Ciertos tipos de memoria estarían mejor conservados en mujeres que en hombres durante la mediana edad.

CIENCIAS BIOLÓGICAS Y DE LA SALUD

La inferencia surge de experimentos realizados por un equipo del CONICET, que muestran diferencias en el deterioro cognitivo entre ratas macho y hembra.

¿En qué circunstancias te enteraste de la caída de las Torres Gemelas? ¿Con quién estabas el día que Maradona quedó excluido del Mundial en 1994? ¿Cómo supiste de la muerte de Rodrigo, el cantante de cuarteto? Es probable que la respuesta a alguna de estas preguntas aparezca casi sin esfuerzo: la mayoría de las personas puede recordar detalles que ocurrieron en su vida alrededor de esos sucesos. Es porque a partir de una situación ligada a un impacto emocional fuerte, se genera una traza de memoria mucho más robusta, que los neurocientíficos denominan “memorias perdurables”, en contraposición a eventos cercanos en el tiempo, pero menos relevantes, que muchas veces no es posible recordar. En relación con esto, según un reciente estudio de un equipo del CONICET, se puede inferir que las mujeres durante la llamada “mediana edad” podrían tener una mayor capacidad de memoria perdurable que los hombres. Algo similar ocurre en torno a los objetos que las personas suelen perder de forma cotidiana: preguntas como “¿dónde dejé las llaves?”, “¿la tijera?” o “¿la billetera?” podrían ser respondidas con mayor eficacia por mujeres de mediana edad, ya que, según el estudio, en ellas la memoria espacial se deterioraría menos que en los hombres.

“Existen muchas diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres, y lo que ocurre con el cerebro no es la excepción. Esas diferencias incluso se acentúan más en la mediana edad, cuando comienza la menopausia en las mujeres y la andropausia en los hombres, que es una etapa asociada típicamente con el inicio de una declinación cognitiva progresiva”, explica Natalia Colettis, científica del CONICET en el Instituto de Química y Fisicoquímica Biológicas (IQUIFIB, CONICET-UBA) y una de las autoras del trabajo, que acaba de publicarse en la revista Learning & Memory. “Y si nos centramos particularmente en el hipocampo, un área del cerebro especializada en la formación de memorias, encontramos que, durante la mediana edad, ocurren allí diversos cambios fisiológicos que siguen dinámicas diferentes entre los distintos sexos”.

Para conocer la naturaleza de esas diferencias en la memoria entre los sexos, el equipo trabajó con un modelo de ratas utilizando machos y hembras. Se trata de una práctica poco frecuente ya que, llamativamente, “la ciencia en general tiende a usar exclusivamente a modelos basados en animales macho en todos sus estudios”, señala Martín Habif, investigador en el Laboratorio de Neuroplasticidad y Neurotoxinas (LaN&N) del Instituto de Biología Celular y Neurociencia “Prof. Eduardo De Robertis” (IBCN), UBA-CONICET). “Tiene que ver con que, generalmente, las hembras suelen usarse para el estudio de funciones reproductivas o de hormonas sexuales. Por otra parte, estas presentan variaciones hormonales que son difíciles de controlar para el experimentador. Es así como existe un sesgo hacia el uso de animales macho, que resultan más homogéneos en este sentido, pero que, por otro lado, generan descubrimientos poco representativos de la población en su conjunto. En el caso de estar evaluando potenciales fármacos, estos podrían resultar muchas veces ineficaces para la mujer y eventualmente dañinos”.

Al encarar este estudio a acerca de las diferencias entre ratas macho y hembras, el equipo científico sabía que había diferencias a nivel cerebral entre los sexos en torno a aspectos como la densidad de neuronas, la vascularización del cerebro e incluso cambios en la expresión de algunos genes. Eso llevó a que se preguntaran qué sucede en relación con los fenómenos de aprendizaje y memoria en la mediana edad ante los primeros indicios de deterioro cognitivo. Para averiguarlo, realizaron pruebas conductuales en ratas de mediana edad, que en esta especie equivale a los 12 y los 13 meses de vida, y que en humanos se traslada a una edad promedio de entre los 35 y 45 años.

Lo que observaron fundamentalmente es que en la mediana edad los machos, a diferencia de las hembras, presentan dificultad para establecer lo que se llaman “memorias espaciales de larga duración”. También notaron que los machos tenían mayor dificultad para recordar eventos aversivos, que se habían presentado dos semanas antes, es decir que tuvieron afectada lo que llamamos la “persistencia de la memoria”. “Lo relevante de este hecho, es que los eventos aversivos suelen generar trazas de memoria muy fuerte”, apunta Colettis, y agrega: “Por otro lado, no observamos diferencias en otros tipos de memoria, como la vinculada al reconocimiento de objetos, memorias espaciales y en la habituación a un ambiente”.

Tanto Habif como Colettis subrayan, a partir de este estudio, la necesidad de que en la ciencia se comiencen a realizar experimentos de modo comparativo entre los sexos y no solo utilizando modelos basados en machos. “Para nosotros este estudio es un punto de inflexión en nuestros experimentos. En el laboratorio trabajamos con patologías neurodegenerativas como el Alzheimer utilizando modelos de ratas transgénicas que recapitulan la enfermedad, y al hacer un uso equilibrado de machos y hembras encontramos diferencias entre los dos sexos. Al hallar estas diferencias, entendimos la necesidad de un cambio de percepción general en la ciencia, donde se tome conciencia del impacto de este sesgo”, apunta Habif.

A partir de estos resultados, el equipo científico dirigido por la investigadora del CONICET Diana Jerusalinsky continuará en sus investigaciones, tanto en torno al Alzheimer como en el estudio de los mecanismos de memoria y aprendizaje, utilizando ambos sexos en sus experimentos. “Estamos trabajando con un sesgo que se viene arrastrando y tiene que comenzar a modificarse. Si bien en este trabajo describimos diferencias fisiológicas centradas en lo cognitivo, esas diferencias son el emergente de un montón de diferencias fisiológicas en otros planos subyacentes. Y el hecho de profundizar en el conocimiento de estas diferencias, considero que contribuirá a que las mujeres estemos más protegidas e incluidas el día de mañana”, concluye Colettis.

Este trabajo fue realizado en el Laboratorio de Neuroplasticidad y Neurotoxinas (LaN&N) en el Instituto de Biología Celular y Neurociencias “Profesor Eduardo De Robertis” (IBCN) dependiente del CONICET-UBA bajo la dirección de la investigadora del CONICET Diana Jerusalinsky.

