¿Cómo saber si estoy enfermo de los riñones?

Los riñones juegan un papel muy importante, pero también se pueden enfermar hasta llegar a la insuficiencia renal aguda.

 

La insuficiencia renal aguda puede producirse cuando se tiene una enfermedad que reduce el flujo normal de circulación de sangre hacia los riñones. Los riñones son los filtros del organismo. Se encargan de eliminar desechos y el exceso de líquido del cuerpo. También eliminan el ácido que producen las células del cuerpo y mantienen un equilibrio saludable de agua, sales y minerales en la sangre.

Gracias a este equilibrio, los nervios, músculos y más tejidos en el cuerpo funcionan de forma adecuada. Entre otras funciones, los riñones ayudan a producir hormonas para crear glóbulos rojos, controlar la presión arterial o mantener el buen estado de los huesos.

Los riñones juegan un papel muy importante, pero también se pueden enfermar hasta llegar a la insuficiencia renal aguda, situación que se da cuando estos órganos pierden la capacidad de filtrar los desechos de la sangre.

La insuficiencia renal aguda puede producirse cuando se tiene una enfermedad que reduce el flujo normal de circulación de sangre hacia los riñones, experimenta una lesión directa en los riñones o los uréteres de los riñones se obstruyen y los deshechos no pueden eliminarse del cuerpo a través de la orina.

Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de insuficiencia renal aguda se incluyen estar hospitalizado, sobre todo si requiere de cuidados intensivos; edad avanzada, enfermedad arterial periférica, diabetes, presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, enfermedades renales, enfermedades hepáticas, algunos tipos de cáncer y sus tratamientos

Cuando los riñones pierden la capacidad de filtración, pueden acumularse niveles nocivos de deshechos, y puede desequilibrarse la composición química de la sangre. Esta insuficiencia -que afecta en especial a las personas que ya están hospitalizadas- puede ser letal y requiere de tratamiento intensivo. Pese a todo, esta afección puede ser reversible.

Entre los signos y síntomas se incluyen la disminución del volumen de orina excretado, retención de líquido, que causa hinchazón en las piernas, los tobillos o los pies; fatiga, náuseas, debilidad, ritmo cardiaco irregular, entre otros. No obstante, la insuficiencia renal aguda podría no presentar síntomas y solo se detecta a través de pruebas de laboratorio.

Si los riñones tienen problemas para su correcto funcionamiento, entonces se necesitarán tratamientos, como la diálisis, para reemplazar las funciones que hacen normalmente. Otra opción más drástica sería un trasplante renal.

Hable con su médico si presenta algunos de estos síntomas o si se encuentra entre los factores de riesgo. (I)

Imagen de portada: Gentileza de Pixels

Fuentes: NIH | Nefrología Al Día | Mayo Clinic

 

El desconocido caso de Enriqueta Favez, la primera mujer que, vestida de hombre, ejerció la medicina en América.

Cuando lo amenazaron con examinar su cuerpo y pasearlo desnudo por las calles de Santiago de Cuba, el respetable doctor Enrique Favez no tuvo otro remedio que confesar su secreto mayor.

Había llegado a la isla cuatro años antes, en 1819, procedente de la colonia francesa de Guadalupe.

De su pasado se sabía poco: que había nacido en Suiza, en 1791, que estudió medicina en Francia, que fue médico de guerra y soldado en el frente de campaña de Napoleón, hasta que fue capturado y hecho prisionero por las tropas vencedoras del duque de Wellington.

Liberado poco tiempo después, pero derrotado, sin rumbos, y con su título y su pasado guerrero a cuestas, decidió cruzar el océano en busca de mejor fortuna.

Y en el oriente de Cuba la había encontrado: para 1823 ya era un renombrado cirujano, se había casado por la iglesia con una lugareña, una tal Juana de León, y llevaba una vida holgada y respetable, aunque salpicada por rencillas y altercados resultados de los usos y abusos del alcohol.

Pero esa no era la causa por la que el doctor Favez había sido llevado a los tribunales de Santiago de Cuba y por la que esa tarde del 6 de febrero de 1824, un grupo de médicos lo amenazaba con practicarle el examen físico ordenado por el juez.

