Arqueólogos descubren una rara habitación en la antigua Pompeya.

La habitación «nos ofrece una rara visión de la realidad cotidiana de los esclavos», indicaron las autoridades de la ciudad antigua, que quedó sepultada bajo cenizas cuando el Vesubio entró en erupción en el año 79 d.C.

Un equipo de arqueólogos descubrió en Pompeya los restos de una «habitación de esclavos», un hallazgo excepcionalmente peculiar en una villa romana destruida por la erupción del Vesubio hace casi 2.000 años, anunciaron las autoridades.

En el cuarto de 16 metros cuadrados se encontraron tres camas, una vasija de cerámica y un cofre de madera. Fue descubierto durante una excavación en la villa de Civita Giuliana, a pocos cientos de metros del resto de la ciudad antigua.

«La habitación nos ofrece una rara visión de la realidad cotidiana de los esclavos, gracias al excepcional estado de conservación de la misma», dijo el parque arqueológico de Pompeya.

A principios de este año, los arqueólogos también descubrieron una carroza romana ornamentada y casi intacta. Los expertos creen que la habitación descubierta albergaba a los esclavos encargados de mantener y preparar la carroza.

El ministro de Cultura de Italia, Dario Franceschini, dijo que el hallazgo es «un descubrimiento importante que enriquece el conocimiento de la vida cotidiana de los antiguos pompeyanos, en particular el nivel de la sociedad, que es aún poco conocido».

En el cuarto se encontraron tres camas, una vasija de cerámica y un cofre de madera

Pompeya quedó sepultada bajo cenizas cuando el Vesubio entró en erupción en el año 79 d.C. y los que no consiguieron abandonar la ciudad a tiempo murieron. 

La villa de Civita Giuliana se considera uno de los hallazgos recientes más importantes de Pompeya. Fue descubierta después de que la policía encontrara túneles cavados por presuntos saqueadores en 2017.

Imagen de portada: Gentileza de REUTERS

FUENTE RESPONSABLE: Made for Minds 6 nov/21

Arqueología/Pompeya/Hallazgo/Civita Giuliana/Habitación de esclavos

 

El onanista de Pompeya.

Lo primero es lo primero

Si deseas conocer más sobre este tema; por favor cliquea donde está escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Reconozco que, de mis tres tenores de la semana, el que siempre me cuesta más trabajo seleccionar es, por así decir, el personaje más positivo de los últimos días. A menudo recurro a muertos gloriosos de los que se cumple el centenario de su nacimiento –cuesta Dios y ayuda encontrar a alguien que me caiga bien entre los fenómenos de feria que suelen copar la actualidad-, pero hoy me he superado a mí mismo, ya que no tengo ni idea de quien era, de cómo era y de a qué dedicaba el tiempo libre (bueno, eso sí, como enseguida se verá) ese hombre que murió hace 2000 años en Pompeya, durante la erupción del Vesubio (que ríete tú de lo de La Palma) y cuya imagen se ha hecho viral desde que la colgó en las redes el profesor Massimo Osanna, director del Parque Arqueológico de Pompeya.

Este sujeto ha alcanzado gran popularidad entre los elementos más chocarreros de la red de redes por el aspecto que presenta y que conserva desde que la lava lo envió al otro mundo mientras él se dedicaba a sus cosas: las fotos nos muestran a un caballero aparentemente desnudo (la ropa debió ser lo primero en desaparecer) y con la mano en los genitales, que parecen hallarse en estado de erección. Es decir, que mientras el volcán se disponía a devorarlo, parece que él entretenía la espera meneándosela (con perdón). Cabe también la posibilidad de que solo estuviera rascándose los huevos (perdón de nuevo), pero creo que en ambos casos nos hallamos ante un sujeto singular y yo diría que hasta admirable: hay que tener mucho cuajo en una situación así para que la muerte te pille no corriendo, sino despidiéndote adecuadamente de tus gónadas.

Si optamos por la teoría del onanismo, el tipo se me antoja un ejemplo de sangre fría: como ha visto que la va a dañar en breve, intenta aprovechar el tiempo que le queda en este valle de lágrimas para una última pajita. No sabemos si la lava lo pilló ya aliviado o si estaba a medias: en el primer caso, ahí tenemos a un hombre que se fue de este mundo satisfecho y relajado; en el segundo, lo que queda es un tipo que se fue al más allá frustrado y convencido de que semen retentum venenum est. En ambos casos, la pregunta es: ¿por qué prefirió, en vez de salir corriendo, salir así de esta vida?

