Por qué sigue siendo un misterio científico que algunas personas puedan vivir más de 100 años.

Un hombre de 35 años tiene solo un 1,5% de posibilidades de morir en sus próximos 10 años; el mismo hombre tiene a los 75 años un 45% de posibilidades de morir antes de cumplir los 85.

Claramente, el envejecimiento es malo para nuestra salud. Pero si vemos el lado positivo, hemos logrado un gran progreso entendiendo los mecanismos fundamentales que controlan el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la vejez.

Varios procesos biológicos estrechamente vinculados, a veces llamados «sellos distintivos del envejecimiento», que incluyen nuestro suministro de células madre y la comunicación entre las células, actúan para mantenernos saludables en la primera parte de nuestras vidas. Los problemas surgen cuando comienzan a fallar.

Actualmente se están haciendo ensayos clínicos para ver si el atacar algunos de estos sellos distintivos puede ayudar a mejorar afecciones relacionadas con la edad, como la enfermedad renal diabética, aspectos de la función inmunológica y la fibrosis pulmonar, entre otras. Hasta aquí todo bien.

Pero desafortunadamente, quedan grandes preguntas sin respuesta en la biología del envejecimiento.

Para evaluar cuáles son y cómo abordarlas, la Federación Americana para la investigación del envejecimiento (AFAR), una organización benéfica, convocó recientemente una serie de reuniones con científicos y médicos destacados en el área.

Los expertos coincidieron en que es clave comprender qué tiene de especial la biología de los humanos que viven más de un siglo.

Los centenarios representan menos del 0,02% de la población de Reino Unido, pero han superado la esperanza de vida de sus pares por casi 50 años (los bebés nacidos en la década de 1920 tuvieron de media una esperanza de vida de menos de 55 años). ¿Cómo lo hicieron?

Los hijos de los centenarios son más saludables

Sabemos que los centenarios viven tanto tiempo porque son excepcionalmente sanos.

Perros.

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

Los perros pequeños suelen vivir más que los grandes.

Gozan de buena salud durante unos 30 años más que la mayoría de las personas normales y, cuando finalmente se enferman, solo lo están por un período muy breve.

Esta «compresión de la morbilidad» es claramente buena para ellos, pero también beneficia a la sociedad en su conjunto.

En Estados Unidos los costos de atención médica de una persona que tiene 100 años o más durante sus últimos dos años de vida son aproximadamente un tercio de los de alguien que muere a los 70 (una época en la que la mayoría de los centenarios ni siquiera necesitan ver a un médico).

Los hijos de los centenarios también son mucho más saludables que el promedio, lo que indica que están heredando algo beneficioso de sus padres. Pero, ¿es esto genético o relativo al entorno?

Los centenarios no siempre son cuidadosos con su salud.

¿Son los centenarios el modelo de un estilo de vida saludable?

Entre la población en general, vigilar su peso, no fumar, beber moderadamente y comer al menos cinco porciones de frutas y verduras al día puede aumentar la esperanza de vida hasta en 14 años en comparación con alguien que no hace ninguna de estas cosas.

Esta diferencia es mayor a la que se observa entre los habitantes de las áreas más y menos desfavorecidas de Reino Unido, por lo que, intuitivamente, se esperaría que desempeñara un papel cuando se trata de vivir más de un siglo.

Pero sorprendentemente, este no tiene por qué ser el caso.

Persona de la tercera edad viendo por la ventana.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿Hay una genética especial que explique por qué hay personas que viven más de 100 años?

Un estudio encontró que cerca del 60% de los judíos asquenazíes con más de 100 años han fumado mucho la mayor parte de sus vidas, la mitad vive con sobrepeso durante el mismo período de tiempo, menos de la mitad hace ejercicio frecuentemente y menos del 3% es vegetariano.

Los hijos de las personas que viven 100 años o más tampoco parecen ser más cuidadosos con su salud que la población en general.

Sin embargo, en comparación con sus pares que consumen el mismo tipo de alimentos y cuentan con el mismo nivel de riqueza y peso corporal, los centenarios tienen la mitad de la tasa de prevalencia de enfermedades cardiovasculares.

