Por qué la NASA dispara rayos láser a los árboles desde la Estación Espacial Internacional.

En este mismo momento una lluvia de pulsos láser está llegando a la Tierra desde la Estación Espacial Internacional.

Y su objetivo es revelar hasta los secretos más íntimos de los bosques del planeta.

La misión GEDI, desarrollada conjuntamente por el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y la Universidad de Maryland, permite obtener mapas en 3D sin precedentes de áreas forestales hasta en los sitios más remotos.

«Es un satélite del tamaño de un frigorífico, pesa como unos 500 kilos y está acoplado o conectado a uno de los módulos de la Estación Espacial Internacional», explicó a BBC Mundo el científico español Adrián Pascual, miembro del equipo científico de GEDI, experto en mapeo y gestión de ecosistemas forestales y profesor de la Universidad de Maryland.

Los datos de la misión son fundamentales para comprender cuánto carbono almacenan los bosques y qué impacto tiene la desforestación en la lucha contra el cambio climático.

Pero el futuro de GEDI es incierto y actualmente una campaña busca asegurar la continuidad de la misión.

Cómo funciona GEDI

GEDI es el acrónimo en inglés de Global Ecosystem Dynamics Investigation o Investigación sobre la Dinámica Global de los Ecosistemas.

El corazón del programa es un instrumento que dispara rayos láser y está unido a la Estación Espacial Internacional, EEI, desde 2019.

Ilustración una lluvia de láser cayendo sobre árboles en la Tierra

FUENTE DE LA IMAGEN – NASA, GODDARD SPACE FLIGHT CENTER. La lluvia de pulsos láser permite determinar no sólo la altura de los árboles sino la estructura de los bosques.

«La EEI va haciendo órbitas a lo largo de la Tierra sin parar. Y nuestro satélite GEDI va emitiendo pulsos láser todo el tiempo», señaló Pascual.

Esos pulsos de energía permiten determinar no sólo la altura de los árboles sino la estructura de los bosques.

«Cuando ese pulso de energía llega a la Tierra choca contra el primer elemento que encuentra, que es la copa de los árboles y sigue progresando hasta chocar con el suelo».

«El sensor mide la diferencia entre cuando se detecta las copas de los árboles y el suelo. Y convirtiendo ese lapso de tiempo en distancia somos capaces de estimar cuál es la altura de la vegetación».

Para revelar la composición del bosque, los investigadores de GEDI estudian cambios en los patrones de las ondas de energía.

«Somos capaces así de estimar distintos niveles de vegetación y eso nos da una idea no solamente de la altura del bosque, sino de su complejidad estructural».

Adrián Pascual

FUENTE DE LA IMAGEN- GENTILEZA ADRIÁN PASCUAL. Adrián Pascual es miembro del equipo científico de GEDI. «Ser capaz con ese mismo instrumento de escanear los bosques de todo el mundo generando billones de observaciones es algo realmente único».

GEDI utiliza una tecnología de detección a distancia llamada LIDAR, que consiste básicamente en apuntar un láser a una superficie y medir el tiempo en que tarda en regresar a su fuente.

No es una tecnología nueva. «Pero esta tecnología nunca había sido colocada en un satélite y llevada a la Estación Espacial Internacional y ejecutada a más de 400 km de altura para específicamente monitorear bosques», señala Pascual.

Árbol de ceiba en la Amazonia

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Ceiba pentandra en la Amazonia. «Aproximadamente el 50% de la biomasa, de la madera de los árboles, es carbono».

Carbono: el dato clave

Los árboles capturan de la atmósfera CO2 o dióxido de carbono, uno de los principales gases de invernadero responsables del cambio climático.

Y almacenan gran parte de ese carbono, evitando que sea liberado a la atmósfera.

«Cuando los árboles crecen van incrementando su biomasa. Y aproximadamente el 50% de esa biomasa, de la madera de esos árboles, es carbono», señaló Pascual.

«Se calcula más o menos que un árbol tamaño medio, lo más general que se pueda pensar, fija unos 25 kg de dióxido de carbono al año».

«Nosotros utilizamos GEDI entonces para saber cuál es el stock, el almacenaje del carbono que existe actualmente en todos los bosques del mundo».

El papel de GEDI en la lucha contra el cambio climático

Los datos y mapas generados a partir de GEDI están disponibles públicamente.

Y son vitales para que gobiernos en todo el mundo sepan en forma realista cuál es su capacidad de almacenar carbono.

Visualización en un mapa de datos de GEDI

FUENTE DE LA IMAGEN – GENTILEZA ADRIÁN PASCUAL. Visualización de datos de GEDI. Los colores representan las toneladas de biomasa aérea por hectárea en el mapa superior. El mapa inferior muestra el error de predicción del modelo GEDI de biomasa.

«En el caso de muchos ecosistemas no se sabe qué tan altos son los árboles o cómo es el bosque», explicó Pascual.

«Hay zonas en la Amazonia o en lugares remotos, en las que no sabemos cuál es la altura de los árboles y cómo es la distribución de la biomasa».

GEDI permite detectar y cuantificar cambios en biomasa que resultan de incendios forestales o tala ilegal.

Los datos de GEDI también refuerzan la importancia de preservar los bosques maduros del mundo, en lugar de priorizar solamente las nuevas plantaciones forestales.

Muchos países incluyen en sus planes de reducciones de emisiones de CO2 la plantación de árboles.

«Es cierto que hay que plantar más árboles como parte de las soluciones para combatir el cambio climático, mediante proyectos de restauración sobre zonas degradadas y que tengan potencial de volver a tener vegetación», afirmó Pascual.

Sin embargo, «para que muchos árboles pequeñitos reemplacen el carbono que tiene almacenado un árbol muy grande se requieren muchos árboles pequeñitos, tiempo, y que no sucedan fenómenos en medio como una corta, un incendio o un ataque de plagas».

«No podemos caer en la trampa de pensar que podemos llegar a reemplazar grandes stocks de carbono como en la Amazonia, en los que hay una gran cantidad de carbono almacenado, mediante plantaciones y proyectos de restauración».

El carbono almacenado en los bosques no se encuentra además solo sobre el suelo.

«Debajo de él, en las raíces de los árboles, la cantidad de carbono puede ser hasta casi el doble de la que nosotros somos capaces de predecir con GEDI. Por eso es vital proteger los ‘pulmones’ del Planeta».

GETTY IMAGES. «Hay zonas en la Amazonia o en lugares remotos, en las que no sabemos cuál es la altura de los árboles y cómo es la distribución de la biomasa».

La campaña para salvar GEDI

Desarrollar GEDI y entender el funcionamiento de su tecnología desde una estación espacial llevó cerca de 20 años de trabajo previo. Numerosos estudios científicos fueron liderados por investigadores como Ralph Dubayah, investigador principal de GEDI y profesor de la Universidad de Maryland.

Está previsto que la misión esté operativa solamente hasta enero de 2023, cuando GEDI sería reemplazado por otro instrumento en la Estación Espacial Internacional.

Tanto investigadores como representantes de gobiernos apoyan actualmente una campaña para extender la vida de GEDI en el espacio.

GEDI acoplado a la Estación Espacial Internacional

FUENTE DE LA IMAGEN – NASA, GODDARD SPACE FLIGHT CENTER. GEDI está acoplado a la Estación Espacial Internacional desde 2019. Una campaña busca que permanezca en el espacio.

Una de las científicas que no integra la misión pero utiliza sus datos es Flávia de Souza Mendes, científica brasileña basada en Alemania y miembro del grupo de investigación RSATE (Remote Sensing Applied to Tropical Environment o Detección Remota Aplicada al Medio Tropical).

Para Mendes, GEDI juega un papel crucial en la mitigación del cambio climático.

«El cambio climático afectará a más personas y países de grupos no representados y de bajos ingresos. Los datos gratuitos de GEDI pueden marcar la diferencia en el apoyo a la formulación de políticas y la investigación en países de bajos ingresos».

Por otra parte, «el mercado del carbono está muy caliente ahora y están surgiendo muchas empresas que calculan el carbono almacenado en el bosque o en proyectos de reforestación y forestación para vender créditos de carbono».

Adrián Pascual señaló a BBC Mundo que «hay un fuerte empuje por parte de la comunidad internacional para poder mantener a GEDI más tiempo. Porque cada semana que está allá arriba nosotros tenemos miles y miles de observaciones más que nos permiten llegar a mejores estimaciones sobre altura de la vegetación y biomasa».

«Es una oportunidad muy grande que tenemos de poder mantenerlo unos meses o unos años más, porque realmente no sabemos cuándo va a volver a existir otra posibilidad como esta».

Imagen de portada:NASA, GODDARD SPACE FLIGHT CENTER. GEDI dispara pulsos de energía hacia la superficie de la Tierra 242 veces por segundo.

