«House of Gucci»: la oscura historia de Patrizia Reggiani, la «viuda negra de la moda» que encarna Lady Gaga en la película.

«Es mejor llorar en un Rolls-Royce que ser feliz en una bicicleta».

Patrizia Reggiani pronunció su frase más célebre en una entrevista televisiva cuando formaba parte de lo más alto de la élite italiana. Es tal vez la que mejor define la obsesión por el lujo y el glamour que la ha acompañado durante casi toda su vida.

Años después, la que se conoce como la «viuda negra de la moda» se convertiría en una de las mujeres más odiadas de Italia, tras un mediático juicio en el que fue condenada a casi 30 años de prisión por orquestar el asesinato de su exmarido a manos de un sicario en 1995.

Su exesposo no era otro que Maurizio Gucci, heredero del imperio de la moda Gucci, fundado por su abuelo, el prestigioso diseñador Guccio Gucci, en 1906.

El caso, que conmocionó a Italia y a la industria de la moda de la década de 1990, vuelve ahora al ojo mediático gracias a un filme dirigido por Ridley Scott y protagonizado por Lady Gaga.

La cantante y actriz encarna en el segundo rol principal de su carrera a Patrizia Reggiani en «House of Gucci» («La casa Gucci», en Latinoamérica), junto a un destacado elenco que incluye a Adam Driver, Al Pacino, Jared Leto, Salma Hayek y Jeremy Irons.

Cartel de "House of Gucci"

FUENTE DE LA IMAGEN – IMDB

La película, basada en el libro homónimo de Sara Gay Forden, celebró el martes pasado su première en Londres y llegará a los cines de todo el mundo a partir del 25 de noviembre.

¿Pero cuál es la historia real de la mujer a la que da vida Lady Gaga y cómo se ganó el apodo de «viuda negra de la moda»?

Los inicios

Patrizia Reggiani nació en un pequeño pueblo italiano a las afueras de Milán, en el norte de Italia, el 2 de diciembre de 1948. No conoció a su padre biológico y su madre trabajaba como camarera.

Su situación humilde cambió cuando tenía 12 años y su madre se casó con Ferdinando Reggiani, un rico empresario de la industria del transporte.

Reggiani empezó a agasajar a su hija adoptiva con espléndidos regalos, como abrigos de piel o autos deportivos.

Poco a poco, la joven comenzó a ascender en la escala social y a relacionarse con las personas más influyentes de Milán… incluidos los Gucci.

En una fiesta en noviembre de 1970, conoció a Maurizio Gucci, con quien se casaría dos años más tarde y con quien tuvo dos hijas: Alessandra (en 1977) y Allegra (en 1981).

Patrizia Reggiani, interpretada por Gaga, se casó con un miembro de la familia Gucci en 1972.

FUENTE DE LA IMAGEN – IMDB

Patrizia Reggiani, interpretada por Lady Gaga (en la imagen, una escena del filme «La casa Gucci»), se casó con un miembro de la familia Gucci en 1972.

La ostentación rodeaba la vida del matrimonio: un ático enorme en la Quinta Avenida de Nueva York, una lujosa villa en México, un chalet de invierno en los Alpes o el yate de madera más grande del mundo (el Creole) eran algunas de sus propiedades.

Patrizia lucía trajes de Valentino y Chanel en eventos sociales. Las páginas de sociedad de la prensa italiana la apodaron la «Joan Collins de Monte Napoleone» (una calle elegante en Milán famosa por sus comercios de moda y joyas).

El padre de Maurizio, Rodolfo Gucci, nunca aprobó esa relación; consideraba que Patrizia era una «cazafortunas», explica Sara Gay Forde en su novela.

El matrimonio comenzó a deteriorarse cuando, tras la repentina muerte del padre de Maurizio, este tomó el control de la compañía, y las aparentes presiones de Patrizia sobre cómo gestionar la marca crearon tensiones.

«Cuando era más joven, Maurizio buscó a Patrizia para que lo apoyara y para le diera la fuerza para enfrentarse a su padre. Pero a medida que ganó poder, se sintió oprimido por sus críticas», escribe Forden.

Eventualmente, la relación llegó a su fin.

Del amor al odio

En 1985, Maurizio dejó a Patrizia. Se fue de casa y nunca regresó.

Forden cuenta que, durante años, ella mantuvo la esperanza de regresar con él. Pero cuando Maurizio comenzó a salir con otras mujeres sus esperanzas se tornaron en amargura.

En 1991 se divorciaron.

Lady Gaga en el rodaje de "House of Gucci".

FUENTE DE LA IMAGEN – IMDB

Lady Gaga en el rodaje de «House of Gucci».

«Vio que todo lo que había tratado de lograr en la vida a través de Maurizio, toda la fama, el estatus y la riqueza, se le escapaba de las manos», describió Forden.

En 1992, a Patrizia le diagnosticaron un tumor cerebral, que fue eliminado sin grandes consecuencias. Le pidió a su exmarido que se encargara de las niñas, pero él se negó, diciendo que el trabajo lo tenía muy ocupado.

Durante los siguientes tres años, Maurizio le dio a Patrizia una asignación mensual de US$100.000, pero le prohibió usar algunas de sus lujosas viviendas, en favor de su nueva pareja, Paola Franchi.

Forden cuenta que Patrizia juró destruir a su exmarido y que le dijo a varias personas, incluida su ama de llaves, que quería «verlo muerto».

La propia Patrizia ha reconocido esas declaraciones.

El asesinato

A las 8:20 de la mañana del 27 de marzo de 1995, Maurizio Gucci, de 46 años, salió de su casa para ir a trabajar.

Unos 15 minutos después recibió cuatro disparos a las puertas de su oficina, situada en uno de los barrios más elegantes de Milán.

Fue asesinado por un asaltante, un hombre de cabello ondulado, según los reportes. Más adelante la policía establecería que se trató de un sicario.

Maurizio Gucci en 1981.

FUENTE DE LA IMAGEN – ERIN COMBS/GETTY IMAGES

Maurizio Gucci en 1981.

Patrizia no tardó en mudarse a la vivienda de Maurizio Gucci en la lujosa calle Corso Venezia de Milán con sus dos hijas —entonces adolescentes— expulsando a Franchi.

Casi dos años después, el 31 de enero de 1997, dos autos de policía la arrestaron en la puerta de la casa.

Tranquila y serena, salió de la casa con relucientes joyas de oro y diamantes, un abrigo de visón que rozaba el suelo y un bolso de cuero de Gucci.

«Pensaba que podría evadir (la acusación por) el asesinato, que regresaría a casa en unas pocas horas», explicó Forden.

No fue así.

Lady Gaga interpreta a Patrizia Reggiani (en la foto), quien fue condenada por orquestar el asesinato de su exmarido.

FUENTE DE LA IMAGEN – IMDB

Patrizia Reggiani fue condenada por orquestar el asesinato de su exmarido.

La policía milanesa tenía pruebas de que Patrizia había ordenado matar a su exmarido y había pagado a un sicario US$375.000 para cometer el crimen.

En junio 1998 fue juzgada por un tribunal de Milán. Su cabello corto y oscuro estaba despeinado. Vestía unos sencillos pantalones de algodón azul y un suéter de algodón sobre los hombros. Poco quedaba de aquella mujer ostentosa.

En noviembre de ese mismo año, Patrizia, junto a cuatro cómplices, fue declarada culpable del asesinato de Maurizio Gucci y condenada a 29 años de prisión.

El juicio tuvo una enorme repercusión mediática. fue entonces cuando pasó a conocerse como la «viuda negra de la moda».

Las hijas de Patrizia —las verdaderas víctimas de la tragedia, según Forden— pidieron que la sentencia fuera anulada, alegando que su madre había quedado trastocada por el tumor cerebral que había sufrido, que podría haber afectado a su personalidad.

La sentencia no fue anulada, pero sí reducida a 26 años. Ante la perspectiva de pasar tantos años presa, trató de suicidarse, pero los guardias de la prisión la encontraron a tiempo, según reportó la prensa local en el año 2000.

Patrizia Reggiani fue juzgada en 1998.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Patrizia Reggiani fue juzgada en noviembre de 1998. Esta imagen fue tomada a las puertas de los juzgados.

Finalmente, Patrizia terminó cumpliendo 18 años de condena, y hasta rechazó el tercer grado que le ofrecieron en 2011. «Nunca he trabajado en mi vida y desde luego no voy a empezar ahora», le dijo a su abogado, según The Guardian.

En 2016, salió de la cárcel con una sentencia acortada por «buen comportamiento».

Según el diario The Telegraph, debido a un acuerdo firmado en 1993, Patrizia cobra más de US$1 millón al año de la herencia de Gucci. También recibe un pago atrasado de más de US$22 millones, que acumuló durante su estancia en prisión.

Desde su salida de la cárcel, Patrizia vive en Milán, donde ha sido vista (y fotografiada) en varias ocasiones con su loro-mascota sobre el hombro.

Tumba de Maurizio Gucci en St. Moritz, Suiza, 1997

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Tumba de Maurizio Gucci en St. Moritz, Suiza, 1997.

El pasado marzo la mujer, que hoy tiene 72 años, le dijo a la prensa italiana: «Estoy bastante molesta por el hecho de que Lady Gaga me interprete en la nueva película de Ridley Scott sin haber tenido la consideración y sensibilidad para venir a conocerme».

También expresó su disgusto por no haber estado involucrada en el proyecto y aclaró que no va a recibir «ni un solo centavo de la película».

«No es una cuestión económica, sino de sentido común y respeto», agregó.

Ella siempre ha negado ser la autora del asesinato.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES/Policía de Milan

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Sociedad y Cultura/Moda/Cine/Espectáculos

Santa Teresa, el pueblo paradisíaco de Costa Rica que atrae a cientos de argentinos.

Santa Teresa, en Costa Rica, es un paraíso para los surfistas y amantes de bellos atardeceres.

Durante un atardecer en la playa costarricense de Santa Teresa, jóvenes venden alfajores caseros, empanadas y happy brownies entre la gente reunida frente al mar para disfrutar de unos colores de ensueño.

Quienes están en el agua apuran las últimas olas del día para surfear. En la arena, se ven varios treintañeros con el pelo rubio y la piel quemados por el sol bebiendo mate.

Tanta seña de identidad argentina no es casualidad: este paradisíaco rincón en la península de Nicoya de Costa Rica se ha convertido en un gran punto de atracción para cientos de ciudadanos del país sudamericano.

«Santa Teresa es como una pequeña Argentina, literal. Acá se encuentra un argentino cada cinco o 10 metros», resume Daniel Sánchez, un masajista tico que trabaja en el pueblo.

La manera más rápida de llegar hasta aquí es en ferry o avioneta desde San José, a menos de 200 km.

Una carretera es la columna vertebral del pueblo por donde transitan decenas de cuatrimotos. A un lado, empinadas cuestas conectan con verdes montañas. 

Al otro, una zona selvática de grandes árboles da entrada a una playa sin fin de furiosas olas.

En ambos lados de la vía abundan las combinaciones. De hoteles «boutique» con hostales de mochileros. De parrillas argentinas con fondas tradicionales donde degustar un gallo pinto costarricense.

