El buey de Vu Quang, el misterioso animal que estuvo “escondido” durante siglos, sobreviviendo a la Guerra de Vietnam.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde se encuentre escrito en azul. Muchas gracias.

La Guerra de Vietnam dejó amplias zonas del país devastadas, con sus habitantes traumatizados o muertos. Fue un conflicto que duró, al menos en dos instancias, desde los años 50 hasta los 70. Y un animal sobrevivió a él, un mamífero que se consideraba extinto y que, a principios de los 90, se anunció su aparición: el buey de Vu Quang.

Durante siglos permaneció aislado del mundo, o al menos de los devastadores. Pero en 1992, en el parque nacional Vu Quang, un grupo de zoólogos lo encontró.

En la actualidad está en grave peligro de extinción, por lo que las imágenes que se observan pueden ser las últimas.

El saola o buey de Vu Quang

Llamado saola (quiere decir huso de tejer, en el idioma local, por la forma de sus cuernos), con nombre científico de Pseudoryx nghetinhensis, el buey de Vu Quang es un mamífero artiodáctilo de la familia Bovidae. Es oriundo de las montañas Annamitas, en la frontera de Vietnam y Laos.

Primero hallaron cráneos en los hogares de los aldeanos, en mayo de 1992. Luego, en junio de 1994, encontraron el primer ejemplar vivo, una hembra que fue criada en cautividad.

Las características del saola, o buey de Vu Quang

El saola posee cuernos largos y esbeltos en su edad adulta, además de glándulas odoríferas debajo de los ojos, dientes largos y pelaje castaño oscuro -rojizo.

Sus pezuñas son pequeñas y sus dedos, cortos. La altura puede ser entre 80 y 90 centímetros, y su peso, de 90 kilogramos. Se alimenta de arbustos, comiendo en grupos de cinco individuos, para protegerse de los depredadores.

Dibujo del saola o buey de Vu Quang A Vu Quang Ox grazing on foliage. (Photo by: Brown Bear/Windmill Books/Universal Images Group via Getty Images) (Windmill Books/Universal Images Group via Getty)

Pero no solo hallaron a la buey de Vu Quang: también una nueva especie de carpa de río, la cuarta del género Opsarichthys, y un muntjac gigante, un mamífero relacionado con el ciervo ladrador común.

El saola o buey de Vu Quang (en el centro, junto con otros animales descubiertos).

Relataba el diario español El País en aquel entonces: “Estos descubrimientos han atraído la atención del mundo entero hacia la reserva, descrita por algunos científicos como un ‘mundo perdido aparentemente inalterado por la guerra’ y, posiblemente, prolífico en nuevas especies”.

La protección del gobierno y las instituciones

Luego que encontraran a la hembra, los expertos entrevistaron a los habitantes de los pueblos, indicando un lugar donde se podrían hallar a más animales. Hasta ahora se encontró un total de 200 especies vivas.

El saola o buey de Vu Quang

El gobierno vietnamita, junto con instituciones mundiales ampliaron y mejoraron las áreas protegidas donde se sospechaba la presencia del buey Vu Quang. Además se realizaron estudios en el vecino Laos.

Aunque lo más importante fue el impulso de una campaña para informar a los habitantes sobre la “valiosa naturaleza de esta especie”, como resalta un estudio de Cambridge. La prohibición de caza dio resultado, pero siguen siendo muy pocos los ejemplares vivos.

Imagen de portada: El saola o buey de Vu Quang (959)

FUENTE RESPONSABLE: Fayer Wayer. Por Kiko Perozo. 25 de junio 2022.

Sociedad/Viet Nam/Animales/Naturaleza/Medio ambiente/Extinción

Por qué hay una «fiebre del oro» con los combustibles fósiles en el mundo (pese a los llamados contra el cambio climático).

Las promesas de combatir el cambio climático sembradas en noviembre de 2021 durante la cumbre mundial sobre el cambio climático COP26, podrían estarse marchitando con la actual guerra de Rusia en Ucrania.

Durante el encuentro, realizado en Glasgow, casi dos centenares de gobiernos suscribieron un documento que fija la agenda para la lucha contra este problema global durante la próxima década.

Allí acordaron que este 2022 actualizarían sus objetivos sobre reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y se comprometieron a ir eliminando los subsidios que reducen artificialmente -y por tanto facilitan el consumo- de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas natural.

Pese a esas promesas, poco meses más tarde, la producción y consumo de este tipo de combustibles ha recibido un fuerte empujón gracias a la invasión rusa a Ucrania.

Un informe publicado esta semana sobre el impacto de esa guerra en la lucha contra el cambio climático asegura que en la actualidad hay una especie de «fiebre del oro» global para la construcción de infraestructura para producir, transportar o procesar combustibles fósiles, en especial, gas natural licuado (GNL).

El documento fue elaborado por Climate Action Tracker (CAT, por sus siglas en inglés), un proyecto científico independiente que hace seguimiento a los acciones de los gobiernos para enfrentar el cambio climático y las contrasta con los objetivos del acuerdo de París de «mantener el calentamiento bien por debajo de 2°C y hacer esfuerzo para limitar el calentamiento a 1,5°C».

El informe destaca, entre otras cosas, los planes para construir nuevas plantas de GNL en Alemania, Italia, Grecia y Países Bajos, mientras países como Estados Unidos, Canadá, Qatar, Egipto y Argelia prevén incrementar sus exportaciones de este combustible.

Instalaciones de gas natural licuado en Alemania.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Alemania, Italia, Grecia y Países Bajos son algunos de los países que están apostando por contar con nuevas instalaciones de GNL.

Al mismo tiempo, destaca que muchos productores de combustibles fósiles han aumentado su producción, mientras que gobiernos en más de una decena de países desarrollados están reduciendo los impuestos sobre el combustible o sobre el consumo de energía, incentivando así su consumo.

La idea de aumentar el consumo de combustibles fósiles para responder a la crisis energética actual fue cuestionada este martes por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien dijo que invertir dinero en carbón, petróleo o gas para enfrentar las consecuencias derivadas de la guerra en Ucrania es «ilusorio».

Agregó que la fórmula de consumo global de energía no funciona y que usar más carbón solamente reforzará el «flagelo de la guerra, la contaminación y la catástrofe climática».

BBC Mundo conversó con Niklas Höhne, un experto del NewClimate Institute, una ONG con sede en Berlín que forma parte del consorcio que elabora el CAT, sobre los hallazgos de este estudio y cuáles son los retos que plantea la actual situación para el combate contra el cambio climático.

Rayita

Climate Action Tracker hizo un estudio sobre la respuesta mundial a la Guerra de Ucrania desde la perspectiva de la lucha contra el cambio climático. ¿Qué hallaron?

En este momento, hay gobiernos que están tratando de hacer las cosas de manera diferente debido a la crisis energética. Tienen que hacer frente ahora a esta situación en la que no seguirán importando combustibles fósiles de Rusia.

Entonces, pueden hacer dos cosas: intentar obtener los recursos fósiles de otros lugares; o trabajar a favor de más eficiencia y energías renovables.

Desafortunadamente encontramos que en la mayoría de los países están viviendo una especie de «fiebre del oro» hacia la nueva infraestructura de combustibles fósiles, nuevas tuberías de gas natural licuado (GNL), nuevos puertos de GNL y nuevos campos de petróleo y gas.