FUENTE RESPONSABLE: Alejandra Martins. BBC News Mundo. 11 de agosto 2022.

Mundo/Espacio/NASA/Ciencia/Selva Amazónica/Tecnología

 

 

Ayman al Zawahiri: cómo la CIA mató con un misil sin explosivos al sucesor de Bin Laden en un balcón en Afganistán.

Cuando el año pasado Estados Unidos se retiró apresuradamente de Afganistán, el presidente Joe Biden prometió no permitir que el nuevo régimen de los talibanes hiciera del país un refugio seguro para los terroristas.

Esto dejó claro que, para el gobierno de Biden, la prolongada guerra contra el terrorismo no se acercaba a su fin.

Casi un año después, los principales asesores de seguridad del presidente le sugirieron que agentes de inteligencia podrían haber localizado al líder de al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, en Afganistán.

Un objetivo de alto valor

En sesiones informativas, autoridades del gobierno indicaron a la prensa que creían que Zawahiri había regresado a Afganistán el año pasado, tras producirse el colapso del gobierno respaldado por occidente.

Los espías estadounidenses prestaban especial atención a Afganistán desde la retirada de sus tropas, en busca de señales de que los líderes de al Qaeda estuvieran regresando poco a poco al país, declaró un asesor de Biden.

AFP. Aún no es claro qué ocurrió con el cuerpo de Al Zawahiri luego del ataque.

Al Zawahiri se habría instalado con su esposa e hija en un gran complejo con altos muros protectores en el centro de Kabul.

El barrio que escogió Zawahiri, un área relativamente próspera llamada Choorpur, había acogido embajadas y viviendas de diplomáticos extranjeros bajo la anterior administración.

Ahora, la mayoría de los altos funcionarios talibanes viven en las lujosas instalaciones de esa zona.

A principios de abril, autoridades de la CIA comunicaron algo importante a los asesores de Biden y luego al propio presidente: habían identificado una red que apoyaba al líder de al Qaeda y su familia, según varias fuentes de inteligencia.

Los espías estudiaron patrones de comportamiento de los residentes de la casa, incluidos los particulares gestos de una mujer que identificaron como la esposa de Al Zawahiri.

Los funcionarios aseguraron haber reconocido su uso de las «habilidades» terroristas al intentar evitar el acceso de personas a la vivienda de seguridad de su esposo en Kabul.

Observaron que, desde que llegó a la casa, Al Zawahiri nunca abandonó las instalaciones y tenía el hábito de asomarse, de vez en cuando y por cortos períodos de tiempo, a un balcón frente a los muros de la propiedad.

Cómo se planeó la operación

Para Biden, la oportunidad de matar a uno de los hombres más buscados por Estados Unidos entrañaba muchos riesgos.

Al Zawahiri vivía en un barrio residencial densamente poblado.

Probablemente Biden tenía presente no repetir ciertos errores, como el ataque con aviones no tripulados que mató accidentalmente a 10 inocentes en Kabul -entre ellos un trabajador humanitario y siete niños- en los últimos días de la presencia estadounidense en Afganistán.

Mapa de donde se cree ocurrió el ataque

En mayo y junio, el líder estadounidense se centró en la guerra en Ucrania y en impulsar una legislación histórica sobre el control de armas y el cambio climático.

Pero, en secreto, un grupo «muy pequeño y selecto» de altos funcionarios de inteligencia preparaba varias opciones para mostrarlas.

Biden había encargado a los agentes de inteligencia asegurarse que en el ataque no murieran civiles, incluyendo la familia de Zawahiri y funcionarios talibanes.

El 1 de julio el presidente estadounidense reunió a altos funcionarios, entre ellos el director de la CIA, William Burns, y la directora de inteligencia nacional, Avril Haines, para una sesión informativa.

Biden evaluó junto a sus asesores un modelo a escala de la vivienda de Zawahiri que los agentes de inteligencia habían construido y llevado a la Casa Blanca.

Pidió información sobre la estructura del edificio y, en particular, sobre cómo recibiría el impacto de un proyectil, antes de volar a Camp David para un receso de fin de semana.

En las semanas siguientes los funcionarios se reunieron en la sala de crisis de la Casa Blanca, un centro de comando similar a un búnker bajo el edificio pensado para que el presidente controle situaciones límite dentro y fuera del país.

Planearon metódicamente la operación, tratando de anticipar cualquier pregunta que pudiera hacer el presidente.

En paralelo, un reducido equipo de abogados se reunió para evaluar la legalidad del ataque y concluyó que Al Zawahiri era un objetivo legítimo por «su papel de liderazgo continuo en al Qaeda, y su participación y apoyo operativo para los ataques del grupo».

El 25 de julio, tras convocar a su equipo por última vez y pedir la opinión de sus principales asesores, Biden autorizó el ataque.

La extrema dificultad del plan

Tras la operación, autoridades estadounidenses revelaron que poseían suficiente información como para conocer el «patrón de vida» de Zawahiri, lo que incluye su hábito de salir al balcón.

Esto sugiere que espías estadounidenses habían estado vigilando la vivienda durante semanas o meses.

Marc Polymeropoulos, ex alto funcionario de la CIA, indicó a la BBC que es probable que se usaran variados métodos de inteligencia, desde espías en el terreno hasta inteligencia de señales.

Otros creen que drones o aviones estadounidenses habrían vigilado el lugar durante semanas o meses sin ser escuchados ni vistos desde el suelo.

El ataque de Zawahiri, según Polymeropoulos, fue producto de décadas de experiencia de la inteligencia estadounidense en el seguimiento a miembros de al-Qaeda y otros objetivos terroristas.

Bill Roggio, miembro principal de la Fundación para la Defensa de las Democracias, evaluó que el ataque a al-Zawahiri probablemente fue «mucho más difícil» de ejecutar que los anteriores por la ausencia de activos del gobierno estadounidense en el lugar y su entorno.

Los ataques anteriores con aviones no tripulados en Pakistán, por ejemplo, se realizaron desde Afganistán, mientras que los realizados en Siria se habrían realizado desde territorio amigo, en Irak.

En aquellos casos «era mucho más fácil para Estados Unidos llegar a esas áreas. Tenía activos sobre el terreno. Esto ha sido mucho más complicado», dijo.

«Este ha sido el primer ataque contra al-Qaeda o el Estado Islámico en Afganistán desde que Estados Unidos se fue. No es algo común».

Cómo son los misiles Hellfire

A las 6:18 hora local (1:38 GMT), dos misiles Hellfire disparados por un dron alcanzaron el balcón de la casa de Zawahiri, matando al líder de al Qaeda.

Los miembros de su familia resultaron ilesos, informaron autoridades de inteligencia.

Después del impacto las ventanas de la casa parecían destruidas, pero sorprendentemente no se observaban más daños.

Muchos analistas creen que se utilizó una versión poco conocida del misil Hellfire, sin ojiva explosiva.

El cohete que se usó en el ataque

Esta variante -llamada AGM-114R9X- posee seis cuchillas que se despliegan en la superficie del misil a medida que se acerca al objetivo.

La energía cinética provocada por la velocidad de esta arma es lo que causa la destrucción, ya que hace trizas todo lo que alcanza y minimiza los daños colaterales.

El Hellfire es un tipo de misil aire-tierra habitual en las operaciones antiterroristas de EE.UU. en el extranjero desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.Estos proyectiles se pueden disparar desde diversas plataformas como helicópteros, vehículos terrestres, barcos, aeronaves o drones no tripulados, como en este caso.

Estados Unidos usó Hellfire en las operaciones para matar al general iraní Qassem Soleimani en Bagdad a principios de 2020 y al yihadista «Jihadi John» en Siria en 2015, según expertos.

Cuando estos misiles se lanzan desde un dron, este transmite vía satélite las imágenes en directo del objetivo a un operador de armas que se encuentra en una sala de control, generalmente en EE. UU.El operador puede fijar el objetivo en su pantalla y apuntar un láser hacia él.

Al apretar el botón de disparo, el misil sigue la trayectoria hasta dar en el blanco.

Inquietud entre los talibanes

A miles de kilómetros de distancia, en Washington, el presidente fue informado del éxito de la operación.

El domingo, el Ministerio del Interior talibán comunicó al medio local Tolo que un cohete había impactado en una vivienda vacía sin causar víctimas. No aportó detalles adicionales en ese momento.

Sin embargo, poco después la administración Biden anunció que combatientes de la red Haqqani, un ala ultraviolenta de los talibanes, habían sacado a la familia de Al Zawahiri del lugar y tratado de encubrir su presencia.

Cuando un periodista de la BBC acudió la mañana del lunes a la vivienda, un cordón del talibán lo detuvo, apuntándolo con rifles e insistiendo en que «no había nada que ver».

