China descubrió un nuevo mineral en la Luna

China es la tercera nación del mundo, después de Estados Unidos y Rusia, que logró descubrir e identificar un nuevo mineral lunar.

Científicos de China lograron una notable hazaña en su investigación de la luna al descubrir e identificar el sexto nuevo mineral lunar.

La Administración Nacional del Espacio y la Autoridad de Energía Atómica de China anunciaron conjuntamente en Beijing que el nuevo mineral, Change Site-(Y), fue encontrado por científicos del Instituto de Investigación de Geología del Uranio de Beijing a partir de muestras de superficie y ha sido certificado por la Asociación Mineralógica Internacional y su Comisión de Nuevos Minerales, Nomenclatura y Clasificación.

El Change Site-(Y), que cae en la categoría de merrilita (mineral de fosfato de calcio) lunar, se convirtió en el primer mineral lunar jamás descubierto e identificado por científicos chinos, convirtiendo a China en la tercera nación del mundo, después de Estados Unidos y Rusia, que ha logrado tal hazaña.

La muestra mineral, en forma de una partícula monocristalina con un diámetro de 10 micrones, fue separada manualmente por investigadores en más de 140.000 partículas diminutas y luego analizada a través de una serie de métodos mineralógicos avanzados, según el Instituto de Investigación de Uranio de Beijing.

El Changesite-(Y), cae en la categoría de merrilita (mineral de fosfato de calcio) lunar.

Li Ziying, científico jefe de investigación de muestras lunares en el instituto, dijo que el descubrimiento del nuevo mineral ayudará ampliamente a los investigadores en sus estudios sobre la historia y las características físicas de nuestra luna.

Una de las actividades espaciales más notables del mundo en 2020, la misión robótica Chang’e 5, que se lanzó el 24 de noviembre de ese año en el Centro de Lanzamiento Espacial Wenchang en la provincia de Hainan, en el sur de China, y alunizó con éxito el 1 de diciembre de ese año, fue la tercera nave espacial del mundo en aterrizar en la superficie lunar en el siglo XXI después de sus dos predecesores chinos: Chang’e 3 y 4.

La histórica misión devolvió a la Tierra 1.731 gramos de rocas y suelo lunares el 17 de diciembre de 2020, logro histórico 44 años después de que las últimas sustancias lunares fueran traídas de nuestro satélite artificial.

La Administración Nacional del Espacio de China distribuyó el primer lote de muestras lunares de Chang’e 5 en julio de 2021.

Las muestras, que pesaban alrededor de 17,5 gramos, se dividieron en 21 lotes y se entregaron a científicos de 13 organizaciones de investigación nacionales que trabajan en 31 proyectos.

Imagen de portada: Gentileza de Popular

FUENTE RESPONSABLE: Popular. 9 de septiembre 2022

Sociedad/Ciencia/China/Luna/Minerales

 

El nuevo motor espacial chino que humilla a la NASA y los EEUU.

TECNOLOGÍA MÁS AVANZADA, POTENCIA DOBLE

China ha dado un nuevo gran paso en la nueva carrera espacial a la Luna con el éxito de un innovador motor espacial que doble la potencia del RL-10B2 del programa Artemis usando nuevas tecnologías.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde este escrito en color “azul”.

Mientras el lanzamiento de Artemis — la misión que devolverá a los EEUU a la Luna — ha sido suspendida hasta finales de año por problemas derivados de su anticuado diseño, China acaba de probar con éxito un nuevo propulsor para su Larga Marcha 9, la nave pesada con la que planea ir a la Luna para establecer una base permanente. Es un motor desarrollado con tecnología de punta que deja en evidencia los problemas de la NASA, que sigue enredada en tecnología del pasado por orden de los políticos norteamericanos en vez de apostar por nuevas soluciones.

Como recoge el diario hongkonés South China Morning Post, el constructor del propulsor anunció ayer el “éxito completo” de la prueba, publicando un vídeo en redes sociales. El motor, dice el fabricante China Aerospace Science and Technology Corporation, será clave para el nuevo cohete pesado que llevará a astronautas y maquinaria a nuestro satélite y más allá.

Qué es lo que han probado

Este nuevo motor chino es el equivalente del RL-10B2, el motor de la segunda etapa del Space Launch System, el cohete de la misión Artemis I. El RL-10B2 es una variante del motor de RL-10, que también se utilizó en la segunda etapa del cohete Saturno I. Fabricado en la actualidad por Aerojet Rocketdyne, el motor fue originalmente desarrollado en los años 50. Es una máquina que ha sido uno de los caballos de batalla de la flota espacial americana en cohetes como el Atlas, Centaur o la serie Delta. 

Como el RL-10B2, el nuevo cohete chino está diseñado para usarse en la segunda etapa del ascenso, donde no hay aire para quemar el combustible. El motor chino también utiliza hidrógeno y oxígeno. Sin embargo, el diseño del motor chino es diferente, más grande y mucho más moderno. El resultado es que su potencia es mucho mayor: 25 toneladas fuerza contra las 11 toneladas fuerza del diseño americano.

Fotograma del vídeo del test publicado por el fabricante.

Si es cierto lo que los chinos dicen, conseguir más del doble de potencia en un motor de segunda etapa es un logro sobresaliente. Según un estudio publicado en el diario científico Journal of Rocket Propulsion, el equipo de desarrollo chino liderado por el ingeniero Chu Baoxin tuvo que enfrentarse a varios retos para lograr el aumento de potencia. A máxima potencia, apuntan en su estudio, la presión del hidrógeno es extremadamente difícil de controlar en un motor del tamaño del RL-10B2, que tiene un peso total de 277 kilogramos. Al doblar el tamaño del motor, los problemas del equipo chino aumentaron en proporción. Chu afirma que, para poder conseguir un motor con este empuje, tuvieron que crear “un nuevo intercambiador de calor que consta de muchos componentes en forma de costilla para absorber el calor de la superficie de la cámara de combustión y pasarlo a hidrógeno líquido con una eficiencia sin precedentes”. 

Para ello, dicen, han inventado nuevas aleaciones de titanio y han usado tecnología de impresión 3D. Como apunta el SCMP, este proceso “produce una superficie extremadamente lisa que puede acelerar el intercambio de calor mucho más rápido que los componentes tradicionales”. El esfuerzo ha merecido la pena porque el resultado, aseguran, ha sido todo un éxito.

Una larga marcha por delante

El supuesto éxito del motor chino debería preocupar a la NASA y el gobierno norteamericano. China quiere llegar a la luna y establecer una base permanente la década que viene. El conflicto está empezando a agudizarse no sólo por la rivalidad en la Tierra — que ha llevado a la NASA a acusar a la CSNA de espionaje industrial — sino también por la competencia en la propia Luna: los dos países están ahora mismo evaluando los mismos sitios para alunizar y establecer una base en el polo sur de nuestro satélite. 