Hay algo innatamente excepcional en estas personas.

El gran secreto

¿Podría deberse a una genética especial? Si es así, hay dos formas en las que podría funcionar.

Los centenarios podrían portar variantes genéticas inusuales que prolongan la vida o, en cambio, pueden carecer de otras más comunes que causan enfermedades y trastornos en la vejez.

Varios estudios, incluido nuestro propio trabajo, han demostrado que los centenarios tienen tantas variantes genéticas malas como la población en general.

Algunos incluso portan dos copias del gen de riesgo común más grande que se conoce en torno a la enfermedad de Alzheimer (APOE4), pero aun así no contraen la enfermedad.

Entonces, una hipótesis de trabajo plausible es que los centenarios tienen variaciones genéticas beneficiosas y raras en lugar de carecer las que causan desventajas. Los mejores datos disponibles apoyan esta hipótesis.

Dos personas de la tercera edad.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Más del 60% de los centenarios tienen cambios genéticos que alteran los genes que regulan el crecimiento en la vida temprana.

Esto implica que estas personas son ejemplos humanos de un tipo de extensión de la vida observada en otras especies.

La hormona del crecimiento

La mayoría de la gente sabe que los perros pequeños tienden a vivir más que los grandes, pero pocos creen que se trata de un fenómeno generalizado en todo el reino animal.

Los ponis pueden vivir más que los caballos y muchas ratones de laboratorio con mutaciones enanas viven más que sus pares más grandes.

Una posible causa de esto son los niveles reducidos de una hormona del crecimiento llamada IGF-1, aunque los humanos centenarios no son necesariamente más bajos que el resto de nosotros.

Obviamente, la hormona del crecimiento es necesaria en una etapa temprana de la vida, pero cada vez hay más evidencia de que los niveles altos de IGF-1 en una edad adulta o en la vejez se asocian con un aumento de la enfermedad durante la tercera edad.

Los mecanismos detallados en torno a esto siguen siendo una incógnita abierta, pero incluso entre los centenarios, las mujeres con los niveles más bajos de la hormona del crecimiento viven más tiempo que las que tienen mayores niveles. También tienen una mejor función cognitiva y muscular.

Sin embargo, eso no aclara la duda. Los centenarios también son diferentes del resto de nosotros en otros aspectos. Por ejemplo, tienden a tener buenos niveles de colesterol, lo que sugiere que puede haber varias razones para su longevidad.

En última instancia, los centenarios son «experimentos naturales» que nos muestran que es posible vivir con una salud excelente incluso si te han trasmitido genes no tan buenos o incluso si se elige no prestar atención a los mensajes relacionados con la salud. Lo importante es tener mutaciones raras y de las que ahora se entiende poco.

Comprender exactamente cómo funciona esto debería permitirles a los científicos desarrollar nuevos medicamentos o intervenciones para procesos biológicos en los tejidos correctos en el momento adecuado.

Si esto se convierte en una realidad, tal vez más de nosotros podremos pasar al próximo siglo.

Pero, hasta entonces, no aceptes los consejos de estilo de vida saludable de las personas de 100 años.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES-Hideko Arima celebrando su cumpleaños número 101 en su pequeño bar en Tokio.

FUENTE RESPONSABLE: The Conversation* Por Richard Faragher y Nir Barzilai. Noviembre 2021.

Sociedad y Cultura/Longevidad/Salud/Genética

El estilo de vida, la clave para vivir más de 100 años.

Ciencia

El médico gerontólogo Carlos Presman dijo a Cadena 3 que «la obesidad, la diabetes y la hipertensión son objeto de estudio para evitar la muerte y prolongar los años de vida».

Carlos Presman, médico gerontólogo (M.P. 17871, M.E. 5380), opinó sobre las recientes investigaciones científicas que indican que las modificaciones en la dieta, la actividad física y actitud mental pueden retrasar el proceso de envejecimiento y las enfermedades relacionadas con el avance de la edad.

