Nerón ante el cadáver de su madre Agripina”. Museo Nacional del Prado

El ejército, mientras tanto, estaba en la encrucijada entre el deber obediencia a Nerón como su emperador y los sobornos ofrecidos para derrocarlo.

Filóstrato y Apolonio de Tiana mencionan la muerte de Nerón como un duro golpe para el pueblo en general, que la lloró con amargura debido a que “restableció y respetó las libertades con una sabiduría y moderación de las cuales su carácter carecía”.

Pocas de las fuentes antiguas que han sobrevivido lo describen de manera favorable, aunque sí hay algunas que relatan su enorme popularidad entre el pueblo romano, sobre todo en Oriente.

La verosimilitud de los documentos que relatan los tiránicos actos de Nerón es motivo de controversia en la actualidad. Separar la realidad de la ficción, en relación con los escritos clásicos, puede resultar imposible.

¿Crees que fue un buen emperador?

Posiblemente no existe una respuesta correcta. Pero lo que sí está claro es que su legado es mucho más complejo que simplemente decir que fue un “tirano, cruel y asesino” emperador.

A pesar de su popularidad, la élite nunca pudo con él y se sintió constantemente amenazada por sus políticas. Conspiraciones en su contra aumentaron con el paso de los años y finalmente el Senado lo declaró enemigo del Estado.

Y así fue como en el 68 d.C., a los treinta años, Nerón murió, poniéndole fin a la dinastía Julio-Claudiana. 


Bibliografía

Blond, A. “The Private Lives of the Roman Emperor”. 2008. Running Press

Camplin, E. “Nerón”. 2006. Ediciones Turner. Madrid.

Fernández Uriel, Pilar y Palop, Luis (2000). “Nerón: La imagen deformada”. 2000. Aldebarán Ediciones. Madrid.

Griffin, Miriam T. “Nero: The End of a Dynasty”. 1985. New Heaven, CT. London.

Kerrigan, M. “A Dark History: The Roman Emperors”. 2011. Metro Books.

Kleiner, Fred S. “The Arch of Nero in Rome: a study of the Roman honorary arch before and under Nero”. 1985. Giorgio Bretschneider. Rome.

Warmington, Brian Herbert. “Nero: Reality and Legend (Ancient Culture and Society)”. 1969. Chatto & Windus. London.

Imagen de portada: Gentileza de Nuevatribuna.es

FUENTE RESPONSABLE: Nuevatribuna.es Por Edmundo Fayanás Escuer. Noviembre 2021

Sociedad y Cultura/Antigua Roma/Historia/Imperio Romano/Nerón Claudio Cesar Augusto Germánico

Nerón Claudio César Augusto Germánico: verdades y mentiras. Parte 2/3

LAS SUBLEVACIONES DE REGIONES CONTRA ROMA.

Poco después de su ascenso al trono en el año 55, el reino vasallo de Armenia derrocó a su príncipe Radamisto y lo sustituyó por el príncipe parto, Tiridates I. 

Los romanos consideraron esto como una invasión parta de territorio romano y temieron cómo actuaría el entonces joven emperador ante la situación. 

Nerón reaccionó rápidamente enviando un ejército a la región bajo las órdenes de Cneo Domicio. Los partos huyeron y cedieron temporalmente el control de Armenia a Roma.

La paz no duró mucho y la guerra a gran escala se inició en el año 58. El rey parto Vologases I se negó a retirar a su hermano Tiridates de Armenia e inició una invasión en toda regla del territorio armenio pero Corbulón respondió satisfactoriamente rechazándolos ese mismo año. Tiridates se vio por tanto obligado a ceder de nuevo el control de Armenia a Roma.

Nerón fue aclamado en público cuando llegaron a Roma las noticias de esta victoria. El emperador colocó a Tigranes VI, un noble capadocio, en el trono de Armenia y Corbulón, por su parte, fue nombrado gobernador de Siria como recompensa por su buena actuación en el Este.

Tigranes invadió la provincia parta de Adiabene, en el año 62. Una vez más, Roma y Partia se encontraban en guerra, situación que continuó hasta el año 63. Partia por su parte alimentó el establecimiento de disturbios por territorio sirio.

f17 copia

Corbulón trató de convencer a Nerón para que continuara con la guerra, pero Nerón optó por intentar llegar a un acuerdo de paz, mientras que en Roma crecían las dudas de la plebe debido al vulnerable suministro de grano y al déficit presupuestario.