Aún más preocupante es el hecho de que las dos agencias espaciales no tienen apenas relación. El logro chino contrasta con el estancamiento de la NASA. A pesar de ser un cohete formidable, el SLS es una tecnología anticuada, una mezcla de componentes ligeramente actualizados del Saturno V y el transbordador espacial. Su razón de ser no es lógica, sino producto de la política norteamericana. Es una derivación del proyecto Constellation, que el Congreso norteamericano puso en marcha para mantener los miles de puestos de trabajo que la NASA proporciona en varios estados del país.

Comparativa de tamaños de los cohetes. El Larga Marcha 9 será tan grande como el Saturno V y podrá llegar más carga a la Luna.

Problemas para la NASA, ventaja china

De hecho, Artemis surge de Constellation cuando el Presidente Obama canceló el último por anticuado, ordenando a la NASA centrarse en proyectos científicos como el James Webb — que sólo dan beneficios científicos y tecnológicos — y dejar los cohetes tripulados a la Luna y Marte a compañías privadas como SpaceX y Blue Origin. Gracias a la presión de varios congresistas que querían mantener el escaño, el Congreso vetó la orden de Obama y comisionó a la NASA la misión Artemis para proteger los puestos de trabajo (de hecho, la ley contenía estipulaciones que decían que todos los contratistas del proyecto Constellation debían mantenerse). El resultado es una máquina anticuada que, aunque cumplirá su misión, tiene problemas y no obedece a criterios de eficiencia como los de SpaceX. Mientras tanto, el gobierno chino hace lo que quiere basándose en objetivos finales, estableciendo estrategias a largo plazo que, generalmente, están controladas por tecnócratas que lo fían todo a sus científicos e ingenieros, invirtiendo cantidades enormes de dinero en planes a largo plazo. Es quizás la única ventaja que tiene la dictadura asiática comparada con las democracias occidentales, que se ven frecuentemente lastradas por la inacción política o compromisos que no siguen criterios objetivos. El desastre de Constellation y Artemis son buenos ejemplos. Y así hemos llegado a este punto en el que China amenaza seriamente la supremacía actual americana, según el Pentágono, que urge a actuar con prontitud para evitarlo. Objetivamente, el país asiático sigue todavía por detrás de los Estados Unidos en la nueva carrera espacial. Todavía les queda construir el Larga Marcha 9 completo, que es muy más que estos motores para la segunda fase (aunque los motores sean impresionantes). Una cosa es probar un motor de cohete en tierra y otra es integrarlo en una nave y ponerlo en una rampa de lanzamiento. La complejidad de una nave completa es mucho mayor. Pero eso no quiere decir que la NASA pueda dormirse en los laureles. Al contrario: lo que esta noticia confirma es la evolución progresiva y firme de China para conseguir sus objetivos de colonización lunar y del sistema solar. Para los chinos, la conquista de la Luna no es sólo una cuestión de orgullo nacional — que también — sino la gran oportunidad económica del siglo XXI y siguientes.

Imagen de portada: El Larga Marcha 9 tendrá cinco veces la capacidad de carga del Larga Marcha 5B que aparece en la imagen. (CNSA).

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Jesús Díaz. 7 de septiembre 2022.

Sociedad/Espacio/Luna/Carrera espacial.

 

 

Se lanza Artemis I a la Luna: del cohete más poderoso a los maniquíes que buscan hacer historia.

La NASA prepara el camino para establecer a seres humanos a largo plazo en el satélite. En 2025 quieren llevar a una mujer y a una persona de color.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

  Este lunes viajará hacia la Luna la misión Artemis I, la primera prueba de vuelo sin tripulación que prepara el camino para establecer la presencia humana a largo plazo en el satélite, y se espera que asistan más de 100.000 personas al lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy de la NASA, en Florida, Estados Unidos, para sentir el ruido del estallido y la «vibración en el pecho» del cohete más poderoso de la historia, describió a Télam Pablo de León, científico argentino en ese organismo estadounidense.

   Si el programa Apolo convirtió en 1969 a Neil Armstrong en el primer ser humano en pisar la Luna, ahora la NASA busca llevar para el 2025 «a la primera mujer y primera persona de color«, según informó.

   «La misión que va a despegar el lunes es parte de un programa más grande de la NASA y marca el retorno a la Luna después de más de 50 años», explica De León desde Dakota del Norte, donde dirige el Laboratorio de Vuelos Espaciales Tripulados.

   El ingeniero aeroespacial, oriundo de Cañuelas, adelanta que «las misiones del programa Artemis van a propiciar estadías prolongadas en la Luna que van a terminar con el establecimiento de bases permanentes».

   Tuvieron que pasar 50 años de la última vez que un hombre caminó por nuestro satélite, en 1972, para que la NASA creara la continuación del programa Apolo y lo bautizara Artemis en honor a Artemisa, la hermana gemela de Apolo y diosa de la Luna, la caza y la naturaleza en la mitología griega.

   «Este programa permitirá probar las tecnologías que van a servir para la exploración tripulada de Marte, que es el otro gran objetivo», continúa De León, quien es investigador en la NASA hace más de 30 años.

   Y detalla: «La Luna, como está nada más a tres días de la Tierra, y no a casi un año como Marte, va a permitir probar todas estas tecnologías, muchas de ellas críticas, cerca de casa».

 Por su parte, Raúl Kulichevsky, director ejecutivo y técnico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), comenta a Télam que «ahora es volver a la Luna pero como un paso intermedio hacia la exploración a la posibilidad de que el hombre pueda vivir en otros planetas».

   «Más allá de todos los desafíos tecnológicos, hay todavía muchísimo para estudiar cómo va a reaccionar el organismo del ser humano al vivir de manera permanente en condiciones de ingravidez», añade el ingeniero aeronáutico.

   El objetivo no es sólo utilizar a la Luna como trampolín a otros planetas, sino que también nuestro satélite natural tiene recursos para la producción de oxígeno y agua que podrían ser utilizados.

   «La minería espacial es algo que ya hace mucho tiempo que se viene pensando y la Luna es el elemento más cercano que tenemos», sostiene De León.

   El plan más ambicioso de la NASA para explorar la Luna comenzará este 29 de agosto, si el clima acompaña, con la misión Artemis I que ya está en la plataforma de lanzamiento de Cabo Cañaveral, en la costa este de Estados Unidos, y tendrá una duración total de 42 días, 3 horas y 20 minutos.