Referencia bibliográfica

Differences in learning and memory between middle-aged female and male rats. Natalia Claudia Colettis(*), Martín Habif(*), María Victoria Oberholzer, Federico Filippin and Diana Alicia Jerusalinsky. Learning & Memory, CSHL Press. 2022. 29: 120-125.

Imagen de portada: El equipo de investigación integrado por Habif y Colettis y liderado por Jerusalinsky. Foto: gentileza Valentina Pastore.

FUENTE RESPONSABLE: CONICET. Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Mayo 2022.

Ciencia/Argentina/CONICET/Cerebro/Memoria/Salud/Salud Mental.

 

Cerebro: lo que recomiendan en Harvard para mejorar tu memoria.

Aunque muchas veces se deja de lado la salud del cerebro y esto puede terminar afectando la memoria y el olvido de ciertas cosas. Por ese motivo es necesario entrenarlo para mantenerlo de forma saludable.

Si es de tu interés profundizar en esta entrada, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

El cerebro es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano y por eso no hay que dejar de mantenerlo ejercitado. Y una de sus funciones principales para nuestra vida es la memoria.

Aunque muchas veces se deja de lado la salud del cerebro y esto puede terminar afectando la memoria y el olvido de ciertas cosas. Por ese motivo es necesario entrenarlo para mantenerlo de forma saludable.

El Center for Wellness and Health Promotion (Centro para el Bienestar y la Promoción de la Salud), de la Universidad de Harvard, expuso el cómo proteger la salud de la memoria con una serie de actividades:

  • Compartir tiempo con amigos: la convivencia con amigos y seres queridos no solo aumenta el nivel de felicidad, sino que prolonga la vida y esto es beneficioso para el cerebro y la memoria.
  • Evita fumar y moderarse con el alcohol: los fumadores tienen un mayor grado de pérdida de memoria relacionada a la edad, entre otros problemas de memoria que aquellos que no fuman. En el caso de los bebedores, estos tienen problemas para realizar tareas de memoria a corto plazo y también pueden pasar por el síndrome de Korsakoff, el cual puede desencadenar una amnesia repentina y dramática. Es por eso que debe de dejar de lado estas actividades.
  • Lectura: esta actividad es sumamente importante y no importa si se leen, novelas, cuentos o noticias. Lo que en realidad importa es adquirir el hábito y mantenerlo en el transcurso del tiempo, es decir, que se vuelva parte de su rutina diaria.
  • Salir a caminar: esta actividad es muy necesaria para liberar tensiones y puede hacerse de forma singular o con un grupo de personas. Los padres también pueden aprovechar esta actividad para que tanto ellos como sus hijos liberen tensiones.
  • Tomar siestas y dormir bien por la noche: en el caso de las siestas, se pueden dedicar cinco minutos para descansar, relajarse y respirar profundamente. Respecto al descanso nocturno, es importante cumplirlo, ya que aquellas personas que no duermen bien pueden ser olvidadizas. La falta de sueño, como el insomnio pueden afectar en el descanso, y existen medicamentos que lo tratan, los cuales también terminan afectando el cerebro. Es necesario que se mejoren los hábitos de sueños.
  • Proteger el cerebro de lesiones: tener golpes en la cabeza es una de las principales causas de pérdida de memoria e inclusive puede aumentar el riesgo de desarrollar demencia. Es importante utilizar un casco cuando se realicen actividades y deportes de riesgo.

Otras actividades que potencian el cerebro:

A continuación, te mostraremos qué otras actividades para el bienestar intelectual puedes realizar.

  • Aprender a tocar un instrumento
  • Aprender nuevas habilidades
  • Escuchar música clásica
  • Escribir poesía
  • Leer diversas fuentes de noticas para estar bien informado y nutrirse de varias fuentes
  • Pintar
  • Hacer actividad física

Cómo ayudan estas actividades a nuestro cerebro

La salud mental nos aportar distintos beneficios:

  • Desarrollar valores y opiniones personales.
  • Experimentar una vida más estimulante.
  • Mejor cognición.
  • Mejor concentración y memoria.
  • Mentalidad más amplia.
  • Razonamiento más claro.

Más notas sobre nuestro cerebro y salud mental

5 alimentos que potencian el cerebro

6 bebidas que potencian al cerebro

8 tips para aumentar el poder del cerebro

¿A qué hora funciona mejor el cerebro?

5 juegos y actividades para mantener al cerebro activo

Entrena al cerebro para tener respuestas ingeniosas

Imagen de portada: Gentileza de Ámbito

FUENTE RESPONSABLE: Ámbito.LIFESTYLE.Abril 2022

Sociedad/Cerebro/Memoria/Salud

 

 

Memoria: esta es la cantidad de ejercicio físico que se debe realizar para estimularla.

Vida Moderna

El ejercicio físico optimiza la capacidad de memoria, sobre todo si esta actividad se realiza en un intervalo de tiempo específico.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde está escrito en “negrita”.

Sin duda una parte inevitable del proceso de envejecimiento es la falta de memoria, sin embargo, algunos científicos aseguran que se puede reducir esta atenuación.

En concreto, el hipocampo, es una zona vital para el aprendizaje y la memoria, y es particularmente sensible al estrés; además, a medida que la gente va envejeciendo, esta es una de las primeras áreas que se ve afectada negativamente. En la enfermedad de Alzheimer, este empeoramiento es aún más evidente, según el portal La Vida Lúcida, en su sección de salud y bienestar.

Cabe recordar que en el pasado, los estudios han demostrado que el ejercicio físico puede mejorar ciertos aspectos de la capacidad cognitiva y mejorar el rendimiento de la memoria.

Además, los adultos que son más activos físicamente tienden a tener una mayor función del hipocampo.

Un estudio encontró que quienes hacían ejercicio cuatro horas después de su sesión de aprendizaje conservaban mejor la información dos días más tarde. – Foto: Getty Images.

Un estudio llevado a cabo por Van Dongen, Kersten, Wagner, Morris y Fernández, en el 2016, citado por la Universidad ISEP, evaluó los efectos de una sola sesión de ejercicio físico en la consolidación de la memoria y la memoria a largo plazo luego de haber estudiado.

