COVID: todos los efectos secundarios de las vacunas Pfizer, Moderna, Sputnik, AstraZeneca y Sinopharm que se dan en Argentina.

Las distintas vacunas que se aplican en la Argentina pueden generar distintos efectos adversos de leves a moderados e incluso graves: desde Pfizer a Moderna, la lista completa de todos los síntomas que pueden generar las vacunas que se dan en el país.

Si deseas profundizar sobre esta entrada; cliquea por favor adonde está escrito en “negrita”.

Luego de la explosiva ola de positivos que se vio entre enero y febrero a raíz de la llegada de la variante Ómicron al país, y aunque los casos de Covid-19 en la Argentina se encuentran en un momento de calma, el Gobierno sigue instando a todos los ciudadanos que aún no recibieron su tercera inyección a acercarse a un vacunatorio para protegerse ante el SARS-CoV-2.

Actualmente, en el país ya se aplicaron casi 98 millones de vacunas a más de 40,6 millones de individuos, de los cuales unos 37,1 millones completaron su esquema mientras que casi 21 millones se aplicaron el refuerzo: esto refleja una gran brecha entre quienes se vacunaron con una o dos dosis y quienes se aplicaron la tercera, razón por la que aún se apuesta a incrementar la inoculación.

Ante este contexto, hace pocos días la ministra de Salud Carla Vizzotti volvió a instar a la población a reforzar sus esquemas: «Hay 14 millones de personas que completaron su esquema inicial hace más de cuatro meses y todavía no se aplicaron el primer refuerzo», remarcó.

La Argentina tiene un alto stock de dosis para cubrir las necesidades de su población y todo mayor de 18 años ya se puede aplicar la tercera vacuna de la gran variedad que tiene disponible el país: desde Pfizer hasta Moderna o Sputnik, todos los efectos adversos de los sueros contra el Covid-19 que se aplican en Argentina según el Ministerio de Salud.

UNO POR UNO, TODOS LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LAS VACUNAS CONTRA EL COVID-19.

Respecto a los posibles efectos adversos de las vacunas contra el covid-19 en el organismo, el Ministerio de Salud de la Nación publicó en su sitio web una extensa lista con los síntomas más frecuentes que pueden darse luego de recibir los distintos sueros que se aplican en el país.

Tal como remarcan desde la cartera de Carla Vizzotti, «ante la ocurrencia de cualquier síntoma posterior a la vacunación, se debe consultar al centro de salud más cercano«.

Además, en caso de tener fiebre luego de la vacunación, el Ministerio de Salud recomienda el uso de ibuprofeno o paracetamol para aliviar los síntomas. Ante cualquier consulta respecto a la vacunación contra el covid-19 el organismo sanitario ha habilitado la línea 120 para llamar de forma gratuita.

Vacuna por vacuna, sus posibles efectos adversos:

SPUTNIK V

  • Síndromes pseudogripales de corta duración: escalofríos, fiebre, artralgia y/o mialgia (dolores musculares y articulares, respectivamente), astenia (debilidad muscular), malestar general y/o cefalea que pueden comenzar entre las 24 y las 48 horas posteriores a la vacunación.
  • Síntomas gastrointestinales: náuseas, dispepsia (indigestión) y/o disminución del apetito). Son menos frecuentes y tienen una duración promedio de 24 horas.

COVISHIELD/ASTRAZENECA

  • Locales: dolor espontáneo o molestias en el sitio de la inyección, hiperemia y/o hinchazón.
  • Generales: cefalea, fatiga, dolor muscular, malestar general, fiebre, escalofríos, dolor articular y náuseas.

SINOPHARM

  • Locales
    • Muy frecuente: dolor en el sitio de la inyección
    • Frecuentes: eritema, hiperemia, prurito, edema y/o hinchazón en el sitio de la inyección
    • Poco frecuentes: rash cutáneo en el sitio de la inyección
  • Generales:
    • Frecuentes: fatiga, fiebre transitoria, cefalea, diarrea, tos, disnea.
    • Poco frecuentes: náuseas, vómitos, mialgias, artralgias, somnolencia, mareos, anorexia.

MODERNA

  • Locales
    • Muy frecuentes: dolor, edema y/o hinchazón en el sitio de la inyección, linfadenopatía axilar homolateral (aumento del volumen de uno o varios de los ganglios linfáticos de las axilas)
    • Frecuentes: eritema, reacción urticariana o rash cutáneo local, reacción retardada en el sitio de inyección (dolor, eritema, hinchazón).
    • Poco frecuentes: prurito en el sitio de la inyección.
  • Generales
    • Muy frecuente: cefalea, náuseas, vómitos, fatiga, fiebre transitoria, escalofríos, mialgias, artralgias.
    • Frecuentes: rash o exantema.
    • Raro: parálisis facial aguda periférica, edema facial.

CONVIDECIA/CANSINO

  • Locales
    • Muy frecuentes: dolor en el sitio de la inyección.
    • Frecuentes: eritema, hiperemia, prurito, edema y/o hinchazón en el sitio de la inyección.
    • Poco frecuentes: rash cutáneo en el sitio de la inyección, celulitis
  • Generales
    • Muy frecuentes: fatiga, fiebre transitoria, cefalea, diarrea, náuseas, somnolencia.
    • Frecuentes: artralgias, tos, vómitos, anorexia, mareos, prurito, odinofagia (dolor al tragar).
    • Poco frecuentes: hipoestesia (entumecimientos), artritis, síncope, dificultad respiratoria, broncoespasmo agudo, reacción alérgica aguda.

COMIRNATY DE PFIZERBIONTECH

  • Locales:
    • Muy frecuente: dolor, edema y/o hinchazón en el sitio de la inyección.
    • Frecuentes: eritema en el sitio de inyección.
  • Poco frecuentes: prurito en el sitio de la inyección, dolor en el brazo.
  • Generales:
    • Muy frecuentes: cefalea, diarrea, fatiga, fiebre transitoria, escalofríos, mialgias, artralgias. Algunos de estos efectos adversos pueden ser más frecuentes en adolescentes de entre 12 y 15 años de edad que en adultos.
    • Frecuentes: náuseas, vómitos
    • Poco frecuentes: insomnio, malestar, linfadenopatía
    • Raros: parálisis facial aguda periférica, edema facial.