   El despegue tendrá una ventana de dos horas desde las 8:33 EDT hasta las 10:33 EDT, por lo que el lanzamiento tiene que ocurrir necesariamente en ese lapso o se postergará el vuelo hasta el 2 o el 5 de septiembre.

   «Eso es porque hay que lanzar en un momento determinado. No se lanza a donde está la Luna, se lanza a donde la Luna va a estar cuando la nave llegue a ese lugar, entonces hay todo un tema de mecánica celeste, que es una especie de danza entre cuerpos celestes», explica De León.

   Según los últimos reportes meteorológicos, se prevé un 70 % de posibilidades de condiciones climáticas favorables para el lanzamiento este lunes, mientras que la principal preocupación es la lluvia dispersa.

   Artemis I es la primera prueba integrada de los sistemas de exploración del espacio profundo de la NASA: la nave espacial Orion, el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) y los sistemas terrestres en el Centro Espacial Kennedy en Florida que mantendrán la comunicación a medida que la nave se desplace rumbo a la Luna.

   Orion volará más lejos de lo que jamás haya volado ninguna nave espacial construida para humanos, superando el récord de distancia del Apolo 13.

   La nave viajará 450.000 kilómetros desde la Tierra, alcanzará 64.000 kilómetros más allá del lado oculto de la Luna y volverá a la Tierra para sumergirse en el océano Pacífico frente a la costa de California, según informó la NASA.

   Como el vuelo no es tripulado, viajará en el asiento del comandante el maniquí «Moonikin Campos», bautizado así en memoria de Arturo Campos, el ingeniero que tuvo un rol clave en el regreso seguro del Apolo 13 a la Tierra.

   Moonikin vestirá con el traje completo de astronauta y estará acompañado por dos torsos llamados Helga y Zohar, que ocuparán los dos asientos inferiores de la nave y medirán la radiación espacial que los astronautas pueden experimentar.

   En la parte inferior de Orión estará el módulo de servicio elaborado por la Agencia Espacial Europea (ESA), un cilindro de 4 metros de altura y de diámetro y un peso de 13 toneladas que le proporcionará electricidad a la nave y la impulsará hacia su órbita lunar.

 Para el despegue, se utilizará el Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), el cohete más poderoso de la NASA con una altura 98 metros y que marca «un antes y un después en todo lo que es la actividad espacial internacional», considera Kulichevsky.

   Se espera que el lanzamiento sea «verdaderamente impresionante», cuenta De León y se entusiasma al imaginar lo que vivirá el lunes.

   «El lugar más cercano que podés estar del cohete es a tres millas que vendrían a ser más o menos 5 kilómetros por la onda de choque y el sonido», precisa y advierte que «aún así, en el momento del despegue, se siente la vibración en el pecho que entra en resonancia con el cohete, es una sensación indescriptible».

   Según la Oficina de Turismo de la Costa Espacial de Florida, se esperan más de 100.000 visitantes para presenciar el lanzamiento del lunes por la mañana.

   Sobre cómo se viven las horas previas en los pasillos de la NASA, De León comenta que «hay muchísima expectativa, pero también hay preocupación porque la NASA hace mucho tiempo que no hace este tipo de misiones de espacio profundo y que no se lanza un cohete tan grande».

   Recién para el 2024 se espera la primera misión tripulada con cuatro astronautas, la Artemis II, que también navegará alrededor de la Luna.

   Y se prevé que sea Artemis III la misión que logre el regreso del ser humano a la Luna en 2025, cuando otros cuatro astronautas desciendan en la superficie inexplorada del polo sur lunar.

   Pero todo dependerá de cómo resulte el lanzamiento de prueba este lunes, cuando tres maniquís y unas 100.000 personas en la costa del centro espacial sientan en el pecho las vibraciones del despegue más poderoso de la historia. (Télam)

Imagen de portada: Gentileza de Télam

FUENTE RESPONSABLE: La Nueva. 27 de agosto 2022.

Sociedad y Cultura/NASA/Luna/Lanzamiento espacial.

 

 

La NASA anunció un vuelo no tripulado a la Luna a partir del 29 de agosto. 

El principal objetivo de esta serie de vuelos es probar sistemas y cápsulas con el fin de volver al satélite natural de la Tierra con tripulación humana. No obstante, este período servirá para preparar la misión a Marte en 2030.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA) anunció este miércoles que Artemis 1, la primera misión no tripulada para el retorno a la Luna, despegará en alguna fecha a partir del 29 de agosto.

El anuncio fue realizado por los responsables del programa, quienes sostuvieron que se trabaja con las fechas del 29 de agosto, 2 de septiembre y 5 de septiembre como posibles días para el lanzamiento del gigantesco Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) y la cápsula acoplada Orión.

El principal objetivo de esta serie de vuelos es probar sistemas y cápsulas con el fin de volver al satélite natural de la Tierra con tripulación humana y posteriormente, establecer una presencia sostenida y utilizar las experiencias obtenidas para planificar un viaje a Marte en algún momento de la década de 2030.

En este contexto, el director de la misión Artemis, Mike Sarafin, manifestó a través de una conferencia de prensa virtual que «los equipos han trabajo durante mucho tiempo en el proyecto».

Acompañado del administrador asociado a la Dirección de Misión de Desarrollo de Sistemas de Exploración de la NASA, Jim Free, y el gerente de operaciones del Programa de Exploración de Sistemas Terrestres, Cliff Lanham, Sarafin remarcó: «Nuestro primer y principal objetivo es exponer el escudo térmico de Orión a las condiciones de recuperación lunar.»

Por otro lado, se detalló que las últimas pruebas efectuadas en junio «alcanzaron el 90% de los objetivos». En este sentido, Lanham, el también responsable de la división de vehículos espaciales, dijo que los ingenieros solucionaron fallas que causaban pérdida de hidrógeno en el sistema de lanzamiento.

Artemis 1 viajará alrededor del lado oculto de la Luna en una misión que durará entre cuatro y seis semanas, más tiempo del que cualquier nave tripulada haya hecho sin acoplarse. Luego volverá a la Tierra más rápido (a unos 39.400 km/h) y experimentará temperaturas la mitad de calientes que las del Sol.

Asimismo, también desplegará pequeños satélites denominados CubeSats destinados a desarrollar experimentos espaciales.

El segundo objetivo es verificar la solvencia del vuelo del cohete y de la cápsula durante la misión, y finalmente, la NASA buscará recuperar a Orión tras su amerizaje para luego revisarla a fondo.

Posteriormente, la Artemis 22 haría el mismo recorrido el año próximo, pero esta vez ya con tripulación a bordo sin salir de la nave, mientras que en 2025 la NASA tiene planeado llevar a la primera mujer y a la primera persona afroamericana al suelo lunar, bajo la misión Artemisa 3. 

