Qué es el Giro del Pacífico Sur, el «desierto marino» considerado «el lugar más hostil en todo el océano» (y cómo es la intrigante vida acuática que lo habita).

El Giro del Pacífico Sur abarca 37 millones de km2.

En medio del océano Pacífico hay una vasta zona donde las condiciones naturales juegan en contra de la vida marina.

Es un gigantesco «desierto marino» al que los científicos han llamado «el lugar más hostil en todo el océano».

Se le conoce como el Giro del Pacífico Sur, que extiende a lo largo de 37 millones de kilómetros cuadrados, desde las costas de Sudamérica hasta Nueva Zelanda; y desde el Ecuador hasta la Corriente Circumpolar Antártica. Eso equivale a sumar las superficies de Estados Unidos, China y Rusia.

En su superficie se puede apreciar el agua más cristalina del mundo, pero esa es solo una señal de lo «árido» y estéril que es esta zona.

Representa el 10% de la superficie total de los océanos, pero aun así es una de las regiones menos estudiadas de nuestro planeta.

Ahora, una expedición del Instituto Max Planck de Alemania reveló nuevas pistas sobre el lugar y la escasa pero particular forma de vida que ahí habita.

corrientes

FUENTE DE LA IMAGEN – NOAA

El Giro del Pacífico Sur es una de los cinco enormes sistemas de corrientes circulares oceánicas.

Condiciones extremas

El Giro del Pacífico Sur es uno de los cinco enormes sistemas de corrientes circulares oceánicas.

Esa corriente impide la entrada de aguas más ricas en nutrientes que pueden venir de otras partes del océano, por eso su agua es poco «abonada».

En esta zona, el nutritivo fitoplancton se halla solo a profundidades mayores a 100 metros, lo cual hace que la superficie sea tan cristalina.

En las áreas más internas del «desierto», alejadas de cualquier costa, el aire no lleva partículas orgánicas desde la tierra, lo cual tampoco ayuda a que se nutra el agua.

El fondo del giro contiene la menor cantidad de materia orgánica que se haya encontrado en las profundidades marinas.

pez

FUENTE DE LA IMAGEN – TIM FEDERMAN/MAX PLANCK INSTITUTE

Los científicos aún no logran entender por completo cómo se sobreviven las criaturas que habitan en este desierto marino.

Y a eso hay que sumarle que en la zona el sol irradia de manera «peligrosamente alta», según los expertos. Los niveles de rayos UV en el giro son calificados de «extremos».

Todos esos factores dificultan que el lugar pueda ser habitado por animales que abundan en otras partes del mundo.

La investigación del Instituto Max Planck, sin embargo, mostró que en medio de este desolado paisaje marino hay microorganismos que se las han ingeniado para sobrevivir en medio de condiciones adversas.

Durante seis semanas, un equipo de microbiólogos recorrió en un barco cerca de 7.000 km entre Chile y Nueva Zelanda, tomando y analizando muestras del agua mientras navegaban.

Estas muestras las tomaban entre los 20 y los 5.000 metros de profundidad.

«Sorpresivamente, encontramos cerca de un tercio menos de células en las aguas superficiales del Pacífico Sur, comparado con los giros oceánicos en el Atlántico», dijo en un comunicado el microbiólogo marino Bernhard Fuchs, coautor de la investigación.

investigadores

FUENTE DE LA IMAGEN – TIM FEDERMAN/MAX PLANCK INSTITUTE

Los investigadores usaron sondas para tomar muestras del agua.

«Fue probablemente el menor número de células que se haya registrado en aguas oceánicas superficiales».

Comportamientos extraños

Según los investigadores, a pesar de lo escasos y lo pequeños que son estos organismos, tienen una gran influencia en las dinámicas del océano, así como en los ciclos del carbono a nivel global.

Aún no se sabe con precisión cómo estos organismos sobreviven en un ambiente con tan pocos nutrientes.

Los biólogos, sin embargo, encontraron casos de algas que establecen relaciones simbióticas con algunas bacterias, con las que intercambian sustancias esenciales como nitrógeno y azúcares, aunque aún es un misterio de dónde toman los demás nutrientes, como el fósforo y el hierro, que raramente se encuentran en estos lugares.

Durante la exploración también se dieron cuenta de que la «comunidad» de organismos variaba fuertemente a medida que aumentaba la profundidad.

océano

FUENTE DE LA IMAGEN – INSTITUTO MAX PLANCK/NOAA/ NASA/ GOOGLE EARTH

Los investigadores exploraron la zona desde Chile hasta Nueva Zelanda.

Eso se explica por la cantidad de luz que penetra el agua. Lo sorprendente, sin embargo, fue que un organismo altamente fotosintético llamado Prochlorococcus se encontraba en pocas cantidades en las aguas superficiales, donde hay más luz, y era más abundante a 150 metros de profundidad, donde es más oscuro.

Lo contrario ocurrió con otro organismo llamado AEGEAN-169, que hasta ahora solo se había detectado alrededor de los 500 metros de profundidad, pero en esta ocasión lo vieron de manera «particularmente numerosa» en aguas superficiales del centro del giro.

«Esto es algo que definitivamente vamos a investigar más», dijo la microbióloga Greta Reintjes, coautora de la investigación.

Aunque el Giro del Pacífico Sur aún guarda muchos enigmas, los científicos confían en que estos hallazgos sirvan para entender mejor cómo funciona este ecosistema y cómo afecta los ciclos vitales de la Tierra.

