Covid: qué ha pasado con la inmunidad de rebaño a 2 años del inicio de la pandemia (y cómo afectan las nuevas variantes).

En 2020, durante los primeros meses de la pandemia, se popularizó un concepto que sonaba esperanzador: la inmunidad de rebaño.

El término se refiere a que cuando una gran parte de la población se vuelve inmune a una enfermedad, en este caso la covid-19, es poco probable que esa enfermedad se siga transmitiendo.

De esa manera, toda la población queda protegida, incluso los que no son inmunes a la enfermedad.

La inmunidad de rebaño se puede lograr luego de que suficiente cantidad de personas hayan tenido la enfermedad y desarrollen anticuerpos, o que gran porcentaje de la población se haya vacunado.

Tras dos años de pandemia, sin embargo, la complejidad del SARS-CoV-2 ha impedido que ocurra alguno de esos dos escenarios.

Según expertos consultados por BBC Mundo, hay varios factores que hacen que sea poco probable que se logre una inmunidad de rebaño contra la covid-19, y que por eso, los esfuerzos deben encaminarse hacia mantener la pandemia bajo control, no necesariamente eliminarla.

El comportamiento de las vacunas y su distribución desigual, y la aparición de nuevas variantes, son algunas de las principales razones que hacen ver la inmunidad de rebaño como una meta poco realista.

Existe, sin embargo, la posibilidad de lograr una «inmunidad de rebaño en la práctica», que podría ofrecer ciertos niveles de normalidad en la vida diaria.

Más allá de cual sea el escenario futuro, los expertos insisten en que la vacunación y las medidas de cuidado siguen siendo herramientas poderosas para avanzar en la lucha contra la covid-19.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; por favor cliquea donde se encuentra escrito en “negrita”.

vacuna

FUENTE DE LA IMAGEN, – GETTY

La evolución del virus

En los dos años de pandemia el SARS-CoV-2 ha evolucionado en variantes que, en algunos casos, le han permitido ser más contagioso y ser un poco más resistente al efecto de las vacunas.

El ejemplo más claro es la variante delta, que ha mostrado ser al menos dos veces más transmisible que el virus original.

Y en cuanto a ómicron, los primeros estudios sugieren que parece tener mayor capacidad de escapar la inmunización.

No obstante, las vacunas contra la covid-19 han demostrado ser efectivas para reducir significativamente el riesgo de desarrollar una enfermedad grave o morir.

vacuna

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

Las personas vacunadas, sin embargo, pueden contagiarse y contagiar a otros, aunque en menor medida que los no vacunados.

Eso es un primer factor de complicación.

«Con las vacunas que tenemos, aunque reduzcan la transmisión, el concepto de inmunidad de rebaño no tiene sentido», le dice a BBC Mundo Salvador Peiró, médico especialista en salud pública e investigador en farmacoepidemiología de FISABIO, una fundación de investigación biomédica dependiente de la Generalitat Valenciana, en España.

Y añade que con las tasas de transmisión que se están viendo con ómicron probablemente tenga aún menos sentido.

Entonces, aunque las vacunas salven vidas, no pueden evitar que el virus siga avanzando.

Personas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

Y el hecho de que el virus siga circulando genera una segunda complicación, y es que mientras el virus se siga transmitiendo, existe la posibilidad de que aparezcan nuevas variantes que sean más contagiosas, produzcan síntomas más severos o evadan el efecto de las vacunas.

«Cualquier parte con grandes números de infecciones, ya sea en vacunados o no vacunados, es una potencial fuente de nuevas variantes», le dice a BBC Mundo Caroline Colijn, investigadora en epidemiología y evolución de patógenos en la Universidad Simon Fraser en Vancouver, Canadá.

Y Colijn añade otro elemento, y es que el SARS-CoV-2 también contagia a los animales, con lo cual otras especies pueden actuar como una «reserva» del virus desde la cual puede volver a introducirse en los humanos.

Gente

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

Protección menguante

Un tercer factor es que la inmunidad que logra una persona luego de vacunarse o tras recuperarse de la covid-19 puede disminuir con el tiempo, como lo indican los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos.