La última misión en la que astronautas de la NASA pisaron la Luna fue el Apolo 17, que se llevó a cabo entre el 7 y el 19 de diciembre de 1972.

Imagen de portada: Se detalló que las últimas pruebas efectuadas en junio «alcanzaron el 90% de los objetivos». (Foto: NASA).

FUENTE RESPONSABLE: Página 12. Argentina. 20 de julio 2022.

Sociedad/NASA/Espacio/Luna

 

Neil Armstrong fue el primero en llegar a la Luna, pero su vida ha sido un enigma.

Neil Armstrong es una de las personas más famosas de la historia de la humanidad.

Cuando regresó de la Luna, fue saludado por reyes y reinas, presidentes y primeros ministros.

Era como una mezcla del superhéroe Capitán de América y el personaje James Kirk de Star Trek, con un toque del presidente John F. Kennedy.

Tenía al mundo a sus pies pero, en vez de aprovechar su estatus de celebridad, se retiró de la vida pública.

Así surgió la idea de que era un hombre solitario.

Quizás la experiencia de la misión Apolo 11 lo había dejado traumatizado de alguna manera, porque la vida en la Tierra parecía un anticlímax después de estar en la Luna, se dijo una y otra vez.

Él no disfrutaba de dar entrevistas, por lo que su silencio dio espacio para que tales rumores crecieran y volvieran en cada aniversario redondo del primer alunizaje.

La gente sabía poco de este enigmático hombre. Pero ahora, 50 años después de pisar la Luna y 7 años después de su muerte, el verdadero Neil está empezando a darse a conocer.

Primer encuentro

En 1994 me convertí en uno de los pocos periodistas que tuvieron la suerte de conocer a Neil y me pareció la persona más cuerda que haya conocido.

En ese entonces yo era un joven reportero que trabajaba para BBC Look East.

Él recibía un título honorífico de la Universidad de Cranfield, Inglaterra, y me invitaron a entrevistarlo.

Yo estaba nervioso y deslumbrado. Él era sonriente y amable.

El primer hombre en poner un pie en la Luna me tranquilizó y respondió a mis preguntas con detenimiento.

Traje espacial de Neil Armstrong.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Armstrong estuvo 21 horas y 36 minutos sobre la superficie lunar junto a Edwin «Buzz» Aldrin.

Incluso percibió mi dolor cuando confesé haberme sentido decepcionado por la cancelación del Programa Apolo, arruinando mi sueño infantil de un día viajar al espacio.

Le pregunté: «¿Qué pasó con el sueño de Armstrong?».

«El sueño sigue ahí», respondió, guiñandome un ojo. «La realidad puede haberse desvanecido pero, llegado el momento, volverá».

Lejos de ser declaraciones para un periodista, su respuesta fue un acto de bondad para despertar el espíritu optimista de un joven amante de la exploración espacial.

Segundo encuentro

Lo volví a ver 16 años después, en 2010.

Él estaba en Reino Unido con otros dos astronautas del Programa Apolo, Gene Cernan y Jim Lovell, quienes estaban realizando una gira mundial para conmemorar el 40° aniversario del alunizaje.

Fuimos invitados a entrevistarlos en un humilde hotel cerca del aeropuerto de Heathrow, en Londres, bajo estrictas condiciones de confidencialidad.

Neil Armstrong y el equipo de BBC News en 2010.

FUENTE DE LA IMAGEN – EMILY SELVADURAI. Neil Armstrong y el equipo de la BBC en 2010, momento en que declinó dar una entrevista solo para no opacar a sus colegas astronautas.

Los astronautas estaban registrados bajo nombres falsos y, cuando el personal del hotel preguntó de qué se trataba la entrevista, dije que era sobre golf, algo que parecía plausible dado el atuendo de los tres.

Le recordé a Armstrong que nos habíamos conocido hace mucho tiempo.

Para mi sorpresa, me dio esa cálida y tranquilizadora sonrisa, y aseguró que recordaba ese día, del cual habló con cariño.

Conversamos sobre su gira comiendo un sándwich, pero rechazó la solicitud de realizar otra entrevista, diciendo que no quería quitarle protagonismo a sus compañeros astronautas.

Esta visión está emergiendo tras el documental «Armstrong», dirigido por David Fairhead y narraciones de Harrison Ford, el cual fue lanzado en el marco del 50° aniversario de la hazaña del Apolo 11.

«Esto nunca envejece»

El hijo más pequeño de Neil, Mark, y la hija de éste, Kali, ambos músicos, hablaron con la BBC sobre el documental.

Mark y Neil Armstrong

FUENTE DE LA IMAGEN – BBC NEWS/NASA. Mark Armstrong y Neil Armstrong son indudablemente parecidos.

En ese contexto, les mostramos videos de los momentos más destacados de la misión Apolo 11 para ponerlos en ambiente.

Al ver las imágenes, Kali se sorprendió de cómo su padre, de 56 años, se parecía a su abuelo, que entonces tenía 39.

Ambos sonreían, incapaces de contener su alegría por lo que, obviamente, sentían como una enorme fortuna del destino.

De hecho, aunque se trata de una historia que Mark y Kali conocen al dedillo, estaban hipnotizados por las imágenes.

«Esto nunca envejece», dijo él.

Padre e hija vieron maravillados a Neil bajar del módulo lunar Águila y pronunciar las palabras que por siempre resonarán en la historia: «Esto es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad».

¿Por qué fue elegido para ser el primer hombre en ir a la Luna?

«¡Buen trabajo, abuelito!», susurró Kali, con la respiración entrecortada y los ojos llenos de emoción, como si lo estuviera viendo en vivo.

Mark me dijo que la idea de su padre como un hombre solitario era equivocada: «Creo que mi padre fue retratado de forma errónea por los medios».

Y agregó: «Era pensativo, tenía un gran sentido del humor y era buen músico. ¡A veces iba caminando por el pasillo y comenzaba con una canción de Oklahoma!», haciendo referencia al musical de Broadway de los años 40.

Como padre, continuó, «no era de esos que te dicen todo el tiempo qué hacer».

«Era más como un profesor que te mostraba diferentes opciones y te instaba a pensar cuidadosamente y elegir la correcta, tal como él hizo a lo largo de toda su vida».

Para Kali, Neil era simplemente «abuelito», alguien que no hablaba mucho sobre su aterrizaje en la Luna.

Kali Armstrong

FUENTE DE LA IMAGEN – BBC NEWS. Kali Armstrong no pudo evitar emocionarse al ver los videos de archivo e incluso susurró: «¡Buen trabajo, abuelito!».