En la investigación participaron 72 sujetos que aprendieron 90 asociaciones entre imágenes y localizaciones durante 40 minutos antes de ser asignados aleatoriamente a uno de tres grupos: uno hizo ejercicio de inmediato; el segundo, cuatro horas más tarde, y el tercero no realizó deporte alguno, según la Revista de Neurología.

El ejercicio físico consistió en 35 minutos de entrenamiento a intervalos en bicicleta a una intensidad de hasta el 80 % de la frecuencia cardíaca máxima. Luego de 48 horas, los participantes del estudio regresaron para demostrar lo que recordaban mientras se sometían a una resonancia magnética cerebral, según Revista de Neurología.

Los investigadores encontraron que quienes hacían ejercicio cuatro horas después de su sesión de aprendizaje conservaban mejor la información dos días más tarde que aquellos que hacían ejercicio inmediatamente o que aquellos que permanecían sedentarios.Además, “las imágenes cerebrales mostraron que el ejercicio después de un período de tiempo se asociaba con representaciones más precisas en el hipocampo, un área relevante para el aprendizaje y la memoria”, según el estudio.

A partir de estos resultados, los investigadores concluyeron que el ejercicio físico optimiza la capacidad de memoria, sobre todo si esta actividad se realiza en un intervalo de tiempo específico y no inmediatamente después del aprendizaje.

Otro estudio de un equipo de la Universidad de California, Irvine y la Universidad de Tsukuba en Japón, realizó algunos experimentos para ver si el ejercicio podría mejorar la memoria en un tiempo más corto: minutos en lugar de días o semanas.

Los investigadores explican que es posible que el crecimiento de las células cerebrales se active con el ejercicio, pero puede haber un mecanismo más corto involucrado en el proceso. 

Si bien, querían identificar cualquier mejora medible en la actividad cerebral en relación con la memoria en los primeros minutos después del ejercicio suave.

Sus hallazgos fueron publicados en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias. donde 36 participantes adultos jóvenes sanos hicieron ejercicio durante solo 10 minutos (ejercicio de intensidad ligera). Luego, el equipo usó una resonancia magnética de alta resolución para detectar cualquier cambio en la actividad cerebral.

Las neuroimágenes mostraron una mejor conectividad entre la circunvolución dentada, que es parte del hipocampo y se cree que juega un papel en el almacenamiento de la memoria episódica, y las áreas de la corteza involucradas en el procesamiento detallado de la memoria.

Además, cuando los investigadores administraron una prueba de recuerdo de la memoria a los participantes, el aumento de la conectividad se asoció con un mejor rendimiento de la memoria. El período de ejercicio de 10 minutos mostró resultados inmediatamente después de su finalización.

Imagen de portada: Los adultos que son más activos físicamente tienden a tener una mayor función del hipocampo. Foto: Getty images. 

FUENTE RESPONSABLE: Semana. Abril 2022.

Sociedad y Cultura/Memoria/Ejercicio físico/Alzheimer

 

 

 

Cerebro: que recomiendan en Harvard para la memoria.

Aunque muchas veces se deja de lado la salud del cerebro y esto puede terminar afectando la memoria y el olvido de ciertas cosas. ¿Cómo se entrena?

El cerebro es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano y por eso no hay que dejar de mantenerlo ejercitado. Y una de sus funciones principales para nuestra vida es la memoria.

Aunque muchas veces se deja de lado la salud del cerebro y esto puede terminar afectando la memoria y el olvido de ciertas cosas. Por ese motivo es necesario entrenarlo para mantenerlo de forma saludable.

El Center for Wellness and Health Promotion (Centro para el Bienestar y la Promoción de la Salud), de la Universidad de Harvard, expuso el cómo proteger la salud de la memoria con una serie de actividades:

Compartir tiempo con amigos: la convivencia con amigos y seres queridos no solo aumenta el nivel de felicidad, sino que prolonga la vida y esto es beneficioso para el cerebro y la memoria.

Evita fumar y moderarse con el alcohol: los fumadores tienen un mayor grado de pérdida de memoria relacionada a la edad, entre otros problemas de memoria que aquellos que no fuman. En el caso de los bebedores, estos tienen problemas para realizar tareas de memoria a corto plazo y también pueden pasar por el síndrome de Korsakoff, el cual puede desencadenar una amnesia repentina y dramática. Es por eso que debe de dejar de lado estas actividades.

Lectura: esta actividad es sumamente importante y no importa si se leen, novelas, cuentos o noticias. Lo que en realidad importa es adquirir el hábito y mantenerlo en el transcurso del tiempo, es decir, que se vuelva parte de su rutina diaria.

Salir a caminar: esta actividad es muy necesaria para liberar tensiones y puede hacerse de forma singular o con un grupo de personas. Los padres también pueden aprovechar esta actividad para que tanto ellos como sus hijos liberen tensiones.

Tomar siestas y dormir bien por la noche: en el caso de las siestas, se pueden dedicar cinco minutos para descansar, relajarse y respirar profundamente. Respecto al descanso nocturno, es importante cumplirlo, ya que aquellas personas que no duermen bien pueden ser olvidadizas. La falta de sueño, como el insomnio pueden afectar en el descanso, y existen medicamentos que lo tratan, los cuales también terminan afectando el cerebro. Es necesario que se mejoren los hábitos de sueños.

Proteger el cerebro de lesiones: tener golpes en la cabeza es una de las principales causas de pérdida de memoria e inclusive puede aumentar el riesgo de desarrollar demencia. Es importante utilizar un casco cuando se realicen actividades y deportes de riesgo.

Otras actividades que potencian el cerebro:

Aprender a tocar un instrumento

Aprender nuevas habilidades

Escuchar música clásica

Escribir poesía

Leer diversas fuentes de noticas para estar bien informado y nutrirse de varias fuentes

Pintar

Hacer actividad física

Cómo ayudan estas actividades a nuestro cerebro

Desarrollar valores y opiniones personales.

Experimentar una vida más estimulante.

Mejor cognición.

Mejor concentración y memoria.

Mentalidad más amplia.

Razonamiento más claro.

Imagen de portada: Gentileza de Ámbito Financiero.

FUENTE RESPONSABLE:ÁMBITO FINANCIERO. Abril 2022.

Sociedad y Cultura/Cerebro/Entrenamiento/Memoria

¿Cuánto tiempo dura la memoria de un perro?

Los canes poseen una memoria a largo plazo y también una a corto plazo, así como una memoria asociativa, que es más potente que su capacidad de retención.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde está escrito en “negrita”.