Según Shabir A. Madhi, decano de la facultad de Ciencias de la Salud y profesor de vacunación en la Universidad de Witwatersrand, Sudáfrica, la respuesta inmunitaria tras la infección o la vacuna dura aproximadamente entre seis a nueve meses.

Pero eso puede cambiar frente a la aparición de nuevas variantes, por lo que ya se están aplicando dosis de refuerzo que aumentan y fortalecen los anticuerpos tras varios meses de haber recibido la vacuna o haber padecido la enfermedad.

Vacuna

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Vacunación desigual

Un cuarto factor es la distribución inequitativa de las vacunas.

En países como Estados Unidos y Reino Unido, cerca del 70% de la población ya está vacunada con dos dosis.

Pero a nivel mundial, poco más de la mitad de la población ha recibido al menos una dosis.

Y en los países de más bajos ingresos solo el 6,3% ha recibido una dosis, según datos de Our World in Data.

Eso hace que en muchas partes del mundo aumente el riesgo de que el virus se siga propagando y que surjan nuevas variantes potencialmente peligrosas.

mapa

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

«No vamos a ganar esto vacunando a los países ricos cada 6 meses», dice Colijn.

«Es de extrema importancia tener una mirada global y asegurarse de que las vacunas estén disponibles y se usen en todas partes del mundo».

En esencia, de nada sirve que un país esté completamente protegido mientras otras regiones del mundo sigan siendo vulnerables, porque el virus no conoce fronteras.

Utopía

«La inmunidad de rebaño para covid-19 es una utopía», le dice a BBC Mundo el doctor Mauricio Rodríguez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y vocero de la comisión de dicho centro para temas relacionados con el coronavirus.

mujer

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

Según Rodríguez, la inmunidad de rebaño aplica muy bien para grupos pequeños o delimitados.

«El problema con el covid es que tiene presencia en todos los grupos de edad, en todas las poblaciones, en todos lados, todo el tiempo», dice el experto.

«Es prácticamente imposible lograr la inmunidad de rebaño con el covid».

Personas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

Rodríguez indica que quizás a lo que se puede aspirar es lograr la inmunidad en ciertos grupos, como las personas mayores de 60 años o que tengan alguna condición que las haga más vulnerables ante el virus.

¿Cuál es la salida?

Según los expertos consultados por BBC Mundo, en vez de aspirar a suprimir el virus por completo, los esfuerzos deben encaminarse a acostumbrarnos a vivir con el virus, pero sin que represente una grave amenaza para la humanidad.

La meta es que se vuelva un virus endémico, es decir, que sigue circulando entre la población pero a un nivel manejable.

Llegar a ese punto es a lo que Peiró llama «tener un control funcional de la pandemia».

«No se trata de eliminar todos los casos, lo que esperamos es tener una situación inmunitaria con muy pocos casos graves», dice el experto.

Personas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

«No es que la gente no se infecte, es que no se nos llenen los hospitales de casos graves».

Peiró sostiene que la idea es que la covid se parezca cada vez más a un resfriado.

«El éxito de la pandemia es ver a los hospitales vacíos de casos de covid», dice.

Inmunidad en la práctica

Colijn sostiene que es poco probable lograr una inmunidad de rebaño, pero que sí es posible lograr una «inmunidad de rebaño en la práctica».

oficina

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

Eso significa que si se aplican las vacunas de manera masiva y equitativa se pueden lograr niveles casi normales de actividad, sin necesidad de medidas más radicales como los confinamientos.

«Tenemos que pensar en qué medidas estamos dispuestos a mantener por siempre, quizás algunas de esas medidas son el uso de mascarillas, o los tests rápidos»; dice la experta.

«Dejar de ver a nuestros amigos o familiares probablemente no sea una de esas medidas, no podemos hacer eso por siempre».

Para lograr esa «inmunidad de rebaño en la práctica» y el «control funcional de la pandemia», los expertos coinciden en que es importante priorizar a los grupos más vulnerables en las campañas de vacunación.

test de covid

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

La idea es lograr que la mayor cantidad de gente esté protegida contra la enfermedad grave.

«Las vacunas han logrado que podamos combatir la pandemia casi sin restricciones», dice Peiró.