Eso es muy contraproducente para la política climática porque una vez que se construya esta infraestructura, se utilizará durante varias décadas y nos atará a un futuro muy alto en consumo de carbono.

¿Por qué esperan que esta nueva infraestructura sea utilizada durante varias décadas?

Lo que ocurre con la nueva infraestructura es que es costoso construir un gasoducto y eso significa que una vez que lo construyes, los inversionistas quieren usarlo durante décadas.

El problema es que queremos reducir el consumo de gas a 0 a nivel mundial para mediados de siglo y si ahora construimos nueva infraestructura, esa reducción será muy difícil. Entonces, estas inversiones nos atarán a altas emisiones de gases de efecto invernadero o terminarán como activos abandonados.

Terminal de GNL en Grecia.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Para poder importar el GNL, los países necesitan contar con terminales marìtimos construidos expresamente para ese fin.

Le preocupa la construcción de estas nuevas infraestructuras. Pero, ¿de qué otras maneras están trabajando los gobiernos en contra de los objetivos climáticos en la crisis actual?

El problema principal es la infraestructura, pero hay otro tema que actualmente casi todos los gobiernos que evaluamos han apoyado a sus consumidores con reducciones de impuestos a los combustibles fósiles. Esta no es una buena idea.

Puedo entender que los gobiernos quieran ayudar a sus consumidores e industrias, pero solo deberían apoyar a aquellos que realmente lo necesitan.

Más a la población pobre o a la industria que está realmente en peligro, pero en cambio lo que están haciendo es reducir los impuestos sobre los combustibles fósiles y eso significa que reducirán la presión para todos los ciudadanos y las compañías petroleras, incluso con aquellos que pueden permitírselo y que pueden abandonar los combustibles fósiles. Esa tampoco es una buena idea.

Pero en el contexto actual, cuando la inflación y los precios de la energía están tan altos, ¿cuáles son las alternativas para los gobiernos porque a mucha gente le cuesta llenar el tanque de gasolina de su auto para ir a trabajar. ¿Hay alguna solución viable que recomendaría?

Sí, si se trata de una compensación por los precios más altos de la energía, entonces uno debería compensar a los hogares más pobres y no compensar a los hogares más ricos.

Algunas personas han propuesto hacerlo sobre una base per cápita, de modo que cada persona reciba la misma cantidad. Otros dicen que es mejor hacerlo a través del sistema tributario para que la población pobre reciba una exención fiscal adicional o dinero extra en el bolsillo, lo que definitivamente sería posible y sería una mejor opción.

Pero la verdadera solución a largo plazo es ahorrar energía y contar con más energías renovables. Ahorrar energía es siempre una opción rentable.

Por ejemplo, conducir más despacio con límites de velocidad, bajar un poco la calefacción en invierno, restringir el acceso de los coches a las ciudades para que la gente utilice el transporte público. Subvencionar más el transporte público para que la gente no utilice los autos, sino el transporte masivo, hay muchas opciones para que los gobiernos ayuden a sus ciudadanos y empresas en esta crisis.

Estación de gasolina en España.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. España es uno de los países en los que el gobierno ha reducido los impuestos al combustible.

En el informe, ustedes señalan que la mayoría de los países occidentales han tratado de reducir o dejar de comprar combustibles fósiles rusos por completo y muchos han anunciado objetivos ambiciosos para la transición a fuentes de energía renovables como la eólica y la solar. ¿No es esto bueno para la lucha contra el cambio climático?

Sí, hay cosas que algunos países están haciendo bien. Varios han aumentado sus objetivos de energías renovables y algunos también han introducido subsidios para el transporte público.

Eso está bien, pero estamos tan atrasados en una política climática y tenemos que reducir las emisiones tan drásticamente que no tenemos tiempo para cometer errores.

La Agencia Internacional de Energía dice que, a partir de ahora, no deberíamos invertir en ninguna nueva infraestructura de combustibles fósiles.

Y si ahora vemos una «fiebre del oro» hacia la inversión en infraestructura energética de combustibles fósiles, eso sí sería un problema grave porque no podemos darnos el lujo de cometer este error.

En este momento, deberíamos usar el mismo dinero, esfuerzo y tiempo para impulsar la eficiencia energética, las energías renovables y no para expandir la infraestructura de combustibles fósiles.

Pero a corto plazo, ¿es realmente posible aprovechar las fuentes renovables para solucionar la crisis actual?

Bueno, la expansión de las energías renovables no es rápida, pero la construcción de un nuevo gasoducto o la construcción de una nueva terminal de GNL tampoco lo es. Entonces tienen el mismo problema.

Lo realmente rápido es reducir el consumo de energía conduciendo más despacio o bajando la calefacción. Eso sería muy rápido, pero desafortunadamente muchos gobiernos no están usando esa opción.

Un técnico repara unos páneles solares en Alemania.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. En medio de la crisis energética, algunos países han renovado su apuesta por las fuentes renovables.

El informe del CAT no menciona a China, el mayor consumidor de energía del mundo. ¿Cuál es su opinión sobre la respuesta de Pekín a esta crisis?

Creo que China está un poco menos afectada por la crisis. Ellos tienen algún comercio de energía con Rusia, pero no son tan dependientes como Europa.

También China está pensando en aumentar sus objetivos de energía renovable. Eso sería bueno. Pero al mismo tiempo, China está pensando en comprar petróleo y gas ahora más baratos de Rusia. En las condiciones de mercado podría hacerlo, pero por otras razones eso no sería una buena señal.

China es muy importante desde el punto de vista climático. Es responsable de 1/4 de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y lo que suceda allí es muy importante para las emisiones globales y el clima global. Además, uno esperaría que la crisis derivara en un mayor impulso hacia la eficiencia y las energías renovables.

¿Qué hay de América Latina? No hay ninguna mención a los países latinoamericanos en su informe…

No. Actualmente las exportaciones de GNL y gas están más concentradas en América del Norte, África y Asia.

Ahora hay otra cosa positiva que hemos visto: algunos gobiernos ahora están haciendo acuerdos para suministrar o comprar hidrógeno verde. Eso creo que es una nueva oportunidad. Pensamos que eso sucedería en cinco años más o menos, pero ya está sucediendo ahora. Así que hay una aceleración que es buena.

América Latina tiene mucho potencial para la energía renovable. Podría pensar en exportar hidrógeno verde hecho a partir de energía renovable y venderlo a Europa u otros lugares, y creo que sería una buena oportunidad de negocio.

Edificio bombardeado en la ciudad ucraniana de Jàrkiv.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Además de la destrucción que ha causado en Ucrania, la invasión rusa ha generado fuertes perturbaciones en el mercado energético mundial.

¿Tiene alguna otra recomendación u otras soluciones alternativas a esta crisis?

Hay un elemento más. Muchas empresas de combustibles fósiles están obteniendo beneficios récord porque los precios de la energía son muy altos y sus precios de producción son los mismos.

Así que ahora definitivamente obtienen ganancias mucho mayores y algunos gobiernos han comenzado a gravar estas ganancias adicionales y reinvertirlas en energías renovables, pero solo unos pocos gobiernos han hecho eso y esa sería otra cosa que los gobiernos podrían hacer ahora.