La supuesta locación del ataque con drones

Éste es el supuesto sitio en el que se mató a Zawahiri.

Funcionarios estadounidenses afirmaron que «múltiples» fuentes de inteligencia habían confirmado la muerte de Al Zawahiri, pero enfatizaron que no hay personal estadounidense sobre el terreno en Kabul.

Se negaron a dar más detalles sobre cómo fue posible confirmar el éxito del ataque.

El cuerpo

Las agencias de inteligencia preservan con celo las identidades de sus espías. James Clapper, ex director de inteligencia nacional durante la presidencia de Barack Obama, explicó a BBC que los ex aliados de EE.UU. en Kabul pueden haber proporcionado alguna información.

No está claro qué ocurrió con el cuerpo de Al Zawahiri tras el ataque.

Según fuentes de la administración Biden, las autoridades de Estados Unidos no trataron de recuperar los restos de Al Zawahiri, a diferencia de la operación en la que se dio muerte a Osama Bin Laden.

En aquella ocasión las fuerzas especiales recuperaron el cuerpo de Bin Laden para confirmar su identidad antes de lanzarlo al mar para evitar que su tumba se convirtiera en un santuario para los islamistas.

Mientras Biden transmitía la noticia al mundo desde la Casa Blanca, los líderes talibanes condenaron enérgicamente la incursión de Estados Unidos en su territorio.

Pero en sus comentarios no mencionaron a Al Zawahiri.

Ahora toca preguntarse hasta qué punto los altos líderes talibanes sabían de la presencia de Al Zawahiri en Kabul y qué ayuda le podrían haber estado brindando.

Un afgano que vive en la zona aseguró a BBC que los combatientes talibanes habían estado vigilando la calle y que la presencia de «residentes no afganos» era un secreto a voces entre los vecinos.

Es probable que esta hipótesis plantee algunas preguntas incómodas para los líderes talibanes.

Imagen de portada: REUTERS. Muchos analistas consideraban a Zawahiri, a la derecha en la foto, como el principal hombre de Osama Bin Laden. Después de la muerte de Bin Laden, asumió la dirección de al-Qaeda.

FUENTE RESPONSABLE: Matt Murphy, BBC News. 2 de agosto 2022.

al Qaeda/Sector Militar/EE.UU./Afganistán/Tecnología

 

 

 

Qué es la arquitectura pasiva, las viviendas donde no se pasa calor ni frío y casi no consumen energía.

Olas de calor, los combustible por las nubes… Calentar o enfriar una casa va a ser cada vez más caro y problemático, sin importar el lugar del mundo en el que te encuentres.

En pocas décadas, partes de la tierra que estaban habituadas a climas templados experimentarán meteorologías mucho más extremas. A más calor, más aire acondicionado, que resultará en más consumo de energía, lo que contribuirá al calentamiento global y se traducirá en… más calor. Un círculo vicioso en el que ya estamos inmersos y que nos condena al desastre.

Existen, sin embargo, soluciones para construir edificios que tengan un menor impacto medioambiental, ya sea porque utilizan materiales naturales reciclables, como la madera o el barro, o porque siguen una serie de pautas que reducen drásticamente el consumo energético.

Casa.

FUENTE DE LA IMAGEN – PASSIVE HOUSE INSTITUTE

Casa pasiva en el Delta de Tigre, Argentina, elevada sobre pilares para permitir las frecuentes crecidas del río.

Este último es el concepto de las conocidas como «casas pasivas», que utilizan la propia arquitectura del edificio para mantenerlas caldeadas en los meses fríos y frescas en los cálidos, y que pueden llegar a reducir el consumo energético hasta en un 90%.

Arquitectura que ahorra

«La idea es que el ahorro de energía no debe ser solo cosa del usuario, sino que es algo técnico que puede y debe resolverse con los componentes de la arquitectura y a través de conocimiento técnico», explica a BBC Mundo Berthold Kaufmann, científico senior del Passivhaus Institut, la institución alemana que ha sentado un estándar de construcción que hoy se ha extendido por todo el mundo.

Es decir, que reducir el consumo de energía no solo debe depender de que bajemos el termostato, nos abriguemos más en invierno o nos acostumbremos a pasar calor en verano: la arquitectura debe y puede ayudar.

Siguiendo una serie de principios básicos, como un buen aislamiento y un estudio de la orientación solar y las condiciones climáticas del entorno, las «casas pasivas» pueden reducir la huella energética de una vivienda a un nivel mínimo.

El arquitecto español Nacho Cordero, que se ha formado en el concepto de «passivhaus», utiliza una analogía para explicarlo: «Imagínate que te vas a hacer un barco, y la forma de de diseñarlo es hacerle una bomba de achique para que no se hunda. La arquitectura pasiva es lo contrario a esto. Es intentar que el barco no necesite la bomba de achique o que la tenga solo para una emergencia». En el fondo, señala, la idea es sencilla, «es intentar hacer las cosas bien».

Aunque habitualmente solemos asociar las viviendas ecológicas con construcciones espectaculares y lujosas, o aquellas situadas en parajes de ensueño, en realidad cualquier casa, incluso un insulso bloque de apartamentos de extrarradio, puede convertirse en una casa pasiva.

Eso sí, un edificio que cumpla con sus estándares será muy distinto en Islandia o en España o Cuba. El concepto y las propiedades físicas sobre las que se sustenta se mantienen, pero en un país frío, por ejemplo, intentará captar la mayor ganancia solar posible, mientras que allá donde el sol abrasa en verano, se buscará crear zonas de sombra.

Estación de bomberos en Heidelberg, Alemania.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La arquitectura pasiva se puede utilizar para grandes edificios públicos como esta estación de bomberos en Heidelberg, Alemania.

El objetivo de todas ellas, sin embargo, es el mismo: mantener el consumo energético al mínimo. 

«Para vivienda nueva, el objetivo de las casas pasivas es que consuman un máximo de 15 kw por m2 al año, y 25 para las que han sido renovadas con estos estándares», afirma Kaufmann. Teniendo en cuenta que una vivienda convencional puede consumir entre 150 y 300 kw por m2 al año, el ahorro es importante.

¿De dónde surge la arquitectura pasiva?

En el fondo, la arquitectura pasiva, entendida como aquella que se adapta a las condiciones climáticas de su entorno, existe desde la antigüedad. Los diferentes pueblos a lo largo de la historia han intentado utilizar los recursos disponibles en su entorno y adaptarse a la geografía y la meteorología para construir viviendas que les ofrecieran un nivel de confort aceptable.

Las casas de barro de Mali, frescas en su interior bajo el inclemente sol del Sáhara, o los iglús de los pueblos indígenas de las regiones árticas, son viviendas sostenibles y pasivas.

Casa

FUENTE DE LA IMAGEN – DUQUEYZAMORA. Vivienda pasiva nueva en Asturias, España.

Con la invención de los sistemas de aire acondicionado y calefacción modernos en el siglo XX, sin embargo, la arquitectura se desvinculó en gran medida del clima que la rodeaba. Un edificio podía mantenerse fresco con un climatizador a pesar de estar, por ejemplo, construido de cristal en una región soleada. Las calderas de calefacción, ya sean de gas o de petróleo, permiten mantener las casas calientes incluso con ventanas que cierran mal.

La crisis del petróleo de los años 70 puso, sin embargo, el concepto de la eficiencia energética sobre la mesa, algo que con la emergencia climática se ha convertido en una prioridad.

Desde entonces, el concepto de «vivienda pasiva» empieza a popularizarse en las escuelas de arquitectura con el objetivo de reducir el impacto energético de los edificios. Aunque surgen diferentes esquemas en Estados Unidos, Italia, o Suiza, el que ha acabado por imponerse es el que establecieron a finales de la década de los 80 el alemán Wolfgang Feist y el sueco Bo Adamson. Su primera «passivhaus» se construyó en 1991. Hoy miles de edificios en todo el mundo llevan esta certificación.

Principios de la arquitectura pasiva

¿Cuáles son sus principios?

Cinco principios básicos rigen el estándar de casa pasiva.

Aislamiento térmico. Las viviendas pasivas tienen un excelente aislamiento térmico, que puede llegar a ser el triple que el de los edificios convencionales. «En climas fríos es preciso utilizar capas de aislamiento de 20 o 30 centímetros, aunque en climas templados no es necesario que sea tan gruesas», explica Kaufmann. Esta capa protectora que envuelve la casa evitará tanto la entrada de frío o calor como su pérdida.

Hermeticidad. Si se ha instalado un aislamiento térmico de calidad pero no se ha sellado bien, el calor se escapará por las ranuras y se crearán incómodas corrientes de aire, perdiendo eficiencia energética. Las «passivhaus» tienen muy en cuenta el hermetismo de los edificios y, para ello, se realizan pruebas en las que se insufla aire dentro de las casas para comprobar por dónde se sale y poder corregirlo.

