Los 3 pilares de la expansión china en América Latina y el Caribe en dos años de pandemia.

Con la venta de millones de dosis de vacunas, Pekín le está dando un impulso a su industria farmacéutica y al mismo tiempo, señalan los analistas, profundizando su influencia en América Latina y el Caribe.

Es lo que desde Occidente se ha tildado de «diplomacia covid», la venta y donación de mascarillas, respiradores, equipos de protección y vacunas en medio de la urgente necesidad global de enfrentar la crisis sanitaria.

Y en la medida que la producción fue expandiéndose, esa práctica avanzó rápidamente durante 2021 en la región, con miras a generar acuerdos para co-producirlas con varios países.

En lo económico, además, el volumen de comercio bilateral entre China y la región continuó aumentando, con proyecciones que apuntan a que este año alcanzaría un nivel récord de US$400.000 millones, según Pekín.

Las inversiones comprometidas antes de la pandemia en proyectos de infraestructura y energía mantienen su curso, como también el avance en las negociaciones comerciales tecnológicas (como es el caso de la tecnología 5G en Brasil) y los préstamos que durante años China le ha ofrecido a países con muy baja calificación de crédito, como Argentina y Venezuela.

Por otro lado, la situación abrió la puerta a nuevos acercamientos políticos, como con Nicaragua, que rompió relaciones diplomáticas con Taiwán para restablecerlas con Pekín.

La pandemia «ha sido muy importante para China porque le proporcionó una nueva vía para ampliar su participación en la región», le dice a BBC Mundo Pepe Zhang, director asociado y miembro del Centro para América Latina Adrienne Arsht del centro de estudios Atlantic Council, en EE.UU.

La «diplomacia covid»

También conocida como la «diplomacia de las mascarillas o la diplomacia de las vacunas», la donación y venta de productos para enfrentar la pandemia en su momento más crítico hizo que China se convirtiera en un actor relevante para Latinoamérica en medio de la crisis sanitaria.

Mientras Europa y, más tardíamente, Estados Unidos, trataban de conseguir respiradores, equipos de protección, oxígeno, mascarillas y lo que fuera necesario para salvar la vida de sus habitantes ante la veloz expansión del covid-19, China, donde se produjo el brote inicial, reaccionó antes a la tragedia y comenzó a producir a toda velocidad los insumos médicos que todo el mundo estaba requiriendo.

Jeringas con dosis de la vacuna de Sinovac contra el covid-19.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La vacuna producida por el laboratorio chino Sinovac es una de las más compradas en América Latina.

Pekín aplicó duras medidas de control y aislamiento contra el virus y apenas logró poner las cosas bajo control dentro de su territorio, se posicionó como una especie de carta de salvación para los países más desesperados que no conseguían productos médicos en los primeros meses de 2020.

Uno de los primeros países en recibir ayuda fue Venezuela a mediados de marzo. Pronto siguieron países como Bolivia, Ecuador, Argentina, y en paralelo a las donaciones, comenzaron las compras por parte de los países latinoamericanos que tenían los recursos económicos disponibles, pero no encontraban el vendedor.

«Queremos agradecer a la República Popular de China la prontitud con la que se ha atendido este planteamiento de México», destacó el canciller Marcelo Ebrard en medio de la escasez de equipos protectores contra la covid-19 y la batalla internacional por hacerse con ellos.

Según Enrique Dussel, coordinador del Centro de Estudios China-México de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y coordinador de la Red Académica de América Latina y el Caribe sobre China (Red ALC-China), el gobierno de Andrés Manuel López Obrador lanzó en aquel momento «una solicitud de auxilio».

«El único país que respondió en forma rápida fue China», dice en conversación con BBC Mundo.

En ese sentido, Dussel opina que la idea de la diplomacia del covid por parte de China es una crítica que viene desde Washington hacia la política exterior de su rival.

AMLO

FUENTE DE LA IMAGEN – GOBIERNO DE MÉXICO

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador compró vacunas a distintos países, incluida China.

«Esto de la diplomacia de las mascarillas y las vacunas es una sobrerreacción. China viene desde hace décadas desarrollando una relación con Latinoamérica», apunta.

Una visión distinta tiene Evan Ellis, profesor de estudios latinoamericanos en el Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos, especializado en la relación de la región con China.

«La pandemia le dio espacio a China para aumentar su influencia. Le ha servido para proyectar su poder», le dice a BBC Mundo.

Ellis señala que en estos dos últimos años, debido a la pandemia, se abrieron nuevos mercados en la región para la venta de vacunas y productos sanitarios.

Ahora, agrega, se ha entrado en una nueva fase de la diplomacia del covid en el área de la tecnología de la salud.

Un ejemplo de este fenómeno son los planes de coproducción de vacunas en Brasil, Perú y Argentina en el período 2022 a 2024.

Este nuevo tipo de relación le permitirá a Pekín, dice el analista, avanzar en desarrollos biotecnológicos en la región.

Vacunas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Por ahora, China encontró en América Latina un gran mercado para la venta de sus vacunas: Sinopharm, Sinovac y CanSino.

La gran mayoría de los países de la región han adquirido dosis de esas vacunas. En Chile, por ejemplo, la compra temprana de los productos chinos le permitió montar la campaña más extensa de inoculación en América Latina.

Los vínculos políticos y «el factor Taiwán»

La capacidad de Pekín para producir vacunas en masa y enviarlas a países en desarrollo ha generado una apertura diplomática y de relaciones comerciales, señalan los expertos, que le dio a China una ventaja respecto a los países desarrollados que han estado enfocados en sus propias necesidades.

En la región, aparte de las beneficiosas ventas, China también ha desplegado un programa de donación de vacunas.

Hace pocas semanas, el gobierno de Xi Jinping realizó la segunda donación de vacunas a Nicaragua, luego que el país centroamericano rompiera sus relaciones diplomáticas con Taiwán.

Daniel Ortega

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El gobierno de Daniel Ortega en NIcaragua rompió relaciones diplomáticas con Taiwán en diciembre.

«En el mundo sólo existe una China», dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, asumiendo la posición de Pekín sobre el gobierno de la isla, que considera parte inalienable de su territorio.

La decisión de Nicaragua, le dice a BBC Mundo Cui Shoujun, profesor y director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Renmin en Pekín, «demuestra que China está expandiendo su influencia en la región».

«China ve a los países latinoamericanos como socios para el desarrollo y ha brindado una enorme asistencia médica a los países más afectados por la pandemia», agrega el académico.

Con el término de las relaciones por parte de Nicaragua, Taiwán quedó con solo 14 aliados diplomáticos formales en el mundo, en medio de una crispación cada vez mayor con Pekín.

En Centroamérica son Honduras, Guatemala y Belice (aunque la recién elegida presidenta de Honduras, Xiomara Castro, quien asumirá el cargo el 27 de enero, se comprometió durante su campaña a romper relaciones con Taiwán a favor de Pekín).

En el Caribe son Haití, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y Las Granadinas, mientras que en Sudamérica es Paraguay.

Maduro y Xi

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Venezuela y China tienen una estrecha relación comercial y política.

Las últimas donaciones de vacunas a Nicaragua, luego del distanciamiento con Taiwán, se suman a otras entregadas a países de la región como Venezuela, Cuba, Bolivia o Perú, que han agradecido la ayuda en medio de la crisis de salud.

Mientras China ve las donaciones como un acto humanitario tras el fracaso del mecanismo COVAX acordado por las grandes potencias para ir en ayuda de los países más vulnerables, sus críticos consideran que utiliza esta circunstancia como una oportunidad para tener ventaja en la negociación de futuros negocios.