Imagen de portada: Gentileza de TIM FERDELMAN / MAX PLANCK INSTITUTE FOR MARINE M

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Julio 2019

Naturaleza/Biología/Ciencia/Medio Ambiente

 

 

 

 

Animales y paisajes exóticos de las Galápagos.

Gusanos que no lo son; pulpos súper maternales; y formaciones de lava colapsadas pueblan el fondo marino en las inmediaciones de las Galápagos.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Hace 40 años, agua hirviente, altísimas estructuras con forma de chimeneas y un zoológico de extraños seres impactaron a los investigadores que intentaban estudiar el fondo marino a 400 kilómetros al noreste de las Islas Galápagos, donde toparon con respiraderos hidrotermales que componían un mundo infernal completamente aislado de la luz solar.

El hallazgo puso de cabeza nuestra percepción de la vida en la Tierra, que hasta entonces se sustentaba en la suposición de que no podía haber vida sin los rayos del sol.

El explorador submarino Robert Ballard, era parte de la expedición original y hace poco volvió a la zona conocida como Galápagos Rift (o Falla de Galápagos) para estudiar sus cambios.

Los respiraderos hidrotermales son hábitats efímeros cuya energía depende del calor que subyace al manto terrestre. Nuevas erupciones pueden colapsarlos y el movimiento de las placas tectónicas puede arrastrarlos lejos de sus fuentes de calor.

En junio pasado, Ballard (explorador residente de National Geographic) y su equipo llegaron al Galápagos Rift y hallaron que nuevos flujos de lava habían destruido las chimeneas que estuvieron activas en la década de 1970. Sin embargo, nuevos respiraderos se habían abierto en las inmediaciones y especies antes solo vistas en otras partes del mundo, se encontraban dispersas en todas las áreas estudiadas.

Para ver lo que descubrieron, mira estas diez fotografías:

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC. Agosto 2018

Islas Galápagos/Naturaleza y fauna

Los Angry Birds verdaderos hacen nidos inmensos.

Tejedores republicanos agresivos expulsan a las aves perezosas para construir nidos espectaculares en África, los cuales pueden pesar hasta 1,000 kilogramos

No puedes construir los nidos más grandes del mundo trabajando con un montón de holgazanes.

Al menos, esa es la conclusión de un nuevo estudio sobre la manera como los tejedores republicanos (Philetairus socius) forman y mantienen nidos que pueden albergar hasta 500 pájaros.

Los agresivos supervivientes identifican y castigan a los perezosos mientras construyen gigantescas estructuras de hierba tejida en el sur de África. Las aves que eluden sus obligaciones en la creación del techo principal de paja y en vez de ello, trabajan en cámaras individuales, son ahuyentadas del nido, informa un estudio publicado en la revista PLOS ONE.

Cuando las aves holgazanas regresan, se muestran mucho más cooperativas, observaron los investigadores durante el trabajo de campo realizado con apoyo de la Sociedad National Geographic, en el Sitio de Investigación Brink de Namibia, en 2014.

Gavin Leighton, coautor del estudio, cree que los pájaros agresivos de la colonia de tejedores contribuyeron al bien común.

La agresión que induce a la construcción del nido, dado que es una conducta tan constante, bien podría dar origen a esos grandes nidos, dice Leighton, miembro postdoctoral del Laboratorio de Ornitología de Cornell, en Nueva York.

Gorrones en potencia

Con un peso de una tonelada o más y hasta 6 metros de ancho, los nidos son hogar de varias familias extendidas que disponen de cámaras propias donde posarse y reproducirse.

Si las familias no están emparentadas estrechamente, existe la posibilidad de que algunos individuos exploten los beneficios del nido comunal dejando la construcción grupal a otros.

Es allí donde creemos que la coerción podría ser importante para proteger la inversión y asegurar que los demás también cooperen, apunta Leighton, quien es coautor del estudio con la bióloga Laura Vander Meiden, de la Universidad de Miami.

René van Dijk, investigador de tejedores republicanos en la Universidad de Sheffield, Reino Unido, no está tan seguro.

La idea es muy interesante dice, pero- me parece improbable que esto esté impulsando la construcción comunal del nido.

Según sus observaciones, las interacciones agresivas parecen ser relativamente raras, mientras que la construcción del techo solo la realiza alrededor de 50 por ciento de las aves, en su mayoría machos. Por consiguiente, hay muchos aprovechados que necesitarían un castigo por no contribuir a la construcción del techo.

Van Dijk también cuestiona que las aves dominantes puedan monitorear la conducta de, por ejemplo, las 300 aves de una colonia típica.

No obstante, Leighton dice que ha visto constructores de nidos que interrumpen el trabajo con frecuencia en alguna rama cercana. Es posible que estén vigilando a los otros individuos de la colonia, informa.

Si los hallazgos del estudio son correctos, los nidos de los tejedores republicanos podrían ser mucho más grandes de lo necesario, agrega Matthieu Paquet, de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido.

Si la coacción desempeña un papel, podemos suponer que las aves construyen más de lo que realmente hace falta, para evitar la agresión, sugiere.

Una primicia para las aves

Leighton dice que su estudio identifica el primer caso conocido de una especie de ave que utiliza la agresión para fomentar la cooperación por el bien del grupo.

Semejante conducta es rara en los animales sociales, agrega, y son pocos los ejemplos conocidos, incluida la rata topo desnuda, una especie que igualmente castiga a los miembros del grupo que necesitan avisparse.

Y por supuesto, también los humanos. Leighton compara el nido del tejedor republicano con un complejo de apartamentos.