Los perros son la primera opción a la hora de tener una mascota en España. Y sobre ellos, existe una falta creencia de que los perros tienen mala memoria, sin embargo, está demostrado que perros muy inteligentes como el border collie poseen una memoria muy buena. Por eso, aquí buscamos resolver dudas como: ¿Cuánto tiempo puede recordar un perro a una persona? o ¿cuánto tiempo puede retener un evento un perro? 

¿Los perros tienen memoria?

La respuesta es evidente: Sí, los perros tienen memoria, y concretamente la de algunos es excelente. Es bastante obvio que los perros no se olvidan fácilmente de sus dueños, ni su familia y amigos, ni de las mascotas que han ido conociendo a lo largo del tiempo. La memoria forma parte del sistema adaptativo de cualquier animal. La memoria es fundamental para la supervivencia de un perro. Esta le permite saber dónde hay comida, agua, cobijo, peligros… 

Sin embargo, es importante distinguir qué tipo de memorias existen en los perros. Por un lado, tenemos la memoria a corto plazo (también llamada memoria de trabajo), y por otro lado, la memoria a largo plazo. Un estudio de la Universidad de Estocolmo ha demostrado que un perro tiene una memoria a corto plazo de un máximo de 2 minutos. Además, los canes recuerdan eventos inmediatos hasta por 70 segundos de media.

La memoria a corto plazo

La memoria a corto plazo o de trabajo de un perro es importante para retener pequeñas cantidades de información durante un periodo de tiempo pequeño. Normalmente se vincula a unos segundos únicamente, y son recuerdos que utiliza el animal para gestionar determinadas actividades de su vida cotidiana. 

La memoria a largo plazo

Con respecto a la memoria a largo plazo, esta guarda de forma duradera los recuerdos de los hechos significativos que haya vivido el can. Según los expertos se divide en memoria no declarativa o implícita y memoria declarativa o explícita. La primera se vincula a la memoria de hábitos y de las habilidades, y a la memoria emocional. Y la segunda, la memoria declarativa permite recordar hechos y proporciona una representación del mundo. 

La memoria asociativa de los perros

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los perros viven el presente sin pensar en el pasado. De hecho, porque no tienen esa capacidad. Esto tiene que ver con que la memoria de los perros no es como la nuestra, sino que la memoria de los perros es asociativa. Su memoria funciona de tal manera que vinculan circunstancias e imágenes del pasado con circunstancias del presente. Estas asociaciones permanecen en la memoria del perro para siempre. Únicamente, los perros de avanzada edad que pueden padecer un proceso degenerativo son aquellos que olvidan sus asociaciones.

Imagen de portada. Gentileza de El Español

FUENTE RESPONSABLE: El Español. Por Noelia Gomez. Abril 2022.

Mascotas/Perros/Cerebro/Memoria

Así almacena los recuerdos el cerebro, estudio.

Los resultados de un nuevo trabajo de investigación en 2022 muestran un importante hallazgo sobre el almacenamiento de recuerdos en el cerebro.

Si deseas profundizar sobre esta entrada, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “negrita”.

El cerebro es un órgano imprescindible para el organismo, implicado en el aprendizaje y la memoria. Así, este órgano también cumple la misión de almacenar recuerdos.

No obstante, debido al envejecimiento, junto con otros factores el cerebro puede verse afectado, especialmente por el deterioro cognitivo asociado a la demencia.

Recientemente un grupo de investigadores ha desarrollado una nueva herramienta que permite obtener imágenes de astrocitos individuales en el cerebro de ratones despiertos. La gran noticia es que el nivel de detalle de estas imágenes no tiene precedentes.

En concreto, estos investigadores han podido demostrar por primera vez ‘in situ’ que los astrocitos provocan señales de calcio tan rápidas como la de las neuronas; con una duración inferior a 300 milisegundos.

Lo interesante de este trabajo de investigación publicado en la revista ‘Science Advances‘ es que los astrocitos juegan un papel clave en el cerebro durante el procesamiento de información y el almacenamiento de recuerdos.

Las conexiones del cerebro y los recuerdos

Hay que tener en cuenta que la forma en la que experimentamos el mundo se debe a complejas e intrincadas interacciones entre las neuronas del cerebro. Así, los resultados de esta prestigiosa investigación, muestran que los astrocitos, que son unas células no neuronales del cerebro, también participan de forma protagonista en el procesamiento de la información y probablemente en la memoria.

Almacenamiento de los recuerdos en el cerebro.

Un aspecto interesante de esta investigación liderada por profesionales de la Universidad de Posgrado del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (OIST), en Japón, es que lograron una señalización en el interior de los astrocitos individuales con un nivel de detalle y velocidad nunca visto anteriormente en el cerebro de ratones despiertos.

Al respecto, el primer autor de la investigación, el doctor Leonidas Georgiou, explica que «si estas implicaciones son ciertas, transformarán fundamentalmente nuestra forma de pensar sobre la neurociencia y el funcionamiento del cerebro».

Los astrocitos, un elemento clave

Los astrocitos son un elemento cerebral que hasta el momento no habían recibido tanta atención como las neuronas. En este sentido, se creía que tan solo se trataba de células auxiliares que suministraban nutrientes a las neuronas y eliminaban sus residuos.

«Pero en los últimos años ha habido cada vez más pruebas de que los astrocitos pueden escuchar los mensajes químicos que se envían entre las neuronas en las sinapsis, y pueden responder con sus propias señales, proporcionando una capa adicional de complejidad a la forma en que nuestro cerebro recibe y responde a la información», explica el doctor Leónidas Georgiou.

Superalimento cacahuete memoria y cerebro

Como conclusión, los autores de esta importante investigación cuyos resultados han visto la luz en 2022, señalan que «todavía no sabemos cómo se almacenan los recuerdos en el cerebro, pero es increíble pensar que podría implicar a los astrocitos. Es probable que sea demasiado bueno para ser cierto, pero es una hipótesis apasionante que hay que seguir».

Hábitos para mejorar la memoria y la salud del cerebro

La memoria guarda una relación estrecha con los recuerdos en la memoria, aunque realmente no significan lo mismo. Así, a medida que envejecemos es habitual que se produzca un deterioro cognitivo en el cerebro, lo cual puede conllevar a pérdidas de memoria de forma más regular.

Sin embargo, existen diferentes hábitos que dependen de nosotros mismos, los cuales pueden ayudar a frenar o retrasar la pérdida de memoria. Igualmente, estos hábitos también son especialmente beneficiosos para la salud del cerebro en su conjunto.

