El hallazgo de esta red de canales cerca de la ciudad inca de Machu Picchu fue hecho por parte de un equipo de investigadores polacos.

Si deseas profundizar sobre esta entrada, cliquea por favor donde se encuentre escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Machu Picchu es una de las Nuevas 7 Maravillas del Mundo Moderno y una de las razones principales por las que miles de turistas acuden cada año a Perú a ser testigos de su grandeza. Cuando parecía que la historia lo sabía todo acerca de este complejo arqueológico, nuevos secretos salen a la luz. El último de ellos fue el descubrimiento de una red de canales fluviales oculta bajo el manto de la espesa selva que rodea a Machu Picchu.

El hallazgo fue hecho por parte de un equipo de investigadores polacos y publicado en la revista Journal of Archaeological Science. Se trata de alrededor de una docena de pequeñas estructuras que se encuentran a menos de cinco millas de los restos de la ciudad inca del siglo XV, justo en las afueras del sitio ceremonial de Chachabamba.

Los investigadores recurrieron al uso de nuevas tecnologías como el escáner LiDAR, utilizado por primera vez en la región, debido a lo complicado que resulta explorar una zona densamente poblada por vegetación.

“Solo personas muy privilegiadas podían llegar a Machu Picchu”

Chachabamba se encuentra en el valle de Vilcanota, al sureste de Perú. Los restos arqueológicos ubicados en ese sitio son un altar principal de piedra rodeado por catorce baños que probablemente eran usados para abluciones rituales.

El agua fluía hasta el sitio a través de canales alimentados por el río Urubamba, según la subdirectora de organización y desarrollo del Centro de Estudios Andinos de la Universidad de Varsovia, Dominika Sieczkowska, quien dirigió la investigación.

«Solo personas muy privilegiadas podían llegar a Machu Picchu, porque era un lugar muy especial», dijo Sieczkowska. «Cuando ibas allí, tenías que parar en Chachabamba para tomar un baño espiritual para estar limpio y puro para llegar a Machu Picchu», agregó.

Antes de llegar a Machu Picchu, los visitantes tenían que parar en Chachabamba para tomar un baño espiritual y estar limpios y puros, según las conclusiones del grupo de expertos. Por lo tanto, esta red de canales servía precisamente como objetos rituales para llevar a cabo esa limpieza.

Uno de los canales hallados en el sitio arqueológico de Chachabamba. Foto: Fundacja PAP

El culto al agua entre los incas.

La relación entre Machu Picchu y el agua no es nueva. Una de las maravillas arquitectónicas de la ciudad son las fuentes litúrgicas que abastecían de agua a toda la ciudad, además de una red subterránea de canales de irrigación construida para alimentar las terrazas agrícolas.

En diversos puntos de la ciudadela se han encontrado con el correr de los años una serie de recintos rectangulares y circulares, andenes, muros de contención, canales de agua, y “contextos funerarios” que evidencian que en Machu Picchu el agua no era solo una necesidad de la vida diaria sino que se rendía culto al agua.

Río Urubamba. Foto: Getty Images

El Río Urubamba, al que los incas conocieron como Willkamayu, fue sagrado para ellos: el agua simbolizaba lo masculino, la Pachamama (madre tierra) simboliza lo femenino; al juntarse, ambos forman la fertilidad.

A lo largo de su historia, los incas rindieron tributo a reconocidas deidades como el Inti (Sol), Pacha Mama (Tierra) e Illapa (Rayo).

Al lado de ellas, otra divinidad adorada fue Mama Qocha, Madre de todas las aguas. Mama Qocha no solo ayudaba a calmar la bravura de algunos ríos, sino también para que dichas afluencias fueran fuente de alimento.

Una ciudad enigmática que sigue fascinando.

La ciudad inca más famosa la historia fue construida a mediados del siglo XV. Su nombre significa montaña vieja, y se ubica a unos 2453 msnm, en un premonitorio rocoso entre Machu Picchu y Huayna Picchu.

Se cree que fue una de las residencias del noveno inca del Tahuantinsuyo, Pachacútec. También se encuentran  los restos de un santuario. Es frecuente que durante la subida los viajeros sientan el mal de altura.

La ruta que los viajeros hacen desde Aguas Calientes para llegar al Santuario histórico de Machu Picchu fue popularizada por Hiram Bingham, profesor de Yale, a principios del siglo XX. Este sitio fue declarado patrimonio de la humanidad en 1983.

Si deseas ver el video; pincha acá…

Machu Picchu 101 | National Geographic

Imagen de portada: Gentileza de National Geographic

FUENTE RESPONSABLE: NATIONAL GEOGRAPHIC

Arqueología/Machu Pichu/Incas/Peru/Hallazgo

«Fue como descender sobre otro planeta»: qué encontraron los primeros científicos en bajar hasta los 8.000 metros de profundidad de la fosa de Atacama.

Durante años, los oceanógrafos chilenos Osvaldo Ulloa y Rubén Escribano se habían imaginado en sus conversaciones cómo sería el paisaje alienígena de la fosa de Atacama, esa impresionante hendedura que cae a más de 8.000 metros de profundidad frente a las costas de Chile y Perú y que ningún ser humano había visto directamente.

Ulloa y Escribano, director y subdirector respectivamente del Instituto Milenio de Oceanografía en la Universidad de Concepción, en Chile, se habían resignado a estudiar la Fosa desde la superficie.

Junto con su equipo habían mapeado por primera vez parte de la topografía de la Fosa. Durante la Expedición Atacamex en 2018 habían tomado algunas fotos, videos, muestras de agua y ADN de las extrañas criaturas que habitan el fondo de este inframundo.

Mapa mostrando la ubicación de la Fosa de Atacama

Dado que llegar hasta esas ultra profundidades es técnicamente más o menos como ir a la Luna, soñar con ser testigos presenciales de su objeto de estudio nunca fue una opción… Hasta ahora.

Ambos científicos descendieron al lugar la pasada semana con la expedición del explorador estadounidense Víctor Vescovo, quien en 2019 se convirtió en la primera persona en visitar los cinco puntos más profundos de los cinco océanos piloteando un sumergible especialmente construido para ese propósito.

