Menopausia: qué es la terapia de reemplazo hormonal y cuáles son sus riesgos y beneficios.

Desde sofocos y niebla mental, hasta dolores articulares e insomnio.

Los síntomas que acompañan a la menopausia así como la transición a esta etapa de la vida reproductiva de la mujer son muchos.

Pero para las mujeres que padecen algunos de ellos y sienten que le generan un deterioro en su calidad de vida, existe la opción de la terapia de reemplazo hormonal (también llamada simplemente terapia hormonal o terapia hormonal sustitutiva).

Si estás pensando en esta alternativa, te ofrecemos esta guía de preguntas básicas para entender qué factores debes considerar o tomar en cuenta.

¿Qué es exactamente la terapia de reemplazo hormonal?

A medida que las mujeres se acercan a la menopausia, sus niveles de la hormona estrógeno fluctúan y disminuyen.

El estrógeno tiene muchas funciones: ayuda a regular los ciclos menstruales, contribuye a la fortaleza de los huesos e influye en la temperatura de nuestra piel.

Mujer con sofocos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Los sofocos es quizás uno de los síntomas más conocidos de la menopausia.

A medida que los niveles de estrógeno se vuelven inestables, pueden presentarse una variedad de síntomas como sofocos, sudores nocturnos, ansiedad y dolor en las articulaciones.

La terapia hormonal aumenta los niveles de estrógeno en el cuerpo de una mujer y puede ayudar a aliviar estos síntomas.

Las mujeres que la toman generalmente no lo hacen para siempre, solo para ayudar con la transición a la menopausia, y muchas de ellas dicen que eso marcó una gran diferencia en su bienestar.

La terapia hormonal sustitutiva también puede tener algunos beneficios adicionales, como ayudar a prevenir la pérdida ósea y las fracturas. Para las mujeres menores de 60 años, también puede ofrecer cierta protección contra las enfermedades cardíacas.

Es posible que también hayas escuchado sobre otros beneficios potenciales, como proteger la salud del cerebro y mejorar la piel y el cabello, pero hasta ahora la evidencia de esto es limitada.

Menopausia

¿Cómo se administra?

El tratamiento viene en muchas formas y tamaños, desde píldoras y parches hasta geles y anillos.

El ingrediente principal es el estrógeno, pero una de las formas más comunes es la terapia combinada, en la que el estrógeno se administra junto con una versión sintética de la hormona progesterona.

Agregar progesterona ayuda a proteger el revestimiento del útero, ya que el estrógeno por sí solo a veces puede aumentar la posibilidad de cáncer de útero.

El mejor tipo de terapia variará de una persona a otra y dependerá de los síntomas y estilos de vida. Generalmente, se empieza con la dosis más baja posible.

¿Cuál es la más indicada para mí?

La mayoría de las terapias hormonales tienen un impacto en todo el cuerpo. Pero algunas -como por ejemplo la Gina 10, que es la que se ofrece en Reino Unido en la farmacia sin necesidad de consultar con el médico- se usan solo vaginalmente, para aliviar síntomas en esta parte del cuerpo.

Farmacia

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. En Reino Unido, ahora se puede conseguir Gina 10 en la farmacia sin necesidad de consultar con el médico

Esto minimiza la cantidad de estrógeno absorbido por otras partes del cuerpo, pero significa que esos tratamientos no alivian otros síntomas como por ejemplo los sofocos.

¿Cuánto demora el tratamiento en hacer efecto?

Puede tomar hasta tres meses sentir los efectos completos, y es posible que se necesite ajustar o cambiar la dosis y el tipo de terapia hormonal.

La mayoría de los expertos recomiendan comenzar la terapia hormonal sustitutiva cuando se presentan los primeros síntomas de la menopausia.

La evidencia es mixta y limitada cuando se trata de comenzar después de los 60 años, aunque algunas mujeres experimentan alivio de los síntomas persistentes.

No hay límite de cuánto tiempo puede tomarse. Algunos apoyan la idea de continuar con la terapia durante muchos años, pero la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos para el Cuidado de la Salud de Reino Unido recomienda usarla en la dosis más baja y durante el menor tiempo necesario.

¿Cuáles son los riesgos?

A pesar de que en el pasado esta terapia tuvo mala prensa, se estima que sus beneficios superan los riesgos.

Dos estudios publicados a principios de la década de 2000 sugirieron que tenía más efectos perjudiciales que beneficiosos. Esto obtuvo una amplia publicidad y se redujo su uso.

Mujer brindando

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Según la Sociedad Británica de Menopausia el riesgo de cáncer es menor que beber más de dos unidades de alcohol al día o tener sobrepeso.

Algunos todavía son cautelosos, a pesar de la creciente evidencia de que el tratamiento puede ser útil.

Algunos tipos de terapia se han relacionado con un riesgo ligeramente mayor de cáncer. La combinada, por ejemplo, se puede asociar con un pequeño aumento en el riesgo de cáncer de mama.

Pero la Sociedad Británica de Menopausia estima que es un riesgo menor que beber más de dos unidades de alcohol al día o tener sobrepeso. Y el riesgo se reduce gradualmente después de suspender el medicamento.

Existe un pequeño riesgo de que se forme un coágulo de sangre cuando se toma. Sin embargo, esto también depende de otras cosas, como fumar, el peso y la edad.

El riesgo es menor si se usan parches cutáneos o un gel en lugar de tabletas.

El riesgo de un coágulo de sangre es mucho menor comparado con tomar la píldora anticonceptiva o con el embarazo.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Muchos efectos secundarios tienen lugar dentro de los tres meses posteriores al inicio del medicamento. Pueden incluir:

  • sensibilidad en los senos
  • dolor de cabeza
  • náusea
  • indigestión
  • dolor de estómago
  • sangrado vaginal

Es común aumentar de peso a medida que se acerca la menopausia, pero no hay evidencia de que la terapia hormonal esté detrás de esto.

¿Quién no debería usar esta medicación?

Puede que no sea adecuada en estos casos:

  • si has tenido cáncer de mama, de útero o de ovario
  • presión arterial alta no tratada
  • si tuviste coágulos de sangre
  • enfermedad hepática
  • o estás embarazada

¿Qué otra cosa puedo hacer?

Hacer ejercicio regularmente puede ayudarte a dormir mejor, puede reducir los sofocos y mejorar tu estado de ánimo.

Una dieta saludable, reducir el consumo de café, alcohol, comidas picantes y dejar de fumar también puede ayudar con los sofocos.

Mujeres corriendo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Ejercitar regularmente ayuda a lidiar con los síntomas de la menopausia.

Los ejercicios con pesas, el senderismo, las caminatas rápidas o el tenis, también ayudan a mantener los huesos fuertes.

Otros medicamentos como Tibolona, ​​que funciona imitando la actividad del estrógeno y la progesterona, o ciertos antidepresivos pueden ayudar. Pero estos también pueden tener efectos secundarios.

Es posible que hayas escuchado hablar de las hormonas bioidénticas. El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, por ejemplo, no las recomienda porque no están reguladas y no está claro qué tan seguras son.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 13 de septiembre 2022.

Sociedad y Cultura/Medicina/Salud/Salud de la Mujer.

 

Las enfermedades que pueden transmitirse durante el sexo oral sin preservativo y cómo protegerte.

Generalmente, cuando se habla de las enfermedades que se transmiten durante el sexo, se piensa en la penetración.

Pero tener sexo oral sin preservativos también eleva el riesgo de contagio de ITSs (infecciones de transmisión sexual). El contacto de las mucosas de la boca con las secreciones facilita la proliferación de virus y bacterias.

Según le dijeron expertos a BBC News Brasil las ITS más comunes son la gonorrea y la sífilis.

La sífilis presenta como síntoma úlceras dentro de la boca y de las mejillas, además de manchas en la piel.

Muchas veces, la persona ni siquiera sabe que está infectada porque los síntomas pueden confundirse con los de la candidiasis. En este tipo de casos se corre el riesgo de recibir un diagnóstico tardío.

Además de las ITS que ya mencionamos, el sexo oral sin protección también incrementa el riesgo de infecciones con el VPH (virus del papiloma humano), herpes, clamidia, hepatitis y amigdalitis gonocócica.

Aunque los médicos alertan del riesgo de contraer infecciones durante el sexo oral, no es fácil saber a ciencia cierta cuantas personas se infectan por ese medio, ya que en muchos casos, los síntomas de estas enfermedades no son tan visibles, y no todas las personas proporcionan la información adecuada a las agencias de salud.

Pero, ¿cómo se produce el contagio?

El contacto entre boca y genitales puede favorecer la aparición de una o incluso más ITS. Un simple toque con la piel de alguien con una lesión puede potenciar la transmisión. En el caso de los hombres, el semen y los líquidos preseminales, pueden contagiar a una persona que esté dando estímulo oral.

El líquido lubricante de la vagina también puede transmitir patógenos, aunque las mujeres son naturalmente más susceptibles a las ITS debido a la anatomía de su órgano sexual.

«La mucosa vaginal es un epitelio muy delgado. Durante las relaciones sexuales, casi siempre hay cierto grado de fisura en esta región, lo que facilita la entrada de varios virus. El hombre, en contraste, tiene un órgano expuesto», explica Camila Ahrens, infectóloga del Hospital Marcelino Champagnat de Curitiba, en Brasil.

El riesgo aumenta aún más cuando hay lesiones en los genitales o la boca.

En la práctica, cuando una persona practica el acto que los médicos llaman cunnilingus, en el que se usa la lengua para estimular la vagina, y felación, cuando se hace lo mismo con el pene, hay un riesgo de transmitir infecciones y enfermedades.

En el anilingus, el acto de estimular el ano de la pareja con la lengua, también se dan las condiciones para la aparición de infecciones, siendo la Hepatitis A una de las más comunes. También existe el riesgo del contagio con clamidia, gonorrea y otras enfermedades.

«De hecho, el sexo vaginal insertivo tiene más intercambio de fluidos corporales. El anal tiene un mayor riesgo de laceración, lo que facilita la entrada de virus o bacterias. Mientras, el oral tiene menos riesgo, pero los que están haciendo el acto pueden transmitirlo y los que tienen la enfermedad activa pueden transmitirla», refuerza Ahrens.

Ve a continuación las infecciones que se pueden contraer durante el sexo oral sin protección.

Sífilis

La infección es causada por la bacteria Treponema pallidum, la cual puede comprometer los genitales, la garganta y la boca. Se puede transmitir tanto en el sexo oral como en la penetración.

El diagnóstico se produce a través de la serología, que es el análisis de sangre.

Esta ITS se presenta principalmente en tres etapas: primaria, secundaria y terciaria.

Un banano y una papaya

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. En el caso de los hombres, el esperma puede contaminar a la persona que practica sexo oral. Las mujeres pueden tener algún patógeno en el líquido lubricante de la vagina.

En la primaria, se da la aparición de una úlcera indolora después del contacto de las bacterias con la piel de la persona contaminada. El paciente puede tener lesiones dentro de la boca, ya sea en la lengua o las mejillas. Estas lesiones se denominan «chancro duro».

«Pueden ser indoloras e incluso confundirse con un herpes labial», explica Igor Marinho, infectologista del hospital de la Faculdad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo.

Cuando esto ocurre, la persona que tuvo sexo oral puede contaminar a su pareja incluso sin saber que estaba enferma.

«La bacteria se encuentra en el semen y en el líquido de secreción del pene», añade Demetrius Montenegro, responsable de infectología en el Hospital Universitario Oswaldo Cruz de la Universidad de Pernambuco.