No debemos descuidar la teoría de que solo estaba rascándose los genitales. Hay que tenerlos de titanio para elegir aliviarlos de sus picores en vez de salir los pies para que los quiero. Lo cual me lleva a la conclusión de que este santo varón, fuera cual fuese la naturaleza de su actividad escrotal, no se enteró de nada hasta que fue demasiado tarde y siguió con sus cosas como si el volcán de marras no se dispusiera a devorarlo de un momento a otro (se han dado casos en la Historia: un amigo me habló en cierta ocasión de un conocido suyo mexicano que no se enteró del mayor terremoto registrado en el país en los últimos cien años, ¡y encima sobrevivió y, como el reloj se le había parado a la hora del seísmo, siguió durmiendo porque creía que aún no había llegado la hora de ir a trabajar!).

Uno, que es de naturaleza poética, prefiere pensar que el onanista de Pompeya optó por un último orgasmo. Y ahí radica su grandeza.

Imagen de Portada: Gentileza de Crónica. España

FUENTE RESPONSABLE: Crónica de España por Ramón de España.

Pompeya/Secretos ocultos/Arqueología/Sociedad

Pompeya: la «excepcional» carroza descubierta por los arqueólogos en las ruinas romanas.

Un equipo de arqueólogos ha descubierto en Italia una carroza ceremonial cerca de las ruinas de la antigua ciudad romana de Pompeya.

El carruaje, de 4 ruedas, fue hallado cerca de un establo donde en 2018 ya habían salido a la luz los restos de tres caballos.

Los expertos creen que la carroza se usaba en fiestas y desfiles.

Los arqueólogos han descrito el hallazgo como «excepcional» y han destacado que se encuentra en un «excelente estado de conservación».

Pompeya, destruida por una erupción del volcán Vesubio en el 79 d. C. es un tesoro arqueológico que sigue sorprendiendo a los investigadores.

La erupción enterró la ciudad en una gruesa capa de ceniza, lo que preservó los restos de muchos de sus edificios y habitantes, que hoy pueden observarse casi como se encontraban en el momento en que el volcán acabó con Pompeya.

La carroza se localizó en un pórtico de dos niveles que conectaba con los establos en una antigua villa en Civita Giuliana, al norte de los muros de la ciudad.

Uno de los restos de Pompeya.

FUENTE DE LA IMAGEN – EPA

Un comunicado emitido por el sitio arqueológico detalló que el carruaje tiene «elementos de hierro, hermosos adornos de bronce y estaño» así como cuerdas y elementos florales que estaban «casi intactos».

Los arqueólogos dicen que los esfuerzos para recuperar la carroza llevaron semanas después de que se descubriera en una excavación el 7 de enero.

Los frágiles materiales requirieron un particular cuidado y técnicas especiales, como el uso de moldes de yeso para desenterrarlo sin causar daños.

Arqueólogos trabajando en la recuperación del carro.

FUENTE DE LA IMAGEN -REUTERS

Los arqueólogos trabajaron durante semanas para recuperar la carroza sin causarle daños.

Dos figuras en el carro.

FUENTE DE LA IMAGEN –  REUTERS.

Una hipótesis es que se usó para llevar a una recién casada a su nueva casa.

La operación se llevó a cabo con la colaboración de un departamento de la Fiscalía ante el auge de intentos de criminales que buscan saquear el yacimiento usando túneles clandestinos y otras técnicas.

«Un descubrimiento extraordinario»

Las autoridades describieron la carroza como un hallazgo sin igual en otros descubrimientos arqueológicos llevados a cabo en Italia.

«Este es un hallazgo extraordinario que aumenta nuestro conocimiento del mundo antiguo», dijo Massimo Osanna, director del yacimiento de Pompeya en una nota de prensa.

Silueta del carruaje bajo los restos de la erupción.

FUENTE DE LA IMAGEN – EPA

Los expertos creen que se trata de un pilentum,una carroza ceremonial de cuatro ruedas.

Elementos decorativos en el carro.

FUENTE DE LA IMAGEN – EPA

Se encontró junto a los restos de varios caballos. Uno de ellos aún tenía los arreos.

Dijo que algunos de los adornos de la carroza indican que era usado en fiestas de la comunidad, y posiblemente en bodas.

«Teniendo en cuenta que las fuentes antiguas aluden al uso del Pilentum por sacerdotisas y damas, no puede descartarse que haya podido utilizarse en rituales relativos al matrimonio, para llevar a la novia a su nueva casa». 

Dario Franceschini, ministro de Cultura de Italia afirmó que Pompeya «continúa asombrándose con sus descubrimientos y seguirá haciéndolo por muchos años, con más de 20 hectáreas por excavar aún».

La antigua Pompeya, a unos 23 kilómetros al sudeste de Nápoles, es uno de los lugares Patrimonio de la Humanidad declarados por la Unesco.

En circunstancias normales es uno de los destinos turísticos más populares en Italia, pero actualmente está cerrada por la pandemia de covid.

Imagen de portada: Gentileza de BBC Mundo

FUENTE: BBC Mundo – Redacción/Arqueología/Hallazgos/Pompeya