Carretera principal de Santa Teresa

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

Una carretera repleta de negocios es la vía principal (y casi única) del pequeño pueblo de Santa Teresa.

Surf y naturaleza

Las autoridades de Cóbano, distrito al que pertenece Santa Teresa, no cuentan con una cifra exacta de los argentinos que viven aquí pero todos coinciden en que no dejó de aumentar en la última década junto a la de israelíes o estadounidenses.

«Es la conexión de mar, arena y selva lo que nos atrae. No es como en Argentina, que vas a la playa y tienes sombrillas y gente amontonada. La verdad que acá se vive como en ningún lado», dice Juan Aragona, un joven de Buenos Aires que llegó a Santa Teresa hace 10 años.

Playa de Santa Teresa

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

Matías Etchenique, quien coordina a los guardavidas voluntarios en la playa, llegó al pueblo en 2005 atraído por las olas. «En Argentina hay muchos surfistas pero no tenemos clima tropical ni océano Pacífico. Yo vine para surfear, pero después me di cuenta de que no quería esto solo de vacaciones, sino todo el tiempo», recuerda.

Muchos jóvenes argentinos llegan solo por los meses de temporada alta para trabajar en restaurantes o vendiendo productos artesanales, pero otros se establecieron aquí para siempre.

Matías Etchenique

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

Matías Etchenique llegó atraído por las olas y nunca se fue de Santa Teresa.

Alejandro Morales es uno de los argentinos veteranos en Santa Teresa y por eso es conocido como «el ché». Cuenta que de niño fue «alcanzapelotas de Maradona» y que la crisis de 2001 le hizo abandonar su país.

Fue entonces cuando dejó su trabajo en una empresa de tecnología con «traje de marca, maletín, anteojos de sol y peinado para atrás» para dedicarse en Santa Teresa a vender pan con su bicicleta y a fabricar productos con plástico reciclado en LECO Project, su verdadera pasión.

«Venir aquí me hizo cambiar mi forma de ver todo. Yo digo que ya soy ‘argentico’. Si me alejo mucho de la playa, no me hallo. Realmente, me adapté y me adoptó», dice Morales, quien asegura haberse ido de fiesta con Matthew McConaughey durante la visita al pueblo del actor estadounidense.

Alejandro Morales

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

Alejandro Morales se define ya como «argentico».

Éxito boca a boca

El «boca a boca» se encargó de popularizar este destino entre los argentinos y quienes viven hoy en Santa Teresa reciben por redes sociales decenas de mensajes de compatriotas desconocidos pidiéndoles consejos.

A través de un amigo fue que llegó hasta aquí Luciano Otabiano en 2012. Músico de profesión, regenta un negocio de algo tan típico como los «choripanes» llamado Chori Not Dead.

«Acá no necesitas más que un pantalón y una remera, y la sensación es de libertad y tranquilidad. La forma de ser del tico, sus tiempos… es de ‘llego a las 10’, pero son las 11.30 y no te estresas. En Argentina llegarías a las 10 en punto, pero aquí… pura vida», dice riendo.

Luciano Otabiano

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

Luciano Otabiano no se olvida del mate ni cuando está al frente de su negocio de choripanes.

Daniel, masajista costarricense en el pueblo, opina que la relación con los argentinos es muy cordial. «El argentino es amable y el tico también, no hay choque de culturas. Quizá pensamos que no son problemáticos, que si se fuman un porrito, van a la playa, unas cervezas… todo bien», afirma.

De los ticos, Juan Aragona dice que «tienen una conexión muy fuerte con la naturaleza. Acá se come mejor y se reduce el consumo de carne, el cambio de alimentación me cambió para mejor», dice pese a ser socio propietario de una parrilla argentina.

Juan Aragona

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

Juan Aragona es socio propietario de tres negocios muy argentinos en Santa Teresa: la heladería Gaucha, la pizzería Muzza y el restaurante de carnes El Facón.

Sin embargo, en internet pueden encontrarse foros y páginas a los que acuden argentinos con preguntas sobre cómo vivir en el pueblo, y donde algunos costarricenses se muestran reacios a su llegada si no lo hacen con todos los permisos en regla.

«El argentino es muy buscavidas y aprende rápido a trabajar en lo que sea. Puede haber un poco de celos o resistencia porque seamos tantos, pero no creo que se le quite empleo a la mano de obra local. Aún hay trabajo para todos», opina el guardavidas Matías.

Trabajadores informales

Para Favio López, intendente (alcalde) de Cóbano, los argentinos vienen a cubrir carencias de parte de la población local como el no dominar un segundo idioma para atender a los visitantes, pero también ve un punto negativo en su presencia.

«La mayoría de argentinos que trabajan en la zona no aportan nada al Estado, están contratados de manera informal y algunos trabajan solo por las propinas. Usan el sistema del pueblo pero no tienen permiso de trabajo ni cargas sociales», le dice a BBC Mundo.

Bar en Santa Teresa

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

Es muy habitual escuchar acento argentino entre los trabajadores de bares y restaurantes de Santa Teresa.

Uno de los temores más recurrentes entre quienes viven en Santa Teresa es que, de algún modo, la zona pueda «morir de éxito» y que el entorno natural se vea perjudicado por la llegada cada vez mayor de turistas.

Durante la pandemia, por ejemplo, fueron muchos quienes aprovecharon las ventajas del teletrabajo para desplazarse a vivir por unos meses aquí, lo que encareció notablemente los precios de los alquileres.

«Es como que el pueblo creció muy de golpe y ahora tiene que resolver cosas, hacer caminos, canaletas. Algunos dicen que esto puede ser el próximo Tulum [el famoso balneario del Caribe mexicano]. Ojalá que no pase», reflexiona Luciano de Chori Not Dead.

Carretera principal de Santa Teresa

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

Sobre la carretera es fácil también ver monos caminando sobre los cables.

Sin planes de regreso

El intendente reconoce que esto es una preocupación y desvela que, en el último año, promotores inmobiliarios extranjeros «muy poderosos» invirtieron en compra de terrenos por más de US$200 millones en todo el distrito.

Para equilibrar el desarrollo con la conservación de la zona, López asegura que todos los proyectos deben cumplir requisitos en cuanto a su impacto en el terreno y no sobrepasar una altura máxima de dos o tres pisos.

«Queremos seguir siendo exclusivos. El turista que llega paga entre US$200 y US$800 la noche en un hotel. Para mantener ese tipo de clientes (de nivel adquisitivo) medio-alto, lo importante es conservar la naturaleza que nos hace atractivos», expone.

Playa de Santa Teresa

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

La naturaleza junto a la playa de Santa Teresa es exhuberante.

¿Y entran los argentinos en este perfil de visitante? «En realidad, no. Personalmente los veo como migrantes de fuerza laboral que hacen un servicio, pero no vienen a gastar en tours u hospedajes medio-altos», opina el intendente.

Los argentinos con los que BBC Mundo habló durante su visita a Santa Teresa reconocen echar de menos a su familia, la comida, el fútbol o la cultura de una ciudad tan vibrante como Buenos Aires.

Sin embargo, y pese a los cambios que va viviendo el pueblo, ninguno se plantea su futuro lejos de este paradisíaco enclave en el litoral de Costa Rica.

«Estoy bien enraizado porque incluso tengo un hijo costarricense de 4 años. En 2010 volví a Argentina pensando que era el momento y a las pocas horas me di cuenta que me había equivocado», recuerda el guardavidas Matías.

«Quise volver a lo que soy ahora porque necesitaba y necesito vivir acá».

Carretera principal de Santa Teresa

FUENTE DE LA IMAGEN – MARCOS GONZÁLEZ

Línea

Imagen de portada: Gentileza de Marcos González Díaz

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Cóbano, Costa Rica. Por Marcos González Días. Noviembre 2021

Industria turística/Turismo/Sociedad y Cultura/Costa Rica/ Argentina / América Latina

B.1.1.529: por qué causa preocupación la variante del coronavirus altamente mutada hallada en Sudáfrica.

Estamos de vuelta en un territorio familiar: una preocupación creciente por una nueva variante del coronavirus.

La última es la versión más mutada descubierta hasta ahora, y tiene una lista tan larga de variaciones que un científico la describió como «horrible», mientras que otro me dijo que era la peor variante que habían visto.

Es pronto para sacar conclusiones. Los casos confirmados se concentran principalmente en una provincia de Sudáfrica, pero hay indicios de que puede haberse extendido más.

Este viernes, Bélgica confirmó el primer infectado con la nueva variante. Se trata de un pasajero que llegó de Egipto el pasado 11 de noviembre, según confirmó el virólogo Marc Van Ranst, investigador de la respuesta a la pandemia en este país europeo.

Las autoridades de Reino Unido decidieron tomar precauciones y los viajeros procedentes de Sudáfrica, Namibia, Zimbabue, Botsuana, Lesoto y Esuatini (Suazilandia) que están ya en el país deberán hacer cuarentena, y a partir de este viernes los vuelos con ese origen quedarán suspendidos.

Gráfico de la mutación.

Francia suspendió los vuelos desde estos destinos, además de Suazilandia, con efecto inmediato y durante al menos 48 horas.

Alemania, Japón, Italia y Singapur también impusieron restricciones similares.

Y la Comisión Europea ha recomendado a los países miembros la introducción de un «freno de emergencia» a todos los viajes desde el sur de África.

Inmediatamente surgen preguntas sobre la rapidez con la que se propaga la nueva variante, su capacidad para eludir parte de la protección que brindan las vacunas y qué se debe hacer al respecto.

Hay mucha especulación, pero muy pocas respuestas claras.

Esa incertidumbre ha contribuido a una caída de los precios de las acciones en varios mercados. En los asiáticos, el índice Nikkei de Tokio y el Hang Seng en Hong Kong cayeron más del 2%. Entre las más afectadas están las acciones en negocios relacionados con viajes se encuentran entre los afectados.

¿Entonces, qué sabemos?

La variante se llama B.1.1.529 y es probable que la Organización Mundial de la Salud (OMS) le dé un nombre griego (como las variantes alpha y delta) el viernes.

Es difícil decir si la nueva mutación causará mayor gravedad, pero algunos análisis sugieren que existe la «posibilidad» de que tenga un «impacto diferente» en los infectados.

También sabemos que ha mutado mucho. El profesor Tulio de Oliveira, director del Centro de Innovación y Respuesta a Epidemias en Sudáfrica, dijo que había una «constelación inusual de mutaciones» y que era «muy diferente» a otras variantes que han circulado.

«Esta variante nos sorprendió. Tiene un gran salto en la evolución y muchas más mutaciones de las que esperábamos», dijo.

África

FUENTE DE LA IMAGEN – PA MEDIA

En una conferencia de prensa, el profesor de Oliveira dijo que hubo 50 mutaciones en general y más de 30 en la proteína de pico, que es el objetivo de la mayoría de las vacunas y la llave que usa el virus para abrir la puerta a las células de nuestro cuerpo.

Acercándonos aún más al dominio de unión al receptor (que es la parte del virus que hace el primer contacto con las células de nuestro cuerpo), tiene 10 mutaciones en comparación con solo dos para la variante delta.

Es muy probable que este nivel de mutación provenga de un solo paciente que no pudo vencer al virus.