Imagen de portada: GETTY IMAGES. El gas natural licuado puede ser exportado en barcos y es una de las alternativas a las que recurren los países de la UE para sustituir el gas de Rusia.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Ángel Bermúdez. Junio 2022.

Economía/COP26/Unión Europea/Cambio climático/Medio ambiente/ Industria petrolera/Rusia/Energía/Ucrania/Energías renovables

Quiénes son los 2 científicos latinoamericanos premiados con el «Oscar Verde».

Dos científicos de América Latina recibieron este miércoles en Londres uno de los premios de conservación más prestigiosos a nivel internacional.

Micaela Camino, de Argentina, y Pablo Hoffmann, de Brasil, fueron galardonados con el Premio Whitley, que la fundación británica del mismo nombre otorga cada año a líderes conservacionistas de Asia, África y América Latina.

Los ganadores latinoamericanos trabajan en regiones de Sudamérica que rara vez son noticia, pero están gravemente amenazadas.

Camino fue distinguida por «empoderar a comunidades en el Chaco seco argentino para defender sus derechos» y proteger a una especie clave de mamífero que podría desaparecer en solo tres décadas.

Hoffman fue premiado por su lucha por salvaguardar a verdaderos sobrevivientes de la historia del planeta: el bosque de araucarias en el sur de Brasil.

El galardón, conocido como el «Oscar Verde», otorga un fondo de 40.000 libras (cerca de US$50.000) a cada ganador y es concedido cada año a seis conservacionistas considerados «pioneros en soluciones a la crisis de biodiversidad». También hay un premio especial de 100.000 libras (US$125.000) para un ganador previo.

«Con un millón de especies en riesgo de extinción y vínculos inextricables entre la pérdida de biodiversidad y el cambio climático, los ganadores utilizarán los fondos para acelerar su trabajo innovador con el fin de revertir la disminución de especies», señaló la Fundación Whitley para la Naturaleza.

Micaela Camino y Pablo Hoffmann explicaron a BBC Mundo en qué consiste su trabajo de conservación y cuáles son los principales desafíos que enfrentan.

Micaela Camino: salvaguardar el bosque del Chaco seco en Argentina

Micaela Camino haciendo trabajo de campo en el bosque del Chaco

FUENTE DE LA IMAGEN -WHITLEY FUND FOR NATURE

Micaela Camino está basada en la provincia del Chaco. «Tenemos un mundo muy hermoso y si abrimos los ojos y el corazón vemos que la naturaleza es parte de nosotros y desde cada lugar en que estamos podemos ayudar».

La bióloga nació en Buenos Aires pero decidió dedicar su vida a proteger un ecosistema a más de 1.000 km de distancia.

«El Gran Chaco sudamericano es la ecorregión más grande de Sudamérica después de la Amazonía y tiene dos partes: la región húmeda y la región seca», señaló Camino a BBC Mundo.

Esa vasta ecorregión cubre un territorio de cerca de 1.140 000 km2.

«El Chaco seco está en Argentina, Bolivia y Paraguay. Es el bosque seco subtropical más grande del mundo».

Camino explicó a BBC Mundo que el Chaco seco alberga especies únicas.

«Muchas de esas especies sólo existen en esa región porque son bosques muy especiales, ya que al ser secos hay estaciones en las que no cae agua por mucho tiempo. Entonces toda la vida se adaptó a esas condiciones, y entre esas especies está la que yo trabajo, el chancho quimilero».

La mayor parte de los esfuerzos de conservación de la científica están centrados en esa especie de pecarí o chancho de monte.

Pecarí quimilero con su cría mamando

FUENTE DE LA IMAGEN – WHITLEY FUND FOR NATURE

Pecarí quimilero: «Está desapareciendo su hábitat… Si no hacemos algo ya, en 30 años esta especie estará extinta».

«A diferencia de otros pecaríes que existen en América, esta especie solo existe en los bosques secos del Chaco y está muy, muy amenazada porque esta región tiene una de las tasas más de deforestación más altas del mundo».

El nombre de «quimilero» se debe que este pecarí se alimenta de un cactus típico de la región llamado quimil.

«Justamente por comer los cactus es que puede atravesar muy bien las temporadas tan largas de sequía, mientras que otros mamíferos empiezan a caminar desesperados. A veces los encontrás muertos por lo seco que se pone».

Salvar al pecarí quimilero requieres esfuerzos urgentes, afirmó Camino.

«Está desapareciendo su hábitat y es una especie que representa un camino evolutivo único y si se extingue ahí se extingue del mundo. Nosotros estimamos que solo enfocándonos en lo que es pérdida de hábitat si no hacemos algo ya, en 30 años esta especie estará extinta».

«Lo que hacemos al enfocarnos en esta especie es que como salvarla requiere sí o sí, salvar los bosques en su hábitat. Esto nos permite usarla como un guardián, como un paraguas que protege a todo el sistema boscoso con su diversidad de especies y gente y culturas».

La lucha por salvar a esta especie y su hábitat está indisolublemente ligada a empoderar a los habitantes locales, como las comunidades indígenas wichí.

Micaela Camino mostrando un mapa de tierras a un integrante de una comunidad en el Chaco argentino

FUENTE DE LA IMAGEN – WHITLEY FUND FOR NATURE

«Habíamos planeado 15 talleres pero la gente local nos empezó a llamar de todos los lugares del bosque e hicimos como 100».

«Hace algunos años empezamos a ver que comenzaba a faltar el bosque, incluso en las comunidades donde trabajábamos por ahí llegabas y el bosque había desaparecido. La comunidad a veces parecía no haber recibido nada a cambio o parecían obligados a retirarse de sus casas», relató Camino.

«No terminábamos de entender qué estaba pasando, no había transparencia en lo que sucedía porque la gente no tiene la seguridad en la tenencia de la tierra. La mayoría no tienen los títulos, no porque no deberían tenerlos, sino porque el Estado no se los ha reconocido».

«De repente aparecen empresas que se quedan con las tierras, consiguen los títulos y cortan todo el bosque. Es una deforestación enorme de hectáreas y hectáreas y hectáreas con máquinas enormes y cadenas que arrastran todos los árboles para después sembrar generalmente soja para exportación».

«Son grandes inversiones que llegan a la zona, que se aprovechan de toda esta situación, de que las comunidades no tienen los títulos, de que están aisladas y no tienen información sobre sus derechos sobre cómo hacer los trámites, de que la sociedad no tiene información sobre la riqueza de esta zona «.

Desforestación en el Chaco seco de Argentina. Un tractor con cadenas arrastra y destruye toda la vegetación.

FUENTE DE LA IMAGEN – WHITLEY FUND FOR NATURE

«Las leyes en Argentina no permiten una deforestación como la que estamos viendo hoy día».

Camino y sus colegas han venido realizando talleres, con ayuda de abogados y organizaciones de derechos humanos, para explicar a las comunidades cuáles son las leyes nacionales que protegen los bosques.

«Las leyes en Argentina no permiten una deforestación como la que estamos viendo hoy día. Hay muchas leyes distintas, sobre derechos a la tierra o derechos indígenas o sobre conservación de los bosques. Hay muchas leyes por las cuales esto no debería estar sucediendo, pero no se están aplicando».