Vacuna de Pfizer: el efecto secundario que nadie vio venir, el envejecimiento prematuro.

Vacuna COVID: qué es la pirexia, el nuevo efecto secundario de la tercera dosis.

COVID e inmunidad total: el misterioso factor X genético que explica por qué algunos nunca se contagian.

¿Pfizer o Moderna? Esta es la vacuna que protege por más tiempo contra el COVID, según un nuevo estudio.

Alerta COVID: las variantes BA.4 y BA.5 de Ómicron ya fueron detectadas en 9 países

Vacuna Moderna COVID: estos son los efectos secundarios de la tercera dosis 

Imagen de portada: Gentileza de El Cronista. 

FUENTE RESPONSABLE: El Cronista. Argentina. Abril 2022

COVID/Vacunación/Efectos secundarios/Pfizer/Moderna/Sputnik/

Carla Vizzotti (Ministra de Salud)

 

 

 

 

Ómicron: elevan nivel de alerta de covid en Reino Unido ante la propagación de la nueva variante.

Reino Unido se enfrenta a una «emergencia ómicron».

Así lo afirmó el primer ministro Boris Johnson este domingo en una declaración televisada horas después de que las autoridades sanitarias elevaran de tres a cuatro el nivel de alerta ante la propagación de la variante ómicron del coronavirus.

«Me temo que ahora nos enfrentamos a una emergencia en nuestra lucha contra la nueva variante ómicron», dijo Johnson en un mensaje transmitido por el canal BBC One, en el que además instó a la población a recibir las vacunas de refuerzo.

Boris Johnson

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Ahora está claro que dos dosis de la vacuna simplemente no son suficientes para dar el nivel de protección que todos necesitamos. Pero la buena noticia es que nuestros científicos confían en que con una tercera dosis, una dosis de refuerzo, todos podremos volver a aumentar nuestro nivel de protección», detalló.

La última vez que Reino Unido estuvo en el nivel cuatro fue en mayo pasado.

Previamente, las autoridades sanitarias de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte recomendaron la elevación del nivel de alerta debido a que el virus se está extendiendo de una forma acelerada.

People passing by the NHS covid-19 vaccination Centre direction sign in Westfield Shopping Centre.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Los riesgos de contagio se miden mediante un sistema de cinco niveles codificados por colores: el cuarto, pintado de naranja, es un nivel alto o creciente de transmisión.

Este sistema es independiente de cualquier decisión gubernamental sobre el endurecimiento de las normas.

La preocupación de las autoridades sanitarias tiene base en que los primeros datos muestran que ómicron se está extendiendo mucho más rápido que Delta y que la protección de la vacuna contra la enfermedad sintomática de esa nueva variante es reducida.

Las personas se preparan para la Navidad en medio del incremento de casos de covid con la variante Ómicron

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«Los datos sobre la gravedad se aclararán en las próximas semanas, pero las hospitalizaciones por ómicron ya se están produciendo y es probable que aumenten rápidamente. El Servicio Nacional de Salud está actualmente bajo presión por los casos de no-covid», indicaron las autoridades.

«Pero, con una variante que se está extendiendo con una mayor transmisibilidad y una menor eficacia de la vacuna, es probable que esa presión crezca pronto».

Los responsables de salud pública instaron a la población a vacunarse y a recibir una dosis de refuerzo a quienes ya lo están. Señalaron que la gente debe mantener las habitaciones ventiladas, llevar mascarillas, hacerse pruebas periódicas y autoaislarse cuando presente síntomas.

Multitudes en las calles de Londres

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La recomendación se basa en que los primeros datos muestran que la administración de una tercera dosis de refuerzo evita que alrededor del 75% de las personas presente algún síntoma de covid por ómicron.

Los mayores de 30 años en Inglaterra y Escocia podrán programar sus dosis de refuerzo a partir del lunes, y en Escocia el rango entre 18 y 29 años a mediados de esta semana.

Gales, al igual que Inglaterra y Escocia, tiene como objetivo aplicar las vacunas de refuerzo a todos los adultos a más tardar a finales de enero, mientras que Irlanda del Norte ya lo está haciendo para mayores de 30 años y sin cita previa.

Gillian Patterson from Gateshead closes her eyes as a nurse prepares to give her her Covid-19 booster on December 08, 2021 in Newcastle upon Tyne, England.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En Reino Unido se administraron el sábado más 500.000 vacunas de refuerzo, en el segundo día desde que comenzó el despliegue de la aplicación de terceras dosis.

También se han vuelto a actualizar las normas de autoaislamiento en Inglaterra.

A partir del martes, las personas totalmente vacunadas que entren en contacto con alguien contagiado con covid no tendrán que autoaislarse automáticamente, sino que se someterán a pruebas diarias durante siete días.

Se trata del último cambio en la normativa después de que el gobierno de introdujera nuevas medidas del Plan B, entre las que se incluyen los pasaportes covid para algunos eventos multitudinarios y el regreso al trabajo remoto desde casa.

Un comprador usando gorro navideño

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Por su parte, Gales y Escocia han dicho que las nuevas normas podrían llegar en las próximas semanas.

Anteriormente, el Secretario de Educación, Nadhim Zahawi, dijo que hay personas hospitalizadas con ómicron y que la variante representa un tercio de los casos en Londres.

Cuando se le preguntó si podía garantizar que todas las escuelas estarían abiertas en enero, Zahawi dijo que haría «todo lo posible», pero no lo aseguró.

