El James Webb captura sus primeras imágenes de Marte.

Las cámaras del James Webb han apuntado a Marte, el planeta rojo. Además de ofrecer nuevas imágenes del mismo, nos sirve para saber la precisión de los instrumentos del telescopio estrella de la actualidad.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea adonde está escrito en “azul”. Muchas gracias.

El Telescopio Espacial James Webb nos ha permitido ver el universo como nunca antes. Desde galaxias hipnóticas, hasta exoplanetas en otras zonas de nuestra propia Vía Láctea. Sin embargo, recientemente nos ha ofrecido una imagen de un cuerpo que conocemos mucho mejor, y tiene una razón. Te presentamos al planeta Marte captado por el James Webb.

Para una nueva demostración de su potencia, el James Webb dirigió la mirada a nuestro propio Sistema Solar. Aquí, ha captado imágenes de nuestro vecino, Marte. Capturadas a través de los instrumentos infrarrojos, revelan detalles como la composición atmosférica y la superficie del planeta.

La información ha sido publicada por la Agencia Espacial Europea (ESA). Ha sido en su web oficial donde compartieron las nuevas imágenes del James Webb, que ha usado el poder de sus cámaras NIRCam y NIRSpec para obtener información sobre el planeta rojo.

Qué ha visto el James Webb en Marte.

Imagen publicada por la ESA

Este 5 de septiembre, el James Webb recurrió a su cámara de infrarrojo cercano y su espectrógrafo de infrarrojo cercano para mapear la superficie del planeta. La primera vista de la superficie viene conformada por dos imágenes en dos frecuencias infrarrojas diferentes.

¿Qué vemos en ellas exactamente? En en el recuadro inferior, se aprecia el hemisferio occidental del planeta con una incidencia solar bastante alta. En dicha imagen, mientras más brillante sea el color, más cálida se encuentra la zona. Para capturar esta visión, el James Webb miró con una frecuencia de 4.3 micrones.

En una segunda imagen, el telescopio revela algunos detalles de la superficie marciana. Específicamente, zonas de su topografía, tales como el área conocida como Syrtis Major, el cráter de Huygens y Hellas Planitia. Para captar esta foto, el James Webb lo hizo a los 2.1 micrones, frecuencia que corresponde al espectro infrarrojo cercano y que, al igual que la anterior, no es visible al ojo humano.

El telescopio revela la composición atmosférica de Marte

Además de información sobre la superficie del planeta, el James Webb también ha recolectado datos sobre la atmósfera marciana. Para ello, ha utilizado su instrumento espectrógrafo de infrarrojo cercano, con el que ha capturado elementos como el dióxido de carbono, agua y monóxido de carbono en la delgada atmósfera del planeta rojo.

«Estas primeras observaciones del Webb sobre Marte demuestran cómo podemos estudiar las diferentes regiones de su superficie, incluida la composición de su atmósfera con el instrumento NIRSpec», comenta Chris Evans, científico en el proyecto Webb en la ESA a Gizmodo.

Sobre la base de lo que se ha hecho con otras misiones, y sin las limitaciones de la atmósfera terrestre para la espectroscopia en tierra, Webb nos dará nuevos conocimientos sobre temas importantes como la historia del agua en Marte. Chris Evans

¿Para qué tomar información de un planeta que ya conocemos?

Marte es uno de los planetas más estudiados de nuestro Sistema Solar. No solo por la posibilidad de que en algún momento de su historia albegarse vida, sino también por lo que significa para el futuro interplanetario de la humanidad. Por lo tanto, el planeta rojo ha sido observado en detalle desde hace décadas.

Entonces, ¿para qué ha captado el James Webb información que ya conocemos? Detalles como su temperatura o composición atmosférica no son extraños para nosotros. De hecho, desde hace un tiempo que ya los sabemos con precisión. Pero como siempre, esto tiene un motivo bastante relevante detrás.

Al captar información que ya conocemos, y llegar a conclusiones que no nos son extrañas, el James Webb y su equipo detrás puede medir su precisión al detectar estos datos. Así, podemos saber cómo se comportaría el telescopio al ser apuntado a otros cuerpos celestes mucho más lejanos, o incluso exoplanetas que no son visibles con otro tipo de telescopios.

Sin embargo, el James Webb también puede obtener información que hasta ahora no habíamos podido observar con detalle en nuestro Sistema Solar. Un ejemplo de esto son las auroras de Júpiter, una visión impactante y que hace poco fue revelada en toda su gloria.

Imagen de portada: Marte. Planeta Rojo

FUENTE RESPONSABLE: Hipertextual. Por Tomás Rivero. 20 de septiembre 2022.

Telescopio Espacial James Webb/Astronomía/NASA/Espacio exterior/Marte

 

 

 

Hallan una joya semipreciosa en Marte: cristal de olivino.

Si deseas profundizar en esta entrada; cliquea donde se encuentra escrito en “azul”.

Un equipo de científicos de la misión Perseverance de la NASA ha recogido las primeras muestras de rocas marcianas alteradas por el agua que se podrían transportar hasta la Tierra, lo que supondría el primer paso para saber si el planeta rojo albergó alguna vez vida, según publican en la revista científica ‘Science’.

Las mismas proceden del suelo del cráter Jezero, que fue elegido como lugar de estudio porque cuenta con un gran delta fluvial que en su día desembocó en un antiguo lago. Además, un tiempo después, aún no especificado, se registraron elementos de vulcanismo.

Entre las rocas, se ha hallado un mineral semiprecioso: cristal de olivino. En el estudio se precisa que “las unidades geológicas del suelo del cráter Jezero son parte de una estratigrafía regional más amplia de rocas ricas en olivino, que se extiende mucho más allá del cráter”.

El cristal de olivino es una piedra semipreciosa. Su tono habitual es el verde claro y es común verla en artículos de joyería. El origen de esta roca es volcánico. De hecho, fue unos de los minerales que se encontraron durante la erupción de La Palma.

Entre las diversas utilidades del cristal de olivino destacan su aplicación a la metalurgia, su uso como fertilizante o su característica de indicador geológico.

Un indicio de vida en Marte

Al contrario de lo que esperaban los investigadores, no se han encontrado rocas sedimentarias sino “rocas ígneas, moderadamente alteradas por fluidos acuosos”. Las mismas “están formadas principalmente por olivino de grano grueso, similar a algunos meteoritos marcianos”, detalla el artículo.

Se trata de un descubrimiento muy importante debido a que puede ser un indicio de la existencia de vida en Marte hace miles de millones de años. Uno de los autores de la investigación, el español Juan Manuel Madariaga, ha señalado a Efe que “en este momento, este tipo de rocas y lo que contienen en su interior son unos buenísimos candidatos para albergar materia orgánica que pueda ser indicador de que hubo vida”.