Muchas mutaciones no es automáticamente algo malo. Es importante saber qué están haciendo realmente esas mutaciones.

Pero la preocupación es que este virus ahora es radicalmente diferente al original que surgió en Wuhan, China. Eso significa que las vacunas, que fueron diseñadas con la cepa original, pueden no ser tan efectivas.

Algunas de las mutaciones se han visto antes en otras variantes, lo que da una idea de su papel en esta variante.

Gráfico de cómo aparecen las variantes

Por ejemplo, la N501Y parece facilitar la propagación del coronavirus. Hay otras que dificultan que los anticuerpos reconozcan el virus y pueden hacer que las vacunas sean menos efectivas.

El profesor Richard Lessells, de la Universidad de KwaZulu-Natal en Sudáfrica, dijo: «Nos preocupa que este virus pueda tener una transmisibilidad mejorada, una capacidad mejorada para propagarse de persona a persona, pero también podría evitar partes del sistema inmunológico».

Ha habido muchos ejemplos de variantes que parecían aterradoras sobre el papel, pero que no llegaron a nada. La variante Beta estaba en la cima de las preocupaciones de los expertos a principios de año porque era la que mejor para escapaba del sistema inmunológico. Pero al final fue la delta, que se extendió más rápido, la que se apoderó del mundo.

Coronavirus

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

No sabemos qué tan rápido se propaga esta nueva variante.

Es pronto para sacar conclusiones

Los estudios científicos en el laboratorio darán una imagen más clara, pero las respuestas llegarán más rápidamente al monitorear el virus en el mundo real.

Aún es pronto para sacar conclusiones claras, pero ya hay indicios que están causando preocupación.

Ha habido 77 casos totalmente confirmados en la provincia de Gauteng en Sudáfrica, cuatro casos en Botswana y uno en Hong Kong (que está directamente relacionado con los viajes desde Sudáfrica).

Sin embargo, hay indicios de que la variante se ha extendido aún más.

Esta variante parece dar resultados extravagantes en las pruebas estándar, que se pueden usar para rastrear la variante sin hacer un análisis genético completo.

Eso sugiere que el 90% de los casos en Gauteng ya puede ser esta variante y «ya puede estar presente en la mayoría de las provincias» de Sudáfrica.

Pero esto no nos dice si se propaga más rápido que la delta, si es más severa o hasta qué punto puede evadir la protección inmunológica que proviene de la vacunación.

Tampoco nos dice qué tan bien se propagará la variante en países con tasas de vacunación mucho más altas que el 24% de Sudáfrica, aunque un gran número de personas en el país han tenido covid.

Así que por ahora tenemos una variante que genera preocupaciones importantes a pesar de los enormes agujeros en nuestro conocimiento sobre ella.

La lección de la pandemia es que no siempre se puede esperar hasta tener todas las respuestas.

Imagen de portada: Gentileza de

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Noviembre 2021

Pandemia de Coronavirus/Salud/Vacunas contra Coronavirus

 

 

Variante delta del coronavirus | «Mutar hasta extinguirse»: el extraño curso de la mutación que desconcierta a científicos en Japón.

El pasado mes de agosto Japón se encontraba en medio de la quinta y mayor ola de coronavirus desde que comenzó la pandemia. Llegó a registrar más de 20.000 casos diarios.

Aquel rebrote estaba impulsado en gran medida por la variante delta que arrasó por el mundo entero y que por su alta transmisibilidad acabó reemplazando a otras mutaciones del patógeno.

Pero aquel mes fue también un punto de inflexión para el país asiático.

Desde entonces los casos se han desplomado a un ritmo vertiginoso y hoy, mientras varios países con porcentaje de vacunación similar combaten una nueva ola de contagios, Japón respira tranquilo y este martes 23 de noviembre registró poco más de 100 nuevas infecciones.

Y según un grupo de científicos, una explicación que toma fuerza en esta desconcertante caída de casos es que la variante delta podría estar, literalmente, «auto destruyéndose».

¿Es esto posible? ¿Podría repetirse en otros lugares del mundo?

Múltiples causas

Varias hipótesis pueden estar detrás de esta repentina caída de casos e incidencia de la variante delta.

Más del 75% de residentes ya fueron vacunados en Japón y las medidas de distanciamiento social y el uso extendido de mascarillas son seguidos a rajatabla por la población, reportan medios nacionales.

Vacunación en Japón.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Pero otros países reúnen condiciones similares y registran muchos más casos diarios.

En España, por un ejemplo, un 80% de residentes ya recibió la vacunación completa y las mascarillas siguen utilizándose en espacios cerrados.

Y este martes, pese a tener una tercera parte de la población de Japón, registró casi 7.000 casos diarios.

Es este tipo de comparaciones la que ha llevado a que científicos japoneses, basándose en observaciones genéticas, manejen la hipótesis de la «autoextinción» de la variante delta.

«La variante delta en Japón era muy contagiosa y desplazó a otras variantes. Pero al acumularse las mutaciones, creemos que se volvió un virus defectuoso incapaz de replicarse», dijo el genetista Ituro Inoue, del Instituto Nacional de Genética en Japón, al periódico The Japan Times.

«Considerando que los casos no han aumentado, creemos que en algún momento durante esas mutaciones el virus se dirigió directamente hacia su extinción natural», agregó Inoue.

La teoría de Inoue arroja algo de luz sobre la desaparición tan repentina de la variante delta en Japón que sorprende a muchos.

Sobre todo teniendo en cuenta que recientemente muchos países occidentales, con vacunaciones avanzadas, han tenido que retomar estrictas medidas de confinamiento.

Pero Japón parece ser un caso peculiar en que los casos de coronavirus se desploman en caída libre a pesar de que trenes y restaurantes están llenos desde que acabó el último estado de emergencia el pasado octubre.

Proceso habitual

Que distintas variantes de un virus desaparezcan es algo que lleva sucediendo desde el comienzo de la pandemia.

«Sucede todo el tiempo en virus de animales y humanos. Recordemos que las variantes alfa, beta y gamma han sido mayoritariamente reemplazadas por las variantes delta», contextualiza para BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

«Esto es realmente una cuestión de aptitud viral en cualquier anfitrión. Quizás hay algo en la inmunidad de la población japonesa que ha cambiado la forma en que el virus se comporta allí. El tiempo dirá si pasará también en otro país», agrega Tang.

Estudios previos han probado que en Asia hay más personas que tienen una enzima de defensa llamada APOBEC 3A y que ataca a distintos virus, incluido el coronavirus que causa la covid-19, en comparación con los habitantes de otras regiones como África y Europa.

De este modo, investigadores del Instituto Nacional de Genética y la Universidad Niigata estudiaron si esa enzima podía inhibir la actividad del coronavirus.

El equipo comparó datos de diversidad genética de las variantes delta y alfa en muestras clínicas infectadas en Japón entre junio y octubre.

Durante el estudio, observaron que las mutaciones del virus parecieron detenerse repentinamente en medio de su desarrollo evolutivo, se volvieron defectuosas e impidieron la replicación del virus.

Evolución de casos en Japón.

«Encontraron mutaciones en la proteína nsp 14, que tiene que ver con la reparación de defectos de replicación. Si hay más mutaciones de lo normal en esta proteína, estas pueden inactivar o hacerla ineficiente, lo que puede originar una debacle en el patógeno», explica el profesor José Manuel Bautista, catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad Complutense de Madrid en España.

A pesar de que Bautista cree que la caída abrupta de casos se debe también a factores como la vacunación masiva y las medidas de distanciamiento, le llama la atención el pronunciamiento de la curva de contagios.

«Lo normal es que baje poco a poco si la gente se aísla, porque los ya infectados siguen notificándose días más tarde. Es bastante dramática y exagerada la caída de casos y apunta a que la teoría de la autodestrucción es posible», añade el académico.

A pesar de la sorprendente caída de casos en Japón, los científicos guardan cautela y evitan hacer diagnósticos sobre lo que pueda pasar en el futuro.

La pandemia está en constante evolución y ha demostrado que, a pesar de vacunaciones y medidas de contención, el mundo todavía no está a salvo de nuevos rebrotes.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo

Japón/Pandemia de Coronavirus/Ciencia/Salud/Vacunas/Sociedad

Qué son los indicadores adelantados (y qué prevén que va a pasar con la economía).

Pistas sobre el futuro. Eso es lo que ofrecen los indicadores adelantados de la economía.

Son vitales porque permiten a los gobiernos, a las empresas e incluso a las familias prever qué es lo que va a pasar y actuar en consecuencia.

Un ejemplo: hasta hace nada, un cuello de botella en el transporte marítimo ha estado indicando cómo se estaba reactivando la economía después de la pandemia de covid-19 y los confinamientos sufridos.

Después de meses de cierre, empresas y consumidores se lanzaron a comprar. De ahí la necesidad de mover en barcos bienes de un lado a otro del mundo.

Ese problema global tuvo una lectura para los economistas: la recuperación era muy fuerte, casi demasiado fuerte.

Tanto que provocó una serie de desequilibrios.

Los adelantados son índices diferentes a los datos más convencionales de una economía como los son el Producto Interior Bruto (PIB), que nos dice como creció un país, el nivel de desempleo, o la inflación que sufre.

«Los indicadores clásicos hacen referencia al pasado: el PIB nos dice cuánto ha crecido una economía en el último trimestre o en el último año. Pero no dejan de ser un resumen de lo que ya sucedió», explica Víctor Alvargonzález, de Nextep, un servicio de asesoramiento financiero independiente.

«Pero en economía es muy importante ver qué va a pasar y saber si es posible adelantarte. Y ahí es donde entran en juego los indicadores adelantados. Son clave para los inversores y los economistas que tienen que planificar y analizar el ciclo económico», añade.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que indicadores adelantados puede haber miles.

Cada sector tiene los suyos.

Hay, por ejemplo, un indicador que mide la cantidad gente que entra en los centros comerciales y que da una idea de si el consumo va a ser fuerte o débil en una determinada temporada.

A menudo, los operadores de estos conjuntos de tiendas colocan sensores de alta precisión en las puertas que cuentan el número de personas que entran y salen.

«Es un indicador muy bueno para adelantar cuál puede ser la actividad comercial», dice Alvargonzález.

«Y en el entorno económico actual debería tenerse mucho más en cuenta cuál es la demanda de chips —ahora que todo es digital—, que la demanda de productos agrícolas», señala.

Sin embargo, aunque todo sea medible y cuantificable, y aunque las estadísticas ayuden a saber en qué dirección se mueve un sector, hay seis indicadores particularmente relevantes en todas las economías del mundo.

Y están dando señales de qué está pasando ahora mismo.

chip

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los chips son el «cerebro» de cualquier aparato electrónico.

1. Índice de Confianza del Consumidor

Haciendo un paralelismo, los indicadores económicos adelantados tratan de orientar a los marinos para que puedan llegar a buen puerto, explica Thor Vega, gestor de renta fija de la firma de A & G.

«El índice de Confianza del Consumidor se elabora preguntando a una amplia muestra de individuos de todas las clases socioeconómica» sobre su percepción actual de la economía y sus expectativas de futuro para el país, su economía familiar y el empleo.