Pero una vez le dijo que el mayor impacto que le había dejado la misión era ver cómo la Tierra se elevaba desde la superficie lunar: «La veía desde el espacio como un recurso frágil, con la esperanza de que la gente se preocupara por ella».

El verdadero Neil

También entrevisté al hijo mayor de Neil, Rick, mientras visitaba Reino Unido por las celebraciones del alunizaje.

Rick, quien hoy en día es ingeniero de software, contó que le encantó tenerlo como padre, pero que a veces las expectativas de su leyenda eran difíciles de cumplir.

«Existe una expectativa», me dijo. «Todo el mundo espera ser juzgado por sus propios méritos y ser hijo de alguien famoso puede anular eso».

«Me hubiese gustado ser astronauta, pero quizás no lo hice porque no quería enfrentar la comparación», agregó.

Le pregunté cuál creía que era el legado de Neil y me respondió: «Cuando pienso en su legado, no pienso en papá. Pienso en el Programa Apolo y un equipo de miles de personas comprometidas con un objetivo, que lograron cosas asombrosas».

Rick Armstrong

Rick Armstrong habló sobre el peso de la leyenda de su padre, pero también de su legado a la humanidad.

Por otro lado, «está cómo inspiró a la gente», dijo: «Muchas personas se han acercado a mí y me han dicho que se convirtieron en científicos, ingenieros, médicos o lo que sea porque se inspiraron en lo que sucedió en los años 60. Es imposible calcular el valor que tiene eso».

En cierto sentido, todos los que presenciamos la llegada a la Luna somos hijos de Neil.

Fue un momento que vieron millones de personas alrededor del mundo, que elevó nuestros espíritus y nos mostró que cada uno, a nuestra manera, podíamos llegar a la Luna.

Para muchos, la experiencia nos mostró que todo era posible y nos impulsó a dar lo máximo en nuestras vidas.

Para mí, la parte más heroica de la historia de Neil es que, habiendo tenido un rol tan importante en esa increíble transformación cultural de la humanidad, tuvo la humildad de alejarse y ser el hombre que realmente era: el profesor, el músico, el padre, el ingeniero.

Ese era el verdadero Neil Armstrong.

Si deseas ver el vídeo; pincha el siguiente link. Muchas gracias.

Las teorías conspirativas que creen que el Apolo 11 nunca llegó a la Luna

Imagen de portada:NASA/SCIENCE PHOTO LIBRARY. Neil Armstrong fue un enigma a pesar de ser una de las personas más famosas del mundo.

FUENTE RESPONSABLE: Pallab Ghosh. Corresponsal de Ciencia- BBC News. 21 julio 2019.

NASA/Apolo XI/Neil Armstrong/Luna

 

 

Japón construirá en la Luna una estructura giratoria que logrará emular la gravedad terrestre.

Bautizada como “The Glass”, esta asombrosa estructura giraría cada 20 segundos para lograr una ‘gravedad normal’ para los visitantes de la Tierra.

Si deseas profundizar esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”.

La instauración de una colonia en la Luna está cobrando cada vez más fuerza, conforme los planes de volver a llegar a humanos a la Luna siguen avanzando como con la misión Artemis de la NASA.

Ahora, el nuevo proyecto relacionado con el satélite natural de la Tierra, es The Glass, una gigantesca estructura de 400 metros que rotaría cada 20 segundos para lograr una “gravedad normal” y, con ello, replicar las condiciones de vida en la Tierra.

Bosques y mares

Los científicos responsables del proyecto, de la Universidad de Kyoto y Kajima Corporation, una empresa de construcción con sede en Tokio, han dado a conocer el diseño de esta estructura en una conferencia de prensa en la que mostraron cómo dentro de la estructura se ubicarían bosques y mares para imitar la biodiversidad terrestre, junto con un sistema de transporte llamado ‘Hexagon Space Track’, una especie de tren espacial interplanetario que viajaría entre la Tierra, la Luna y Marte.

“No existe un plan como este en los planes de desarrollo espacial de otros países. La humanidad ahora está pasando de una era de ‘permanecer’ en el espacio exterior a una era de ‘vivir’ en la luna y Marte”, explicaron los investigadores. “Al vivir en esta instalación, los seres humanos pueden tener hijos con tranquilidad y mantener un cuerpo que puede regresar a la tierra en cualquier momento. El sistema Hexa Track es un sistema de transporte interplanetario para la Tierra, la Luna y Marte que mantiene 1G incluso durante viajes de larga distancia”, continúan.

KAJIMA CORPORATION

¿Cómo sería la sociedad?

Detallando esta futura colonia en la Luna, comentaron que: “En la futura sociedad espacial (sociedad central) donde la vida en la Luna y Marte se vuelve una realidad, cada colonia (grupo residencial) lleva a cabo actividades económicas, y muchas personas se mudan por negocios y turismo, durante el movimiento a largo plazo es un artificial sistema de transporte por gravedad por rotación con el sistema ferroviario como módulo básico para minimizar los efectos en la salud de la baja gravedad”.

Según pronostican, este tipo de estructura tardaría cerca de 100 años en fabricarse, aunque podrían tener lista una versión simplificada de The Glass en 2050.

“El desarrollo de una instalación residencial de gravedad artificial con la Universidad de Kyoto será un momento decisivo en la investigación espacial». «Trabajaremos para que esta investigación conjunta sea significativa para la humanidad”, concluyó Takuya Ohno, arquitecto e investigador de Kajima.

Referencia: Universidad de Kyoto y Kajima Corporation

Imagen de portada: Gentileza de Universidad de Kyoto y Kajima Corporation.

FUENTE RESPONSABLE: Muy Interesante. Por Sarah Romero. 15 de julio 2022

Luna/Ciencia/Tecnología/Japón

 

La sonda CAPSTONE de la NASA ya está en camino a la Luna, un paso más hacia una estación lunar.

El satélite del tamaño de un microondas se encuentra en una misión exploradora para evaluar una órbita única para una eventual estación espacial en la Luna.

Si deseas profundizar  en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

La misión CAPSTONE recientemente lanzada al espacio ha logrado un hito importante, ya que la pequeña sonda, que se mueve a más de 38.600 kilómetros por hora, ha escapado de la órbita terrestre baja y ha comenzado su viaje de cuatro meses a la Luna.

CAPSTONE, abreviatura de Cislunar Autonomous Positioning System Technology Operations and Navigation Experiment (Experimento de operaciones y navegación de tecnología del sistema de posicionamiento autónomo cislunar, en español), se despidió de la órbita terrestre baja la mañana del lunes 4 de julio, según la NASA. El cubesat de 25 kilogramos ahora viaja a la Luna, donde entrará en una órbita de halo casi rectilínea (NRHO) el 13 de noviembre.