Así, diferentes estudios y trabajos de investigación destacan la realización de ejercicio físico de forma regular, llevar a cabo una alimentación saludable y equilibrada, y descansar bien, como tres hábitos claves para la salud de la memoria.

Beneficios del deporte en la salud cerebral

Está demostrado que la realización de ejercicio físico con regularidad aporta beneficios a la salud del cerebro y la memoria. Sin ir más lejos, un reciente trabajo de investigación realizado por neurocientíficos de la Universidad de Ginebra (Suiza) demuestra que una sesión de 15 minutos de ejercicio físico intenso ayuda a mejorar la memoria.

Beneficios del deporte para la salud del cerebro

Además, de estos beneficios para la memoria, cuando una persona realiza ejercicio físico, de diferente intensidad; una vez finalizado sienten inmediatamente bienestar físico y psicológico. Esta sensación agradable es originada por los endocannabinoides, que se tratan de unas pequeñas moléculas originadas en el cuerpo durante la realización de ejercicio físico.

Imagen de portada: Gentileza de TodoDisca

FUENTE RESPONSABLE: TodoDisca. Por Alejandro Perdigones en Salud. Febrero 2022.

Sociedad/Salud/Cerebro/Conciencia/Recuerdos/Memoria.

¿Sirve la estimulación cognitiva en la vejez?

En el transcurso del proceso de envejecimiento acontecen una serie de transformaciones que se traducen en la manifestación de déficits en algunas funciones cognitivas, los cuales interfieren en la realización de las actividades de la vida diaria.

Si deseas profundizar en esta entrada; por favor cliquea donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Las funciones cognitivas hacen referencia a las actividades mentales que realiza la persona al relacionarse con el ambiente que la rodea. Estas funciones son las responsables de los procesos de adaptación, resolución de problemas e interacción social que poseen todos los seres humanos, debido a que constituyen la base de la capacidad para planificar, evaluar las posibles consecuencias de las acciones e implementar estrategias adecuadas. 

El declive de las funciones cognitivas no se produce de manera homogénea en todos los individuos, tampoco en una misma persona todos sus órganos o funciones envejecen al mismo tiempo. Además, los cambios pueden estar sometidos a percepciones subjetivas tanto de la persona que los manifiesta, como de los familiares o del propio evaluador, por lo que puede haber individuos que se encuentren seriamente preocupados por las alteraciones en la memoria o la dificultad repentina para realizar algunas tareas, mientras que otros no los valoren adecuadamente.

Entre las alteraciones que se producen en el envejecimiento es posible mencionar:

  • Déficit en la memoria reciente, lo que dificulta la evocación o el recuerdo de hechos recientes, produciendo olvidos frecuentes. También se observan limitaciones en la memoria de trabajo, es decir, la habilidad de retener la información mientras se procesan otras tareas, y en la memoria episódica, la cual permite el almacenamiento y recuperación de información contextualizada en parámetros temporo-espaciales.
  • Enlentecimiento en el procesamiento de la información y en la emisión de respuestas que hace que la persona tarde más tiempo en realizar actividades que antes hacía sin dificultad. La ansiedad, el estado de ánimo negativo o la preocupación ante las pérdidas de las funciones cognitivas pueden agravar esta situación.
  • La inteligencia se mantiene estable en la vejez, pero puede aparecer un enlentecimiento en el tiempo de respuesta y en la capacidad de resolución de problemas, así como dificultades para pensar y concentrarse, pérdida de interés por algunas actividades y fatiga o falta de energía mental.
  • El lenguaje se mantiene conservado, no obstante la capacidad para iniciar y mantener una conversación puede estar disminuida.
  • La capacidad de cálculo, es decir, el proceso que permite leer, escribir, comprender los números y realizar cálculos aritméticos, presenta limitaciones.
  • Disminución de la atención dividida o en la capacidad para centrarse en múltiples tareas simultáneamente, lo que produce mayor distractibilidad, falta de persistencia, dificultades en la abstracción y mayor vulnerabilidad a la interferencia. En los casos más graves, las dificultades en la atención pueden derivar en desorientación temporo-espacial.
  • Reducción de la función inhibitoria que permite anular los estímulos internos o externos para mantener la concentración en la tarea.
  • Limitaciones en la capacidad para realizar determinados movimientos en diferentes regiones del cuerpo.
  • Alteraciones en las funciones sensoriales, es decir, en los órganos de los sentidos, principalmente en la visión y la audición.
  • Alteraciones en las funciones ejecutivas frontales, que permiten controlar los cambios en el ambiente, prevenirlos y lograr la adaptación. Además, contribuyen a la conducta socialmente adaptada y al despliegue de las habilidades de autocuidado.
  • Alteraciones emocionales provocadas por la dificultad para adaptarse a los cambios y las pérdidas que acontecen en la vejez. Por otra parte, los rasgos de personalidad ansiosos y depresivos inciden negativamente en los cambios en las funciones cognitivas que se producen durante la vejez. La falta de estímulos por parte del contexto también puede provocar que las funciones cognitivas reduzcan su desempeño.

La estimulación cognitiva es el conjunto de técnicas y estrategias que tienen como propósito mejorar el rendimiento y la eficacia de las funciones cognitivas del adulto mayor

La clave para mantener una mente activa consiste en prevenir los déficits y aumentar su potencial. Por lo cual, la estimulación cognitiva busca potenciar aquellas funciones que presentan un déficit mediante mecanismos que promueven la plasticidad cerebral, también actúa sobre las habilidades que se encuentran preservadas, a través de programas y actividades destinados a su mejora, permitiendo a la persona mayor conservar sus capacidades de la mejor manera posible.

En este sentido, se enseña a la persona a reutilizar habilidades instauradas y a recurrir a recursos externos en caso necesario para mantener durante más tiempo las funciones conservadas, retrasando su posible declive. Es decir, la estimulación cognitiva se basa en la plasticidad y en la reserva cerebral para mejorar el rendimiento de las habilidades mentales a partir de ejercicios y técnicas organizadas sistemáticamente.

En este punto, cabe destacar la diferencia entre el entrenamiento y la rehabilitación cognitiva. El primero hace referencia al conjunto de técnicas que se dirigen a estimular y mantener el funcionamiento cognitivo, así como a aumentar al máximo su rendimiento al actuar sobre las habilidades que se encuentran conservadas. Por el contrario, la rehabilitación cognitiva consiste en las actividades que tienen por objetivo recuperar la capacidad cognitiva de la persona, actuando sobre aquellas funciones alteradas debido a una afección médica o patología mental.