La encuesta se lleva a cabo «con el fin de obtener unos datos que reflejen las compras, ventas, y nivel de confianza de quienes terminarán comprando bienes y servicios», añade Vega.

Si alguien cree que va a perder su trabajo, es probable que su confianza en la economía sea baja y que en vez de gastar, decida ahorrar más por lo que pueda pasar.

Lo que se quiere predecir es la evolución del consumo privado.

Por poner un ejemplo, el consumo privado representa dos tercios del PIB de Estados Unidos.

Un centro comercial

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿Y qué está pasando en el mundo?

Ahora mismo, los datos apuntan a que globalmente hay un apetito consumista y que los consumidores son optimistas de cara al futuro.

«Hay factores que mantienen las perspectivas de consumo en niveles muy elevados. Las tasas de ahorro de los hogares siguen siendo sustanciales en un momento en el que se acercan las fiestas de fin de año y las grandes operaciones promocionales, como el Black Friday», dice Olivier de Berranger, director de gestión de activos en La Financière de l’Echiquier.

Eso sí, avisan los analistas, no puede descartarse que la reciente subida de los casos de covid-19 en determinados países y las medidas tomadas tengan un impacto negativo sobre el consumo.

Avianca

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

2. PMI o indicadores de actividad (manufactureros, compras, sector servicios)

Son los indicadores adelantados más manejados y respetados en los mercados.

Señalan qué está sucediendo en la economía del sector privado a través del seguimiento de la evolución de diferentes variables como la producción, los nuevos pedidos, el empleo y los precios.

Se elaboran preguntando a los ejecutivos de las empresas más representativas de un sector si están comprando más o menos materias primas, por ejemplo, o si están contratando más gente o tienen intención de hacerlo.

Si una empresa que fabrica tornillos está comprando más aluminio significa que tiene pensado producir más y por lo tanto, cree que sus ventas van a crecer.

«El índice PMI de la zona euro fue el primer indicador económico que señaló la fuerte caída del PIB durante la crisis financiera mundial a finales de 2008», explican los expertos de la firma de análisis IHS Markit.

Rulos de aluminio en una fábrica

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

¿Qué están diciendo?

Para Aneeka Gupta, analista macroeconómico de WisdomTree, hay dos pistas muy potentes.

Por un lado, las ventas de chips —los componentes básicos en smartphones, ordenadores o electrodomésticos— se han recuperado en los últimos meses.

Y por otro, dice, los fabricantes de automóviles han dicho que esperan un repunte de la producción a fin de año.

«Todo esto debería respaldar una mejora en el sector industrial que lleve de nuevo a una recuperación económica más amplia», explica Gupta.

Bolsa de Sao Paulo

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

3. Las bolsas

Son un buen indicador adelantado porque cuando suben lo hacen porque los inversores piensan que las empresas van a ir a mejor, van a tener mejores resultados y mayores beneficios.

Por el contrario, si caen apuntan a un escenario de una economía en dirección a una recesión o periodo de estancamiento.

Son un buen indicador adelantado de la futura actividad económica.

¿Qué están haciendo ahora?

«Las bolsas mundiales lideradas por Estados Unidos, Europa y Japón continúan registrando nuevos máximos históricos respaldadas por un contexto de mejora de los beneficios empresariales en el tercer trimestre de 2021», afirma el analista de WisdomTree.

En Europa, del 92% de las empresas que han anunciado ganancias en el tercer trimestre, el 68% ha batido las expectativas.

Y lo mismo sucede en Estados Unidos: del 93% de las empresas que ya han publicado sus resultados, el 81,6% ha superado las estimaciones.

Cola de trabajadores

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

4. Empleo

Lo que adelanta qué va a pasar sobre el empleo son los registros de las ofertas y el número de personas que está buscando trabajo.

Son cifras que cambian antes de que la situación del panorama laboral lo haga.

«Uno de los motivos por que hay preocupación respecto a la inflación ahora mismo es porque se ha dado en Estados Unidos un fenómeno muy poco habitual: la oferta de puestos de trabajo era superior a la demanda», recuerda Alvargonzález.

Esto implica que, por primera vez en mucho tiempo, las empresas de EE.UU. tienen dificultades para encontrar trabajadores. Y para atraerlos, es probable que suban los salarios, lo que a la larga genera subidas de precios.

Los trabajadores, por su parte, pueden permitirse cambiar de empleo más fácilmente.

«Hay amplias evidencias de que el mercado laboral estadounidense continúa su recuperación», dice el economista jefe de UBS GWM, Paul Donovan.

Construcción de un edificio en Santiago de Chile

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

5. Mercado inmobiliario: permisos de construcción y precio de las nuevas viviendas

Los permisos de construcción permiten prever los niveles de oferta de viviendas.

Un volumen elevado indica que la industria de la construcción crecerá, lo que supone más puestos de trabajo y, por tanto, la probabilidad de que la economía crezca.

«Es normal que el sector de la construcción use como dato adelantado el precio que se está pagando por el metro cuadrado en terrenos que no disponen aún de licencia de construcción o el número de preventas de las promociones actuales», añade Thor Vega, el gestor de A&G

¿Y qué está pasando?

«El mercado de la vivienda estadounidense, por ejemplo, muestra signos de sobrecalentamiento», dice Ann-Katrin Petersen, analista de economía global de la firma Allianz GI, en referencia a un sector que está disparado.

Estas señales deberían verse respaldadas, entre otros datos, por las ventas de viviendas de segunda mano y el precio del alquiler, que «está afectando la inflación de precios al consumo de EE.UU.», explica.

Buque carguero

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El precio del transporte marítimo ha subido hasta 500% en algunas rutas.

6. El índice clave del sector del transporte

El índice Baltic Exchange Dry Index es otro de los indicadores adelantados más importantes, capaz de prever la evolución de la economía mundial porque sus fluctuaciones reflejan la oferta y la demanda de materiales importantes para las fábricas.

Agrupa el coste del transporte marítimos de carga de hasta 23 rutas marítimas clave de hasta 600 compañías navieras.

Proporciona, sobre todo, un punto de referencia para el precio del transporte marítimo de las principales materias primas como carbón o mineral de hierro.

Los miembros se comunican directamente con los agentes de envío para evaluar los niveles de precios para las rutas de envío dadas, un producto para transportar y el tiempo de entrega o la velocidad.

¿Qué señala ahora?

El Baltic Exchange Dry Index alcanzó su máximo el pasado 7 de octubre y desde entonces baja abruptamente, señalando que el tráfico marítimo está volviendo a la normalidad.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Cristina J. Orgaz @cjorgaz

Economía/Empleo/Desempleo/Inflación/Negocios

Siete razones para leer El coleccionista de asombros de Rafael Narbona

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Siete razones para leer El coleccionista de asombros de Rafael Narbona

Primera razón: por los autores tan maravillosos que estudia.

Después de haber publicado Peregrinos del absoluto: La experiencia mística, el escritor y crítico literario Rafael Narbona nos sorprende ahora con El coleccionista de asombros: Literatura y vida, de Sylvia Plath a Jorge Luis Borges (Negra Ediciones, Madrid 2021), donde presenta 27 relatos dedicados a clásicos literarios de ayer (siglo XIX), hoy y mañana. Una selección de poetas como Sylvia Plath, Constantino Cavafis, Alejandra Pizarnik, Bécquer o Pessoa; novelistas como Camus, Galdós, Steinbeck, Chéjov, Virginia Woolf, Carson McCullers, Knut Hamsun, Thomas Bernhard, Vargas Llosa, Delibes, Javier Marías y Arturo Pérez-Reverte; pasando por escritores como Borges, Carmen Baroja y Nessi o Chaves Nogales, y pensadores como Unamuno o Hannah Arendt, por no hablar de personajes del cómic como Tintín, Corto Maltés, Astérix o el Capitán Trueno. Un maravilloso recorrido por la literatura occidental contemporánea, donde no están todos los que son, pero sí son todos los que están.

Segunda razón: por la clave tan original que los vertebra

«Porque la consigna de Rafael Narbona es que la vida de los escritores no explica su literatura, pero su literatura no puede ser entendida sin ella»

Lo que en apariencia puede dar sensación de una amalgama ecléctica de escritores, tomada en parte de su blog Entre Clásicos en la revista El Cultural, se convierte en una obra de orfebrería donde se reúnen diferentes autores en torno a la idea de «clásico» que Rafael Narbona establece al inicio del libro: «Los clásicos son puntos de fuga hacia el infinito… hitos de la memoria colectiva que labran poco a poco el retrato de la humanidad… que nos conmueven hasta el extremo de transformar nuestras vidas», pues «ponen el infinito en nuestras manos» (pp. 15-16).

Como en un patchwork, cada capítulo complementa y enriquece al otro, actuando como una tesela del mosaico que Rafael Narbona quiere presentar, donde caben desde personajes reconocidos hasta autores que no gozan de tanta fama, pero a los que merece la pena estudiar por su calidad literaria.

Tercera razón: por el manejo tan completo que tiene de la crítica literaria.

Rafael Narbona no se dedica, como otros críticos literarios, a un autor, escuela o período concretos, sino que tiene una apertura universal. Parafraseando a Terencio: «Nada literario le es ajeno». 

En vez de optar por obras de investigación, que conoce, valora y utiliza (un ejemplo lo podemos encontrar en el capítulo dedicado a Bécquer, donde no solo cita a Dámaso Alonso, María Rosa Lida y Carlos Bousoño, sino también a Juan Ramón Jiménez o Jorge Guillén), Rafael Narbona escribe «pequeños» (solo en cuanto a la extensión) ensayos literarios donde, con un lenguaje sencillo, profundo y atractivo a la vez, presenta las notas esenciales de los diferentes escritores a los que estudia, lo que permite ser leído por todos los públicos, en una tarea de mediación impagable.

«El entusiasmo que imprime al hablar de los escritores se nota por la gran capacidad que tiene a la hora de crear una atmósfera y espacio propios para cada autor»

Y lo hace con dos notas características suyas: el trato amable a los autores y el entusiasmo por los mismos. En cuanto a la primera: no hay ninguna nota de desagrado, juicio sumarísimo o crítica demoledora, sino que intenta descubrir lo mejor que hay en cada uno de ellos, buscando siempre salvar el sujeto, o mejor, el arte que anida en sus obras. 

Algo en ocasiones muy difícil de cumplir, como en el caso del premio Nobel Knut Hamsun, admirador de Hitler y con comportamientos en muchos casos indeseables, donde escribe: «Es absurdo exigir a un artista ejemplaridad. El mérito de una obra se mide por su excelencia formal, no por su contribución al progreso moral del género humano. Hay muchos clásicos con un contenido moralmente reprobable» (p. 103). Porque la consigna de Rafael Narbona es que la vida de los escritores no explica su literatura, pero su literatura no puede ser entendida sin ella, y que un autor no puede ser juzgado por sus hechos, sino por sus escritos.

El entusiasmo que imprime al hablar de los escritores se nota por la gran capacidad que tiene a la hora de crear una atmósfera y espacio propios para cada autor, la forma tan elegante que tiene de ir entretejiendo las citas de los autores con el texto del ensayo, para así darles voz propia, la conexión que establece entre las diferentes obras de los autores, sobre todo cuando el capítulo está centrado en un escrito concreto, o las comparaciones tan acertadas entre autores, como la que establece entre Cavafis y Kafka, Pérez-Reverte y Dashiell Hammett, Thomas Bernhard y Glenn Gould (capítulo este compuesto como un díptico entre el escritor y el músico), Galdós y Dickens, Javier Marías y Faulkner… y muchas otras esparcidas a lo largo del libro. 