Camino trabaja en el Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL)-CONICET.

«Habíamos planeado 15 talleres pero la gente local nos empezó a llamar de todos los lugares del bosque e hicimos como 100».

«Nosotros sabemos sobre las leyes y ellos saben sobre lo que ellos mismos necesitan. La idea es pensar juntos cómo construir una solución para llevársela a los decisores políticos y trabajar con ellos también, porque no todo el gobierno está con ganas de que avance la deforestación, sino que son casos a veces muy particulares».

Taller con jóvenes en una comunidad local

FUENTE DE LA IMAGEN – WHITLEY FUND FOR NATURE

Parte del trabajo de Camino y sus colegas está dirigido a empoderar a comunidades locales.

El mensaje de Micaela Camino a los lectores de BBC Mundo es que «tenemos un mundo muy hermoso y si abrimos los ojos y el corazón vemos que la naturaleza es parte de nosotros y desde cada lugar en que estamos podamos ayudar, averiguar qué consumimos, donar».

Y siempre escuchar a las personas que viven en los propios ecosistemas, aclara.

«Porque muchas veces la naturaleza tiene sus habitantes. Son sus guardianes y son las personas más marginadas y más vulneradas. Ellos nos pueden pueden ayudar a conservar nuestro mundo».

Pablo Hoffmann: restaurar el bosque de araucarias en Brasil

Pablo Hoffmann estudiando y clasificando semillas recolectadas en el bosque de araucarias

FUENTE DE LA IMAGEN – WHITLEY FUND FOR NATURE

Pablo Hoffmann: «Cualquier ecosistema fuera de equilibrio es un peligro global a largo plazo».

El ingeniero forestal Pablo Hoffman y sus colegas están creando el vivero de araucarias más diverso del mundo.

El bosque de araucarias de Brasil se encuentra sobre todo en los estados del sur del país (Paraná, Santa Catarina y Rio Grande del Sur) y es parte del vasto bioma de la Mata Atlántica o Bosque Atlántico.

Actualmente solo subsiste en fragmentos.

«En Paraná el bosque de araucarias cubría más o menos el 40% del estado, pero hoy en día hay menos del 1% de bosques en buen estado, parecidos a los que había en el pasado», señaló Hoffmann.

La araucaria es un árbol muy antiguo. Se han hallado fósiles en Argentina de unos 160 millones de años.

Bosque de araucarias

FUENTE DE LA IMAGEN – WHITLEY FUND FOR NATURE

«En el estado de Paraná el bosque de araucarias cubría más o menos el 40% del estado, pero hoy en día hay menos del 1% de bosques en buen estado».

La especie del sur de Brasil es Araucaria angustifolia y destaca por su altura en sitios más elevados del bosque atlántico, de más de 500 metros sobre el nivel del mar.

La destrucción del bosque de araucaria se debe a los «ciclos económicos que ocurrieron en el sur de Brasil», afirmó Hoffmann.

«Primero la crianza de ganado, luego el cultivo de yerba mate, la explotación de la madera».

«Y últimamente lo que pasa es que todas estas áreas se están convirtiendo en áreas agrícolas, sea para pastos o en su mayoría para la siembra de soja, maíz y trigo. Entonces los agronegocios, esta conversión, ha hecho que el bosque esté cada vez más fragmentado».

Y con esa fragmentación aumenta seriamente el peligro de extinción, advirtió el científico.

Vista del vivero de araucarias

FUENTE DE LA IMAGEN – WHITLEY FUND FOR NATURE

«Nuestro vivero cubre más del 80% de las especies de árboles conocidas en el bosque de araucarias».

«Imaginen que algunas especies son muy raras de encontrar de forma natural, por lo que cuando eso sucede, corren un riesgo muy alto de extinguirse en poco tiempo porque probablemente ya no tendrán polinizadores, ni dispersores de semillas y se empezarán a cruzar entre parientes por tener muy pocos individuos».

«Con cada especie extinguida perdemos un poco sobre la historia natural del origen de la vida, así como importantes conexiones en las cadenas ecológicas».

«Probablemente con este trabajo somos una de las pocas posibilidades que tienen estas especies en peligro de sobrevivir».

Mientras la deforestación aumenta, los esfuerzos de reforestación han carecido de la diversidad de plantas esencial para ayudar a las araucarias y otras especies del bosque a adaptarse al cambio climático.

Bosque de araucarias

FUENTE DE LA IMAGEN – WHITLEY FUND FOR NATURE

La araucaria sobresale por su altura y convive en la región con al menos 250 especies de árboles y más de 700 especies de otras plantas como hierbas, arbustos, orquídeas y bromelias.

Hoffmann y su equipo en la ONG Sociedade Chauá están creando un vivero con más de 215 especies, incluyendo 80 plantas raras.

«Nuestro vivero cubre más del 80% de las especies de árboles conocidas en el bosque de araucaria y, para algunas, pudimos encontrar nuevas poblaciones, más del doble de la cantidad de individuos conocidos en la naturaleza».

«Lo que hacemos es encontrar sobre todo especies en peligro de extinción, recolectar sus semillas, hacer que se reproduzcan en el vivero, y tratar de reintroducirlas en el medio natural nuevamente».

El proyecto también incluye investigación disponible para otros viveros en Brasil o el exterior, así como tareas de educación y el trabajo con propietarios rurales.

«Cualquier ecosistema fuera de equilibrio es un peligro global a largo plazo», señala Hoffmann.

«Nuevos virus, falta de alimentos, falta de lluvia, cadenas de extinción… Estamos completamente conectados; las consecuencias de la destrucción de los bosques en Brasil llegan fácilmente a Reino Unido».

Semillas del bosque de araucarias

FUENTE DE LA IMAGEN – WHITLEY FUND FOR NATURE

«Probablemente con este trabajo somos una de las pocas posibilidades que tienen estas especies en peligro de sobrevivir».

Hoffman reconoce que no es fácil realizar este tipo de trabajo de conservación en Latinoamérica.

«Tenemos que tener mucha esperanza para hacer esto, porque generalmente en los países de América Latina, como Brasil, no siempre hay suficiente incentivo para este tipo de trabajo».

«Así que tienes que tener un equipo de personas apasionadas, que realmente disfruten haciendo esto, y sería muy interesante que todos los lectores conozcan un poco más para poder ayudar también. Gente común, legisladores, políticos, pueden ser detonantes para un cambio de perspectiva sobre la extinción de ecosistemas y especies».

«Mi mensaje principal para los lectores es de perseverancia. Y creo que el premio Whitley puede ayudar a comunicar la gravedad del problema que tenemos en la región, que especies que son importantes para el ecosistema están llegando a la extinción y la extinción es para siempre».

Imagen de portada:Micaela Camino de Argentina y Pablo Hoffmann de Brasil fueron galardonados con el Premio Whitley por ser «pioneros en soluciones a la crisis de biodiversidad».

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Alejandra Martins. Abril 2022

Conservación/Argentina/Brasil/Medio Ambiente/Biología/Ciencia

 

Las cinco cosas que debes saber del informe de la ONU sobre la reducción del calentamiento global.

