David Sinclair, el científico de Harvard que afirma que «la vejez es una enfermedad» (y puede ser curable).

Envejecer es algo natural e inevitable, el destino de todos. Así es como la gran mayoría de nosotros encara la vida, pero no el genetista David Sinclair.

Basándose en sus estudios de más de dos décadas, dice que es posible retrasar el envejecimiento con unos hábitos sencillos para que tengamos una vida más larga y saludable.

Sinclair cree que pronto será posible hacer esto también con medicamentos, que aún se están probando para este propósito, y dice que probablemente vayamos a lograr ser capaces de revertir el envejecimiento.

El científico, que tiene un doctorado por la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, y un posdoctorado del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Estados Unidos, está a cargo de un laboratorio en la Universidad de Harvard donde investiga por qué envejecemos.

Su trabajo le ha valido decenas de premios de asociaciones y entidades científicas. También lo convirtió en una celebridad: ha sido elegido una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time y tiene casi 200.000 seguidores en Twitter.

El investigador también posee 35 patentes y ha fundado o está involucrado en varias empresas de biotecnología, algunas de ellas dedicadas a frenar o prevenir el envejecimiento.

El banco Merrill Lynch evaluó en 2019 que esta industria factura ya US$110.000 millones y que para 2025 alcanzará los US$600.000.

Sinclair también es autor de Lifespan(«Esperanza de vida»), un libro que se convirtió en un éxito de ventas. En el texto argumenta, contrariamente a lo que se piensa, que el envejecimiento no es inevitable.

David Sinclair

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El investigador dirige un laboratorio en Harvard que investiga el envejecimiento.

El científico también considera que debemos cambiar radicalmente la forma en la que pensamos sobre el envejecimiento: en lugar de considerarlo un proceso común y natural, debemos abordarlo como una enfermedad y, como tal, como algo que se puede tratar o incluso curar.

Sinclair dice que solo con un cambio radical en nuestra perspectiva sobre la vejez la humanidad podrá aumentar significativamente su esperanza de vida.

De lo contrario, dice, los avances médicos nos darán sólo un par de años más: «Tenemos que hacerlo mejor».

Esta es una síntesis de la conversación de Sinclair con BBC Brasil.

Línea

¿Por qué envejecemos?

Los científicos han identificado las nueve causas principales del envejecimiento y en mi investigación de los últimos 25 años hemos encontrado evidencia de que una de estas causas es la causa de muchas, sino todas las demás, e implica una pérdida de información.

Tenemos dos tipos de información en el cuerpo que heredamos de nuestros padres y que se ven afectadas por el entorno y el tiempo.

Una es la información «digital», el código genético, y la otra es la analógica, el epigenoma, los sistemas de la célula que controlan qué genes se activan y desactivan.

Envejecimiento

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

«No hay ninguna ley en biología que diga que debemos envejecer», asegura Sinclair.

Es la activación y desactivación de los 20.000 genes de una célula lo que le dice a esta quién es —es decir, le da su identidad— y cómo se supone que debe funcionar.

Pero con el tiempo, el epigenoma comienza a perder información, como le ocurre a los CD por los rasguños, y las células pierden la capacidad de activar los genes correctos en el momento adecuado. Pierden su función.

Creo que esa es la razón por la que envejecemos.

Dices que no necesitamos envejecer. ¿Por qué?

No hay ninguna ley en biología que diga que debemos envejecer. No sabemos cómo detener esto, pero estamos mejorando para reducir la velocidad. Y, en el laboratorio, lo pudimos revertir (el proceso).

Mi punto es que el epigenoma es cambiante.

La forma en que vivimos nuestras vidas tiene un gran impacto en estos rayones en el CD. Hacer las cosas bien puede ralentizar drásticamente el envejecimiento del reloj, y hoy podemos medir ese reloj, tenemos análisis de sangre y saliva para eso.