Ulloa, Escribano y Vescovo son los primeros seres humanos en descender a la Fosa.

Ulloa y Escibano.

FUENTE DE LA IMAGEN – ANGELA POSADA. Osvaldo Ulloa (derecha) y Rubén Escibano.

Cada uno de los dos viajes duró un total de diez horas, para lo cual los acuanautas tuvieron literalmente que deshidratarse la noche anterior, llevar ropa de abrigo y asegurarse de empacar un emparedado.

En dos inmersiones separadas, Ulloa primero y Escribano después abordaron junto con Vescovo una pequeñísima esfera de titanio cubierta por un grueso revestimiento protector de espuma sintética, construida por Triton Submarines en la Florida.

Bautizado como el Limiting Factor, en honor a las novelas de ficción de Ian Banks, el sumergible es la maravilla tecnológica que está abriendo en forma rutinaria las puertas a la exploración de la llamada zona hadal de los océanos, es decir, todo lo que hay por debajo de los 6.000 metros.

«Esta fue la aventura de mi vida y una cúspide en mi carrera como investigador en ciencias del mar», dijo a BBC Mundo Ulloa, de 60 años, minutos después de esa inmersión y ya sobre el buque nodriza Pressure Drop.

Silencio y música en el fondo del mar

«El interior de la esfera es gris oscuro, tiene dos cómodas sillas, y está recubierto con tanques de oxígeno e interruptores para toda la electrónica. En la parte inferior hay tres ventanas ojo de buey que permiten la vista del fondo marino. Me impresionó la suavidad de la travesía, y el silencio, solo interrumpido por las comunicaciones con la superficie».

El descenso al punto más profundo de la fosa — 8.069 metros, según los mapas que se habían hecho el día anterior— les tomó tres horas y media. Ulloa imaginó que se iba a aburrir, pero entre momentos de conversación con Vescovo, terminaron escuchando música.

Osvaldo Ulloa

FUENTE DE LA IMAGEN – NICK VEROLA – CALADAN OCEANIC

Ulloa puso una canción del cantautor chileno Manuel García haciendo dúo con Mon Laferte, y le mostró a Vescovo fotos de sus hijos, que viven en Suecia. A su vez, Vescovo escogió Tequila Sunrise, del grupo The Eagles y le habló de sus motivaciones para terminar explorando las profundidades. Luego, entre risas, decidieron que al regreso tendrían tiempo de ver un trozo de la serie española El Cid. Y así fue.

En algún momento durante el descenso comieron la mitad de sus emparedados: de atún, para Vescovo, y de ensalada de huevo para Ulloa.

Una vez en el fondo, Vescovo maniobró la nave sobrevolando un terreno asombroso de valles, crestas y otras formaciones rocosas que arrojarán importante información en cuanto a la geología característica de esta región del planeta.

«Nos llamó la atención también la gran cantidad de holoturias, una especie de pepino marino que se ha hallado en otras fosas, pero que aquí estaban presentes con gran abundancia», dice Ulloa.

«Pero si hay algo que yo, como microbiólogo, quería en esta expedición era encontrar tapices de colonias de microbios. Y por eso, verlos con mis propios ojos fue algo extraordinario, la confirmación por primera vez de su existencia en la fosa de Atacama y a más de 8.000 metros».

Holutorias

FUENTE DE LA IMAGEN – VICTOR VESCOVO/CALADAN OCEANIC. Imagen de las holoturias, una especie de pepino marino que se ha hallado en otras fosas.

Gusanos arquitectos de ciudades

Para Rubén Escribano, de 64 años, la experiencia, dos días después, fue igualmente intensa.

Puesto que su interés es la fauna, Vescovo descendió únicamente hasta los 7.330 metros, explorando el talud oriental de la fosa en busca de más abundancia de organismos.

Encontraron criaturas inesperadas para tales profundidades como corales de agua fría y una solitaria estrella de mar. También pudieron observar animales presentes en mayores cantidades que en cualquier otra fosa estudiada hasta ahora, incluyendo gusanos poliquetos, crustáceos anfípodos y otros seres hadales que apenas ahora se comienzan a estudiar.

«A mí me dijeron que teníamos que estudiar la fosa, pero no me dijeron que teníamos que ir a ella», bromeó Escribano tan pronto salió del sumergible y puso los pies en cubierta.

«Fue algo mágico; como descender sobre otro planeta y ver las estructuras construidas por estos seres. Imaginé que eran ciudades pequeñitas hechas por los gusanos y crustáceos que hacen caminos en el sedimento».

Ulloa y Vescovo en la cápsula.

FUENTE DE LA IMAGEN -NICK VEROLA – CALADAN. El sumergible Limiting Factor se llama así en honor a las novelas de ficción de Ian Banks.

La Expedición Atacama Hadal también realizó mapas de alta resolución de varios trechos de la fosa de Atacama, que con 5.900 kilómetros de extensión es una de las grietas más largas de las profundidades oceánicas, una estructura formidable que nace donde la placa de Nazca se hunde bajo la de Suramérica, lo que causa los terremotos y tsunamis que azotan a esta región.

Los mapas serán claves para determinar el lugar óptimo donde instalar los sensores de un futuro proyecto para establecer el primer sistema de observación anclado en el océano profundo, un titánico esfuerzo en ciernes de la comunidad científica chilena.

Estudiar cómo cambian en el tiempo las condiciones físicas, geoquímicas y biológicas presentes en la zona aportaría la base científica que podrá utilizarse para observar eventualmente los efectos del cambio climático en las altas profundidades y comprender mejor los procesos que causan los grandes terremotos y tsunamis en la región.

«Hemos tenido un acceso único hacia dar un salto a la ciencia oceanográfica chilena, y confío en que este logro va a inspirar a las nuevas generaciones», dijo Ulloa.

Por su parte, Vescovo dice estar comprometido con el esfuerzo de continuar cartografiando decenas de miles de kilómetros cuadrados por mes para apoyar la iniciativa GEBCO 2030, que busca completar el mapa de todo el lecho marino para el año 2030.

Imagen de portada:NICK VEROLA – CALADAN OCEANIC. Osvaldo Ulloa momentos antes del descenso.