En todos los casos en que la propia persona o sus familiares cercanos comienzan a notar cambios bruscos en las funciones cognitivas, la conducta o las emociones, lo recomendable es acudir a un centro especializado donde se establezca un plan de tratamiento adaptado a las necesidades del paciente. Sin embargo, existen diversos ejercicios de estimulación cognitiva que pueden realizarse a diario en el hogar:

  • Ayudar al adulto mayor a ubicarse en tiempo y espacio. Preguntar por la fecha, día de la semana, mes y año. Compartir recuerdos a través de fotografías.
  • Realizar ejercicios de lectura y escritura.
  • Realizar ejercicios de cálculo aritmético.
  • Reconocer sonidos y música.
  • Identificar objetos y formas mediante el tacto.
  • Copiar dibujos, realizar manualidades o artes plásticas.
  • Participar en juegos de mesa, como el ajedrez, las damas o el dominó.
  • Memorizar refranes.
  • Ordenar frases.
  • Buscar palabras en una sopa de letras o en un texto.
  • Realizar ejercicios de repetición.
  • Armar un puzzle.

El objetivo de estas actividades es trabajar sobre aquellas habilidades que se encuentran alteradas debido a una enfermedad, trastorno o al paso de los años, así como sobre aquellas que se encuentran conservadas y pueden mejorar su funcionamiento a partir del entrenamiento.

Los adultos mayores presentan un riesgo elevado de padecer alguna afección que repercuta en su funcionamiento cognitivo. Cuando las condiciones ambientales resultan poco estimulantes, este riesgo se ve incrementado. La soledad, el aislamiento y escaso apoyo social percibido juegan un rol fundamental en el surgimiento de estas alteraciones, por este motivo, es necesario que las actividades sociales y recreativas se mantengan preservadas durante la vejez, adaptándolas a los intereses, habilidades y limitaciones de la persona mayor. 

Para finalizar, las intervenciones deben estar dirigidas a promover la adaptación del adulto mayor a los cambios ambientales y a las pérdidas naturales que se producen en esta etapa de la vida, proporcionando estrategias compensatorias que ayuden a mantener la competencia social.

En síntesis, algunos beneficios de la estimulación cognitiva son:

  • Proporciona un ambiente estimulante y desafiante que propicia el razonamiento y la motricidad.
  • Preserva las funciones cognitivas, como la memoria, atención, orientación, el mayor tiempo posible.
  • Mejora el funcionamiento cognitivo de las habilidades que se encuentran alteradas.
  • Reduce el proceso de deterioro provocado por enfermedades neurodegenerativas.
  • Mejora la plasticidad neuronal.
  • Incrementa la autoestima y los sentimientos de autoeficacia.
  • Promueve la autonomía e independencia en la realización de las actividades de la vida diaria.
  • Evita la desconexión con el entorno.
  • Disminuye síntomas de ansiedad, estrés y depresión.
  • Mejora la calidad de vida de la persona y de su familia.
  • Optimiza las interacciones sociales y los vínculos interpersonales.

Imagen de portada: Gentileza de Cottonbro en Pexels

FUENTE DE PORTADA: mds On line. Terapia Neurocognitiva. Por Milagros Ferreyra y Martín Gabriel Jozami Nassif; miembros de Terapia Neurocognitiva.

Sociedad y Cultura/Adultos mayores/

Cerebro/Conciencia/Memoria/Terapia neurocognitiva.

Estos son los graves efectos para la memoria que produce fumar.

Dejar el tabaco puede contribuir a la adquisición de hábitos saludables.

La memoria es un proceso psicológico que sirve para codificar información, almacenarla en el cerebro y recuperarla cuando la persona requiera. Existen diferentes tipos de memoria humana, entre los que se encuentra la que es a largo plazo, a corto y la llamada fotográfica.

Desde el momento del nacimiento, el cerebro humano recibe información para ser almacenada. Cómo caminar, cómo hablar y cada etapa de enseñanza es exitosa gracias a la memoria. Esta es la función cerebral que participa en todos los aprendizajes de los individuos. Cuando el ser humano conoce cómo hacer algo, debe buscar en su cerebro la información que obtuvo en una primera vez para poder realizarlo de nuevo.

Si deseas conocer más sobre este interesante tema; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Es común que el envejecimiento implique cierto grado de problemas de memoria, así como una ligera disminución de otras habilidades de razonamiento, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Sin embargo, hay una diferencia entre los cambios normales en la memoria y la pérdida de memoria asociada a malos hábitos, como el cigarrillo.

El portal Neurología.com afirma que, según un estudio publicado recientemente en la revista Archives of Internal Medicine (Archivos de Medicina Interna, en español), fumar no solo daña la memoria, sino que puede afectar directamente la capacidad del razonamiento deductivo.

La investigación se realizó durante 17 años con personas que rondaban los 35 y 55 años. Más tarde, en pruebas relacionadas con la memoria, aquellos que fumaban obtuvieron peores resultados que los demás.

Así mismo, fueron poco destacados en pruebas de razonamiento deductivo, vocabulario y fluidez.

Ese mismo estudio afirma que quienes dejan el tabaco pueden llegar a adquirir hábitos saludables con facilidad como beber menos, más actividad física y comer más fruta y verdura.

¿Qué alimentos necesita el cerebro para mejorar la memoria y la concentración? | Videos Semana

Alimentos para mejorar la memoria

La psiquiatra nutricional y miembro de la facultad de Medicina de Harvard, Uma Naidoo, habló con CNBC Make It y le enumeró varios alimentos que ayudan a mejorar la memoria, como, por ejemplo, el chocolate extra amargo.

El chocolate extraamargo está lleno de antioxidantes y flavonoides de cacao que ayudan a preservar la salud de las células cerebrales […] También contiene fibra para ayudar a reducir la inflamación del cerebro y prevenir el deterioro cognitivo”, le dijo la especialista el medio.

También señaló que las bayas son buenas para la memoria, pues tienen antioxidantes, fitonutrientes, fibra, vitaminas y minerales.