Y en un sentido más amplio, para mejorar la imagen que proyecta en el mundo.

Por otro lado, una inclinación hacia la izquierda en los gobiernos de América Latina podría configurar un nuevo escenario.

«El giro hacia la izquierda abre una puerta post-covid para una mayor expansión de la influencia china en Latinoamérica», dice Evan Ellis.

Ha habido un patrón histórico de vínculo, señala el investigador, con países como Venezuela, Cuba, el Ecuador de Rafael Correa, la Bolivia de Evo Morales, la Argentina de Cristina Kirtchner, el Salvador de Bukele, a los que se suman los primeros encuentros con el Perú de Pedro Castillo y ahora la Nicaragua de Daniel Ortega.

No obstante, coinciden los expertos consultados, hay un elemento clave: China quiere hacer negocios. Y ese objetivo depende más bien de las oportunidades que del color político del gobierno de turno.

El comercio

Alicia García-Herrero, economista jefe de Asia-Pacífico del banco de inversión francés Natixis, en Hong Kong, y ex economista del Fondo Monetario Internacional (FMI), plantea que «la pandemia ha llevado a agudizar la relación de dependencia entre América Latina y China».

A una cuenta comercial con déficit y una montaña de préstamos de China hacia la región durante las últimas décadas, se han sumado nuevos elementos.

Barco carguero

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Entre ellos, la dependencia que ahora tiene Latinoamérica de las importaciones de vacunas chinas y, en algunos casos, «donaciones a cambio de favores políticos», afirma la economista.

Pero además, está en juego la caída en la entrega de préstamos a la región con el aumento de la presión para el pago de las deudas contraídas.

En ese contexto, apunta García-Herrero, «los países más endeudados de la región tienen que afrontar una montaña de repagos a China en un momento muy difícil», cuando las arcas fiscales están muy dañadas por la pandemia.

Si bien la inversión extranjera directa de China en la región ha estado más lenta durante la pandemia, comenta Pepe Zhang, la «relación comercial sigue siendo robusta y resiliente».

«Es probable que 2021 sea una vez más un año récord o cerca de un año récord para el comercio entre China y la región».

De hecho, durante la reunión ministerial del Foro de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)-China a comienzos de diciembre, el viceministro de Relaciones Exteriores Ma Zhaoxu anunció que el volumen comercial entre las partes superó en 2020 los US$300.000 millones.

«Y se espera que esta cifra alcance los US$400 mil millones este año», señaló Ma.

China

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En lo que se refiere a la inversión China en infraestructura, se desarrollaron 24 proyectos en la región por un valor de US$18.000 millones en 2020, explica Enrique Dussel, «a pesar de que estábamos en plena pandemia».

Para el investigador mexicano, lo que busca China es una asociación estratégica integral de largo plazo con la región que vaya más allá de los gobiernos de turno.

China ofrece un portafolio de opciones a los países de la región desde hace más de 10 años, agrega.

«Si te interesa el ping-pong te ofrezco ping-pong, si quieres tecnología 5G… te ofrezco tecnología 5G. Si quieres un tren rápido, un puerto, un satélite, un préstamo o un Instituto Confucio… aquí lo tienes», dice Dussel.

Finalmente son los países de la región los que deciden qué parte del portafolio quieren.

Banderas de Estados Unidos y China

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Y como lo hemos visto, agrega, «países como Argentina, Ecuador, Brasil, México, Cuba o Venezuela han elegido una parte del portafolio chino».

Estamos viendo nuevas relaciones triangulares entre Latinoamérica, Estados Unidos y China, apunta.

«Vamos a vivir con la tensión entre los dos gigantes», destaca. «Es poco sensato casarse ideológicamente con uno de los dos. Pareciera ser poco inteligente».

Imagen de portada: Gentileza de Reuters

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Cecilia Barría. Diciembre 2021.

Economía/América Latina/Negocios/China

Neurociencia en el negocio: cómo lograr un buen mensaje y una comunicación efectiva.

Según los expertos, la región del cerebro más involucrada en la toma de una decisión de compra es la relacionada con las emociones y la intuición. ¿Cómo llego a mis clientes dejando de lado lo racional?

Desde hace algunos años, las empresas han visto en la neurociencia una oportunidad, una forma de conocer a sus potenciales clientes a través de las exploración del cerebro humano y conocer así sus gustos, deseos, necesidades y motivaciones de compra.

La neurociencia, primero que todo, según explica Gabriel Narvaja, director del diplomado en Neuro Liderazgo y Equipos para Alto Desempeño de la Universidad Andrés Bello (UNAB), es el conjunto de disciplinas que estudian la estructura y el funcionamiento del sistema nervioso humano y cómo se relacionan entre sí sus diferentes elementos para crear y constituir la base biológica de la cognición, las emociones y la conducta.

“Las ramas de la neurociencia nos iluminan día a día en un mayor entendimiento del cerebro y de nuestras capacidades de pensamiento, creatividad, innovación, y de nuestra inteligencia emocional y relacional. Estos descubrimientos nos ayudan a comprender el funcionamiento del cerebro y su impacto en la toma de decisiones, en la gestión y el management”, dice Narvaja.

Ahora, una de las metodologías más utilizadas de este campo de la ciencia es el neuromarketing, el cual está dejando atrás otras técnicas como los focus group, las encuestas o los test de productos. Este estudia los efectos que la publicidad y otras estrategias tienen en el cerebro con la intención de llegar a predecir la conducta del consumidor. Y es que, según dicen los expertos, la región del cerebro más involucrada en la toma de una decisión de compra es la relacionada con las emociones y la intuición.

Entre las técnicas del neuromarketing una de las más conocidas es el eye tracking, que mide los movimientos de los ojos y su punto de foco para extraer información sobre el objeto principal de la atención de una persona. También se utiliza mucho la electroencefalografía (EEG), que consiste en instalación de electrodos sobre el cuero cabelludo de los sujetos para medir corrientes eléctricas que determinarán, en tiempo real, dónde se está produciendo la mayor actividad cerebral, y la resonancia magnética funcional, la cual logra identificar la zona del cerebro con mayor actividad en función de los niveles de oxígeno en la sangre. Sin embargo, esta última requiere más tiempo para obtener las imágenes (5-8 segundos) a diferencia de la velocidad de reacción de la EEG.

Pese a las virtudes y fortalezas de esta metodología, tiene una gran barrera para las empresas: los elevados costos. Sin embargo, sin tener acceso a estas tecnologías, una empresa puede aplicar técnicas de neurociencia básicas:

Asociar tu producto o servicio a las emociones y experiencias sensoriales: activa los sentidos de tu potencial cliente. Si es el tacto, menciona texturas; si es el olfato, preocúpate de que tu tienda o espacio en el que atiendes tenga un aroma distintivo que los estimule; si es el oído, puedes utilizar la “técnica del eco”, es decir, repetir las tres o cuatro últimas palabras dichas por el cliente y a través de esto se sienta escuchado, o puedes poner música representativa en tu espacio, y finalmente, si es el gusto, puedes probar técnicas súper conocidas como ofrecer pequeñas pruebas de un producto a tu cliente y así se dejen llevar.

Empatía como elemento importante: muestra, por ejemplo, a otras personas en interacción con tu producto o servicio.

Cuidado con los elementos visuales: es importante que, para comunicar bien tu mensaje, no distraigas a las personas de lo importante. Además de jerarquizar la información, no utilices demasiados elementos o datos como números, por ejemplo. Buscar la manera más visual de llegar.