FUENTE RESPONSABLE: Por Ángela Posada-Swafford. Especial BBC Mundo. Buque Pressure Drop. Enero 2022

Ciencia/Chile/Perú

 

Encontraron en Perú una momia preincaica atada con sogas.

Hallazgo arqueológico

Pertenece a un joven, de entre 18 y 22 años, que luce con el rostro cubierto por sus manos. Tiene entre 1.200 a 800 años de antigüedad.

Arqueólogos peruanos hallaron una momia preincaica de entre 1.200 a 800 años de antigüedad atada con sogas mientras excavaban en un milenario complejo urbano de barro en la periferia de Lima.

Los restos pertenecen a una persona de sexo masculino, que tendría entre 18 a 22 años en el momento de su muerte y que luce el rostro cubierto por sus manos.

El descubrimiento ocurrió dentro de una cámara funeraria de unos tres metros de largo y a una profundidad de 1,40 metros en el sitio arqueológico Cajamarquilla, al este de Lima.

«Hemos logrado el descubrimiento de una momia que se encontraba ubicada al interior de una estructura funeraria de forma cónica subterránea y al ver las características se trataba de una momia que se encontraba amarrada con soguillas», dijo a la agencia de noticias AFP el arqueólogo Pieter Van Dalen, responsable del proyecto Cajamarquilla.

«Es una característica peculiar y única de este contexto funerario», destacó Van Dalen sobre el hallazgo en esta excavación.

«La momia habría sido enterrada entre el año 800 a 1200 después de Cristo», afirmó.

A un lado de la momia se encontró el esqueleto de un cuy andino (conejillo de indias) y de lo que parece ser un perro, según los investigadores de la Universidad de San Marcos.

En la cámara funeraria también se descubrieron restos de maíz y otros vegetales.

Cajamarquilla «era un centro urbano donde se desarrollaban múltiples funciones, tiene una gran variedad de sectores, administrativos, domésticos, residenciales», abundó Van Dalen.

Según el investigador, Cajamarquilla «es una ciudad muy grande que pudo haber albergado entre 10.000 y 20.000 personas en un total de 167 hectáreas».

Se construyó hacia el año 200 antes de Cristo y estuvo ocupada hasta el año 1500.

Cajamarquilla se localiza a 24 kilómetros l este de Lima y es uno de los complejos arqueológicos más grandes de la ciudad.

Imagen de portada: Gentileza de Universidad de San Marcos. Perú

FUENTE RESPONSABLE: CADENA 3. Córdoba. Argentina.

Arqueología/Momia preincaica/Singularidades/Perú/América Latina.

Fordlandia, la utopía industrial que Henry Ford quiso construir en medio de la selva amazónica.

En 1928, el prestigio del magnate estadounidense Henry Ford como líder industrial era universal, y no sólo por ser uno de los hombres más ricos del mundo.

Su nombre evocaba la promesa de una deslumbrante revolución tecnológica a la manera que mucho más tarde lo harían personajes como Steve Jobs.

A los 39 años había fundado la Ford Motor Company, que se convertiría en una de las compañías más grandes y rentables del mundo.

Había patrocinado el desarrollo de la técnica de producción en cadena que le ayudó a fabricar en masa el primer automóvil que la clase media podía pagar, y a transformar los carros en un medio de transporte práctico que tendría un profundo impacto en el futuro.

El secreto del vehículo estrella de Ford, el Modelo T, era poder ser producido más rápido que nunca antes.

Tras todos esos logros, a los 65 años de edad, estaba listo para darle el banderazo de partida oficial a un proyecto faraónico que plasmaría su nombre y sembraría sus ideas en una tierra salvaje: la fundación de una ciudad estilo estadounidense en el estado brasileño de Pará.

En el Amazonas

En ese momento, la selva brasileña había dejado de ser lo que fue desde 1879 hasta 1912, cuando controlaba el comercio de caucho en una época en la que ese oro gomoso gobernaba el mundo.

Las industrias de América del Norte y Europa eran insaciables, y los árboles Hevea brasiliensis, originarios de la cuenca del Amazonas, crecían silvestres en la selva tropical guardando en sus troncos un látex lechoso que producía el caucho de más alta calidad del planeta.

Fordlandia desde el río

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Desde el río, tras navegar en medio de la selva, Fordlandia puede parecer como una ilusión óptica.

Pero el explorador Henry Wickham logró llevarse miles de semillas del preciado árbol, con las que eventualmente se pudo hacer lo que nunca se había logrado en la selva amazónica: tener una plantación de Hevea brasiliensis.

El comercio del caucho pasó a manos del que todavía era el Imperio británico.

Para 1928, la región del Amazonas -que en el pasado producía el 95% del caucho del mundo- satisfacía apenas el 2,3% de la demanda global.

La noticia de que Henry Ford llegaba a reactivar la maltrecha economía y presentar una nueva forma de vida no podía ser más bienvenida por los residentes del norte de Brasil.

Escultura de un hombre sacando la sabia de un árbol

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Una escultura en la plaza central muestra el impulsor del proyecto: el preciado caucho del Amazonas.

El nuevo imperio contra los antiguos

Por su parte, el magnate estadounidense había tramado su plan con la intención de producir su propia fuente de caucho, necesario para fabricar neumáticos y piezas de automóviles como válvulas, mangueras y juntas.

En la década de 1920, la Ford Motor Company controlaba prácticamente todas las materias primas que utilizaba para hacer los autos, desde el vidrio hasta la madera y el hierro.

Pero el caucho estaba controlado por los europeos que los producían en sus colonias, y a él no le caía en gracia que fueran ellos los que fijaban los precios.

Es por eso que hace 90 años, dos buques mercantiles cargados con equipamiento y mobiliario navegaron por el río Tapajós, que era la única vía de acceso para llegar a los 110.000 kilómetros cuadrados en los que, poco después de que atracaran, se fundaría Fordlandia.

Fachada de edificio que dice: Bienvenidos a Fordlandia

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«No iremos a Sudamérica para ganar dinero, sino para ayudar a desarrollar esa tierra maravillosa y fértil», declaró Ford en 1928.