«En otras circunstancias estaríamos todos encerrados, con más muertos y más hospitalizados, pero hemos tratado a delta con todo abierto, esto es gracias a las vacunas».

Ese escenario, en el que la combinación de la vacunación masiva e igualitaria, junto con medidas de cuidado se parece más a la etapa en la que estamos entrando.

«Estamos en una etapa de transición, pasando de una etapa de emergencia para luego estar en una etapa de endemia, que es cuando ya el virus va a estar circulando de forma más regular», dice Rodríguez.

«No hay que asustarse, tenemos que aprender a vivir con el virus», concluye el experto.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Carlos Serrano. Diciembre 2021.

Sociedad/Salud/Pandemia de coronavirus/Ciencia/Variante Omicron/ Vacunas contra el coronavirus

Covid | «Alrededor del 80% de las personas que están en Urgencias con coronavirus y necesitan soporte respiratorio no están vacunadas”: el crudo relato de una enfermera en Londres.

María Santomil, de 34 años, trabaja en el hospital de St. Mary’s, en Londres, desde julio de 2014.(Imagen de portada).

«Estamos agotados; mentalmente exhaustos».

La frase la repite varias veces María Santomil, una enfermera española que trabaja en Urgencias del Hospital de St. Mary’s, en Londres.

Desde que aparecieron los primeros casos de covid-19 en el Reino Unido, Santomil ha estado en la primera línea de batalla contra una pandemia que ha estresado fuertemente al servicio británico de salud pública (NHS, por sus siglas en inglés), así como también a muchos otros sistemas sanitarios en el mundo.

Ahora, con la aparición de la nueva variante Ómicron —que obligó a Inglaterra a re-imponer medidas restrictivas como el uso de mascarilla o pruebas PCR para los viajeros—, la situación se ha vuelto a complicar en un lugar donde, hasta la fecha, se han reportado más de 400 casos de esta cepa.

«Vivimos esperando que algo bueno va a pasar pero ese final, esa luz al final del túnel, no llega nunca», afirma María Santomil.

En conversación con BBC Mundo, la enfermera aborda parte de las dificultades que está enfrentando hoy el personal de salud, la frustración que viven día a día al atender a personas que, en su mayoría, no se vacunan y el cansancio que muchos acumulan a casi dos años de la aparición del coronavirus.

Este es su relato en primera persona.

Línea

Los inicios de la pandemia fueron muy difíciles.

Era algo nuevo, no había preparación, no había equipamientos de protección, nada. La gente se moría, fue una situación de shock muy grande, los sanitarios lo pasamos muy mal.

Memorial de víctimas de la covid-19 en Reino Unido.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En enero del 2020, Reino Unido registró más de 1.300 muertes al día a causa de la covid-19.

Cuando nos empezaron a vacunar, en diciembre del año pasado, hubo una luz de esperanza.

Empezaron a decir que con las vacunas íbamos a poder viajar, a movernos, era como la luz al final del túnel. Pero realmente no fue tan así.

Porque simplemente es algo cíclico, que ya hemos visto en el último año y medio.

Hay una mejora, se reajusta el espacio de las camas de Urgencia, pero luego los casos vuelven a aumentar, y tenemos que volver a mover todo otra vez.

Hemos visto que alrededor del 80% de las personas que están en la zona de Urgencias con coronavirus, y necesitan soporte respiratorio, no está vacunada.

Muchos se niegan a creer que tienen covid-19. Te dicen: «No, esto es neumonía».

Me llama la atención que no solamente son jóvenes. Sino que mucha gente de 40, 50 o 60 años que nunca se quiso poner la vacuna y que termina muy enferma.

Campaña anti vacuna en Reino Unido.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En Reino Unido, así como en otros lugares de Europa y el mundo, ha habido grupos que se resisten a vacunarse contra la covid-19.

Porque es cierto que los números de las hospitalizaciones han bajado. Pero la gente que no está vacunada se sigue enfermando igual de grave.

«A veces perdemos la fe en la raza humana»

El tema de la vacunación es algo muy sensible, especialmente porque nosotros estamos muy conscientes y lo hemos vivido tan de cerca que no conozco absolutamente a nadie del hospital que no haya querido vacunarse.