Nerón terminó resolviendo el problema de manera diplomática, le concedió la posibilidad de gobernar Armenia al príncipe parto Tiridates, pero solo si era coronado por un emperador romano. Fue coronado en Roma por el propio Nerón. En el futuro, por tanto, el Rey de Armenia debía ser un príncipe parto, pero debía ser nombrado por el emperador romano.

Tiritades se vio obligado por tanto a viajar a Roma para ser coronado por Nerón y el pueblo, por su parte, se mostró contento por las vidas que se habían salvado gracias a este acuerdo de paz. Fue una ceremonia increíblemente exitosa, que trajo paz durante muchos años entre Roma y Partia.

El Tratado le supuso una gran victoria política que propició que el emperador se convirtiese en un personaje muy popular en las provincias orientales y también entre los partos. La paz entre Roma y Partia se mantuvo hasta el año 114, cuando el emperador Trajano invadió Armenia.

f16 copiaDomus Aurea

Nerón tenía claro que dentro del Imperio Romano había una gran tensión, por eso buscó siempre que pudo, soluciones diplomáticas. Por eso, uno de sus legados es la diplomacia en la resolución de las guerras. Para algunos historiadores, la forma en que manejó estos conflictos es uno de sus grandes legados.

En comparación con sus sucesores, Roma se mantuvo relativamente pacífica bajo el reinado de Nerón. La guerra contra Partia fue la única gran guerra acaecida durante su gobierno, y a su término se le elogió por ser una victoria tanto política como militar. Sin embargo, y al igual que muchos emperadores, Nerón tuvo que enfrentarse a una serie de rebeliones internas y luchas por el poder durante su reinado.

Nerón fue uno de los pocos emperadores que pudo disponer el cierre de las puertas del Templo de Jano. Jano era en la mitología romana el dios del principio y del final, y tenía un templo en el foro romano, al cual debían cerrarse las puertas en tiempos de paz.

Como los ejércitos romanos siempre se encontraban combatiendo en alguna provincia lejana, las puertas del templo permanecían abiertas. Solo tres emperadores romanos pudieron mantener las puertas del templo cerradas por un tiempo: Augusto, Vespasiano y Nerón.

  1. Rebelión británica

El gobernador de la provincia de Britania, Cayo Suetonio Paulino estaba ocupado tomando la isla de Mona en el año 60, las tribus del sureste, encabezadas por la reina Boudica se rebelaron contra Roma.

Boudica y sus tropas destruyeron tres ciudades antes de que el ejército de Suetonio Paulino pudiera regresar y sofocar la rebelión en la batalla de Watling Street acontecida en el año 61. Temiendo que Suetonio Paulino pudiera incitar todavía más a la revuelta, Nerón sustituyó al victorioso gobernador por el más conciliador Publio Pretonio Turpiliano.

f15 copia

Nerón. Museo Nacional del Prado

  1. Conspiración de Pisón

Cayo Calpurnio Pisón, que era un senador romano, organizó una conspiración para derrocar a Nerón en el año 65 con la ayuda de Subrio Flavio, un tribuno pretoriano y Sulpicio Ásper, un centurión. Según Tácito, la intención de los conspiradores era “liberar al Estado” del tiránico gobierno de Nerón y restaurar la República.

El liberto Milico descubrió el complot e informó al secretario del emperador, Epafrodito. A consecuencia de esto, la conspiración fracasó y sus componentes fueron ejecutados, incluyendo Marco Aneo Lucano, poeta y amigo del emperador, además de sobrino de Séneca. Séneca se suicidó tras reconocer haber hablado del complot con los conspiradores.

  1. Revuelta judía

Estalló una revuelta en Judea, en el año 66, debido a la creciente tensión religiosa entre griegos y judíos. Nerón envió a quien años más tarde sería el emperador Vespasiano a sofocar la rebelión en el año 67, cosa que hizo satisfactoriamente en el año 70, dos años después de la muerte del propio Nerón.

Durante el conflicto los romanos destruyeron la ciudad de Jerusalén, destrozaron su Templo, masacraron a la población y a los supervivientes los vendieron en los mercados de esclavos por todo el imperio. 

Fue el inicio de la Diáspora o dispersión de los judíos como pueblo errante y sin patria, situación que se haría definitiva tras la segunda revuelta judía seis décadas más tarde.

  1. La rebelión de Víndex

A finales del año 67 o principios del 68, Cayo Julio Vindex, gobernador de la Gallia Lugdunensis, se rebeló contra la política fiscal de Nerón. 