Los científicos han afirmado que, sin más restricciones, Reino Unido se enfrenta a una importante oleada de ómicron en enero y que para abril el número de muertes por la variante podría oscilar entre 25.000 y 75.000, dependiendo de la eficacia de las vacunas.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News por Francesca Gillett. Diciembre 2021

Salud/Ciencia/Pandemia de coronavirus/Variante Omicron/Reino Unido/ Vacunas

Ómicron: ¿es realmente tan peligrosa la nueva variante del coronavirus?

La identificación de una nueva variante del SARS-CoV-2 en Sudáfrica, caracterizada por un gran número de mutaciones (55 en todo el genoma, 32 en la proteína S o espícula) y el aumento vertiginoso de su incidencia relativa en esa población ha disparado una vez más las alertas a escala mundial.

Varios países han cerrado el tráfico aéreo con Sudáfrica y hay expertos que indican que es «la variante más preocupante que hemos visto hasta la fecha». La OMS la ha elevado a la categoría de «variante preocupante» y la ha designado con la letra griega ómicron.

Pero, con los datos disponibles, ¿podemos aceptar la pertinencia de estas afirmaciones?, ¿se basan en demostraciones o son conjeturas?, ¿cuándo podemos definir una nueva variante como de preocupación y qué consecuencias tiene eso sobre nuestra estrategia frente a la pandemia? 

Intentaré en los siguientes párrafos arrojar un poco de luz sobre estos temas.

La secuencia genómica de la variante ómicron (linaje B.1.1.529 en el sistema PANGO, o linaje 21K de NextStrain) muestra 55 mutaciones respecto al virus original de Wuhan, 32 de ellas situadas en la proteína S o espícula, la más importante por su papel en la infección de las células y la respuesta inmunitaria.

Muchas de esas mutaciones se han detectado previamente en variantes de preocupación (VOCs) o de interés (VOIs) del virus, como las mutaciones N501Y (presente en las VOCs alfa, beta y gamma), las T95I, T478K y G142D (todas en delta), o se ha demostrado su papel en la interacción con el receptor celular ACE2 (S477N, Q498R), o se encuentran en regiones de unión de algunos anticuerpos (G339D, S371L, S373P, S375F).

Esta acumulación de mutaciones con efectos conocidos ya es motivo de interés y preocupación, pero todavía se tienen que realizar los experimentos adecuados para demostrar sus efectos cuando se encuentran simultáneamente.

Gráfico de la mutación.

Los efectos de dos mutaciones no son siempre aditivos y las interacciones (epistasis en lenguaje técnico) pueden ser tanto en sentido positivo (aumentando el efecto de cada una) como negativo (disminuyendo).

Hasta que no dispongamos de resultados de laboratorio y de datos epidemiológicos y de vigilancia genómica que nos demuestren una mayor transmisibilidad o mayores posibilidades de escape frente a la respuesta inmunitaria no es razonable pasar de vigilancia a alerta o, menos aún, a alarma.

La razón esgrimida por la OMS para declararla como VOC es que puede estar asociada a un mayor riesgo de infección, si bien no hay todavía información pública que respalde esta afirmación.

Vigilancia genómica sudafricana

Sin embargo, las señales de alerta se han disparado debido al rápido aumento de casos detectados en Sudáfrica con esta variante. No es extraño que una nueva variante se detecte en este país, uno de los que tiene mejor sistema de vigilancia genómica del SARS-CoV-2 y en el que, como en casi todos los países del continente africano, la vacunación no ha progresado de la misma forma.

Una mujer con mascarilla trabaja en el laboratorio de la empresa de biotecnología Afrigen, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 5 de octubre de 2021

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Sudáfrica cuenta con uno de los mejores sistemas de vigilancia del virus que produce la covid-19.

Gracias a su vigilancia, rápidamente se obtuvo la secuencia del virus responsable de un brote de covid-19 observado en la provincia de Gauteng, en un momento con una incidencia acumulada muy baja de la infección (alrededor de 10 casos por 100.000 habitantes).

En esas circunstancias, cualquier variante asociada a un brote alcanza rápidamente una alta frecuencia relativa, lo que puede indicar una mayor transmisibilidad pero también que crece donde apenas había nada.

Si la principal causa de alarma es la transmisibilidad, otras propiedades asociadas a mutaciones en la espícula no dejan mucho lugar a la tranquilidad, como hemos indicado previamente. De nuevo nos planteamos la pregunta de cómo surge un virus con tantas mutaciones.

La respuesta no es definitiva, pero la principal sospecha es que ha evolucionado en un paciente con un sistema inmunitario debilitado infectado durante un periodo prolongado de tiempo, al cabo del cual se ha transmitido a otras personas en una cadena que nos es desconocida por ahora.

¿Qué podemos hacer frente a una nueva variante de preocupación?

Personas con mascarillas caminan por un centro comercial en España

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Varios países ha vuelto a imponer el uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social.

Por el momento, tenemos las mismas herramientas que contra las demás: vacunar, usar mascarillas, mantener distancias, ventilar los recintos cerrados, es decir, reducir al máximo la exposición y circulación del virus, aumentar la población inmunizada en todos los países del planeta, limitando las oportunidades de que aparezcan nuevas mutaciones en el virus.

Aunque pensábamos que tras la variante delta sería difícil que aparecieran variantes de preocupación, la variante ómicron nos ha vuelto a sorprender.

Con independencia de que tenga o no las graves consecuencias que justifican su declaración como VOC, es evidente que la evolución del SARS-CoV-2 puede seguir deparando sorpresas. Cuanto antes reduzcamos esas posibilidades, mejor para todos.

*Fernando González Candelas es Catedrático de Genética. Responsable Unidad Mixta de Investigación «Infección y Salud Pública» FISABIO-Universitat de València. Su artículo original se publicó en The Conversation.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: The Conversation. Por Fernando González Candelas. 29 noviembre 2021

Pandemia de coronavirus/Salud/Vacunas/Ciencia/Sociedad y Cultura.

Variante delta del coronavirus | «Mutar hasta extinguirse»: el extraño curso de la mutación que desconcierta a científicos en Japón.