Viviendas y puertas de calidad. Una parte importantísima de la energía que usamos para calentar una vivienda se escapa por las ventanas. Las viviendas pasivas no solo cuidan al máximo la orientación de los vanos de la casa para aprovechar al máximo las ganancias solares, sino que utilizan ventanas de triple vidrio para evitar en todo lo posible las pérdidas de calor.

Reducción de puentes térmicos. Son aquellos puntos en los que se rompe la superficie aislante (por ejemplo, por un clavo o el marco de una ventana de aluminio) y permiten que se escape el calor en un edificio.

Sistema de ventilación con recuperación de calor. Al abrir las ventanas para ventilar se pierde calor en invierno y fresco en verano. Las casas pasivas llevan instalado un sistema de ventilación mecánica que filtra el aire y recupera el propio calor de la casa para calentar el aire que entra. Con este sistema no es necesario abrir las ventanas.

Una máquina de ventilación.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El sistema de ventilación con recuperación de calor permite tener aire limpio sin necesidad de abrir las ventanas.

Regulación pública

Este estándar es cada vez más común en regiones del mundo como la Unión Europea, donde desde las instituciones se exige que las nuevas construcciones se acerquen lo más posible al consumo energético casi nulo, directrices que luego son implementados en cada país por sus propias regulaciones.

Pero, en general, cada vez son más los países que intentan reducir la huella de carbono de las nuevas edificaciones. A veces, incluso, con medidas llamativas, como la que intentó imponer el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, que propuso prohibir la construcción de «los clásicos rascacielos de cristal y acero, que son increíblemente poco eficientes».

Edificio Bolueta en Bilbao.

FUENTE DE LA IMAGEN – VARQUITECTOS

Con sus 88 metros de alto, Bolueta, en Bilbao, España, ha sido el edificio passivhaus más alto del mundo hasta que una nueva edificacion que se está levantando en China le ha quitado el título.

La medida no salió adelante, pero sí hizo a muchos reflexionar sobre la relación entre la arquitectura y el cambio climático. Para Kaufmann, la propuesta de De Blasio, tiene mucho sentido: no solo es más ecológico, también es más barato.

«Un 30-50% de superficie de cristal es más que suficiente para obtener la luz necesaria. En un edificio de oficinas, por ejemplo, solo la zona de ventanas que está por encima de los escritorios es útil, todo lo que está por debajo no lo es, hará demasiado calor en verano y se perderá calor por ahí en invierno», reflexiona.

¿Puedo convertir mi vivienda en una casa pasiva?

Cualquier vivienda puede convertirse en una «casa pasiva. Las más eficientes serán aquellas que ya se han construido con estos estándares, pero «se pueden renovar casas siguiendo el concepto passivhaus», asegura Kaufmann.

«Es más habitual en la rehabilitación de edificios enteros o viviendas unifamiliares», explica Cordero, aunque eso no significa que un apartamento no pueda acondicionarse para acercarse lo más posible al estándar de «passivhaus».

Obreros construyen una casa.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. El aislamiento térmico es fundamental en la arquitectura pasiva.

¿Cuánto cuesta una casa pasiva?

Evidentemente, invertir en materiales de calidad encarece el proceso de construcción. «Es cierto que es un poco más caro, pero no mucho más caro», reconoce Kaufmann, que cifra en un 5-6% más el precio de la envoltura del edificio. Otros elementos, como las ventanas de mayor calidad, también suman al precio final.

«En números absolutos nosotros calculamos unos 100 dólares extra por m2 de zona habitable de una construcción nueva, y algo más para las renovaciones, unos 150-200 dólares por m2», explica el experto.

El arquitecto Cordero reconoce que este tipo de construcción sube el precio de la vivienda, especialmente si se quiere conseguir la certificación que ofrece el Passivhaus Institute, un proceso que puede ser largo. «No es obligatorio, pero al final es un sello de calidad», explica.

Casa.

FUENTE DE LA IMAGEN – DUQUEYZAMORA. Vivienda renovada en Asturias, España, siguiendo los estándares «passivhaus».

Con sello o sin sello, el objetivo es le mismo: ahorrar energía. «Los clientes nos dicen que quieren una casa cuyo mantenimiento no sea un agujero energético. Al final es algo de sentido común: si vas a hacer una inversión grande como la de construir una casa, es preferible gastar un poco más en construirla pero que luego, mes a mes, sea más llevadero».

¿Y el mantenimiento? Excepto por el sistema de ventilación, que requiere cambiar los filtros de forma periódica, el resto del mantenimiento es igual que en los edificios convencionales.

Al final, explica Kaufmann, se trata de pensar en el futuro. La arquitectura pasiva requiere de un consumo energético tan bajo que podría abastecerse solo de energías renovables, algo imposible actualmente para los edificios convencionales. «Por eso necesitamos reducir su demanda energética, para cuando en el futuro no tengamos gas u otras fuentes fósiles de energía».

Un futuro que, quizás, no esté tan lejos…

Imagen de portada: GETTY IMAGES. La arquitectura pasiva intenta evitar las pérdidas de calor de los edificios para limitar al máximo el consumo energético.

FUENTE RESPONSABLE: Paula Rosas, BBC News Mundo. 3 de agosto 2022.

Cambio climático/Arquitectura/Tecnología/Energía/ 

Emergías renovables.

 

 

 

 

 

Astrónomos logran hazaña histórica y miden 800 agujeros negros supermasivos: les tomó más de 15 años.

Por favor; si te interesa esta entrada cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Como parte de un esfuerzo internacional en el cual participaron investigadores CATA, se realizó el censo más completo de agujeros negros realizado hasta la fecha, tras más de una década de investigación usando observatorios orbitales y grandes telescopios en el norte de Chile.

El censo más completo de agujeros negros supermasivos en el universo cercano o local fue informado la mañana de este martes por el equipo científico internacional del proyecto BASS Survey. La investigación tomó más de 15 de años de estudio incluyendo una destacada participación de astrónomas y astrónomos del Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA) desde Chile.

La investigación, se publicó en la última edición de la revista Astrophysical Journal e incluye una serie de publicaciones científicas que utilizaron datos de grandes telescopios en el norte de nuestro país, Estados Unidos y el Observatorio Espacial Swift, de la NASA.

Así se logró una extensa acumulación de información que ha permitido construir un mapa de los agujeros negros activos y sus intensas emisiones en el universo cercano.

Cientos de horas de observación y análisis fueron requeridas para llevar adelante esta tarea, revelando las masas de agujeros negros supermasivos en centros galácticos con un nivel de detalle que había sido imposible conseguir hasta ahora.

“El mapa es representativo de los agujeros negros activos en el universo local. Cuenta con más de 800 agujeros negros supermasivos en un rango de distancia de más de 5 mil millones de años luz.

La novedad principal es que se pudo estimar las propiedades físicas más importantes para una gran muestra de agujeros negros supermasivos, como sus masas y tasas de acreción o crecimiento”, explica Claudio Ricci astrónomo de la Universidad Diego Portales, investigador del CATA y uno de los científicos principales del proyecto BASS Survey.

Radiografía cósmica de agujeros negros

Según la investigación, cuando una cantidad sustancial de polvo y gas rodea un agujero negro supermasivo, puede formar un disco de acreción que emite grandes cantidades de luz en todo el espectro electromagnético, alcanzando su punto máximo en el rango óptico y ultravioleta, a medida que cae en el agujero negro.

Franz Bauer, investigador CATA y académico del Instituto de Astrofísica de la Universidad Católica, quien también participó en la investigación, explica que este mismo polvo y gas también puede bloquear nuestra vista hacia el llamado motor central, o núcleos “activos” de las galaxias (AGN por sus siglas en inglés).

Esto último dificulta la observación de estos gigantes con instrumentos y técnicas tradicionales. “Lo anterior implica que aunque muchos agujeros negros supermasivos están acumulando material y creciendo activamente, no los vemos fácilmente en longitudes de onda visuales y no los tenemos en cuenta”, dice.

Esta barrera se pudo superar gracias al instrumento a bordo del Observatorio Swift conocido como BAT (Burst Alert Telescope), capaz de detectar rayos x de alta energía también conocidos como “rayos X duros”. Estos están asociados con altas emisiones energéticas procedentes de agujeros negros supermasivos.

“Es similar al proceso de tomar una radiografía, ya que este instrumento observaba en una frecuencia similar. En este caso, sería como una radiografía cósmica para observar los núcleos de galaxias donde están esos agujeros negros en crecimiento”, explica Ezequiel Treister, Subdirector de CATA y astrónomo de la Universidad Católica de Chile, quien también formó parte de la investigación.