Los individuos que más contribuyen al mantenimiento de la zona común del complejo son los más agresivos, y los individuos que trabajan más en sus espacios propios son quienes reciben más agresión, señala.

Pero cuando los tejedores republicanos son expulsados del edificio, al menos saben que hay manera de regresar.

Imagen de portada: Gentileza de NATIONAL GEOGRAPHIC

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC. Agosto 2018

Angry birds/Nidos/Aves/Naturaleza

La madre conejo contra la serpiente.

Observa la estrategia de la coneja cola de algodón, para salvar a sus crías.

La serpiente pitón asesina no tiene nada que ver con esta valiente conejita.

En un nuevo video de YouTube, una madre coneja cola de algodón, o rabo blanco oriental, descubre que una serpiente asedia a sus bebés y orquesta un ataque implacable.

Mientras la serpiente ratonera intenta escapar, la coneja repetidamente la embiste con feroces mordidas, y, rodando sobre su espalda, hace que el reptil se retuerza mientras intenta destriparlo, explica Dana Krempels, bióloga de la Universidad de Miami en Florida.

?¿No son lindos y tiernos??, ríe Krempels, quien ha rescatado y rehabilitado conejos durante 30 años. Para sorpresa de muchos, ?los conejos no son unos animalitos tímidos?, dice.

Las conejas madre son muy celosas de sus bebés. Débiles, lentos, y desvalidos, los conejos recién nacidos ni siquiera abren los ojos hasta casi una semana después de su nacimiento, por lo que son una cena fácil para muchos depredadores: comadrejas, ratas, gatos y, por supuesto, serpientes, por nombrar unos cuantos.

La serpiente del video, aparentemente filmada en algún lugar en el este de Estados Unidos, es una serpiente ratonera negra, una serpiente común, no venenosa, que exprime a sus presas hasta la muerte. Aunque la constrictora dio muerte a dos de los pequeños conejos, el tercero saltó lejos, aparentemente ileso.

Observa el video, por favor: Muchas gracias.

Rabbit Vs Snake. Momma Rabbit save babies – Original Video

Serpiente en la hierba

Para evitar que depredadores de estos se dirijan al nido, una coneja madre merodea las cercanías durante el día regresando únicamente al anochecer y al amanecer para alimentar a los cachorros.

Si uno se fija, al principio del video se escucha un ruido un poco chirriante: Es el bebé que quedaba vivo haciendo un llamado de alarma, explica Krempels, y cuando la madre escucha el grito, llega a cobrar la factura.

La coneja madre no logró destripar la serpiente con sus patadas, pero no iba a dejarla escapar ilesa.

No se trata de venganza: su objetivo era tanto echar la serpiente fuera de su nido como herirla lo suficiente para que no pudiera regresar, explica Krempels.

En su mayoría, los conejos bebé son asesinados por depredadores cuando aún están en el nido, lo que los obliga a abandonarlo en tan sólo 10 a 12 días. Aun entonces, siguen alimentándose de su madre, por lo que permanecen cerca durante varias semanas más.

Por si alguien se lo pregunta, los padres cola de algodón no tienen ningún papel en la crianza o en la protección? de sus crías, dice Krempels: La relación de estos machos con las hembras es algo así como: Con permiso, señorita, muchas gracias?.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC. Agosto 2018

Animales/Depredadores/Crias/Naturaleza

Medio ambiente: cuáles son los 9 límites que mantienen a la Tierra en equilibrio (y qué riesgos corremos por haber pasado 4).

¿Qué tan cerca estamos de romper el equilibrio natural y la capacidad de resiliencia de la Tierra?

Hace unos 11.000 años sucedió algo inédito en los últimos 100.000 años de historia de la Tierra: el clima del planeta se volvió estable.

Esta era geológica con temperaturas predecibles fue bautizada como Holoceno y le permitió a la humanidad desarrollar la agricultura, domesticar animales y básicamente crear el mundo moderno actual.

Sin embargo, en ese proceso también extinguimos especies y dañamos ecosistemas, contaminamos el aire, el agua y el suelo, y desatamos la crisis del cambio climático.

En otras palabras, forzamos el ingreso al Antropoceno, la actual era geológica donde los humanos somos los principales responsables de los cambios en el planeta.

Es en este contexto que un grupo internacional de científicos liderados por el sueco Johan Rockström del Centro de Resiliencia de Estocolmo comenzó a investigar qué riesgo corremos de quebrar el equilibrio natural y la capacidad de resiliencia de la Tierra.

Su influyente estudio, publicado en 2009, definió nueve límites o parámetros interconectados que son determinantes para mantener la estabilidad del planeta.

«Cada uno de esos aspectos es muy importante individualmente, pero también es muy importante verlos con el conjunto», le dice Arne Tobian, investigador del centro, a BBC Mundo.

Gráfico de los 9 límites planetarios

Además de identificar esos nueve procesos, los expertos definieron medidas cuantitativas muy específicas para cada uno de ellos, que delimitan una zona segura de acción y una de riesgo, que a su vez va creciendo en peligrosidad.

Si no cruzamos esas fronteras trazadas, dicen, la humanidad va a poder seguir prosperando por generaciones.

Pero en caso de pasar tan solo una de ellas, nos exponemos a generar cambios ambientales irreversibles en todo el sistema y desencadenar el colapso de nuestra sociedad.

Los resultados de este colosal estudio fueron llevados a la pantalla en un reciente documental de Netflix titulado «Romper los límites: La ciencia de nuestro planeta» y se ha vuelto especialmente relevante en el marco de la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 26), cuyo objetivo es lograr que el mundo actúe rápido ante una crisis que se conoce desde hace décadas y cuyo margen de acción es cada vez menor.

