Internacional – Otra tensión en el mundo

Qué sucede en Jersey, la isla que tiene en vilo a Europa: Francia y Reino Unido enviaron buques armados.


En plena disputa por la pesca, la Unión Europea insta a la calma pero critica las nuevas condiciones que exige Londres para pescar en la isla.


Las autoridades de Reino Unido y Francia desplegaron patrullas militares en el Canal de la Mancha ante la escalada de tensiones por los derechos de explotación pesquera, que motivaron una protesta de barcos de pescadores que temen perder cuota en el escenario post Brexit.


Las negociaciones sobre la explotación de recursos fueron motivo recurrente de fricciones entre ambos lados del canal y este jueves decenas de pesqueros galos organizaron durante horas una protesta ante la isla de Jersey, de tal forma que no pudiesen abandonarla otras embarcaciones, reportó Europapress.

El gobierno de Boris Johnson respondió enviando dos buques de la Marina para “evaluar la situación”, citó la BBC. Las autoridades de Jersey prometieron verse con los pescadores, que habrían sumado 60 barcos a su particular bloqueo del puerto de Saint Helier.


Y Francia desplegó otras dos patrulleras para garantizar “la seguridad de la navegación y la salvaguarda de la vida humana”, según Franceinfo. Apeló también a la necesidad de prevenir una posible escalada.


Finalmente, los pescadores depusieron su protesta y abandonaron la zona de Jersey tras reunirse con autoridades locales, aunque no trascendió si efectivamente llegaron a un acuerdo sobre las disputas.

Los pescadores denuncian un recorte de las zonas y los periodos para faenar y recibieron el respaldo explícito del gobierno de Emmanuel Macron, que incluso amenazó por boca de su ministra del Mar, Annick Girardin, con cortar la corriente a la isla si persistían las restricciones a las labores de trabajadores galos.


París también pidió la intervención de la Comisión Europea, la cual aseguró que sigue atentamente los acontecimientos entre París y Londres, y pidió “muestras de moderación” y “calma” para encontrar una salida al conflicto.

En todo caso, la portavoz de Pesca del Ejecutivo comunitario, Vivian Loonela, apuntó que Reino Unido exige unas condiciones “adicionales” a los 41 barcos europeos que solicitaron poder pescar en aguas territoriales de Jersey que no respetan el acuerdo que rige las relaciones comerciales entre ambas partes desde el Brexit.


“Cualquier condición nueva para las autorizaciones que limiten las actividades pesqueras deben cumplir con los objetivos y principios del Acuerdo, pero también deben tener una explicación científica clara y racional”, señaló la portavoz.


Bruselas recordó que las condiciones para acceder a una licencia para pescar en aguas territoriales de la otra parte “no pueden discriminar” a las embarcaciones según su pabellón y tienen que ser notificadas “por anticipado” para que los buques y las autoridades nacionales tengan “tiempo para reaccionar”.


El Ejecutivo comunitario considera que las nuevas condiciones, comunicadas a Bruselas el pasado lunes, no cumplen con estos criterios y por tanto “no deberían aplicarse”.