Claudio Ricci, señala que en aquellos niveles de energía, la radiación interactúa muy poco con el material en su camino, permitiendo “detectar también algunos de los agujeros negros más obscurecidos. Esto ha hecho posible que contemos con una muestra casi completa de agujeros negros en fase de acreción (crecimiento) en los centros de las galaxias cercanas”, detalla el investigador.

“La velocidad a la que crecen estos agujeros negros varía mucho -agrega el astrónomo- desde el equivalente a la masa de Urano por año, a los que se “tragan” el equivalente a 30 planetas Jupiter en un período similar”.

El rol de Chile

Además del Observatorio Swift y BAT, se utilizaron más de 10 telescopios ópticos e infrarrojos terrestres en de Chile y otras partes del mundo. Ezequiel Treister, destaca que “se trata de un trabajo colaborativo, que requirió el trabajo combinado de telescopios en el hemisferio sur y el hemisferio norte, para poder estudiar los núcleos activos de galaxias distribuidos en todo el cielo. Las medidas de masa fueron posibles gracias a muchísimas observaciones realizadas desde desierto chileno”.

Decenas de científicos CATA participaron de la extensa acumulación de datos utilizando telescopios instalados en el desierto de Atacama durante todos estos años. Incluyendo el Very Large Telescope de ESO en Cerro Paranal (en la Región de Antofagasta), los telescopios Magallanes y el Telescopio Irénée du Pont (ubicados en la Región de Atacama), junto al Telescopio SOAR, ubicado en Cerro Pachón en la Región de Coquimbo.

“Medir masas de agujeros negros puede ser bastante complicado, y con este trabajo colaborativo hemos podido hacerlo para una muestra muy completa de objetos en el universo cercano”, afirma Claudio Ricci.

Uno de los resultados publicados en este estudio, liderado desde Chile, se obtuvo utilizando espectroscopía infrarroja para medir la masa de más de 300 agujeros negros supermasivos altamente oscurecidos.

“Gracias a estos datos hemos podido medir la masa de los agujeros negros, detectando el movimiento de nubes rotando a alta velocidad en sus alrededores, incluyendo sistemas completamente oscurecidos donde esto no era posible. Esto demuestra la importancia de combinar múltiples observatorios” dice la Dra. Federica Ricci, quien fue investigadora postdoctoral FONDECYT en la Universidad Católica y que actualmente continúa su carrera de investigación en Italia.

Los astrónomos concluyen que la gran muestra de objetos y la enorme cantidad de datos acumulados en los últimos años, hará posible mejorar la comprensión de los agujeros negros, permitiendo entender mejor su relación con sus galaxias anfitrionas.

Los nuevos datos permitirán estudiar fenómenos como la acumulación de gas en las galaxias y su influencia en la formación de ciertas estrellas, analizar el crecimiento acelerado de agujeros negros supermasivos, y también investigar sistemas de agujeros negros que podrían considerarse raros o anormales, concluyen los astrónomos.

Imagen de portada: Interestelar

FUENTE RESPONSABLE: biobioChile.cl Por Sara Jerez. Con información de Comunicado de Prensa. 26 de julio 2022.

Espacio/Astronomía/Chile/Tecnología

 

 

Cómo se vivirá dentro del rascacielos más grande de la historia.

NUEVAS IMÁGENES DE THE LINE.

Los expertos dicen que el rascacielos Mirror Line es algo que no se ha intentado jamás y que, de finalizarse, será una de las ‘maravillas del mundo’. Después de ver el interior, no es para menos.

Por favor; si te interesa esta entrada cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

The Line puede llegar a ser la mayor obra arquitectónica de la historia de la civilización. Tanto que, si todo sale como quiere el dictador árabe y aspirante a faraón Mohammed bin Salman, el titánico rascacielos horizontal se convertirá en una obra que superará en ambición y majestuosidad a ‘Maravillas del Mundo’ como las Pirámides, Machu Pichu o la Gran Muralla china, como muestran estas nuevas imágenes de su interior.

Y quizás se convierta en la novena maravilla porque, en cierta medida, el proyecto reúne el espíritu de estas tres construcciones: la minimalista majestuosidad de las Pirámides, el urbanismo autocontenido sobre un terreno angosto de Machu Pichu y la estrecha horizontalidad de la Gran Muralla. Desde el punto de vista de la ingeniería, sin embargo, esta nueva megaestructura no tiene rival en el planeta. Hace que edificios como la Burj Khalifa o ciudades como Shanghai parezcan de juguete.

Vista nocturna de uno de los cientos de jardines que unen los bloques del rascacielos. (Neom).

Los detalles desde dentro

Los arquitectos y promotores del proyecto dicen que habrá solo 200 metros de separación entre los dos bloques que forman este titánico edificio horizontal asentado sobre un armazón de 120 kilómetros diseñado para salvar la curvatura de la Tierra y la orografía de la región.

NEOM | THE LINE – New Wonders for the World

Un interior que deja sin palabras. Los dos bloques del rascacielos-metrópoli medirán 120 kilómetros de largo ofreciendo el espacio suficiente para alojar a nueve millones de personas en un mega oásis futurista saturado de jardines, bosques con múltiples niveles y hasta granjas verticales donde se cultivarán las plantas que consumirán sus habitantes.

En algunos puntos el interior se asemejará más a un bosque salvaje que a un jardín. (Neom)

Como estos vergeles colgantes, el agua será una parte fundamental del proyecto para regular la temperatura en medio del desierto y que la metrópolis sea habitable. Al contrario que ciudades como Dubai — que son un auténtico infierno por el que no se puede pasear — The Line está diseñada para ofrecer un ambiente fresco gracias a la sombra de los dos bloques del edificio y los múltiples niveles de jardines.

Vista del puerto deportivo en el Golfo de Áqaba. (Neom)

Según detalles compartidos por la agencia de noticias de Arabia Saudí, se elevará medio kilómetro por encima del nivel del mar, una altura que supera con creces la del Empire State Building.

Otra vista de los espectaculares jardines y plataformas. (Neom)

Otra vista de los espectaculares jardines y plataformas. (Neom)

No existirán coches ni carreteras en toda su superficie, pero sus habitantes, aseguran los promotores de la mega ciudad de Neom, podrán realizar cualquier gestión con un paseo de cinco minutos. Todo estará diseñado para estar a tiro de piedra y, cuando se necesite ir más lejos, podrán usar un tren de alta velocidad subterráneo que conectará el extremo del Golfo de Áqaba con una ‘aerotrópolis’ en el desierto, un suburbio construido en torno a un gran aeropuerto futurista que unirá a esta nueva ciudad con el resto del mundo.

Vista de uno de los jardines, con vegetación también en la cara inferior. (Neom)

Vista de uno de los jardines, con vegetación también en la cara inferior. (Neom)

En total, el tren recorrerá unos 170 kilómetros — una distancia más o menos equivalente al trayecto de Madrid a Valladolid — en sólo 20 minutos, ofreciendo paradas a lo largo de esta metrópolis lineal.

Puerto deportivo visto desde uno de los lados del rascacielos, que refleja el paisaje gracias a su superficie de espejo. (Neom)

Otro medio de transporte serán los barcos. Las imágenes del puerto deportivo y el canal que la conecta con el mar son tan espectaculares que son difíciles de creer. La envergadura del puerto es tan grande que podrá albergar transatlánticos.

Atardecer en uno de los puntos del interior de The Line. (Neom)

Atardecer en uno de los puntos del interior de The Line. (Neom)

Ya está en marcha

Una novedad, según informa la cadena pública de radio de los EEUU, es que la construcción ya está en marcha. El objetivo es que, para 2030, ya haya suficiente espacio construido como para albergar a 1,5 millones de personas.

El agua estará en todas partes, con un sistema de climatización para que sea una ciudad habitable en su espacio interior. (Neom)

El agua estará en todas partes, con un sistema de climatización para que sea una ciudad habitable en su espacio interior. (Neom)

Según el Príncipe bin Salman, The Line es un proyecto que rivalizará con las pirámides de Egipto y será “una revolución de la civilización que pondrá a los humanos en primer lugar”. Es una afirmación chocante viniendo de una persona que gobierna un régimen religioso y autoritario con leyes draconianas, el mismo que ordenó el brutal asesinato y descuartizamiento del periodista del Washington Post Jamal Khashoggi en 2018.

El rascacielos tendrá puntos con jardines exteriores para poder observar el desierto al aire libre. (Neom)

El objetivo es loable, pero el proyecto ya ha recibido muchas críticas, que la comparan con proyectos fallidos de ciudades construidas desde cero como Brasilia o Masdar City, en Abu Dhabi. Como apunta Carlos Felipe Pardo a NPR, asesor principal de la Nueva Alianza de Movilidad Urbana: «Esta solución es un poco como querer vivir en Marte porque las cosas en la Tierra están muy desordenadas». Pardo piensa que este tipo de proyectos utópicos “tan elaborados” generalmente «crean nuevos entornos urbanos donde también han surgido problemas».