Conocer a tu audiencia: es importante saber a quiénes llegas y a quiénes quieres llegar y dividirlos (mujeres, hombres, niñas, niños, adultos y adultos mayores, etc.) para enviar tu mensaje de manera eficiente.

Simple: sé sencillo, claro y preciso. No compliques ni confundas a tu consumidor.

Imagen de portada: Gentileza Ilustración: Álex Toledo.

FUENTE RESPONSABLE: LA TERCERA. Por Maria Ignacia

Pentz .Noviembre 2021

Negocios/Cerebro/Toma de decisiones/Emociones

/Engaños/ Consumidor

Por qué Canadá tiene una reserva estratégica de miel de arce (cuyo barril vale 20 veces más que uno de petróleo).

La producción de la miel de arce se puede ver afectada por las variaciones en el clima.

Poco después de que varios países, encabezados por Estados Unidos, anunciaron que liberarían parte de sus reservas estratégicas de petróleo para aliviar la presión en los mercados de energía, en Canadá decidieron echar mano de otro tipo de reserva estratégica, única en el mundo, y mucho más dulce que el crudo: la miel o sirope de arce.

La Federación de Productores de Sirope de Arce de Québec (QMSP, por sus siglas en inglés) anunció que liberará unas 22.000 toneladas de su Reserva Estratégica Global para evitar que haya escasez, también conocido como jarabe de arce (o maple, por el nombre inglés) de este producto en el mercado.

La conjunción de un aumento en la demanda en los últimos dos años y de una cosecha menor a la de los anteriores había generado temores sobre problemas en el suministro de este sirope, que se elabora con la savia de los arces y es usado como acompañante de los panqueques.

Un temprano deshielo y la llegada de temperaturas inusualmente cálidas en abril contribuyeron a que este año la producción fuera de 60.000 toneladas, sustancialmente más baja de las 79.000 de 2020.

Según explicó la QMSP, los procesadores y embotelladores de este producto notaron que la cosecha de este 2021 había sido moderada por lo que aumentaron sus órdenes para asegurarse el abastecimiento, lo que llevó a la decisión de recurrir a la reserva para evitar perturbaciones en el mercado.

Equilibrando el mercado

Quebec es la región de origen de 72% de la producción mundial de la miel de arce. El resto corresponde a Estados Unidos.

Un panqueque con miel de maple.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La miel de arce es usada para endulzar los panqueques.

La reserva estratégica fue establecida en el año 2000, como un mecanismo para hacer frente a las fluctuaciones en la producción y demanda de este producto.

Así, en los años en los que hay exceso de producción, el excedente es guardado en barriles sellados y esterilizados que se almacenan en la localidad de Laurier Ville, en un centro que tiene el tamaño de unos cinco campos de fútbol.

Cuando, como este año, la demanda es mayor, entonces se extrae el sirope de la reserva para abastecer al mercado.

En la actualidad, la reserva estratégica contiene unas 44.000 toneladas de este producto, por lo que con la liberación anunciada quedará reducida a la mitad.

Esta producción es un negocio importante tanto para Quebec como para Canadá.

La QMSP reúne a más de 11.000 productores de esa región.

Según Bloomberg, esta organización establece límites a dicha producción, fija el precio para la venta al mayor y envía el excedente a la reserva estratégica, por lo que tiene un control de mercado similar al que ejerce la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en el mundo del crudo.

Un litro de miel de arce canadiense vale unos US$9, según datos de Statista. Eso equivale a unas 20 veces el precio actual del petróleo.

De acuerdo con la QMSP, los productores de Quebec vendieron en 2020 unas 67.000 toneladas de sirope de arce, lo que representa unos US$780 millones del PIB de Canadá.

Una cifra que le endulzaría la boca a cualquiera.

Imagen de portada: Gentileza de

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Diciembre 2021

Canadá/Economía/Alimentación/Negocios/Sociedad y Cultura

El chocolatero que no invierte en publicidad y ahora quiere conquistar Europa: así se creó Rapanui.

Cumple 25 años

Diego Fenoglio aprendió el oficio de su padre turinés y en 1996 fundó su propio emprendimiento. Sus helados, bombones y frambuesas congeladas conquistan a los paladares argentinos y extranjeros.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Sus trufas y bombones seducen el paladar de los barilochenses desde hace 25 años, aunque sus verdaderos orígenes se encuentran en la tradición chocolatera italiana. En la última década salieron a la conquista de Buenos Aires y hasta se convirtieron en la dulce tentación de la vicepresidente de la Nación. Chocolates, helados y frambuesas bañadas aparecen entre los productos estrella de Rapanui, el proyecto de Diego Fenoglio que ahora quiere enamorar al viejo continente.

Aldo Fenoglio aprendió el oficio de chocolatero en una confitería en Torino. Ahí deleitaba a todos con su producción hasta que la Segunda Guerra Mundial lo llevó a abandonar su país junto a su esposa. Su destino fue San Carlos de Bariloche, donde abrió su propio emprendimiento de chocolates artesanales, Tronador, en 1948.

El padre de Fenoglio abrió su confitería en 1948. Ahí aprendió todo para crear Rapanui.

Desde chico, su hijo Diego iba a la fábrica para mirar y aprender. Al mismo tiempo, durante sus vacaciones de verano, trabajaba sacándole el carozo a las guindas y las cerezas. En los 60 Aldo decidió imprimirle su apellido a sus chocolates y la marca pasó a llamarse Fenoglio. Pero falleció de un infarto y sus hijos Diego y Laura y su esposa Inés tuvieron que hacerse cargo del negocio familiar.

Habiendo aprendido de primera mano el oficio, Diego Fenoglio sentía que, aunque los números de la compañía eran positivos, la calidad de sus productos podía mejorar. «En ese momento tuve la sensación de que nos estábamos masificando demasiado, esa es la verdad. Le planteé a mi familia la idea de cambiar la línea de productos, de hacer algo un poquito más exclusivo y no estuvieron de acuerdo», aseguró en 2018 en diálogo con APERTURA.

RUMBO PROPIO

Fue así que en 1996, junto a un grupo de empleados y algunas máquinas, inició su propio camino con Rapanui. En tanto, la empresa familiar fue absorbida por Havanna en 2012. Abrió su local/fábrica en Bariloche y empezó elaborando bombones, trufas y chocolates de autor.

Diego Fenoglio supervisa personalmente la calidad de los productos .

En los 90, la compañía de su familia había desembarcado en territorio porteño y Diego sacó un aprendizaje de aquella experiencia: el helado era el complemento fundamental para la oferta. El directivo pensó que si en algún momento quería lanzarse en Buenos Aires antes tenía que desarrollar una línea propia. Finalmente en 2009 empezó a vender su helado en Bariloche y dos años después un evento aceleró sus planes.

La erupción del volcán Puyehue cubrió de cenizas la zona y desplomó el turismo. Esto llevó a Fenoglio a armar las valijas para mudarse de la Patagonia a la Ciudad de Buenos Aires. En 2012 abrió su primer local en Recoleta con una inversión de u$s 400.000. Durante tres años se mantuvo así hasta que en 2015 inauguró otros siete. La mayoría de ellos están situados en antiguas casonas para darle un ambiente hogareño y familiar.

¿A QUÉ HORA CIERRA?

Además de los helados, el otro producto estrella de la firma son los Franui, frambuesas congeladas bañadas en chocolate. «Ideamos una nueva categoría pionera en el mundo dulce: es un snack, una fruta, un chocolate congelado. Compite en el rubro de helados y postres, por la forma en la que se exhibe, pero es para cualquier ocasión, haciéndolo versátil a toda situación de consumo y target», asegura el directivo. El producto nació hace más de ocho años y producen más de 1800 toneladas al año en su planta barilochense.