Línea

LOS 9 LÍMITES PLANETARIOS

De los nueve límites planetarios, ya cruzamos cuatro, hay tres dentro de la zona segura (por ahora) y dos que todavía son una gran incógnita.

1. Cambio climático

Uno de los cuatro límites que ya hemos sobrepasado es quizás el más conocido de todos: el cambio climático.

Desde la Revolución Industrial, la temperatura global ha subido 1,1°C. Este aumento es el responsable de los fenómenos climáticos extremos que cada vez se producen con mayor frecuencia a lo largo del mundo, como las sequías e inundaciones.

Según Naciones Unidas (ONU), hoy en día tenemos cinco veces más desastres meteorológicos que en 1970 y son siete veces más costosos. Las consecuencias son más devastación y más muertes.

La comunidad científica afirma que, para evitar que las consecuencias del cambio climático sean aún peores, es necesario que el aumento de la temperatura se mantenga en el entorno de los 1,5ºC.

Río Paraná

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Sequías como la actual del río Paraná que afecta a varios países de Sudamérica son cada vez más frecuentes debido al cambio climático.

No obstante, si seguimos tal como en la actualidad, para fines de este siglo el incremento puede llegar a los 4,4°C, lo cual sería catastrófico.

«El drama es que el desafío del cambio climático puede ser el más fácil (de resolver) si uno considera el desafío del desarrollo sostenible en conjunto», dijo Rockström al presentar su estudio en una charla TED en 2010.

Por si fuera poco, el cambio climático es uno de los dos límites planetarios considerados centrales por su influencia sobre todo el sistema.

2. Integridad de la biósfera

La integridad de la biósfera, es decir, la pérdida de biodiversidad y extinción de especies, es el otro de los límites centrales. Y también lo hemos pasado.

Sin embargo, a diferencia del cambio climático, este proceso ya pasó la zona de riesgo creciente y se encuentra directamente en la zona de riesgo alto, lo que aumenta las probabilidades de generar cambios ambientales irreversibles a gran escala.

Es tanto lo que hemos sobrepasado este umbral que algunos investigadores creen que estamos en medio de la sexta extinción masiva en la historia del planeta.

Para tener una idea, las extinciones masivas fueron periodos donde se aniquiló del 60 al 95% de las especies.

Abejas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Un millón de especies animales y vegetales están ahora en peligro de extinción.

En el documental de Netflix, Rockström asegura que deberíamos perder cero biodiversidad y especies a partir del año que viene.

El desafío es monumental si se tiene en cuenta que actualmente de las 8 millones de especies animales y vegetales que habitan el planeta, 1 millón está en peligro de extinción.

No obstante, es un esfuerzo necesario: tener ecosistemas saludables nos provee de aire limpio, suelos fértiles, agua dulce, cultivos polinizados, materias primas para nuevos fármacos y un largo etcétera.

3. Cambio del uso del suelo

El uso del suelo es otro de los límites que hemos cruzado y consiste en la transformación de bosques, pastizales, humedales, la tundra y otros tipos de vegetación principalmente en tierras para la agricultura y ganadería.

La deforestación, por ejemplo, tiene un enorme impacto en la capacidad del clima para regularse, algo que los especialistas repiten cada vez que hay incendios en el Amazonas.

Pero el cambio del uso del suelo es también uno de los impulsores de las graves reducciones de la biodiversidad, sobre todo por la creciente demanda de tierra para producir comida.

De hecho, uno de los desafíos actuales de la sostenibilidad es cómo alimentar a las casi 8 mil millones de personas que viven en el planeta (y los 2 mil millones más que habrán en 2050) sin quitarle más terreno a la naturaleza.

4. Flujos biogeoquímicos

La cuarta y última frontera ya sobrepasada es la de los flujos biogeoquímicos, que abarca sobre todo a los ciclos de fósforo y nitrógeno.

Cultivos en California

FUENTE DE LA IMAGEN-GEORGE ROSE/GETTY IMAGES

La agricultura representa el 70% del uso de agua dulce en el planeta.

Si bien ambos elementos son esenciales para el crecimiento de las plantas, su uso excesivo en fertilizantes los coloca en zona de riesgo.

Uno de los problemas que esto genera es que parte del fósforo y nitrógeno aplicados a los cultivos es arrastrado al mar, donde empujan a los sistemas acuáticos a traspasar sus propios umbrales ecológicos.

5. Reducción del ozono estratosférico

De los nueve procesos, hay uno solo sobre el que la humanidad actuó con éxito al ver las señales de alerta: la reducción del ozono en la estratósfera.

Hace más de 30 años el mundo entero se puso de acuerdo en prohibir los clorofluorocarbonos (CFC), sustancias químicas que estaban provocando un «agujero» en la capa de ozono.

Las consecuencias de perder esta capa de protección iban desde la multiplicación de los casos de cáncer de piel hasta daños medioambientales irreversibles.

Tierra vista desde el espacio.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El Protocolo de Montreal vigente desde 1989 prohibió el uso de ciertas sustancias para proteger a la capa de ozono, vital para frenar las radiaciones ultravioletas del Sol.

Tras el famoso Protocolo de Montreal, el ozono estratosférico se ha ido recuperando, lo que hoy nos permite estar tranquilos dentro de la zona segura para este proceso.

6. Uso del agua dulce

Si bien el uso de agua dulce está actualmente dentro del área de acción segura, nos estamos moviendo de forma vertiginosa hacia la zona de riesgo, asegura Rockström en el documental.