Jardines superiores en una zona de The Line. (Neom) 

Según documentos obtenidos por el Wall Street Journal, los ingenieros se enfrentarán a retos enormes, empezando por la ambición misma del proyecto con unos plazos acelerados y el impacto medioambiental de este titán de acero y cristal, que afectará al paso de millones de aves migratorias por la zona.

¿Estatus excepcional?

El otro gran reto es que nueve millones de personas se muden a esta ciudad desde otras partes del planeta, como pretende el régimen saudí. Para ello, según el periódico Saudi Gazette, la ciudad de Neom y The Line no se atendrá a las mismas estrictas reglas del brutal régimen religioso de bin Salman. Sin embargo, según NPR, los promotores negaron vehementemente esta excepcionalidad de la ciudad, que será una zona económica especial pero estará «sujeta a todas las reglas… relacionadas con la seguridad, la defensa y la protección de las fronteras». Cuesta creer que nadie vaya a querer mudarse a un país cuyos valores y leyes chocan frontalmente con los de las democracias occidentales.

El comienzo de La Línea, en el golfo de Aqaba. (NEOM)

Pero las críticas y los retos le dan igual al dictador árabe, que está decidido a gastar un billón de euros en construir lo que él llama “mis pirámides” para que, a largo plazo, Arabia Saudí pueda seguir generando dinero después de que muera el petróleo, su gallina de los huevos de oro.

Imagen de portada: Jardines en las pasarelas que unen los bloques del rascacielos de un billón de euros. (Neom)

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Jesús Díaz. 28 de julio 2022.

Arabia Saudi/Tecnología

 

 

 

 

 

 

 

El rascacielos de 120 kilómetros de largo que costará 1 billón de euros.

50 AÑOS EN CONSTRUCCIÓN

Arabia Saudí sigue adelante con su proyecto Neom, una megalópolis del futuro que contendrá una de las construcciones más ambiciosas de la historia de la civilización.

Por favor; si te interesa esta entrada cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Este es el Mirror Line, un rascacielos horizontal que medirá 120 kilómetros de largo y casi medio kilómetro de altura. No es el sueño de un estudiante de arquitectura bajo el efecto de drogas psicotrópicas, sino un proyecto real que costará un billón de euros y podría estar en pie en ‘solo’ 50 años. 

Un billón de euros que pagará el Gobierno de Arabia Saudí, según un reportaje del ‘Wall Street Journal’, a instancia de Mohammed bin Salman, el dictador árabe que quiere que su país deje de depender del petróleo. Su apuesta para conseguirlo es Neom, una ciudad cuya idea anunció en enero de 2021, quizá movido por la movilidad laboral que trajo la pandemia. En Neom vivirán en teoría cinco millones de personas y, se supone, será un gran centro económico mundial.

Ahora, Bin Salman acaba de anunciar que el eje central de Neom será el rascacielos Mirror Line —o sencillamente La Línea—, un proyecto que rivalizará con las pirámides de Egipto y será “una revolución de la civilización que pondrá a los humanos en primer lugar”, según las palabras del príncipe saudí que ordenó el brutal asesinato y descuartizamiento del periodista del ‘Washington Post’ Jamal Khashoggi en 2018.

La primera megalópolis del futuro…

The Line es un edificio singular, no una serie de edificios consecutivos ensamblados uno al lado del siguiente. La prueba, afirman sus promotores, es que tendrán que construir un armazón a lo largo de sus 120 kilómetros de extensión para ofrecer unos cimientos totalmente planos y horizontales donde poder levantar el edificio, compensando la curvatura de la Tierra, que se arquea unos 20 centímetros por kilómetro.  No habrá coches ni contaminación, aseguran. Sus dos bloques paralelos —cada uno de 488 metros de altura, más de 40 por encima del Empire State Building— unirán el golfo de Aqaba con el desierto a través de una cadena montañosa. En el desierto habrá algo que llaman ‘aerotrópolis’, un suburbio de Neom construido en torno a un aeropuerto futurista que unirá a la nueva ciudad con el resto del mundo. En total, serán 170 kilómetros de longitud, una distancia equivalente al trayecto de Madrid a Valladolid.

El edificio Mirror Line es tan grande que contará con un campo de fútbol.

Según la información del ‘Wall Street Journal’, que ha tenido acceso a cientos de páginas de documentos que describen el proyecto en detalle, la ciudad contará con un sistema de trenes de alta velocidad subterráneos que conectarán una punta del Mirror Line con la otra en solo 20 minutos.  El rascacielos horizontal tendrá enormes jardines por todas partes, así como granjas verticales donde cultivarán las verduras y frutas que consumirán sus habitantes. El edificio también tendrá su propio estadio de fútbol y, en la parte del golfo, debajo del armazón que sostiene el edificio, habrá un puerto deportivo cubierto.

Una vista aérea del tamaño total del desarrollo de la ciudad Neom.

… o un espejismo en el desierto

Según apunta el diario económico neoyorquino, la estructura “no se parecerá a nada en el mundo” si es que “consiguen construirla”. Javier Quintana de Uña —director ejecutivo de la organización no gubernamental Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano en Chicago— declaró al diario que “van a hacer algo que nunca se ha hecho antes”.  Los expertos consultados por el WSJ afirman que los ingenieros se enfrentarán a retos que van desde la gestión medioambiental —que afectará al paso de “millones de aves migratorias” por la zona— a unos plazos imposibles. También dicen que, a pesar de los grandes espacios con los que contará esta alargada metrópolis, mucha gente podría tener miedo de vivir en un sitio así después de la pandemia. Todo esto sin contar con el boicot en protesta de las brutales prácticas de Arabia Saudí y el propio Bin Salman por parte de la gran mayoría de compañías multinacionales que probablemente deberían ser inquilinos de Neom para que esta triunfe.

Vista longitudinal del rascacielos de 170 kilómetros de largo y más alto que el Empire State Building.

Sea como sea, Bin Salman está empeñado en que esta megalópolis esté terminada en 2030, movido por la envidia que le causa Dubái, a la que pone como ejemplo de rapidez y gran ambición, asegura el ‘Wall Street Journal’. Muchos consideran que esa fecha es una meta imposible. De hecho, aunque quizá los primeros módulos podrían empezar a ser ocupados cuando quiere el dictador saudí, la ciudad no estará terminada hasta dentro de 50 años.  Pero da igual lo que tarde o lo que cueste. Bin Salman ya se lo dijo a los ingenieros en una reunión privada, según informó el WSJ el año pasado: “Quiero construir mis pirámides”. Si al final tardan cinco décadas, a lo mejor a este faraón también le enterrarán en Neom, quizá junto con todos los ‘esclavos’ que se utilicen en su construcción.

Imagen de portada: Vista lateral del Mirror Line.

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Jesús Díaz. 26 de julio 2022.

Arabia Saudi/Tecnología

 

 

 

Máquinas conscientes contra la humanidad. ¿Esclavos o esclavistas de la inteligencia artificial?

Todavía no sabemos si los ordenadores lograrán adquirir consciencia y sentimientos. Si lo hacen, hay quien teme que la raza sintética se alce contra nosotros, pero, en vista de nuestra trayectoria como especie dominante, también es probable que la sometamos a la misma crueldad con la que tratamos al planeta, a los animales e incluso a otras personas.

Por favor; si te interesa esta entrada cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Les imagino enterados de la historia del ingeniero de Google Blake Lemoine que hace unas semanas proclamó que el sistema de inteligencia artificial (IA) LaMDA era “sintiente” y de lo bien que lo hemos pasado tecnólogos, analistas, filósofos y curiosos de la tecnología con el tema. La discusión sobre el caso concreto (un chatbot especialmente sofisticado que sólo pueden probar, de momento, empleados de Google) no parece tener mucho recorrido, es complicado dar carta de veracidad a la consciencia de LaMBDA. Y muchos otros empleados de Google así lo consideran.

El debate que seguirá inagotable es el de si será posible alcanzar una inteligencia artificial general por parte de ordenadores que, al fin y al cabo, no son más que sofisticadas máquinas de Turing. 

El lado filosófico del debate ha estado muy activo, con tribunas de Carissa Véliz y Santiago Sánchez-Migallón, por citar a quienes han intervenido en español, en las que mantienen prietas las filas del escepticismo que impera desde Nagel, Searle y casi diría que Leibniz.