La mayoría de sus locales fueron construidos en casonas antiguas para darle un ambiente hogareño.

En mayo pasado, la marca se volvió tendencia cuando Cristina Fernández la mencionó durante el cierre de una sesión de la Cámara de Senadores. «¿A qué hora cierra Rapanui?», preguntó la vicepresidente a uno de sus colaboradores sin darse cuenta que tenía el micrófono abierto. «Nunca invertí un peso en publicidad», reconoció el empresario. El boca a boca fue una de las claves.

La pandemia lo encontró con un sistema online ya aceitado. En 2019 desarrolló 11 dark kitchens en alianza con Rappi en Buenos Aires y el Interior. También, poco antes de que estallara el virus, realizó su desembarco en Europa con una planta en Valencia para la cual desembolsó 3,5 millones de euros.

Hoy la compañía sigue en manos de Fenoglio pero sus hijos, Leticia y Aldo, también tienen un lugar. El objetivo es llegar con sus frambuesas bañadas a Portugal, Italia, Alemania, Estados Unidos y Canadá. 

Imagen de portada: Gentileza de  APERTURA

FUENTE RESPONSABLE: APERTURA. Noviembre 2021

Sociedad y Cultura/Empresas/Chocolates/Rapanui/Franui/Negocios

Qué son los indicadores adelantados (y qué prevén que va a pasar con la economía).

Pistas sobre el futuro. Eso es lo que ofrecen los indicadores adelantados de la economía.

Son vitales porque permiten a los gobiernos, a las empresas e incluso a las familias prever qué es lo que va a pasar y actuar en consecuencia.

Un ejemplo: hasta hace nada, un cuello de botella en el transporte marítimo ha estado indicando cómo se estaba reactivando la economía después de la pandemia de covid-19 y los confinamientos sufridos.

Después de meses de cierre, empresas y consumidores se lanzaron a comprar. De ahí la necesidad de mover en barcos bienes de un lado a otro del mundo.

Ese problema global tuvo una lectura para los economistas: la recuperación era muy fuerte, casi demasiado fuerte.

Tanto que provocó una serie de desequilibrios.

Los adelantados son índices diferentes a los datos más convencionales de una economía como los son el Producto Interior Bruto (PIB), que nos dice como creció un país, el nivel de desempleo, o la inflación que sufre.

«Los indicadores clásicos hacen referencia al pasado: el PIB nos dice cuánto ha crecido una economía en el último trimestre o en el último año. Pero no dejan de ser un resumen de lo que ya sucedió», explica Víctor Alvargonzález, de Nextep, un servicio de asesoramiento financiero independiente.

«Pero en economía es muy importante ver qué va a pasar y saber si es posible adelantarte. Y ahí es donde entran en juego los indicadores adelantados. Son clave para los inversores y los economistas que tienen que planificar y analizar el ciclo económico», añade.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que indicadores adelantados puede haber miles.

Cada sector tiene los suyos.

Hay, por ejemplo, un indicador que mide la cantidad gente que entra en los centros comerciales y que da una idea de si el consumo va a ser fuerte o débil en una determinada temporada.

A menudo, los operadores de estos conjuntos de tiendas colocan sensores de alta precisión en las puertas que cuentan el número de personas que entran y salen.

«Es un indicador muy bueno para adelantar cuál puede ser la actividad comercial», dice Alvargonzález.

«Y en el entorno económico actual debería tenerse mucho más en cuenta cuál es la demanda de chips —ahora que todo es digital—, que la demanda de productos agrícolas», señala.

Sin embargo, aunque todo sea medible y cuantificable, y aunque las estadísticas ayuden a saber en qué dirección se mueve un sector, hay seis indicadores particularmente relevantes en todas las economías del mundo.

Y están dando señales de qué está pasando ahora mismo.

chip

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los chips son el «cerebro» de cualquier aparato electrónico.

1. Índice de Confianza del Consumidor

Haciendo un paralelismo, los indicadores económicos adelantados tratan de orientar a los marinos para que puedan llegar a buen puerto, explica Thor Vega, gestor de renta fija de la firma de A & G.

«El índice de Confianza del Consumidor se elabora preguntando a una amplia muestra de individuos de todas las clases socioeconómica» sobre su percepción actual de la economía y sus expectativas de futuro para el país, su economía familiar y el empleo.

La encuesta se lleva a cabo «con el fin de obtener unos datos que reflejen las compras, ventas, y nivel de confianza de quienes terminarán comprando bienes y servicios», añade Vega.

Si alguien cree que va a perder su trabajo, es probable que su confianza en la economía sea baja y que en vez de gastar, decida ahorrar más por lo que pueda pasar.

Lo que se quiere predecir es la evolución del consumo privado.

Por poner un ejemplo, el consumo privado representa dos tercios del PIB de Estados Unidos.

Un centro comercial

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿Y qué está pasando en el mundo?

Ahora mismo, los datos apuntan a que globalmente hay un apetito consumista y que los consumidores son optimistas de cara al futuro.

«Hay factores que mantienen las perspectivas de consumo en niveles muy elevados. Las tasas de ahorro de los hogares siguen siendo sustanciales en un momento en el que se acercan las fiestas de fin de año y las grandes operaciones promocionales, como el Black Friday», dice Olivier de Berranger, director de gestión de activos en La Financière de l’Echiquier.

Eso sí, avisan los analistas, no puede descartarse que la reciente subida de los casos de covid-19 en determinados países y las medidas tomadas tengan un impacto negativo sobre el consumo.

Avianca

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

2. PMI o indicadores de actividad (manufactureros, compras, sector servicios)

Son los indicadores adelantados más manejados y respetados en los mercados.

Señalan qué está sucediendo en la economía del sector privado a través del seguimiento de la evolución de diferentes variables como la producción, los nuevos pedidos, el empleo y los precios.

Se elaboran preguntando a los ejecutivos de las empresas más representativas de un sector si están comprando más o menos materias primas, por ejemplo, o si están contratando más gente o tienen intención de hacerlo.

Si una empresa que fabrica tornillos está comprando más aluminio significa que tiene pensado producir más y por lo tanto, cree que sus ventas van a crecer.

«El índice PMI de la zona euro fue el primer indicador económico que señaló la fuerte caída del PIB durante la crisis financiera mundial a finales de 2008», explican los expertos de la firma de análisis IHS Markit.

Rulos de aluminio en una fábrica

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿Qué están diciendo?

Para Aneeka Gupta, analista macroeconómico de WisdomTree, hay dos pistas muy potentes.

Por un lado, las ventas de chips —los componentes básicos en smartphones, ordenadores o electrodomésticos— se han recuperado en los últimos meses.

Y por otro, dice, los fabricantes de automóviles han dicho que esperan un repunte de la producción a fin de año.

«Todo esto debería respaldar una mejora en el sector industrial que lleve de nuevo a una recuperación económica más amplia», explica Gupta.

Bolsa de Sao Paulo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

3. Las bolsas

Son un buen indicador adelantado porque cuando suben lo hacen porque los inversores piensan que las empresas van a ir a mejor, van a tener mejores resultados y mayores beneficios.

Por el contrario, si caen apuntan a un escenario de una economía en dirección a una recesión o periodo de estancamiento.

Son un buen indicador adelantado de la futura actividad económica.

¿Qué están haciendo ahora?

«Las bolsas mundiales lideradas por Estados Unidos, Europa y Japón continúan registrando nuevos máximos históricos respaldadas por un contexto de mejora de los beneficios empresariales en el tercer trimestre de 2021», afirma el analista de WisdomTree.