Es que la Tierra puede verse como un punto azul desde el espacio, pero solo el 2,5% es agua dulce. Este porcentaje es cada vez menor principalmente por la ya citada creciente presión de la agricultura para producir más y más comida.

Cabe destacar que aunque la desalinización es posible, consume mucha energía que, en general, proviene de los mismos combustibles fósiles que contribuyen al cambio climático. Por si esto fuera poco, este proceso es una fuente de contaminación de los ecosistemas costeros.

7. Acidificación del océano

Con la acidificación del océano sucede algo similar que con el agua dulce: el límite no ha sido cruzado aún, pero estamos peligrosamente cerca.

Blanqueo de corales.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El blanqueo de los corales los expone a enfermedades y ya ha desatado eventos de muertes masivas de estos organismos a lo largo del mundo.

El problema es que sus efectos quedan justamente ocultos bajo el agua, por ejemplo, con la muerte de los corales.

Este proceso en particular presenta una capa extra de riesgo, pues varias de las extinciones masivas de la historia tuvieron a la acidificación de los océanos como detonante.

En los últimos 200 años, el agua del océano se ha vuelto un 30% más ácida, una tasa de transformación química 100 veces más rápida que la registrada allí en los últimos 55 millones de años.

Este límite está tan íntimamente ligado con el cambio climático que se le suele llamar su «gemelo malvado».

Lo bueno es que si se cumplen las metas del cambio climático ratificadas en la COP 26, el pH del océano se mantendrá a raya.

8. Carga de aerosoles atmosféricos

Todavía quedan dos límites por mencionar que no están de uno ni del otro lado de la frontera. Y es que los científicos no saben cómo medirlos.

«No existe una línea base de los últimos 11.000 años para esos procesos, porque son nuevos», explica Tobian.

Humo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Respirar aire altamente contaminado es responsable de unas 800.000 muertes prematuras cada año.

Uno de ellos es la contaminación de la atmósfera con aerosoles de origen humano, es decir, partículas microscópicas generadas sobre todo por la quema de combustibles fósiles, pero también por otras actividades como los incendios forestales.

Estos aerosoles afectan tanto al clima (por ejemplo, provocan cambios en los sistemas de monzones en las regiones tropicales) como a los organismos vivos (unas 800.000 personas mueren cada año de forma prematura por respirar aire altamente contaminado).

9. Incorporación de nuevas entidades

El noveno y último proceso es la incorporación de las llamadas «nuevas entidades».

Se trata de elementos u organismos modificados por los humanos, así como sustancias enteramente nuevas. Esto incluye una lista de cientos de miles de entidades que van desde materiales radiactivos hasta microplásticos.

Pero quizás el mejor ejemplo sean los CFC, es decir, esas sustancias químicas que fueron prohibidas para salvar a la capa de ozono estratosférico.

Línea

La esperanza como acción

El trabajo del Centro de Resiliencia de Estocolmo no solo advierte sobre los problemas centrales que afectan al planeta. También da esperanza.

«Sabemos cuál es el problema y sabemos que tenemos un problema y también al mismo tiempo sabemos cuáles serían las soluciones posibles. Lo tenemos a la mano», le dice Tobian a BBC Mundo.

El desafío es grande y apremiante: en esta década que termina en 2030 la humanidad debe llevar adelante una transformación masiva para mantenerse en línea.

Sin embargo, los científicos aseguran que es posible.

Mural en Glasgow previo a la COP26.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Nuestro clima está cambiando», dice este mural pintado en Glasgow, sede de la COP26.

Se precisan acciones rápidas y audaces de parte de todos y cada uno de los gobiernos del mundo, empezando por el uso de energías renovables.

«Nuestra adicción a los combustibles fósiles está llevando a la humanidad al borde del abismo», dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, esta semana en la COP26.

«Basta de quemar, perforar y excavar a mayor profundidad. Estamos cavando nuestra propia tumba», agregó.

También aseguró que «los países del G20 tienen una responsabilidad especial, ya que representan alrededor del 80% de las emisiones», recordando a los países desarrollados su compromiso (hasta ahora incumplido) de aportar «US $100.000 millones anuales de financiación climática en apoyo de los países en desarrollo».

No obstante, para lograr un mundo sostenible también se necesitan cambios en el estilo de vida de los individuos.

Comer más verduras, ahorrar energía, plantar árboles y elegir caminar, ir en bicicleta o en transporte público son medidas concretas que, según los especialistas, hacen la diferencia.

En otras palabras, lograr un desarrollo sostenible es posible y necesario, pero no fácil. Como dijo la activista sueca Greta Thunberg en un discurso previo a la COP 26 que se volvió viral: «La esperanza no es bla, bla, bla. La esperanza es decir la verdad. La esperanza es actuar».

Línea

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo por Ana País (@anapais)

Clima extremo/Suecia/Naturaleza/Agua/          

Cambio Climático/Ciencia/ Animales/Sociedad/Salud/Vida.

 

Los animales super inteligentes que aprendieron a usar el fuego antes que los humanos.

Entender mejor el comportamiento de estas aves servirá para mejorar el manejo de los incendios forestales.

Australia es hogar de numerosas especies peligrosas: desde cocodrilos hasta serpientes, desde arañas hasta medusas venenosas.

Pero ahora, según un nuevo estudio basado en numerosas observaciones, tres animales aparentemente inofensivos se suman a la lista.

Se trata de tres especies de aves rapaces que los investigadores describieron como pirómanas.