El pasado mes de agosto Japón se encontraba en medio de la quinta y mayor ola de coronavirus desde que comenzó la pandemia. Llegó a registrar más de 20.000 casos diarios.

Aquel rebrote estaba impulsado en gran medida por la variante delta que arrasó por el mundo entero y que por su alta transmisibilidad acabó reemplazando a otras mutaciones del patógeno.

Pero aquel mes fue también un punto de inflexión para el país asiático.

Desde entonces los casos se han desplomado a un ritmo vertiginoso y hoy, mientras varios países con porcentaje de vacunación similar combaten una nueva ola de contagios, Japón respira tranquilo y este martes 23 de noviembre registró poco más de 100 nuevas infecciones.

Y según un grupo de científicos, una explicación que toma fuerza en esta desconcertante caída de casos es que la variante delta podría estar, literalmente, «auto destruyéndose».

¿Es esto posible? ¿Podría repetirse en otros lugares del mundo?

Múltiples causas

Varias hipótesis pueden estar detrás de esta repentina caída de casos e incidencia de la variante delta.

Más del 75% de residentes ya fueron vacunados en Japón y las medidas de distanciamiento social y el uso extendido de mascarillas son seguidos a rajatabla por la población, reportan medios nacionales.

Vacunación en Japón.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Pero otros países reúnen condiciones similares y registran muchos más casos diarios.

En España, por un ejemplo, un 80% de residentes ya recibió la vacunación completa y las mascarillas siguen utilizándose en espacios cerrados.

Y este martes, pese a tener una tercera parte de la población de Japón, registró casi 7.000 casos diarios.

Es este tipo de comparaciones la que ha llevado a que científicos japoneses, basándose en observaciones genéticas, manejen la hipótesis de la «autoextinción» de la variante delta.

«La variante delta en Japón era muy contagiosa y desplazó a otras variantes. Pero al acumularse las mutaciones, creemos que se volvió un virus defectuoso incapaz de replicarse», dijo el genetista Ituro Inoue, del Instituto Nacional de Genética en Japón, al periódico The Japan Times.

«Considerando que los casos no han aumentado, creemos que en algún momento durante esas mutaciones el virus se dirigió directamente hacia su extinción natural», agregó Inoue.

La teoría de Inoue arroja algo de luz sobre la desaparición tan repentina de la variante delta en Japón que sorprende a muchos.

Sobre todo teniendo en cuenta que recientemente muchos países occidentales, con vacunaciones avanzadas, han tenido que retomar estrictas medidas de confinamiento.

Pero Japón parece ser un caso peculiar en que los casos de coronavirus se desploman en caída libre a pesar de que trenes y restaurantes están llenos desde que acabó el último estado de emergencia el pasado octubre.

Proceso habitual

Que distintas variantes de un virus desaparezcan es algo que lleva sucediendo desde el comienzo de la pandemia.

«Sucede todo el tiempo en virus de animales y humanos. Recordemos que las variantes alfa, beta y gamma han sido mayoritariamente reemplazadas por las variantes delta», contextualiza para BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

«Esto es realmente una cuestión de aptitud viral en cualquier anfitrión. Quizás hay algo en la inmunidad de la población japonesa que ha cambiado la forma en que el virus se comporta allí. El tiempo dirá si pasará también en otro país», agrega Tang.

Estudios previos han probado que en Asia hay más personas que tienen una enzima de defensa llamada APOBEC 3A y que ataca a distintos virus, incluido el coronavirus que causa la covid-19, en comparación con los habitantes de otras regiones como África y Europa.

De este modo, investigadores del Instituto Nacional de Genética y la Universidad Niigata estudiaron si esa enzima podía inhibir la actividad del coronavirus.

El equipo comparó datos de diversidad genética de las variantes delta y alfa en muestras clínicas infectadas en Japón entre junio y octubre.

Durante el estudio, observaron que las mutaciones del virus parecieron detenerse repentinamente en medio de su desarrollo evolutivo, se volvieron defectuosas e impidieron la replicación del virus.

Evolución de casos en Japón.

«Encontraron mutaciones en la proteína nsp 14, que tiene que ver con la reparación de defectos de replicación. Si hay más mutaciones de lo normal en esta proteína, estas pueden inactivar o hacerla ineficiente, lo que puede originar una debacle en el patógeno», explica el profesor José Manuel Bautista, catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad Complutense de Madrid en España.

A pesar de que Bautista cree que la caída abrupta de casos se debe también a factores como la vacunación masiva y las medidas de distanciamiento, le llama la atención el pronunciamiento de la curva de contagios.

«Lo normal es que baje poco a poco si la gente se aísla, porque los ya infectados siguen notificándose días más tarde. Es bastante dramática y exagerada la caída de casos y apunta a que la teoría de la autodestrucción es posible», añade el académico.

A pesar de la sorprendente caída de casos en Japón, los científicos guardan cautela y evitan hacer diagnósticos sobre lo que pueda pasar en el futuro.

La pandemia está en constante evolución y ha demostrado que, a pesar de vacunaciones y medidas de contención, el mundo todavía no está a salvo de nuevos rebrotes.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo

Japón/Pandemia de Coronavirus/Ciencia/Salud/Vacunas/Sociedad

Las 12 enfermedades prioritarias para desarrollar una vacuna, según Sarah Gilbert, creadora de la vacuna de Oxford contra el covid-19.

La ciencia ha transformado la pandemia y las tecnologías experimentales que ayudaron a desarrollar las vacunas contra el covid-19 en tiempo récord han impulsado las ambiciones científicas. ¿Podríamos estar entrando en una era dorada de nuevas vacunas?

Short presentational grey line

A la vanguardia de la vacunación, se encuentra la profesora Sarah Gilbert, del Instituto Jenner, artífice de la vacuna de Oxford contra el covid-19.

Con el uso de una tecnología revolucionaria, el equipo de Oxford logró tener una vacuna lista para comenzar los ensayos clínicos en tan solo 65 días. En asociación con el gigante farmacéutico AstraZeneca, han repartido más de 1.500 millones de dosis en todo el mundo.