En Europa, del 92% de las empresas que han anunciado ganancias en el tercer trimestre, el 68% ha batido las expectativas.

Y lo mismo sucede en Estados Unidos: del 93% de las empresas que ya han publicado sus resultados, el 81,6% ha superado las estimaciones.

Cola de trabajadores

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

4. Empleo

Lo que adelanta qué va a pasar sobre el empleo son los registros de las ofertas y el número de personas que está buscando trabajo.

Son cifras que cambian antes de que la situación del panorama laboral lo haga.

«Uno de los motivos por que hay preocupación respecto a la inflación ahora mismo es porque se ha dado en Estados Unidos un fenómeno muy poco habitual: la oferta de puestos de trabajo era superior a la demanda», recuerda Alvargonzález.

Esto implica que, por primera vez en mucho tiempo, las empresas de EE.UU. tienen dificultades para encontrar trabajadores. Y para atraerlos, es probable que suban los salarios, lo que a la larga genera subidas de precios.

Los trabajadores, por su parte, pueden permitirse cambiar de empleo más fácilmente.

«Hay amplias evidencias de que el mercado laboral estadounidense continúa su recuperación», dice el economista jefe de UBS GWM, Paul Donovan.

Construcción de un edificio en Santiago de Chile

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

5. Mercado inmobiliario: permisos de construcción y precio de las nuevas viviendas

Los permisos de construcción permiten prever los niveles de oferta de viviendas.

Un volumen elevado indica que la industria de la construcción crecerá, lo que supone más puestos de trabajo y, por tanto, la probabilidad de que la economía crezca.

«Es normal que el sector de la construcción use como dato adelantado el precio que se está pagando por el metro cuadrado en terrenos que no disponen aún de licencia de construcción o el número de preventas de las promociones actuales», añade Thor Vega, el gestor de A&G

¿Y qué está pasando?

«El mercado de la vivienda estadounidense, por ejemplo, muestra signos de sobrecalentamiento», dice Ann-Katrin Petersen, analista de economía global de la firma Allianz GI, en referencia a un sector que está disparado.

Estas señales deberían verse respaldadas, entre otros datos, por las ventas de viviendas de segunda mano y el precio del alquiler, que «está afectando la inflación de precios al consumo de EE.UU.», explica.

Buque carguero

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El precio del transporte marítimo ha subido hasta 500% en algunas rutas.

6. El índice clave del sector del transporte

El índice Baltic Exchange Dry Index es otro de los indicadores adelantados más importantes, capaz de prever la evolución de la economía mundial porque sus fluctuaciones reflejan la oferta y la demanda de materiales importantes para las fábricas.

Agrupa el coste del transporte marítimos de carga de hasta 23 rutas marítimas clave de hasta 600 compañías navieras.

Proporciona, sobre todo, un punto de referencia para el precio del transporte marítimo de las principales materias primas como carbón o mineral de hierro.

Los miembros se comunican directamente con los agentes de envío para evaluar los niveles de precios para las rutas de envío dadas, un producto para transportar y el tiempo de entrega o la velocidad.

¿Qué señala ahora?

El Baltic Exchange Dry Index alcanzó su máximo el pasado 7 de octubre y desde entonces baja abruptamente, señalando que el tráfico marítimo está volviendo a la normalidad.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Cristina J. Orgaz @cjorgaz

Economía/Empleo/Desempleo/Inflación/Negocios

Qué es la economía del metaverso y cómo puede explotar en los próximos años. Parte 1/2

¿Qué necesitaremos para construir el metaverso, ese mundo paralelo y completamente digital que grandes corporaciones como Facebook o Microsoft se están volcando en desarrollar?

Este universo en la nube basado en realidad aumentada va a necesitar de muchos recursos, años y la colaboración de corporaciones de distintos sectores.

Crear un mundo nuevo es desarrollar la economía a través de bienes y servicios que no existen aún y, probablemente, inspirar en el camino la generación de nuevas empresas.

Los expertos coinciden en que es poco probable que una sola compañía pueda construir y mantener el cibermundo.

Bloomberg Intelligence calcula que la oportunidad de mercado para el metaverso puede alcanzar los US$800.000 millones para 2024.

Y Bank of America incluye el metaverso entre las 14 tecnologías que van a revolucionar nuestra vida.

«El metaverso comprenderá innumerables mundos virtuales conectados entre sí y con el mundo físico», escriben los expertos en el reciente «Informe temático de Bank of America: las 14 tecnologías que van a revolucionar nuestra vida».

«Generarán una economía robusta que abarcará desde el trabajo al ocio, al tiempo que transforma industrias y mercados de larga tradición como las finanzas y la banca, las tiendas y la educación, la salud y el fitness, así como el entretenimiento para adultos».

«A finales de la década —en 2030—, pasaremos más tiempo en el metaverso que en la «vida real», declaró el inventor estadounidense Raymond Kurzweil, pionero en desarrollar varios avances tecnológicos, y director de ingeniería de Google desde 2012.

Las clases de ciencia podrían ser muy diferentes en el metaverso.

Sin embargo, el concepto en realidad no es nuevo.

Diferentes videojuegos on line llevan desarrollado mundos virtuales desde hace décadas.

No son el metaverso, pero tienen algunas ideas en común con él.

Grandes inversiones

«Los metaversos no son nuevos. Lo que es nuevo es la cantidad de inversión que se está destinando y la creciente aceptación de los activos digitales entre una población que cada vez más es nativa digital», explica Benjamin Dean, director de activos digitales en WisdomTree, una firma de análisis e inversiones.

Una mujer se prueba ropa

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La realidad virtual permite probarse ropa antes de comprarla.

«El ritmo de la transformación sigue acelerándose, lo que significa que las tecnologías (que considerábamos) lejanas y a largo plazo se acercan cada vez más rápido», dice.

«En los últimos años, en los países industrializados, la mayoría de las personas (más del 50%) no recuerda cómo era la vida antes de internet. 

Este cambio demográfico seguirá ocurriendo, especialmente en países donde los teléfonos inteligentes son omnipresentes y la población es más joven», dice el experto de WisdomTree.

«A este proceso lo llamé la virtualización del mundo una década atrás», añade Dean.

Según la explicación del propio Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, en en el universo digital que será el metaverso «podrás teletransportarte instantáneamente como un holograma para estar en la oficina sin tener que desplazarte, o a un concierto con amigos o a la sala de tus padres para ponerte al día».

Pero a diferencia de la realidad virtual actual, que se utiliza principalmente para los videojuegos, se prevé que el metaverso abarcará el entretenimiento, los juegos, los conciertos, el cine, el trabajo, la educación, etcétera.

Y eso implicará el desarrollo de empresas y tecnologías nuevas en esos sectores específicos.

Ariana Grande canta en el metaverso de Fortnite

FUENTE DE LA IMAGEN – FORTNITE

Ariana Grande celebró un concierto en el metaverso de Fortnite.

Conciertos, contenido y entretenimiento

Los cantantes Ariana Grande, Marshmello o el rapero Travis Scott han actuado dentro del famoso videojuego Fornite, de Epic Games, en una demostración de cómo podría ser el futuro de los conciertos en metaverso.

Hasta 12,3 millones de jugadores de la plataforma se reunieron en tiempo real en abril del año pasado para presenciar el lanzamiento la canción The Scotts que la superestrella del rap compuso junto al también rapero Kid Cudi.

Y el mismo Mickey Mouse parece listo para interactuar en el metaverso.

El director ejecutivo de Walt Disney, Bob Chapek, dijo que el conglomerado de entretenimiento se está preparando para dar el salto tecnológico hacia un mundo de realidad virtual en sus parques temáticos.