Esta es la misma órbita planeada para la próxima Plataforma Orbital Lunar Gateway. La nueva misión está ideada para evaluar la idoneidad de NRHO a menor escala. Una vez construida, y como parte del programa Artemis de la NASA, la Plataforma Orbital Lunar Gateway se utilizará para respaldar una presencia humana sostenible a largo plazo en la Luna y sus alrededores.

CAPSTONE se lanzó desde Nueva Zelanda sobre un cohete Rocket Lab Electron el 28 de junio. El cubesat había estado orbitando la Tierra mientras estaba conectado a la etapa superior Photon de Rocket Lab. Se realizaron un total de siete maniobras en el transcurso de seis días, durante los cuales la órbita de CAPSTONE se elevó constantemente. CAPSTONE finalmente alcanzó una distancia máxima de 1,3 millones de kilómetros de la Tierra, que es más de tres veces la distancia entre la Tierra y la Luna. Photon lanzó su carga útil una vez que el par alcanzó los 39.500 km/h, la velocidad requerida por CAPSTONE para escapar de la órbita terrestre.

Si deseas ver el vídeo; pincha el link siguiente. Muchas gracias.

NASA’s CAPSTONE: Flying a New Path to the Moon

CAPSTONE se encuentra ahora en una trayectoria balística de transferencia lunar a la Luna, una trayectoria enrevesada, pero eficiente, en la que la sonda seguirá “contornos gravitacionales dinámicos en el espacio profundo”, como explica la NASA:

Gastando poca energía, CAPSTONE navegará a lo largo de estos contornos marcados por una serie de maniobras de corrección de trayectoria planificadas. En momentos críticos, el equipo de CAPSTONE en el centro de operaciones de la misión de Advanced Space ordenará a la nave espacial que encienda sus propulsores para ajustar el rumbo. Terran Orbital Corporation en Irvine, California, diseñó y construyó CAPSTONE y desarrolló una tecnología novedosa que permite que la nave espacial ejecute maniobras mientras mantiene el control de la nave espacial solo en los propulsores.

Cuando CAPSTONE alcance la Luna, su aproximación estará perfectamente alineada para la inserción de NRHO, el propósito de su ruta. Mientras avanza a 6.116 km/h, realizará su delicada y precisa maniobra de propulsión para entrar en órbita, como un trapecista volador que salta de un arco a otro con un movimiento acrobático decisivo.

La órbita NRHO representa un punto gravitacional ideal para Lunar Gateway. Ahí, la atracción de la gravedad de la Tierra y la Luna interactúan para permitir una órbita casi estable, “permitiendo que la física haga la mayor parte del trabajo para mantenerla en órbita alrededor de la Luna”, según la NASA. CAPSTONE pasará seis meses en NRHO, tiempo durante el cual viajará a 3.400 km del polo norte de la Luna en su paso cercano, y a 76.000 km del polo sur en su punto más distante.

Además, CAPSTONE probará un sistema de navegación en el que la sonda medirá su ubicación en relación con el Lunar Reconnaissance Orbiter de la NASA y sin el beneficio de las estaciones terrestres en la Tierra.

Imagen de portada: Imagen conceptual de CAPSTONE en órbita alrededor de la Luna. NASA.

FUENTE RESPONSABLE: Gizmodo en Español. Por George Dvorsky. 4 de julio 2022.

Espacio/Ciencia/Tecnología/Luna/Estación Lunar/NASA

El director de la NASA dice que China quiere apoderarse de la Luna.

El director de la Agencia Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), Bill Nelson, aseguró este domingo que China tiene intención de construir una base en la Luna junto con Rusia para «apoderarse» del satélite natural.

Estados Unidos está en una nueva «carrera espacial» con China, similar a la que protagonizó con la Unión Soviética durante la Guerra Fría, dijo Nelson en una entrevista con el diario alemán Bild. 

En ese marco, advirtió que «debemos estar muy preocupados de que China aterrice en la Luna para decir: ahora es nuestra y ustedes no se pueden venir«.

Según el responsable de la NASA, China busca construir su propia base lunar junto con Rusia y planea terminarla en 2035. Esto habilitaría a que ambas naciones experimenten en la superficie lunar a partir de 2036.

Para Nelson , es muy probable una competencia por controlar el polo sur de la Luna debido a la presencia de depósitos de agua que podrían utilizarse para fabricar combustible para cohetes.

Consultado sobre la presencia de China en el espacio, respondió: «Bueno, ¿qué creé usted que está pasando en la estación espacial china? Allí aprenden a destruir los satélites de otros».

China lleva años investigando tecnología para «atrapar» satélites con brazos robóticos o redes o hacer que se estrellen, supuestamente para limpiar sus propios deshechos espaciales. Pero esto también podría utilizarse para atacar a otros países, argumentó el director de la NASA.

En enero de 2004, el país asiático aprobó un programa nacional de exploración lunar. En enero de 2019 logró otro avance cuando una nave espacial china aterrizó en la cara oculta de la luna por primera vez.

De acuerdo a Nelson, «el programa espacial de China es un programa espacial militar». China «también es buena porque roba ideas y tecnología de otros», remarcó.

Imagen de portada: Télam

FUENTE RESPONSABLE: Página 12

Mundo/China/NASA/Luna

 

La sutil influencia de la Luna en el clima de la Tierra (y por qué nuestro satélite cada año se aleja un poco). Final.

¿Qué pasaría sin mareas?

Un mundo sin mareas tendría sistemas climáticos muy diferentes. Las mareas son un factor que influye en el movimiento de las corrientes oceánicas, que mueven agua caliente o fría alrededor de la Tierra.

Las corrientes oceánicas cálidas traen un clima más cálido y húmedo, mientras que las corrientes oceánicas frías traen un clima más frío y seco.

Uno de los fenómenos meteorológicos más importantes de la Tierra también puede verse afectado por el ciclo nodal lunar.

Marea alta en California

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La Luna genera corrientes de marea y olas tanto en la superficie como en las profundidades del océano.

Por lo general, los fuertes vientos a lo largo del ecuador soplan el agua superficial cálida en dirección oeste desde América del Sur hacia Indonesia y en su lugar se levantan aguas profundas más frías.

Durante el evento conocido como El Niño, estos vientos alisios se debilitan o incluso se invierten, lo que afecta el clima en todo el mundo. El agua superficial cálida se acumula cerca de la costa oeste de América del Sur y el agua fría permanece en las profundidades del océano.

Por lo general, las regiones húmedas pueden verse sumidas en la sequía, mientras que las regiones secas pueden inundarse por la lluvia, lo que incluso hace que los desiertos florezcan.

La Niña, por otro lado, tiene el efecto opuesto de El Niño. Los vientos alisios son más fuertes de lo habitual, ya que empujan más agua caliente hacia Asia.