El emperador envió a Lucio Verginio Rufo, que era gobernador de Germania Superior a sofocar la revuelta. 

Víndex, con el objetivo de recabar aliados, solicitó apoyo a Galba, gobernador de la Hispania Tarraconense pero Verginio Rufo terminó derrotando a Víndex y este se suicidó. Galba por su parte había sido declarado enemigo público.

  1. Ascenso de Galba

Nerón había recuperado el control militar del Imperio, cuestión que fue utilizada en su contra por sus enemigos en Roma. El Senado votó, en junio del año 68, que Galba fuera proclamado como emperador y declaró enemigo público a Nerón.

La Guardia pretoriana había sido sobornada y su prefecto Cayo Ninfidio Sabino ambicionaba convertirse en emperador, por lo que capturó a Nerón y le obligó a suicidarse.

La muerte de Nerón sin dejar herederos, en vez de traer estabilidad al Imperio, desató un ciclo de guerras civiles conocido como “el año de los cuatro emperadores”. Los sucesores de Nerón combatieron entre sí por el poder y fueron sucediéndose hasta que Vespasiano fue proclamado emperador, comenzando la que sería la dinastía Flavia.

El gran incendio de Roma

Durante la noche del diecinueve de julio del año 64 se declaró en Roma un incendio que devastó gran parte de la ciudad. El fuego se inició en el sureste del Circo Máximo, donde se localizaban unos puestos que vendían productos inflamables.

Según Tácito, el fuego se extendió rápidamente y duró cinco días. Se destruyeron por completo cuatro de los catorce distritos de la ciudad y otros siete quedaron muy dañados.

f11 copia

El único historiador que describe el incendio, de entre los que vivían en esa época, es Plinio el Viejo, mientras que los demás historiadores de la época, Flavio Josefo, Dion Crisóstomo, Plutarco y Epicteto, no mencionan el acontecimiento en sus obras.

Debemos saber que los incendios eran comunes, pero este tuvo una escala sin precedente: durante nueve días las llamas consumieron ferozmente todo lo que estaba a su paso, de un lado a otro de la ciudad. La alta densidad poblacional y la mala calidad de las viviendas, hicieron de ésta una catástrofe perfecta.

Nerón, una vez más fue señalado como el responsable del incendio. Sin embargo, se sabe que Nerón ni siquiera estaba en Roma en ese momento. Cuando tuvo noticias del incendio se apresuró a volver a Roma.

Según Suetonio y Dion Casio, mientras Roma ardía, Nerón estaba cantando el Iliupersis. Sin embargo, según Tácito, Nerón estaba en Antium, distante aproximadamente 42 km de Roma, durante el incendio y, al tener noticias del mismo, viajó rápidamente a Roma para encargarse del desastre, utilizando su propio tesoro para entregar ayuda material.

Por su parte, el propio Nerón, para apaciguar las acusaciones en su contra, culpó a los cristianos del incendio, quienes fueron ejecutados en masa. Esta decisión llevó a que pasara a la historia como uno de los grandes y más feroces perseguidores de cristianos de la historia.

Tácito relata que tras el incendio la población buscó un chivo expiatorio para desatar su ira y empezaron a circular rumores de que Nerón era el responsable. 

Para alejar de sí las culpas, Nerón acusó a los cristianos y ordenó que a algunos se los arrojara a los perros mientras que otros fueron quemados vivos y crucificados.

f10 copia

Hay una gran controversia sobre el papel que jugó Nerón, y algunos historiadores han afirmado que se exageró sobre su rol en la ejecución de los cristianos. Como estamos viendo no está nada clara la historia de Nerón en todos sus aspectos.

No está realmente claro cuál fue la causa del incendio, si fue un accidente o fue premeditado. Suetonio y Dion Casio defienden la teoría de que fue el propio Nerón quien lo causó con el objetivo de reconstruir la ciudad a su gusto.

Tácito menciona que algunos cristianos se declararon culpables del delito, aunque no podemos saber si esta confesión fue inducida bajo tortura, y como resultado de ello detuvieron a otros muchos. Lo cierto es que los incendios accidentales fueron comunes en la Antigua Roma. Bajo los reinados de Vitelio año 69 y Tito año 80,hubo otros dos incendios más.

La restauración de la ciudad fue bien recibida. A raíz del incendio, Nerón desarrolló un nuevo plan urbanístico dentro del cual proyectó la construcción de un nuevo palacio, conocido como la Domus Aurea, en unos terrenos que el fuego había despejado.