La visión de Ford

Sin embargo, Ford no era sólo un hábil hombre de negocios; era también famoso por sus ideas.

Por un lado, era uno de los más destacados antisemitas de su época, y lo dejaba claro por medio de su periódico y otros escritos, así como en sus reglas respecto a los judíos que trabajaban en su dominio.

Por otro lado, se le atribuye algo conocido como el «fordismo», que es descrito como la producción en masa de bienes económicos junto con altos salarios para los trabajadores.

Efectivamente, en 1914 -por ejemplo- había proclamado que todos los trabajadores de Ford recibirían un salario diario de US$5, el equivalente de US$126 de hoy, doblando el salario mínimo de entonces.

Para él, las empresas, por su propio bien, debían asegurarse de que sus empleados pudieran pagar los productos que producían, para impulsar el consumo. Si bien el pago de salarios más altos podía reducir las ganancias temporalmente, a largo plazo ganarían más y la economía sería más sostenible.

Ford en una foto colgada de una pared en Fordlandia

FUENTE DE LA IMAGEN -JOEL AUERBACH

Ford -en una foto colgada de una pared en Fordlandia- estaba llevando «la magia del hombre blanco» a la jungla, para cultivar no sólo «caucho sino también a los recolectores de caucho», según reportó el The Washington Post de la época.

Ford estaba convencido de que los valores que habían hecho que su compañía fuera un éxito mejorarían el carácter de las poblaciones en cualquier otro lugar del planeta.

Plantando su ideal

El plan para Fordlandia era detallado.

Ford había crecido en una granja y, como a muchos, la nostalgia le hacía creer que no había nada mejor que los pueblos del medio oeste de Estados Unidos.

Casa en Fordlandia

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

No todas las casas eran iguales pero toda la vivienda era gratuita.

Casa en Fordlandia

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Hay casas que siguen en pie y habitadas, algunas por personas que nacieron cuando Fordlandia era de Ford.

Una vez se pudo construir, con diseño de cuadrícula, fueron apareciendo caminos de concreto iluminados por lámparas, casas prefabricadas en Michigan y organizadas en un barrio llamado Villa Americana para los estadounidenses -con agua corriente-, y otro para los nativos.

Además, una piscina comunitaria, hospitales, escuelas, generadores, un aserradero, una torre de agua, así como tiendas, restaurantes, y hasta un salón de entretenimiento, en el que se presentaban películas de Hollywood y se organizaban danzas.

Y por supuesto, una fábrica de caucho.

Fábrica por fuera

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Uno de los edificios de la fábrica.

Interior de la fábrica.

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

La fábrica, por dentro.

Maquinaria "Made in USA".

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La maquinaria que usaban era «Made in USA».

Forma y contenido

Pero las aspiraciones para Fordlandia abarcaban mucho más.

Desencantado con la sociedad burda que había emergido de ese capitalismo industrial que él mismo había ayudado a crear, Ford soñaba con construir un lugar acorde con sus ideales.

Si bien a los trabajadores les ofrecía un buen sueldo, además de vivienda, salud y educación gratuita, tenían que ceñirse a lo que el dueño consideraba «valores estadounidenses».

El centro de la plaza.

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

El centro de la plaza.

Eso significaba desde horarios de trabajo de 9 a 5, como en Detroit, a pesar de que el calor en el Amazonas imponía otros ritmos, hasta edictos de comportamiento, que incluían una dieta estricta y la prohibición de bebidas alcohólicas.

Con los pasatiempos, se hacía énfasis en la jardinería, el golf y quien quisiera bailar, lo podía hacer, siempre y cuando fueran bailes country de cuartetos.

Ese trasplante cultural causó varios de los problemas que aquejaron a Fordlandia durante los 17 años que fue de Ford.

Iglesia

FUENTE DE LA IMAGEN – JOEL AUERBACH

Aunque la religión no era parte del proyecto, lo que mejor conservado está es la iglesia.

Épica aventura, épico fracaso

La batalla fue cuesta arriba en varios frentes.

Hubo frecuentes sublevaciones de los trabajadores, incluida una en diciembre de 1930 en la que el personal directivo tuvo que escapar en barco y apelar al dueño de la línea aérea Pan Am para que llevara en uno de sus aviones personal militar brasileño al área.

Los administradores estadounidenses, por su parte, tampoco resultaron ser ideales: sus pocos conocimientos de todo lo que les rodeaba -particularmente de agricultura- los llevaban a cometer graves errores.

Cruces en el cementerio

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La selva tropical le trajo la muerte a muchos.

En los primeros dos años, la ciudad tuvo numerosos gerentes. Algunos no pudieron adaptarse a las condiciones en el Amazonas y sufrieron crisis nerviosas. Hubo uno que se ahogó en el río en medio de una tormenta y otro que se fue después de que tres de sus hijos murieran de fiebres tropicales.

La selva también reclamó víctimas entre los trabajadores brasileños que llegaron a realizar el sueño del magnate estadounidense.

Y las plantaciones sufrieron el mismo destino que las que muchos otros habían intentado crear en esas tierras.

Ruinas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La selva resultó más fuerte que el sueño americano.

El clima que hacía florecer los árboles también favorecía las plagas y enfermedades que habían evolucionado con el árbol durante milenios. La plantación en campos monocultivos los hacía más susceptibles a la infestación.

Aunque la producción fue mejor en otra plantación llamada belterra, para lo que más sirvió el territorio de Ford en Brasil fue para alojar militares estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1945, los estadounidenses finalmente empacaron y se fueron a casa, dejando atrás a los fantasmas.

Aunque nunca puso un pie en Fordlandia, Ford invirtió casi dos décadas y una fortuna en su sueño amazónico.

Quiso domar el capitalismo industrial y el inconquistable Amazonas pero sobrestimó su fuerza.

Llave abandonada

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. Octubre 2018

Fordlandia/Henry Ford/Historia/Perú/Selva Amazónica/Sociedad y Cultura/Economía.

 

 

Demencia: el superalimento colmado de hierro que estimula la memoria y mejora la función cerebral.

La raíz de maca, un superalimento que comenzó a plantarse en Perú y después de extendió al resto del continente, contiene propiedades que benefician a la prevención contra la demencia y el Alzheimer.