“Estos estudios científicos recientemente publicados van en el mismo sentido alrededor de la problemática del envejecimiento y es que durante décadas se buscaba en el secreto del genoma, o sea en la secuencia de los genes, la posibilidad de vivir más allá de los 100 años”, indicó Presman a Cadena 3.

Y añadió: “Pero toda la evidencia viene a demostrar que la carga genética impacta apenas en un 10% de la longevidad total, con lo cual todas las intervenciones que se pensaban sobre el material genético se están dejando de lado y se está empezando a investigar y construir evidencia de que las personas que viven muchos años dependen básicamente de las condiciones de vida o lo que se llama estilo de vida”.

“Las confirmaciones más evidentes son la actividad física regular: la conjunción de la accesibilidad a la comida y el sedentarismo ha sido muy terrible para la humanidad y hace que la longevidad que traíamos de nuestros antepasados la estamos dilapidando por el confort o los beneficios que nos parece dar la sociedad de consumo”, explicó.

Por otra parte, señaló: “La obesidad, la diabetes y la hipertensión son objeto de estudio para evitar la muerte y prolongar los años de vida. Para evitar estas patologías, se requiere hacer media hora de actividad física por día y una alimentación con frutas y verduras”.

En cuanto a la actitud mental, el médico sostuvo que “lo que extiende la vida es el optimismo, tener un proyecto extiende la vida en un promedio de 10 o 15 años”.

“Vivimos porque tenemos biología, pero existimos porque alguien necesita de nosotros o nosotros necesitamos de alguien”, cerró.

Imagen de portada: Gentileza de CADENA 3 FM CÓRDOBA

FUENTE RESPONSABLE: CADENA 3 FM CÓRDOBA Informe de Alejandro Bustos.

Longevidad/Estilo de vida/Actividad física/Optimismo/100 años

LONGEVIDAD:¿Cuánto debes dormir para vivir más?

La deficiencia del SUEÑO está relacionada con numerosas condiciones de salud que limitan la vida, tales como: enfermedad cardíaca, enfermedad renal, presión arterial alta, diabetes y accidente cerebrovascular. Para prolongar su vida, tener suficiente sueño es crucial.

Cuando no estés durmiendo lo suficiente, lo sabrás: si te despiertas sin sentir el descanso y con fallas en tu estado de alerta o algo no funciona y la sensación de letargo puede extenderse durante todo el día.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre identificó dos tipos básicos de sueño:

  • REM (movimiento ocular rápido)
  • No REM
  • La etapa no REM se conoce como «sueño profundo», mientras que el sueño REM es cuando una persona está soñando.

Los estudios han demostrado que la falta de sueño también puede causar dificultades con:

  • Tomar decisiones
  • Resolver problemas
  • Controlar las emociones
  • Controlar los impulsos
  • Hacer frente al cambio
  • La falta de sueño también se ha relacionado con la depresión y la conducta de riesgo.

Teniendo en cuenta lo importante que es el sueño para tu salud física y mental, ¿cuánto necesitas dormir realmente?

 

El Dr. Daniel Kripke y su equipo de investigación continuaron investigando esta misma pregunta.

Con la participación de más de un millón de participantes durante un período de 6 años, el Dr. Kripke y su equipo de la Universidad de California propusieron lo siguiente.

Descubrieron que 7 horas es la cantidad óptima de tiempo que una persona necesita para extender su longevidad.

Sorprendentemente, dormir más de siete horas se relaciona con una menor longevidad.

Además, dormir menos de cinco horas y media también fue perjudicial para la salud de las personas.

 Cómo conseguir un sueño de buena calidad

Lo más importante es que deje suficiente tiempo para dormir todas las noches y mejore sus hábitos de sueño.

Esto puede implicar irse a la cama y despertarse a la misma hora todos los días, incluso en los días libres del trabajo.

Si tiene un descanso cuando sea posible, trate de no hacer más de una hora de diferencia.

Una hora antes de acostarse debe reservarse para relajarse, lo que significa no mirar luces artificiales brillantes desde una pantalla.

Imagen de la portada: Gentileza de Terra

FUENTE RESPONSABLE: Terra

Longevidad/Dormir/Sueño