Podrías suponer que al llegar a lo más alto de tu vida profesional, es posible tener pensamientos que traspasen los límites del conocimiento humano.

Sin embargo, casi cada vez que entrevisto a la profesora Gilbert, tengo la sensación de que una gran parte de su tiempo lo dedica a comprar frigoríficos y congeladores.

Después de todo, si no puede mantener frías las muestras virales y los prototipos de vacunas, no puede continuar sus investigaciones sobre las vacunas.

«Todavía me piden más», me dice la profesora Gilbert.

Pero la cocina, donde normalmente se encuentran estos electrodomésticos, no es un mal lugar para comprender el salto en la ciencia de las vacunas logrado por ella y sus contemporáneos.

«Es como decorar un pastel»

La nueva generación de vacunas avanza rápidamente y de una manera muy flexible. «Es como decorar un pastel», cuenta Gilbert.

El método de la vieja escuela para desarrollar vacunas consiste en volver a las materias primas y comenzar desde cero para cada vacuna que se haga.

Es como empezar con harina, azúcar, huevos y mantequilla. El siguiente paso es tomar el virus ofensor u otros microbios que causan enfermedades y matarlo o debilitarlo para hacer la vacuna.

Para las dos vacunas contra la influenza estacional que se administran cada año, los pinchazos para adultos fueron hechos creciendo los virus de la influenza dentro de huevos.

Luego, los virus son purificados y matados para poder producir la vacuna.

El aerosol nasal para niños contiene virus vivos, pero fueron debilitados y desestabilizados para que pudieran crecer en las temperaturas más frías de la nariz, y no en el calor de los pulmones.

La profesora Sarah Gilbert junto a la Barbie que hicieron en su honor.

FUENTE DE LA IMAGEN – PA MEDIA

La profesora Sarah Gilbert junto a la Barbie que hicieron en su honor.

Se necesita mucho trabajo para comenzar una vacuna desde cero con cada enfermedad que surge y hay muchas cosas que podrían salir mal.

Durante el desarrollo de la vacuna de Oxford se utilizó un enfoque completamente diferente conocido en inglés como «plug-and-play».

Con este tipo de vacuna, la mayor parte del trabajo ya se ha realizado: el pastel ha sido horneado previamente y solo hay que «decorarlo» para que cumpla con su objetivo.

«Tenemos el pastel. Podemos poner una cereza encima o podemos poner algunos pistachos si queremos una vacuna diferente, solo agregamos el último trozo y luego estamos listos para comenzar», explicó Gilbert en el programa Inside Health de la BBC.

Una plataforma para desarrollar las vacunas del futuro

El «pastel» de la vacuna de Oxford -o plataforma, para emplear el término científico-, es un virus que causa el resfriado común en los chimpancés.

Ha sido modificado genéticamente para que sea seguro y no infecte a las personas.

La «decoración» es cualquier modelo genético que se necesite para entrenar al sistema inmunológico a atacar. Dicho plano se agrega al pastel y el trabajo está hecho.

Fue este trabajo, aplicado al coronavirus Sars-Cov-2, lo que hizo que la profesora Gilbert recibió muchos elogios, que van desde un título honorífico de «Dama» en Reino Unido hasta una Barbie hecha a su imagen y semejanza.

«La Barbie está cómodamente instalada en mi oficina, pero sí, estoy pensando en enviar a esa Barbie como mi suplente», me dice.

«Sería útil tener una doble que pudiera ir a hacer entrevistas por mí».

Dos de las otras grandes vacunas contra la covid-19, una fabricada por Pfizer-BioNTech y la otra por Moderna, utilizan otro estilo de la tecnología «plug-and-play» y es altamente adaptable.

Todas estas tecnologías deberían facilitar y agilizar el desarrollo de las vacunas del futuro.

«Hay mucho trabajo que hacer en el campo de desarrollo de vacunas ahora que podemos hacerlo», apunta Gilbert.

Las 12 enfermedades prioritarias

En la parte superior de su lista de objetivos están los «patógenos prioritarios» oficiales.

Si bien el covid llegó de manera sorpresiva, hay otras amenazas que han surgido y que tienen el potencial de causar grandes brotes y probablemente otras pandemias en el futuro.

Vacunas contra estas enfermedades podrían salvar vidas

  • El Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés)
  • Lassa
  • Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo
  • Nipah
  • Zika
  • Ébola
  • Fiebre del valle del Rift
  • Chikunguña
  • Dengue
  • Hantavirus
  • Peste
  • Marburgo
  • Fiebre Q

Parte de este trabajo ya está en marcha. Oxford ha comenzado los ensayos clínicos de una vacuna contra la peste utilizando su tecnología plug-and-play.

La peste causó la infame pandemia de peste negra que mató a cientos de millones de personas.

Por otra parte, Moderna ya está considerando usar su propia tecnología de ARNm para hacer una vacuna contra el virus Nipah. Este virus mata hasta las tres cuartas partes de las personas infectadas.

La gran barrera: el dinero

Sin embargo, la gran barrera para hacer frente a estas enfermedades seguirá siendo la misma de siempre: el dinero.

Se trata de enfermedades que afectan a algunas de las regiones más pobres del mundo y existe la preocupación de que, incluso después de esta pandemia, no se logre que la investigación sea financiada.

Y, aunque la tecnología de las vacunas ha avanzado, los viejos enemigos siguen siendo los mismos y existen tienen peculiaridades que generan desafíos monumentales.

Un trabajador médico administra una dosis de la vacuna contra el covid en Nantes, Francia, el 14 de septiembre de 2021.

FUENTE DE LA IMAGEN – REUTERS

Lo próximo que se debe hacer es trabajar para que las tecnologías que tenemos sean más estables.

Todas las vacunas necesitan un blanco, llamado antígeno, y entrenan al sistema inmunológico para que lo ataque.