El verdadero motivo era una denuncia en su contra presentada por su propia esposa, que aseguraba que el respetado médico, el venerado cirujano de Baracoa, el fiel marido de Juana de León no era, en realidad, lo que decía ser.

Baracoa

FUENTE DE LA IMAGEN – AFP

Enrique se estableció en Baracoa, una villa en el oriente de Cuba donde vivían muchos franceses que habían huido de la Revolución de Haití.

Cuando los médicos y los agentes de policía se preparaban para comenzar el examen, Enrique Favez trató de impedirlo y contó su dolorosa verdad a viva voz.

Pero fue inútil: los médicos y guardias lo desnudaron y revisaron su cuerpo, parte por parte, con cuidadosa minuciosidad.

En el informe del proceso judicial, que aún se conserva en el Archivo Nacional de Cuba, todavía pueden leerse los resultados de aquella inspección.

La persona examinada “se hallaba dotada de todas las partes pudendas propias del sexo femenino”, por lo que era “real y perfectamente mujer”.

El doctor Enrique era, en realidad, Enriqueta Favez.

La primera doctora de América

No se sabe en qué momento exacto la mujer dejó de identificarse a sí misma como tal.

El historiador cubano Julio César González Pagés, autor de Por andar vestida de hombre, la más completa investigación sobre la apasionante vida del personaje, lo ubica en algún punto a inicios del siglo XIX.

“Hay documentación histórica que muestra que Enriqueta estuvo casada con un soldado del ejército de Napoleón, que murió. Tuvieron un hijo, que también muere a los pocos días de nacer. A partir de entonces, es que comienza a vestirse de hombre y asumir una identidad masculina”, cuenta a BBC Mundo.

casa de enriqueta

Enriqueta nació en esta casa en Lausana, Suiza el 1 de abril en 1791. Era hija de Louis Elie Favez y Jeanne Elisabeth Cavent. (Foto: Cortesía de Julio César González Pagés).

Con pantalones y trajes militares, Enriqueta siguió a su marido en la guerra y luego, cuando éste murió en la batalla, ella tomó su posición en la línea de combate.

Estudió medicina en la Universidad de París, una profesión destinada exclusivamente a los hombres, y sirvió como doctor durante la campaña rusa de la guerra napoleónica, según la investigación realizada por el cubano Antonio Benítez Rojo para su novela biográfica Mujer en traje de batalla.

“Cuando viaja a América ocurre un proceso muy interesante, porque se convierte en la primera mujer en ejercer la medicina no solo en Cuba, sino también en América Latina”, asegura González Pagés.

De hecho, Elizabeth Blackwell, la británica reconocida internacionalmente como la primera mujer en practicar la medicina en el continente americano, nació en 1821, cuando ya Favez consultaba y operaba a sus pacientes en el oriente de Cuba.

“Otro elemento destacable de esta mujer en su profesión es que era cirujana. Cuando hace el examen para revalidar su título ante el Protomedicato de La Habana se convierte, además, en uno de los tres únicos médicos cirujanos en el área del Caribe en esa época”, añade el historiador.

Amante y esposa

Pero las marcas que dejó para la historia Enriqueta Favez no quedaron solo en ser la primera médica de América.

Su relación con Juana de León y la boda de ambas ante los altares y con los ritos de la Iglesia católica, supusieron también un antecedente inusitado para la época, para la región y para la historia.

Un gráfico de la época

Un gráfico de la época muestra el lado femenino y masculino de Enriqueta.

“Hasta donde se conoce no había antecedentes públicos de lesbianismo en América Latina y son también las primeras mujeres que se casan bajo los oficios de la iglesia en toda Hispanoamérica”, señala González Pagés.

En Cuba, no obstante, las diferentes investigaciones que se hicieron sobre el personaje intentaban justificar que no se trataba de una lesbiana, según el investigador.

“Cuando se lee el expediente del juicio al que la sometieron y las cartas entre ella y su esposa que fueron vendidas después, no queda duda que entre las dos había una auténtica relación lesbiana de mutuo consentimiento”, asegura.

Sin embargo, fue la propia Juana quien entregó a su esposo a las autoridades.

