El Centro de Meteorología Espacial de EE. UU. emite una alerta de tormenta geomagnética.

Tras la observación de una llamarada solar, los científicos alertan sobre una inminente tormenta que pudiera afectar a los sistemas de comunicación y energía el sábado.

El Centro de Predicción del Clima Espacial de Estados Unidos (SWPC, por sus siglas en inglés) emitió el viernes una alerta de tormenta geomagnética fuerte para el sábado, diciendo que los sistemas de energía y comunicaciones podrían verse afectados después de que se observa una llamarada significativa en el Sol.

El Observatorio de Dinámica Solar de la agencia espacial estadounidense, la NASA, informó haber observado una llamarada solar significativa, o «eyección de masa coronal» (CME), el jueves. Las llamaradas o CME son erupciones poderosas en la superficie del Sol que envían toneladas de gas y radiación sobrecalentados al espacio. El observatorio, que monitorea constantemente la actividad solar, capturó una imagen del evento del jueves.

Las ráfagas de radiación a menudo se dirigen hacia la Tierra, y aunque la radiación dañina de una llamarada no puede atravesar la atmósfera de la Tierra para afectar físicamente a los humanos, si son lo suficientemente fuertes, pueden perturbar la atmósfera en la capa donde viajan el GPS y otras señales de comunicación.

Cuando la actividad solar podría afectar la actividad diaria en la Tierra, el SWPC, una división de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), emite una advertencia o advertencia.

En este caso, el centro emitió una alerta de tormenta fuerte, o G3, para el sábado, lo que indica que la radiación podría afectar los sistemas de energía, creando irregularidades en el voltaje, interferencia con los sistemas de comunicaciones o el funcionamiento de naves espaciales, como satélites.

El centro de predicción dijo que la aurora boreal, también conocida como las luces del norte, también pueden ser visible el sábado en latitudes inusualmente más bajas. Emitió una alerta de tormenta geomagnética moderada o G2 para el domingo.

Una foto de la NOAA muestra una aurora austral cerca del Observatorio de Investigación Atmosférica del Polo Sur en la Antártida. Cuando se formó un agujero en el ozono sobre la Antártida, países de todo el mundo acordaron en 1987 eliminar gradualmente varios productos químicos que agotan la capa de ozono.

La NASA y la NOAA (Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica) han desarrollado la Estrategia y Plan de Acción Nacional de Clima Espacial para ayudar a mitigar los efectos de los eventos solares. La NASA trabaja como el brazo de investigación del esfuerzo del clima espacial de la nación, utilizando una flota de naves espaciales que monitorean la actividad del sol, la atmósfera solar, así como las partículas y los campos magnéticos en el espacio que rodea la Tierra.

La NOAA estableció el SWPC en Boulder, Colorado, para monitorear la actividad solar, de la misma manera que el Centro Nacional de Huracanes de la NOAA monitorea los ciclones tropicales. Usando los satélites y los observatorios solares de la NASA, SWPC puede dar pronósticos y advertencias de la actividad solar que podría impactar la Tierra.

¿Qué es una tormenta geomagnética y por qué se produce?

Aurora causada por una erupción solar, Hokkaido, Japón. Foto del Observatorio Astronómico de Rikubetsu, el 29 de octubre de 2003.

Cuando la actividad solar podría afectar la actividad diaria en la Tierra, una división de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica emite una alerta o advertencia.

Si deseas profundizar sobre este interesante tema; cliquea por favor donde esta escrito en «negrita». Muchas gracias.

El Centro de Predicción del Clima Espacial de Estados Unidos (SWPC, por sus siglas en inglés) emitió el viernes una alerta de tormenta geomagnética fuerte para el sábado y señaló que esta podría afectar los sistemas de energía y comunicaciones.

La Voz de América le explica qué es, por qué se produce y cuál es su afectación.

¿Qué es una tormenta geomagnética?

Es una perturbación intensa del entorno magnético de la Tierra, que puede durar desde horas hasta días. Aunque las tormentas se presentan de manera simultánea en toda la Tierra, en algunos puntos son más amplias que en otros. Esto depende de la latitud, siendo mayores cuando esta es más alta.

El Observatorio de Dinámica Solar de la agencia espacial estadounidense, la NASA, informó haber observado una llamarada solar significativa, o «eyección de masa coronal» (CME), el jueves. Las llamaradas -o CME- son erupciones poderosas en la superficie del Sol que envían toneladas de gas y radiación sobrecalentados al espacio.

¿Cómo se produce?

“Se producen por una ruptura del equilibrio magnético de ese entorno terrestre. La Tierra como planeta, y el Sol como nuestra estrella más cercana, tienen un campo magnético asociado. Cuando por alguna razón ese equilibrio magnético se rompe abruptamente en las cercanías de la Tierra, es cuando decimos que se produce una tormenta geomagnética”, afirma el físico Camilo Buitrago-Casas, magíster en Astronomía de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), según el periódico web de la academia.

«Su origen es externo y se producen por un aumento brusco de las partículas emitidas en las erupciones solares que alcanzan la magnetósfera, produciendo alteraciones en el campo magnético terrestre», señala un documento del Instituto Geográfico Nacional de España.

¿Cuáles son los efectos de estas tormentas?

Según un artículo de periódico de la Universidad Nacional de Colombia, las tormentas pueden «alterar los sistemas eléctricos, tener efectos en las comunicaciones, especialmente en las frecuencias de HF a 30 megahertz o BHF en los sistemas de navegación, y afectar aviones a grandes alturas, pues cuando hay una tormenta magnética el flujo de protones puede generar mayores dosis de radiación sobre la tripulación de algunos aviones».