Si deseas conocer mas este tema; cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.  

La demencia y el Alzheimer son enfermedades neurodegenerativas que afectan fuertemente a un gran número de habitantes en todo el mundo. Con por la pérdida de la memoria como síntoma característico, y también acompañado de otros problemas en el lenguaje, cognición social y habilidades visuoespaciales, esta patología despierta las alarmas en la comunidad científica y en quien la padece. Es por eso que hoy te vamos a hablar sobre la raíz de maca, un superalimento que estimula la memoria y mejor la función cerebral.

La raíz de maca se ha cultivado como una hortaliza desde tiempos inmemorables, especialmente en Perú, pero con el correr de los años se expandió a todo el territorio americano. Históricamente ha sido utilizada para múltiples recetas caseras, beneficiando a la salud, pero un estudio reciente determinó que también es importante para prevenir la demencia y el Alzheimer.

Se sabe que la dieta influye notablemente en el deterioro mental y si avance, por lo tanto especialistas destacan los beneficios del Omega 3 y también de los flavonoides para proteger el cerebro. Sin embargo, esta reciente investigación explicó que la raíz de maca también puede ejercer influencia en la prevención de las enfermedades neurodegenerativas mencionadas anteriormente, debido a su capacidad neuroprotectora.

En este sentido, un grupo de especialistas publicó el estudio en la revista científica Toxicology Mechanisms and methods, en donde se analizaron los efectos que tiene la raíz de maca, especialmente por el componente denominado macamidas, y se llegó a la base que sus nutrientes proporcionan un tratamiento preventivo para el daño neurológico reflejado en la demencia y el Alzheimer. Estos resultados se potencian con el uso de la variedad negra de la maca.

Foto: Ministerio de Comercio Exterior y Turismo del Perú

La investigación demostró que los polifenoles tienen funciones neuroprotectoras, protegiendo neuronas lesionadas y suprimiendo la inflamación, promoviendo la memoria y el aprendizaje. Además, la raíz de maca tiene una propiedad esencial para la demencia y el Alzheimer ya que es capaz de suprimir el estrés oxidativo.

Foto: Ministerio de Comercio Exterior y Turismo del Perú

Imagen de portada: Gentileza de Raíz de maca. Foto: Ministerio de Comercio Exterior y Turismo del Perú.

FUENTE RESPONSABLE: Redacción Terra

Demencia/Alzhéimer/Raíz de maca

«Muchos españoles veían a los incas como analfabetos porque los quipus no coincidían con lo que ellos entendían como escritura».

«Los Andes fueron la cuna de una de las tecnologías más sofisticadas y complejas de la historia de la humanidad», dice Medrano (Imagen de portada).

Fue en una residencia para estudiantes de la universidad de Harvard cuando el matemático Manuel Medrano (Los Ángeles, 1996) tuvo su «momento Rosetta» a los tan solo 19 años.

Es cómo el académico define a los pequeños hallazgos, que al acumularse, permiten avanzar en el mundo del conocimiento.

De la misma forma en que Jean-François Champollion consiguió descifrar el significado de los jeroglíficos en 1822 en parte gracias a todas las investigaciones que le precedieron.

La piedra de Rosetta

FUENTE DE LA IMAGEN – © THE TRUSTEES OF THE BRITISH MUSEUM

Descifrar los cartuchos de la piedra Rosetta fue vital para entender el significado de los jeroglíficos egipcios.

En su caso, Medrano había encontrado una correspondencia de información no numérica entre 6 quipus antiguos («nudo» en quechua) y un documento censal español del siglo XVII que habían sido identificados anteriormente como posibles fuentes emparejadas.

Un pequeño paso más para descifrar estos complejos artefactos compuestos de cuerdas, nudos y colores usados para registrar información numérica y narrativa e inventados por la poderosa cultura wari, sobre el 950 d.C.

Actualmente hay 1.386 ejemplares repartidos por todo el mundo, tan solo un 1% de los que se cree que llegaron a existir.

Mapa con el número de quipus en museos y coleccione sprivadas

Medrano se encuentra ahora en la Universidad de St Andrews, en Escocia, estudiando los llamados «quipus de papel», transcripciones de quipus que, después de la conquista, los litigantes andinos introdujeron como evidencia en procesos legales.

Otra de sus aportaciones es «Quipus. Mil años de historia anudada en los Andes y su futuro digital», un libro muy interesante que el autor espera despierte la curiosidad del público sobre este «gran enigma de la humanidad».

El investigador estadounidense conversó con BBC Mundo en el marco del Hay Festival Arequipa.

línea

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿De dónde le viene a un matemático esa pasión por el estudio de los quipus?

Quedé fascinado por el Mundo Antiguo cuando a los 8 años visité una exposición sobre los restos funerarios de Tutankamón en Los Ángeles.

Supe que quería desarrollar mi interés por la arqueología cuando llegué a Harvard, donde descubrí a los incas y el problema de decodificación de los quipus. Me licencié en Matemáticas Aplicadas porque me interesaban las técnicas cuantitativas para el estudio de la Historia.

Quipu

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los quipus se usaron en los Andes durante al menos mil años.

Pero no solo viene de una inquietud académica, también hay una motivación personal.

Mi abuelo materno, Antonio Flores, y su esposa, Eva, emigraron a Sacramento, California. Antonio era jornalero y no sabía leer ni escribir y pensé en el impacto diario que algo así podía tener en Estados Unidos.

Quiero decir que aunque la historia de mi propia familia no tiene nada que ver con los quipus, esta me hizo ver el poder que la percepción del analfabetismo puede tener en contextos multiculturales.

¿A qué te refieres?

Por razones históricas ha habido un vínculo entre los Andes prehispánicos y el analfabetismo.

Ángel Rama escribió en «La ciudad letrada» que la escritura gráfica tuvo un poder importante en el «Nuevo Mundo» ya que se convirtió en una aptitud para participar en la vida cívica.

La idea de que la habilidad de leer y escribir permitía a ciudadanos acceder al poder tiene un legado significativo en los escritos y en los siglos después de la conquista.

También ha afectado a nuestra propia interpretación de si los quipus pueden cumplir las funciones de la escritura o de si son complejos o no, por ejemplo.