Además, recomendó consumir cúrcuma pues sus compuestos “llamados curcuminoides (la curcumina, la demetoxicurcumina y la bisdemetoxicurcumina), le otorgan grandes propiedades medicinales a esta especia. Sus aceites volátiles (turmerone, atlantone y zingiberene), proteínas, resinas y azúcares también contribuyen a la sanación”.

Sobre la misma línea, la especialista dijo que las hojas verdes también son buenas para la memoria, ya que “las verduras de hoja son un alimento básico en las dietas saludables para el cerebro porque contienen ácido fólico, que es una vitamina B que apoya el desarrollo neurológico y la función de los neurotransmisores”. Las hojas que recomendó Naidoo son: rúcula, dientes de león, espinacas, acelga y berro.

Finalmente recomendó, los alimentos fermentados como el chucrut, el miso, el kombucha, el kéfir y el yogur, ya que consumir estos alimentos mejora la función cognitiva.

Añadido a la anterior, se recomienda un estilo de vida saludable que involucre el ejercicio y una dieta equilibrada asignada por un especialista.

Imagen de portada: La memoria en aquellos que fuman es menos destacada que la de las personas que no poseen este hábito. – Foto: Getty Images

FUENTE RESPONSABLE: Semana. Diciembre 2021

Sociedad/Salud/Cerebro/Memoria/Hábitos saludables

¿Cómo se crea la memoria muscular?

Se habla de memoria, porque los músculos logran ‘recordar’ los ejercicios y el beneficio de estos.

A medida que pasa el tiempo las personas que tenían una disciplina deportiva o que cumplían con una rutina en el gimnasio y ya no lo pueden hacer, ven cómo sus cuerpos pierden masa muscular, fuerza y tonificación. Para que esto no pase de manera tan agresiva es importante desarrollar las memoria muscular para que el cuerpo recupere su forma de manera rápida al retomar el ejercicio.

Años atrás se pensaba que con el pasar del los años, a esto sumarle dejar de hacer una rutina de ejercicio y caer en el sedentarismo, los músculos se atrofiaban y era imposible que recuperaran su tonicidad, elasticidad y propiedades para que fueran los de antes. En la actualidad y gracias a diferentes estudios y métodos, se ha logrado llegar a desarrollar la memoria muscular, la cual hace que los músculos se recuperen pronto y vuelvan a estar como antes.

La memoria muscular no es más allá que la capacidad que tiene el cuerpo en repetir movimientos que ya había hecho y que simplemente hace que se obtengan los mismos resultados, pero de manera más rápida. Esto se da porque el organismo recuerda que estaba habituado a tal esfuerzo y así entonces logra su objetivo.

Se habla de memoria, porque los músculos logran ‘recordar’ los ejercicios y hasta el crecimiento de ellos mismos. Así lo afirma Robert Seaborne, uno de los investigadores de este tema en la Universidad de Keele (Reino Unido).

Este tipo de condición se presenta más frecuentemente en esas personas que fueron atletas o abandonaron una disciplina deportiva temporalmente. En ellas es más fácil que su forma física vuelva a ser como la de antes, ya que han practicado o realizado múltiples ejercicios a lo largo de su vida.

Para poder establecer que la memoria muscular se desarrolle, la persona debe tener en cuenta que también es importante hacer un acompañamiento con una dieta adecuada para el desarrollo y crecimiento del músculo.

Crecimiento y desarrollo muscular

Desarrollar músculo y tonificar es el propósito de muchos hombres y mujeres que se someten a rigurosas jornadas de ejercicio para tonificar. Sin embargo, la principal preocupación de quienes lo intentan es ganar grasa abdominal durante el proceso, motivo por el que es importante saber qué productos alimenticios son propicios para lograrlo, así como qué ejercicios ayudan a tener más músculo sin correr el riesgo de “engordar”.

Si te interesa profundizar sobre este artículo, por favor cliquea donde se encuentra escrito en «negrita». Muchas gracias.

De acuerdo a lo reseñado en el portal Business Insider, verse ‘tonificado’ significa tener músculo y suficiente grasa corporal para ver la definición. Por ese motivo, es importante tener en cuenta que desarrollar músculo es un proceso que lleva mucho más tiempo que ganar grasa y que, por lo tanto, para ver los resultados se requiere un poco de paciencia.

  • Consumir proteínas: una dieta pobre en proteínas puede significar la pérdida de masa muscular, por lo que, si se realiza ejercicio y no se consumen, se producirá el efecto contrario en el cuerpo.
  • Consumir carbohidratos: antes y después de un entrenamiento hay que consumir carbohidratos pues, además de aportar energía, ayudarán al mantenimiento de los músculos. A pesar de ello, no se deben consumir en exceso y se recomienda consultar a un experto para saber cuáles son los indicados para el proceso.
  • Consumir grasas saludables: estas juegan un papel importante en el interior del organismo pues garantizan el buen funcionamiento hormonal.

Ejercicios para definir los músculos.

El club deportivo médico Bodytech señala varios ejercicios para tonificar áreas específicas del cuerpo:

  • GAP: este método de entrenamiento está enfocado en tres áreas del cuerpo: glúteos, abdomen y pierna. Suele realizarse tanto en clases grupales como individuales. Aunque es una gran alternativa para tonificar y fortalecer el cuerpo, se debe combinar con otros ejercicios para mejorar la postura y el equilibrio.
  • Planchas: la posición es con el cuerpo boca abajo, como si se fuera a hacer una flexión de pecho. Para apoyarse se utilizan los dedos de los pies contra el piso y los brazos con las maños empuñadas. La cabeza debe estar alineada con la espalda. Se mantiene esta posición durante veinte segundos y, gradualmente, se puede ir aumentando el tiempo. Este ejercicio ayuda a tonificar el abdomen y mejorar el equilibrio.
  • Sentadillas: este ejercicio es uno de los más conocidos, pero algunas personas no lo hacen de la manera correcta, por lo que los resultados no son exitosos. Los pies deben estar al mismo ancho de los hombros y ubicados hacia afuera, 15 grados. La cadera debe ir hacia atrás, como si se fuera a sentar. Es muy importante que la espalda esté recta, para evitar dolores. Bodytech destaca que con este ejercicio se fortalecen los glúteos, los muslos y los músculos de la espalda.

Estas recomendaciones básicas para la tonificación y el desarrollo de músculos en el cuerpo, es importante para activar la memoria muscular en los cuerpos y poder así logras metas más rápido que lo habitual.