La sífilis secundaria se caracteriza por síntomas más sistémicos y se produce unas semanas después de la contaminación del primer tipo. El individuo puede presentar manchas en la piel y llagas.

En el formato terciario, los síntomas aparecen años después de la infección. Con un diagnóstico tardío existe el riesgo de que haya compromiso vascular y neurológico, insuficiencia cardíaca o un accidente cerebrovascular.

«Se convierte en una enfermedad silenciosa y se continúa transmitiendo», refuerza Montenegro.

El tratamiento son los antibióticos y la mejor forma de prevención es el uso del condón, tanto femenino como masculino.

Amigdalitis gonocócica

Causada por bacterias gonocócicas, el mismo agente que la gonorrea, la infección causa secreción en las amígdalas y la garganta.

Es más común que se transmita a través del sexo oral, porque hay contacto directo de la boca con los genitales, algo que aumenta el riesgo de contagio. El diagnóstico se basa en los antecedentes de síntomas del paciente. Por lo general, se realiza un examen eliminando la secreción de la garganta para visualizar el microorganismo.

Según Montenegro, todavía hay un tabú entre los médicos a la hora de preguntar sobre la actividad sexual de las personas.

Si el intercambio de información estuviera más extendido, se evitarían los diagnósticos tardíos, mejorando la respuesta del tratamiento a la afección, dice.

A menudo, la persona que ya está infectada con gonorrea puede ser asintomática e infectar a la pareja.

Dado que es un tipo de bacteria resistente, no todos los antibióticos tratan y curan el problema. Por lo tanto, es importante realizar una investigación exhaustiva para encontrar esta ITS.

«Una amigdalitis que no tiene respuesta tiene que generar sospechas y se debe preguntar si el paciente tuvo algún tipo de relación oral. Por lo general, los gonococos aparecen en la región genital y luego contaminan al otro. Esto vale tanto para hombres como para mujeres», refuerza el infectólogo del Hospital Oswaldo Cruz.

Gonorrea

También causada por gonococos, esta ITS puede causar secreciones uretrales y, en casos más graves, infección en la pelvis e, incluso, infertilidad. La transmisión se produce tanto por la penetración como por el sexo oral.

El diagnóstico se realiza mediante un examen similar al de la covid-19, en el que se inserta un hisopo en la garganta.

Una infección en esta parte del cuerpo puede ser asintomática y el individuo a menudo contamina a otras personas sin siquiera saber que la tiene.

El tratamiento de esta infección de transmisión sexual también es complicado y puede llevar mucho tiempo, ya que en algunos casos el cuerpo desarrolla una mayor resistencia a ciertos antibióticos.

Condones de colores

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Se recomienda el uso de preservativos para reducir el riesgo de infecciones.

VPH

Esta infección de transmisión sexual se produce a través del virus del papiloma humano. El VPH causa verrugas en las regiones genital, oral y anal. El principal medio de contagio son las relaciones sexuales, incluyendo el contacto oral-genital, genital-genital o incluso manual-genital.

En el sexo oral, la aparición de síntomas también puede darse en la lengua, la garganta, el interior de la mejilla y el tejido gingival. Pero la contaminación solo se produce cuando hay una lesión primaria o fisura. De esta manera, el agente viral puede infiltrarse en el cuerpo y contaminar al individuo.

Un tratamiento rápido y eficiente es importante, ya que la infección puede evolucionar y convertirse en cáncer de cuello uterino. El VPH también se considera un agente importante detrás de los tumores en el ano, la cabeza y el cuello.

El tratamiento consiste en la cauterización y la eliminación de las verrugas existentes.

La forma más fácil de protegerse es la vacuna, disponible en la red pública para algunos grupos específicos. «Idealmente, la vacunación debe hacerse antes de comenzar las relaciones sexuales. Hay varios tipos de VPH, pero la vacuna protegerá de los que causan cáncer», advierte Montenegro.

Herpes

Esta ITS es causada por un virus que se divide en los tipos 1 y 2.

En el primer caso, la aparición de «burbujas» es más común en la región oral. En el segundo, los síntomas pueden aparecer en la región genital.

La recurrencia del problema (con la aparición de lesiones en forma de ampollas y heridas), indica que la persona tiene una caída en la inmunidad y necesita someterse a pruebas para comprobar si hay falta de vitaminas u otros nutrientes.

Vale la pena recordar que la forma de transmisión también puede ser a través de otros medios que no sean sexuales, como los besos, el pincel de maquillaje, compartir objetos, y más. El tratamiento incluye el uso de ungüentos o comprimidos.

Clamidia

La afección es transmitida por la bacteria Chlamydia trachomatis, causada por la inflamación en las regiones genital y urinaria.

El microorganismo puede causar cervicitis, la que en ocasiones llega al cuello uterino y ocasiona dolor y sangrado durante las relaciones sexuales. En infecciones más graves, puede ocasionar infertilidad tanto en hombres como en mujeres.

Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos muestran que la mayoría de los casos ocurren en personas de entre 15 y 24 años.

Esta ITS también se puede transmitir a través del sexo oral, el riesgo aumenta cuando hay contacto con el esperma, ya que el semen puede tener una mayor carga viral del agente infeccioso.

Por lo tanto, las relaciones sexuales sin protección, incluida la penetración, también aumentan el riesgo de esta enfermedad.

Para tratar la afección, se recomienda usar antibióticos y no tener relaciones sexuales durante su curso, generalmente siete días.

Hepatitis A, B y C

Estas infecciones son las principales causas de enfermedad hepática crónica, cirrosis hepática y carcinoma hepatocelular.

Sin embargo, la transmisión de la hepatitis A se produce a través de vías oral-fecales.

Es decir, es posible contraer la infección en el sexo oral y también mediante cualquier actividad sexual. Sin embargo, el más común es a través del ano.

«En 2017, la OMS emitió una advertencia sobre un brote de hepatitis A por transmisión sexual mediante la práctica del sexo oral-anal. Este brote se produjo en algunas ciudades de Europa, como Barcelona. En Brasil, el número de casos fue mayor en la ciudad de Sao Paulo», dice Montenegro.

Todavía no existe un tratamiento específico para este tipo de hepatitis. En general, los expertos recomiendan lavarse bien las manos y los alimentos, usar condones antes y después de las relaciones sexuales, lavar los genitales, el perineo y la región anal después de las relaciones sexuales y desinfectar los vibradores, los tapones anales y vaginales.

En el tipo B, la contaminación puede producirse debido a una lesión en la boca, contacto con el semen y el canal vaginal o anal.

El tratamiento incluye el uso de antivirales y también, cuando sea necesario, evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

En el tipo C, existe un menor riesgo de contagio a través del sexo oral es menor, siendo más común mediante el manejo de objetos infectados como agujas, jeringas y otros elementos involucrados en el uso de drogas recreativas. El tratamiento es con antivirales.

¿Existe algún riesgo de contraer VIH?

Aunque es menos común, también es posible infectarse con el VIH a través del sexo oral. Sin embargo, se requiere una gran cantidad de virus para que esto ocurra.

Además, la pareja tendría que tener algún tipo de herida o moretón en la boca o garganta para que se diera el contagio.

«El riesgo es un poco menor, pero existe la posibilidad a través de pequeñas heridas como las que pueden aparecer con la depilación, por ejemplo», refuerza Marinho.

La contaminación entre hombres y mujeres es diferente debido a la eyaculación.

Según los médicos, las pruebas han demostrado que existe una mayor carga viral en el semen, y que es una puerta de entrada al contagio.

Este es un factor exclusivo de esta infección.

Imágen del VIH infectando una célula humana

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El virus de inmunodeficiencia humana se adhiere a las células del huésped y se reproduce con gran agilidad.

Según Felipe Tuon, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Universitario Cajuru, en Curitiba, Brasil, en otras enfermedades todavía faltan estudios que comparen el riesgo de transmisión y solo hay conceptos teóricos.

¿Qué pasa con la viruela del mono?

Sí, el virus que causa la viruela del mono también puede ser transmitido durante el sexo oral.

Esto se debe a que el contagio con el virus se da mediante el contacto con las heridas típicas de la enfermedad, las cuales aparecen en la boca, los genitales, el ano y los brazos.

Es por eso que los médicos recomiendan que las personas con este tipo de manifestaciones cutáneas busquen una evaluación médica y se hagan la prueba.

Si la prueba confirma la enfermedad, es necesario permanecer aislado hasta que las heridas estén completamente curadas.

¿Cómo prevenir estas enfermedades?

Una de las formas más asequibles es mediante el uso de métodos de barrera, los cuales evitan que la mucosa de la boca entre en contacto con los genitales.

En el pasado, como el uso del preservativo femenino no estaba tan extendido, los médicos recomendaban el uso de papel film, aquel papel transparente que se usa para la cocina, durante el sexo oral.

Sin embargo, debido a su baja adherencia -y teniendo en cuenta que es más fácil que se salga durante las relaciones sexuales- actualmente, los profesionales sugieren usar el preservativo femenino.

Pero aún es raro ver a parejas usando protección durante el sexo oral.

«Es muy difícil ver a los pacientes usándolos. Vemos a muchas personas reinfectarse porque menosprecian las recomendaciones médicas», dice Ahrens.

En el caso de los hombres, también se recomienda el uso de preservativos durante cualquier relación sexual. «Es necesario proteger la región genital con un condón y no quitarlo. Puedes ponerte el condón femenino, el condón masculino o ambos», dice Tuon.

También se deben implementar medidas educativas y políticas públicas, especialmente entre los jóvenes y adolescentes que a menudo no usan preservativos.

En el caso de las personas que ya tienen una vida sexual activa, los expertos recomiendan hacerse pruebas cada seis meses para identificar posibles infecciones.

«Las personas con sífilis deben hacerse la prueba», advierte Tuon.

También se recomienda la profilaxis, un método de prevención utilizado antes y después del sexo, para reducir el riesgo de ITS. También se recomienda acudir a hospitales públicos para consultas y recibir orientación.

Imagen de portada:GETTY IMAGES. El contacto entre la boca y los genitales puede dar pie a infecciones.

FUENTE RESPONSABLE: Priscila Carvalho. Río de Janeiro, BBC News Brasil. Hace 7 horas.

Sexo/LGTB/Salud/Salud de la Mujer

 

La historia de amor detrás del Papanicolaou, el test que ha salvado millones de vidas de mujeres.

«La mayor contribución del siglo a la salud de la mujer estadounidense, a las mujeres de todo el mundo, y de hecho representa el descubrimiento más significativo, prácticamente útil, del gran campo del cáncer de nuestro tiempo».

Esas palabras fueron pronunciadas en un discurso durante una reunión especial de la Federación General de Clubes de Mujeres en Estados Unidos en 1957.

El honrado era el doctor George Papanicolaou, el científico que desarrolló la prueba que lleva su nombre.

Como alguien que ha recibido tratamiento para prevenir el cáncer de cuello uterino como resultado de su descubrimiento, quise descubrir la historia detrás de él.

Una historia más larga de lo necesario pues tomó tiempo antes de que su hallazgo fuera aceptado.

Y una historia de dos, pues hubo alguien que no sólo evitó que tirara la toalla, sino que fue parte de la investigación.

Originario de la isla griega de Eubea, el doctor Papanicolaou tuvo una carrera temprana muy variada.

Tras estudiar filosofía, literatura, lenguajes y música en la Universidad de Atenas, siguió el consejo de su padre y se convirtió en cirujano.