Y durante la conquista, ¿se puede decir que los españoles explotaron esa visión de los incas como analfabetos con un fin de dominación?

Eso no fue necesariamente la punta de lanza, aunque sí que había un sesgo cultural que definía la capacidad de leer y escribir solo de forma bidimensional, es decir en papel y tinta.

Entonces, muchos veían a los incas como analfabetos porque los quipus no coincidían con lo que ellos entendían como escritura. Pero este es solo uno de los sesgos y visiones del mundo que subyace en la conquista de América.

¿Qué hacía que esta combinación de cordeles, nudos y colores fuera una forma viable de comunicación?

Era una herramienta ideal para el ambiente desértico y lluvioso de los Andes, y suponía un implemento perfecto para la transmisión de información a través de miles de kilómetros.

Grabado sobre los incas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Medrano cree que descifrar los quipus podría revelar una versión andina de la conquista.

Es emocionante encontrarse con una forma de inscripción tridimensional, algo que desafía nuestra educación. Cuando oímos la palabra «escribir» pensamos en dos dimensiones, pero hay que contemplar la posibilidad de que otra civilización no lo hiciera así.

¿Se puede considerar entonces que era una forma de escritura?

Es un debate, pero diría que sí cumplían muchas de las mismas funciones de la escritura antes y después de la conquista. Sabemos de algunas comunidades de la sierra central de Perú que, décadas después de la introducción de la escritura gráfica, siguieron usando quipus.

Hay que considerar el quipu como una herramienta compleja en cada período de su uso activo, no solamente en los 130 años del incario. De hecho, ese período representa menos del 15% de su uso.

Más allá de la contabilidad, ¿en qué otros contextos se usaban?

Al describir un milenio del quipu uno de los mitos que quería romper es que son los registros de unas élites y que sufrieron una muerte rápida tras la conquista española.

De hecho, un ejemplo del siglo XVIII es el empleo de los quipus para planear el levantamiento contra los administradores coloniales antes de la independencia.

Me imagino que también contra la Iglesia.

Sabemos que cuando entró la Iglesia católica se impuso el quipu con fines religiosos, como rosarios o para la confesión.

Pero a la vez tenemos ejemplos como el de una comunidad en que el cura de una iglesia estaba sorprendido porque los feligreses de su parroquia llegaban a la confesión con un quipu estandarizado, es decir, el padre oía la misma confesión una y otra vez por parte de los miembros de la comunidad.

Así que los quipus se podían usar a la vez como instrumento de dominación y de subversión. Y aunque la forma de los quipus en cada uno de los casos aún no está clara, es importante condensar y describir el espíritu que subyace.

Pero, ¿los españoles nunca tuvieron interés en aprender a descifrarlos?

Hasta el momento no tenemos entre las fuentes conocidas de los cronistas españoles una que nos proporcione la clave para la interpretación universal del quipu incaico.

Sin embargo, existe la posibilidad de que algún día encontremos documentos que incluyan algunos de esos detalles. ¡Esperemos que ese día llegué!

¿Y por qué es fundamental que descifremos los quipus?

Si queremos escribir una historia del mundo prehispánico contada por ese propio mundo necesitamos tener toda la gama de fuentes disponibles y una de esas fuentes de primera mano son los quipus.

Además, nos permitiría cambiar la conceptualización del imperio más grande del «Nuevo Mundo» y enfrentarnos a uno de los desafíos compartidos de nuestra humanidad.

Hemos descifrado las fuentes primarias de casi todas las principales civilizaciones antiguas y los quipus representan una de las últimas que seguimos sin decodificar.

Ilustración de un contador y tesorero con un quipu en la mano.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los quipucamayoc eran los funcionarios encargados de elaborar e interpretar los quipus en el imperio incaico.

¿A qué se debe que no lo hayamos conseguido aún?

Hay varias razones, pero depende de a quién le preguntes. Los arqueólogos quizás te dirán que carecemos de suficientes ejemplares; los especialistas en literatura colonial que no tenemos suficientes escritos del período y los historiadores que necesitamos más fuentes archivísticas.

Pero todos coinciden que el conjunto de fuentes es incompleto. Para encarar este registro parcial necesitamos integrar los métodos de muchas disciplinas complementarias.

Por ejemplo, las técnicas informáticas pueden ayudarnos ante la falta de registro arqueológico, es decir, con la estadística podemos comprobar las hipótesis que sacamos de unos pocos ejemplares arqueológicos.

Háblame más de tu visión del futuro.

Estamos digitalizando los quipus y eso nos permite la conservación, es decir, tener un registro permanente de estos ejemplares en su estado original y la posibilidad de análisis en este esfuerzo compartido de desciframiento.

El quipu digital y su catalogación representa para mí una de las vías para empezar a hacer comparaciones a gran escala o de múltiples niveles, y por eso he implementado alguna de las técnicas del data science a la examinación de los ejemplares sobrevivientes.

¿Por ejemplo?

Cuando podamos formar grupos o familias de quipus será una guía poderosa para la interpretación de otros elementos dentro de esas familias y así podremos hablar del significado de elementos específicos dentro de los quipus demográficos, calendáricos o tributarios.

Quipu

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Sirvieron como una forma de resistencia al poder eclesiástico colonial.

De momento no hemos identificado suficientes ejemplares como para que estemos seguros que cumplían esas funciones específicas, pero la inteligencia artificial -y en concreto el aprendizaje automático- puede formar algunas de esas agrupaciones preliminares que después podemos chequear manualmente.

Es uno de los enfoques más emocionantes y prometedores del futuro.

¿Qué nos dicen los quipus sobre el Perú de hoy?

Estamos ante una de las tecnologías más sofisticadas y complejas de la historia de la humanidad que tuvo su momento álgido en los Andes.

Nos dice que Perú o el mundo andino es un lugar de «genuinidad histórica» y de una complejidad tan profunda que con toda la tecnología que contamos no hemos logrado completar el desciframiento.

Es emocionante y estamos en deuda con todos los investigadores que nos han precedido en este desafío.

Imagen de portada: Gentileza de BBCMundo

FUENTE RESPONSABLE: BBC HayFestivalArequipa@BBCMundo por Carol Olona.