Las aguas frías que brotan de la costa de las Américas empujan la corriente en chorro hacia el norte.

El resultado son temperaturas invernales más cálidas de lo habitual en el sur y más frías de lo normal en el norte.

Juntos, los fenómenos de El Niño y La Niña hacen parte de un ciclo llamado El Niño-Oscilación del Sur, Enos. La parte «Oscilación del Sur» se refiere al cambio en la presión del aire al nivel del mar sobre el Océano Pacífico ecuatorial.

Científicos de la Universidad Estatal de Ohio han sugerido que el cambio entre El Niño y La Niña puede estar influenciado por una ola oceánica subterránea impulsada por la fuerza gravitacional de la marea lunar. 

Investigadores de la Universidad de Tokio sostienen que Enos puede predecirse observando el ciclo nodal de 18,6 años de la Luna.

«Ciertamente existe un efecto nodal lunar conocido sobre las temperaturas de la superficie del mar», dice Phil Woodworth, científico del nivel del mar y miembro emérito del Centro Nacional de Oceanografía de Reino Unido.

La atracción gravitacional de la Luna influye en las corrientes de las mareas y, por lo tanto, en el movimiento y la mezcla de las capas superiores del agua del océano, dice Woodworth. «Esto se aplica especialmente al Pacífico Norte».

Mujer recolecta castañas de agua

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Las marismas son una fuente alimenticia fundamental

Hielo, tierra y aire

Si bien el ciclo nodal lunar traerá cambios marcados en las próximas décadas, en una escala de tiempo más corta, la Luna afecta a la Tierra de algunas otras formas menos conocidas.

También se cree que la Luna afecta las temperaturas polares y contribuye a las fluctuaciones en la extensión del hielo ártico. Aunque aquí, la influencia de la Luna no es su ciclo nodal de 18,6 años, sino su variación mensual más familiar en la cantidad de luz reflejada por ella a medida que crece y decrece.

Las mediciones de satélite han demostrado que los polos son 0,55 °C más cálidos durante la luna llena.

Además, las fuerzas de las mareas actúan para romper las capas de hielo y cambiar los flujos de calor del océano, alterando la cantidad de hielo en el Océano Ártico.

La Luna genera corrientes de marea y olas tanto en la superficie como en las profundidades del océano, dice Chris Wilson, experto en física marina y clima oceánico del Centro Nacional de Oceanografía.

«Estas corrientes y olas pueden derretirse o romper el hielo marino debido al transporte y la mezcla de aguas más cálidas o a los movimientos de tensión que actúan para romper el hielo en pedazos más pequeños, que luego son más susceptibles a derretirse».

GETTY IMAGES

Las mareas alteran la cantidad de hielo en el océano Ártico.

El agua y el hielo del océano no son las únicas partes del planeta que experimentan mareas. La Luna también tiene un efecto de marea tanto en tierra firme como en la atmósfera.

Las mareas terrestres son similares a las mareas oceánicas. La tierra se deforma y se hincha al igual que el mar y se cree que desencadena actividad volcánica y terremotos.

Las mareas atmosféricas provocan flujos de energía de la atmósfera superior a la inferior y cambios en la presión atmosférica.

Los cambios en la presión del aire relacionados con la posición de la Luna se detectaron por primera vez en 1847.

Las fuerzas gravitacionales de la Luna provocan protuberancias y oscilaciones en la atmósfera de la Tierra, similares a las que se observan en el agua.

«Los cambios en la presión atmosférica están relacionados con temperaturas del aire más altas, lo que significa que las moléculas de aire pueden retener más humedad en forma de vapor de agua, reduciendo la humedad y, por lo tanto, la posibilidad de lluvia», dice Liz Bentley, directora ejecutiva de la Real Sociedad Meteorológica.

Como resultado, se sabe que una presión más baja genera un clima frío y húmedo y una presión más alta, un clima más tranquilo y agradable.

El sol, un efecto no tan sutil

Pero la influencia de la Luna en la precipitación a través de las mareas atmosféricas es pequeña, ya que otros factores como el calor del Sol tienen un efecto mucho mayor.

Investigadores de la Universidad de Washington informaron que las fuerzas lunares afectan la cantidad de lluvia, pero solo alrededor del 1%.

John Wallace, profesor de ciencias atmosféricas en la Universidad de Washington, dice: «En los momentos en que el Sol y la Luna se juntan, llueve un poquito más de lo que ocurre seis horas antes o después. Así que la atracción de la Luna no afecta la cantidad de lluvia sino cuándo llueve».

La influencia de la Luna, a veces sutil y a veces profunda, ha tenido un impacto formativo en la vida en la Tierra.

Algunos científicos sostienen que es la Luna la que hizo posible la vida en primer lugar.

Ilustración de la Tierra y la Luna en el espacio

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La Luna es el aliado más cercano de la Tierra.

La Luna estabiliza a la Tierra mientras gira sobre su eje, lo que nos ayuda a tener un clima estable. Sin ella, la Tierra se tambalearía de manera más errática. Los polos se moverían marcadamente en relación con la órbita de la Tierra. Las estaciones, los días y las noches serían muy diferentes.

Pero las mareas que pueden haber iniciado la vida en la Tierra también están alejando a nuestra luna de nosotros.

Cada año, la Luna se aleja de la Tierra casi 4 cm debido a las mareas que provoca nuestro planeta.

La Tierra gira más rápidamente que las órbitas de la Luna, por lo que el tirón gravitacional del bulto de la marea arrastra a la Luna más rápido.

A medida que la Luna acelera, tiende a lanzarse un poco hacia afuera y su órbita se agranda. Se parece a cuando te paras en la rotonda de un parque: cuanto más rápido gira, más sientes que te lanza hacia afuera desde el centro.

La Luna es nuestro aliado más cercano en la inmensidad del Universo sin el que la Tierra sería un lugar muy solitario.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC Future por Katherine Latham

Espacio/Clima extremo/Luna/Cambio Climático/

Medio Ambiente/Ciencia

La sutil influencia de la Luna en el clima de la Tierra (y por qué nuestro satélite cada año se aleja un poco). I Parte.

«Luna pálida anuncia agua, roja viento, y blanca buen tiempo». Durante generaciones, la gente ha observado la Luna para anticipar los cambios del clima. La Luna, de hecho, afecta el clima de la Tierra y los patrones climáticos de varias formas sutiles.

Hace 4.500 millones de años, dos viejos planetas chocaron y se fusionaron en uno para convertirse en la Tierra.

Durante el colosal encuentro de estos dos planetas, la proto-Tierra y Theia, una pequeña masa rocosa se desprendió para convertirse en nuestra luna. 