Era un grandioso palacio que ocupó alrededor de cincuenta hectáreas. Tenía incrustaciones de oro, piedras preciosas y marfil, que fueron incluidas en su diseño y suponía un adecuado espacio para el poderoso rol del emperador.

Para conseguir los fondos necesarios para la construcción del suntuoso complejo, Nerón aumentó los impuestos de las provincias imperiales.

Tenía una innovadora arquitectura y lujosa decoración. La nueva residencia imperial inspiró a otras mansiones aristocráticas y villas donde se erigieron edificios para el pasatiempo de los romanos.

f9 copiaNerón supuestamente tocaba el violín mientras Roma ardía

El Domus Aurea no alcanzó a ser terminado antes de la muerte de Nerón y fue ampliamente criticado por sus adversarios políticos, quienes cuestionaban su gusto por el lujo y la extravagancia.

Nerón se interesó particularmente en proyectos de ingeniería moderna e innovadora arquitectura. Construyó anfiteatros, mercados de comida, nuevas casas para la gente afectada por el incendio e incluso termas públicas.

Muchas de sus obras, no obstante, fueron después destruidas. Para Francesca Bologna, si eso no hubiera ocurrido, sería su gran legado y decía “Después de Augusto, nadie cambió Roma tanto como lo hizo Nerón. Hizo edificios realmente asombrosos pero lamentablemente solo quedan plasmados en monedas o descripciones”.

Tras la catástrofe, abrió las puertas de su palacio a las personas que habían perdido su hogar y abrió un fondo para pagar alimentos que serían entregados entre los supervivientes.


Bibliografía

Blond, A. “The Private Lives of the Roman Emperor”. 2008. Running Press

Camplin, E. “Nerón”. 2006. Ediciones Turner. Madrid.

Fernández Uriel, Pilar y Palop, Luis (2000). “Nerón: La imagen deformada”. 2000. Aldebarán Ediciones. Madrid.

Griffin, Miriam T. “Nero: The End of a Dynasty”. 1985. New Heaven, CT. London.

Kerrigan, M. “A Dark History: The Roman Emperors”. 2011. Metro Books.

Kleiner, Fred S. “The Arch of Nero in Rome: a study of the Roman honorary arch before and under Nero”. 1985. Giorgio Bretschneider. Rome.

Warmington, Brian Herbert. “Nero: Reality and Legend (Ancient Culture and Society)”. 1969. Chatto & Windus. London.

Imagen de portada: Gentileza de Nuevatribuna.es

FUENTE RESPONSABLE: Nuevatribuna.es Por Edmundo Fayanás Escuer. Noviembre 2021

Sociedad y Cultura/Antigua Roma/Historia/Imperio Romano/Nerón Claudio Cesar Augusto Germánico

Nerón Claudio César Augusto Germánico: verdades y mentiras. Parte 1/3

Con la historia del emperador Nerón comienzo un ciclo titulado “Emperadores romanos” que nos permitirán conocer mejor la obra política de éstos en Roma. Como ven en el título, una cosa es lo que nos han vendido de este personaje y otra la realidad.

Para analizar a este tipo de personajes hay que tener en cuenta la época en que gobernaron y cuál era la realidad social, económica y política del momento que nada tiene que ver con la actualidad.

SU FAMILIA

Nació el quince de diciembre del año 37 d.C., en la ciudad de Antium, cerca de Roma. Sus padres son Cneo Domicio Enobarbo y Agripina la Menor, que era la hermana del emperador Calígula. 

Accedió al trono tras la muerte de su tío Claudio, quien anteriormente lo había adoptado y nombrado sucesor en detrimento de su propio hijo, Británico.

f25 copia

El corte de pelo de Nerón se volvió una moda en la época. Museo Británico

Cneo era nieto de Marco Antonio y Octavia la Menor a través de su hija Antonia la Mayor. A través de Octavia era por tanto sobrino nieto de César Augusto.

El padre sirvió como pretor y como miembro de la guardia personal de Calígula durante el viaje del futuro emperador a las provincias de Oriente. Según Suetonio, el padre de Nerón era un asesino y el emperador Tiberio le acusó de traición, adulterio e incesto.

Solo la muerte del propio Tiberio hizo que se librase de los cargos que se le imputaron. Cneo murió de un edema, en enero del año cuarenta, cuando Nerón acababa de cumplir dos años. Nerón se parecía mucho físicamente a su padre y también tenía el cabello castaño rojizo.