A veces también viendo los sitios de donde beben o las influencias que generan, como descubrimos en el capítulo titulado «La vida inacabada de Antón Chéjov» o el de Pessoa, haciendo que el libro de Rafael Narbona se convierta en ocasiones en una historia de la literatura, pero en forma de bellas síntesis panorámicas, siguiendo las huellas de Octavio Paz, a quien tanto admira.

Cuarta razón: por los inicios de sus capítulos.

Como un faquir, Rafael Narbona nos cautiva desde el comienzo con los títulos que pone a sus capítulos. ¿Quién no leería: «Borges, de la A a la Z», «Astérix, la forja de un rebelde», «¿Quién mató a Virginia Woolf», «Pessoa: la fatalidad de escribir», o «La vida privada de Vargas Llosa», por poner algunos ejemplos?

Si toda obra literaria consta de inicio, nudo y desenlace, Narbona es un maestro en los inicios, donde utiliza espléndidos resúmenes biográficos que nos acercan a la obra del autor. Como muestra un botón: «Constantino Cavafis murió sin haber publicado la mayor parte de su obra. Fumador empedernido, un cáncer en la laringe acabó con su vida en 1933. 

Pasó sus últimos días en el Hospital Griego de Alejandría, acompañado por una maleta adquirida hacía treinta años para viajar a El Cairo. «Entones tenía salud y era joven», comentó al abandonar su casa para agonizar en el barrio de Massalia, cerca de un hospital y una iglesia. Debajo de su vivienda había un burdel que cada noche se llenaba de música, voces e improperios» (p. 40).

«Si los inicios son muy atrayentes, los finales de sus capítulos abren al lector a un horizonte abierto a infinitas posibilidades».

O interrogaciones que nos invitan a la lectura, como si de una novela policíaca se tratara: «¿Sabemos realmente lo que se agitaba en el interior de Sylvia Plath? ¿Neurosis, insatisfacción vital, una profunda melancolía, un agudo sentimiento de frustración? ¿Se puede separar su obra literaria de su dolor psíquico y su trágico final?» (p. 29).

En ocasiones conecta la obra literaria con su propia experiencia personal. 

Y así escribe: «No puedo imaginar mi niñez y adolescencia sin los álbumes de Tintín, el joven periodista y aventurero creado por Hergé» (p. 75); «siempre me han fascinado las fotografías de Virginia Woolf. En la más famosa aparece de perfil, con el pelo recogido en un moño y un traje blanco de aspecto ligero y levemente fantasioso» (p. 130).

En otras con situaciones contemporáneas, como en «La peste de Camus en los tiempos del coronavirus», «Manuel Chaves Nogales: los desastres de la guerra», con la memoria histórica; «Miguel de Unamuno: contra esto y contra aquello», en relación con la película Mientras dure la guerra de Alejandro Amenábar… 

Quinta razón: por los finales

Si los inicios son muy atrayentes, los finales de sus capítulos abren al lector a un horizonte abierto a infinitas posibilidades. No solo actúan como resumen y conclusión del capítulo, sino que animan a la lectura del autor. Se podría hacer un libro con cada uno de ellos, a cuál mejor. 

Me ceñiré a alguno, como el dedicado a Borges: «Anarquista existencial, espíritu civilizado que condenó el nacionalismo, el racismo y el caudillismo, un agnóstico escrupuloso, un conversador exquisito y un maestro que no deseaba crear escuela. Vivió y murió en la biblioteca de su padre, felizmente extraviado en el infinito de los libros. 

Algunos pensamos que sigue allí, agazapado en una fecunda oscuridad, con la flor de Coleridge en la mano, preguntándose si la recogió en un sueño o en un jardín de Buenos Aires» (p. 23). O el final del capítulo sobre Sylvia Plath: «Los poetas nunca deberían suicidarse. Quizá no lo saben, pero su canto interrumpido deja un inconsolable rastro de orfandad» (p. 33).

Por no hablar del que dedica a Arturo Pérez-Reverte: «Creo que es uno de los espíritus más libres de los tiempos que nos ha tocado vivir.

Apasionado, vehemente, sí, pero esos rasgos, lejos de ser una deshonra, corren por las venas de un país que siempre se ha caracterizado por un inagotable anhelo de adentrarse en las regiones donde otros retroceden, incapaces de soportar las tempestades de la naturaleza y la historia» (p. 58).

Sexta razón: por la tarea de rescate y reivindicación que lleva a cabo.

«Un elenco de escritores a los que saca del infierno de las letras, porque su valía literaria está por encima de modas y costumbres»

Como nuevo Capitán Trueno, Rafael Narbona tiene una especial predilección no solo por los personajes secundarios, como los que aparecen en los capítulos dedicados al cómic, sino también por reivindicar y rescatar del olvido o la marginación a escritores de vidas rotas, cuyo destino está marcado por su género, sus orígenes familiares o sus opciones: el suicidio en el caso de Sylvia Plath, Virginia Woolf, Sylvia Plath o Alejandra Pizarnik (tres mujeres, por cierto); el exilio que vivió Hannah Arendt o el que se autoimpuso Manuel Chaves Nogales, personaje al que no solo admira, sino con el que se identifica claramente Rafael Narbona por su honestidad intelectual, la centralidad de la conciencia y su apuesta por la tercera España; los múltiples «monstruos» a los que tuvo que enfrentarse Carson McCullers; la crueldad con que el tiempo y las modas han tratado a Delibes (la panorámica que hace de su obra es para enmarcar) o a Unamuno, tan olvidado en estos tiempos; el ostracismo al que se la sometido a Carmen Baroja y Nessi… 

Y así un elenco de escritores a los que saca del infierno de las letras, porque su valía literaria está por encima de modas y costumbres.

Séptima razón: la elegancia del libro

Tanto el propio título del libro, que el autor ha tomado de un poema de Francisco Javier Irazoki, como la portada del mismo, donde aparece una fotografía de Sylvia Plath, las guardas con líneas horizontales, el excelente prólogo del novelista Eugenio Fuentes, el diseño de cada capítulo o el tipo de letra están hechas con mimo y elegancia, e invitan a su lectura.

A ello contribuye también la extensión de los capítulos, con una media de diez páginas, la ausencia de notas, la cuidada colocación de los capítulos dedicados al cómic, marcando una especie de alegre intermedio entre autores complejos, el lenguaje sencillo, pero cargado de contenido, las numerosas frases sentenciosas que aparecen a lo largo de todo el libro y enganchan al lector como un anzuelo. 

Pongo algunos ejemplos ilustrativos: «Pérez-Reverte es un autor soberano que sabe crear un orbe y administrar sus regiones, logrando el milagro de suspender temporalmente ese otro mundo —nuestro mundo— donde la vida es infinitamente más caótica» (p. 57); la que leemos en referencia a Astérix: «La estirpe de los héroes discretos que no gozan de un gran protagonismo en la historia, pero cuya aportación a la comunidad desborda cualquier medida» (p. 126). O lo que escribe sobre la muerte de Virginia Woolf: «Todos sabemos que la escritora acabó sus días bajo las aguas del río Ouse. ¿A quién no le hubiera gustado sacar las piedras de sus bolsillos, evitando que muriera ahogada?» (p. 130)… 

Y muchísimas frases más, que hacen de la lectura de esta obra un aprender deleitando.

«Pero el número siete significa para muchas culturas la plenitud, así que con esta última razón acabamos dando voz al propio Rafael Narbona»

No se queda tampoco atrás las múltiples referencias a otras artes como el cine (paradigmático en este sentido es el capítulo «John Steinbeck: la balada de Tom Joad», donde se lee Las uvas de la ira desde la película homónima de John Ford), o la música (como vimos en el caso de Thomas Bernhard y Glenn Gould), o la gran cantidad de referencias que Rafael Narbona hace de la literatura universal, lo que convierte este libro no solo en una (pequeña) enciclopedia del saber, sino en una caja de agradables sorpresas, pues muchos de los autores que aquí aparecen no los conocemos, o si los conocemos, no hemos leído las obran que él estudia.

Se podrían dar muchas más razones para la lectura de El coleccionista de asombros, como la mezcla de filosofía y literatura (no en vano Rafael Narbona fue más de veinte años profesor de filosofía), una crítica comprometida, no con siglas o partidos, sino con valores humanistas, la apuesta por los que denomina «clásicos del mañana», como leemos en su espléndido «Corazón tan blanco. Javier Marías y los secretos», los finos análisis que descubre aspectos ocultos para la mayoría de los lectores…

Pero el número siete significa para muchas culturas la plenitud, así que con esta última razón acabamos dando voz al propio Rafael Narbona cuando, a raíz de su estudio sobre Camus, escribe: «Los espíritus verdaderamente grandes nos sitúan en el umbral de los interrogantes. No nos dan respuesta. Nos incitan a que —desde nuestra soledad— pensemos y recorramos nuestro propio camino» (p. 28).

—————————————

Imagen de portada: Gentileza de Zenda

FUENTE RESPONSABLE: Zenda. Libros, autores y Cía. Por Rafael Narbona.Título: El coleccionista de asombros. Editorial: Negra ediciones.

Literatura/Sociedad y Cultura

Octavia Butler, la escritora negra que rompió el estereotipo de los autores de ciencia ficción.

El interés en la obra de Octavia E. Butler ha ido creciendo desd su muerte en 2006.

Es la época de campaña electoral en Estados Unidos y un desconocido pero carismático político se ha lanzado con el eslogan Make America Great Again («Hagamos a EE.UU. grande otra vez»).

Según su rival, es un demagogo, un agitador, un hipócrita.

Cuando sus simpatizantes forman turbas, condena esa violencia «con un lenguaje tan leve que su gente se siente libre de escuchar lo que quiere escuchar». 

Acusa, sin fundamento, a grupos enteros de personas de ser violadores y narcotraficantes. Cuánto cree en esa retórica y cuánto de ello es cháchara «sólo porque sabe el valor de dividir para poder conquistar y gobernar», es tan debatible como cada vez más irrelevante, a medida que trata de devolver al país a una época «más sencilla» que en realidad nunca existió.

Aunque posiblemente te suene familiar, el personaje en cuestión es el senador de Texas Andrew Steele Jarret, un candidato presidencial ficticio que logra una victoria arrasadora en la novela distópica de ciencia ficción titulada Parable of the Talents («La parábola de los talentos»).

Escrita por Octavia E. Butler, se publicó en 1998, dos décadas antes de la investidura del cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos.

Como mucha de su obra, el libro de Butler era una advertencia sobre hacia dónde EE.UU. y la humanidad en general podrían estar dirigiéndose. En algunos aspectos, nos hemos adelantado: «La parábola de los talentos» —una secuela de La parábola del sembrador de 1993— tiene lugar en lo que todavía es el futuro, 2032.