Adquirió experiencia en el ejército. También se formó en zoología en Alemania y realizó una expedición de investigación oceanográfica con el príncipe Alberto I de Mónaco en 1911.

Luego sirvió en la Primera Guerra de los Balcanes.

A otro mundo

En pos de una vida mejor viajó a EE.UU. en 1913, a la edad de 30 años.

Su sobrina nieta, Olga Stamatiou, le dijo a la BBC que se fue de Grecia sin la bendición de su padre, decidido a seguir su pasión.

«Quería ser científico.

«Tuvieron un desacuerdo con eso durante toda su vida. Pero trató de decirle a su padre cómo se sentía realmente al respecto. Tenía que hacer lo que tenía que hacer».

Pero no viajó solo.

«Vine a EEUU. como inmigrante con mi amada esposa y US$250», contaba Papanicolaou.

Su amada esposa era Andromachi «Mary» Mavrogeni, quien se convertiría además en su asistente de laboratorio y sujeto de investigación.

George y Mary Papanicolaou poco después de su llegada a EE.UU.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA DE LA FAMILIA PAPANICOLAOU

George y Mary Papanicolaou poco después de su llegada a EE.UU.

Después de llegar a Nueva York, tuvieron que tomar cualquier trabajo a su alcance, pasando por tiendas y oficinas.

Él trabajó hasta como violinista en un restaurante.

Finalmente, consiguió empleo en el Colegio Médico de la Universidad de Cornell.

«Pude asegurar un puesto en un laboratorio científico y, excepto por unas pocas semanas, apenas he sacado mi nariz fuera del laboratorio desde entonces», señaló el doctor en la década de 1950.

Por fin era lo que siempre quiso ser: un científico.

Trabajaba en citología, el estudio de las células para diagnosticar y prevenir enfermedades, y su investigación invadió toda su vida y la de Mary.

Ciencia y música

Se establecieron en los suburbios seguros a orillas de Long Island en Nueva York.

Allí llegó la familia de su sobrina nieta Olga Stamatiou.

«Vivíamos uno al lado del otro. Mi tía y mi tío y mi familia con mi hermana. Era muy, muy seguro y muy divertido. Nos visitábamos todo el tiempo».

George y Mary Papanicolaou.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA DE LA FAMILIA PAPANICOLAOU. George y Mary Papanicolaou.

Y Olga recuerda la pasión de su tío abuelo por la música.

«Teníamos que sentarnos muy juiciosas en su salón donde tocaba su música, que era difícil para nosotras pues éramos unas niñas. Mi tía se aseguraba de que todo estuviera bien en la casa y entraba de vez en cuando a comprobar que no estábamos haciendo un escándalo».

Así, Papanicolaou, científico y músico, era apoyado por su esposa en todo lo que hacía.

«Era muy devota con él en su trabajo; organizaba su vida hogareña para asegurarse de que no hubiera distracciones.

«Era una mujer muy interesante, muy vivaz, muy franca y muy, muy dulce al mismo tiempo».

El paso de las décadas

Después de estudiar a los conejillos de indias, en la década de 1920 el doctor comenzó a examinar los cambios celulares en las mujeres.

A menudo estaba absorto en su trabajo, incluso en casa.

«Mi tío tenía un estudio maravilloso que solíamos visitar con mi hermana. Era un lugar muy tranquilo y en su escritorio había un microscopio genial que nos dejaba usar».

El doctor George Papanicolaou en el laboratorio.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El doctor George Papanicolaou en el laboratorio.

En 1928, su investigación dio frutos después de que tomó una muestra de células del cuello uterino, las frotó en un portaobjetos de vidrio y encontró que eran cancerosas.

Esto llevó a la denominación de la prueba de frotis cervical.

La importancia de su avance no fue reconocida por las autoridades médicas estadounidenses en ese momento.

«El mundo de la ciencia no estaba muy interesado en ver lo que yo veía.

«A la profesión médica, para decirlo sin tapujos, no le impresionó mi artículo, titulado ‘Nuevo diagnóstico de cáncer’. En ese momento, por alguna razón, no pude inspirar la fe de mis colegas en la viabilidad de este procedimiento».

Así que siguió trabajando, detallando más evidencia para apoyar sus hallazgos y mejorando su inglés.

Luego publicó todo su trabajo en la década de 1940. Esta vez, «sin embargo, fui más afortunado porque la profesión médica llegó a ver que la llamada ‘prueba de frotis’ podría ser una ayuda diagnóstica útil».

«Mi querida esposa»

A lo largo de todo, Mary estuvo allí, en casa y en el laboratorio.

«Se hizo pruebas de frotis durante unos 20 años más o menos, todos los días», asegura Olga.

«A mi lado estaba mi querida esposa. Si pude lograr algo útil fue en gran parte gracias a su ayuda y devoción», reconocía Papanicolaou.

«Sí, le debo mucho a su lealtad y esfuerzo».

Mary Papanicolaou

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA DE LA FAMILIA PAPANICOLAOU

Indispensable, según su esposo y su sobrina nieta.

«Fue una relación muy increíble porque eran un equipo. No creo que pudiera haberlo hecho sin ella», señala la sobrina nieta.

«Ella fue su guía. A veces, si se frustraba con su trabajo porque la gente tardaba tanto en reconocerlo, ella lo animaba. Le decía: ‘No pierdas tu convicción. No te desvíes. Esto es lo que estabas destinado a hacer y esto es lo que vas a hacer’.

«Él era muy tímido y no creía en sí mismo. Su dedicación y su total fe en él lo mantuvieron».

Tomó hasta la década de 1950 para que los ensayos clínicos de la prueba se llevaran a cabo en EE.UU.

Antes de eso, Mary y George necesitaron más mujeres para ayudar a respaldar su teoría.

George y Mary Papanicolaou.

FUENTE DE LA IMAGEN – CORTESÍA DE LA FAMILIA PAPANICOLAOU. George y Mary Papanicolaou.

«Les pagaban a las enfermeras un dólar de su bolsillo para que se hicieran una prueba de Pap».

Así es como la prueba comenzó a ser conocida, como una ‘prueba de Pap’, por el nombre de su creador, el doctor Papanicolaou, o doctor Pap.

Tabú

En 1957, Papanicolaou tuvo que abordar un tema previamente tabú.

«No estaba de moda en algunos círculos, incluso se consideraba descortés, mencionar las palabras ‘frotis vaginal'».

Hizo campaña exitosa con organizaciones como la Sociedad Americana del Cáncer y la Federación General de Clubes de Mujeres para dar a conocer el potencial de las pruebas de Pap.

«Sacaron a la luz el tema prohibido. Dijeron: ‘Hay una enfermedad que es curable si se detecta lo suficientemente temprano'», señaló el doctor.

«Era necesario que las mujeres quisieran hablar de ello, pedirla y presentarse al examen. Un médico no puede realizar su arte solo. Necesita un paciente».

Cinta de la prevención del cancer cercicouterino

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Cada marzo se celebra el Día Mundial de la Prevención del Cáncer Uterino.

Desde entonces, las pruebas de los Papanicolaou se ha ofrecido rutinariamente en muchos países, lo que significa que millones de mujeres, incluida yo misma, no han tenido que enfrentar el cáncer de cuello uterino, sino que han sido tratadas antes de que se desarrolle.

Pero el cáncer de cuello uterino sigue siendo el cuarto cáncer más común en las mujeres en todo el mundo: 9 de cada 10 muertes se producen en países de ingresos bajos y medios, donde las pruebas de detección no son tan generalizadas.

Ahora la prueba también incluye chequeos del virus del papiloma humano (VPH) de alto riesgo, que son la causa de casi todos los casos de cáncer cervicouterino.

La Organización Mundial de la Salud espera que la detección continua junto con las vacunas contra el VPH pueda llevar a la eliminación de ese cáncer en el próximo siglo.

No extraña entonces que Olga Stamatiou esté orgullosa de la contribución de su tío abuelo y su tía abuela a la salud pública.

«¡Es algo tan asombroso! Eran personas hermosas, tan humanitarias, tan apasionadas por ayudar y cuidar a las personas. Me siento bendecida de haberlos conocido».

Imagen de portada:GETTY IMAGES. Un frotis citológico de vagina (tinción de Papanicolaou, x 1000), un ejemplo de un examen que salva vidas.

FUENTE RESPONSABLE: Laura Jones; BBC Serie “Witness History”. 31 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Ciencia/Salud/Salud de las Mujer/Cáncer

 

 

 

 

 

Fertilidad: por qué cada vez más empresas ofrecen la congelación de óvulos como un beneficio laboral.

Carol Chen siempre quiso ser madre.

Ella tiene 37 años y nació en Texas, EE.UU., de padres asiáticos, pero construyó su vida y varios negocios de moda en Singapur.

Cumplió 35 años y no había encontrado la pareja adecuada, por lo que comenzó a preocuparse.

Si bien Singapur se ha convertido en el último país en permitir la congelación de óvulos por razones no médicas, y lo aplicará desde 2023, en el momento que Chen tomó la decisión no era posible, por lo que regresó a Texas para intentarlo.

«Tenía que congelar mis óvulos. Era ahora o nunca», le contó Chen al programa Business Daily de la BBC.

«Resultó que yo no tenía tantos óvulos. Me puso muy triste, me hizo sentir menos mujer. Terminé solo con cuatro. La probabilidad de que cuatro óvulos se conviertan en un bebé es casi cero», explicó.

«Las mujeres en mi situación, por lo general, hacen un par de rondas de extracción, (ella pagó unos US$14.000 por una sola) pero yo no podía darme ese lujo de volar ida y vuelta a EE.UU., ya que tenía mi trabajo en Singapur», añadió.

Una técnica durante el procedimiento de fertilización

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Ante el elevado costo y la competencia por atraer talento de calidad, cada vez más empresas en países como EE.UU. ofrecen el congelamiento de óvulos como un beneficio laboral para sus empleadas.

Pero ¿es este beneficio siempre una buena noticia para las mujeres?

Según algunos estudios, las mujeres a quienes se les ofrecen estos planes están bastante contentas de tener la opción pero también sienten que su empresa les está diciendo: hay que tener hijos en el momento adecuado.

«Sin opciones no tendrán hijos»

Carol Chen contó que poco después de congelar sus óvulos en EE.UU., conoció a su actual esposo y espera su primer bebé sin la ayuda de la ciencia.

Sin embargo, celebra que otras mujeres en Singapur puedan ser libres de elegir este procedimiento de fertilidad que estará disponible a partir del próximo año en el país.

Una mujer apoya su oreja sobre la panza de embaraza de otra.

FUENTE DE LA IMAGEN –  GETTY IMAGES

Aunque aún hay algunas barreras para acceder a él: no deben ser mayores de 35 años y no pueden usarlos a menos que estén legalmente casadas con un hombre.

«Cada vez más mujeres se están incorporando al mercado laboral. Sino les dan opciones, simplemente no van a tener hijos. Es en parte por eso que muchos países tienen crisis demográficas, porque las mujeres se enfocan más en sí mismas», opinó Carol Chen.

Hace diez años, la congelación de óvulos dejó de ser clasificada como un procedimiento médico experimental en Estados Unidos y se está convirtiendo en algo cada vez más frecuente. Incluso en el lugar de trabajo.

Cuando Facebook y Apple comenzaron a ofrecer el beneficios de congelación de óvulos a las empleadas en 2014, la medida fue considerada como no convencional y solo estaba dirigida a una pequeña proporción de la fuerza laboral.