Perú/Sociedad/América Latina/Cultura/Pueblos indígenas del Perú/ Arqueología/Tecnología/Latinos en EE.UU.

 

La fascinante vida de Isabel Barreto, la almirante que fue la Reina de los Mares del Sur en el siglo XVI.

Isabel Barreto estuvo al frente de una de las más largas expediciones marítimas españolas del siglo XVI.

Solo hubo una mujer al frente de una expedición naval durante aquellos viajes de descubrimiento y conquista que tuvieron lugar en el siglo XVI.

Esa mujer se llamaba Isabel Barreto, fue marquesa y adelantada de los mares del Sur y la primera mujer que ostentó el título de almirante en la historia de la navegación española.

Protagonizó una hazaña enorme: la expedición que encabezó navegó unas 3.600 leguas marinas, alrededor de 20.000 kilómetros, la mayor distancia recorrida por naves españolas en el siglo XVI.

Atravesó por entero el Océano Pacífico y fue la primera en cruzar ese océano por el hemisferio sur. Y descubrió las islas Marquesas, un archipiélago de la Polinesia.

Sin embargo Isabel Barreto sigue siendo una gran desconocida. Y, por si fuera poco, su figura está oscurecida por densas sombras: se la acusa de haber sido una mujer extremadamente cruel, tanto con los miembros de su expedición como con los nativos de las islas que descubrió.

No se sabe a ciencia cierta dónde nació. Se sabe que vino al mundo en 1567, pero no está claro si nació en la localidad española de Pontevedra, trasladándose de niña a Lima, Perú, o si directamente era limeña.

De lo que no hay duda es de que fue en Lima donde contrajo matrimonio en 1585 con Álvaro de Mendaña, navegante y adelantado español.

Mendaña había «descubierto» 17 años antes las islas Salomón. Un territorio mítico, denominado Ofir en la Biblia. Una tierra llena de tesoros donde se decía que había ríos de oro y de donde se supone que el rey Salomón había sacado las riquezas para construir su fastuoso templo en Jerusalén.

Álvaro de Mendaña y su viaje

FUENTE DE LA IMAGEN – WIKIMEDIA COMMONS

Isabel contrajo matrimonio con el navegante español Álvaro de Mendaña, quien descubrió las islas Salomón y pasó por un estrecho que hoy lleva su nombre.

Atraídos por ese oro, Mendaña e Isabel Barreto decidieron embarcarse en una colosal aventura y viajar juntos a las islas Salomón, de las que esperaban regresar ricos.

El 9 de abril 1595 cuatro naves zarparon del Callao, el puerto de la recién fundada ciudad de Lima, para conquistar las islas Salomón y, de paso, explorar la posibilidad de llegar a la Terra Australis Incognita, que más tarde resultaría ser el quinto continente:Australia.

Más de 400 personas componían la flota. La inmensa mayoría, 378, eran hombres, pero también viajaban en esa expedición 98 mujeres.

Isabel Barreto, tan valiente como ambiciosa, también se apuntó a ese viaje.

En busca del oro

No era raro que hubiera mujeres en ese tipo de viajes. La idea es que esas mujeres sirvieran para poblar las nuevas ciudades que se iban a fundar.

«Ya en el tercer viaje de Colón iban alrededor de un centenar de mujeres», le cuenta a BBC Mundo el hispanista Juan Francisco Maura, profesor en la universidad estadounidense de Vermont y autor, entre otros, del ensayo «Españolas de Ultramar».

Durante tres meses, la expedición navegó por el océano Pacífico en busca de las islas Salomón, tratando de alcanzar la latitud que Mendaña había anotado en su primer viaje.

Pero los instrumentos de navegación eran entonces muy arcaicos. No encontraban las islas y la vida a bordo se hacía cada vez más difícil: los víveres escaseaban y sobre todo el agua dulce, el bien más preciado, estaba a punto de agotarse.

Por fin, el 21 de julio de 1595 avistaron tierra.

Pero no eran las islas Salomón. Mendaña se dio cuenta de que los pobladores de aquel lugar no hablaban la misma lengua que los nativos con los que había contactado en su expedición anterior a las Islas Salomón, y también su aspecto físico era diferente.

Y, sobre todo, allí no había ningún río lleno de oro.

Aquellas islas efectivamente no eran las de Salomón. En cualquier caso, Mendaña tomó posesión de ellas y las bautizó islas Marquesas de Mendoza en honor al marqués de Mendoza, el virrey del Perú.

Hoy se las conoce simplemente como Las Marquesas.

Abel Aubert du Dupetit-Thouars (1793-1864) en Tahuata, islas Marquesas, dibujado por Maximilien Radiguet-Rene (1816-1899), 1842.

FUENTE DE LA IMAGEN – DEA / J. L. CHARMET/VIA GETTY IMAGES

Abel Aubert du Dupetit-Thouars (1793-1864) en Tahuata, islas Marquesas, dibujado por Maximilien Radiguet-Rene (1816-1899), 1842.

Los marqueses de las Salomón

La expedición se hizo de nuevo a la mar.

Durante dos meses más siguieron navegando por esos mares desconocidos, en durísimas condiciones de salubridad e higiene.

La vida a bordo cada vez era más insoportable. Y muchos tripulantes empezaron a poner en duda la capacidad y autoridad de Mendaña.

Para colmo la Santa Isabel, una de las cuatro naves que habían zarpado del puerto del Callao, desapareció un día en mitad de la noche y nunca se volvió a saber nada de ella ni de sus pasajeros.

En septiembre de 1595, cuando estaba a punto de desencadenarse un motín a bordo, la expedición avistó por fin una nueva isla a la que Mendaña llamó Santa Cruz.

El adelantado pensaba que había vuelto a equivocarse, sin embargo esta vez sí que habían llegado a las islas Salomón, concretamente al extremo sur de las mismas y en particular a una isla que actualmente se llama Nendö.

islas salomón

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Cuando llegaron a las islas Salomón, Mendoza pensó que habían vuelto a equivocarse.

Medaña decidió desembarcar y fundar allí algunas ciudades, incluida la de Santa Isabel, así llamada en honor a su esposa.