Estamos encontrando en animales como ratas y ratones e incluso en ballenas y elefantes y en personas que tienen diferentes estilos de vida que el envejecimiento puede ocurrir a un ritmo muy diferente. Y que más del 80% de su salud futura depende de cómo viva, no del ADN.

Hay cosas que los científicos han descubierto al observar a personas que viven mucho tiempo. Estos incluyen comer los tipos correctos de alimentos (un buen lugar para comenzar sería la dieta mediterránea), comer menos calorías y con menos frecuencia. El ejercicio físico también ayuda.

Y hay quienes piensan que cambiar la temperatura corporal con hielo y agua fría es útil en este sentido.

¿Cómo ayuda esto a retrasar el envejecimiento?

La razón por la que los científicos creen que estos hábitos e intervenciones de estilo de vida funcionan es que estimulan las defensas naturales del cuerpo contra las enfermedades y el envejecimiento.

Alimentos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La dieta mediterránea es un buen punto de partida para una alimentación sana.

Sentir frío o calor, tener hambre y quedarse sin aliento son formas de activar estas defensas.

En la raíz de estas defensas hay un puñado de genes, y hemos estudiado un conjunto de ellos que controlan el epigenoma y se activan con el ejercicio, con el hambre. Por eso creemos que comer lo correcto y ayunar puede ralentizar el reloj de envejecimiento.

El envejecimiento es la causa de la mayoría de las enfermedades, es con mucho la principal causa de enfermedades cardíacas, el alzhéimer, la diabetes…

Entonces, la idea es que te hace más fuerte y te hace vivir más tiempo.

Un estudio reciente publicado en la revista Nature afirma que existe una tasa invariable de envejecimiento en los primates. Esto apunta en la dirección opuesta a su trabajo e indica que no podemos ralentizar ni detener el envejecimiento.

Hace 200 años la velocidad máxima a la que podía viajar un humano era la velocidad de un caballo.

Hay tecnologías que podemos utilizar para superar nuestra biología. La tecnología resuelve problemas y nos hace mejores que antes.

Somos una especie que innova. Sin tecnología no hubiéramos sobrevivido.

Mujer haciendo ejercicio.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El ejercicio ayuda a retrasar el envejecimiento.

Eso es lo que hemos estado haciendo durante más de un millón de años y también encontraremos tecnologías para superarlo.

Este es el siguiente paso, superar los límites de nuestra salud que hemos heredado.

Hacemos esto todos los días, cuando tomamos una aspirina o nos vestimos. Cambiamos nuestro entorno y también podemos cambiar la química de nuestro cuerpo.

Proponen un enfoque diferente del envejecimiento: tratar este proceso como una enfermedad. ¿Por qué?

Una enfermedad es un proceso que ocurre a lo largo del tiempo y resulta en discapacidad y/o muerte. Esto es lo mismo que envejecer.

La única diferencia es que esto, por definición, le ocurre a menos de la mitad de la población. Esta clasificación es arbitraria y debe cambiarse.

El envejecimiento es una enfermedad. Resulta que es común, pero el hecho de que algo sea común y natural no lo hace aceptable.

Eso no lo hace más aceptable que el cáncer. Estamos demostrando que es tratable, que puede ralentizarse y evitar que suceda.

Mujer enferma

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

El envejecimiento es una enfermedad, dice Sinclair, por lo tanto, es tratable.

La exclusión actual del envejecimiento como una enfermedad significa que los médicos dudan en recetar medicamentos que potencialmente pueden brindar a las personas muchos años de vida más saludable.

Por lo tanto, debemos declarar que el envejecimiento es una enfermedad o al menos una condición médica tratable.

Esto es muy diferente de nuestra comprensión actual, porque hoy en día vemos al envejecimiento como algo inevitable, pero usted está diciendo que no lo es y qué podemos tratarlo, retrasarlo e incluso revertirlo. Es una propuesta radical¿no?