Mientras que su visión es extrema, hay mucho que antoja dentro de los límites de lo posible: los recursos son cada vez más escasos, el planeta hierve, prevalece el fundamentalismo religioso, las clases medias viven en enclaves amurallados. La protagonista de la novela, una mujer negra como la autora, teme que el autoritarismo de Jarret sólo hará las cosas peores.

Catorce años después de su muerte prematura, la reputación de Butler está disparada. Sus predicciones sobre la dirección que tomaría la política de EE.UU., y el eslogan que lo ayudaría llegar rápidamente allí, son ciertamente asombrosas.

Donald Trump con una gorra que lee: "Make America Great Again" ("Hagamos a EE.UU. grande otra vez)

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La novela «La parábola de los talentos» anticipó la llega al poder de una figura política muy parecida a Donald Trump.

Pero eso no fue todo lo que vaticinó.

Cuestionó las identidades de género tradicionales, contando la historia de un hombre embarazado en Bloodchild («Hija de sangre») e imaginándose personajes metamórficos y que cambiaban de sexo en Wild Seed («Semilla salvaje»).

Su interés en la hibridación y la adaptación de la raza humana, que exploró en su trilogía «Xenogénesis», se anticiparon a obras de no ficción de autores como Yuval Noah Harari.

Sus preocupaciones sobre temas que incluyen el cambio climático y la industria farmacéutica tienen mayor resonancia ahora que cuando los incorporó en su obra.

Y, por supuesto, debido a su género y etnicidad, luchó por derribar las suposiciones de género sobre escritores —y lectores— tan arraigadas que en 1987, su editorial seguía insistiendo en colocar a dos mujeres blancas en la portada de su novela Dawn («Amanecer»), cuyo personaje central es negro.

También ayudó a transformar la fantasía y la ciencia ficción, dotándolas de naturalismo y personajes como ella misma. Y cuando ganó la prestigiosa beca de «genios» MacArthur en 1995, sentó un precedente para cualquier escritor de ciencia ficción.

Octavia Estelle Butler nació el 22 de junio de 1947.

Su padre, un lustrabotas, murió cuando ella aún era muy joven y fue criada por su madre, una empleada doméstica en Pasadena, California.

Como hija única, Butler empezó a entretenerse contando historias desde los 4 años. Siendo como era tímida y creciendo durante la época de la segregación y conformidad, ese impulso para contar cuentos se convirtió en su vía de escape.

También leía desaforadamente a pesar de su dislexia. Su madre —que sólo pudo estar unos pocos años en la escuela — la llevó a sacar su tarjeta de biblioteca y le traía los libros desechados de las casas que limpiaba.

Un futuro alternativo

Así, Butler aprendió a imaginarse un futuro alternativo a la aparentemente monótona vida prevista para ella: de esposa, madre y secretaria.

«Fantaseé con vidas imposibles pero interesantes: vidas mágicas en las que podía volar como Superman, comunicarme con animales, controlar los pensamientos de la gente», escribió en 1999.

A los 12 años descubrió la ciencia ficción, el género que más la atrajo como escritora. «Me gustó más, incluso, que la fantasía porque requería de más pensamiento, más investigación de las cosas que me fascinaban», explicó.

Aún de niña, esas fuentes de fascinación iban desde la botánica a la paleontología a la astronomía. No era una estudiante particularmente buena, dijo, pero sí era «ávida».

Después de la secundaria, Butler se graduó en Arte por la Pasadena City College en 1968.

En los 1970 perfeccionó su oficio de escritora, encontrando, a través de una clase con el programa de Puertas Abiertas del Gremio de Libretistas, a un mentor en el veterano escritor de ciencia ficción Harlan Ellison, y luego vendiendo su primer cuento mientras asistía a un taller Clarion de escritores de ciencia ficción.

Harlan Ellison en 1997

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El prolífico escritor de fantasía y ciencia ficción Harlan Ellison se convirtió en el mentor de Butler.

Mientras se ganaba la vida en varios trabajos de lavadora de platos, vendedora telefónica e inspectora en una fábrica de papas fritas, se levantaba a las 2 de la mañana a escribir.

Tras cinco años recibiendo notas de rechazo, vendió su primera novela, Patternmaster, en 1975, y cuando fue publicada el siguiente año, los críticos elogiaron la bien construida trama y la refrescantemente progresiva heroína.

La novela plantea un futuro distante en el que la humanidad ha evolucionado en tres grupos genéticos distintos, siendo el telepático el dominante, y presenta los temas de jerarquía y comunidad que llegarían a definir su obra.

También engendró una serie, con dos libros más, Mind of My Mind y Survivor, que le siguieron esa misma década.

Con el adelanto de US$1.750 que obtuvo por Survivor, Butler se desplazó al este, al estado de Maryland, el escenario de la novela que quería escribir sobre una joven negra que viaja al pasado al profundo sur de Estados Unidos en el siglo XIX.

Habiendo vivido toda su vida en la costa oeste, atravesó el país en autobús, y fue durante una escala de tres horas en una estación que escribió el primero y último capítulo de lo que se convertiría en Kindred («Parentesco»). Fue publicado en 1979 y continúa siendo su libro más conocido.

La década de los 1980 le traería una serie de galardones, incluyendo dos Hugos, los premios de literatura de ciencia ficción creados en 1953.

También fue cuando se publicó su trilogía «Xenogénesis», que fue motivada por la mención de «una guerra nuclear ganable» durante la carrera armamentista, y pondera la idea que la naturaleza jerárquica de la humanidad es un «error fundamental».

El libro también aborda los debates sobre la ingeniería genética en humanos y los programas de reproducción de animales cautivos en peligro de extinción.

Octavia E Butler durante la presentación de uno de sus últimos libros "Fledgling"

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Octavia E Butler durante la presentación de uno de sus últimos libros «Fledgling», en 2005.

En la contraportada de sus libros Butler aparece como una mujer seria con una mirada excepcionalmente penetrante.

Durante una charla que dio en Washington DC en 1991, de la que se hizo eco después el periódico radical feminista Off Our Backs, ofreció una descripción más completa de su personalidad:

«Cómodamente asocial —una ermitaña en la mitad de Los Ángeles— pesimista si me descuido, feminista, mujer negra, otrora bautista, una combinación de aceite y agua entre ambición, pereza, certidumbre y empuje».

Esa certidumbre y empuje se pueden ver en los documentos de su archivo, guardados en la Biblioteca Huntington.

Entre unos apuntes motivacionales escritos en 1998 en la parte de atrás de un bloc de notas anillado se puede leer: «¡Seré una escritora de mucho éxito!» y también «¡Encontraré la manera de lograrlo! ¡Que así sea! ¡Asegúrate de hacerlo!».

En otro sitio se la encuentra exhortándose a «contar historias llenas de hechos». «Haz a la gente tocar y saborear y conocer. ¡Haz a la gente sentir! ¡Sentir! ¡Sentir!».

Butler murió en 2006, después de sufrir una caída cerca de su casa en el estado de Washington.

Aunque había empezado a experimentar cierto bloqueo creativo, debido en parte al medicamento que tomaba para la presión arterial, continuó enseñando y, en 2005, fue incluida en el salón de la fama de escritores negros internacionales de la Universidad Estatal de Chicago.

Ese año también publicó la novela Fledgling, cuya heroína vampira debe vengar un violento ataque y reconstruir su vida y familia. Para entonces, sus libros habían sido traducidos a 10 idiomas y había vendido más de un millón de copias en total.

Desde entonces, su base de seguidores no ha hecho más que crecer. Resulta que no inventó el eslogan de campaña adorado por Trump. Fue antes utilizado por Ronald Reagan en su campaña presidencial de 1980 y luego por Bill Clinton, aunque éste lo describió la frase después como un «silbato de perros racista para sureños blancos».

Ronald Reagan con el eslogan "Hagamos a EE.UU. grande otra vez"

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El eslogan «Hagamos a EE.UU. grande otra vez», que también fue utilizado por Ronald Reagan durante su campaña presidencial de 1980, ha sido descrito como un «silbato de perros racista para sureños blancos».

No obstante, como señala Tarshia L. Stanley, decana de Humanidades, Artes y Ciencias de la Universidad St Catherine (Minnesota), cuando los lectores se dieron cuenta durante la elección de 2016 en EE.UU. que Butler había escogido el eslogan para Jarret, «los forzó a reconocer que ella había estado haciendo esto todo el tiempo».

«Había estado intentando decirnos que si nosotros tampoco hacemos cambios, esto es lo que va a suceder. Constantemente envió ese mensaje: esta es la conclusión lógica si continuamos por este camino. Creo que cuando la gente vio esa frase, motivó a todo un nuevo grupo de personas a leer su obra», dice.

Hoy día, la obra de Butler es objeto de fan fiction [obras escritas por entusiastas usando los personajes de obras originales], adaptaciones de televisión (hay por lo menos dos en camino), y animada atención en las universidades, donde se lee desde variadas perspectivas como teoría crítica de la raza, afrofuturismo, feminismo negro, teoría gay y estudios de discapacidad.

Stanley, que el año pasado editó la colección de ensayos «Métodos para enseñar la obra de Octavia E. Butler», también es presidenta de una sociedad dedicada a la autora.

Su afiliación es amplia, dice, pero la sorpresa más gratificante es cuánta atención de gente joven está atrayendo la obra de Butler. En la conferencia inaugural, había hasta un panel de chicos de secundaria.

¿Cómo habría interpretado Butler el actual momento político en EE.UU.?

«No creo que se hubiese sorprendido», expresa Stanley.

Explica la habilidad de Butler de imaginarse nuestro futuro como un profundo entendimiento de la naturaleza humana, conocimiento adquirido en parte por habérsele atribuido el papel de forastera desde su niñez.

Eso lo respaldó con investigación, leyendo revistas especializadas, incluyendo Scientific American, yendo a conferencias, viajando hasta tan lejos como el Amazonas.

Para Stanley, la principal lección de llevarse de la obra de Butler es la esperanza. «La construcción del mundo es inmensa en su canon, así que siempre queda la esperanza de que, ya que construimos este mundo, también podemos construir otro».

Foto de la NASA señalando el sitio de aterrizaje del módulo Perseverance en Marte nombrado en honor a Octavia E. Butler

FUENTE DE LA IMAGEN – NASA

La NASA nombró el sitio de aterrizaje del módulo Perseverance en Marte en honor a Octavia E. Butler.

Hay una escena en «La parábola del sembrador», en la que la mejor amiga de la heroína Lauren Olamina insiste en que «Los libros no nos van a salvar».

Lauren responde: «Usa tu imaginación», indicando que busque en los estantes de su familia cualquier cosa que le pueda ser útil. «Cualquier tipo de información para sobrevivir de enciclopedias, biografías, cualquier cosa que te ayude a aprender», continúa. «Hasta un poco de ficción podría ser útil».

Las novelas de Butler son precisamente ese tipo de ficción.

La niña que empezó a escribir como una vía de escape, terminó forjando potentes llamados a la acción sociopolítica que parecen ser cada vez más pertinentes para nuestra supervivencia como especie.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC Culture por Hephzibah Anderson. Octubre 2021

Espacio/NASA/

Sociedad y Cultura/ Literatura/Ciencia/Mujeres

 

Quién fue Michiyo Tsujimura, la innovadora científica japonesa que descubrió los componentes nutritivos del té verde.