Si deseas profundizar aspectos de esta entrada, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Su madre, Agripina era bisnieta de César Augusto. El padre de Agripina, Germánico, era nieto de la esposa de Augusto, Livia, por un lado y de Marco Antonio y Octavia por otro.

f24 copia

El busto de Agripina en la exhibición del Museo Británico de Londres.

Germánico era además hijo adoptivo de Tiberio. Una serie de antiguos historiadores acusan a la madre de Nerón de asesinar a su propio marido, el emperador Claudio.

Las posibilidades de que Nerón ascendiera al trono eran muy escasas, ya que su tío materno, Calígula, comenzó su reinado a la edad de veinticuatro años, tiempo más que suficiente para tener o nombrar a sus propios herederos.

Además, su madre perdió el favor de Calígula y tras la muerte de su esposo en el año 39, estuvo en el exilio.

Antes de que Calígula empezara siquiera a mover la lenta maquinaria de los preparativos para su sucesión, fue asesinado junto a su esposa Milonia Cesoni y su hija, Julia Drusila en el año 41 d. C.

El asesinato de Calígula elevó al trono al tío del emperador, Claudio quien, una vez en el poder, permitió a Agripina regresar del destierro.

Claudio había estado casado en dos ocasiones antes de contraer matrimonio con Mesalina. Fruto de este matrimonio habían nacido Claudio Druso, fallecido durante la adolescencia y una hija. Con Mesalina tuvo dos hijos, Claudia Octavia y Británico.

Claudio tuvo que ordenar la ejecución de Mesalina tras el complot que ésta urdiera para derrocarle. Claudio se casó por cuarta vez con Agripina en el año 49. Para apoyarse políticamente en un heredero, Claudio adoptó al hijo de su tercera esposa y sobrina, Nerón, en el año 50, pasando este a llamarse Claudio Nerón César Druso. Al ser mayor que su hermanastro Británico, Nerón se convirtió en heredero al trono.

f22 copia

Nerón fue proclamado adulto a la edad de catorce años. Fue nombrado procónsul y entró por primera vez en el Senado. Realizó sus primeras apariciones públicas junto al emperador Claudio y apareció en las monedas emitidas durante el gobierno de su tío y padrastro como su sucesor. Se casó además con su hermanastra Claudia Octavia.

Su primera etapa como emperador

Nerón se convirtió por tanto en emperador a los dieciséis años de edad, siendo muy joven aún. Fue el quinto emperador de Roma. Según diversas fuentes antiguas, estuvo fuertemente influenciado por su madre durante la primera etapa de su reinado, por su tutor Séneca y por el prefecto del pretorio, Sexto Afranio Burro.

Llegó al poder en medio de un fuerte clamor de los romanos que exigían cambios. Se creía que con él comenzaría una nueva edad de oro. A pesar de su inexperiencia, este energético y joven líder adoptó políticas que lo hicieron popular.

Medidas administrativas de gran alcance, incluidas reformas fiscales y monetarias, además de importantes proyectos de construcción, estuvieron entre sus obras más reconocidas.

También mejoró el sistema de suministro de alimento en Roma y distribuyó monedas entre los pobres. Todo lo anterior hizo que el pueblo creyera que el emperador se preocupaba de sus necesidades.

Cuando Claudio murió en el año 54 d.C., Nerón ascendió al trono como su inmediato sucesor. Existen muchas discrepancias sobre la muerte de Claudio. Muchos acusan a Agripina como la asesina, alegando que la madre de Nerón lo envenenó. Sin embargo, no existen pruebas contundentes de dicha acusación.

f21 copiaDomus Aurea, mansión de Nerón

Durante los primeros años de Nerón en el poder, Agripina que era una mujer de notables habilidades políticas, tuvo un importante papel en su gobierno, influyendo en Nerón. Posteriormente, se generó una gran tensión entre ellos.

En una sociedad patriarcal como la romana, el poder de una mujer no era bien aceptado. El historiador Tácito, de hecho, desdeño a Nerón por ser gobernado por una mujer. Incluso le acuso de la práctica del incesto.

Sin embargo, pronto se presentaron problemas debido a la competencia entre la influencia ejercida por su madre y la de sus asesores, Séneca y Burro.

Agripina trató de sentarse junto a su hijo mientras este parlamentaba con un delegado armenio en el año 54, pero Séneca la detuvo con el fin de evitar una escandalosa escena.

El círculo de amigos de Nerón empezó a poner al emperador en contra de su madre y le advirtieron sobre su sospechosa conducta. 