Aunque los países cumplan con las metas actuales de reducción de las emisiones, eso no impedirá que las temperaturas suban a nuevos niveles peligrosos.

Según el nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, un equipo de científicos convocado por Naciones Unidas, los países no están haciendo lo suficiente para evitar que el calentamiento global aumente a niveles peligrosos en el transcurso de la vida de la mayoría de la gente que vive actualmente en el planeta. El informe afirma que no será fácil moderar la devastación, pero tampoco es imposible si los países toman medidas ahora.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”.

Este grupo elabora un resumen detallado de la climatología cada seis u ocho años y divide sus hallazgos en tres informes. El primero, que reporta lo que está generando el calentamiento global, se publicó en agosto pasado. El segundo, relacionado con los efectos del cambio climático en el mundo y nuestra capacidad para adaptarnos a ellos, fue publicado en febrero. Este es el tercero y nos explica cómo podemos reducir las emisiones y evitar un mayor calentamiento.

Tendremos muchos problemas, si no actuamos con rapidez

El informe es claro: aunque los países cumplan sus compromisos actuales con respecto a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, lo más probable es que no eviten que el calentamiento global sobrepase los 1,5 grados Celsius en las próximas décadas. Si no los cumplen, se producirá un mayor calentamiento.

Esa meta —evitar que la temperatura global promedio aumente 1,5 grados Celsius sobre los niveles de la era previa a la industrialización— es una que muchos de los gobiernos del mundo han acordado alcanzar. Parece poco importante, pero esta cifra representa una cantidad de cambios radicales que ocurren cuando los gases de efecto invernadero captan más calor sobre la superficie del planeta, entre ellos tormentas más destructivas, olas de calor más intensas, mares en ascenso y una carga adicional sobre las cosechas. En promedio, la Tierra ya se ha calentado cerca de 1,1 grados Celsius desde el siglo XIX.

Las emisiones están relacionadas con el crecimiento económico y los ingresos.

Según el informe, hasta ahora el mundo no está logrando un consumo más eficiente de energía con suficiente rapidez como para compensar el crecimiento permanente de la actividad económica global.

En la década de 2010, las emisiones de dióxido de carbono de las fábricas, las ciudades, los edificios, las granjas y los vehículos aumentaron, lo cual superó las ventajas de que las centrales eléctricas dejaran de emplear el carbón en favor del gas natural, además de usar más fuentes de energía renovables, como la eólica y la solar.

En términos generales, la gente adinerada y los países ricos son los responsables del calentamiento del planeta. De acuerdo con el informe, el diez por ciento de los hogares más ricos de todo el mundo es responsable de entre una tercera parte a casi la mitad de todas las emisiones de gas de efecto invernadero. El 50 por ciento de los hogares más pobres participa con aproximadamente el 15 por ciento de las emisiones.

Las energías limpias se han vuelto más asequibles

Turbinas de viento en Emlichheim, Alemania.Credit… Martin Meissner/Associated Press.

Desde 2010, los precios de la energía solar, de la energía eólica y de las baterías de los vehículos eléctricos han disminuido de manera importante. El resultado es que ahora tal vez en algunos casos sea “más caro” mantener sistemas de energía muy contaminante que cambiar a fuentes de energías limpias, según señaló el informe.

Las energías solar y eólica suministraron casi el diez por ciento de la electricidad del mundo. Debido en parte a un mayor uso de energías limpias, en la década de 2010, las emisiones a nivel mundial aumentaron en promedio con mucha menor rapidez que en la década del año 2000.

Para los científicos, no era evidente que esto sucedería tan rápido. En un informe de 2011 sobre energías renovables, el mismo grupo señaló que tal vez los avances tecnológicos abaratarían las energías limpias, aunque dijo que era difícil predecir cuánto.

De todas maneras, no será ni fácil ni barato modificar la trayectoria del cambio climático

Según el informe, el mundo tiene que invertir de tres a seis veces más de lo que gasta en la actualidad para reducir el cambio climático si desea que el calentamiento global se limite a 1,5 o 2 grados Celsius. El dinero es escaso sobre todo en los países más pobres, los cuales necesitan billones de dólares de inversión durante cada año en esta década.

En el informe se señala que es inevitable un desajuste económico a medida que los países abandonen los combustibles fósiles. Los recursos se quedarán en el suelo sin usarse; las minas y las centrales eléctricas se volverán inviables a nivel económico. El impacto económico podría ser de billones de dólares.

Sin embargo, los investigadores advierten que el simple hecho de mantener activa y en funcionamiento la infraestructura de combustibles fósiles planeada y existente inyectará a la atmósfera el dióxido de carbono suficiente como para que sea imposible mantener el calentamiento debajo de 1,5 grados Celsius.

Hay otras medidas que podrían ayudar sin costar demasiado

En el informe se contemplan muchos otros cambios para las sociedades que podrían reducir las emisiones, los cuales incluyen edificios que usen la energía de un modo más eficiente, reciclar más y que más labores de oficina se realicen a distancia y de manera virtual.

Los investigadores afirman que estos cambios no tienen que ser medidas que perjudiquen la economía. Algunas, como mejorar el transporte público y crear más áreas urbanas donde se pueda caminar, disminuyen la contaminación del aire y mejoran el bienestar general, comentó Joyashree Roy, una economista del Instituto Asiático de Tecnología en Bangkok, quien también colaboró en la elaboración del informe. “La gente está exigiendo que haya más ciudades saludables y más ecológicas”, comentó.

En total, explica el informe, las medidas que costarían menos de 100 dólares por tonelada de dióxido de carbono que eliminan, podrían reducir las emisiones globales a cerca de la mitad del nivel de 2019 para el año 2030. Otras medidas siguen siendo más costosas, como captar una cantidad mayor del dióxido de carbono de los gases que vierten las chimeneas de las centrales eléctricas.

El mundo también tiene que eliminar el dióxido de carbono que ya hay en la atmósfera. En estos momentos, plantar más árboles es casi la única manera en que esto se está haciendo a gran escala, según el informe. Hay otros métodos que se están empezando a desarrollar, como usar sustancias químicas para extraer el dióxido de carbono de la atmósfera o añadir nutrientes a los océanos para estimular la fotosíntesis en las plantas marinas diminutas.

“No podemos olvidar lo mucho que puede ayudar la tecnología”, comentó Joni Jupesta, un autor del informe que trabaja en el Instituto de Investigación sobre Tecnologías Innovadoras para la Tierra de Kyoto, Japón. “No todos los países tienen gran cantidad de recursos naturales”.

Imagen de portada: Una calle inundada en Lismore, Australia, el mes pasado.Credit…Dan Peled/Getty Images.

FUENTE RESPONSABLE: The New York Times. Por Raymond Zong. Abril 2022.Raymond Zhong es un reportero de cambio climático. Comenzó a trabajar en el Times en 2017, y formó parte del equipo que ganó el Premio Pulitzer de Servicio Público por la cobertura de la pandemia del coronavirus.Abril 2022.

Sociedad y Cultura/Cambio climático/Medio ambiente/Investigación.

 

 

 

Se resquebraja la plataforma de hielo de la Antártida

La plataforma Larsen B que estaba en recuperación y llevaba años en crecimiento, se ha resquebrajado dramáticamente ocasionando la pérdida de glaciares.