Mujer embarazada y cansada frente a una computadora.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Sheryl Sandberg, la ahora exdirectora de operaciones de META -la empresa matriz de Facebook- explicó por qué tomaron la decisión de ofrecer ese beneficio a sus empleadas hace ocho años.

«Una mujer joven que trabaja en Facebook tenía cáncer y me dijo que se sometería a un tratamiento. Eso significaba que no podría tener hijos por lo que su segunda oportunidad (de ser madre) era congelar sus óvulos. Pero no podía permitirse ese gasto, ya que el seguro médico no se lo cubría», relató.

«Hablé con recursos humanos y concluimos que deberíamos cubrir ese costo, pero no sólo para mujeres con cáncer, sino para todas. Fue entonces cuando surgió este beneficio y creemos que es excelente», opinó.

Ventajas y limitaciones

Los beneficios laborales sobre fertilidad pasaron de ser una novedad a ser imprescindibles.

Casi el 40% de las grandes empresas de EE.UU. -con más de 500 empleados- los ofrecen y los números aumentan rápidamente.

Ilustración del aparato reproductivo femenino.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Incluso en Europa, a través de los servicios nacionales de salud, se está comenzando a hacer lo mismo.

«Los gobiernos suelen apoyar la mayoría de los tratamientos. Pero cuando se trata de fertilidad, ese no es el caso en todas partes», explicó Jenny Saft, quien vive en Berlín y es cofundadora de una compañía que ofrece en Europa acceso a tratamientos reproductivos como beneficios para empleadas.

«Europa no es un solo país. Hay muchas limitaciones y restricciones, y el sistema no es justo. En Alemania, por ejemplo, los seguros cubren el 50% de los programas de fertilización in vitro, pero solo si estás casada en una relación heterosexual y tienes menos de 40 años», explicó.

En Inglaterra, acceder al tratamiento de fertilidad del servicio nacional de salud (NHS) depende del código postal del médico de cabecera, con diferentes regiones que ofrecen distintos niveles de acceso a la fecundación in vitro. Algunas no ofrecen ningún tipo de servicio.

En Francia, hasta hace muy poco, a las mujeres solteras o lesbianas no se les permitía someterse a la fecundación in vitro o congelar sus óvulos. Ahora pueden hacerlo y con financiación del Estado.

Congelamiento de óvulos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«¿Quién dice que necesito estar casada para formar una familia? ¿Quién dice necesito estar casada con un hombre para formar una familia?», se preguntó Saft.

«Como empresa tienes una forma de decir que no estás de acuerdo con lo que está pasando. Puedes ofrecer a tus empleadas las mismas oportunidades y acceso de formar una familia. No importa cuándo, cómo o con quién. Las puedes apoyar en ese proceso», añadió.

«Conflicto de intereses»

Pese a que las legislaciones de muchos países están cambiando y cada vez más empresas en todo el mundo ofrecen pagar por la congelación de óvulos de las empleadas, algunos piensan que eso no es una buena noticia.

«Cuando las empresas ofrecen estos beneficios por lo general organizan reuniones en las que se da información sobre fertilidad. Pero si esa educación proviene de una empresa que se beneficiará de las personas que utilizan esas tecnologías, es muy difícil evitar conflictos de intereses», señala Lucy van de Wiel, profesora de salud global y medicina social en el King ‘s College de Londres.

«Las empleadas pueden convertirse en un gran grupo de potenciales pacientes porque básicamente todas los que quieran tener un hijo en el futuro podrían ser candidatas para la congelación de óvulos», agregó.

Un bebé llorando.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La especialista también destacó algunas características de la cultura del trabajo que podrían perjudicar a las mujeres que acceden a esos beneficios.

«Muchas de las mujeres a las que les ofrecen estos planes están muy contentas de tener la opción, pero también sienten que su empresa les está diciendo: ‘Tienes que tener hijos en el momento adecuado'», dijo van de Wiel.

Aprovechando oportunidades

Al otro lado del Atlántico, en Nueva York, la abogada Nyasha Foy decidió aceptar la oferta de su empleador, quien pagó dos rondas de extracción para la congelación y almacenamiento de óvulos.

Aunque es consciente del posible conflicto de intereses en esas situaciones, ella cree que las mujeres deberían aprovechar la oportunidad.

«Entiendo la idea de que si me dan US$10.000 para la congelación de óvulos, como retorno por la inversión debo continuar trabajando dos años más en la empresa. Es un trato beneficioso para ambos», detalló Foy a la BBC.

Una mujer se señala la panza con las manos.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Fiestas de congelamiento de óvulos

Las estadísticas de Reino Unido muestran que entre las mujeres menores de 36 años, la proporción de óvulos congelados que terminan en un bebé es de poco más del 8%, mientras que después de los 36 años la cifra se reduce a alrededor del 3%.

Pero independientemente de los números, la congelación de óvulos está cobrando impulso en el mundo desarrollado y las clínicas de fertilidad luchan para atraer clientes por cualquier medio permitido.

La doctora de fertilidad Aimee Eyvaz Zadeh, también conocida como Egg whisperer (la mujer que susurra a los óvulos), tiene su clínica en California y es conocida por organizar fiestas de congelación de óvulos desde 2014 para conversar sobre la fertilidad.

«Cuando empecé con las fiestas de congelación de óvulos era para asegurarme de que todas las mujeres supieran sobre el proceso. Del mismo modo que toda mujer sabe que puede operarse los senos», dijo la especialista.

Una mujer trabaja mientras sostiene a un bebé.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Al ser consultada por los altos costos del procedimiento, Eyvazzadeh aseguró que «si una mujer puede financiar el costo de un aumento de senos, si la fertilidad es lo suficientemente importante para ella va a encontrar la manera de financiar el procedimiento», afirmó.

«Ahora más que nunca estoy viendo mujeres comenzando su familia después de los 45 años. Tengo tres pacientes embarazadas de más de 50 años. Mi paciente promedio tiene 39 años. Imagínate en 15 años más», detalló.

«Animo a las mujeres jóvenes que no tienen problemas de fertilidad a que consideren congelar sus óvulos para cuando tengan 40 años», enfatizó.

En lugares como Francia y algunas partes de Japón, el Estado financia el procedimiento. Mientras, las mujeres estadounidenses tienen que depender de sus empleadores o de sus propios bolsillos.

En Nueva York, Foy está considerando sus próximos pasos.

«Definitivamente quiero usar este beneficio y todavía sigo buscando al papá de ese bebé. Ahora tengo 37 años, pero también hay un mundo todavía allá afuera».

«Quiero ser madre. No sé cómo, ni cuándo, pero he hecho mi parte para tener la mejor opción cuando llegue ese momento», concluyó.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 21 de junio 2022

Economía/Empleo/Fertilidad/Salud/Negocios/Salud de la Mujer/ Género/Mujeres

“Me pidieron que limpiara la oficina”: las mujeres que luchan contra las tareas sexistas en el trabajo.

«Como mujer, estoy acostumbrada a hacer tareas ingratas».

«A veces me siento como una madre, a veces me siento como si fuera una esposa inútil», explica María, de Argentina, al describir su rol en su trabajo.

Esta sudamericana de 30 años, que insistió en usar un seudónimo, comenzó a trabajar cuando era una adolescente.

A la edad de 19 años, consiguió un trabajo como secretaria de un político. La descripción del trabajo decía: «El rol implica encargarse de la administración de la oficina, gestionar citas y responder a llamadas telefónicas».

Sin embargo, dice que en realidad su rutina diaria, incluso hoy en día, a pesar de que la han promovido, a veces implica preparar café, calentar comidas y servirlas a su jefe.

A veces también tiene que limpiar tazas y platos usados.

«Para el cumpleaños de su esposa, incluso me pidió que le comprara flores porque estaba demasiado ocupado», asegura.

Pero María no es la única a quien le pasa esto.

María quiere dejar de hacer tareas domésticas en el trabajo, pero frecuentemente no sabe cómo decir que no.

Las mujeres en EE.UU., por ejemplo, tienen el doble de probabilidades que los hombres de que se les pida realizar tareas domésticas en el lugar de trabajo, según Lise Vesterlund, autora y profesora de economía en la Universidad de Pittsburgh.

Y, según un informe del Banco Mundial, aunque las mujeres constituían alrededor del 39% de la fuerza laboral mundial en 2021, un número muy pequeño termina en puestos de liderazgo.

La revista Forbes dice que en 2021 solo alrededor del 8% de las 500 empresas más grandes del mundo estaban dirigidas por mujeres.

En este artículo hablamos con mujeres de todo el mundo sobre su experiencia y te ofrecemos consejos sobre cómo decir no a tareas no promocionables, a menudo sexistas, denominadas «tareas domésticas de oficina».

«Me pidieron limpiar la oficina»

Rafat Salami sentada con un ordenador.

FUENTE DE LA IMAGEN – RAFAT SALAMI. Rafat asegura que como periodista en Nigeria le pidieron que limpiara la oficina, algo que nunca le pidieron a sus colegas masculinos.

Algunas de estas tareas no promocionables pueden ser degradantes y humillantes, afirma Rafat Salami, de Nigeria.

«Cuando empecé mi primer trabajo como periodista, estaba muy entusiasmada. Pensé que iba a cambiar el mundo, pero comencé limpiando y quitándole el polvo a las mesas».

Rafat es una locutora que trabaja para la Voz de Nigeria, la estación de radiodifusión del gobierno, en Abuja, la capital del país.

Antes de conseguir el trabajo gubernamental, tuvo que trabajar en diferentes empresas privadas donde dice que se esperaba que hiciera tareas que iban más allá del ámbito del trabajo profesional.

Rafat era la más joven de las dos mujeres reporteras en la oficina y se le encomendó la tarea de mantener la oficina limpia y ordenada.

«Limpiaba mi casa antes de ir a trabajar y luego, ¿qué fue lo primero que me pidieron que hiciera? Me pidieron limpiar la oficina».

Rafat afirma que se defendió y les dijo a sus empleadores que contrataran a alguien de limpieza.

«Me dije a mí misma: ‘De ninguna manera. No lo voy a hacer’. Empecé a resistir. Ni siquiera podían entender por qué».

Rafat dice que su respuesta dejó perplejos a sus colegas y luego renunció al trabajo.

«Si una mujer se niega a hacer alguna tarea, la gente piensa que eres arrogante y que por eso no estás casada».

Rafat haciendo comida

FUENTE DE LA IMAGEN -RAFAT SALAMI. Rafat dice que es difícil evitar el ‘trabajo específico de género’ en algunos entornos sociales y, a menudo, termina cocinando para otra gente.

«En casa cuidas a tu esposo y a tus hijos y cuando vas a trabajar todos esperan que también cuides al resto de los colegas. Haces concesiones porque dices que no quieres que te vean como una persona extremadamente grosera», explica.

Rafat agrega que es difícil evitar el llamado «trabajo específico de género» en algunos entornos sociales y que por eso a menudo termina cocinando para otra gente.

Pero asegura que en el trabajo es importante negarse a hacer tales tareas, y ahora lo hace.

«Tengo una personalidad fuerte. Me pongo primero y mis opiniones importan. Son escuchadas y respetadas».

Hacer té y café

Una mujer haciendo té

FUENTE DE LA IMAGEN – BBC. Es mucho más probable en EE.UU. que les pidan a las mujeres hacer el té, en vez de pedírselo a los hombres, según un estudio.