Algunas vacunas son mucho más complicadas

A pesar de todos los problemas que el covid ha causado, el virus era una bestia bastante simple y su antígeno era obvio.

La superficie exterior del virus está cubierta de proteínas en forma de espiga. Así que todo lo que los investigadores tenían que hacer era conectar los planos genéticos de la proteína del pico, entrenar al cuerpo para que la reconociera y asegurarse de que la vacuna iba a funcionar.

Sin embargo, el antígeno no es obvio en otros microbios más complejos, como los tres grandes asesinos: la malaria, el VIH y la tuberculosis.

El VIH tiene un objetivo en constante movimiento. Muta rápidamente para alterar su apariencia y burlar nuestro sistema inmunológico. Es difícil saber cómo identificarlo.

Ya tenemos vacunas contra la malaria y la tuberculosis, pero están lejos de ser perfectas.

Próximo salto

El mundo celebró con razón el lanzamiento de la primera vacuna contra la malaria en África, pero lo cierto es que solo tiene un 30% de efectividad previniendo enfermedades graves.

Eso es porque el parásito de la malaria tiene un ciclo de vida complejo, durante el cual se transforma en una variedad de formas distintas, a través de dos especies.

Una bacteria de la tuberculosis también es mucho más compleja que un coronavirus.

Existe una larga lista de antígenos para elegir en la tuberculosis y la malaria, y el correcto sigue siendo frustrantemente esquivo.

«Hay una gran variedad de opciones y no es obvio cuál deberíamos usar», explica Gilbert.

«Se necesita mucho tiempo para encontrar el antígeno correcto, por lo que es mucho más difícil. Mucho más que con estos patógenos de brote, que son virus bastante simples».

Sin embargo, BioNTech está utilizando su tecnología para intentar desarrollar una vacuna contra el VIH.

«Creo que el próximo gran salto en las vacunas, en lugar de tecnologías totalmente nuevas, es hacer que las tecnologías que tenemos sean más estables, eso sería genial», asegura Gilbert.

Vacunas

Las vacunas necesitan las condiciones más favorables: deben mantenerse a la temperatura adecuada desde el momento en que se preparan hasta el momento en que se administran.

Para ello existe que hay una red global de congeladores, refrigeradores, cajas frigoríficas, etc., conocida como cadena de frío.

Pero es difícil llevar las vacunas a algunos lugares remotos y pobres del mundo, particularmente donde no hay electricidad.

La profesora también señala que sería «realmente bueno» que pudiéramos obtener vacunas que no requieran agujas.

Quizás sea mejor dejar de administrar algunas vacunas en forma de inyecciones. Se podría obtener una mejor respuesta inmunitaria a algunas infecciones pulmonares (como el covid) si se administran en forma de aerosol.

«Es por ahí donde normalmente iría el virus, es diferente si tienes una infección de transmisión sanguínea como la fiebre del dengue», explica.

«Pero eso es algo que no se puede hacer rápidamente, todavía hay muchas vacunas que deben ser probadas».

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE. James Gallagher Corresponsal de ciencia y salud de la BBC

Coronavirus: por qué Rusia tiene tan poca población vacunada pese a que desarrolló una de las primeras vacunas contra la covid-19.

A inicios de agosto de 2020, Rusia se colocó al frente de la carrera global que se había iniciado para lograr una vacuna contra el nuevo coronavirus.

El presidente Vladimir Putin dijo al mundo que su país ya tenía la primera vacuna aprobada y anunció que en octubre de ese año pondrían en marcha una campaña de vacunación masiva.

La Sputnik V, como fue bautizada, había sido desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología (Gamaleya) junto con el Ministerio de Defensa.

Sin embargo, poco más de un año más tarde, Rusia es el quinto país del mundo que ha registrado mayor número de contagios (más de 7,8 millones) y más muertes (217.000), de acuerdo con datos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos.

El país euroasiático vive en este momento una fuerte oleada de contagios que lo convierten, además, en el cuarto país del mundo con mayor número de casos acumulados en las últimas cuatro semanas: casi 663.000.

Durante 13 de las últimas 17 jornadas, el país ha registrado nuevos récords de muertes diarias causadas por el coronavirus, siendo el número más reciente el de este viernes: 999 fallecimientos.

También estableció un nuevo registro máximo de contagios confirmados: 32.196.

La dura oleada de contagios está ejerciendo gran presión sobre los servicios sanitarios disponibles.

Denis Protsenko, jefe médico del principal hospital moscovita dedicado a pacientes de covid-19, advirtió que las camas de los hospitales se están llenando con pacientes en estado crítico, según informó el diario Moscow Times.

¿Cómo es esto posible? La causa reside en el bajo número de personas vacunadas que hay en el país: solamente 31% de los habitantes de Rusia se encuentran completamente vacunados y apenas un 3% adicional se encuentra parcialmente vacunado, de acuerdo con cifras de Our World in Data de la Universidad de Oxford.

Resistencia a la vacuna

Durante el último año, la vacuna Sputnik V sirvió para apuntalar la imagen internacional de Rusia y fue acogida en muchas partes del mundo, incluida América Latina, donde su uso ha sido aprobado en Argentina, Bolivia, Paraguay, Venezuela, Nicaragua, México, Honduras, Guatemala, Panamá, Ecuador, Brasil y Chile, según informó la agencia de noticias rusa TASS.

Vacunación en Argentina.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Argentina es uno de los países de América Latina donde se realizan vacunaciones con Sputnik V.

En algunos de esos países luego se presentaron problemas por falta de abastecimiento y hubo quejas de parte de personas que, tras recibir la primera dosis, tuvieron que esperar mucho más tiempo del previsto para recibir la segunda inyección.

En Rusia, sin embargo, el bajo número de vacunados no tiene que ver con la falta de vacunas, sino con la resistencia de la población a ponérsela.

En una encuesta del Centro Levada, un instituto especializado en estudios de opinión pública en Rusia, realizada el pasado 20 de agosto, el 54% de los consultados dijo que no se pondría la vacuna si esta no es obligatoria, mientras que 38% dijo que sí lo haría.