Si deseas profundizar sobre esta entrada, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

La plataforma de hielo Larsen B que se formó a lo largo de 12 mil años y con más de 200 metros de espesor en algunas regiones, ha quedado reducida a resquicios de lo que alguna vez fuera el cuerpo de hielo más importante de la península en la Antártida. Así lo revelaron imágenes de los satélites de Terra y Aqua de la NASA.

En algún momento geológico, la Antártida albergó a Larsen (la combinación de las piezas A, B, C y D). La majestuosa formación tardó 12 mil años en completarse y logró grandes espesores de más de 200 metros en las zonas más densas. Se extendía más allá de los mil 500 kilómetros de longitud sobre la Península Antártica oriental y fungía como una barrera enorme de contención contra el deslizamiento de glaciares hacia el mar. No obstante, desde 1995 la plataforma se ha visto reducida dramáticamente. Pasó de extenderse a lo largo de 85 mil kilómetros cuadrados a menos de 70 mil kilómetros cuadrados.

NASA

Años de recuperación se han perdido

Larsen B es una de las regiones de hielo de la plataforma matriz de la Antártida, que en 2002 se fracturó abruptamente dejando a sus glaciares a la deriva. Cabe resaltar que la pérdida de las plataformas no afecta en sí misma al aumento del nivel del mar, pero sí deja desprotegidos a los glaciares contenidos que, al derretirse ingresan grandes volúmenes de agua elevando el nivel del mar.

Tras el colapso de Larsen B, la esperanza surgió de nuevo cuando el hielo marino fijo a tierra creció sobre el agua de mar cada invierno. No obstante, durante los veranos se reducía de nuevo a la descongelación. Pero esto cambió en 2011 cuado por primera vez el congelamiento perduró constantemente. Es decir, las reminiscencias de Larsen B lograron mantenerse durante varios veranos australes, hasta hace unos meses que volvieron a colapsar.

Las imágenes satelitales de la NASA muestran cómo el hielo se astilló dramáticamente y se alejó flotando de la costa junto con los icebergs de los frentes del glaciar Crane. Además, se llevo consigo una parte de la plataforma de hielo llamada Scar Intel a la que se había adherido en 2011.

NASA

Christopher Shuman, un glaciólogo de la NASA, dijo que ahora que el hielo marino ha desaparecido en la bahía de Larsen B, “lo más probable es que se reduzca la tensión de espalda en todos los glaciares de la península”. Agregó que pronto podrían producirse “pérdidas adicionales de hielo interior”. Perdidas importantes ya que ocasionaría el deslizamiento de glaciares que son las reservas de agua dulce más grande que tiene el planeta. Los constantes derretimientos se deben al cambio climático que avanza sin cesar ante el aumento de las emisiones de carbono producidas por el hombre. 

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: ecoesfera.com

Sociedad/Calentamiento global/Medio ambiente/Cambio Climático.

Encuentran más de 220 nuevas especies de animales y plantas en la región del Gran Mekong.

Se trata de docenas de reptiles, anfibios, peces y 155 especies de plantas.

Una serpiente babosa, incluida en la última actualización del Fondo Mundial para la Naturaleza.World Wildlife Foundation / AP.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) ha incluido en su catálogo 224 nuevas especies de fauna y flora descubiertas en la región asiática del Gran Mekong, entre las que se incluyen un mono con ojeras blancas, un tritón nudoso y la única especie de bambú suculenta conocida, informa AP.

Fueron descubiertas en el 2020, pero la presentación de su informe se suspendió el año pasado debido a la pandemia del covid-19. El mono de ojeras blancas, catalogado como ‘Popa langur’, fue encontrado en las laderas de un volcán extinto de Birmania y es el único mamífero en la nueva lista. También fueron registrados docenas de reptiles, anfibios, peces y 155 especies de plantas en dicha zona de gran biodiversidad que se extiende por Birmania, Camboya, Laos, Tailandia y Vietnam.

Un mono Popa langur.World Wildlife Foundation / AP

La región del Gran Mekong es un punto crítico de biodiversidad y hogar de miles de especies, subraya WWF, apuntando que desde 1997 en esa zona han sido encontradas más de 3.000 nuevas especies. Algunas de estas especies ya podrían encontrarse en peligro de extinción, entre ellas la citada nueva especie de mono, de la que podrían quedar entre 200-250 ejemplares.

Un tritón nudoso.World Wildlife Foundation / AP

La caza, la deforestación y la minería se encuentran entre los factores que amenazan la existencia de estas nuevas especies. Gran parte de la citada región aún no está explorada y cada año se encuentran decenas de nuevas especies, señala WWF, instando a los gobiernos locales a tomar las respectivas medidas para proteger la biodiversidad.

Una rana cabezona.World Wildlife Foundation / AP

FUENTE RESPONSABLE: RT en vivo. Enero 2022

Sociedad/Hallazgos/Animales/Asia/Medio Ambiente.

 

 

Pez Tequila: el curioso caso del pez «extinto» que volvió a la vida en los ríos de México.

El pez Tequila es pequeño, alcanza como máximo los 7 cm.

Un pequeño milagro vuelve a recorrer los ríos del suroeste de México.

El pez Tequila, «desaparecido» desde 2003, ha sido devuelto a la naturaleza después de haber sido declarado extinto.

«Es solo un pececito, no muy colorido, no hay mucho interés en términos de conservación global», explica Gerardo García, conservacionista del zoológico de Chester, en Reino Unido.

Sin embargo, el programa que ha reintroducido el pez es un ejemplo de cómo se pueden salvar especies y ecosistemas de agua dulce, uno de los más amenazados de la Tierra, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Reintroducción en Jalisco, suroeste de México

FUENTE DE LA IMAGEN – CHESTER ZOO

El sitio de reintroducción en Jalisco, el suroeste de México.

Y en el proceso ha sido crucial la comunidad local, en Jalisco, México.

El éxito de la operación ha tenido mucho que ver con las personas que viven cerca del sitio de liberación de peces de Tequila, están desempeñando un papel clave al monitorear la calidad del agua de los ríos y lagos.

«Esta es la primera vez que una especie extinta de peces ha sido reintroducida con éxito en México, por lo que es un verdadero hito para la conservación», dijo Omar Domínguez, de la Universidad Michoacana de México, cuyo equipo lideró el experimento.

«No podríamos haber hecho esto sin la gente del lugar, ellos son los que permiten que la conservación sea a largo plazo», añadió.

Científicos en Jalisco

FUENTE DE LA IMAGEN – CHESTER ZOO

Los científicos liberaron inicialmente 1.500 peces, pero la población está aumentando.

¿Cómo renació un pez que parecía extinto?

Una asociación entre conservacionistas en México y el Reino Unido que se remonta a décadas ha permitido que se liberen ahora 1.500 peces, que ya se expanden por el sistema fluvial.

Pero el proyecto data de 1998. Ahí es cuando comenzó todo.

Ese año científicos de la Unidad de Biología Acuática de la Universidad Michoacana de México recibieron cinco pares de peces enviados desde el zoológico de Chester, en Reino Unido.