La japonesa Nana Watarai se identifica con lo que dice Rafat.

«Mi madre trabajaba en la oficina de una importante empresa de alimentos. Durante su jornada, el personal masculino simplemente les ordenaba a las mujeres que hicieran té o café. Se consideraba normal», dice Nana.

Todos en la oficina tenían una taza específica y se esperaba que las mujeres supieran cuál pertenecía a quién y tenían la tarea de servir el té además de su trabajo diario.

«Mi madre y otras mujeres se turnaban para hacer té y café por la mañana. Se convirtió en parte de su turno. Era su primera tarea por la mañana».

Escuchar las experiencias de su madre inspiró a Nana a luchar por roles más importantes.

Nana Watarai con su mamá.

FUENTE DE LA IMAGEN – NANA WATARAI. Nana Watarai (a la derecha) dice que la igualdad en Japón ha mejorado en comparación con la época en la que su madre (a la izquierda) trabajaba en una oficina.

Cuando ingresó a la fuerza laboral hace unos 30 años, Nana notó que las mujeres eran relegadas a lo que ella describe como «roles secundarios».

«Los hombres obtenían roles importantes en ventas, administración, marketing, etc. Las mujeres solo obtenían puestos de asistentes de oficina, puestos administrativos o subordinados. La mayoría de las empresas no tenían a mujeres en puestos de directoras y ejecutivas».

Por eso decidió trabajar por cuenta propia, como coordinadora de eventos y traductora, y afirma que ha renunciado a tener una familia para concentrarse en su carrera.

Nana asegura que las cosas aún deben mejorar, aunque reconoce que han mejorado desde la época de su madre.

El gobierno japonés, por ejemplo, aprobó la Ley de Igualdad de Oportunidades en el Empleo en 1986, que prohíbe la discriminación contra las mujeres en la formación profesional, beneficios complementarios, jubilación y despido.

La ley también exige el trato igualitario a mujeres y hombres en lo que respecta a contrataciones, la asignación de puestos de trabajo y promociones.

Nana espera que, con estos cambios que se están produciendo en la cultura laboral japonesa, la próxima generación de mujeres no tenga que elegir entre trabajar y formar una familia.

«Dos siglos para alcanzar la paridad»

Mujer con las manos en la cara.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. La brecha salarial de género empeorará si las mujeres dicen sí a las «tareas domésticas de oficina», según el profesor Vesterlund.

Según un nuevo estudio sobre la paridad de género, se necesitarán 132 años para alcanzar la igualdad total si seguimos avanzando al ritmo actual.

El informe Global Gender Gap publicado por el Foro Económico Mundial en julio de 2022 arrojó que la crisis del costo de vida no está ayudando y está afectando de manera desproporcionada a las mujeres.

El sur de Asia tiene la brecha más amplia y se necesitarán unos dos siglos para alcanzar la paridad.

De acuerdo con el estudio, la pandemia de covid-19 ha hecho retroceder la paridad de género una generación, y el sur de Asia tiene la brecha más amplia donde estima que llevará unos dos siglos alcanzarla.

Lise Vesterlund, profesora de economía de la Universidad de Pittsburgh, argumenta que esta brecha solo se ampliará aún más si las mujeres continúan asumiendo «tareas domésticas» en la oficina.

La académica colaboró ​​con tres de sus amigas para escribir un libro llamado The No Club: Putting a Stop to Women’s Dead-End Work («El club del no: poniendo fin al trabajo de las mujeres en un callejón sin salida»).

Vesterlund argumenta: «Si haces mucho trabajo del tipo no promocionable, vas a experimentar también mucho más estrés emocional, agotamiento y desgaste porque no estás usando las habilidades».

«Tareas domésticas de oficina»

Estas mujeres compartieron sus experiencias con BBC Mundo.

Edith de México: «Mi jefe de departamento me pidió que le hiciera una cita para que renovara su licencia, lo denuncié a Recursos Humanos. Pero me despidieron tres semanas después porque la empresa dijo que yo no sabía respetar la autoridad de mi jefe ni trabajar en equipo».

Gabriella de Argentina: «El trabajo de secretaria/asistente en muchas firmas de abogados incluye preparar café, comprar almuerzos, limpiar y lavar platos, limpiar la mesa de la sala de reuniones y mucho más además del trabajo administrativo, y los salarios son ridículamente bajos».

Silvia (no es su nombre real) de Chile: «Trabajaba para una gran empresa embotelladora internacional. Un día el gerente nos trajo un pastel para compartir. En ese momento, la proporción entre mujeres y hombres era de uno a cuatro. A pesar de eso, el gerente se volvió hacia mí y me pidió que cortara el pastel y lo repartiera. Me congelé».

Cómo decir no con éxito

Lise Vesterlund.

FUENTE DE LA IMAGEN – LISE VESTERLUND

Lise Vesterlund advierte que el trabajo no promocional puede causar daño emocional y agotamiento.

María, la secretaria de Argentina que citamos anteriormente, asegura que hace tanto «trabajo doméstico de oficina» para su jefe que su situación le da vergüenza.

«Nos conocemos desde hace mucho tiempo. Ahora es como una relación padre-hija. Podría haber dicho que no de una manera educada sin confrontarlo, pero nunca le dije que no. No sé por qué», admite.

«Sé que estoy sobrecalificada para el trabajo. A menudo me pregunto por qué estoy haciendo esto».

Lise Vesterlund acepta que decir que no no es fácil y les aconseja a las mujeres que negocien.

«En lugar de simplemente decir que sí, puedes decir: ‘Haré esta tarea, pero si la hago, no voy a poder dedicar suficiente tiempo para el lanzamiento del producto’, etc.».

«Ponerlo del lado del negocio es lo mejor, porque al final del día demuestra que esto está perjudicando a la empresa misma».

La experta afirma que los cambios solo vendrán cuando los gerentes se den cuenta de que asignar estas tareas adicionales afecta el trabajo real.

María, que actualmente estudia un doctorado, planea renunciar a su trabajo actual, pero se compromete a decir que no en sus roles futuros.

Por su parte, la nigeriana Rafat le dice a la BBC que, aunque a menudo hay poco espacio para que las mujeres negocien en ciertos entornos socioculturales, está de acuerdo en que decir que no funciona, y nos da un ejemplo que surgió en su trabajo como voluntaria.

«Era la única mujer en una reunión, y era la más experimentada. Sin embargo, me pidieron que tomara notas. Los miré y les dije que necesitaban contratar a una secretaria para que tomara notas».

¿Y adivina qué? Eso hicieron.

Imagen de portada:GETTY IMAGES. A las mujeres en el lugar de trabajo a menudo se les pide que realicen «tareas domésticas» en la oficina.

FUENTE RESPONSABLE: Swaminathan Natarajan. Servicio Mundial de la BBC. 26 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Empleo/Salud Mental/Vida sostenible/Salud de la Mujer.

 

 

 

 

 

 

 

El adiós de Allyson Felix, la diosa del atletismo que todos deberíamos conocer.

«Es difícil imaginar cómo será el deporte sin ella».

Con estas palabras, la columnista deportiva de la BBC Miriam Walker-Khan resumió la carrera deportiva de Allyson Felix, quien se acaba de retirar del deporte profesional.

Felix ha ganado más medallas olímpicas que ningún otro atleta estadounidense de pista y campo en la historia, y siete de las 11 que se ha llevado a casa son de oro.

También, ganó más medallas que nadie en campeonatos mundiales de atletismo: 19 en cinco pruebas, 13 de ellas doradas.

«Su estilo de correr como una gacela se ha impuesto en los escenarios más grandes una y otra vez para consolidar su lugar en los libros de historia», escribió Walker-Khan, y recordó algunas de las grandes rivales que la enfrentaron:

«Sus logros son increíbles, pero son aún más impresionantes si se tiene en cuenta el calibre de las personas con las que ha competido, como Merlene Ottey, Sanya Richards-Ross, Christine Arron, Carmelita Jeter, Shelly-Ann Fraser-Pryce y Elaine Thompson-Herah».

Allyson Felix

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Felix ganó tres medallas de oro en los Juegos de Londres 2012.

Sin embargo, como dice la columnista de la BBC, Allyson Felix es algo más que una atleta, es algo así como una leyenda…

«En cuanto a las carreras deportivas, no hay nada mejor que las de Felix, y fuera de la pista también ha conseguido algunos logros importantes, con su activismo que demuestra que hablar puede provocar un cambio real y tangible», escribió Walker-Khan.

Una carrera asombrosa

Cuando Felix se clasificó por primera vez para el Campeonato Mundial, Hey Ya! de Outkast encabezaba las listas de éxitos musicales y en el cine se estrenaba «Buscando a Nemo».

Era el año 2003 y con 17 años terminó segunda en los 200 metros en las pruebas del equipo estadounidense, lo que le concedió un lugar en una de las citas más importantes del atletismo.

A los 18 años, ganó su primera medalla olímpica -la plata en los 200 metros lisos en Atenas- por detrás de la jamaiquina Veronica Campbell, estableciendo un récord mundial junior de 22,18 segundos.

Allyson Felix

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Su primer título a nivel mundial fue en 2005.

Un año después, se convirtió en la campeona mundial más joven de la historia al ganar los 200 metros en Helsinki, un título que retendría dos años más tarde en Osaka.

Su primera medalla de oro olímpica llegaría en los juegos de Pekín de 2008, en las pruebas de relevo de 400 metros.

Su primer oro olímpico individual sería en su especialidad, los 200 metros, en Londres 2012, donde obtuvo otras dos medallas doradas en relevos de 4×100 y 4×400.

«Todos estamos familiarizados -quizás demasiado- con el término GOAT en el deporte («greatest of all times», el mejor de todos los tiempos), pero Felix es realmente una de las mejores atletas que hemos visto. Pero no es sólo lo que ha hecho en la pista lo que la hace grande», opinó Walker-Khan.

El susto de su vida

A fines 2018, en pleno embarazo, Allyson Felix corrió peligro.

Un diagnóstico de preeclampsia, que ponía en riesgo tanto su vida como la de la bebé, la obligó a dar a luz a Camryn ocho semanas antes de lo previsto.

La hija de la atleta nació en noviembre pesando un kilo y 55 gramos. Tuvo que pasar su primer mes en la unidad de cuidados intensivos.

«Después de vivir los dos días más aterradores de mi vida, aprendí que mi historia no era tan poco común. Había otras como yo, igual que yo… negras como yo, sanas como yo y haciendo todo lo posible, igual que yo. Y también se enfrentaban a la muerte como yo».

La preeclampsia tiene una prevalencia desproporcionada entre las mujeres afroamericanas en EE.UU. y la experiencia de un parto tan riesgoso inspiró a Felix a concientizar sobre la mortalidad materna. En 2019, habló en el Congreso de su país:

Allyson Felix

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Ante el Congreso, Felix se presentó como «la mamá de Camryn».

«Tenemos que ofrecer a las mujeres negras más apoyo durante sus embarazos. Hay un nivel de sesgo racial dentro de nuestro sistema sanitario que es preocupante y será difícil de abordar, pero eso no significa que no debamos hacerlo».

Tras ser madre, su patrocinador, Nike, le informó que le iba a pagar un 70% menos. Con la misma fuerza con que había enfrentado las dificultades del parto, la atleta publicó un artículo de opinión para el New York Times:

«Siempre he sabido que expresarme podría perjudicar mi carrera… pero no se puede cambiar nada con el silencio», escribió.