Sin embargo, habrá que esperar para confirmar estas sospechas. El robot Perseverance selecciona las rocas para ser enviadas a la Tierra en una misión de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA). Pero la llegada de esas muestras se espera para el año 2033, cuando se analizarían en el laboratorio y se obtendría respuesta a este interrogante acerca de la vida en Marte.

Imagen de portada: NASA

FUENTE RESPONSABLE: as. Actualidad. España. Por Rafael Gómez. 25 de agosto 2022.

Sociedad/Marte/Astronomía/Ciencia

 

El robot de la NASA que explora Marte descubre un objeto misterioso.

¿Es una planta rodadora, un trozo de hilo de pescar o un plato de espaguetis?

El Perseverance, un robot de la NASA que explora Marte, descubrió un objeto que ha intrigado a los observadores del espacio e incluso ha llevado a algunos a reflexionar con ironía sobre la calidad de este plato italiano en el planeta rojo.

Más allá de estas suposiciones, la explicación más plausible es que se trate de restos de un componente utilizado para bajar el explorador robótico a la superficie marciana en febrero de 2021.

«Hemos estado discutiendo de dónde proviene, pero se cree que es un trozo de cuerda del paracaídas o del sistema de aterrizaje que baja el robot al suelo», dijo a la AFP un portavoz de un laboratorio de la NASA.

«Hay que tener en cuenta que no está confirmado que sea una cosa u otra», añadió.

Los escombros se detectaron por primera vez el 12 de julio a través de la cámara de prevención de riesgos de la parte delantera izquierda del astromóvil.

Cuatro días más tarde, cuando el Perseverance volvió al mismo lugar, ya no estaban.

Probablemente el viento arrastró el objeto, como ya pasó con un trozo de manta térmica visto el mes pasado, que podría haber salido del sistema de aterrizaje propulsado por cohetes.

La acumulación de basura del Perseverance se considera un pequeño precio a pagar a cambio de los objetivos científicos del robot de buscar señales biológicas de antiguas formas de vida microbiana.

Estos objetos pueden convertirse algún día en valiosos artefactos para los futuros colonos de Marte.

«Dentro de cien años, más o menos, los marcianos recogerán con entusiasmo todo este material y lo expondrán en museos o lo convertirán en ‘joyas históricas'», tuiteó el astrónomo aficionado Stuart Atkinson.

Imagen de portada: NASA

FUENTE RESPONSABLE: AFP. 21 de julio 2022

Sociedad/Ciencia/Espacio/Perseverance/Marte/Curiosidades

El telescopio espacial James Webb es una enorme cámara térmica. Las mejores imágenes desde el Hubble.

Los astrónomos han utilizado durante mucho tiempo la tecnología infrarroja, usada en las imágenes térmicas, para ver el espacio profundo. El enorme telescopio espacial lleva la tecnología a otro nivel.

Si deseas profundizar  en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Los científicos están entusiasmados con el próximo envío de las primeras imágenes a todo color del Telescopio Espacial James Webb, el telescopio espacial infrarrojo más grande y poderoso, previsto para julio.

«[Las imágenes] seguramente fascinarán tanto a los astrónomos y como al público», dijo Klaus Pontoppidan, astrónomo del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial en Estados Unidos.

Se necesitaron más de dos décadas para desarrollar el telescopio espacial James Webb, a un costo de alrededor de 10.000 millones de dólares, y se espera que las primeras imágenes sirvan para justificar todo el trabajo, el tiempo y el presupuesto invertidos.

El telescopio espacial James Webb fue lanzado en diciembre de 2021 como proyecto conjunto entre la NASA, la agencia espacial estadounidense y las agencias espaciales europea y canadiense.

El aparato utiliza tecnología infrarroja para permitir a los científicos ver las profundidades del espacio. De este modo, los astrónomos quieren ver galaxias y estrellas distantes y entender cómo se han formado.

También esperan que el telescopio les permita aprender más sobre exoplanetas, planetas que orbitan estrellas que no son nuestro propio sol, y buscar signos de vida.

¿Qué es la tecnología infrarroja?

Al igual que con la luz visible, el tipo de luz que podemos ver con nuestros ojos, la infrarroja es una forma de radiación electromagnética.

La radiación electromagnética viene en diferentes longitudes de onda que se encuentran en un espectro que incluye a las microondas, los rayos infrarrojos, la luz visible, la luz ultravioleta, los rayos X y los rayos gamma.

El infrarrojo es en sí mismo una gran parte del espectro electromagnético y se divide en infrarrojo cercano, infrarrojo medio e infrarrojo lejano.

Si has visto películas como «Predator», la serie documental «Planet Earth» o la actuación de Thirty Seconds to Mars en los MTV Video Music Awards 2017, estarás familiarizado con la luz infrarroja y algunos de sus usos.

Todos los ejemplos anteriores utilizaron cámaras térmicas, que capturan luz infrarroja.

Las cámaras térmicas también se utilizan en los aeropuertos para medir la temperatura corporal de las personas, que aumenta cuando se tiene fiebre, por ejemplo, por una infección por SARS-CoV-2.

Algunas serpientes, como las víboras, las pitones y las boas, tienen órganos especiales de «fosa» que también pueden detectar la radiación infrarroja, o el calor corporal, de sus presas.

¿Cómo funcionan las cámaras térmicas infrarrojas?

Todo lo que esté por encima del cero absoluto (-273,15 grados Celsius / -459,67 grados Fahrenheit), ya sea vivo o inanimado, emite radiación infrarroja, eso te incluye a ti y a la silla en la que estás sentado.

Incluso si no podemos ver el objeto con nuestros ojos, emitirá radiación de calor. 

Podemos detectar esa radiación con infrarrojos y luego convertir esos datos en una imagen, usando diferentes colores para ilustrar la intensidad de la radiación infrarroja. Y eso crea un contorno con contornos detallados del objeto.

Así ha avanzado la resolución de las imágenes infrarrojas obtenidas por telescopios espaciales.

Eso es similar a cómo los telescopios infrarrojos como el Telescopio Espacial James Webb crean imágenes desde el espacio.

¿Por qué usa infrarrojos el telescopio espacial James Webb?

Los astrónomos necesitan infrarrojos para poder ver las primeras estrellas y galaxias.

Los infrarrojos nos permiten ver a través de nubes de polvo que, de lo contrario, bloquearían nuestra vista.

Las nubes de polvo son el lugar donde nacen las estrellas y los planetas, y poder ver a través de ellas nos ayudará a comprender mejor cómo se forman esas estrellas y planetas.