Estos 10 peces fundaron una nueva colonia en el laboratorio de la universidad, que los expertos mantuvieron y expandieron durante los siguientes 15 años.

Antes de devolverlos al río, 40 machos y 40 hembras de la colonia fueron liberados en grandes estanques artificiales en la universidad.

Tequila fish

FUENTE DE LA IMAGEN – CHESTER ZOO

Este paso fue esencial para entrenar a los peces criados en cautiverio a vivir en un entorno salvaje con recursos alimenticios no constantes, potenciales competidores, parásitos y depredadores.

Después de cuatro años, se estimó que esta población aumentó a 10.000 individuos y se convirtió en la fuente de reintroducción a la naturaleza.

«Esto demuestra», dice Gerardo García, «que los animales pueden readaptarse a la naturaleza cuando se reintroducen en el momento adecuado y en los entornos adecuados».

Imagen de portada: Gentileza de Chester Zoo

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Diciembre 2021.

Medio Ambiente/Ciencia/Animales

La producción desmedida de carne cobra miles de vidas al año por contaminación del aire.

El 80 % de las muertes por contaminación del aire están relacionadas a la producción de lácteos, huevos y carne para el consumo humano, según un estudio.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Tráfico. Quema de combustibles fósiles. Emisiones por parte de fábricas de diversas industrias. En la actualidad, una de las causas de muerte principales en Estados Unidos está relacionada con la contaminación del aire, que incide directamente en la salud de las personas. Un nuevo estudio revela que la producción de carne también está ligada a esta problemática global.

Más allá de una dieta poco equilibrada.

Foto: Getty Images

Cerca de 17 mil muertes anuales en Estados Unidos están vinculadas con el aire contaminado de cultivo y crianza de alimentos. De todas ellas, un alarmante 80 % son causadas por la producción de carne, lácteos y huevos.

El resto de los fallecimientos están relacionados con los productos derivados de los animales que los seres humanos no ingieren, como el cuero o la lana.

Según Nina Domingo, autora principal del estudio que se publicó en Proceedings of the National Academia of Sciences, la problemática sanitaria va mucho más allá de lo que nos llevamos a la boca:

«PASAMOS MUCHO TIEMPO PENSANDO EN CÓMO LOS ALIMENTOS QUE CONSUMIMOS AFECTAN NUESTRA SALUD, PERO LOS ALIMENTOS QUE COMEMOS TAMBIÉN AFECTAN A OTRAS PERSONAS».

De acuerdo con la investigación, la producción de carne en el mundo contribuye a que la calidad del aire sea letal. Particularmente para la crianza y transportación de ciertos alimentos, cuya huella de carbono ha incidido en la contaminación de la tierra, el agua y el aire durante más de diez años.

No sólo eso: el estudio es enfático en que nos concentramos demasiado en las consecuencias a futuro de la emergencia climática global, descuidando las que ya se viven en la actualidad. 

Además de contaminar el aire, la industria cárnica genera de manera indirecta asma, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Combustibles, fertilizantes y otros factores tóxicos.

Foto: Getty Images

El estudio ha generado revuelo entre los grupos de la industria cárnica. Por ejemplo, la Asociación Nacional de Ganaderos de Carne desestimó los resultados, considerando que la investigación está «basada en suposiciones erróneas y plagada de lagunas de datos«. Sin embargo, los autores revisaron la información a detalle en colaboración con Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, quienes confirmaron la veracidad de los datos.

Para analizar el impacto de este tipo de alimentos en la salud del ambiente y de los seres humanos, los científicos analizaron qué se necesita para producirlos. Fertilizantes para los cultivos, labrar la tierra y la quema de combustibles fósiles se encuentran entre los factores más dañinos, de acuerdo con Jason Hill, ingeniero de biosistemas de la Universidad de Minnesota:

“GRAN PARTE DE NUESTRA AGRICULTURA ESTÁ IMPULSADA POR LA GANADERÍA. NO SOLO POR LOS ANIMALES EN SÍ, SINO A LO QUE SE NECESITA PARA ALIMENTARLOS ”, DICE HILL.

Cuando los autores investigaron el número aproximado de muertes por producción de carne roja, descubrieron que los productos de res por sí solos causan 4 mil fallecimientos al año, ligados a la contaminación del aire. En términos del sector porcino y lácteo, la cifra se eleva dramáticamente a 9 mil 100 casos anuales, lo que corresponde a más del doble.

En contraste, los decesos por producción de vegetales contribuyen a 100 muertes. A pesar de que el estudio intentó no caer en nociones preconcebidas, resultó notable que el grueso de la mortalidad se encuentra entre unos cuantos grupos de alimentos. Y aún más específicamente, en la producción irresponsable que se emplea para obtenerlos.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC en Español. Por Andrea Fisher. Mayo 2021.

Sociedad y Cultura/Ecología/Cambio Climático/Carnes/Industria

Medio Ambiente/Salud/Muertes.

 

No, los carpinchos, jaguares y elefantes no nos invaden. Esto es lo que sucede en realidad.

Si deseas profundizar sobre esta entrada u otras relacionadas, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “Negrita”. Muchas gracias.

CNN Español) — Cada vez más, los jaguares comen perros en México. Mientras tanto, los carpinchos «conquistan» terreno en la provincia de Buenos Aires. A miles de kilómetros de distancia, una manada de elefantes abandona su hogar en China y comienza una larga travesía. Y en los Andes, osos de anteojos bajan de la montaña para conseguir alimento. ¿Por qué están actuando así? Lo que les ha pasado este año a osos, jaguares, elefantes, carpinchos y otras tantas especies tiene una explicación: los seres humanos.

A lo largo y ancho del planeta, en este 2021 fuimos testigos de cómo animales a los que habitualmente solo veríamos en una reserva natural o un zoológico avanzan sobre nuestros entornos humanos. Y no se trata solo de aquellos momentos al comienzo de la pandemia cuando nos encerramos y vimos cómo andaban a sus anchas por calles y ríos. Se trata de animales que cada vez están más cerca de nosotros ahora que ya estamos en las calles nuevamente, algo que en algunos casos puede ser peligrosos si no sabemos gestionarlo.

¿Por qué sucede esto? Por la intervención de los seres humanos en los hábitats naturales, explican a CNN en Español María José Villanueva, directora de Conservación WWF México y líder de la Iniciativa Jaguar en América Latina, y Jeffrey Parrish, director general de Protección de los Océanos, las Tierras y el Agua de The Nature Conservancy.

¿Qué ves en esta foto?

(Crédito: Rhona Wise/AFP vía Getty Images)

“Un ciervo cruzando una carretera”. Probablemente esa sea tu respuesta si te preguntan qué ves en esta foto. Sin embargo, hay otra respuesta posible: “una carretera cruzando un bosque”.

Este ejemplo (que Villanueva tomó de un colega) “sirve mucho para ilustrar lo que está pasando con la vida silvestre”, dice. “A medida que el ser humano ha ido conquistando fronteras, hemos estado perdiendo estos espacios naturales y las especies necesitan de esa dinámica de los ecosistemas para poder desarrollar su ciclo de vida”, explica.