Nerón mientras, insatisfecho con su matrimonio con Octavia, inició un romance con una liberta, Claudia Actea.

Cuando Agripina tuvo noticias de la infidelidad de su hijo, trató de intervenir a favor de Octavia y le exigió que despidiera a Actea. Nerón, apoyado por Séneca, se resistió a que su madre interviniera en su vida privada.

La evolución de la relación entre Nerón y Agripina la podemos contemplar a través de las monedas de oro:

  • Recién llegado al poder se ve una primera moneda en la que se ve a Nerón con su madre de perfil dándose mutuamente la nariz.
  • Un año más tarde, se acuño una segunda moneda que lo representaba a él y a su madre en paralelo.
  • A partir de la tercera, Agripina desaparece de las monedas.
f20 copia

Agripina murió hacia el año 59 y Nerón fue acusado de su muerte. Nerón se defendió acusando de que quería matarlo.

Los primeros años de su reinado se conocen como ejemplo de buena administración en los que los asuntos del Imperio, se trataron de manera efectiva y el Senado gozó de influencia y poder en los asuntos del Estado.

La primera esposa de Nerón fue Claudia Octavia que jugó un papel importante en su ascenso al poder. Sin embargo, su relación fue poco duradera, unos dos años. Fue desterrada a pesar de contar con grandes simpatías del pueblo y posteriormente ejecutada.

Se volvió a casar con Popea Sabina, la cual quedó embarazada de una niña, pero ambas murieron en el parto.

Cuando Británico, hijo del finado emperador Claudio llegó a la edad de catorce años, Nerón lo consideró como una amenaza para su poder. Según Tácito, la denigrada Agripina esperaba que con su apoyo, Británico se convirtiera en heredero al trono por encima de Nerón.

Sin embargo, el joven murió de forma repentina y sospechosa, el doce de febrero del año 55, el día anterior a su proclamación como adulto. Según Nerón, Británico murió de un ataque epiléptico, pero todos los historiadores antiguos acusan a Nerón de envenenarle. Tras la muerte de Británico, Octavia y Nerón expulsaron a Agripina de la residencia imperial.

La consolidación del poder

Con el tiempo, se fue volviendo más poderoso, liberándose de sus asesores y eliminando a sus rivales al trono. Depuso a Marco Antonio Palas en el año 55, un aliado de Agripina de su puesto en el Tesoro.

Palas, junto a Sexto Afranio Burro fue acusado de conspirar para derrocarlo y colocar en el trono a Fausto Cornelio Sila Felix. A su vez, Séneca fue acusado de mantener relaciones con Agripina y de malversación de fondos. Sin embargo, todos ellos fueron absueltos.

A partir de ese momento, Séneca y Burro redujeron su papel político a intentar moderar el modelo de gobierno de Nerón.

Inició una relación amorosa con Popea Sabina en el año 58, la esposa de su amigo y futuro emperador, Marco Salvio Otón. Al parecer, no podía contraer matrimonio con Popea mientras su madre siguiera viva, ya que ésta se opondría, así que ordenó su asesinato en el año 59, si bien Nerón no se casaría con Popea hasta el año 62 y, según Suetonio, Nerón y Popea solo se casaron cuando ella comenzó a presionarle.

f19 copia

Domus Aurea

Los historiadores modernos opinan que el verdadero motivo para asesinar a su madre fue que ésta había conspirado contra él intentando colocar a Cavo Rubelio Plauto en el trono.

Burro, uno de sus asesores más importantes, murió en el año 62. Séneca tuvo que hacer frente de nuevo a acusaciones de malversación, lo que le obligó a retirarse de la vida pública.

Nerón se divorció de Octavia y la desterró, pero viendo las airadas protestas que esta acción había suscitado entre el pueblo romano, se vio obligado a llamarla del exilio. A pesar de esta aparente buena acción, Octavia fue ejecutada al poco de regresar a la capital.

Las tensiones entre el Senado y Nerón se iniciaron a partir del año 62. Nerón acusó de traición a Antistio, que era un pretor, cuando éste habló mal de él en una fiesta. Posteriormente, Nerón exilió a Fabricio Veiento al calumniar al Senado en un escrito.