Las autoridades tienen claro el problema al que se enfrentan.

«Ciertamente, las cifras [la tasa actual de mortalidad por covid-19] son terribles. Es alarmante. La principal razón son los bajos niveles de vacunación», dijo el pasado 5 de octubre el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

El funcionario reconoció que el virus se estaba volviendo más agresivo y que el nivel de vacunación no es suficiente».

Dmitry Peskov

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Dmitry Peskov, portavoz del Kremlin, ha reconocido que el auge del coronavirus en Rusia se debe a los bajos niveles de vacunación.

Pese a todo, el Kremlin ha descartado de momento imponer sanciones contra aquellos ciudadanos que no se quieran vacunar.

Según dijo Peskov el pasado 11 de octubre, este tipo de medidas van en contra de la «naturaleza social» del Estado ruso, por lo que no resulta realista plantearlas.

Indicó que lo que corresponde en esta situación es apelar a la conciencia de los ciudadanos para que entiendan que «no hay otra forma de proteger sus vidas que vacunándose».

Desconfianza generalizada

Pero ¿por qué hay tantos rusos que no se quieren vacunar?

«Muchos no se han vacunado no porque sean convencidos antivacunas, sino porque han decidido esperar», dijo la antropóloga Alexandra Arkhipova, investigadora principal del Instituto de Ciencias Sociales de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública.

En una entrevista con el servicio ruso de la BBC, Arkhipova explicó que la decisión de estas personas se basa en su desconfianza hacia la medicina y hacia la élite política, pero también sobre la base de los consejos de sus médicos de confianza.

«En la época soviética, a los padres no se les permitía evadir las vacunaciones. Por ello, la negativa a vacunarse era una forma de disenso y, debido a ello, en algunas familias de la intelectualidad esto era aceptado e incluso estimulado», señaló.

Vacunación de una campesina en la Unión Soviética.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

En la Unión Soviética, la vacunación era obligatoria.

Al mismo tiempo, el elevado nivel de desconfianza que existe en el país hacia la medicina y hacia la política se refleja también en el rechazo a la vacuna.

«Mucha gente dice que no está lista para vacunarse porque no confían en la forma como se diseñó la Sputnik V. Ellos están extremadamente molestos por la falta de información acerca de cómo se hizo, cuáles fueron sus efectos secundarios, cuánta gente enfermó, cuán severa o suave fue la enfermedad, cuántos de los vacunados fueron hospitalizados, etc», agregó Arkhipova.

Explicó que aunque los rusos no confían en la medicina, sí lo hacen en los médicos que conocen, pero esto -paradójicamente- no ha ayudado a impulsar las vacunaciones.

«Muchas personas han sido disuadidas de vacunarse por los llamados ‘médicos de familia'», apuntó.

Explicó que en Rusia no están muy desarrollados los protocolos de vacunación para las personas que tienen distintas enfermedades, algo que dificulta el trabajo de los médicos.

«Simplemente es muy intimidante para un médico asumir la responsabilidad de recomendar las vacunas. Con frecuencia ellos no saben exactamente cómo la vacuna va a afectar la enfermedad de su paciente. Es mucho más fácil decir: no te vacunes», dijo Arkhipova.

En relación con la forma como la desconfianza hacia las autoridades afecta las vacunaciones en Rusia, la experta señaló que en las entrevistas que hacen en sus estudios las personas mencionan que los funcionarios y los médicos de alto rango les pueden mentir a los ciudadanos sin tener que enfrentar ninguna consecuencia.

«Mentir no es algo que sea castigado en Rusia. Por la misma razón, algunas personas confían más en las vacunas importadas porque creen que si los fabricantes de Pfizer mienten, van a ser castigados por ello», apuntó.

Un elemento adicional que incidirá en este rechazo a las vacunas es la ignorancia de las personas acerca de cómo funciona su propio cuerpo.

Gráfico que muestra cómo funciona la Sputnik V

«Muchas personas no entienden lo que es un virus, cómo opera y entra en el cuerpo, o qué son los anticuerpos. Por ello, una persona así tiene una reducida capacidad crítica en relación con cualquier rumor», dijo.

Y en Rusia, como en muchas otras partes del mundo, los bulos y desinformaciones contra las vacunas han sido abundantes.

Según dijo Arkhipova a la BBC, hasta julio de este año habían acumulado una base de datos con unos 314 rumores distintos sobre el coronavirus, de los cuales 83 están relacionados con las vacunas y habían sido compartidos 2,6 millones de veces en redes sociales.

Este es otro factor que dificulta la tarea de persuadir a los rusos sobre la conveniencia de ponerse la vacuna contra el covid-19.

Imagen de portada: Gentileza de GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Redacción BBC News Mundo

Sociedad/Cultura/Pandemia Coronavirus/Vacunas

Política/Rusia/Salud/Vladimir Putín

Coronavirus: 4 factores que incrementan el riesgo de contraer covid-19 después de vacunarse.

Dos semanas después de la segunda dosis de la vacuna contra la covid-19, los efectos protectores de la misma estarán en su punto más alto.

Ahí es cuando una persona puede decir que está completamente vacunada. Si después de eso contrae covid-19, entonces ha sufrido una llamada «breakthrough infection» o infección en vacunados.

En términos generales, son infecciones similares a las de personas no vacunadas, pero existen algunas diferencias.

Esto es lo que debe tener en cuenta si una persona ya está completamente vacunada (una o dos dosis, según la fórmula recibida).

Los síntomas son diferentes

Según el Estudio de Síntomas de Covid-19, las cinco dolencias más comunes de una infección en vacunados son dolor de cabeza, secreción nasal, estornudos, dolor de garganta y pérdida del olfato.

Algunos de estos son los mismos síntomas que experimentan las personas contagiadas que no se han vacunado. Tres síntomas en particular: dolor de cabeza, dolor de garganta y secreción nasal.

Sin embargo, los otros dos síntomas más comunes en los no vacunados son fiebre y tos persistente.