Aunque la experiencia no se limitaría a ellos.

«Extender la magia de los parques de Disney a los hogares es una posibilidad real», dijo.

Cartel de Iron Man

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«La Generación Z impulsará el cambio hacia el metaverso y el uso de hologramas, así como una mayor creación de contenido para mundos virtuales. Esto a muy largo plazo podría beneficiar al sector», dice el informe de Bank of America.

Los proveedores de contenido que van desde películas (Disney) hasta televisión (Discovery Channel), deportes (Fox Sports), música (Universal Music Group, Live Nation), proveedores de plataformas (Netflix) y periódicos (The New York Times) han comenzado a probar con experiencias inmersivas en 3D.

El director de la saga de «El señor de los anillos», Peter Jackson, anunció recientemente la venta de su estudio de efectos especiales, Weta Digital, a una empresa de software estadounidense que quiere desarrollar el metaverso.

Una operación que muestra que las cosas se están moviendo muy rápido en el sector.

«Ofrecer asientos de inmersión en la «primera fila» en un evento deportivo, concierto o desfile de moda podría ser lucrativo para las empresas, al tiempo que aumentaría la accesibilidad a eventos en vivo», dice Bank of America en su informe.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Cristina J. Orgaz @cjorgaz Noviembre 2021

Economía/Negocios/Internet/Tecnología

Qué es la economía del metaverso y cómo puede explotar en los próximos años. Parte 2/2

Oficina y presencia virtual

Pero si algo ha dejado la pandemia de covid-19 es el trabajo en remoto.

Infinite Office es el lugar de trabajo imaginado por Facebook.

Avatares virtuales en una reunión.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Así es el lugar de trabajo imaginado por Facebook.

Tiene salas de reuniones virtuales en las que los participantes pueden usar simultáneamente sus computadoras del mundo real.

Pero Facebook no es la única gran tecnológica que está desarrollando un concepto de este tipo.

Microsoft habló recientemente de crear «un metaverso para las empresas» basado en Microsoft Teams, la plataforma de reuniones que se popularizó durante la pandemia.

Con ello quiere ofrecer espacios virtuales para eventos, reuniones y oportunidades de networking, adelantó la empresa.

Para la consultora PwC, el sector de la formación tiene mucho que ganar en un entorno de oficinas virtuales.

«La realidad virtual ya está dinamizando los programas de formación en varios sectores al abrir entornos que serían costosos, peligrosos o limitados en el mundo real», dicen sus expertos en un informe de 2020.

Creen que una experiencia inmersiva y emotiva, que puede resultar mucho más emocionante que la formación tradicional en el lugar de trabajo, puede impulsar la memoria y resultar muy eficaz en la enseñanza de nuevas habilidades y procedimientos.

Grandes desafíos

Los expertos coinciden en que queda un largo camino por recorrer antes de que podamos ver el metaverso materializado.

El ex ingeniero de IBM Thomas Frey recuerda que la infraestructura de internet, la viabilidad de tener un gran número de participantes interactuando entre sí en tiempo real, las barreras del idioma y los problemas de latencia (el tiempo que tarda en abrir una pagina web cuando hacemos clic en ella) son los principales desafío del metaverso.

Presentación NVIDIA

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

NVIDIA es una de las compañías que ya diseña microprocesadores potentes.

Se necesitarán ordenadores y chips de procesamiento de gráficos y video más potentes en los que ya trabajan las compañías más relevante del sector como NVDA, AMD o Intel.

El desarrollo de toda esta tecnología supone nuevas oportunidades de negocio para todas las compañías que fabrican microchips.

Otro sector que promete transformaciones es el de la enseñanza.

«La idea fundamental se basa en el aprendizaje adaptativo, que ha existido durante muchos años», escriben Haim Israel, Felix Tran y Martyn Briggs, estrategas de BoA Merrill Lynch.

«Las lecciones cambian en respuesta a las reacciones de los estudiantes a la materia, como inclinar la cabeza o incluso quedarse dormido. Se pueden agregar cuestionarios, videos y explicaciones adicionales para aumentar la comprensión o para animar la lección», añaden.

En el campo de la educación superior, todo apunta a que las universidades crearán su propios campus virtuales, lo que podría aumentar el número de estudiantes.

Campus virtual

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Las posibilidades son infinitas.

Los estudiantes de astronomía podrían pararse en medio de la colisión de galaxias, y la clase de historia del arte podría tener lugar en la Capilla Sixtina.

La medicina y la teleasistencia podrían tener un campo para crecer y desarrollar nuevos servicios.

Cada vez más, los usuarios recurren a soluciones digitales para la atención médica, y la pandemia d ha exacerbado esta tendencia.

Una mujer embarazada con unas gafas de realidad virtual.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Lo mismo sucedió con el comercio electrónico.

Los gigantes como Amazon o Libre Mercado vieron multiplicarse sus ventas y Bank of America cree que el metaverso llevará a los consumidores a comprar más en los mundos virtuales.

Para Benjamin Dean todo este nuevo comercio necesitará de monedas alternativas que convivirán con el dinero existentes: el dólar, el euro, el yen, el peso…

«Las líneas entre las realidades físicas y virtuales se han difuminado y continuarán haciéndolo durante la próxima década», dice.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Cristina J. Orgaz @cjorgaz Noviembre 2021

Economía/Negocios/Internet/Tecnología

Las increíbles ganancias de las grandes navieras en medio de la «crisis de los contenedores».

La empresa naviera más grande del mundo, la danesa Maersk, está ganando más dinero que nunca.

Gracias a la escalada en el precio del alquiler de sus contenedores, la firma registró en el tercer trimestre del año el período más rentable en sus 117 años de historia.

Las ganancias, antes de descontar impuestos e intereses, llegaron a los US$5.900 millones, mientras que los ingresos alcanzaron los US$16.600 millones.

Las grandes navieras han resultado ser las grandes ganadoras de la crisis de las cadenas de suministros que trasladan las mercancías por todo el mundo.

Como hay exceso de demanda por parte de los consumidores y falta de oferta para mover los productos, los precios del transporte marítimo se han disparado.

En algunas de las rutas marítimas más transitadas entre Asia y Estados Unidos, Europa o América Latina, las tarifas han llegado a subir más de 500%.

«Los puertos no están funcionando tan bien como deberían, por lo que no podemos descargar contenedores tan rápido como quisiéramos», dijo Soren Skou, director ejecutivo de Maersk, a comienzos de noviembre.

Como los puertos y toda la cadena logística de transporte registran atascos, las mercaderías se demoran en llegar a su destino.

Las empresas se ven obligadas a pagar más por transportar sus productos y los consumidores también terminan pagando más por ellos.

Los gigantes marítimos

Simon Heaney, director senior de la unidad de investigación sobre contenedores de la consultora Drewry, le explica a BBC Mundo que el sector naviero está registrando beneficios récord.

Entre 2000 y 2019, el sector registró ganancias por US$83.500 millones BAIT (beneficios antes de intereses e impuestos).

Pues bien, para este año, proyectan que la industria naviera conseguiría ganancias por al menos US$150.000 millones.

«Van a doblar en un año lo que obtuvieron en casi dos décadas», señala Heaney.

Pero advierte que se trata de una situación excepcional.

En general, el transporte marítimo de carga es considerado como «una industria de bajos márgenes que atrae pocos inversores», explica.

Las cinco mayores empresas navieras del mundo concentran dos tercios del mercado.

Y las 10 compañías más grandes controlan el 85% del transporte marítimo global, según datos de Drewry.