«Si tenemos hijos, nos arriesgamos a que nuestros patrocinadores nos recorten el sueldo durante el embarazo y después. Es un ejemplo de una industria deportiva en la que las reglas siguen estando hechas mayoritariamente por y para los hombres».

Tres meses después, Nike cambió su postura. En una carta compartida por Felix por sus redes sociales, la empresa se compromete a «no aplicar ninguna reducción vinculada con el desempeño» en caso de que una atleta quede embarazada.

Allyson Felix

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Felix fue incluida en la lista de las 100 personas más influyentes de la revista Time en 2021 y 2022.

Tras separarse de Nike, Felix lanzó su propia empresa de calzado.

Y sigue luchando por los derechos de las madres. Esta temporada se asoció con su nuevo patrocinador y con una organización sin ánimo de lucro para ofrecer guarderías gratuitas a atletas, entrenadores y otros participantes durante las pruebas de EE.UU. de 2022.

«Intento dejar el deporte mejor de lo que lo encontré, intentando apoyar a las atletas y a las mujeres en general y luchar por más igualdad», dijo.

Las últimas medallas

Tras su experiencia con la preeclampsia, Felix declaró a la revista Time que recordaba haber pensado: «No sé si voy a volver. No sé si podré».

Pero menos de un año después de dar a luz, se convirtió en la atleta más exitosa de la historia de los campeonatos mundiales al ganar dos oros en relevos en Doha.

En 2021 volvió a demostrar que los escépticos estaban equivocados.

Tras un año difícil en el que le costó encontrar pistas para entrenar debido a la pandemia de coronavirus, Felix, de 35 años, se clasificó para la final olímpica de 400 metros en Tokio, pero fue la segunda más lenta en hacerlo.

Cualquiera que se atreviera a dudar de ella pronto quedó silenciado al llegar a la meta en tercer lugar, ganando una décima medalla olímpica, antes de añadir una undécima en el relevo.

Se despidió este 2022 ante su público en Eugene, Oregón, ganando el bronce en el relevo mixto de 4×400 metros.

«Fue una noche que recordaré con mucho cariño. He tenido muy buenos recuerdos», dijo.

«Sé que ha llegado el momento y que estos chicos lo llevarán a cabo en el futuro. Estoy en paz al entrar en esta nueva etapa y tengo una enorme gratitud por este deporte».

Pero al anunciar su retirada en Instagram, dejó claro que sus días en la pista de atletismo tenían un final, pero que su activismo estaba lejos de terminar.

«Esta temporada me presento por las mujeres. Me presento por un futuro mejor para mi hija. Me presento por ti. Habrá más información al respecto, así que permanezcan atentos, pero compartiré una serie de anuncios que espero que hagan el mundo mejor para las mujeres».

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 23 de julio 2022

Sociedad y Cultura/Derechos de la mujer/Deportes/Salud de la mujer.

Cómo Freud creó uno de los mayores mitos sobre el orgasmo femenino (que aún afecta a miles de parejas).

En el mismo año en que Albert Einstein publicó su revolucionaria teoría de la relatividad especial, Sigmund Freud lanzó su teoría sobre el orgasmo femenino.

La del padre de la Física moderna revolucionó nuestra comprensión del cosmos; la del padre del Psicoanálisis desencadenó una tormenta.

En su obra «Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad» -publicados en 1905 y revisados varias veces hasta su edición final en 1925- decretó que el placer y el orgasmo femenino de una mujer madura y sana estaba centrado en la vagina.

Era consciente de que muchas mujeres alcanzaban el climax a través de un órgano pequeño pero ultrasensible conocido como el clítoris.

En el siglo XIX varios expertos caballeros habían debatido el papel que el clítoris debería desempeñar en la sexualidad femenina, entre otras razones porque a muchos les preocupaba que su manipulación pudiera llevar a las mujeres a excesos como la masturbación compusiva o la ninfomanía, o a rechazar las relaciones sexuales.

Para Freud, esos orgasmos clitoridianos eran inmaduros, infantiles y constituían una evidencia de trastorno mental.

¿Por qué?

Explicó que, a diferencia de los hombres que desde niños tenían la misma zona erógena rectora -el glande-, las mujeres empezaban la vida teniendo el clítoris como zona erógena rectora, pero»en el proceso por el cual una niña se hace mujer» debían transferirla a la vagina.

«A menudo se requiere cierto tiempo para que se realice esa transferencia. Durante ese lapso la joven es anestésica (frígida, insensible)», señaló.

Y agregó: «En este cambio de la zona erótica rectora, (…) residen las principales condiciones de la proclividad de la mujer a las neurosis, en particular a la histeria».

El sistema reproductor femenino con un detalle que muestra el clítoris. W.H. Lagartos, ca. 1827.

FUENTE DE LA IMAGEN – WELLCOME COLLECTION

Los textos de anatomía de principios del siglo XIX señalaban la existencia del clítoris pero creían que no tenía importancia para la expresión sexual femenina. (Sistema reproductor femenino con detalle que muestra el clítoris. 1827).

Si una mujer no trasladaba su centro de sensibilidad a la vagina quedaba etiquetada de frígida.

Ese diagnóstico de frigidez, definida como la ausencia de orgasmo durante el coito, se convirtió en la vara para definir la heterosexualidad femenina normal.

Marie Bonaparte, bisnieta de Napoleón y discípula freudiana que ayudó a introducir el psicoanálisis en Francia, quedó tan fascinada por la teoría de su maestro que -aunque Freud le rogó que no lo hiciera- se sometió a tres intervenciones quirúrgicas para acercar su clítoris a la vagina con la esperanza de remediar su incapacidad para tener un orgasmo vaginal «correcto».

Revelaciones íntimas

El punto de vista freudiano dominó tanto el pensamiento médico como el psicoanalítico por décadas.

Como consecuencia, innumerables mujeres que tenían dificultades para alcanzar el climax al ser penetradas durante el acto sexual (a pesar de no tenerlas al masturbarse) fueron inducidas a creer que sus orgasmos no eran «reales».

Detalle de la primera edición de "Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad".

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Detalle de la primera edición de «Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad».

En la década de 1950, los resultados de la investigación del sexólogo estadounidense Alfred Kinsey sobre el orgasmo femenino desafiaron la ortodoxia freudiana.

Como resultado de analizar la historia sexual de más de 18.600 hombres y mujeres, en los que revelaban sus secretos sexuales más íntimos, Kinsey descubrió que la gran mayoría de las mujeres que se masturbaban utilizaban la estimulación del clítoris.

Menos del 20% incluían alguna forma de penetración vaginal y sólo porque sintieron que debían hacerlo.

Kinsey concluyó que la insistencia en un orgasmo vaginal era un reflejo de la presunción de los hombres «en cuanto a la importancia de los genitales masculinos».

Sin embargo, la publicación de su libro «El comportamiento sexual en la mujer» en 1953 fue recibida con tal nivel de ira y repugnancia que el contenido de la obra fue rápidamente reprimido.

Así que ni eso ni el desafío directo de William Masters y Virginia Johnson a los puntos de vista de Freud sobre la frigidez en 1957 cambiaron mucho la situación para las mujeres.

Serían ellas mismas las que se encargarían de hacerlo.

El orgasmo verdadero

Chica orgásmica

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El freudismo fue un gran objetivo para las escritoras del movimiento de mujeres; fue atacado como sexista por Simone de Beauvoir en «El segundo sexo» (1949), por Betty Friedan en «La mística femenina» (1963) y por Kate Millett en «Política sexual» (1970).

Feministas como las francesas Monique Wittig y Luce Irigaray denunciaron que la obsesión de Freud con el placer femenino a través de la vagina era una estratagema para subyugar a las mujeres.

Y la estadounidense Anne Koedt, en su artículo «El mito del orgasmo vaginal» (1968), argumentó que los orgasmos del clítoris eran, de hecho, la única forma en que las mujeres podían alcanzar el orgasmo verdadero.

Postuló que la alta tasa de «frigidez femenina» era más bien una alta tasa de ignorancia de los hombres respecto a la anatomía del orgasmo femenino y el impulso de acorralar a las mujeres en roles sociales y sexuales prescritos.

Muchas otras activistas de esa ola de feminismo exploraron la relación entre la sexualidad y la dominación.

Si para Freud el sexo era clave para entender al hombre, para esa legión de mujeres, era clave para liberarlas.

«El continente oscuro»

El orgasmo vaginal volvió a estar en boga con el «descubrimiento» del punto G, una especie de botón de placer erótico que un médico alemán llamado Ernst Gränfenberg describió por primera vez en 1953 y que fue popularizado en 1982 con la publicación de un muy criticado libro «El punto G: y otros descubrimientos sobre la sexualidad humana».

"Un orgasmo no es un premio", dice el cartél de la Marcha Mundial de las Mujeres en 2015

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. «Un orgasmo no es un premio», dice el cartel de la Marcha Mundial de las Mujeres en 2015.

La existencia de ese área erógena que se supone está en la pared vaginal anterior es aceptado en la literatura popular, pero controvertido en la médica.

Una reciente investigación titulada «Punto G: ¿realidad o ficción?: una revisión sistemática» examinó 31 estudios y señaló que algunos coincidían sistemáticamente en la existencia del punto G, pero no había acuerdo sobre su ubicación, tamaño o naturaleza.

«La existencia de esta estructura sigue sin probarse», concluyó.

Ya en 2014 el endocrinólogo y sexólogo Emmanuel Janni de la Universidad Tor Vergata de Roma había reportado hallazgos con el objetivo de poner fin a las discusiones sobre «el fantasmagórico punto G».

El placer femenino, según mostraron sus investigaciones, no era exclusivamente vaginal o clitoridiano, sino que se englobaba dentro de lo que se conoce como el complejo clitouretrovaginal, el concepto de que la relación dinámica dentro de la vagina, el clítoris y la uretra puede estimular la liberación sexual.

La ciencia también ha descubierto que la capacidad para alcanzar el orgasmo depende de la neurología.

A pesar de la lucha por la liberación de la mujer y de la investigación científica, los estudios han encontrado que las mujeres heterosexuales son el grupo demográfico que tiene menos orgasmos durante las relaciones sexuales, que podría deberse a una falta de comprensión respecto a la anatomía femenina.

En esa brecha del orgasmo flotan remanentes de la desacreditada teoría de Freud, que por tanto tiempo permeó la percepción de la sexualidad femenina, a pesar de que él mismo aparentemente aceptó al final que realmente no la entendía, al llamarla «el continente oscuro».

Imagen de portada:

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 3 de julio 2022

Sociedad y Cultura/Sexo/Salud de la mujer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La extraordinaria operación con la que unos médicos quemaron el tumor de un bebé en el útero para salvarle la vida.

«Escogimos ‘Ragnar’, el nombre de un guerrero incluso antes de saber que iba a tener que pasar por tanto», dice la periodista de 34 años Polyana Resende Brant, después de haber dado a luz a su primer hijo el 18 de mayo.

Al llegar al segundo trimestre de su embarazo, los exámenes comenzaron a dar indicios de la presencia de un tumor en la región del pecho del bebé. Era una condición rara, llamada secuestro pulmonar, en la que hay una masa que parece un pulmón, al cual le suministran sangre los vasos sanguíneos pero no tiene ninguna función específica.

«A pesar de que ese tumor no es maligno, es decir, no es un cáncer, estaba creciendo y comprimiendo los órganos del bebé, además de robar parte de la sangre del cuerpo y causar que se deposite agua en la región del pulmón», dice Danielle do Brasil, médica cirujana especializada en cirugía fetal en el Hospital Santa Lucía de Brasilia.