Imagen de portada: Gentileza de Getty Images/iStockphoto

Este tipo de condición se presenta más frecuentemente en esas personas que fueron atletas o abandonaron una disciplina deportiva temporalmente. 

FUENTE RESPONSABLE: Semana. 

Sociedad y Cultura/Salud/Memoria/Masa muscular.

Síntomas de la pérdida de memoria de corto plazo a los que debes mantenerte alerta.

A pesar de que la lista de síntomas puede ser aún más extensa, existen algunos determinados y comunes a los que debes prestarle atención.

Nos dirigimos a algún lugar de nuestra casa pero en medio del camino nos olvidamos qué estábamos buscando, o dónde. No recordar algo llega a ser molesto pero es algo que le ocurre a la mayoría en mayor o menor medida.

Aún así, en ocasiones, algunas personas llegan a notar lapsus o lagunas más frecuentes o extensas. Esto puede suceder en la memoria a largo plazo o la memoria a corto plazo, y dependiendo de cada caso, presenta distintas causas relativas a cada síntoma.

Se denomina como amnesia anterógrada a la memoria a corto plazo, se la llama así debido a que la persona que la padece no puede incorporar nuevos hechos y eventos como recuerdos. 

Sin embargo, el problema no radica en la memoria inmediata sino que se encuentra en los recuerdos a largo plazo, ya que estos nuevos hechos y eventos no pasan a formar parte de esos recuerdos.

A continuación le explicaremos cuáles son los síntomas de la pérdida de memoria a corto plazo y lo que necesita saber para mantenerse alerta y agrupar información útil para el médico de cabecera que realice la revisión o tratamiento deseado.

Olvidar ‘pequeñeces’

La pérdida de memoria requiere exámenes físicos pero también valoración psicológica. Foto: Shutterstock

El síntoma de deterioro cognitivo se manifiesta de muy diversas maneras, por ejemplo la evidencia de no recordar hechos recientes, olvidar tomar medicamentos, olvidar citas o compromisos.

Cumplir con compromisos recientes puede ser complicado, así como llevar una organización efectiva. En personas sanas que han sufrido un trauma o lesión, esto no tiene por qué ir más allá, pero en personas con inicio de alguna enfermedad neurodegenerativa, esto irá a peor, dificultando el mantenimiento de una vida independiente.

Desorientación en lo desconocido

GETTY IMAGES

Pánico o miedo inexplicable al andar en lugares desconocidos. El hecho de encontrarse fuera de entornos conocidos puede hacer que la persona se desoriente y los síntomas generales empeoren.

Complicación para encontrar y seleccionar las palabras adecuadas

Existen problemas para poder dar con las palabras que queremos expresar o bien para combinarlas correctamente. Durante la conversación suelen hacerse pausas frecuentes para buscar la palabra correcta. En ocasiones, se utilizan palabras incorrectas, que no son apropiadas para la oración que se quiere expresar, por lo que se dice algo sin sentido. Cuando esto sucede, aumenta la ansiedad y el aislamiento.

Cambios de humor repentinos

(Archivo)

Pueden tener lugar debido a que la persona, aunque no encuentra una razón objetiva para estar de mal humor, nota que algo no está bien. Es difícil que la persona se de cuenta de que ha cambiado de humor.

La misma pregunta

(Archivo)

Es frecuente que se realicen las mismas preguntas repetidas veces, dado que se han podido olvidar conversaciones recientes. Del mismo modo, se pueden relatar recuerdos de la memoria a largo plazo más de una vez, al no recordar haberlo hecho.

Sin embargo, el presentar alguno de estos síntomas no es suficiente para detectar alguna enfermedad cognitiva. Lo más recomendable es acudir a un médico especialista para la especificación correcta del caso. (I)

 

Cinco fáciles ejercicios para fortalecer tu memoria.

Quizás no pensabas que estos ejercicios podrían ayudar a tu memoria, pero son tan idóneos como armar una sopa de letras.

Ejercitar tu memoria es tan necesario como ejercitar tu cuerpo. Foto: Pexels

En algunas ocasiones nos damos cuenta que no podemos recordar cosas tan simples como lo que estábamos yendo a ver a una esquina de nuestra casa, o el número de teléfono que pensábamos que teníamos memorizado.

Sin embargo, existen algunos ejercicios con los que podrás solucionar fácilmente parte del problema y además trabajar tu memoria para el día a día. A continuación, te contaremos algunos de ellos.

Vístete con los ojos cerrados

Guayaquil, junio 25 de 2021.- Venta en pandemia. Etafashion. Foto Carlos Barros / El Universo. Foto: Carlos Barros

Esto, aunque no lo creas, también te puede ayudar a mejorar tu memoria. Vístete con los ojos cerrados.

Eso sí, tendrás que tener en cuenta que esto puede retrasar el procedimiento así que, si te vas a trabajar, tendrás que tomarte algo más de tiempo.

Cambia el reloj de mano y fortalece tu memoria

Foto: JOSEP LAGO

Si cambias el reloj de la mano en la que habitualmente lo usas tendrás que ejercitar tu memoria para recordar dónde está.

Ejercita tu paladar

Estimular tu paladar también puede resultar un buen ejercicio para tu memoria. Podrás ejercitar tanto en compañía de tu pareja como con tus amigos.

Lo mejor es que lo hagas probando cosas que sepas que sí te van a gustar. Así te aseguramos una experiencia agradable.

Camina en distintas direcciones

Shutterstock / Anansing

En espacios que conozcas, aprovecha para caminar hacia delante y hacia atrás, alternando las direcciones.

Checa la hora de forma diferente

Para mirar la hora de un modo diferente tendrás que seguir estos pasos:

  • Coloca un reloj ante un espejo y podrás ver la hora al revés.
  • Si dejas el reloj y el espejo en un lugar por el que habitualmente pasas para ver la hora, verás que tu cerebro te sorprende.

Camina hacia tu destino por otro camino

Los especialistas sugieren caminar a paso ligero sobre todo para aquellas personas que desean regresar o adaptarse a la actividad física regular. Foto: Shutterstock

Cambia el trayecto que habitualmente haces para ir al trabajo o parapor las compras del supermercado. No solo será algo positivo para tu cerebro, también es algo que debes hacer por seguridad para que nadie pueda conocer tus rutinas diarias. (I)

Imagen de portada: Gentileza de Pexels

FUENTE RESPONSABLE: El Universo La Revista.

Sociedad/Salud/Salud Mental/Ejercicios/Ciencia