«Yo diría que el mercado está moderadamente concentrado y que es un sector bastante competitivo», apunta el experto.

«Es un oligopolio»

Una visión completamente distinta tiene Alejandro Molins, consultor y académico de la Escuela de Organización Industrial (EOI), en España.

«Estamos frente a un mercado que está en manos de muy pocos operadores que controlan el tráfico de mercancías en el mundo», dice en diálogo con BBC Mundo.

«Es un oligopolio».

«Hoy tienen beneficios espectaculares, aunque ha habido años en los que han perdido mucho dinero también. Lo que es un hecho es que el mundo ve cada vez una oferta más reducida de navieras», agrega.

Molins dice que la concentración de un mercado no favorece la competencia ni beneficia a los consumidores.

«Las empresas más pequeñas no tienen capacidad para negociar si hay pocos actores en el mercado».

Por otro lado, argumenta, las navieras no solo son dueñas de los buques y los contenedores.

También son propietarias del resto de la cadena logística al controlar puertos, cargas, descargas, transporte por tierra, almacenes, etc.

«Están integrando el negocio de manera vertical y horizontal», apunta.

Desde su punto de vista, la concentración en el mercado de las navieras es similar a lo que ocurre en otros mercados, como el de los gigantes tecnológicos.

«Un negocio cíclico»

Willy Shih, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, señala que el récord de ganancias de las navieras se debe a un tema de oferta y demanda en un sector con altos y bajos.

«La industria naviera ha tenido años de austeridad. Por décadas no ha sido un negocio tan rentable por tener exceso de capacidad», dice en diálogo con BBC Mundo.

«Es un negocio cíclico», agrega el investigador.

Las proyecciones apuntan a que la crisis en las cadenas de suministros continuará el próximo año, no solo porque hay cuellos de botella en los puertos, sino también porque falta mano de obra en otras partes clave del proceso como. Por ejemplo, conductores de camiones que lleven las mercancías desde los terminales portuarios a los centros de distribución.

Como la crisis no da señales de amainar, las firmas que se están quedando sin inventario han tenido que acudir al transporte aéreo de los productos.

Empresas estadounidenses como Nike, Crocs o Levi Strauss han pagado costos mayores para transportar algunos de sus productos en aviones.

Eso explica por qué ha comenzado a subir la demanda por transporte de carga aéreo, una alternativa más costosa, pero que en un contexto desafiante como el actual, ha ganado espacio.

Incluso el gigante Maersk ha comenzado a ampliar sus operaciones desde el mar hacia los cielos, al comprar Senator International, un operador de carga con sede en Hamburgo, Alemania, que le dará más acceso a aviones, capacidad ferroviaria, almacenamiento, líneas de distribución y embalaje de productos.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo por Cecilia Barría

Economía/Negocios/Comercio/Oligopolios

«La Gran Renuncia»: por qué los trabajadores en Estados Unidos están dejando sus empleos a un ritmo récord. Parte 1/2

En Estados Unidos, casi cuatro millones de trabajadores renunciaron en abril.

Mientras millones de trabajadores alrededor de todo el mundo se aferran como pueden a los empleos que les han permitido mal que bien sortear la crisis económica causada por la pandemia del coronavirus, en Estados Unidos las cifras de renuncias voluntarias están superando su récord histórico.

Casi cuatro millones de trabajadores, equivalentes al 2,7% de toda la fuerza laboral, dejaron sus puestos en abril pasado: la cifra más alta desde que se comenzó a llevar este registro en el año 2000.

El dato parece confirmar la materialización de un reacomodo en el mercado laboral que el académico estadounidense Anthony Klotz bautizó como «la Gran Renuncia».

La pandemia del coronavirus impactó con una fuerza brutal el empleo en Estados Unidos. En apenas dos meses, entre febrero y abril de 2020, la cifra de desempleados subió de 5.717.000 hasta 23.109.000, desde donde comenzó un descenso paulatino en la medida en la que gobiernos, empresas y trabajadores encontraban la manera de adaptarse y de mantener la economía en marcha.

Pese a la aún parcial reactivación de la economía, la tasa de desempleo se ubicó en mayo pasado en 5,8%, muy por debajo del 14,8% que alcanzó en abril de 2020, pero aún por encima del 3,5% en el que se encontraba antes de la pandemia.

Así, la ola de renuncias contrasta con el hecho de que en Estados Unidos hay aún más de 9,3 millones de personas desempleadas, según cifras del departamento del Trabajo correspondientes a mayo.

La «Gran Renuncia» puede convertirse también en un fenómeno global, a juzgar por los resultados de un estudio encargado por Microsoft que revela que más de 40% de la fuerza laboral global está evaluando la posibilidad de cambiar de empleador este año.

Pero, ¿a qué se debe que tanta gente esté abandonando su empleo?

Renuncias postergadas, agotamiento laboral y epifanías

Aunque los motivos por los que cada trabajador en particular puede decidir renunciar son innumerables, Anthony Klotz, quien es profesor asociado de gerencia en la Escuela de Negocios Mays de la Texas A & M University, afirma que hubo cuatro factores concretos que le llevaron a anticipar este fenómeno.

Imagen de una mujer que parece estar sobrecargada de trabajo.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El agotamiento laboral es uno de los factores que impulsa a los trabajadores a renunciar.

El primero de ellos es que muchos empleados que tenían planes de dejar sus cargos en 2020 optaron por retrasar esa decisión.

«Entre 2015 y 2019, la cifra de renuncias en Estados Unidos creció año tras año, pero ese número se redujo mucho en 2020, lo que tiene sentido debido a la incertidumbre de la pandemia. Estas personas se quedaron en su empleo, aunque querían dejarlo», dice Klotz a BBC Mundo.

Se estima que en 2020 hubo en Estados Unidos casi seis millones de renuncias menos de las que se preveían.

El experto explica que una vez que se avanza en la vacunación y que la economía mejora, era de esperarse que estas personas que ya habían decidido renunciar finalmente dieran ese paso.

«Las estadísticas más recientes del departamento del Trabajo que muestran que en abril se produjo un récord histórico de renuncias me llevan a pensar que mucha de esa gente ya ha empezado a abandonar sus puestos», dice Klotz.

El segundo factor que impulsa este fenómeno es el «agotamiento laboral».

«Sabemos gracias a numerosas investigaciones que cuando la gente se siente agotada en el trabajo tiene más probabilidad de renunciar. Y hemos visto numerosas historias de trabajadores esenciales, pero también de mucha gente trabajando desde casa al tiempo que intentan lograr un equilibrio entre su familia y su empleo, que están experimentando altos niveles de agotamiento. En estos momentos hay más trabajadores ‘quemados’ de los que existen normalmente», señala Klotz.

Este experto en psicología organizacional asegura que la única cura para este tipo de desgaste es tomarse un buen descanso, por lo que es probable que quienes no tengan la opción de hacerlo vean en la renuncia una posible solución a su situación.

Un tercer factor que impulsa esta ola de renuncias, según Klotz, son las revelaciones o epifanías.

Imagen de una mujer frente a la puerta de una oficina.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Tras más de un año de pandemia, muchos trabajadores descubrieron que quieren cambiar de trabajo e, incluso, de vida.

Explica que en ocasiones las personas están contentas con su trabajo y ocurre algo repentino que les hace pensar en dejar el cargo, como el no obtener un ascenso que esperaban, la renuncia de un compañero y situaciones por el estilo.

«Ahora con la pandemia casi todos hemos sufrido un impacto que nos ha puesto a revaluar nuestras vidas, por lo que muchas personas han tenido estas epifanías: algunos se dieron cuenta de que quieren pasar más tiempo con la familia; otros sienten ahora que su trabajo no es tan importante como pensaban o quieren hacer su propio emprendimiento», explica.