Allí recibió el caso luego de que Polyana hubiera buscado obstetras que se encargaran de casos de alto riesgo.

Cirugía fetal en la que un equipo médico brasilero quema un tumor dentro del vientre.

Los médicos le advirtieron a Polyana que si el embarazo continuaba sin ningún tipo de medidas quirúrgicas, su hijo no sobreviviría. Y aún si daba a luz de emergencia, Ragnar, quien apenas tenía 29 semanas de gestación, una edad considerada extremadamente prematura, podría morir también.

«Fue desesperante. Tenía que mantener la fe y buscar los mejores especialistas. Tenemos que valorar la ciencia y saber que puede ir de la mano de la fe. Es lo que mi esposo, quien estuvo a mi lado durante todos los procedimientos, y yo hicimos», dice la madre.

Polyana y Tiago

FUENTE DE LA IMAGEN – DANIELLE DO BRASIL

La madre y el bebé estuvieron bajo vigilancia médica después de los dos procedimientos para quemar el tumor.

Como lo explicó la cirujana Danielle do Brasil, que también es especialista en casos de alto riesgo en el King ‘s College de Londres, la literatura médica establece que para un caso como el de Ragnar había que cauterizar uno de los vasos que distribuía sangre al tumor.

«Así que, con una aguja gruesa que contiene fibra láser dentro, podemos cauterizar ese vaso, la masa muere y luego es absorbida por el cuerpo. La idea era también remover el fluido del pecho para ayudar que los pulmones se expandieran», explica.

Polyana buscó otras opiniones, pero luego de escuchar a distintos expertos, accedió a la cirugía.

«Habíamos quemado el vaso perfectamente, y todo el equipo estaba bastante satisfecho. Pero desafortunadamente, después de 10 días, el tiempo que usualmente esperamos para ver si la técnica ofrecía beneficios, encontramos que la circulación del tumor había tomado otro camino, haciendo que la masa volviera a crecer e incrementando el fluido en el pecho», dijo la médica.

Imágenes de la cirugía en la que los médicos quemaron el tumor de un feto dentro del vientre de su madre

FUENTE DE LA IMAGEN – DANIELLE DO BRASIL

En la izquierda, la médica recibe una aguja mientras le realizan un ultrasonido al feto para encontrar el tumor. En la derecha, Polyana, recibe la aguja que será utilizada para quemar el tumor.

El procedimiento sin precedentes

La cirujana dice que fue difícil compartir la noticia con los padres. «Ya habían oído de parte nuestra y de otros doctores que una segunda cirugía podría ser necesaria, pero las expectativas eran altas. Piensa en una pareja que imaginó durante una buena parte de su embarazo que su bebé podría morir».

«Pero de las dificultades nació la creatividad», dice Danielle do Brasil. El equipo decidió intentar no quemar un nuevo vaso sino que, mediante la misma técnica, destruir el tumor entero.

Polyana y su esposo aceptaron hacer el intento. «Hice todos los procedimientos con una sonrisa en la cara, tal como lo muestran las fotos, por tener la oportunidad para salvar a mi hijo. De alguna manera, cuando te conviertes en madre, nace una fuerza colosal».

La segunda intervención duró dos horas y media.

«Fue la más difícil de mi vida. En una cirugía fetal, no siempre sabemos los pasos de todo lo que va a ocurrir, no siempre tenemos claridad de lo que hay adentro. Tenía un objetivo móvil, que era el tumor, dentro de otro objetivo móvil, que era el líquido amniótico, y estaba tratando de alcanzar la masa con algo que no se podía mover: mi aguja», dice la cirujana, quien operó con la ayuda de la doctora Juliana Rezende, doctores residentes, el equipo de enfermeras y de anestesia.

Esta vez, el tumor no volvió a crecer, y Ragnar nació al término del embarazo, el 18 de mayo. La primera radiografía que se tomó luego de su nacimiento no mostró señales del tumor.

«En tres meses, haremos una tomografía de pecho, un examen más completo.

Nuestra expectativa es encontrar áreas con fibrosis debido a la cicatrización del tumor destruido. Y por supuesto que este bebé no necesite más cirugías», dice la médico.

Ahora, el equipo está recopilando los materiales de los procedimientos para enviar el reporte del caso a algunas revistas médicas para compartir la experiencia a la comunidad médica a nivel mundial.

Polyana y Ragnar

FUENTE DE LA IMAGEN – ARCHIVO PERSONAL. Ragnar nació el 18 de mayo, sin señales del tumor

Imagen de portada: ARCHIVO PERSONAL

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Brasil. Por Giulia Granchi. 24 de junio 2022.

Ciencia/Medicina/Salud/Salud de la Mujer/Tecnología

Qué es la «sabiduría sexual» (y cómo mejora la intimidad con el pasar de los años).

A la sociedad actual le encanta hablar del sexo y la vida amorosa de la generación Z y de los millennials.

¿Cómo son sus citas, con qué orientación sexual se identifican y cómo actúan en la cama?

Pero a pesar de lo hermoso que puede parecer el amor entre jóvenes, las citas y el sexo no comienzan y terminan en la juventud.

De hecho, ambas actividades pueden mejorar significativamente con la edad.

Múltiples estudios muestran que las personas que viven más tiempo pueden estar teniendo el mejor sexo.

Por ejemplo, un estudio de 2016 de más de 6.000 adultos en EE.UU. afirma que «la edad tiene una relación positiva con la calidad de vida sexual».

Asimismo, sus investigadores concluyeron que los encuestados de mayor edad desarrollaron lo que denominaron «sabiduría sexual», que se refiere no solo a la destreza sexual, sino también a la aptitud de los encuestados de ser una pareja considerada y generosa.

«Con la experiencia de vida, puede que las personas conozcan mejor sus propias preferencias sexuales y los gustos y disgustos de sus parejas», explica Miriam Forbes, investigadora de la Universidad Macquarie en Sydney, quien trabajó en el estudio.

Grace y Frankie

FUENTE DE LA IMAGEN – NETFLIX

La intimidad entre adultos mayores se vuelve cada vez más visible con series como Grace y Frankie.

Del mismo modo, otra investigación sobre la vida sexual de adultos de 60 a 80 años, realizada por Peggy Kleinplatz, directora del equipo de investigación de experiencias sexuales óptimas de la Universidad de Ottawa, asegura que la vida íntima de la gente mejoraba con los años.

Y otro estudio de 2018 realizado en Israel arrojó que los adultos de 60 a 91 años cambiaban su enfoque «de la lujuria al amor» y de «recibir a dar» en sus relaciones sexuales con el tiempo.

Las investigaciones sugieren que la habilidad, la experiencia y una mejor comunicación en los deseos sexuales y románticos vienen con la experiencia, las personas más jóvenes pueden aprender mucho sobre las relaciones de sus pares mayores.

Incluso podría remodelar la narrativa de nuestros trayectos sexuales, deconstruyendo las nociones tradicionales de quién está teniendo el mejor sexo y cuándo.

La intimidad de los mayores

El creciente interés público en las citas y la sexualidad de las personas mayores es un fenómeno nuevo.

Dos adultos mayores sonriendo en una cama.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Por lo general, las mejores experiencias sexuales comienzan en la mediana edad o más tarde, según la Dra. Peggy Kleinplatz.

Cuando la Dra. Stacy Lindau comenzó como estudiante de medicina a mediados de la década de 1990 en Rhode Island, EE.UU., le enseñaron a preguntar a sus pacientes mayores sobre sus antecedentes sexuales, pero notó que sus profesores no lo hacían.

Sin embargo, ella lo hacía, y las preguntas sobre las experiencias pasadas de sus pacientes provocaban un «un brillo en sus ojos», cuenta.

«Cobraban vida y tenían una historia que contar».

Si simplemente preguntar a los pacientes mayores sobre su vida íntima tenía este efecto positivo, quizá era un área que valía la pena estudiar para descubrir cómo abordar su bienestar general.

Falta de interés

Pero Lindau notó que aunque se habían realizado estudios para centrarse en los comportamientos sexuales de los adultos más jóvenes, ninguno se centraba en los de 60 años o más.

Los estudios sobre personas más jóvenes recibían financiamiento porque su cohorte era la más afectada por el VIH/SIDA, sugiere Lindau, un tema de investigación popular y crucial en ese momento.

Sin embargo, a medida que los tratamientos efectivos para el VIH/SIDA alargaban la vida de quienes vivían con el virus, la investigación sobre el tema cambió y comenzó a abarcar a las personas mayores.

Pareja acostada en la cama.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Mientras tanto, la «comercialización exitosa de medicamentos para la disfunción eréctil» resultó ser otro paso que «realmente abrió la puerta» para estudiar la sexualidad entre los adultos mayores, señala Lindau.

Esto ayudó a Lindau a obtener fondos para el estudio que ella y sus colegas realizaron, publicado en 2008.

Menos propensos a hablar

Con más de 3.000 adultos estadounidenses de 57 a 85 años, el estudio de Lindau reveló que más de la mitad de las personas entre 65 y 74 años habían tenido relaciones sexuales al menos una vez en el año anterior.

Pero también arrojó que los adultos mayores no eran particularmente propensos a hablar sobre su vida sexual con los médicos.

El estudio también sirvió como un modelo que allanó el camino para estudios longitudinales similares sobre la intimidad entre adultos mayores tanto en Reino Unido como en Irlanda.

Mientras tanto, en su trabajo clínico, Lindau continuaba hablando sobre el sexo y la vida amorosa de las personas de 60 y 70 años.

«Los ‘grandes amantes’ se hacen»

Además de aprender sobre el interés continuo de sus pacientes mayores en mantener una vida sexual activa, también se enteró de que las aplicaciones de citas se habían «vuelto más comunes» entre las personas mayores, lo que les permitía exponerse de una manera en la que no se podía en el pasado.

Adultos de la tercera edad besándose en la cama.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El camino hacia la satisfacción sexual es uno que casi necesariamente tomaba tiempo, según los investigadores.

«Otro tema que escuché es el regalo que es envejecer», cuenta Lindau.

Sus pacientes, muchos de los cuales habían sobrevivido al cáncer u otras enfermedades, estaban aprendiendo a aceptar el proceso de envejecimiento en parte adaptando su vida sexual y amorosa a sus realidades actuales, esencialmente convirtiendo los obstáculos relacionados con la edad en experiencias creativas de aprendizaje.

Esta actitud se refleja en los estudios antes mencionados centrados en la intimidad entre personas de 60 años o más, y en la investigación de Kleinplatz sobre personas de ese grupo de edad de todo el mundo.

«Aprendimos que los ‘grandes amantes’ se hacen, no nacen», afirma Kleinplatz.

«Por lo general, las mejores experiencias sexuales comienzan en la mediana edad o más tarde».

En otras palabras, de acuerdo a los investigadores, el camino hacia la satisfacción sexual es uno que casi necesariamente toma tiempo.

Esa «sabiduría sexual» de la que Forbes hablaba en su investigación no solo hace posible la intimidad a edades más avanzadas, sino que a menudo la mejora.

Reorientar el trayecto sexual

De hecho, los baby boomers, la generación de la liberación sexual, todavía está teniendo sexo, y quizá mejor sexo que el resto de las generaciones.

Pies de dos personas en la cama.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La «sabiduría sexual» no solo hace posible la intimidad a edades más avanzadas, sino que a menudo la mejora.