Según Tácito, la conspiración de Calvo Calpurno Pisón empezó a fraguarse ese mismo año. Con el objetivo de consolidar su poder, Nerón ejecutó a una serie de sus rivales entre los años 62 y 63, incluyendo a Palas, Rubelio Plauto y Fausto Sila.

f18 copia

La consolidación de su poder incluía también usurpar progresivamente las prerrogativas del Senado. Cuando inició su reinado en el año 54, Nerón había prometido al Senado devolverle los poderes que ostentaba durante la época republicana. Los senadores se quejaron de que Nerón no había cumplido su promesa en el año 65, lo que motivó la Conspiración de Pisón.


Bibliografía

Blond, A. “The Private Lives of the Roman Emperor”. 2008. Running Press

Camplin, E. “Nerón”. 2006. Ediciones Turner. Madrid.

Fernández Uriel, Pilar y Palop, Luis (2000). “Nerón: La imagen deformada”. 2000. Aldebarán Ediciones. Madrid.

Griffin, Miriam T. “Nero: The End of a Dynasty”. 1985. New Heaven, CT. London.

Kerrigan, M. “A Dark History: The Roman Emperors”. 2011. Metro Books.

Kleiner, Fred S. “The Arch of Nero in Rome: a study of the Roman honorary arch before and under Nero”. 1985. Giorgio Bretschneider. Rome.

Warmington, Brian Herbert. “Nero: Reality and Legend (Ancient Culture and Society)”. 1969. Chatto & Windus. London.

Imagen de portada: Gentileza de Nuevatribuna.es

FUENTE RESPONSABLE: Nuevatribuna.es Por Edmundo Fayanás Escuer. Noviembre 2021

Sociedad y Cultura/Antigua Roma/Historia/Imperio Romano/Nerón Claudio Cesar Augusto Germánico

El pan de los romanos: gratis y bien horneado.

A principios del siglo II d.C., el poeta Juvenal lamentaba la triste imagen que daba el pueblo de Roma, al que veía como una multitud de parásitos que se limitaban a obedecer el capricho de los emperadores.

«¿Qué hace esta turba de los hijos de Remo? […] Desde hace tiempo, exactamente desde que no tenemos a quien vender el voto, este pueblo ha perdido su interés por la política, y si antes concedía mandos, haces, legiones, en fin todo, ahora deja hacer y sólo desea con avidez dos cosas: pan y juegos en el circo». 

Con esta célebre expresión, «pan y circo», panem et circenses, se refería Juvenal a las dos maneras que tenían los emperadores de Roma de mantener al pueblo en calma: los espectáculos de gladiadores y las carreras de carros, que absorbían la atención de los romanos como hoy el fútbol, y el pan que repartían gratis entre una gran parte de la población.

Desde siempre, una de las funciones de las autoridades romanas fue el aprovisionamiento de cereal, la llamada annona, como se denominaba el producto de las cosechas y el cereal almacenado en los graneros. 

Esta tarea se hizo más compleja conforme aumentó la población de la ciudad de Roma, que en época de Augusto llegó a superar el millón de habitantes.

Ante el declive de la agricultura cerealera en los campos de Italia, el trigo tuvo que importarse de diversas regiones del Mediterráneo como Sicilia, la provincia de África (Túnez y el este de Argelia) o Egipto.

DE BARATO A GRATIS

El abastecimiento de grano se hacía por vía marítima. Los armadores privados, llamados naviculari, llevaban los cargamentos de trigo desde Alejandría o Cartago hasta el puerto de Ostia, en la desembocadura del Tíber (que desde el siglo I d.C. sustituyó al de Puteolum, en la bahía de Nápoles).

Allí la mercancía era registrada por un magistrado, el cuestor ostiense, y luego se trasladaba a Roma a lo largo del Tíber en navíos especiales, las naves caudicariae, pertenecientes a la corporación de barqueros del Tíber.

En circunstancias normales, los comerciantes privados bastaban para garantizar el suministro de Roma. Pero un año de malas cosechas podía provocar una situación de escasez y de aumento de los precios del cereal, con el peligro de que se extendiera el descontento entre el pueblo e incluso estallaran alteraciones o motines. Una crisis de este tipo podía producirse en cualquier momento. 

Por ejemplo, Séneca nos informa de que a la muerte de Calígula, en el año 41, sólo había en Roma reservas de trigo para una semana. 

Su sucesor Claudio, durante un período de gran escasez de víveres, en una ocasión se vio rodeado en pleno Foro por una multitud hambrienta que le arrojó trozos de pan como señal de descontento y escapó entrando por una puerta trasera del palacio. Particular importancia tenía garantizar la subsistencia del ejército apostado en Roma, que en cualquier momento podía encabezar una conspiración contra el emperador de turno.