Y es que nadie se quiere arriesgar precisamente porque hemos visto lo que hace la covid. Y nos da miedo. Entonces nos parece muy injusta, egoísta e ignorante la gente que, sin razón, dice: ‘No, no me quiero vacunar’.

Todos son libres de pensar lo que quieran, de que hay una conspiración detrás o lo que sea. Pero lo que nosotros hemos visto no tiene nada de conspiración. Aquí hay gente que se enferma gravemente y que se muere.

Muchas personas te dicen que no se vacunan porque no creen en ellas.

Y tienes que respetarlo. Pero intentas decirle: yo entiendo que tengas miedo porque es algo muy novedoso, pero se ha visto en la historia que hay enfermedades que fueron erradicadas gracias a las vacunas. Y obviamente están muy testeadas.

Y después piensas: esta es gente que quizás no duda en comer cinco hamburguesas McDonald’s a la semana o lleva 20 años tomando la píldora anticonceptiva sabiendo que tiene muchísimos efectos secundarios. Pero eso no lo cuestionan.

En cambio esto, que es algo de salud pública, lo cuestionan. Eso me enfada muchísimo. Porque además pretenden que des el 100% de ti para salvarlos.

Vacuna contra la covid-19

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

A veces tenemos situaciones surrealistas de gente que empieza a hacer lives en Facebook o videos para TikTok, diciendo que tienen covid.

Me dan ganas de decirles: «¿En qué mundo vives?». Muchas veces perdemos la fe en la raza humana. Perdemos la fe en el sentido común.

Es muy cansador. Hay días en que lo toleras mejor pero otros en que no.

«Estamos todos aburridos»

Ahora mismo, una de las dificultades más grandes que tenemos en el hospital es precisamente la gente que no se adhiere a las recomendaciones de llevar mascarilla.

Yo entiendo que hasta hace muy poco el gobierno (de Boris Johnson) decía que no era mandatorio. Pero en el hospital hemos dicho desde el principio que tienen que llevarla.

La semana pasada tuve que decirle mínimo a 20 o 30 personas que por favor se pusieran la mascarilla. Y encima me preguntaban: «Y ¿por qué?». Pero ¿cómo que por qué?

Hay gente que dice que está en su derecho de no ponérsela. Otros que simplemente están aburridos del coronavirus.

Dos personas caminan por Londres con mascarilla.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Ante la aparición de la nueva variante ómicron, Reino Unido volvió a imponer medidas restrictivas como el uso de la mascarilla en el transporte público y el comercio.

Y mira, aburridos estamos todos. Yo llevo dos años poniéndome una mascarilla 12 horas al día. Y tengo compañeros que tienen asma, problemas respiratorios, y la llevan igual. Así que el hecho de que te agobie la mascarilla no es una excusa.

O, por ejemplo, cuando hacemos los test de coronavirus, muchas personas te dicen que no les gusta, que es horrible.

Y yo les respondo: nosotros lo tenemos que hacer cuatro veces a la semana para que tú estés tranquilo y yo pueda venir a trabajar para ayudarte.

Algunos te agradecen. Pero esas gracias no tienen que darlas aplaudiendo o diciéndolas.

Lo que queremos realmente es que se vacunen, que se cuiden y que cuando les pidamos que se pongan la mascarilla, lo hagan. Es lo único que estamos pidiendo. Y no es por nosotros, es por todos.

Es frustrante porque aunque hagas lo imposible, te adhieras a las restricciones, si hay dos personas que no lo hacen, entonces tu trabajo no valdrá de nada.

Lo que estamos viviendo ahora con ómicron, no hace más que probar que por mucho que unos países o determinado número de gente lo haga bien, si esto no es un esfuerzo global, no hay manera de salir.

No se va a poder hacer nada y seguiremos en esta situación cíclica.

«Se nos está acabando la paciencia»

Somos sanitarios pero también somos personas. Echamos de menos a nuestras familias como todo el mundo; nos han cambiado mucho los planes. Estamos más cansados que nadie, probablemente.