Por otro lado, las ráfagas de radiación a menudo se dirigen hacia la Tierra, y aunque la radiación dañina de una llamarada no puede atravesar la atmósfera para afectar físicamente a los humanos, sí son lo suficientemente fuertes, pueden perturbar la atmósfera en la capa donde viajan el GPS y otras señales de comunicación.

¿Quién la monitorea?

Cuando la actividad solar podría afectar la actividad diaria en la Tierra, el SWPC, una división de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), emite una alerta o advertencia.

En este caso, el centro emitió una alerta de tormenta fuerte, o G3, para el sábado.

La NASA y la NOAA han desarrollado la Estrategia y Plan de Acción Nacional de Clima Espacial para ayudar a mitigar los efectos de los eventos solares. Esta última estableció el SWPC en Boulder, Colorado, para monitorear la actividad solar.

* La periodista Karen Sánchez contribuyó desde Bogotá con este reporte.

Imagen de portada: Gentileza de “Esta imagen de la NASA publicada el 21 de junio de 2010, muestra la Aurora Austral observada desde la Estación Espacial Internacional el 29 de mayo de 2010. La imagen fue tomada durante una tormenta geomagnética.”

FUENTE RESPONSABLE: Redacción Voz de América/Ciencia/Salud

Tormenta Geomagnética/Como se produce?/Eventuales consecuencias/Investigación/Monitoreo

El Sol lanzó una potente llamarada que ha impactado sobre Sudamérica.

Recuerda que si deseas profundizar más sobre este artículo; debes cliquear sobre lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

El impacto provocó un apagón de radio en esta región y luego llegó una oleada de plasma que ha causado una tormenta solar de nivel 3, informan la NASA y la NOAA.

Una potente llamarada proveniente del Sol alcanzó a la Tierra el jueves 28 de octubre. Este flujo de radiación impactó principalmente en la parte de la atmósfera que cubre Sudamérica y parte de Centroamérica, donde causó un apagón de radio de alta frecuencia.

Según informó el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA, se trató de una erupción solar de clase X1 emitida a las 11.35 a. m. hora del este. El fenómeno fue captado por el satélite GOES-16 de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EE. UU.

Las llamaradas solares son clasificadas como A, B, C, M o X, siendo A las más débiles y X las más intensas. En tanto, el número hace mayor énfasis en su poder. Por ejemplo, una erupción X2 sería el doble de intensa que una X1.

“La radiación dañina de una llamarada no puede atravesar la atmósfera de la Tierra para afectar físicamente a los humanos en el suelo, sin embargo, cuando es lo suficientemente intensa, puede perturbar la atmósfera en la capa donde viajan las señales de comunicaciones y GPS”, precisó la NASA en un comunicado.

Dos horas después del apagón de radio en el continente americano, se produjo una tormenta de radiación en las regiones polares, causando interferencias en las comunicaciones.

Reporte de la NOAA sobre el apagón de radio (izquierda) causado por la llamarada solar (derecha). Imagen: NOAA Space Weather

Pronóstico de tormenta solar nivel 3

En la noche del jueves, la NOAA confirmó que la potente llamarada se desprendió del Sol junto con una eyección de masa coronal (CME), la cual impactó en la Tierra el sábado 30 de octubre y causó una tormenta geomagnética —también llamada tormenta solar— de nivel 3 (intensidad fuerte), cuyos efectos se espera que duren hasta el domingo 31 de octubre.

La CME es una masiva expulsión de plasma (gas magnetizado) de la corona solar. Cuando esta oleada de partículas llega a la Tierra, tiene la capacidad de penetrar en su campo magnético y entrar a la atmósfera a través de los polos del planeta. Así se produce la tormenta solar.

Después de ser expulsada del Sol, la CME viaja a una velocidad promedio de 1.500 kilómetros por segundo, a diferencia de la energía liberada por la llamarada, que viaja a la velocidad de la luz (300.000 km/s).

Eso explica que la llamarada haya alcanzado el planeta en cuestión de minutos, mientras que la CME demorará más de un día y medio en hacerlo.

Las tormentas solares se clasifican en niveles de intensidad que van del 1 al 5. El grado 1 es “leve”, el 2 es “moderado”, el 3 es “fuerte”, el 4 es “severo” y el 5 es “extremo”.

Las CME se reconectan con el campo magnético terrestre y causan una tormenta geomagnética o tormenta solar. Imagen: NASA

Las CME se reconectan con el campo magnético terrestre y causan una tormenta geomagnética o tormenta solar. Imagen: NASA

¿Qué consecuencias tendrá esta tormenta solar?

De acuerdo con el pronóstico de la entidad estadounidense, la tormenta solar que se avecina afectará principalmente en latitudes por encima de los 50 grados en ambos hemisferios. En América, por ejemplo, esto corresponde a Canadá por el norte y al sur de Argentina y Chile.

Los posibles efectos en la superficie terrestre serán irregularidades de voltaje en las redes eléctricas y fallas en sus dispositivos de protección. En la órbita, se esperan problemas de orientación y errores en los satélites y naves espaciales.

Debido a los inconvenientes que tendrán los satélites, se han pronosticado problemas en los sistemas de navegación global, como el GPS. Asimismo, es probable que se produzcan interferencias en las ondas de radio de alta frecuencia.

Imagen de portada: Gentileza de Pinterest

FUENTE RESPONSABLE: La República

Ciencia/Tormenta geomagnética/Explosiones solares/Consecuencias.