Según Bob Gosford, ornitólogo del Central Land Council en el Territorio del Norte (Australia) y coautor de la investigación, las aves son el milano negro​ (Milvus migrans), el milano silbador (Haliastur sphenurus) y el halcón berigora​ (Falco berigora) esparcen deliberadamente los incendios forestales para obligar a los animales que habitan el bosque a huir de las llamas y así cazarlos con más facilidad.

Lo hacen tomando una ramita encendida con el pico o las garras, que luego dejan caer en un sitio que no ha sido alcanzado por las llamas.

Además, dicen, es posible que hayan aprendido a controlar y utilizar el fuego en su favor, antes que los humanos.

El estudio fue publicado en la revista Journal of Ethnobiology.

Evidencia contundente

La creencia de que estas aves tienen la capacidad de expandir las llamas tiene larga data.

Foto: Wikicommons, Jron.

Con su pico o sus garras, el halcón berigora​ toma una rama encendida y la deja caer en otra zona del bosque que no ha sido alcanzada por las llamas.

Tal es así, que el hecho es conmemorado por antiguas danzas ceremoniales en las culturas aborígenes del país.

Sin embargo, cuando Gosford publicó el resultado de sus observaciones iniciales en 2016, muchos expertos en comportamiento de aves reaccionaron con escepticismo.

Ahora, Gosford recogió el testimonio de 20 nuevos testigos que le han valido la aceptación de los científicos que anteriormente pusieron en duda la evidencia.

Uno de estos testimonios proviene de Dick Eussen, fotoperiodista, ex bombero y coautor del estudio, quien observó este comportamiento cuando intentaba extinguir un incendio en el Territorio del Norte, en los años 80.

Uno de los episodios más recientes tuvo lugar en marzo de 2017, también en el mismo estado, pero los milanos no lograron su cometido.

Aves antes que humanos

No está claro aún cuán común es este comportamiento, pero de acuerdo a la evidencia, estas aves solo recurren a esta metodología de caza si el incendio llegó a su límite de expansión y amenaza con apagarse.

Fogata

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Dominar el fuego significó un punto de inflexión para la humanidad.

Para entender la frecuencia y si esta técnica es exclusiva de estas especies o también es practicada por otras, tanto en Australia como en el resto del mundo, los investigadores planean llevar a cabo experimentos bajo condiciones controladas.

Otro ángulo interesante que se desprende de las observaciones, es que es muy posible que las aves rapaces nos hayan ganado de mano en cuanto al manejo del fuego.

La evidencia más antigua confirmada del uso de fuego se remonta a 400.000 años.

Sin embargo, las aves rapaces han estado en el planeta millones de años antes, con lo cual es posible que lo hayan descubierto antes de que aparecieran los humanos, le dijo a la revista la revista New Scientist, Alex Kacelnik, experto en inteligencia de aves de la Universidad de Oxford, en Reino Unido.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC Mundo Ciencia – enero 2018

Naturaleza/Ciencia/Animales/Fuego

La caza furtiva está forzando la evolución de elefantes sin colmillos.

Después de que la guerra civil terminará con el 90 % de elefantes de Mozambique, cada vez más hembras nacen sin la capacidad de desarrollar colmillos.

Dos años después de su independencia, el clima de inestabilidad política y las presiones exteriores dieron forma a una guerra civil en Mozambique. El conflicto se alargó de 1977 hasta 1992, provocando que en la búsqueda de financiamiento, ambos bandos encontrarán en el marfil de los colmillos de los elefantes un activo valioso para mantener las hostilidades a flote.

El resultado fue una disminución drástica (más del 90 %) de la población de elefantes en Mozambique y demostró el poder de la actividad humana para guiar la selección artificial y realzar o suprimir ciertas características, incluso en animales salvajes.

Un nuevo estudio publicado en Science a mediados de octubre de 2021 sugiere que la caza furtiva durante el conflicto armado provocó una presión evolutiva tan intensa, que ha comenzado a suprimir un rasgo distintivo de los elefantes africanos: sus colmillos.

Elefantes sin colmillos: el efecto de la caza durante la guerra civil

elefantes sin colmillos

 Foto: Getty Images

Según el estudio, antes de la guerra civil el 18.5 % de elefantes hembra de Mozambique nacían sin la capacidad de desarrollar colmillos debido a una alteración genética que entonces era considerada poco común. Se trata de una condición únicamente observada en elefantes hembra. Según los autores del estudio, la mutación del cromosoma X que provoca la ausencia de colmillos es fatal para los machos (que mueren en el útero) y resulta dominante en las hembras.

Sin embargo, en la década de los 90 el número de elefantes hembra que heredó tal condición aumentó hasta el 33 % de la población del Parque.

Durante la guerra civil, la población de elefantes disminuyó radicalmente: de los más de 2,500 ejemplares que habitaban Mozambique, el estudio calcula que sólo quedaban cerca de 200 a inicios del siglo XXI.

En este lapso, los cazadores pusieron en marcha un mecanismo insospechado de selección artificial: después de cazar a cerca del 90 % de elefantes de Mozambique (los que poseían colmillos), la mayor parte de ejemplares restantes llevaban consigo la mutación que evita la aparición de colmillos.

elefantes sin colmillos

Foto: Getty Images

Como el grupo de elefantes hembras sin colmillos no resultó atractivo para la caza, la probabilidad de reproducirse y transmitir la alteración genética que suprime los colmillos aumentó radicalmente, en contraposición con aquellos que sí poseían, pero fueron cazados.

En resumen, la matanza selectiva de elefantes con colmillos ha dado lugar al nacimiento de cada vez más crías sin colmillos, una señal de “presión selectiva reciente”, explican los autores del estudio.