Este, nuestra compañera más cercana en la inmensidad del espacio está intrínsecamente ligada a nuestra propia existencia, con ritmos lunares incrustados en los ciclos de la vida en la Tierra.

Los efectos de las acciones de la Luna sobre la Tierra aún no se comprenden totalmente. El reto es desentrañar qué es mito y cuándo nuestra compañera lunar realmente tiene influencia.

Órbita fluctuante

El efecto más obvio que tiene la Luna en la Tierra se puede ver en las mareas oceánicas. A medida que la Tierra gira cada día, la gravedad de la Luna empuja el agua del lado más cercano de la Tierra hacia ella, creando un bulto.

El mar también se hincha en el lado opuesto debido a la fuerza centrífuga causada por la rotación de la Tierra. La Tierra gira debajo de estos bultos acuosos, lo que resulta en las dos mareas altas y las dos mareas bajas que vemos cada día.

Cada 18,6 años, la órbita de la Luna «oscila» entre un máximo y un mínimo de más o menos 5 grados en relación con el ecuador de la Tierra.

Este ciclo, documentado por primera vez en 1728, se llama ciclo nodal lunar.

Marea alta en India

FUENTE DE LA IMAGEN – HINDUSTAN TIMES

El efecto más obvio que tiene la Luna en la Tierra se puede ver en las mareas oceánicas.

Cuando el plano lunar se aleja del plano ecuatorial, las mareas en la Tierra disminuyen. Cuando la órbita de la Luna está más alineada con el ecuador de la Tierra, las mareas se extienden.

Ahora la NASA dice que el aumento del nivel del mar debido al cambio climático, combinado con la influencia del ciclo nodal lunar, provocará un aumento dramático en la cantidad de inundaciones causadas por la marea alta durante la década de 2030.

Benjamin Hamlington, líder del equipo científico del Grupo de Nivel del Mar y el Hielo de la NASA, está interesado en cómo los niveles del mar responden a las acciones naturales y humanas, además de lo qué significa eso para las poblaciones costeras.

Antes de mudarse a California, Hamlington vivía en la costa de Virginia, donde las inundaciones ya eran un gran problema.

«Las inundaciones de la marea alta afectan ampliamente la vida en las comunidades costeras. Afectan su capacidad para llegar a trabajo, dificultan que las empresas permanezcan abiertas», dice.

«Ahora es sólo un inconveniente, pero será algo difícil de ignorar, difícil de vivir», asevera.

Estas inundaciones, exacerbadas por la Luna dañarán la infraestructura y cambiarán las costas, asegura Hamlington.

«Es posible que veamos cuatro veces la cantidad de inundaciones de una década a la siguiente. El ciclo nodal lunar afecta a todos los lugares de la Tierra y los niveles del mar están subiendo en todas partes. Así que veremos estos rápidos aumentos en las inundaciones de marea alta en todo el mundo», dice el investigador científico.

Una amenaza para la vida silvestre

El ciclo nodal lunar podría plantear muchos desafíos para los humanos, pero para la vida silvestre en los ecosistemas costeros podría ser una amenaza existencial.

Ilia Rochlin, profesora visitante de la Universidad de Rutgers, estudia el vínculo entre el ciclo nodal lunar y las poblaciones de mosquitos de las marismas.

«Cuando el ciclo nodal está en su punto máximo, las mareas altas inundan el hábitat de los mosquitos hacia la tierra», dice Rochlin.

En ese momento, la inundación de las mareas ocurre con más frecuencia y trae consigo killis, un grupo de unos pocos cientos de especies de peces parecidos a los pececillos que se encuentran en aguas saladas, salobres y dulces.

Estos depredadores eliminarán o reducirán las poblaciones de mosquitos que se encuentran en las etapas de desarrollo de huevo, larva o pupa, antes de que los insectos pueden volar fuera del agua donde nacieron.

Rana verde

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La Luna tiene un efecto sutil sobre la Tierra que afecta a todos los ecosistemas.

«Normalmente, hay menos mosquitos en el pico del ciclo», afirma Rochlin. «En el punto más bajo del ciclo nodal, las mareas pueden inundar el hábitat de los mosquitos con muy poca frecuencia, dándoles tiempo suficiente para emerger, aumentando así sus poblaciones».

Y no son solo los mosquitos los que se ven afectados porque su abundancia es un indicador del bienestar de muchas otras especies.

Las ciénagas carecen de grandes mamíferos herbívoros, pero tienen invertebrados como camarones, cangrejos, caracoles, saltamontes y otros insectos. Estos, a su vez, son una importante fuente de alimento para las aves playeras y los peces.

«Cuando el pico del ciclo nodal lunar se cruza con el aumento del nivel del mar, crea la posibilidad real de que las marismas se ahoguen», alerta Rochlin.

Y cuando los invertebrados de una marisma se ahogan, las aves playeras, los peces y otras especies que dependen de ellos también sufren profundamente. Eso incluye a las personas, ya que estas ciénagas son parte integral de la economía mundial y sirven como vivero de una gran cantidad de vida marina que incluye más del 75% de todas las especies pesqueras.

Las marismas también tienen una importancia ambiental significativa ya que almacenan carbono a tasas mucho mayores que muchos ecosistemas terrestres.

Los humedales de agua dulce, por su parte, contienen casi 10 veces más carbono que los sitios de agua salada de las mareas, en parte debido a su gran extensión.

Con el aumento de las inundaciones debido a la oscilación de la Luna y el aumento del nivel del mar, los humedales de agua dulce también pueden enfrentar un cambio profundo.

Kristine Hopfensperger, científica medioambiental de la Universidad de Northern Kentucky, EE.UU., estudia la salinización de los humedales de agua dulce.

«Los humedales costeros de agua dulce experimentan grandes fluctuaciones de marea a lo largo del día y son mucho más biodiversos que sus contrapartes de las marismas», dice.

«Muchas especies son especialistas, así que tan pronto como las plantas o el primer nivel de la red alimentaria comienzan a variar la composición de una comunidad diversa de plantas de agua dulce hacia una comunidad menos diversa de plantas tolerantes a la sal, los animales que dependen de estas plantas pueden comienzan a cambiar, como las aves y los insectos terrestres», explica.

«Las especies acuáticas de agua dulce también se ven muy afectadas por el aumento de la salinidad y son empujadas río arriba para permanecer en el agua dulce», acota.

«La salinización de los humedales costeros de agua dulce seguirá aumentando con el aumento del nivel del mar y cuanto más frecuentes sean las inundaciones, más se verán afectados los humedales por la salinidad».

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC Future por Katherine Latham

Espacio/Clima extremo/Luna/Cambio Climático/

Medio Ambiente/Ciencia