¿Por qué?

González Pagés considera que se trató de una razón social.

“Al parecer, una empleada de la casa llegó un día y vio a Enrique borracho sobre la cama, con la camisa desabotonada y le vio los senos. A partir de ahí, se comenzó a difundir el rumor y parece que Juana, ante el temor de lo que le pudiera pasar y de las presiones de su propia familia, decidió denunciar”, explica.

En la denuncia, conservada en el Archivo Nacional de Cuba, Juana de León argumentó que se casó con Enriqueta por las “circunstancias de orfandad y desamparo en que se veía”, aunque le fue imposible “sospechar que los designios de ese monstruo fuesen dirigidos a profanar los sacramentos”.

Acusó a Enriqueta de haber consumado “artificialmente” el matrimonio en forma “que la decencia no permite referir” y que se había aprovechado de ella “del modo más cruel y detestable, abusando de su buena fe, candor e inexperiencia”.

González Pagés, cree que las razones de Juana estuvieron más bien basadas en el temor.

santiago

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El proceso contra Enriqueta tuvo lugar en la ciudad de Santiago de Cuba.

“Si en el siglo XXI, asumir la sexualidad es algo que todavía cuesta en muchos lugares de América Latina, imagina en el siglo XIX. Es una decisión contradictoria la de Juana de León, pero comprensible”, asegura.

Tras el largo proceso judicial, “el más escandaloso de Cuba en el siglo XIX”, según Pagés, Enriqueta Favez fue expulsada de forma definitiva de todos los territorios de España en América.

De Enriqueta a sor Magdalena

Cuando el buque con destino a Nueva Orleans zarpó de La Habana a mediados de 1824, Enriqueta Favez dejó atrás las costas de Cuba, un oscuro pasado, un escándalo sexual y una trágica historia de amor.

Nadie fue a despedirla al puerto.

documento

En el Archivo Nacional de Cuba se conservan los documentos del juicio y la deportación de Enriqueta Favez. (Foto: Cortesía de Julio César González Pagés).

Su rastro se perdió en la historia hasta muchos años después, cuando una carta, remitida por una tal sor Magdalena, cruzó en barco la ruta de Nueva Orleans a La Habana y luego, siguió el trote de los caballos del Correo Real hacia Baracoa.

Pero Juana de León, la destinataria del documento, había muerto tiempo antes.

Sor Magdalena, la monja médico que se había presentado primero como partera en Veracruz y que luego atendió a los enfermos en la congregación de las hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, nunca supo si su envío había llegado o no a su destino.

Tal vez, pensó en su pasado y entendió que había razones para que esa carta, una carta desesperada de amor, en la que suplicaba ver de nuevo a su esposa, nunca fuera respondida.

casa

Enriqueta fue deportada a Nueva Orleans en 1824. (Foto: Hulton Archive)

“Una de las opciones que le dan que se libere de este pecado es entregando su vida a la Iglesia y a partir de entonces se dedica a cuidar a los enfermos. Pero siguió, lógicamente siendo lesbiana, y está documentado que intentó volver a Cuba para volverse a encontrar con su esposa”, afirma Pagés.

Pero Enriqueta Favez nunca volvió a pisar la isla.

Murió en 1856, vistiendo los hábitos de las hijas de la Caridad y fue enterrada con ritos católicos en el cementerio antiguo de Nueva Orleans.

Cuando en 2005 el huracán Katrina cruzó Guadalupe, devastó el oriente de Cuba y siguió su paso imparable hacia Nueva Orleans, en una ruta similar a la seguida por Favez en su paso por América, destruyó su tumba y con ella, uno de los últimos recuerdos de una de las mujeres más sorprendentes que marcaron la vida del continente en el siglo XIX.

Página de portada: Gentileza de BBC Mundo-Una reconstrucción realizada por la policía de Cuba muestra cómo pudo ser el rostro de Enriqueta Favez. (Foto: Cortesía de Julio César González Pagés)

FUENTE RESPONSABLE: BBC Mundo

Cuba/Sociedad y Cultura/Medicina/Mujer

Medicina. Avances cientificos. Parte I

Hallado el denominador común para todos los cánceres

Científicos del Sinai Health han encontrado que todos los cánceres se dividen en solo dos categorías. Los hallazgos podrían proporcionar una nueva estrategia para tratar las formas más agresivas de la enfermedad.