Y aunque a primera vista el dominio de esta mutación podría resultar positivo para evitar la caza,  el equipo a cargo del estudio descubrió que los elefantes sin colmillos llevan una alimentación distinta a los que carecen de esta mutación y se alimentan de otra clase de plantas. 

Tratándose de una especie clave para su ecosistema, estos cambios podrían alterar el resto de la cadena alimenticia. Además, la mutación resulta letal para los machos que mueren en el útero, de modo que la población podría reducirse cada vez más, aún cuando la cacería dejó de practicarse en Mozambique tras el final de la guerra.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC Por Alejandro J. López

Africa/Caza furtiva/Colmillos/Mutación genética/Elefantes/Sociedad/Naturaleza

 

Una gorila entre mariposas y otras fabulosas imágenes del concurso de fotografía The Nature Conservancy 2021.

«Un recordatorio magnífico e inolvidable de la vitalidad y el poder sobrecogedor de la naturaleza».

Así es como Meg Goldthwaite, directora global de comunicaciones de The Nature Conservancy (TNC), describe las imágenes ganadoras de la competencia fotográfica de la organización, que promueve la conservación y busca soluciones a desafíos urgentes como el cambio climático.

En esta edición recibió más de 100.000 fotografías de 158 países, tras una pausa de un año debido a la pandemia.

El gran premio fue para el británico Anup Shah por su impresionante imagen, titulada «Malui», de una gorila occidental de llanura caminando entre una nube de mariposas en República Centroafricana.

«Me gustan las fotos que te atrapan», dijo el fotógrafo estadounidense Ben Folds, uno de los jueces del concurso.

«La cara [de la gorila]… ¿muestra tolerancia o dicha? Es muy difícil de interpretar, y los insectos te llevan hacia ella».

Latinoamérica se destacó con fotografías premiadas en Colombia, México, Argentina y Brasil.

A continuación, te mostramos algunas de las imágenes ganadoras del concurso.

Gran Premio para América Latina: «Mis monos», por Gustavo Garcés Villa, Colombia

Tres monos nocturnos emergen sus cabezas con sus grandes ojos del tronco de un árbol en Villaviencio, Colombia, 2019

FUENTE DE LA IMAGEN, GUSTAVO GARCÉS VILLA/TNC PHOTO CONTEST 2021

En la fotografía captada en 2019, tres monos nocturnos emergen de sus cabezas con sus grandes ojos del tronco de un árbol en Villavicencio, Colombia.

«Es el tipo de fotografía que te hace sonreír, algo que todos necesitamos después de un año tan turbulento», dijo Alex Snyder, editor fotográfico de TNC.

«La correcta composición y configuración de la cámara capturaron un instante perfecto que muestra a estos animales en su entorno. Inmediatamente, nos sentimos atraídos por sus expresiones y sonreímos».

Elección del público: «Luciérnagas», por Prathamesh Ghadekar, India

Justo antes del monzón, estas luciérnagas se congregan en ciertas regiones de India y, en algunos árboles especiales como este, se encuentran en una cantidad increíble que puede llegar a ser de millones.

FUENTE DE LA IMAGEN – PRATHAMESH GHADEKAR/TNC PHOTO CONTEST 2021

Justo antes de una tormenta monzónica, las luciérnagas se congregan en ciertas regiones de India y algunos árboles pueden llegar a albergar millones de ellas.

Esta imagen en particular es un conjunto de 32 fotografías (30 segundos de exposición cada una) del árbol tomadas con un trípode. Contiene 16 minutos de tiempo de visualización.

line

Primer lugar, Paisaje: «Sequía», por Daniel de Granville Manço, Brasil

Un lagarto en descomposición en un suelo seco y agrietado.

FUENTE DE LA IMAGEN – DANIEL DE GRANVILLE MANÇO/TNC PHOTO CONTEST 2021

El cadáver de un cocodrilo (caimán yacaré) de Pantanal yace en el suelo seco, a orillas de la carretera Transpantaneira en el municipio de Poconé, Mato Grosso, Brasil.

La foto fue tomada con un dron en 2020 en pleno apogeo de las sequías que azotaron el Pantanal ese año.

line

Segundo lugar, Paisaje: «Serra Do Mar», por Denis Ferreira Netto, Brasil

La cima de una montaña cubierta de verde emerge de las nubes.

FUENTE DE LA IMAGEN – DENIS FERREIRA NETTO/TNC PHOTO CONTEST 2021

«En un vuelo en helicóptero por la cordillera del mar, me encontré con esta capa de nubes blancas, que resultó en esta magnífica imagen que se asemeja a la cabeza de un dinosaurio», dijo el fotógrafo.

line

Mención honorífica, Paisaje – América Latina: «Estática nocturna», Hernando Alonso Rivera Cervantes, México

Actividad nocturna en el volcán de Colima,

FUENTE DE LA IMAGEN – HERNANDO ALONSO RIVERA/TNC PHOTO CONTEST 2021

La imagen muestra actividad nocturna en el volcán de Colima, el más activo de México, durante una noche de invierno, explica el autor.

Si deseas conocer más sobre este tema, cliquea por favor donde está escrito en “negrita”. Muchas Gracias.

line

 

Mención honorífica, Paisaje: «Color de la vida», por Scott Portelli, Australia

Una foto aérea de ríos y arroyos en el Golfo de Carpentaria, Australia

FUENTE DE LA IMAGEN – SCOTT PORTELLI/TNC PHOTO CONTEST 2021

Durante la temporada de lluvias, el golfo de Carpentaria, en el norte tropical de Queensland, alberga una gran cantidad de ríos, esteros y arroyos sinuosos que crean uno de los paisajes vívidos e intrincados de la naturaleza.