Don Álvaro y doña Isabel se convirtieron también en marqueses del Sur, aunque sus posesiones en aquellas tierras se limitaban a cuantas cabañas. Allí tampoco había oro.

La vida fue muy complicada desde el principio.

No solo había enfrentamientos con los nativos y excesos contra ellos, sino que también surgieron conflictos entre los propios navegantes, cansados de las duras condiciones de vida que tenían que soportar y decepcionados por la total ausencia de oro.

Los ánimos estaban cada vez más encendidos.

Y entonces llegó la fiebre: probablemente, una epidemia de la malaria.

Una mujer al frente

En un solo mes murieron 47 personas, incluido Álvaro de Mendaña.

Pero antes de morir Mendaña nombró a su esposa, la marquesa del Sur, heredera de todos sus bienes, su sucesora como gobernadora de esas islas y adelantada de la expedición.

Por primera vez en la historia de la conquista española, una mujer estaba al frente de una expedición naval. Porque el adelantado es jefe de la expedición, la máxima autoridad, un grado que equivale al de almirante.

¿Cómo ejerció Isabel Barreto su autoridad al tener en sus manos las riendas de esa expedición?

Según el navegante portugués Pedro Fernández de Quirós, piloto mayor de aquella expedición, la adelantada trataba con una crueldad inhumana a las personas bajo su mando.

Pedro Fernández de Quirós

FUENTE DE LA IMAGEN – CREATIVE COMMONS

El navegante portugués Pedro Fernández de Quirós dijo sobre Isabel Barreto que tenía «carácter varonil».

«De carácter varonil, autoritaria, indómita y despótica», la describió Quirós, quien aseguraba que la expedición había logrado salir adelante gracias a él.

No se sabe si esa versión es verdad o si forma parte de una campaña de desprestigio que el piloto mayor habría emprendido contra Isabel Barreto para tratar de quedarse con su puesto.

De hecho, y con el objetivo de hacerse con el mando de la expedición, se cuenta que Quirós instigó varias rebeliones tanto a bordo como en tierra.

Se cuenta, por ejemplo, que fue el responsable del asesinato de varios nativos de las islas Salomón, buscando con esas muertes que la población local se alzara contra Isabel Barreto.

A pesar de que es el relato de Fernández de Quirós el que ha perdurado hasta hoy, muchos lo cuestionan y muestran a Isabel Barreto como una auténtica heroína.

«Demostró unas excepcionales dotes de mando y la dureza que se requería para someter a la obediencia a hombres rudos y aventureros», señala el hispanista Juan Francisco Maura.

«Muy bien sabía doña Isabel que si no provocaba cierto miedo en los marineros y soldados, difícilmente podría mantener esperanzas de llegar viva a puerto. No creo que existiese otra posibilidad teniendo en cuenta la situación límite por la que estaban pasando».

Una travesía trágica

La situación era tan insostenible que la expedición decidió abandonar la isla de Santa Cruz.

La flota puso rumbo hacia las islas Filipinas, entonces bajo dominio español. La travesía hasta Manila fue de nuevo una pesadilla: muchas personas murieron a causa de las fiebres y del escorbuto.

Un segundo barco con todo su pasaje se perdió. Y un tercer barco, el San Felipe, se separó de la nave capitana, pero logró llegar tiempo después a Mindanao, la segunda isla más grande del archipiélago de las Filipinas.

El 11 de febrero de 1596 el galeón San Jerónimo arribó finalmente al puerto de Manila, 10 meses después de haber zarpado del Callao.

Quedaban a bordo menos de 100 personas de las más de 400 que habían iniciado la travesía, a las que habría que sumar otras 40 que sobrevivieron en el San Felipe.

Pero habían logrado una gesta increíble: habían recorrido la mayor distancia surcada por naves españolas en el siglo XVI: unas 3.600 leguas marinas, alrededor de 20.000 kilómetros.

Tahuata, Polinesia francesa

FUENTE DE LA IMAGEN – SYLVAIN GRANDADAM/GETTY IMAGES

Para llegar hasta las islas Marquesas, los navegantes tuvieron que recorrer cerca de 20.000 kilómetros.

Habían sido los primeros en cruzar el Océano Pacífico por el hemisferio sur. Y habían regresado con la certeza de la existencia de un quinto continente, Australia, al que entonces bautizaron como Australia del Espíritu Santo en honor a Felipe III de España, rey de la casa de los Austria.

Ante todo eso, la adelantada de los Mares del Sur fue recibida en Manila como una heroína.

Tres meses después de su llegada a Filipinas, Isabel volvió a casarse; contrajo nupcias con Fernando de Castro, un hombre emprendedor.

Y aunque la Reina de los Mares del Sur nunca regresó a las islas de las que era marquesa, ella y su nuevo esposo navegan de vuelta al Nuevo Mundo en un viaje arriesgado en el que tuvieron que afrontar varias grandes tormentas.

Pero, a su regreso a Perú, lograron hacer una fortuna vendiendo los exquisitos productos orientales que habían comprado en Filipinas, y entre los que se encontraban suntuosas sedas de China.

La única adelantada de la historia murió en 1612, a los 45 años, en Castrovirreyna, una población minera de Perú donde su marido era gobernador.

Se sabe por el testamento que dejó que había logrado su sueño de ser una mujer adinerada; poseía 11 esclavos y numerosas joyas y objetos de valor. Y dejó ordenado que el convento de las Clarisas de Lima dijera por ella 2.000 misas en los seis meses siguientes a su fallecimiento.

«Lo que se sabe sobre ella aún es muy superficial y se basa en el retrato muy negativo que hace de ella el portugués Pedro Fernández de Quirós», dice Juan Francisco Maura.

«Pero estoy seguro de que en diferentes archivos españoles, en Filipinas y en Perú debe haber información sobre ella que todavía no se ha investigado».

«Yo desde luego la admiro. Es cierto que debía de tener muchísimo carácter, pero fue un personaje formidable».

Imagen de la portada: Gentileza de BBC News Mundo

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo por Irene Hernández Velasco

Sociedad y Cultura/Historia/Perú/América Latina/Mujeres/Caribe.