El telescopio espacial James Webb tiene un espejo enorme para capturar la luz de estrellas y planetas distantes.

El espejo es seis veces más grande que el utilizado en su predecesor, el Telescopio Espacial Hubble. El Telescopio Espacial James Webb debería ser capaz de ver objetos que son de 10 a 100 veces más débiles de lo que podía ver el Hubble, y tomar imágenes mucho más nítidas y detalladas en infrarrojo que cualquier telescopio anterior de su tipo.

Una nueva era infrarroja

El infrarrojo fue descubierto en 1800 por el astrónomo británico nacido en Alemania William Herschel, uno de los principales astrónomos detrás del descubrimiento de Urano.

Herschel usó un prisma y un termómetro para medir cómo los diferentes colores de la luz influían en la temperatura y notó que el mayor aumento de temperatura estaba en una región que se conoció como infrarroja.

El telescopio James Webb fue lanzado en diciembre pasado desde la Guyana Francesa.

Ha habido muchos más descubrimientos y mejoras tecnológicas desde entonces, incluida la primera detección de radiación infrarroja de la Luna en 1856.

En 1878 llegó la invención del bolómetro, un dispositivo de medición infrarrojo, que se utilizó de forma actualizada en el Observatorio Espacial Herschel hasta 2013.

Los detectores de infrarrojos continúan mejorando en sensibilidad y precisión, lo que permite a los científicos detectar la luz infrarroja de planetas como Júpiter y Saturno.

El telescopio espacial James Webb ahora se sumará a esta rica historia al mirar más atrás en el tiempo y con detalles inéditos.

Si tenemos suerte, revelará cómo era el universo unos pocos cientos de millones de años después del Big Bang.

ALGUNAS DE LAS IMÁGENES MÁS BELLAS CAPTURADAS POR EL TELESCOPIO ESPACIAL HUBBLE.

Problema informático resuelto

Entre el 13 de junio y el 15 de julio de 2021 el telescopio espacial Hubble no entregó imágenes debido a la falla de un ordenador que controla sus instrumentos tecnológicos. Por ello, la NASA tuvo que llamar a los expertos para que volvieran de su retiro, y estos lograron reiniciar el ordenador. Durante más de tres décadas, el Hubble ofreció imágenes fascinantes del cosmos, y continúa haciéndolo.

Una galaxia como regalo de cumpleaños

En 2020, la NASA eligió esta imagen para celebrar el 30º cumpleaños del telescopio espacial Hubble. Aquí se muestra la nebulosa gigante NGC 2014 y la galaxia vecina NGC 2020: juntas forman parte de una región de estrellas en la Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea, ubicada a unos 163.000 años luz de la Tierra.

¿Mejor que «La Guerra de las Galaxias»?

En 2015, justo a tiempo para el estreno de una película de la saga de «La Guerra de las Galaxias», el Hubble fotografió un sable láser cósmico a unos 1.300 años luz de la Tierra. Aquí se aprecia el nacimiento de un sistema estelar, mezclado con un poco de polvo interestelar. El telescopio espacial siempre captura fotos fascinantes, como lo muestran las siguientes imágenes.

Ojos en el espacio exterior

Desde 1990, el veterano de los telescopios espaciales da vueltas alrededor de la Tierra, a 600 kilómetros de altura y a unos 28.000 kilómetros por hora. El Hubble mide once metros de largo y pesa unas once toneladas, es decir, es tan grande y pesado como un autobús escolar.

Entre explosiones cósmicas

El Hubble ha contribuido a atestiguar el nacimiento de estrellas y planetas, a determinar la edad del universo y a estudiar la misteriosa materia oscura que impulsa el cosmos. Aquí vemos una gigantesca bola de gas creada por la explosión de una supernova.

Los colores del cosmos

Esta coloración casi psicodélica es creada por diferentes gases. El rojo, por ejemplo, es producido por el azufre, el verde, por el hidrógeno, y el azul es provocado por el oxígeno.

Sin embargo, las primeras fotos del Hubble fueron un desastre. Esto se debió a que el espejo principal, de 2,4 metros, estaba mal colocado. En 1993, el transbordador espacial Endeavour despegó en dirección al Hubble. El telescopio recibió un par de gafas: fueron necesarias un total de cinco misiones para mantener y renovar el Hubble. La última ocurrió en mayo de 2009.

Jardín estelar

El Hubble tomó esta magnífica foto en diciembre de 2009. Los puntos azules son estrellas muy jóvenes, de apenas unos miles de millones de años. Este jardín estelar se encuentra en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite y compañera de nuestra Vía Láctea.

¿Una mariposa?

¿Qué tal una foto instantánea desde el espacio exterior? En realidad, nadie sabe qué fotografió exactamente el Hubble aquí, pero eso no significa que la imagen sea menos impactante. Este es uno de los 30.000 objetos celestes que el Hubble ha capturado para la eternidad.

Sombrero cósmico

Esta foto es, como la mayoría de las imágenes del Hubble, una composición de muchas tomas individuales. La galaxia del Sombrero se encuentra en la constelación de Virgo y está a solo 28 millones de años luz de la Tierra.

Edwin Powell Hubble

El telescopio espacial lleva el nombre del astrónomo estadounidense Edwin Powell Hubble (1889-1953), quien descubrió que la mayoría de las galaxias se alejan de la Vía Láctea. Así, el astrónomo sentó las bases de la teoría del Big Bang según la cosmología moderna.

Los Pilares de la Creación

Estas formaciones con aspecto de columnas se encuentran en la nebulosa del Águila, a unos 7.000 años luz de nosotros. Fueron fotografiadas por el Hubble y se hicieron mundialmente famosas con el nombre de «Pilares de la Creación».

Sucesor a la vista

Se espera que el Hubble siga funcionando todavía durante un tiempo. Sin embargo, debido a su órbita en constante descenso, es posible que el telescopio vuelva a entrar en la atmósfera terrestre en 2024, y se incendie. Pero el sucesor ya está listo: el telescopio James Webb será lanzado al espacio en 2021, y su lugar de trabajo estará a un millón y medio de kilómetros de la Tierra.

Carita feliz

Esta, por cierto, es otra de las creaciones de Hubble: ¡un emoticón espacial! ¿La explicación fácil? Fue hecha, por decirlo de alguna manera, «doblando» la luz. Autor: Judith Hartl

Imagen de portada: NASA Picture Alliance

FUENTE RESPONSABLE: Made for Minds. 4 de julio 2022.

Ciencia y Ecología/Telescopios/James Webb/Cámara térmica/ Imagenes/Marte/Júpiter/Big Bang/Espacio

Espacio: Nozomi, la historia de un fracaso japonés en las investigaciones de Marte.