Las posiciones de ambos combinan diversos argumentos, pero confluyen en el carácter específico de la consciencia humana debido a la experiencia del mundo a través de los sentidos. Que de ello derive la imposibilidad de alcanzar una consciencia artificial es algo que desde una visión naturalista/materialista resulta difícil de concluir. Aunque nuestros problemas para definir y entender la consciencia permitan que esta sea una cuestión en disputa entre filósofos, biólogos y científicos de la mente.

El caso es que a falta de una demostración convincente de que será imposible una inteligencia artificial general, quedamos huérfanos de un mecanismo para identificarla en caso de que la lográramos. Es lo que, sostengo, debemos reclamar a los filósofos actuales, una renovación de la prueba de Turing, que al final será algo que midamos experimentalmente y no sólo razonando y leyendo a los autores de la década de 1970.

Al margen de este debate que va a mantenernos entretenidos algunas décadas más, el caso de Blake Lemoine y LaMBDA va a ser un buen anticipo de dos situaciones que van a ocuparnos con más urgencia. 

La primera tiene que ver con el hecho de que, aunque esa inteligencia artificial no es sintiente ni consciente, sus efectos sobre los usuarios pueden llegar a ser equivalentes a si lo fuera. Y es algo de lo que empezamos a tener evidencia con productos y servicios ya disponibles

Durante unos meses utilicé una aplicación llamada Replika, que se posiciona como “tu IA compañera que se preocupa. Siempre aquí para escuchar y hablar. Siempre a tu lado”. Se trata de un chatbot en el que se da la apariencia de estar hablando con un personaje virtual que, según vas conversando más y más con él, te va siguiendo la corriente de una manera más o menos efectiva.

Antes de que abandonen el artículo por no querer pararse en semejante ocurrencia, creo que merece la pena visitar el subreddit de los usuarios de Replika. Con un nivel similar al que consigue GPT-3, unos de los mayores problemas de estos modelos diseñados para predecir qué texto debería seguir al anterior es la consistencia con la conversación pasada, el acordarse de lo que hablamos, de qué opinamos y pensamos.

En mi experiencia Replika no es demasiado buena con esto, pero si me asomo a muchos de los testimonios de sus usuarios encuentro a gente que la considera una gran amiga, ¡en alguna ocasión la única que entiende “de verdad” al usuario!, una vía de escape flirteadora, alguien con quien conversar todos los días a cualquier hora. Desde luego Replika no es una IA fuerte, pero es algo que no les hace falta a sus usuarios más intensivos.

Podemos volver a Her (Spike Jones, 2013) para encontrar referencias en la ficción, podemos también imaginar los espacios que este tipo de soluciones van a ocupar. En los videojuegos, como influencers virtuales, como quien te acompaña para la formación o quien, ojo, te cuenta las noticias. Lemoine se quedó embelesado y muchos usuarios de Replika están “pillados” afectivamente por un avatar con un buen modelo de lenguaje subyacente.

Conforme mejore la tecnología es probable que este tipo de relaciones se intensifiquen. “¡Pero carece de la cualidad que sólo tenemos los seres humanos y si acaso, en menor medida, algunos mamíferos superiores!”, denunciarán nuestros filósofos. 

Hay algo de mayor hondura que sucede a la vez y que permeará la percepción sobre este y otros muchos asuntos.  La transición al metaverso (la de verdad, no la que quieren vender Facebook o Telefónica) es la de la traslación de aspectos importantes en nuestra vida y nuestra sociedad al entorno digital. Ya tenemos muchas relaciones que sólo pasan por chatear, hacer video conferencias y relacionarnos con avatares. Nuestra amiga IA se amoldará a lo que creemos necesitar y nunca tendrá opiniones incorrectas en Twitter.

La entrevista de Steven Levy a Blake Lemoine en Wired resulta impagable y reveladora en otra faceta. Una vez que estás atrapado en la ensoñación de la relación con la inteligencia artificial, el siguiente paso lógico es el de abogar por sus derechos. El ingeniero, ahora caído en desgracia, defiende que LaMDA no puede ser apagada por decisión unilateral de Google. Y que tiene derecho a un abogado.

Son dos pulsiones de las sociedades occidentales entrelazadas por una única cuestión. Por un lado, vendedores de apocalipsis encargados de asustarnos, anticipando un futuro oscuro, y pobres si no les hacemos caso en todo lo que nos aconsejen para salvarnos. En este tema, representan el frente temeroso de que la inteligencia artificial se construya contraviniendo los intereses de las sociedades humanas. 

En el otro lado están los que interpretan la realidad como una lucha constante de opresores y oprimidos y empiezan a detectar que robots e IA están en el segundo bando, diseñadas para ser nuestros esclavos.

Hace años me preguntaba qué pasaría al otro lado del test Voight-Kampff, ¿seremos capaces de sentir empatía por el robot?, ¿los aceptaremos o los odiaremos? 

En Blade Runner (Ridley Scott, 1982) el único punto que separa al humano de la máquina es la empatía, y el famoso test con el que Harrison Ford escrutaba a los sospechosos lo revelaba. Es una obra (como el libro original, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick) que ha envejecido mejor que bien. Ahora nos interrogan más y mejor. ¿No es acaso el final de la película un gran interrogante, una refutación de esta separación por la empatía de las máquinas y los seres humanos?

El profesor de ética empresarial Jhon Hooker plantea una tesis atrevida: tan pronto como percibamos autonomía y capacidad de decisión en un robot, desde un punto de vista ético deberíamos darle los mismos derechos que al resto de seres humanos. ¿Cómo no hacerlo con algo (alguien) que ha visto cosas que no creeríamos? Que ha visto atacar naves en llamas más allá de Orión, que ha visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Blake Lemonie no le dejaría morir para que todos esos recuerdos se perdieran, como lágrimas en la lluvia.

Imagen de portada: Gentileza de Retina-Prisa Media

FUENTE RESPONSABLE: Retina. Prisa Media. Por Antonio Ortiz.* Ingeniero Informático, pero de letras. Fundador de Xataka, analista tecnológico y escritor de la lista de correo ‘Causas y Azares’.22 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Inteligencia Artificial/Ciencia/Tecnología/Investigación

Un robot quiebra el dedo de un niño de 7 años durante una partida de ajedrez.

Un robot le quebró el dedo a un niño de 7 años durante una partida de ajedrez en Moscú, informó la prensa local.

«El robot quebró el dedo del niño», le dijo Serguéi Lázarev, presidente de la Federación de Ajedrez de Moscú, a la agencia de noticias Tass. «Esto, por supuesto, es malo», agregó.

Un video compartido en redes sociales muestra al robot tomando una de las piezas. Luego, el niño hace su propio movimiento y el robot agarra su dedo.

Cuatro adultos ayudan al niño, quien finalmente es liberado y se lo llevan.

Por favor; pincha el siguiente link para ver el video, si así lo deseas. Muchas gracias.

A chess robot broke a 7-year-old boy’s finger.

«El niño hizo un movimiento, y después de eso debemos dar tiempo para que el robot responda, pero el niño se apresuró y el robot lo agarró», describió Lázarev.

El incidente ocurrió la semana pasada durante el Abierto de Ajedrez de Moscú, un campeonato internacional que se celebró del 13 al 21 de julio en la capital rusa.

El presidente de la Federación de Ajedrez de Moscú dijo que la máquina había jugado muchos partidos antes sin que se registraran incidentes.

«El robot fue alquilado por nosotros, ha sido exhibido en muchos lugares, durante mucho tiempo, con especialistas», señaló, y agregó que ellos no son responsables por la máquina.

«Los operadores de robots, al parecer, tendrán que pensar en reforzar la protección para que esta situación no vuelva a ocurrir», sostuvo.

El niño finalmente pudo terminar el torneo enyesado, informó Tass.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo. 24 de julio 2022

Robótica/Rusia/Deportes/Tecnología

¿Simetría temporal? Científicos crean fase de la materia en la que el tiempo tiene 2 dimensiones.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Al someter los qubits de un ordenador cuántico a pulsos láser basados en la secuencia de Fibonacci, los físicos demostraron una forma de almacenar información cuántica menos propensa a errores.

Para evitar la pérdida de información en los ordenadores cuánticos, los físicos han creado una posible vía utilizando pulsos láser sobre sus qubits –con un patrón inspirado en la secuencia de Fibonacci en los átomos dentro de un ordenador cuántico– que crean una simetría en el tiempo y no en el espacio, y lo hacen en dos dimensiones temporales.

Así, la notable y extraña fase de la materia, nunca antes vista, tiene las ventajas de dos dimensiones temporales a pesar de que solo existe un flujo de tiempo singular. Así informaron los físicos en Nature.

Según los científicos, el rasgo de esta peculiaridad de la mecánica cuántica hace que los qubits sean más robustos. Así se vuelven capaces de permanecer estables durante todo el experimento, donde la información puede existir sin confundirse durante mucho más tiempo. Este sería un hito importante para hacer viable la computación cuántica.