Y se nos está acabando la paciencia. Lo ves en temas como, por ejemplo, las bajas laborales.

Personal de salud en la UCI

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Desde la aparición de la covid-19, el personal de salud en Reino Unido y el mundo ha estado bajo una presión muy fuerte.

Estamos teniendo muchos problemas de personal. Uno, porque hay gente que se infecta o que se enferma de otras cosas, pero también porque hasta ahora estábamos tirando mucho del personal, haciendo muchas horas extras.

Porque pensábamos: «De esta salimos todos juntos». Pero dos años más tarde, estamos cansados, mentalmente exhaustos.

La adrenalina que teníamos al principio, por esta enfermedad tan novedosa, ya se fue.

Antes, cuando te decían que por viajar tenías que hacer cuarentena, uno pensaba: pues no, esperaré. Ahora es distinto. Llevo 1 año sin ver a mi familia, me voy a ir así tenga que hacer cuarentena. Y eso afecta mucho al personal.

Estamos mentalizados de que el virus no se va a acabar. Conscientes de que nosotros probablemente vamos a tener que estar con mascarilla años; muchísimos años. Incluso de manera permanente.

Pero el problema es la incertidumbre, el preguntarse hasta cuándo va a pasar esto. ¿Hasta qué punto seguirá impactando la vida de las personas? De no poder ir a trabajar o no poder llevar a mi niño a la guardería porque yo tengo fiebre.

También queremos disfrutar de la vida cuando no estamos trabajando. Y creo que esa es la parte que los sanitarios estamos llevando peor.

Porque es agotador ver que no sales del círculo. De ese círculo vicioso en que todo es covid.

Imagen de portada: Gentileza de María Santomil

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Fernanda Paúl. Diciembre 2021

Sociedad y Cultura/ Pandemia de coronavirus/Salud/

Variante Omicron/Vacunas contra el coronavirus.

B.1.1.529: por qué causa preocupación la variante del coronavirus altamente mutada hallada en Sudáfrica.

Estamos de vuelta en un territorio familiar: una preocupación creciente por una nueva variante del coronavirus.

La última es la versión más mutada descubierta hasta ahora, y tiene una lista tan larga de variaciones que un científico la describió como «horrible», mientras que otro me dijo que era la peor variante que habían visto.

Es pronto para sacar conclusiones. Los casos confirmados se concentran principalmente en una provincia de Sudáfrica, pero hay indicios de que puede haberse extendido más.

Este viernes, Bélgica confirmó el primer infectado con la nueva variante. Se trata de un pasajero que llegó de Egipto el pasado 11 de noviembre, según confirmó el virólogo Marc Van Ranst, investigador de la respuesta a la pandemia en este país europeo.

Las autoridades de Reino Unido decidieron tomar precauciones y los viajeros procedentes de Sudáfrica, Namibia, Zimbabue, Botsuana, Lesoto y Esuatini (Suazilandia) que están ya en el país deberán hacer cuarentena, y a partir de este viernes los vuelos con ese origen quedarán suspendidos.

Gráfico de la mutación.

Francia suspendió los vuelos desde estos destinos, además de Suazilandia, con efecto inmediato y durante al menos 48 horas.

Alemania, Japón, Italia y Singapur también impusieron restricciones similares.

Y la Comisión Europea ha recomendado a los países miembros la introducción de un «freno de emergencia» a todos los viajes desde el sur de África.

Inmediatamente surgen preguntas sobre la rapidez con la que se propaga la nueva variante, su capacidad para eludir parte de la protección que brindan las vacunas y qué se debe hacer al respecto.

Hay mucha especulación, pero muy pocas respuestas claras.

Esa incertidumbre ha contribuido a una caída de los precios de las acciones en varios mercados. En los asiáticos, el índice Nikkei de Tokio y el Hang Seng en Hong Kong cayeron más del 2%. Entre las más afectadas están las acciones en negocios relacionados con viajes se encuentran entre los afectados.

¿Entonces, qué sabemos?

La variante se llama B.1.1.529 y es probable que la Organización Mundial de la Salud (OMS) le dé un nombre griego (como las variantes alpha y delta) el viernes.