Té verde

FUENTE DE LA IMAGEN, – GETTY IMAGES

¿Alguna vez te has preguntado por qué el té verde tiene un sabor amargo?

¿Qué propiedades son las que le dan ese gusto tan particular y distinto del té común?

Originaria de China y Japón, esta bebida milenaria comenzó a ser consumida tan antiguamente como en el año 2.700 antes de Cristo, formando parte fundamental de la cultura de muchos países asiáticos.

Pero no fue hasta mediados de 1920 cuando realmente se estudió y analizó en detalle su composición química que ayudó a entender, entre otras cosas, de dónde provenía ese sabor amargo.

La científica que está detrás de ese hallazgo se llama Michiyo Tsujimura. Gracias a su curiosidad e increíble capacidad de desmenuzar las hojas del té, pudo concluir que este tenía elementos curativos y beneficiosos para la salud.

Michiyo Tsujimura fue la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en Japón.

Pero ¿cómo logró liderar este descubrimiento en un mundo científico que por aquel entonces era dominado por hombres? Aquí te lo contamos.

Una pionera de la ciencia en Japón

Michiyo Tsujimura nació en 1888 en lo que hoy es la ciudad japonesa de Okenawa, en la prefectura de Saitama.

Estudió en la Escuela Normal para Mujeres de Tokio, donde se graduó en 1909.

Más tarde, entró en la División de Ciencias Bioquímicas en la Escuela Superior para Mujeres de Tokio.

Un hombre vende té verde en las calles de Japón en la década de 1950.

FUENTE DE LA IMAGENGETTY IMAGES

El té verde es parte importante de la cultura nipona. En la foto, un hombre vende la infusión en las calles de Japón en la década de 1950.

Allí, descubrió su interés por la investigación científica, una rama que hasta ese momento estaba mayormente liderada por hombres.

Y se encontró con otras mujeres que estaban marcando el camino, entre ellas, Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, quien se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias y que inspiró profundamente a Tsujimura. ​

Tras graduarse en 1917, Tsujimura se dedicó a dar clases de ciencias en los pioneros institutos femeninos.

Pero su enorme interés por aprender la llevó a dar un paso más allá, incorporándose a la Universidad Imperial de Hokkaido, donde no se aceptaban alumnas mujeres.

Kono Yasui

FUENTE DE LA IMAGEN,- ARCHIVO DE LA UNIVERSIDAD DE OCHANOMIZU.

Kono Yasui, una reconocida bióloga y bioquímica celular, se convirtió en la primera mujer japonesa en doctorarse en ciencias e inspiró profundamente a Tsujimura.

Su manera de entrar, entonces, fue como asistente del Laboratorio de Nutrición y Alimentos del Departamento de Química Agrícola, trabajo por el que no recibía remuneración.

En este sitio se dedicó al estudio de los gusanos de seda y su nutrición. Y así, poco a poco, comenzó a ganar cierto reconocimiento.

Vitamina C

Pero su verdadera pasión no la encontraría en los gusanos sino un par de años más tarde, en 1923, cuando se integró a Riken, el enorme y reputado instituto de investigación de Ciencias Naturales de Japón.

Allí se incorporó al laboratorio en el que se estudiaba química y nutrición en el ámbito de la agricultura, y trabajó de cerca con Umetaro Suzuki, un científico famoso por descubrir y extraer con éxito la vitamina B1 del salvado de arroz.

Vitamina C

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La vitamina C se puede encontrar en el té verde y también en alimentos como el limón, naranjas o zanahorias.

A Tsujimura le atrajo particularmente el té verde, una bebida que por ese entonces (y hasta ahora) era muy popular en Japón, China y otros países asiáticos pero que, increíblemente, se había estudiado poco.

Así, en 1924, gracias a una investigación conjunta con su colega llamado Seitaro Miura, Tsujimura descubrió la fuerte presencia de vitamina C en las hojas con las que se preparaba la infusión.

Según la Universidad de Ochanomizu de Japón, este hallazgo generó que al otro lado del mundo, en Occidente, y particularmente en Estados Unidos, aumentara fuertemente el interés por el té verde.

exportación de té verde

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En las últimas décadas, el interés por el té verde en Occidente ha crecido fuertemente, lo que ha provocado un enorme aumento de su exportación desde países asiáticos.

Y, con ello, las exportaciones de esta bebida desde Japón a América del Norte.

Doctora en agricultura

Sus investigaciones, sin embargo, no terminarían ahí.

En 1929, la científica japonesa logró aislar y extraer un flavonoide llamado catequina, un poderoso antioxidante natural que, entre otras cosas, ayuda a prevenir el daño celular, y es responsable del sabor amargo al té.

Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio

FUENTE DE LA IMAGEN – OCHANOMIZU UNIVERSITY LIBRARY

Michiyo Tsujimura trabajando en el laboratorio.

Al año siguiente, Tsujimura logró extraer la catequina en forma de cristales. Lo mismo hizo con el tanino, otro componente antioxidante del té verde.

De acuerdo con la Universidad de Ochanomizu, esta investigación requirió de «mucha paciencia» porque necesitaba hervir una gran cantidad de té verde repetidamente para obtener una pequeña cantidad de cristales.

Pero la científica sabía que la paciencia era un principio clave en su trabajo.

«La química no es adecuada para aquellos que quieren ver resultados en un período de tiempo determinado», dijo en una ocasión.

Luego, publicó su tesis con ambos descubrimientos (vitamina C y catequina), titulada «Sobre los componentes químicos del té verde», con la que se convirtió en la primera mujer en obtener un doctorado en agricultura en su país en 1932.

Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.

FUENTE DE LA IMAGEN – OCHANOMIZU UNIVERSITY LIBRARY

Michiyo Tsujimura junto a otras científicas pioneras en Japón.

No obstante, su interés por el té verde continuó y en 1934 logró aislar galocatequina, otro compuesto flavonoide que tiene beneficios para la salud.

En 1935 patentó su método para extraer cristales de vitamina C de las plantas. Este procedimiento hoy se utiliza a larga escala en el mundo y se presenta en forma farmacéutica a través de suplementos nutricionales orales.

Una década más tarde, Tsujimura fue nombrada profesora de la Universidad de Ochanomizu, donde terminó siendo la primera mujer en ocupar el cargo de decana de la Facultad de Economía Doméstica.

Cultivos de la planta del té verde

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

China, Japón y Vietnam tienen enormes cultivos de la planta del té verde.

Después de retirarse de la Universidad de Ochanomizu, en 1955, impartió clases en la Universidad de Mujeres de Jissen hasta mediados de los años 60.

Un año antes de su muerte, en 1968, la científica miró hacia atrás en su carrera como investigadora y les dijo a sus estudiantes: «Mi trabajo de investigación estaba lleno de dificultades pero fue muy agradable».

«No encontrar arrepentimientos en mi vida fue mi felicidad suprema», agregó.

Tsujimura disfrutó hasta sus últimos días de largas caminatas junto a su perro. Finalmente, murió en Toyohashi el 1 de junio de 1969 a la edad de 81 años.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Sociedad y Cultura/Derechos de la Mujer/Ciencia.

 

Enredo biológico en Asturias: ‘reintroducen’ aves rapaces que jamás habitaron en España.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Zoólogos denuncian que la liberación de pigargos en la Cordillera Cantábrica carece de base científica y que podrían dañar a otras especies en estado crítico.  

El pasado verano volaron hasta España, pero no por sí mismos, sino en avión. 

Con el visto bueno de la Agencia Noruega de Medio Ambiente, llegaron nueve ejemplares de jóvenes pigargos europeos (cuyo nombre científico es Haliaeetus albicilla) extraídos de nidos naturales que habían nacido este mismo año en el país escandinavo. 

Trasladados a Asturias, permanecieron varias semanas en un jaulón de aclimatación. Dos de los individuos fueron retirados por complicaciones en su estado de salud, pero los otros siete fueron liberados en octubre y ya sobrevuelan la Cordillera Cantábrica. 

El Proyecto Pigargo trata de reintroducir en nuestro país esta ave rapaz parecida a un águila, que vive en el norte de Europa y en otras zonas de Eurasia y que en algún momento se extinguió en estas latitudes… O no. 

Algunos zoólogos se llevan las manos a la cabeza. En su opinión, no estamos ante una loable iniciativa conservacionista, sino ante un sinsentido que carece de base científica y que puede provocar más daños que beneficios. 

Según explican, no existen pruebas sólidas de la presencia histórica de pigargos en España ni se han realizado estudios sobre el impacto que tendrá esta especie, gran depredadora. 

Tampoco entienden por qué se hace caso omiso a otras necesidades más urgentes en el ámbito de la conservación de la naturaleza y, en cambio, se da prioridad a este proyecto de la organización medioambiental Grefa, que supone una inversión de 350.000 euros públicos en dos años, con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el Gobierno del Principado de Asturias, el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Ribadedeva (Asturias). 

¿Qué está pasando?

Los ecologistas asturianos ya pusieron el grito en el cielo cuando se dio a conocer la iniciativa en agosto. 

Dado que no hay observaciones históricas de esta especie en el norte de España, “es falso hablar de recuperación o reintroducción”, aseguraba el grupo ornitológico Mavea en un comunicado. Por lo tanto, el proyecto supone “tirar el dinero en ideas absurdas, cuando la naturaleza asturiana tiene muchísimas carencias sin atender”, denunciaban. 

Por ejemplo, “especies autóctonas que se están extinguiendo y necesitan una atención urgente”, como el urogallo y la náyade margaritona. Al anunciarse a finales de octubre que se habían soltado los siete pigargos, se ha intensificado el debate. Expertos de la Universidad de Oviedo denunciaron hace unos días en ‘The Conversation’ la falta de transparencia y la poca justificación del proyecto, además de advertir de sus riesgos. 

“Aquí hay varias cosas extrañas desde el principio”, comenta David Álvarez, profesor de Zoología. Para empezar, el BOE publicó en 2018 un listado de especies extinguidas que incluía 13 animales, entre ellos, el pigargo europeo. El trabajo de las administraciones públicas debería ser promover su recuperación. Sin embargo, los científicos consideran que es una catalogación arbitraria: “No marca un tiempo histórico, así que podrían incluirse cientos de especies, desde la hiena a los dinosaurios, pero en el caso del pigargo solo el hecho de que saliera en esa lista ya escapaba bastante”, afirma. 

El principal motivo es la falta de pruebas de que alguna vez habitara en territorio español. Un documento del ministerio afirma que “debió desaparecer a lo largo de los siglos XIX y XX”, pero según los críticos no hay documentación que lo pruebe. Así, se habla de la captura de cuatro “ejemplares solitarios” en la Albufera de Valencia (1887 y 1916), Castellón (1942) y el Delta del Ebro (1953), lo cual no probaría su asentamiento en España, ya que estos animales pueden dispersarse y recorrer miles de kilómetros desde su lugar de origen, simplemente porque divagan o por ser arrastrados por un temporal. Y aunque así fuera, si se localizaron en el Mediterráneo, ¿por qué introducirlos en la Cordillera Cantábrica? 