Cuando hoy el rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity exploran Marte, toca también recordar una misión que no cumplió con el objetivo.

Si deseas profundizar  en esta entrada; cliquea por favor donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

La exploración y colonización de Marte es objetivo de la Tierra desde hace varios años. Hoy, el rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity de la NASA están analizando al planeta rojo, y hay misiones de países como Emiratos Árabes Unidos y China trabajando en su órbita.

Pero también toca recordar una misiones que no cumplió con el objetivo. Nozomi, lanzada el 3 de julio de 1998 por la Agencia Japonesa para la Exploración Aeroespacial.

El proceso para su diseño, como explica el portal Kripkit, comenzó en 1992, basado en el éxito de la sonda Suisei en la exploración del Cometa Halley en 1985. Su lanzamiento, inicialmente, fue programado para 1996, pero se movió dos años por problemas en el desarrollo del cohete M-V.

Nozomi, “Esperanza” en japonés, tenía como meta el estudio de la atmósfera externa de Marte y su interacción con el viento solar. Le correspondió a la Universidad de Tokio su construcción, junto con la agencia nacional.

Una sonda de 258 kilogramos, fue lanzada a bordo del cohete M-V, entrando en una órbita geocéntrica con un perigeo (punto más cercano al centro de la Tierra) de 340 kilómetros y un apogeo (punto más alejado) de 400 mil kilómetros.

El fracaso de la misión japonesa a Marte

Luego de realizar dos sobrevuelos lunares para incrementar el apogeo de su órbita, una válvula de la nave tuvo problemas, perdiendo parte del combustible. Estaba previsto que acelerara para alcanzar la trayectoria, pero sin combustible, no pudo.

En palabras de El País en su edición del 10 de diciembre de 2003, “la nave se encontraba fuera de su trayectoria marcada, y sin apenas combustible, de forma que los investigadores japoneses tuvieron que usar las últimas gotas en el depósito para tratarla de colocarla en el rumbo correcto. Al fracasar, tuvieron que aceptar que la misión había concluido”.

Ilustración de la sonda japonesa Nozomi, con destino a Marte.

El objetivo era alcanzar Marte el 11 de octubre de 1999: luego se cambió el plan, para que permaneciera en una órbita heliocéntrica durante cuatro años.

Para el 21 de abril de 2002, durante una aproximación a la Tierra, las llamaradas solares dañaron los sistemas de comunicación y energía de la sonda.

Llegó a sobrevolar el planeta rojo, ya libre, pero se perdió en la inmensidad. Lo más curioso: la sonda continúa activa.

JAXA está trabajando con una misión denominada MMX (Martian Moon Explorer), para determinar el origen de las lunas marcianas. Su lanzamiento estaba previsto para 2022, y luego se movió para 2024.

Imagen de portada: Ilustración del planeta Marte (MARK GARLICK/SCIENCE PHOTO LIBRA/Getty Images/Science Photo Libra).

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Kiko Perozo. 3 de julio 2022.

Espacio/Marte/Japón/Ciencia/Tecnología

Por qué traer rocas de Marte puede ser un peligro para la Tierra.

EXPLORACIÓN ESPACIAL

El análisis de las muestras recogidas en Marte podrá revelar si existe vida en el Planeta Rojo, pero muchas voces alertan del enorme riesgo que puede suponer traerlas a nuestro planeta.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en azul. Muchas gracias.

La NASA y la ESA están trabajando en un programa que nos permitirá por primera vez buscar signos de vida extraterrestre en muestras tomadas directamente sobre el suelo de Marte. Si todo sigue según el plan actual, en 2031 llegarán a la Tierra unos cilindros estancos con rocas, tierra y aire marcianos dentro. Sin embargo, hay muchas voces críticas, incluidas las de algunos científicos, que creen que traerlas a nuestro planeta supone un riesgo demasiado grande.

El proyecto Mars Sample Return (MSR) de las agencias espaciales europea y estadounidense traerá las muestras recogidas por el ‘rover’ Perseverance en Marte para su análisis aquí en la Tierra. Encontrar signos de vida fuera de nuestro planeta no solo confirmaría que su existencia, aunque sea a nivel microscópico, es habitual en el cosmos sino que también nos ayudaría a entender mejor los mecanismos que hacen posible la vida. Como ya contamos aquí, el MSR tendrá un coste aproximado de 2.500 millones de dólares. El programa contará con dos naves: la Sample Retrieval Lander, que descenderá a la superficie marciana, recogerá las muestras del Perseverance y las lanzará al espacio mediante un sistema de propulsión llamado Mars Ascent Propulsion System (MAPS). Y la Earth Return Orbiter, que recogerá estas muestras en la órbita de Marte y las traerá a la Tierra. Sus promotores estiman que el lanzamiento tendrá lugar en 2026, el aterrizaje en el Jezero Crater de Marte en 2028 y que las muestras caerán en paracaídas sobre el Campo de Pruebas y Entrenamiento militar de Utah en 2031.

Ilustración del posible diseño del MAPS. (NASA)

Sin embargo, nada de esto está construido por ahora. El diseño de la cápsula estanca debe asegurar que protege la integridad de las muestras durante el viaje y que no hay ninguna fuga. Una vez en la Tierra, la cápsula se colocará dentro de otro contenedor de seguridad y se enviará a una instalación de recepción de muestras que se construirá en otro lugar. Esta instalación para analizar las muestras contará con medidas de seguridad similares a la de los laboratorios que estudian patógenos altamente infecciosos.

 El MSR no es el primer proyecto de estas características que tiene que lidiar con medidas de seguridad excepcionales. El año pasado hubo dos misiones, una china y una japonesa que trajeron a la Tierra muestras de materiales espaciales, los primeros de la Luna y los segundos del asteroide 162173 Ryugu. Además, China anunció recientemente la puesta en marcha de su propia misión para traer muestras de Marte, que podría incluso lanzarse antes que la de la NASA.

La sonda Hayabusa2 trajo muestras a la Tierra del asteroide 162173 Ryugu. (Wikipedia)

La agencia americana ha hecho una petición de comentario al público sobre esta misión. La NASA recibió 170 respuestas y algunas de ellas fueron muy críticas. 

«Ninguna nación debería poner en riesgo a todo el planeta», aseguraba uno de los comentarios. «La oposición pública seguramente aumentará drásticamente a medida que el conocimiento de las intenciones [de la NASA] se extienda más allá de la pequeña comunidad espacial», aseguró otro. 

Muchos de los comentaristas coincidían en una misma idea: el estudio de muestras que contienen posibles trazas de vida extraterrestre debe ser recogida y analizada fuera de nuestro planeta. 