Exuberantes manglares verdes bordean las marismas, acentuados por las mareas y los meses de lluvia que llenan la cuenca artesiana.

line

Primer lugar, Gente y naturaleza: «Salvando orangutanes», por Alain Schroeder, Bélgica

Un joven orangután es sedado y preparado para la cirugía por un equipo de especialistas.

FUENTE DE LA IMAGEN – ALAIN SCHROEDER

Esta imagen documenta el rescate, la rehabilitación y la liberación de un orangután indonesio, cuenta el autor de la fotografía.

El equipo del Programa de Conservación de Orangután de Sumatra trabajó en conjunto para preparar a Brenda, una orangutana de aproximadamente tres meses, para la cirugía.

Los orangutanes están amenazados por la merma continua de la selva tropical debido a las plantaciones de aceite de palma, la tala, la minería y la caza.

line

 

Segundo lugar, Gente y naturaleza: «Tormenta de arena», po Tom Overall, Australia

Un hombre lucha contra el viento que sopla en la tela alrededor de su cabeza en el desierto del Sáhara

FUENTE DE LA IMAGEN – TOM OVERALL/TNC PHOTO CONTEST 2021

Espectacular fotografía de un guía en el desierto del Sáhara enfrentando una tormenta de arena.

line

 

Mención honorífica, Gente y naturaleza: «El camino a casa», por Minqiang Lu, China

Dos hombres y un animal viajan a lo largo de una tirolina sobre un río fuerte

FUENTE DE LA IMAGEN – MINQIANG LU/TNC PHOTO CONTEST 2021

La imagen de estos dos hombres en una tirolina fue tomada en Yunnan, China, en mayo de 2021.

line

Primer lugar, Acuáticas: «Agua», por Kazi Arifujjaman, Bangladesh

Una foto en blanco y negro de una tubería que brota agua con la silueta de un hombre caminando en el fondo.

FUENTE DE LA IMAGEN – KAZI ARIFUJJAMAN/TNC PHOTO CONTEST 2021

Fotografía en blanco y negro de una tubería que brota agua, junto a la silueta de un hombre caminando.

line

Segundo lugar, Acuáticas: «Nadando», por Joram Mennes, México

Buzos nadan en un cenote

FUENTE DE LA IMAGEN – JORAM MENNES/TNC PHOTO CONTEST 2021

«Tres niveles de diversión: nadadores, apneístas y buceadores disfrutan de sus respectivas actividades deportivas o recreativas en una masa de agua dulce conocida localmente como los Cenotes», cuenta el fotógrafo.

line

Mención honorífica, Acuáticas: «Burbujas glaciales», por Jorge Andrés Miraglia, Argentina

Burbujas de aire atrapadas en el hielo en un glaciar

FUENTE DE LA IMAGEN – JORGE ANDRÉS MIRAGLIA/TNC PHOTO CONTEST 2021

Este glaciar, en la Patagonia argentina, se originó a partir de sucesivas nevadas que se acumularon y compactaron, formando una densa masa lo suficientemente viscoelástica como para poder arrastrarse por el valle.

Mientras descienden, las temperaturas aumentan y el hielo se derrite, liberando parte del aire que quedó atrapado en su interior, cuenta Miraglia.

line

Primer lugar, Vida silvestre: «Un baño turbulento», por Buddhilini de Soyza, Australia

Guepardos machos nadan a través de un río que fluye rápido

FUENTE DE LA IMAGEN – BUDDHILINI DE SOYZA/TNC PHOTO CONTEST 2021

Las incesantes lluvias en la Reserva Nacional de Masai Mara, Kenia, provocaron la inundación del río Talek.

«Estos guepardos machos buscaban cruzar el río en medio de poderosas corrientes. Parecía una tarea condenada al fracaso y nos alegramos cuando llegaron al otro lado», dice el autor de la imagen.

line

Mención honorífica, Vida silvestre: «Esperando», por Kristhian Castro, Colombia

Cría de león marino de Galápagos

FUENTE DE LA IMAGEN – KRISTHIAN CASTRO/TNC PHOTO CONTEST 2021

Cría de león marino de Galápagos (Zalophus wollebaeki), esperando a su madre en la arena de la playa, en isla San Cristóbal, Galápagos, Ecuador.

line

Mención honorífica, Vida silvestre: «En búsqueda», por Thomas Vijayan, Canadá

Un orangután se aferra a los tocones de los árboles talados que fueron su hogar

FUENTE DE LA IMAGEN – THOMAS VIJAYAN/TNC PHOTO CONTEST 2021

Los humanos podríamos haberlo pensado dos veces antes de talar estos árboles en Borneo y arrebatarle el hábitat a este simio gigantesco, que se aferra a lo que una vez fue su hogar.

«Los orangutanes están acostumbrados a vivir en los árboles y se alimentan de frutas silvestres como lichis, mangostanes e higos, y beben agua a sorbos en los agujeros de los árboles», explica el fotógrafo.

Todas las imágenes están sujetas a derechos de autor.

Imagen de portada: Gentileza de BBC News Mundo-ANUP SHAH/TNC PHOTO CONTEST 2021

Esta imagen de una gorila caminando entre una nube de mariposas en República Centroafricana ganó el Gran Premio.

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Fotografía/Medio Ambiente/Naturaleza/Conservación