La cosa esta dificil

Sigo gastando las suelas de tanto andar
golpeando de puerta en puerta para tratar
vanamente hasta ahora de conseguir una changa,
para que en la mesa no falte el plato de comida,
no comprenden qué limosna no quiero, solo trabajar
en lo que necesiten para mis manos rudas poder usar.

Solo observo caras llenas de temor que con un no
cierran la puerta murmurando vaya a saber que,
creyendo que estoy mendigando o soy un hombre
vagabundeando que quiere vivir con el menor esfuerzo.

El día avanza y pienso en mi familia, en la mesa
donde falta lo más elemental, en el frío que padecen.
parece que escuchara las toses súbitas de los niños
cuando a la madrugada se juntan para abrigarse,
es feo no tener dinero para comprar una garrafa
como tampoco energía porque me la han cortado.

No puedo ni debo volver con mis manos vacías
se ha hecho más que duro por esta pandemia,
desde que perdí el empleo en aquella fábrica,
a tipos como yo todos lo miran con desconfianza
será quizás por la traza de mi ropa desgastada
o solo por la portación de cara como dicen acá,
pero en ninguno de esta zona de gente rica
he encontrado un mínimo de misericordia,
y seguramente los domingos no faltan a la misa
creyendo que así borrarán los pecados de la semana.

Me paro en la mitad de una calle de ese barrio pituco 
viene un auto de alta gama y le levantó la mano
para que se detenga -A ver Ud … .si Ud. deténgase!-
me acerco a la ventanilla es un hombre maduro
lo tomo del saco y le pido que me de su billetera,
por el terror en su cara me hace mas fácil la cosa,
la tomo y corro…corro…sin parar ni mirar hacia atrás,
jamás hice algo así y no me lo perdonaré nunca
pero sé que hoy llegaré a casa sin las manos vacías,
y en la mesa mi familia me regalara sonrisas.

Changa: Trabajo ocasional
Garrafa: Garrafa de gas envasado
Pituco:  Perteneciente a una clase social alta

Seguimos sumando pobres…

Para la UCA, sin la asistencia del Estado la pobreza habría alcanzado el 52% en 2020

El informe aclara que el golpe sanitario y económico de la pandemia se combinó con 3 años de suba en los números de pobreza.

Postales que duelen. El 42% está por debajo de la línea de pobreza. CEDOC.

La Universidad Católica Argentina (UCA) publicó un estudio sobre el impacto del COVID-19 en el país y sostuvo que sin la asistencia del Estado Nacional, la pobreza habría trepado al 52% de la población y la indigencia al 25%. Las conclusiones muestran los duros resultados económicos de la pandemia en el país.

Los datos del estudio “Efectos de la pandemia Covid-19 sobre la dinámica del bienestar de la Argentina urbana” son contundentes respecto a cómo habrían escalado los números de la pobreza y la indigencia si el estado no hubiera inyectado recursos económicos en la población más desfavorecida.

Sin la asistencia social, más de la mitad de la población argentina habría alcanzado el 52% de la pobreza y un cuarto de los habitantes a nivel país habría caído en la indigencia.

El estudio confirma que los registros de la pobreza tuvieron un ascenso por tercer año consecutivo, contabilizando los números del 2018 (33,6%), 2019 (39,8%) y 2020 (44,7%). Esto grafica una suba de pobreza por ingresos de casi 11 puntos porcentuales en tres años. 

Los números finales que la UCA  seleccionó para obtener estas conclusiones llegan hasta octubre del 2020, y por ello representan diferencias con los porcentajes presentados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), que llegaron al 42% como balance final del año pasado.

En ese marco, la llegada de la ayuda social alcanzó al 55,4% de la población en términos generales, un nivel de asistencialismo superior a la mitad de los habitantes. Sin embargo, al segmentar las estadísticas en los sectores de escasos ingresos económicos, el impacto alcanza al 79,7% de la población en situación de pobreza.

Coyuntura crítica para la pobreza en Argentina

El estudio consignó que la situación de pobreza está atravesada por un contexto socioeconómico crítico en el país, y apunta a dos características específicas. Por un lado, las vicisitudes de casi una década de estancamiento seguido por recesión, previos al advenimiento de la pandemia. En simultáneo, el estudio habla del retroceso abrupto de los ingresos de los hogares en el marco de la crisis sanitaria y las medidas de aislamiento social preventivo dispuesta. La tan mencionada pobreza estructural.

“La situación económica de los últimos años llevó los niveles de pobreza multidimensional a los puntos más altos de la década en 2018 y posteriormente en 2019. En 2020, como consecuencia de la crisis producto de la pandemia esta tendencia se profundizó alcanzando al 42% de la población”, explica el estudio.

Luego, desarrolla de qué manera la pandemia aceleró las deshilachadas condiciones económicas de los sectores con menores ingresos de Argentina. “Esta evolución se explica por el fuerte impacto que tuvieron las medidas restrictivas sobre una economía con la trayectoria estancada y recesiva de los últimos años. Los efectos sobre el mercado de trabajo impactaron fuertemente en el ingreso de los hogares, particularmente de los más vulnerables en términos de sus inserciones laborales, llevando al incremento de la inseguridad alimentaria severa respecto a 2019”, explicaron los especialistas.

Pero otra de las conclusiones que establece el trabajo es de qué manera la pandemia afectó a sectores medios y medios altos, que vieron afectados sus ingresos por problemáticas como la pérdida de empleo. “Hogares de estratos mejor posicionados también perdieron empleos registrados, vieron suspendidas o finalizadas sus actividades por cuenta propia perdiendo vínculo con la seguridad social”, explicaron.

Las esquirlas de la pandemia también afectaron la escolaridad, una discusión que forma parte aún hoy de la agenda política y mediática argentina. “Por otra parte, las medidas de aislamiento también impactaron sobre los niveles de asistencia escolar, interrumpiendo la tendencia descendente del déficit de asistencia escolar en niños y adolescentes al incrementar el porcentaje de hogares que contaban con un al menos un niño o adolescente sin vínculo alguno con instituciones educativas formales”, explicaron desde la UCA.

La presentación del estudio se llevará a cabo en el día de hoy en el seminario académico “Pobreza Multidimensional y desigualdades sociales en la Argentina urbana 2010-2020. Desafíos teórico-metodológicos para su medición bajo el escenario Covid-19”. Podrá verse en vivo en  www.uca.edu.ar/odsavivo.

En latinoamérica; el COVID sumergió en la pobreza a 22 millones de personas.

GI/FL