Algunos científicos siguen esa misma línea de pensamiento. Scientific American, ha consultado sobre este tema al astrobiólogo John Rummel, un exmiembro del Subcomité de Protección Planetaria del Consejo Asesor de la NASA que trabaja ahora como científico senior en el insituto SETI. 

Rummel piensa que todavía no tenemos conocimiento suficiente sobre Marte como para cuantificar los riesgos de una posible fuga en la MSR. «En primer lugar, no sabemos todo lo que nos gustaría saber sobre Marte. Por eso queremos las muestras», dice Rummel. «Seguimos encontrando organismos terrestres que hacen cosas nuevas que son bastante interesantes desde el punto de vista de la vida potencial en otros lugares. Entonces, ¿por qué pensamos que no tenemos que tener cuidado? La respuesta es que hay que tener cuidado, como han subrayado repetidamente las [Academias] Nacionales […] La gente tiene que tener respeto por lo desconocido. Si se tiene ese respeto, se puede hacer un trabajo creíble y el público está bien protegido por tu cautela».

El primer núcleo de roca dentro del tubo de muestras del Perseverance. (NASA/JPL-Caltech)

Barry DiGregorio, astrobiólogo y director fundador del Comité Internacional contra el Retorno de Muestras a Marte, sostiene que hay que descartar todas y cada una de las muestras que puedan dañar la biosfera de la Tierra antes de traerlas a nuestro planeta. 

Según él, esta labor sería mucho más segura si se realizara en una estación espacial construida específicamente para este fin o en un laboratorio instalado dentro de una base lunar. 

DiGregorio se muestra preocupado también por la misión de estudio de muestras marcianas que China ha anunciado de manera independiente. «A menos que [el retorno de muestras de Marte] se haga como un esfuerzo global para compartir los hallazgos en tiempo real con todas las naciones que navegan en el espacio, en lugar de como un objetivo nacional, ningún país sabrá lo que el otro ha encontrado o qué problemas están teniendo con la contención», dice. Aunque dadas las crecientes tensiones geopolíticas mundiales, «este concepto será probablemente difícil de vender», afirma. Pero según él, ahora es el «momento crítico» para considerarlo.

Las muestras recogidas por el módulo lunar Chang’e 5 han confirmado la presencia de agua en nuestro satélite. (CNSA)

Esta opinión contrasta frontalmente con la de Steven Benner, otro astrobiólogo que es fundador de la Fundación para la Evolución Molecular Aplicada en Alachua, Florida. «No veo la necesidad de largas discusiones sobre cómo deben almacenarse las muestras de Marte una vez que llegan a nuestro planeta», afirma también en declaraciones para Scientific American. 

Cada año aterrizan en nuestro planeta unos 500 kilogramos de rocas que llegan despedidas desde Marte por los impactos de los asteroides, sostiene Benner, que en su escritorio guarda uno de esos trozos de roca marciana que han llegado hasta aquí. 

«En los más de 3.500 millones de años transcurridos desde la aparición de la vida en la Tierra, trillones de otras rocas han realizado viajes similares», afirma Benner. «Si la microbiota de Marte existe y puede causar estragos en la biosfera de la Tierra, ya ha ocurrido, y unos cuantos kilos más que traiga la NASA no supondrán ninguna diferencia».

Imagen de portada: Las muestras obtenidas en Marte podrían traer microorganismos peligrosos para nuestra especie. (NASA).

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Omar Kardoudi. 27 de junio 2022.

Marte/Investigación/Espacio

 

China quiere adelantarse a los EE.UU. en la nueva carrera espacial. Su plan: traer muestras de Marte.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor donde se encuentra escrito en azul. Muchas gracias.

La nueva carrera espacial sigue avanzando y, como ya ocurriera en la primera Estados Unidos puede perder sus primeras etapas. China ha anunciado que espera traer muestras de suelo marciano a la Tierra en 2031, dos años antes de lo que se espera que la misión conjunta euro-estadounidense logre traer las muestras recogidas por el rover Perseverance.

La misión Tianwen-3. China ha concretado algunos detalles de la que será la tercera misión Tianwen, según ha anunciado el portal Space News. La misión Tianwen-3 partirá de la Tierra con dos lanzamientos, al menos uno de ellos a finales de 2028. El objetivo es que traer muestras de vuelta en julio de 2031.

La misión cuenta con cuatro elementos fundamentales que serán cargados de dos en dos (vehículos de descenso y ascenso por un lado, y orbitador y módulo de retorno por el otro) en cohetes Larga marcha 5 y 3B. Esta combinación implica un cambio con respecto al plan inicial de enviar el equipo completo a bordo de un Larga Marcha 9, el vehículo superpesado de la agencia espacial china, CNSA.

El aterrizaje en Marte llegaría hacia otoño del año siguiente. Empezaría ahí la misión de recogida de muestras, que contaría con un año hasta la fecha programada de salida, a finales de octubre de 2030. El viaje de regreso culminaría con la llegada a la Tierra de las muestras en Julio de 2031, unos dos años antes que el resto de misiones semejantes programadas.

Las misiones que la precedieron: Tianwen-1 y 2. Tianwen-3 será la segunda misión Tianwen a Marte, puesto que Tianwen-2 tiene como (primer) objetivo el un objeto cercano a la Tierra. Esta misión está programada para 2025 y se prolongará por unos 10 años. La sonda se dirigirá al asteroide Kamo’oalewa. Kamo’oalewa es un asteroide interesante. Es un cuasi satélite de la Tierra que se sospecha origina de la Luna de donde habría salido despedido tras un impacto. Mide unos 40 metros y tan solo fue descubierto en 2016.

Tras su viaje a Kamo’oalewa, Tianwen-2 depositará muestras en la Tierra y emprenderá camino a la segunda parte de su misión. 311P/PANSTARRS es otro objetivo de gran interés, un “asteroide activo”, esto es, un asteroide que comparte algunas características con los cometas.

Tianwen-1 sí alcanzó la superficie marciana. La primera misión interplanetaria china fue un rotundo éxito. Su combinación de rover y orbitador explora el planeta rojo desde mayo del año pasado y nos ha dejado interesantes imágenes.

EE UU, Europa y la carrera espacial. Todo esto mientras los planes estadounidenses acumulan retrasos. El rover Perseverance lleva ya más de un año explorando la superficie marciana y preparando sus muestras con mayor o menor grado de éxito, pero la misión para recoger estas muestras parece estar más bien en pañales.