«Creo que hay muchas personas que están considerando hacer un cambio en sus vidas y eso con frecuencia implica un giro en sus carreras», agrega.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Ángel Bermúdez (@angelbermudez)

Economía/Empleo/Pandemia de Coronavirus/EE.UU./Negocios.

Branko Milanovic: «Los más ricos en Chile ganan como los más ricos de Alemania y los más pobres como en Mongolia». Parte 2/2

¿Y qué otro tipo de consecuencias dejará esta pandemia a nivel político y económico?

Vamos a estar peor. Vamos a perder vidas, ingresos, un retroceso en la globalización, más tensiones en las relaciones políticas entre países, malestar social.

No veo qué puede mejorar. Es un desastre gigantesco. No hay voluntad de cooperación entre Estados Unidos y China y otros líderes nacionalistas como Vladimir Putin en Rusia, como Narendra Modi en India o Jair Bolsonaro en Brasil. Los países más grandes tienen líderes que no están interesados en colaborar. Eso me deja bastante pesimista sobre lo que viene después de la pandemia.

¿Ve algún efecto positivo de la pandemia?

No veo ninguno. Lo único que podría ser de alguna manera positivo, es que reconsideremos nuestro enfoque hacia el sistema de salud, especialmente en los países ricos porque en los países ricos el sistema de salud ha sido un gigantesco fracaso, basta con mirar Estados Unidos.

¿Qué es lo que más le preocupa sobre las políticas que ha llevado adelante el gobierno de Donald Trump en estos años en la Casa Blanca, cuál será su mayor legado?

Uno de sus legados será la relación entre EE. UU. y China. Esa relación no va a regresar a lo que era antes, incluso si Trump perdiera las elecciones en noviembre.

La relación entre EE. UU. y China ha sido envenenada y eso va más allá de Trump y del Partido Republicano.

En su último libro «Capitalism, Alone: The Future of the System That Rules the World», usted se refiere al «capitalismo de la gente», ¿de qué se trata exactamente?

Hay distintos tipos de capitalismo. Uno es el que conocemos como capitalismo liberal meritocrático, donde el ejemplo es EE. UU. y el otro es el capitalismo político, donde el ejemplo es China. En el caso de China el concepto es bastante similar a lo que otros llaman capitalismo de Estado.

En los sistemas capitalistas hay una gran concentración de los ingresos provenientes del capital. Y los que concentran el capital tienden a dominar el proceso político.

Branko Milanovic

FUENTE DE LA IMAGEN – MICHAEL SPILOTRO

Milanovic es partidario de avanzar hacia el «capitalismo de la gente».

Una de las maneras de desconcentrar es permitir a los inversionistas más pequeños un mayor acceso a las ventajas que tienen actualmente frente a los grandes inversionistas. Por ejemplo, que los trabajadores tengan participación accionaria.

Tenemos el concepto de «property owning democracy» (democracia de propietarios), que se podría llamar «capitalismo de la gente».

Es el capitalismo donde gran parte del capital pertenece a muchas personas, es decir, menos concentración del capital que la que tenemos ahora.

Y en ese contexto, ¿cómo ve el futuro del capitalismo?

Creo que deberíamos movernos hacia ese tipo de capitalismo. Y ese tipo de capitalismo requiere seguir varios pasos, como mejorar el sistema impositivo, especialmente el impuesto a la herencia para nivelar la cancha de juego, para que sea más pareja.

Lo otro es la educación. Si tienes buenas escuelas públicas y la educación es gratuita para todos, también creas igualdad de oportunidades. Y lo otro es el financiamiento público de las campañas electorales.

Sabemos que las cosas no son blanco o negro. Pero si tuviera que definirse políticamente en los términos que existen actualmente, ¿dónde se ubicaría?

Como usted dice no es blanco o negro y además la terminología es engañosa. Si realmente me tuviera que definir, diría que soy un socialdemócrata.

Ahora bien, los socialdemócratas aceptan el capitalismo, pero plantean que si no se hacen correcciones, llegaríamos a niveles insostenibles de desigualdad. Pero incluso esto de la socialdemocracia es una simplificación.

Si miramos la evolución de la desigualdad de ingresos en las últimas décadas a nivel global, ¿ha aumentado o ha disminuido?

En el último par de décadas la desigualdad ha caído, principalmente por el ascenso de países más pobres como China, India, Vietnam, Indonesia y otros.

Este fuerte impulso en la nivelación del ingreso se explica simplemente porque países grandes como China e India han crecido más. Eso provee una gran fuerza compensatoria.

¿No es eso una señal de que el capitalismo puede funcionar?

Sí, es una señal. Podemos decir que sin globalización China e India no habrían sido capaces de crecer al nivel que lo han hecho.

Esa reducción en la desigualdad global es, hasta cierto punto, compensada con el aumento de la desigualdad al interior de esos países.

Xi Jinping y Donald Trump

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Milanovic dice que hay una masiva convergencia de ingresos entre Asia y Occidente y un aumento de la desigualdad dentro de los países.

Tienes dos fuerzas que se enfrentan. La masiva convergencia de ingresos entre Asia y Occidente, y por el otro lado, el aumento de la desigualdad dentro de los países.

Pero esta fuerza compensatoria no es lo suficientemente grande para afectar la convergencia. Por eso la desigualdad global ha disminuido.

Algunos economistas dicen que si en general una persona promedio dice que vive mejor que sus padres, eso es suficiente para demostrar que el sistema funciona bien. Es decir, no es tan importante reducir la desigualdad, si finalmente con el paso del tiempo vas a progresar respecto a tu origen…

Ciertamente la gente en China está mejor ahora que hace 20 o 40 años atrás. Eso no significa que la desigualdad no sea importante. Quienes utilizan esos argumentos no ven los efectos negativos de la desigualdad.

Si tienes alta desigualdad por un tiempo largo, estratificas la sociedad entre los que tienen acceso a ciertas cosas y los que no. Eso va contra la igualdad de oportunidades.

Incluso si miras China, que ha crecido tanto, aún tienes problemas de desigualdad muy profundos.

Sobre la movilidad social en Estados Unidos, ¿qué ha pasado con el «sueño americano»?, ¿aún sigue vivo?

Una posibilidad es que, técnicamente hablando, el sueño americano nunca existió.

El sueño americano se sustenta en la idea de que no importa donde hayas nacido, tendrás las mismas oportunidades que el resto.

Un hombre sostiene un cartel

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Una posibilidad es que, técnicamente hablando, el sueño americano nunca existió», dice Milanovic.

Lo cierto es que nunca hemos tenido datos empíricos del siglo XIX o de principios del siglo XX. No estoy seguro si empíricamente ese sueño fue alguna vez real, aunque se aceptó como si fuera real.

Ahora que tenemos acceso a datos, podemos comparar el perfil de los padres en relación al de sus hijos, en cuanto a educación e ingresos. Lo que encontramos es que en EE. UU. hay una relativa pequeña movilidad social.

Hay movilidad, obviamente, pero es mucho menor que en los países socialdemócratas del norte de Europa.

Creo que la idea del «sueño americano» es una percepción sobre algo que ocurrió en el pasado, que puede o no puede ser verdad. No lo sabemos.

Imagen de portada: Branko Milanovic

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Cecilia Barría. junio 2020

Economía/Pobreza/Pandemia de Coronavirus/Política/América Latina/

EE.UU./Negocios/Protestas en Chile/Finanzas/China/Muerte de George

Floyd.