Lo que está sucediendo con estas especies no es, como muchos dicen, que están invadiendo nuestros espacios, sino lo contrario. En palabras de Vilanueva, “el fenómeno que explica esta interacción es que (los humanos) estamos invadiendo estos espacios naturales”. Jeffrey Parrish utiliza otro verbo: interviniendo. Estamos interviniendo sus hábitats y estas especies los necesitan para desarrollarse.

Las cifras abundan y hablan por sí solas. Aquí, una que resume bastante el panorama: solo el 3% de los ecosistemas permanece intacto, según un estudio publicado este año.

Jaguares que comen perros

Villanueva pone el ejemplo de una colega que compró un terreno en Quintana Roo, México, y allí un jaguar se comió a su perro.

¿Por qué? Los jaguares tienen cada vez menos espacios para cazar. Los jaguares tienen cada vez menos presas, ya que se cazan para el consumo humano. Y los perros, lentos y en abundancia, son como un “manjar” para los jaguares, que están hambrientos.

El resultado es que cada vez más los usan como fuentes de alimento y para enseñar a sus crías a cazar.

Detrás de esto, lo que sucede es que los jaguares han perdido cerca del 50% de su hábitat original “y “esto ha llevado a que procesos en los que ellos se movían grandes extensiones para buscar pareja, para buscar alimento, ya no lo pueden hacer porque ya tienen una carretera o tienen un complejo turístico (en medio)”, dice Villanueva.

Elefantes superinteligentes

¿Piensas que los elefantes que hacen largas travesías están despistados? ¿Que por ahí no saben a dónde van? Todo lo contrario. “Los elefantes son super inteligentes y pueden pasar información de una generación a otra generación”, explica Parrish. Esto incluye una memoria sobre los movimientos que han hecho sus antepasados, que hace que los elefantes sigan recorriendo los mismos lugares que hace miles de años, con la diferencia de que esos lugares ahora están intervenidos.

En el caso de los elefantes particularmente, el conflicto con los humanos ha crecido en las últimas décadas, como explican en esta nota de CNN Jessie Yeung y Kocha Olarn.

Estos casos han llamado especialmente nuestra atención. Y no es para menos. Imagínate estar haciendo el café del desayuno, mirar por la ventana, y ver carpinchos donde antes solo había hormigas. O que tu perro se enfrente con un jaguar. O que un elefante se choque contra tu casa.

Sin embargo, explica Villanueva, lo cierto es que nosotros estamos constantemente en contacto con las especies: muchas veces los animales están ahí y simplemente no los vemos. Estos ejemplo, entonces, sirven como recordatorio: están ahí.

El factor cambio climático

A la intervención de los hábitats hay que sumar otro factor también causado por los humanos: el cambio climático.

“Algo más que complica la situación es que con el cambio climático están moviendo los hábitats, muy lentamente, pero se están moviendo los hábitats y los diferentes recursos que necesitan los animales”, explica Jeffrey Parrish, entonces los animales necesitan moverse hacia nuevos lugares para obtener los recursos necesarios para sobrevivir.

(En este contexto, cabe recordar que los científicos definieron que el calentamiento global debería limitarse a 1,5 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales para evitar las peores consecuencias del cambio climático y que, pese a las múltiples advertencias, avanzamos hacia un aumento de 2,7 grados Celsius)

Sí, hay soluciones al nuestro alcance

Detener la degradación de los hábitats es fundamental. “El cambio en el uso de suelo debe parar”, dice Villanueva, “y no debemos seguir expandiendo nuestra marcha urbana”, lo que puede lograrse con una mejor planificación.

Además de conservar los hábitats, Parrish explica la necesidad de trabajar en los corredores que permitan a las especies desplazarse por donde encuentren conveniente.

“Tenemos que establecer corredores para que se puedan mover con seguridad. Esos corredores pueden ser, por ejemplo, un sendero para conectar dos núcleos de hábitats, como una autopista que conecta dos ciudades”, explica. Las especies necesitan lo mismo, especialmente en un país cada vez más cálido y más concurrido.

Villanueva apunta a esta misma solución con un ejemplo: si tenemos dos áreas protegidas donde habita el tapir y en el medio un cultivo agrícola, hay que trabajar para que cuente con la infraestructura adecuada para que el tapir pueda moverse de una zona a la otra.

¿Te parece lejano este problema? Sea que vivas en el quinto piso de un edificio de Miami o del centro de Caracas, hay algo que también puedes hacer, según Villanueva: moderar el consumo. “Esto no va a frenar si nosotros no dejamos de consumir a este nivel. Entonces hay que bajarle al consumo, producir mejor y conservar lo que nos queda”.

En definitiva, en palabras de Villanueva, se trata de un cambio de narrativa que impulse una manera diferente de actuar: “Tenemos que pasar de la narrativa ‘humano vs. naturaleza’ a ‘humano dentro de la naturaleza’ (…) Transformar el conflicto en coexistencia”.

Imagen de portada: Gentileza de CNN en Español

FUENTE RESPONSABLE: CNN en Español. Por Ángeles Reyes. Diciembre 2021

Sociedad y Cultura/Cambio Climático/Medio ambiente/Fauna y Naturaleza.

Cambio climático: detectaron un pez tropical en el Círculo Polar Ártico.

Suele habitar aguas templadas y tropicales.

El pez fue detectado en el Mar de Noruega y los investigadores creen que puede explicarse por un aumento de la temperatura del agua.

Un pez tropical, el malcarado de Parin (Diretmichthys parini), que vive en aguas profundas, fue detectado cerca del Polo Ártico. Según informó este jueves un organismo marítimo francés, su paradero podría estar vinculado al cambio climático.

«Parece estar relacionado con el cambio climático, ya que coincide con un reciente calentamiento de la temperatura del agua en esta zona tan septentrional», explicó Pierre Cresson, investigador del Instituto Francés de Investigación para la Explotación Marítima (Ifremer) .

Este pescado vive a profundidades de entre 500 metros y 2000 metros, y se alimenta de plancton. Medios científicos de países nórdicos habían mencionado su presencia desde mediados de los años 1990, pero el fenómeno parece haberse acelerado en los últimos años.

La última aparición detectada el pasado mes de octubre, cuando la prensa noruega informó de la captura de dos ejemplares en aguas justo en el límite del círculo polar, explicó Cresson en una videoconferencia del Ifremer.

«Parecería que este pez continúa subiendo con el calentamiento del agua», explicó Cresson. 

«Esta especie es rara y mal conocida», informaron desde el Ifremer. Aunque su hábitat natural son aguas cálidas, es capaz de navegar en aguas templadas para alimentarse. Para ello sube a la superficie para alimentarse de pláncton.

El malcarado de Parin es la especie Diretmichthys parini. Mide unos 40 cm y puede vivir decenas de años. «Es parecido al celacanto, un pez de aguas profundas, de crecimiento lento, lo que podría convertirlo en vulnerable», añadió Cresson.

Su rareza le permitió por el momento escapar a la pesca masiva, «lo que explica que no esté en las listas de especies amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza)», indica el experto.

Imagen de portada: Cambio climático: el malcarado de Parin, de la especie Diretmichthys parini, fue encontrado en el mar de Noruega.

FUENTE RESPONSABLE: Página 12. Diciembre 2021

Círculo Polar Ártico/Cambio climático/Medio Ambiente/Conservación de la fauna y naturaleza.