El plan original pretendía que las muestras llegaran a través de una misión combinada de la ESA y NASA en 2031. Los estadounidenses serían quienes se encargaran del vehículo encargado de recoger las muestras dejadas por Perseverance y ponerlas en la órbita marciana, donde una sonda europea las recogería para traerlas a la Tierra.

El plan inicial requería el lanzamiento de las sondas para 2026, pero tras una revisión independiente la NASA parece dispuesta a optar por desdoblar su parte de la misión para ganar en seguridad. Esto retrasará uno o dos años el lanzamiento y por tanto deja en manos de la misión china ser la primera en traer muestras marcianas a la Tierra.

Otros avances recientes.

El programa espacial chino sigue dando noticias de manera casi continua. La semana pasada anunciaban nuevas pruebas de la presencia de agua en la Luna obtenidas por la misión Chang´e 5. Si la misión encontrado evidencias in situ, esta vez ha sido en las muestras traídas a la Tierra donde se ha realizado el análisis.

Más cerca nuestro, la potencia asiática también avanza en la construcción de su propia estación espacial. Tiangong nos maravilló recientemente con su interior y todo indica que su construcción avanza según los planes de Beijing. A esto hay que añadir los planes conjuntos junto a Rusia para construir una estación lunar internacional.

También la semana pasada, China anunció un proyecto para capturar energía solar desde una planta situada en órbita. Se trata de un proyecto faraónico con vistas a desarrollarse en menos de 20 años. 

Imagen de portada: Misión Tianwen-1, Steve Jurvetson/The Red Planet

FUENTE RESPONSABLE: Xataka. Por Pablo Martínez- Juarez. Junio 2022

Espacio/NASA/China/Marte/ESA/Perseverance Rover

El Mars rover de la NASA detecta una pieza “inesperada” de una nave espacial en el planeta rojo.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor donde se encuentra escrito en azul. Muchas gracias.

La manta térmica probablemente ha viajado sobre la superficie, detalló la agencia espacial.

El Mars Rover de la NASA detectó una pieza inesperada de nave espacial en la superficie del planeta rojo.

El módulo de aterrizaje Perseverance detectó “algo inesperado”, detalló la agencia; lo que parece ser una pieza de metal que estaba metida entre las rocas marcianas.

El equipo de la NASA que controla el módulo de aterrizaje cree que es un trozo de manta térmica que quizá cayó del Perseverance durante su aterrizaje en la superficie.

Probablemente fue parte de la etapa de descenso, dijo la NASA. Se refiere al “jetpack propulsado por cohetes” que bajó el rover al planeta cuando llegó el año pasado.

La NASA no sabe cómo habría llegado la manta a ese lugar específico de Marte. Y es probable que se sume a las preocupaciones sobre el impacto de la humanidad en el espacio, después de las advertencias de que desechamos piezas viejas de cohetes y naves espaciales en órbita y en otros planetas.

El hallazgo lo anunció la cuenta de Twitter de Perseverance, la cual publica en la voz del módulo de aterrizaje.

El equipo también compartió imágenes de las mantas térmicas en la Tierra, que se parecen muchísimo al objeto visto en Marte.

La NASA y otras agencias espaciales toman grandes precauciones para evitar la contaminación de otros planetas, lo que incluye la limpieza concentrada de los módulos de aterrizaje antes de que abandonen la Tierra. Perseverance y otros rovers en Marte buscan signos de vida extraterrestre, y esa búsqueda podría verse arruinada por cualquier organismo que se trajera de la Tierra.

EE.UU. y otros países también están comprometidos a no perturbar la naturaleza intacta de otros planetas. Sin embargo, eso ha estado en duda, ya que algunos países eludieron los acuerdos internacionales para dejar desechos potencialmente peligrosos en órbita.

Imagen de portada: La pieza de metal parece ser una pieza del módulo de aterrizaje del Perseverance (NASA

FUENTE RESPONSABLE: Independent en Español. Junio 2022

Espacio/Marte/EE.UU./NASA/Redes Sociales/Twitter

 

Qué es la teoría de la panspermia y qué dice sobre la posibilidad de que el universo esté lleno de vida.

La palabra viene del griego antiguo πᾶν (pan) ‘todo’ y σπέρμα (esperma) ‘semilla’.

Uno de los grandes interrogantes que aún no hemos resuelto, y que nadie espera que se resolverá en el corto plazo, es el del origen de la vida en la Tierra (o en cualquier otro lugar).

La ciencia han intentado comprenderlo pero, a pesar de sorprendentes progresos, quedan muchos misterios inexplicables.

¿Qué podría haber disparado aquello que hizo vida a partir de la no vida?

Pues hay una hipótesis, cuyos antecedentes se remontan al Reino Antiguo en Egipto, y también se encuentran en el hinduismo temprano, en la filosofía del filósofo presocrático griego Anaxágoras, y entre los gnósticos judíos y cristianos, que aunque ha sido descartada repetidamente, ha sobrevivido el paso del tiempo.

Se trata de la teoría de la panspermia.

Algunas de esas primeras fuentes planteaban que todo el cosmos está lleno de semillas y que la vida en la Tierra se originó a partir de ellas.

La versión moderna postula -en pocas palabras- que vida existe en todo el Universo y puede transportarse a través del espacio de un lugar a otro.

Ciertamente no está probada.

Y varios expertos señalan que, así se probara, no resolvería necesariamente la cuestión del origen de la vida.

Pese a eso, no deja de ser interesante, y varios descubrimientos le han dado cierta credibilidad.

Un equipo de científicos prominentes del MIT y Harvard, por ejemplo, «están tan suficientemente convencidos de la plausibilidad de la panspermia que han invertido más de una década, y una buena cantidad de fondos de la NASA y otros fondos», señala el blog de Astrobiología de la NASA, «para diseñar y producir un instrumento que pueda enviarse a Marte y potencialmente detectar ADN o el más primitivo ARN», y comprobar si alguna forma de vida fue llevada a Marte.

¿Será posible?

Como cuenta el físico británico Brian Cox, en un video de BBC Ideas y la Open University británica, esto es lo que sabemos:

Esta bacteria se nutre con amoníaco.

La vida es increíblemente adaptable, basta ver la forma en que nuestra propia especie ha logrado prosperar en todo el mundo.

Y los microorganismos, como las arqueas y las bacterias, a lo largo de millones de años de evolución han podido modificarse para adaptarse a una amplia gama de condiciones.

Eso significa que hoy en día existen microbios que pueden sobrevivir con una variedad de dietas -azufre, amoníaco, el metal manganeso- y en presencia o ausencia de oxígeno.

Algunos incluso sobreviven en las condiciones más extremas que ofrece la Tierra.