En una nueva investigación publicada este mes en la revista especializada Cancer Cell, científicos del Instituto de Investigación Lunenfeld-Tanenbaum -LTRI-, parte de Sinai Health, han conseguido dividir todos los tipos de cáncer en dos grupos según la presencia o ausencia de una proteína asociada a estos a la que han bautizado como Yes-Associated Protein, o sencillamente YAP.

Rod Bremmer, científico principal deL TRI, explica que lo que han descubierto es que todos los cánceres tienen como denominador común la llamada proteína YAP, ya se encuentre o no desactivada en el tumor, y que este estado de activación o latencia, es lo que condiciona que los distintos cánceres presentan diferentes sensibilidades o resistencias a los diferentes medicamentos o tratamientos. “YAP juega un papel importante en la formación de tumores malignos porque es un importante regulador de la vía de señalización del hipotálamo”, declara el científico.

Un interruptor tumoral

YAP no sólo se encuentra activado o desactivado, sino que presenta efectos opuestos a favor o en contra del cáncer en ambos contextos“, apunta Bremner. “Por lo tanto, los cánceres YAP-on -en los que la proteína se encuentra activada- necesitan a YAP para crecer y sobrevivir. Por el contrario, los cánceres YAP-off dejan de crecer cuando activamos YAP”.

De hecho, muchos cánceres YAP-off son muy letales. En su nueva investigación, la cual se publica bajo el título Binary pan-cancer classes with distinct vulnerabilities defined by pro-or anti-cancer YAP/TEAD activity. Bremner y sus colegas del Roswell Park Comprehensive Cancer Center de Buffalo, en Nueva York, muestran que algunos cánceres como el de próstata o pulmón pueden saltar de un estado YAP-on a un estado YAP-off para resistir los tratamientos.

La proteína YAP condiciona que los distintos cánceres presentan diferentes sensibilidades o resistencias a los diferentes medicamentos o tratamientos.

Así, cuando las células cancerosas se cultivan en una placa de un laboratorio, flotan o se adhieren. El equipo de investigadores descubrió que YAP es el regulador maestro de la flotabilidad de una célula, donde todas las células flotantes son YAP-off y todas las células pegajosas son YAP-on. “Es bien sabido que los cambios en el comportamiento adhesivo de un tumor están asociados con la resistencia a los medicamentos, por lo que nuestros hallazgos sitúan a YAP en el centro de este comportamiento”, detalla el científico.

“Las terapias que abordan estos cánceres podrían tener un efecto profundo en la supervivencia del paciente” añade Joel Pearson, becario postdoctoral en el Laboratorio de Bremner y coautor del artículo. “Esta regla binaria y simple que descubrimos podría exponer diversas estrategias para tratar muchos tipos de cáncer que caen en las superclases YAP-off o YAP-on”, continúa. “Además, dado que los cánceres saltan entre estos 2 estados para evadir la terapia, tener formas de tratar los estados YAP-off y YAP-on podría convertirse en un enfoque general para evitar que el cáncer cambié para resistir los tratamientos farmacológicos”, sentencia con la esperanza de que al deducir las vulnerabilidades comunes para estos tipos de cáncer, sea posible desarrollar nuevos enfoques terapéuticos.

Radón, el gas doméstico invisible que provoca cáncer

La exposición a este gas incoloro es un factor clave en la aparición de cáncer de pulmón. Buena parte de las viviendas del oeste peninsular están expuestas a este gas, del que la OMS ha establecido que es el segundo factor de riesgo de cáncer de pulmón en fumadores y el más importante entre los nunca fumadores.

El gas radón es un gas radioactivo que procede de la descomposición del Radio 226 – Foto: iStock

Por Alberto Ruano / *The Conversation -14 de abril de 2021

A Carmen le diagnosticaron un cáncer pulmonar hace dos años, cuando acababa de cumplir 63. Recibió sorprendida el diagnóstico, pues ni ella ni su marido Pepe habían fumado nunca.