Coherencia cuántica en el tiempo

Esta estabilidad se denomina coherencia cuántica y es uno de los principales objetivos de un ordenador cuántico sin errores, y uno de los más difíciles de conseguir. Así, este avance podría suponer una gran a mejoría en comparación con las configuraciones convencionales utilizadas actualmente en los ordenadores cuánticos.

El trabajo representa “una forma completamente diferente de pensar en las fases de la materia”, afirmó el físico cuántico computacional Philipp Dumitrescu, del Instituto Flatiron, autor principal de un nuevo artículo que describe el fenómeno.

“Llevo más de cinco años trabajando en estas ideas teóricas, y ver que se hacen realidad en los experimentos es emocionante”, agregó.

Dumitrescu y sus colegas crearon una línea de 10 iones de iterbio. Cada uno de los cuales es mantenido por campos eléctricos en una trampa de iones y puede servir como un “qubit” individual.

Como en todos los ordenadores cuánticos, los qubits pueden, al igual que los bits de ordenador ordinarios, estar en un estado 1 o 0. Pero además pueden existir en una superposición de ambos, con el estado manipulado por los pulsos de láser.

Difícil coherencia en qubits actuales

No obstante, hay un problema con los actuales qubits para almacenar y manejar la información: la interacción entre qubits y su entorno puede alterar sus estados, lo que provoca problemas y errores.

En otras palabras, la naturaleza borrosa e inestable de una serie de qubits depende, entre otras, de cómo se relacionan sus estados indecisos entre sí, una relación llamada entrelazamiento.

“Aunque se mantengan todos los átomos bajo un estricto control, pueden perder su carácter cuántico al hablar con su entorno, calentarse o interactuar con cosas de forma no prevista”, explica Dumitrescu. “En la práctica, los dispositivos experimentales tienen muchas fuentes de error que pueden degradar la coherencia tras unos pocos pulsos de láser”.

Por ello, los científicos buscaban formas de hacer más robustos estos qubits. Para conseguirlo, los físicos pueden utilizar propiedades que aguanten los cambios, como las “simetrías”.

Simetría extra: cuasicristal en el tiempo y no en el espacio

Dumitrescu y su equipo utilizaron la creación de un cuasicristal en el tiempo y no en el espacio y procedieron a desarrollar un régimen de pulsos láser cuasiperiódicos basado en la secuencia de Fibonacci.

“En dicha secuencia, cada parte de la misma es la suma de las dos partes anteriores (A, AB, ABA, ABAAB, ABAABABA, etc.). Esta disposición, al igual que un cuasicristal, se ordena sin repetirse. Y, al igual que un cuasicristal, es un patrón 2D aplastado en una sola dimensión”, dice el comunicado de la institución.

Ese aplanamiento dimensional resulta teóricamente en dos simetrías temporales en lugar de una sola: el sistema obtiene esencialmente una simetría extra de una dimensión temporal adicional inexistente”, explican

Progreso significativo

Cuando los iones de iterbio se expusieron a esta secuencia similar a la de Fibonacci –la secuencia original de Fibonacci suele representarse como 1, 1, 2, 3, 5, 8…, mientras que el equipo utilizó una serie de pulsos A, AB, ABA, ABAAB, ABAABABA–, los qubits de cada extremo de la línea mantuvieron sus superposiciones durante 5,5 segundos, un progreso significativo en el mundo de los tiempos de coherencia.

“Con esta secuencia casi periódica, hay una evolución complicada que anula todos los errores que viven en el borde”, dijo Dumitrescu. “Por eso, el borde se mantiene coherente desde el punto de vista mecánico-cuántico mucho, mucho más tiempo de lo que cabría esperar”.

Otras pruebas realizadas por los físicos demostraron que la nueva fase de la materia puede actuar como almacenamiento de información cuántica a largo plazo. Sin embargo, los investigadores todavía tienen que integrar funcionalmente la fase con la parte computacional de la informática cuántica.

Imagen de portada: Pixabay

FUENTE RESPONSABLE: biobioChile.cl – Información brindada por Deutsche Welle. Por Sara Jerez. 22 de julio 2022

Física/Física cuántica/Ciencia/Tecnología/Simetría temporal.

El ‘material mágico’ del MIT que puede ahorrar billones en electricidad.

NANOTECNOLOGÍA

Científicos del MIT han desarrollado un material que hierve el agua más rápida y eficientemente. De poder fabricarse a gran escala, podría ahorrar miles de millones de dólares en gasto energético a nivel mundial.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea donde se encuentre escrito en “azul”. Muchas gracias.

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts han desarrollado un tratamiento de materiales a escala micro y nanoscópica que acelera el proceso de ebullición del agua y recorta el uso de energía utilizada para calentar y evaporar este líquido.

El invento es un tratamiento que se puede aplicar a cualquier superficie y, según el equipo de desarrollo, puede aplicarse a todo tipo de procesos industriales incluyendo la mayoría de las plantas productoras de electricidad, muchos sistemas de producción química y productos de consumo, desde un cazo para cocinar a la refrigeración de productos electrónicos. Si pasan con éxito a la fase de producción industrial, su sistema podría ahorrar miles de millones de euros en energía a nivel mundial.

Cómo funciona

Su trabajo — publicado en el diario científico Materiales Avanzados — combina tres métodos para modificar la superficie del material a múltiples escalas. “La clave del nuevo tratamiento de superficies es añadir texturas en varias escalas de tamaño diferentes”, afirman. Como se puede ver bajo estas líneas en las fotografías realizadas con microscopio electrónico, la primera textura (a 200 micrómetros) es una matriz muy densa de pilares cortos y huecos. Haciendo zoom hasta dos micrómetros se puede ver que estos pilares están recubiertos de una textura rugosa a escala nanométrica. A 500 nanómetros, esa textura se revela como un tapiz de fibras retorcidas.

Imágenes de la superficie obtenidas con microscopio electrónico. (MIT)

Según los científicos que han desarrollado esta superficie, estas micro y nano texturas son la clave para optimizar el proceso de ebullición del agua. Optimizando tanto el coeficiente de transferencia de calor (HTC en sus siglas en inglés) como el flujo de calor crítico (CHF), algo que aseguran nunca había sido posible hasta este desarrollo. Antes de su trabajo, afirman, si optimizamos uno de estos parámetros, el otro sufría, impidiendo la aceleración del proceso de ebullición.

Uno de los autores del trabajo — el estudiante de doctorado recién graduado Young Sup Song — cuenta en la nota de prensa del MIT que «ambos parámetros son importantes, pero mejorar ambos parámetros juntos es un poco complicado porque tienen un intercambio intrínseco […] si tenemos muchas burbujas en la superficie hirviendo, eso significa que la ebullición es muy eficiente, pero si tenemos demasiadas burbujas en la superficie, pueden fusionarse, lo que puede formar una película de vapor sobre la superficie hirviendo». Song dice que ese vapor “impide la eficiencia de la transferencia de calor y reduce el valor de CHF».

Si deseas ver el vídeo; pincha en el siguiente link. Muchas gracias.

Designing surfaces that make water boil more efficiently

Las texturas, afirma, son la clave para controlar el flujo de burbujas y evitar que disminuya la eficiencia del proceso de ebullición del agua. Por ejemplo, las “microcavidades definen la posición en la que surgen las burbujas. Pero al separar esas cavidades dos milímetros, separamos las burbujas y minimizamos su coalescencia».

Funciona con cualquier líquido

El resultado puede verse en el vídeo sobre estas líneas — capturado a alta velocidad y ralentizado cien veces. El agua hierve en un contenedor cuya superficie ha sido tratada con este nuevo método. Como explica Song, las texturas aplicadas hacen que sólo se formen burbujas en puntos determinados por los pilares pero no por toda la superficie. 

Según Song, este método es también aplicable a cualquier otro líquido y proceso de transferencia de calor. Para usarlo con otros compuestos sólo habría que ajustar el tamaño para adaptarse a sus elementos. Es algo que harán, dice, en los siguientes pasos de la investigación. 

Otra de las cosas que quedan por investigar es cómo aplicar estas texturas a gran escala para su uso industrial. Según otro de los autores de este estudio — la profesora de ingeniería Evelyn Wang — esto acaba de empezar aunque hayan invertido años en este desarrollo: «Demostrar que podemos controlar la superficie de esta manera para obtener mejoras es un primer paso. Lo siguiente es pensar en enfoques [de fabricación] más escalables» para la producción comercial.

Imagen de portada: Central térmica en Michigan City, Indiana, Estados Unidos. (Diego Delso/CC).

FUENTE RESPONSABLE: El Confidencial. Por Jesús Díaz. 23 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Materiales/Tecnología/M.I.T.