Pyrococcus furiosus prospera en los respiraderos hidrotermales del fondo marino. Su temperatura de crecimiento óptima es de 100 grados Celsius, un calor que acabaría con la mayoría de seres vivos. Mientras que la antártica Psychrobacter frigidicola prefiere cosas decididamente más frías.

Dibujo animado de la Psychrobacter frigidicola que crece a -18 grados celcius

FUENTE DE LA IMAGEN – BBC IDEAS

También puedes encontrar extremófilos en ácido caliente o sobreviviendo a la desecación en desiertos cubiertos de sal.

Y algunas de esas criaturas pueden incluso hacerle frente a varios extremos a la vez.

Puedes hallar Deinococcus radiodurans tanto en aguas termales como en suelo antártico, sobrevive a la desecación y es uno de los organismos más resistentes a la radiación que conocemos.

Todo eso hace que los extremófilos sean probablemente los organismos más capaces de sobrevivir y, potencialmente, colonizar los entornos hostiles de otros planetas y lunas, siempre que haya agua líquida al menos parte del tiempo.

Pero…

¿Cómo llegarían a esos otros lugares?

Pues la forma más fácil es viajar con nosotros mientras exploramos nuestro Sistema Solar y más allá.

Rocas saliendo disparadas de la Tierra

FUENTE DE LA IMAGEN – BBC IDEAS

Cuando un meteorito choca contra un planeta o luna, el impacto hace que se creen otros meteoritos.

En las naves espaciales de la NASA se han descubierto bacterias Tersicoccus phoenicis… ¿habremos introducido accidentalmente bacterias de la Tierra a la Luna y Marte?

Otra forma posible de que estos microbios se muevan por el Sistema Solar es haciendo autostop en meteoritos.

Cuando estos chocan en un planeta, salen volando rocas y escombros que generan más meteoritos.

Hasta ahora, se han encontrado 313 meteoritos marcianos en la Tierra, y también se encontró una roca terrestre en la Luna, por lo que sabemos que ha habido transferencia interplanetaria de rocas.

Pero…

¿Cómo lograrían sobrevivir en el espacio?

Una vez en el espacio, esos resistentes viajeros pueden lidiar fácilmente con el frío y la falta de oxígeno.

Criaturas viajando en meteoritos

FUENTE DE LA IMAGEN -BBC IDEAS

Es un lugar inhóspito.

Hasta las bacterias normales, en condiciones extremas, pueden entrar en un estado de letargo creando espacios seguros rodeados de paredes gruesas, que se conocen como esporas, paquetes de ADN bacteriano resistentes al calor, al frío, a la sequía, al ácido y a los rayos ultravioleta viajando por el espacio.

Sin embargo, un gran problema es que el espacio está repleto de radiación ionizante que destroza el ADN.

Pero eso no es detiene al Deinococcus. Grupos de ese pequeño individuo han sobrevivido a tres años de exposición al espacio exterior. Otros han sobrevivido hasta seis años en forma de esporas.

Otro obstáculo es el tiempo. El espacio es inmenso, por lo que viajar a cualquier lugar toma mucho tiempo.

Dicho esto, en 2020, unos científicos japoneses revivieron bacterias que habían estado inactivas en el fondo del océano durante 100 millones de años, así que tal vez las distancias extraordinarias no sean un problema para esos diminutos viajeros espaciales.

Dibujo del espacio

FUENTE DE LA IMAGEN – BBC IDEAS

El espacio es inmenso pero si pueden permanecer inactivas, esas criaturas podrían sobrevivir.

El último paso es sobrevivir al aterrizaje forzoso en su nuevo hogar.

Y se ha demostrado que las bacterias pueden hacer precisamente eso… siempre que estén alojadas en fracturas profundas en la roca cósmica.

¿Será que sí?

Entonces, es posible que la vida microbiana ya haya viajado a algún lugar como Marte.

Las condiciones allá eran notablemente similares a las de la Tierra hace 3.800 millones de años.

¿Podrían estos microbios extremófilos haber colonizado los acuíferos subterráneos de Marte?

Bichos viviendo debajo de la corteza de Marte

FUENTE DE LA IMAGEN – BBC IDEAS

¿Habrá diminutas formas de vida prosperando dentro de Marte?

Si ya están allá, ¿se habrán adaptado a su nuevo entorno?

¿O tal vez la vida en la Tierra se originó en Marte y luego viajó a nuestro planeta?

Puede que no sean pequeños extraterrestres verdes o vida inteligente como la entendemos, pero la posibilidad misma de que la vida se haya transferido a través del Sistema Solar y más allá es profundamente intrigante.

Y con el telescopio James T. Webb comenzando su búsqueda de signos reveladores de vida distante en otros planetas, ¿podríamos quizás descubrir que la vida es mucho más inevitable de lo que alguna vez pensamos?

* Gran parte de este artículo es una adaptación del video de BBC Ideas «Are we thinking about alien life all wrong?», realizado con el consultor académico Dr. Mark Fox-Powell, investigador en The Open University, y presentado por el físico Brian Cox.

Imagen de portada: BBC Ideas

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Diciembre 2021

Espacio/Marte/Ciencia

El «Arca de Elon»: enviar animales a Marte y salvarlos de la extinción es la última idea de Musk.

Con la creación de un «arca de Noé futurista», el multimillonario quiere ayudar a la colonización del Planeta Rojo a medida que los recursos de la Tierra disminuyen y el cambio climático empeora y amenaza a la existencia humana.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

El fabricante de vehículos eléctricos Tesla y también emprendedor espacial Elon Musk está cosechando críticas del mundo científico después de haber dijo que hay que preparar un «Arca de Noé» repleto de animales para crear una especie de ‘Jardín del Edén’ en el Planeta Marte.

El multimillonario Musk, que habla de manera ambiciosa sobre su interés de colonizar Marte y planea vuelos orbitales para el próximo año, cree necesaria la creación de un arca futurista para salvar a las especies una vez que los humanos hayan colonizado el planeta rojo.

«La próxima gran cosa es construir una ciudad autosuficiente en Marte y traer allí a los animales y criaturas de la Tierra», dijo en una entrevista con la revista Time, que lo nombró como la personalidad del año, destacando el despegue vivido en 2021 por este magnate de la tecnología.

SpaceX está trabajando actualmente en una nave espacial de próxima generación llamada «Starship» que se espera que reduzca drásticamente el costo de los lanzamientos espaciales y simplifique los viajes espaciales.

Elon Musk, fundador de Tesla y SpaceX, fue elegido por la revista ‘Time’ como la personalidad del 2021 por su influencia «en la Tierra y potencialmente también en la vida fuera del planeta». Lo presentan como «el hombre que aspira a salvar el planeta y darnos otro lugar donde podamos vivir».