Indagando acerca de las posibles causas encontró que en la zona donde vivía, en la sierra de Guadarrama, había elevadas concentraciones de un gas denominado radón, incoloro, inodoro e insípido. Encargó una medición a un Laboratorio Acreditado por la Entidad Nacional de Acreditación(ENAC) y descubrió sorprendida que en su vivienda había una concentración de 1.200 becquerelios por metro cúbico (Bq/m3). Aquello supera en cuatro veces la concentración máxima establecida por una Directiva Europea publicafda en el año 2014.

Carmen se quedó más impactada si cabe cuando se enteró de que el Gobierno de España no ha traspuesto esa directiva 3 años después de que haya vencido el plazo obligatorio para ello. Rápidamente, contactó con una empresa especializada que logró disminuir la concentración de radón de forma significativa, a 150 Bq/m3.

Un gas carcinógeno peligroso

El gas radón, un gran desconocido para la población, es un gas radioactivo que procede de la descomposición del Radio 226 que está presente en todas las rocas de la corteza terrestre. Este gas penetra en las viviendas por grietas, fisuras o juntas mal selladas y puede alcanzar concentraciones peligrosas en viviendas y lugares de trabajo situados en zonas de riesgo.

En España, esas zonas son fundamentalmente graníticas, ya que el granito contiene mucho Uranio y Radio –del que procede el radón–. Las zonas de España con mayor riesgo las ha caracterizado adecuadamente el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en un Mapa con 12.000 mediciones en viviendas, en el que participó el Laboratorio de Radón de Galicia de la Universidad de Santiago de Compostela. Según el CSN, que es la autoridad nacional en protección radiológica, el 70% de Galicia, el 47% de Extremadura y el 36% de Madrid, tienen alta probabilidad de presentar concentraciones elevadas de gas radón.

Mapa del potencial de radón en España.

Mapa del potencial de radón en España.

Foto: Consejo de Seguridad Nuclear

El gas radón fue declarado carcinógeno humano en 1988 por la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer y la OMS ha establecido que es el segundo factor de riesgo de cáncer de pulmón en fumadores y el más importante entre los nunca fumadores.

¿Cuándo es peligroso?

En 2009 se publicó un informe de la Organización Mundial de Salud (OMS) que concluía que idealmente no se deben superar los 100 Bq/m3 y en ningún caso los 300 Bq/m3. Esta recomendación se basa en evidencia científica sólida publicada en el estudio más citado sobre eadón y cáncer de pulmon que incluyó más de 21.000 participantes, observando un riesgo lineal entre la exposición a radón y riesgo de cáncer de pulmón.

Llegados a este punto, es importante también subrayar que existe una importante interacción entre el radón y el consumo de tabaco. Concretamente, los fumadores expuestos a concentraciones elevadas de gas radón multiplican las posibilidades de desarrollar este cáncer.

Buscando al enemigo invisible

En 2014, la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer indicaba en el Código Europeo Contra el Cáncer que la medición de gas radón en las viviendas debería promoverse para reducir la probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón en un futuro. La medición es sencilla y barata, y debe hacerla un Laboratorio Acreditado.

Por otro lado, existen fuertes evidencias científicas obtenidas en diferentes estudios realizados por grupos de investigación con la colaboración de numerosos hospitales sobre el riesgo de cáncer de pulmón en los sujetos expuestos a gas radón en España, tanto en fumadores como en nunca fumadores. El último de ellos, publicado en 2020, incluía más de 3.700 participantes de varias Comunidades Autónomas.

Del mismo modo que el radón puede concentrarse en las viviendas, también se acumula en puestos de trabajo ubicados en zonas de riesgo y se ha llegado a registrar hasta 7.000 Bq/m3 en lugares de trabajo. Un estudio realizado en colaboración con ISTAS, el mayor publicado en España en este ámbito, calculó que el 27% de los puestos de trabajo superan los 300 Bq/m3, la cifra límite marcada por la OMS.

Porcentaje de medidas de más de 200Bq/m3 por municipio en Galicia

Porcentaje de medidas de más de 200Bq/m3 por municipio en Galicia

Foto: Radon.gal