Y aunque puede que muchas personas aún se sientan incómodas al hablar de la vida amorosa de los adultos mayores, este grupo sigue ganando cada vez más voz y está normalizando el hablar de sus experiencias sexuales.

En la televisión, las series que repasan la vida de adultos mayores que navegan por el romance y la sexualidad, como Grace y Frankie y El método Kominsky, son cada vez más populares.

Muchas personas mayores también pueden hablar de las alegrías y los desafíos del sexo en la vejez (e incluso de cómo vivir una mejor vida sexual a los 70 años).

Este cambio narrativo puede ayudar a poner en perspectiva la vida sexual de los adultos más jóvenes.

Un viaje holístico

En lugar de escuchar las estadísticas habituales (y no especialmente científicas) sobre los hombres que alcanzan su punto máximo sexual a los 18 años y las mujeres a los 35, estas miradas más cercanas a la vida íntima de los adultos mayores desafían el punto de vista de que una vida sexual y amorosa en auge debe lograrse en los 20 o 30 años de una persona, o de lo contrario han perdido su chance.

Por el contrario, la vida sexual puede considerarse como un viaje holístico, que mejora con el tiempo y la experiencia.

«Para cuando seas mayor, habrás aprendido a manejar las cosas», asegura Dossie Easton, de 78 años, autora de The Ethical Slut.

«La experiencia nos brinda un repertorio más amplio y más formas de combinar con cualquier persona». Y los datos parecen estar de acuerdo: el buen sexo está lejos de limitarse a los jóvenes; es parte de un futuro por el que están trabajando las personas más jóvenes sexualmente activas.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC Work Life. Por Jessica Klein. Abril 2020

Salud/Sexo/Salud de la Mujer/Adultos Mayores

 

 

Virginidad, el mito del himen roto que persiste en pleno siglo XXI pese a no tener base en la ciencia.

La virginidad es una farsa, dicen Ellen Støkken Dahl y Nina Dølvik Brochmann, y armadas con un aro de esos para jugar hula hula forrado con una delicada película de plástico transparente, se proponen explicárselo a su audiencia.

Brochmann lo sostiene y Dahl lo rompe de un poderoso manotazo.

La escena, representada durante una conferencia TED en Oslo por estas dos médicas y escritoras noruegas, ilustra de forma contundente una idea con la que la mayoría de nosotros hemos crecido: que la primera vez que una mujer tiene una relación sexual vaginal el himen se rompe y, como consecuencia, sangra. Y en ese momento se pierde la virginidad.

Si bien la charla de las autoras de «El libro de la vagina: todo lo que necesitas saber y que nunca te has atrevido a preguntar» tuvo lugar en 2017, y el hecho de que el himen no sufre un cambio tras el coito es un dato reconocido por las ciencias médicas desde hace más de 100 años, la idea de que esta parte del cuerpo femenino puede revelar su historia sexual sigue siendo prevalente en nuestra sociedad.

«En la cultura popular actual hay muchos ejemplos sobre el mito del himen: en la televisión, en libros. Todavía se cree que la mayoría de las mujeres sangran la primera vez que tienen una relación sexual y que es posible notar una diferencia entre las mujeres que son vírgenes y las que no lo son», le dice Dahl a BBC Mundo.

«Es muy práctico creer que la naturaleza nos ha dado una suerte de prueba de virginidad en el cuerpo femenino, si lo que quieres es controlar la sexualidad de las mujeres», añade.

Y aunque la OMS y la ONU consideran las pruebas de virginidad (que implican un examen vaginal para verificar si el himen está «intacto») como una violación a los derechos humanos y abogan por su prohibición, estas se siguen practicando en una veintena de países (incluidos Reino Unido y Estados Unidos), así como la himenoplastia, un procedimiento quirúrgico que ofrece «reparar el himen» pese a que este no queda roto.

Abierto, elástico y con un agujero

¿Cómo es entonces realmente el himen y qué le sucede exactamente después de la primera relación sexual?

Diagrama del himen

Lejos de ser una delicada membrana que cubre la entrada de la vagina, «el himen es más parecido a una coleta para el pelo (como las que se ven en la foto de más abajo) o una goma elástica», indica Brochmann en el video de TED que tiene millones de visualizaciones.

Su forma, en líneas generales, es como de la de una rosquilla o medialuna, con una gran agujero en el medio. Es además una estructura hiperelástica capaz de acomodar al pene sin sufrir daños.

«La mayoría de los hímenes son trocitos de carne —carúnculas himeneales— bien distintos en cada mujer. Pueden ser dos, tres trozos más grandotes, o cuatro o cinco trozos más pequeños, como pequeñas lenguitas o pétalos, del mismo color que la mucosa de la vagina», le explica a BBC Mundo Marta Torrón, fisioterapetuta del suelo pélvico y experta en fisiosexología, que dedica gran parte de su tiempo a la divulgación.

«Por eso, porque son del mismo color (y porque no estamos acostumbradas a mirarnos la vulva y la vagina), las mujeres no saben que esos trocitos son su himen, y que lo tendrán toda la vida», añade.

Banda para el pelo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES.Dahl compara al himen con una banda elástica recubierta de tela.

Es decir, «el himen no es una membrana cerrada que se rompa y desaparezca (tras la penetración). En la mayoría —en el 99% de los casos— el himen está abierto y eso es lo normal».

En caso de que no lo estuviera, estaríamos frente a un «himen imperforado, algo que se considera una malformación, y que necesita de una intervención, ya que así no podrá salir el flujo ni la menstruación y por supuesto, no podrá tener coito», señala Torrón.

Su apariencia puede ser tan variada como lo puede ser la del clítoris, la vulva o cualquier otra parte del cuerpo de una mujer.

Fundamentalmente, nada hay en su aspecto que revele un antes y un después del coito, como de tanto repetirse hemos llegado a creer. Por lo tanto, no existe ningún procedimiento médico que permita determinar si una mujer ha tenido sexo vaginal o no.

«En todos estos años he visto a miles de mujeres, miles de vaginas. En la mayoría de los casos, tú no puedes saber si han tenido coito o no», enfatiza Torrón.

Un estudio que data de 1906, por ejemplo, reveló que el himen de una trabajadora sexual no había sufrido cambios, manteniendo un aspecto similar al de una joven que no había tenido relaciones sexuales.

Otro más reciente, llevado a cabo en 2004, observó que de 36 jóvenes embarazadas 34 conservaban su himen intacto.

En resumen, el himen puede permanecer tal y como es no solo después de la penetración, sino también incluso durante todo el embarazo.

Himen como sello de virginidad

Sin una base científica, la virginidad se muestra como una construcción social, un concepto profundamente arraigado desde hace siglos en muchas culturas para controlar el placer y la sexualidad de las mujeres, coinciden las expertas consultadas por BBC Mundo.

Dibujo de Vesalius

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Vesalius escribió que no todas mujeres vírgenes tenían himen.

No obstante, no fue sino hasta el siglo XVI cuando se estableció por primera vez una conexión entre la idea de la virginidad y una parte específica del cuerpo femenino.

El vínculo del himen «con la virtud florece en las fantasías de los hombres a lo largo de la historia hasta el siglo XVI, cuando el famoso anatomista flamenco Andreas Vesalius descubrió unos restos de carne alrededor de la abertura vaginal durante la disección de los cadáveres de dos mujeres vírgenes», explica Eugenia Tognotti, profesora de Historia de la Medicina de la Universidad de Sassari, en Italia.

«Vesalius escribió en su libro de anatomía humana (que contiene una de las descripciones más tempranas de la anatomía del himen casi correcta), que no todas las mujeres vírgenes tenían himen», le dice Tognotti a BBC Mundo.

Sin embargo, más tarde, añadió que el «llamado himen ‘intacto’ puede ser una ‘prueba de virginidad'», continúa la historiadora.

Con esta última aseveración, «sin saberlo, Vesalius le dio al himen el significado simbólico que se volvería dominante durante los siguientes cinco siglos, pese a los avances en el conocimiento de la anatomía femenina que demuestran que el himen, como muchas otras partes del cuerpo, varía enormemente en forma y tamaño».

Sangre en las sábanas

Otras de las ideas que prima en el imaginario popular es la del sangrado.

La sábana con gotas de sangre —o el pañuelo teñido de rojo en otras culturas, como la gitana— en la noche de bodas, constituye una prueba del honor preservado de la mujer.

Sábanas con sangre

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La mayoría de las mujeres no sangra tras la primera relación sexual.

Para empezar, «la gran mayoría de las mujeres no sangra en esta situación y muchas se sienten culpables o raras. ‘¿Por qué no he sangrado?’, se preguntan. ‘Pues porque tu cuerpo es normal, lo conoces y has entendido cuando tener coito’, le diría», comenta Torrón.

«Sin saber cómo funciona su cuerpo, el coito puede dañar la mucosa (la piel interna de la vagina) y por eso se sangra, pero no porque se rompa el himen», aclara la experta y añade que, con la excitación, la «vagina se hace larga y ancha».

Y en el caso de que el himen —un tejido además con poca vascularización— sufra una pequeña laceración, «este tiende a recuperarse rápidamente, como cualquier otra mucosa del cuerpo», explica Dahl.

¿Y qué hay de cierto en la idea de que el himen puede romperse por andar en bicicleta, practicar algún deporte brusco o por la inserción de una tampón?

«Por andar en bicicleta definitivamente no, porque (el himen) es una estructura que está dentro de la vagina. A menos que manejes la bicicleta con el asiento dentro de la vagina, eso sería muy difícil», dice Dahl bromeando.

«La idea de que andar en bicicleta, bailar o montar a caballo puede llegar a cambiar tu anatomía interna yo la encuentro absurda», agrega.

Lo mismo afirma la fisio sexóloga española. «No hay nada de cierto en esto. Nada. Como no tenemos ni idea de la realidad del cuerpo, intentamos dar explicaciones a por qué no hay sangrado».

«La explicación real es que tu himen y tu vagina son elásticos»

Acabar con el mito

Para Torrón, es importante divulgar esta información sobre el himen, que pesa «no solo en las personas religiosas», para borrarla del pensamiento colectivo.

Mujer en el hospital

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En muchos países aún se realizan pruebas de virgnidad, pese a que la OMS y la ONU las condenan por ser una violación a los derechos humanos.

Pero además del impacto que pueda tener sobre la salud y el bienestar sexual de las mujeres, es crucial erradicar estas nociones falsas por la influencia que tienen en el campo de la medicina forense, dice.

«Cuando llega una mujer que dice que ha sido abusada y que ha habido penetración, le valoran la vagina y si el himen está íntegro, si no ven lesiones, dudan de ella», explica.

Dahl considera que, información aparte, es importante dejar de preocuparnos de si una mujer es virgen o no.

«Porque el problema es la idea de que una mujer tenga que ser virgen y están utilizando un malentendido biológico para construir sus argumentos».

«Por eso, el proyecto más importante que tenemos por delante es dejar de pensar que las mujeres deberían ser vírgenes».

Imagen de portada: Gentileza de TED TALK.Ellen Støkken Dahl (derecha) y Nina Dølvik Brochmann (izquierda), desmienten el mito de la virginidad durante una charla TED utilizando un aro de hula hula para representar la idea del himen que muchos aún tienen en su mente.

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Laura Plitt. Abril 2022

Sociedad y Cultura/Sexo/Ciencia/Medicina/Salud/Salud de la Mujer