«Una especie de arca de Noé futurista. Sin embargo, traeremos más de dos, es un poco extraño si solo hay dos», explicó el multimillonario, que en innumerables ocasiones dijo que quiere ayudar a la colonización de Marte a medida que los recursos de la Tierra disminuyen y el cambio climático empeora y amenaza a la existencia humana.

«El objetivo general ha sido hacer que la vida sea multi-planetaria y permitir que la humanidad se convierta en una civilización espacial», dijo Musk en la entrevista de Time, donde explicó que llevó algunos animales y plantas al Planeta Rojo.

Marte «sería un lugar terrible para los animales»

Musk dijo a Time que espera que algún día sus cohetes lleven a 100 personas a la vez a Marte, donde las naves podrían recargar combustible fabricado allí y transportarse de regreso a la Tierra.

La idea del «Arca de Noé futurista» de Musk es ridiculizada por científicos que dicen que la afirmación es poco más que «un brillante fragmento de sonido» y que la realidad está a siglos de distancia y sería increíblemente difícil de lograr.

Roger Wiens, científico que lidera el instrumento láser SuperCam en el rover Perseverance en Marte, opinó que la idea podría terminar con una gran cantidad de especies muertas por las condiciones atmosféricas marcianas.

«Marte, con su atmósfera de CO2, podría ser un buen lugar para cultivar plantas si se mantienen calientes y regadas, pero sería un lugar terrible para dejar animales, que necesitan oxígeno para respirar», dijo Wiens.

«Los humanos pueden ser lo suficientemente inteligentes como para usar sistemas de respiración de oxígeno, pero ¿sería un animal lo suficientemente inteligente como para ajustar ese sistema si se cayera de su cara? No lo creo. 

Terminaríamos con muchos animales muertos. Probemos primero con los jardines botánicos».

Jonathan McDowell, astrofísico del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, se mostró igualmente escéptico: «Los seres humanos solo pueden existir como parte de una biosfera, una ecología compleja con muchas especies», explicó.

«Si algún día vamos a construir una civilización humana en Marte que sea autosuficiente, entonces sí, tendremos que hacer lo del Arca de Noé en algún nivel. ¿Musk está cerca de hacer esto? En absoluto», dijo el científico.

El

«La próxima gran cosa es construir una ciudad autosuficiente en Marte y traer allí a los animales y criaturas de la Tierra», dijo en una entrevista con la revista Time, que lo nombró como la personalidad del año.

Elon Musk Visits Germany

En abril, SpaceX, la empresa espacial de Elon Musk, consiguió el contrato exclusivo de la NASA para llevar a los astronautas estadounidenses a la Luna por primera vez desde 1972. 

McDowell dijo que no descartaba que los primeros colonos marcianos «hacia fines de este siglo» llevaran a sus mascotas, pero enfatizó que la idea de criar ganado o animales salvajes en cantidades significativas aún quedaba muy lejos en el futuro. «Acabamos de empezar a caminar en puntitas de pie hacia el espacio» y la población de Marte con plantas, animales y virus «tomará siglos», dijo.

El director asociado del grupo planetario en el Laboratorio de Ciencias Espaciales en Berkeley, (EEUU) Robert Lillis, dijo que Musk tiene un punto importante sobre el futuro a largo plazo de la vida en otros planetas. «No se equivoca en un sentido más amplio», opinó.

Y explicó: «Para una colonia autosuficiente, necesitamos establecer un ecosistema de ciertas plantas y animales mantenidos en equilibrio con la ayuda de sistemas de soporte vital y tecnología hortícola y veterinaria».

Pero el profesor Dave Brain, profesor asistente de astrofísica y ciencia planetaria en la Universidad de Colorado en Boulder, que se especializa en el uso de datos para modelar partículas atmosféricas, dijo que la idea de Musk plantea interrogantes.

«No sabemos cómo hacer esto todavía, y no está claro si esto es factible para Marte. Pero sin que la gente impulse la idea, llevará mucho tiempo encontrar una respuesta», dijo. Y elogió al magnate: «Es importante tener grandes pensadores en la sociedad, y Elon Musk siempre piensa en grande».

El

«El objetivo general ha sido hacer que la vida sea multi-planetaria y permitir que la humanidad se convierta en una civilización espacial», dijo Musk en la entrevista de Time.

«No creo que la idea de traer animales sea una idea horrible. El ganado se traía en barcos de vela que cruzaban el océano hace mucho tiempo», opinó Christopher S. Edwards, profesor de Astronomía y Ciencia planetaria de la Universidad del Norte de Arizona.

«Más de dos de cada uno, seguro, tanto por la diversidad genética, como también porque probablemente te decepcionarás bastante si tuvieras huevos durante mucho tiempo, y luego un pollo muriera y nunca los volverías a tener», planteó el científico.

Edwards, sin embargo, dijo que le preocupaba «el aspecto de la autosuficiencia» de la colonia marciana. «Es probable que la capacidad de hacer un puesto de avanzada completamente autosuficiente sea muy difícil. La identificación de los recursos disponibles es claramente un primer paso importante».

Elon Musk, de 50 años y nacido en Sudáfrica, superó este año a su rival en la carrera espacial Jeff Bezos, fundador de Amazon, para convertirse en la persona más rica del mundo. En octubre, la valoración de su compañía de autos eléctricos superó el billón de dólares, y durante el año su empresa SpaceX se alió con la NASA para lanzar varias misiones.

SpaceX está trabajando actualmente en una nave espacial de próxima generación llamada «Starship» que se espera que reduzca drásticamente el costo de los lanzamientos espaciales y simplifique los viajes espaciales.

El 9 de diciembre, la Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense (FCC) otorgó a SpaceX una licencia para realizar un lanzamiento orbital experimental, que está programado para realizarse entre diciembre de 2021 y marzo de 2022. SpaceX dijo anteriormente que planea llevar a los primeros turistas espaciales a la Luna en 2022 y en Marte antes de 2030.

Musk dijo a Time que espera que algún día sus cohetes lleven a 100 personas a la vez a Marte, donde las naves podrían recargar combustible fabricado allí y transportarse de regreso a la Tierra. Y sus esperanzas son a corto plazo: «Me sorprendería que no aterrizáramos en Marte dentro de cinco años».

Imagen de portada: El «Arca de Elon»: llevar animales a Marte y salvarlos de la extinción es la última idea de Musk | SPACEX Y SPACE.COM

FUENTE RESPONSABLE: Editorial Perfil. Por Dario Silva D´andrea. Editor de Breaking news en Perfil,Diciembre 2021

Ciencia/Carrera Espacial