Fue así como, con el objetivo de garantizar la paz social, las autoridades romanas pusieron en marcha un sistema de reparto de trigo entre los ciudadanos. Al principio, la intervención se limitó a rebajar su precio. Por ejemplo, en el año 202 a.C. el trigo enviado desde la provincia de África por Esci- pión fue distribuido en Roma a mitad del precio normal. Estos eran repartos puntuales, de los que a veces se encargaban ciudadanos particulares que por algún motivo deseaban ganar popularidad entre la población.

Fue unas décadas más tarde cuando se instituyó un sistema de distribución regular de trigo a los ciudadanos por parte del Estado. En 123 a.C., Cayo Sempronio Graco, dentro de su programa de reformas favorables a la plebe, hizo aprobar una ley, la llamada lex Sempronia frumentaria, por la que los ciudadanos que lo solicitasen recibirían una cierta cantidad de trigo a un precio reducido, entre un 25 y un 50 por ciento menor al habitual. Por primera vez en la historia de Roma, una ley regulaba las distribuciones de trigo a la población ciudadana con cargo al erario público.

Aunque bajo la dictadura de Sila, favorable a los patricios, se abolieron los repartos, en el año 73 a.C. una nueva ley restableció el sistema de Graco. En 58 a.C. otra disposición, la lex Clodia frumentaria, impuso el reparto gratuito de trigo entre el pueblo. Es decir, a partir de entonces el Estado correría con todos los gastos de la alimentación de la plebe romana.

COMER, UN DERECHO CIUDADANO

Las leyes frumentarias estaban dirigidas a varones padres de familia, ciudadanos que no descendieran de esclavos y cuyo patrimonio, tal como constaba en el censo, no superara un determinado límite. 

Por tanto, quedaban excluidos los esclavos, los libertos, los extranjeros y, obviamente, los miembros de la nobleza y de los estratos más ricos de la sociedad, que obtenían el cereal de sus propias fincas o lo compraban en el mercado. 

Eso significa que en la plebe frumentaria, que era como se denominaba a los beneficiarios del reparto gratuito de trigo, se incluían no sólo los indigentes sin empleo fijo, sino también ciudadanos con un nivel de renta modesto que vivían de un oficio o un pequeño negocio. De hecho, la annona no era considerada como una limosna que daba el Estado a los pobres de solemnidad, sino como un derecho que todo ciudadano romano podía reclamar.

Las autoridades inscribían el nombre de los beneficiarios de la annona en tablillas de bronce, se fijaba un día al mes para el reparto y éste se hacía en un lugar específico del Campo de Marte: el Porticus Minutia Frumentaria, en la actual Via delle Botteghe Oscure. 

Los beneficiarios acudían con un certificado, la tessera annonaria, y recibían 35 kilos de cereal, que era el equivalente al consumo de dos personas, lo que parece indicar que la annona no era suficiente para garantizar la alimentación mensual de una familia. 

Las autoridades crearon toda una burocracia para organizar la distribución del cereal. Al frente se encontraba el prefecto de la annona, y a sus órdenes operaban los centuriones de la annona y los procuradores de la annona.

FRAUDES, ABUSOS Y EXCESOS

El aliciente de comer gratis propició toda clase de fraudes y abusos, de modo que el número de beneficiarios no dejó de aumentar. 

Incluso había patricios que se inscribieron en la lista. Para corregir estos excesos, Julio César redujo el máximo de beneficiarios de 320.000 a 150.000, y estableció que al fallecimiento de cada uno de ellos se hiciera un sorteo para reemplazarlo. 

Augusto pensó incluso en abolir los repartos, porque creía que éstos favorecían el abandono de las tierras para emigrar a Roma y vivir allí a costa del Estado, pero lo único que pudo hacer fue limitar los beneficiarios a 200.000. 

Desde entonces, los emperadores hicieron del reparto de trigo gratuito el mejor instrumento para mantener la paz social en Roma.

Con el tiempo, al agravarse la crisis económica, la annona se convirtió en tabla de salvación de las clases desfavorecidas. Fue así como a finales del siglo III los emperadores, además de mejorar el sistema de aprovisionamiento, empezaron a repartir no harina, sino pan cocido en grandes hornos industriales, además de aceite, carne de cerdo y vino a un precio rebajado.

Imagen de portada: Gentileza de Domus-Romana

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC Historia

Imperio Romano/Curiosidades de la Historia/Pan/Sociedad y Cultura