Estos dos síntomas son «típicos» de la covid-19, pero se vuelven mucho menos comunes una vez que se ha recibido la vacuna.

Mujer enferma

FUENTE DE LA IMAGEN-GETTY IMAGES

Las personas vacunadas tienen síntomas más leves que los no vacunados si se contagian de coronavirus.

Un estudio concluyó que las personas con infecciones en vacunados tienen un 58% menos de probabilidades de tener fiebre, en comparación con las personas no vacunadas. Para muchos, la covid-19 se siente como un resfriado después de la vacunación.

Esas personas también tienen menos probabilidades de ser hospitalizadas si desarrollan la enfermedad. También es probable que tengan menos síntomas durante las etapas iniciales del contagio y es menos probable que padezcan la enfermedad a largo plazo.

Las razones por las que la enfermedad es más leve en las personas vacunadas podría deberse a que las vacunas, si bien no bloquean la infección completamente, pueden hacer que la persona infectada tenga menos partículas de virus en su cuerpo.

Sin embargo, esto aún no se ha confirmado.

¿Qué aumenta el riesgo?

En Reino Unido, la investigación concluyó que el 0,2% de la población, o una persona de cada 500, experimenta una infección una vez que está completamente vacunada.

2. Tiempo transcurrido desde la vacunación

Las cifras de riesgo relativo no son el único factor.

Es cada vez más evidente que el tiempo transcurrido desde la vacunación también es importante. Y es una de las razones por las que el debate sobre una dosis extra, de refuerzo, está aumentando en el mundo.

Las primeras investigaciones, que aún deben ser revisadas por otros científicos, sugieren que la protección de la vacuna Pfizer disminuye durante los seis meses posteriores a la vacunación.

Es demasiado pronto para saber qué sucede con la eficacia de la vacuna más allá de los seis meses, pero es probable que se reduzca aún más.

3. Variantes

Otro factor importante es la variante del virus a la que se está expuesto.

Las reducciones de riesgo mencionadas anteriormente se calcularon en gran medida probando vacunas contra el primer tipo del virus SARS-CoV-2.

Gráfico de cómo aparecen las variantes

Pero cuando se enfrenta a la variante alfa, los datos del Instituto de Salud Pública de Inglaterra sugieren que dos dosis de la vacuna Pfizer ven reducida su efectividad al 93%. Y contra la delta cae al 88%.

La vacuna AstraZeneca también se ve afectada de forma similar.

El Estudio de Síntomas de Covid-19 respalda todo lo anterior.

Sus datos sugieren que de dos a cuatro semanas después de que alguien reciba una segunda dosis de Pfizer, tiene alrededor de 87% menos probabilidades de tener síntomas de covid-19 al exponerse a la variante delta.

Después de cuatro a cinco meses, esa cifra cae al 77%.

4. Tu sistema inmunitario

Es importante recordar que las cifras anteriores se refieren a la reducción promedio del riesgo en una población.

El riesgo individual de una persona dependerá de sus propios niveles de inmunidad y de otros factores específicos (como su grado de exposición al virus, lo que podría estar determinado por cosas como dónde trabaja).

El buen estado inmunitario generalmente se reduce con la edad.

Una mujer recibe una vacuna

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

A mayor edad, la respuesta inmunitaria natural tiende a ser menor.

Las condiciones médicas a largo plazo también pueden afectar nuestra respuesta a la vacunación. Por lo tanto, las personas mayores o las personas con sistemas inmunitarios comprometidos pueden tener niveles más bajos de protección inducida por la vacuna, o pueden ver que su protección disminuye más rápidamente.

También vale la pena recordar que los más vulnerables desde el punto de vista clínico recibieron sus vacunas primero, posiblemente hace más de seis meses, lo que puede aumentar su riesgo de experimentar una infección debido a la disminución de la protección.

¿Hay por qué preocuparse?

Aun considerando lo anterior, las vacunas reducen enormemente las posibilidades de contraer covid-19. También protegen en un grado mayor contra la hospitalización y la muerte.

Sin embargo, es preocupante ver infecciones en vacunados, y la inquietud es que podrían aumentar si la protección de la vacuna, como se sospecha, cae con el tiempo.

Por lo tanto, los gobiernos están considerando ofrecer una dosis de refuerzo a los más vulnerables y también están considerando si deberían extenderse a otros.

Francia y Alemania ya están planeando ofrecer dosis adicionales a grupos que se considera que tienen un mayor riesgo.

Pero incluso si no se ofrecen, esto no debe interpretarse como que las vacunas no funcionan.

Y, mientras tanto, es esencial promover la vacunación entre todas las personas que aún no han recibido sus dosis.

Raya

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Common:. puedes leer la versión original (en inglés) haciendo clic aquí.

Raya

*Los autores son académicos de la Universidad de Anglia Oriental, Reino Unido.

Vacunas

Pero no todos corren el mismo riesgo.

Cuatro factores parecen influir en la protección que tiene alguien tras ser vacunado:

1. Tipo de vacuna

El primero es el tipo específico de vacuna que alguien recibe y la reducción relativa del riesgo que ofrece.

La reducción del riesgo relativo es una medida de cuánto disminuye el riesgo de que alguien desarrolle covid-19 en comparación con alguien que no se vacunó.

Los ensayos clínicos realizados hasta el momento mostraron que la vacuna Moderna redujo el riesgo sintomático en un 94%, mientras que la vacuna Pfizer en un 95%.

Las vacunas Johnson & Johnson y AstraZeneca tienen porcentajes más bajos, reduciendo este riesgo en aproximadamente un 66% y 70%, respectivamente, (la protección ofrecida por AstraZeneca pareció aumentar al 81% si se dejaba un intervalo más largo entre dosis).

Imagen de portada: Gentileza BBC News Mundo

Por Vassilios Vassiliou, Ciaran Grafton-Clarke y Ranu Baral de The Conversation/Pandemia de coronavirus/Vacunas/Salud