La única justificación estaría en un artículo del ‘Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural’ que en 1948 especuló con la presencia de estas aves en el norte peninsular basándose en conversaciones con marineros. En definitiva, los zoólogos no salen de su asombro porque, de toda la lista del BOE, “el pigargo es el que generaba más dudas y, sin embargo, es el primero que tiene un proyecto de reintroducción”.

Pigargos europeos, en Hungría. (EFE)Desde Grefa, admiten que esos registros históricos se pueden poner en duda, pero consideran irrefutable que el pigargo tuvo que habitar en la península Ibérica en épocas prehistóricas por registros fósiles como los del yacimiento del Soto de Medinilla, en Valladolid, restos datados en la Edad del Hierro. 

A partir de estos datos, “es lógico pensar que también hubo pigargos en Asturias”, aseguran. Según explica esta asociación, son estas evidencias las que justifican la inclusión de esta especie en el listado de especies del BOE. Sin embargo, Álvarez asegura que todo se trata de confusiones en la identificación de las especies, por ejemplo, con el águila pescadora.

¿Y si fuera un peligro?

En cualquier caso, resulta aún más sorprendente que se haya hecho sin cumplir con algunos requisitos previos, incluyendo trámites legales como realizar un estudio de evaluación ambiental antes de soltar ejemplares en una zona de especial protección para las aves (ZEPA), como es el caso del lugar donde se han liberado los pigargos. 

Además, según los zoólogos, cualquier reintroducción de especies debería ir precedida de estudios que analicen si han cambiado las condiciones que condujeron a su extinción, si el nuevo animal podrá salir adelante en las circunstancias actuales, qué impacto va a generar en el ecosistema actual e incluso la percepción social que tiene un plan de este tipo. En este caso, se añade el problema de que el pigargo europeo es un gran depredador que, entre otras cosas, puede comer salmones y cormoranes moñudos, especies que “están en una situación muy crítica” en Asturias. 

De hecho, según Álvarez, está constatado que estas aves son capaces de atacar animales domésticos. “Los pigargos comen hasta corderos”, advierte, recordando que en el Reino Unido se canceló un plan similar para reintroducirlos por si podían afectar al ganado. En cambio, los promotores del proyecto consideran que no “hay evidencias científicas de que el pigargo pueda afectar significativamente a especies amenazadas, ni siquiera a escala de poblaciones locales”. 

Además, “los daños al ganado son algo muy escaso, en el contexto de circunstancias muy excepcionales y localizaciones muy concretas”, explica Grefa, con lo cual, no habría motivo de preocupación. Puestos a pensar en reintroducir especies, habría que priorizar la recuperación de aquellas que sirvan para restablecer un equilibrio. “Si una especie se extinguió hace muchos años, el ecosistema puede haberse reorganizado y su nicho ecológico podría estar ocupado por otra”, advierte el experto de la Universidad de Oviedo. 

Sin embargo, “el pigargo ni es importante en este entorno ni va a restablecer ningún equilibrio, y encima puede tener efectos muy nocivos… ¡Es que no encaja nada!”, lamenta el experto. En el conjunto del planeta, su expansión tampoco sería relevante, puesto que no se considera una especie amenazada y está presente en zonas muy amplias de Europa y Asia.

Los pigargos de Asturias, con emisor GPS. (EFE)Según Grefa, el proyecto es una “acción experimental para sentar las bases de un futuro proyecto de reintroducción”. Entre otras actuaciones, ha incluido la corrección de tendidos eléctricos peligrosos para el pigargo y el seguimiento de cada uno de los ejemplares gracias a emisores GPS. 

Esta fase «servirá para confirmar que las aves liberadas se adaptan bien al medio natural y que su presencia es compatible con las especies silvestres y las actividades humanas al no generar impactos significativos». Si el resultado es positivo, se daría luz verde a la siguiente fase según la Ley 42/2007, que es «la de elaborar un proyecto de reintroducción propiamente dicho». 

No obstante, ese carácter experimental no convence a los críticos, ya que consideran que no puede servir de excusa para no haber realizado los estudios previos pertinentes y un planteamiento del proyecto con la máxima transparencia: “Y si no funciona ¿qué vamos a hacer? ¿Hay unos parámetros para definir qué es éxito y qué es fracaso? Esa información debería ser pública y no la conocemos”. 

En teoría, el planteamiento lleva implícito que gracias a la monitorización en algún momento se podrían capturar y retirar, pero la intención es que el plan continúe para que la especie se pueda asentar en España, con la liberación anual de 20 ejemplares durante un mínimo de cinco años más.

El problema de fondo

Los zoólogos también consideran que en el trasfondo del proyecto se está vendiendo la idea de que la introducción de este tipo de especies podría favorecer el turismo ornitológico. “Basar una estrategia de conservación en estas cuestiones parece un poco frívolo”, apunta Álvarez. No obstante, este tipo de planes cuenta con el entusiasmo de los poderes públicos porque, al margen del omnipresente argumento turístico, de alguna manera se actúa “de cara a la galería”, opina, ya que “vende más reintroducir una especie que restaurar un hábitat fragmentado y hecho polvo”. 

En esta misma zona, una especie de ave realmente amenazada es el urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus), que está “en peligro crítico de extinción”, según la clasificación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). 

En su caso, los planes de reintroducción para reforzar las escasas poblaciones existentes entre Asturias, León y Cantabria están siendo un fracaso, una buena muestra de lo complejo que es abordar estos problemas medioambientales. La mayoría de los proyectos de cría en cautividad y posterior liberación de ejemplares en la naturaleza se encuentran con muchas dificultades.

La destrucción de los ecosistemas aumenta el riesgo de sufrir una pandemia

En general, “el problema en las políticas de conservación es que tienden a focalizarse en especies concretas, cuando la cuestión es mucho más amplia y compleja”, comenta el experto de la Universidad de Oviedo. 

En parte, tiene mucho que ver con los tiempos políticos, ya que “es más rápido y más efectista soltar animales que restaurar el equilibrio ecológico y dejar que, cuando el hábitat esté bien, vuelvan las especies que habían desaparecido”. Curiosamente, la mayoría de las especies que aparecen en listas como las del BOE son “animales grandes, llamativos, es decir, los que se pueden poner en camisetas”, comenta Álvarez. 

Por el contrario, “hay especies de artrópodos o de plantas que no son tan atractivas, pero que seguramente tienen una importancia ecológica muchísimo mayor”. Sin embargo, “nadie vendería un proyecto de recuperación de una lombriz, aunque sea mucho más importante para el ecosistema”.

Imagen de portada: Gentileza de El Confidencial

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por José Pichel. Noviembre 2021

Aves/Introducción/Asturias/Reino Unido/Sociedad/Investigación

Fue refugiado durante la guerra, creó una marca icónica que vale u$s 80 M: la historia de Balenciaga.

Si deseas conocer mas sobre este tema, cliquea por favor donde se encuentra escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Leyenda de la moda

El modisto vasco Cristóbal Balenciaga aprendió el oficio de su madre y convirtió su apellido en una de las grandes casas de indumentaria. Ahora su marca está en manos de un gigante de la moda que incursionó en los videojuegos.

https://www.cronista.com/apertura-negocio/empresas/fue-refugiado-durante-la-guerra-creo-una-marca-iconica-que-vale-us-80m-la-historia-de-balenciaga/#galleryzoom_616294

Su apellido es sinónimo de moda. Convirtió su nombre en una marca que nació en la alta costura y luego viró hacia las prendas en serie. Tras la muerte de su fundador se mantuvo dormida hasta que un gigante de la indumentaria la trajo de nuevo a las tiendas de todo el mundo. Ahora no solo se mantiene viva en sus nuevas colecciones, sino que también forma parte de la cultura popular en canciones e incluso videojuegos. Hoy Balenciaga continúa en la elite de las grandes marcas y su historia tiene más de 100 años.

Su padre era pescador y falleció en alta mar cuando Cristóbal Balenciaga tenía solo 11 años. Se crio en Guetaria, una localidad en la provincia de Guipúzcoa en el País Vasco. 

De pequeño aprendió el arte de la costura de su madre y se dedicó a eso para sacar adelante a su familia. Su camino se cruzó con la marquesa de Casa Torres, quien vio la destreza del joven Cristóbal y se transformó en su mecenas. Ella le permitió entrar en contacto con la aristocracia y la monarquía lo cual le permitió abrir su taller en 1917 y dar paso al mito.

«El maestro de todos nosotros», lo definió el propio Christian Dior. Bajo su ala se formaron grandes representantes del mundo de la indumentaria que luego hicieron su propio camino, como Oscar de la Renta y Hubert de Givenchy. Este último describía a Balenciaga como un «arquitecto de la alta costura».

EXILIO Y ÉPOCA DORADA

Los diseños del modisto vasco se inspiraban en la tradición española y su éxito con clientes de alcurnia lo ayudó a inaugurar su propia tienda en 1919 en San Sebastián. Cinco años más tarde se expandió a Madrid y al poco tiempo también lo hizo en Barcelona. 

Sin embargo, su gran despegue no se dio en España. Balenciaga abandonó su país natal en 1936 tras el estallido de la Guerra Civil y mudó su talento a París, donde haría historia. Ahí presentó su primera colección en 1937 y abrió su atelier sobre la avenida George V.

Sus diseños, como la falda balón, marcaron tendencia

Durante más de dos décadas sus prendas marcaron tendencia. Desde la falda balón hasta el vestido túnica, el vestido saco y el baby doll. Sus modelos llamaron la atención no solo de la clase alta, sino también del mundo cinematográfico. 

Por caso, fue el encargado de vestir a Ingrid Bergman en el largometraje Anastasia, además ideó atuendos para personalidades como Greta Garbo y Elizabeth Taylor. También incursionó en el mundo del perfume con su fragancia Le Dix y en el segmento corporativo al diseñar los uniformes de las azafatas de Air France.

Su reinado se extendió hasta 1968, cuando la alta costura le cedió paso al prêt-à-porter. Entonces Balenciaga decidió retirarse y volver a España, donde murió en 1972. 

Su marca solo se mantuvo en algunos perfumes hasta que recién en 1986 la compañía Jacques Bogart se quedó con los derechos de su uso y la revitalizó. No obstante, su gran despegue se dio a partir del 2001 cuando el Grupo Gucci la adquirió. Hoy la etiqueta está en manos de Kering, que compró la casa italiana en 2003.

En 2021 lanzó una línea de outfits virtuales para el Fortnite.

El legado de Cristóbal Balenciaga persiste a través de su marca y también por intermedio de sus prendas. Un almacén de alta tecnología custodia celosamente más de 2600 artículos creados por la leyenda vasca. Según el sitio Net Worth Spot, la marca hoy tiene un valor que supera los u$s 80 millones.

Más allá del negocio de la indumentaria, la firma también supo hacerse un lugar en el universo de los videojuegos. En diciembre de 2020 sacó su propio juego Afterworld: the age of tomorrow ambientado en un mundo pos apocalíptico. Asimismo, en septiembre pasado, anunció una alianza con Epic Games, creadores del Fortnite, para incluir en este videojuego una serie de outfits virtuales creados por la marca. 

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: Apertura. Noviembre 2021

Indumentaria/Balenciaga/Cristóbal Balenciaga/Moda/Sociedad/Cultura