Es difícil decir si la nueva mutación causará mayor gravedad, pero algunos análisis sugieren que existe la «posibilidad» de que tenga un «impacto diferente» en los infectados.

También sabemos que ha mutado mucho. El profesor Tulio de Oliveira, director del Centro de Innovación y Respuesta a Epidemias en Sudáfrica, dijo que había una «constelación inusual de mutaciones» y que era «muy diferente» a otras variantes que han circulado.

«Esta variante nos sorprendió. Tiene un gran salto en la evolución y muchas más mutaciones de las que esperábamos», dijo.

África

FUENTE DE LA IMAGEN – PA MEDIA

En una conferencia de prensa, el profesor de Oliveira dijo que hubo 50 mutaciones en general y más de 30 en la proteína de pico, que es el objetivo de la mayoría de las vacunas y la llave que usa el virus para abrir la puerta a las células de nuestro cuerpo.

Acercándonos aún más al dominio de unión al receptor (que es la parte del virus que hace el primer contacto con las células de nuestro cuerpo), tiene 10 mutaciones en comparación con solo dos para la variante delta.

Es muy probable que este nivel de mutación provenga de un solo paciente que no pudo vencer al virus.

Muchas mutaciones no es automáticamente algo malo. Es importante saber qué están haciendo realmente esas mutaciones.

Pero la preocupación es que este virus ahora es radicalmente diferente al original que surgió en Wuhan, China. Eso significa que las vacunas, que fueron diseñadas con la cepa original, pueden no ser tan efectivas.

Algunas de las mutaciones se han visto antes en otras variantes, lo que da una idea de su papel en esta variante.

Gráfico de cómo aparecen las variantes

Por ejemplo, la N501Y parece facilitar la propagación del coronavirus. Hay otras que dificultan que los anticuerpos reconozcan el virus y pueden hacer que las vacunas sean menos efectivas.

El profesor Richard Lessells, de la Universidad de KwaZulu-Natal en Sudáfrica, dijo: «Nos preocupa que este virus pueda tener una transmisibilidad mejorada, una capacidad mejorada para propagarse de persona a persona, pero también podría evitar partes del sistema inmunológico».

Ha habido muchos ejemplos de variantes que parecían aterradoras sobre el papel, pero que no llegaron a nada. La variante Beta estaba en la cima de las preocupaciones de los expertos a principios de año porque era la que mejor para escapaba del sistema inmunológico. Pero al final fue la delta, que se extendió más rápido, la que se apoderó del mundo.

Coronavirus

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

No sabemos qué tan rápido se propaga esta nueva variante.

Es pronto para sacar conclusiones

Los estudios científicos en el laboratorio darán una imagen más clara, pero las respuestas llegarán más rápidamente al monitorear el virus en el mundo real.

Aún es pronto para sacar conclusiones claras, pero ya hay indicios que están causando preocupación.

Ha habido 77 casos totalmente confirmados en la provincia de Gauteng en Sudáfrica, cuatro casos en Botswana y uno en Hong Kong (que está directamente relacionado con los viajes desde Sudáfrica).

Sin embargo, hay indicios de que la variante se ha extendido aún más.

Esta variante parece dar resultados extravagantes en las pruebas estándar, que se pueden usar para rastrear la variante sin hacer un análisis genético completo.

Eso sugiere que el 90% de los casos en Gauteng ya puede ser esta variante y «ya puede estar presente en la mayoría de las provincias» de Sudáfrica.

Pero esto no nos dice si se propaga más rápido que la delta, si es más severa o hasta qué punto puede evadir la protección inmunológica que proviene de la vacunación.

Tampoco nos dice qué tan bien se propagará la variante en países con tasas de vacunación mucho más altas que el 24% de Sudáfrica, aunque un gran número de personas en el país han tenido covid.

Así que por ahora tenemos una variante que genera preocupaciones importantes a pesar de los enormes agujeros en nuestro conocimiento sobre ella.

La lección de la pandemia es que no siempre se puede esperar hasta tener todas las respuestas.

Imagen de portada: Gentileza de

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Noviembre 2021

Pandemia de Coronavirus/Salud/Vacunas contra Coronavirus