Es radical, pero también es radical volar en avión o usar antibióticos y computadoras.

Este es el camino que debe seguir la humanidad.

Si queremos lograr avances significativos en la medicina y la longevidad, incluso si curamos todas las enfermedades hoy, la mejora promedio en la esperanza de vida será de poco más de dos años. Necesitamos hacerlo mejor.

Antes de continuar, me gustaría que explicara mejor algo que dijo: que, en el laboratorio, pudo revertir el envejecimiento.

Estábamos buscando una forma de poner en cero al epigenoma, de pulir los arañazos del CD.

Observamos muchos genes para ver si podíamos revertir el envejecimiento de manera segura.

No tuvimos éxito durante muchos años e incluso terminamos provocando cáncer en las células del laboratorio.

Mujeres nadando

FUENTE DE LA IMAGEN -GETTY IMAGES

El frío ayuda a activar las defensas del cuerpo, explica el científico.

Pero encontramos tres genes, llamados factores de Yamanaka, que pueden revertir el envejecimiento de manera segura sin que las células pierdan su identidad.

Esto se hizo en células de piel humana y células nerviosas.

Luego lo probamos en ratas con nervios ópticos dañados y pudimos restaurar su visión rejuveneciendo los nervios ópticos.

¿Y podría aplicarse esto en el futuro a los seres humanos?

Hay inversores que creen que sí. Estuve hablando con ellos por teléfono esta mañana.

Los dos años de estudios de seguridad en roedores han sido prometedores y pasaremos a los primeros ensayos en humanos en los próximos dos o tres años para ver si podemos curar la ceguera en las personas.

Hablábamos de cambios en el estilo de vida. Pero se están investigando medicamentos para retrasar el envejecimiento, ¿verdad? ¿Qué ha descubierto la ciencia hasta ahora y qué se está investigando?

Hay moléculas, tanto naturales como sintéticas, que parecen prometedoras para retrasar el envejecimiento y prolongar la vida de los animales e incluso en estudios en humanos.

Y al menos dos de ellas son medicamentos que están en el mercado.

Hojas

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Existe buena evidencia de uno de estos medicamentos, la metformina, que se administra a personas con diabetes tipo 2.

Hay signos prometedores de que las personas con diabetes viven más tiempo que las personas que no padecen esta enfermedad. Un estudio ahora analiza a decenas de miles de personas que han tomado metformina y las tasas de cáncer, enfermedades cardíacas y alzhéimer.

¿Qué buscamos aquí: vivir para siempre?

No (risas). 

¿Cuál es el propósito de la investigación médica?

¿Hacer que tengamos vidas más largas y saludables?

Sí, es lo mismo aquí.

La diferencia es que estamos llegando a las raíces de las causas de las enfermedades, en lugar de ponerles un vendaje a esas enfermedades una vez que ocurren.

Y al atacar las causas fundamentales, el impacto será mayor. Y lo será para todo el cuerpo.

No deberíamos simplemente ralentizar el envejecimiento del corazón y dejar que el cerebro envejezca, porque terminamos con más personas con la enfermedad de Alzheimer.

Necesitamos un enfoque que mantenga saludables todas las partes del cuerpo por más tiempo. Y ese es el enfoque que estoy tomando.

¿Cuál sería el impacto de estas innovaciones para la sociedad en su conjunto?

Existen los beneficios individuales de estar sano a los 90 años y más, poder tener múltiples carreras, poder jugar con los bisnietos, no ser una carga para los hijos.

El otro beneficio es económico.

Mis colegas, yo mismo y algunos economistas de Londres estimamos que, únicamente en EE.UU. extender la esperanza de vida en solo dos años agregaría US$86 billones en valor a la economía durante las próximas décadas, y si prolongamos la vida saludable en diez años, serían US$300 billones.

Este valor provendría del hecho de que las personas no están enfermas. En EE.UU., se gastan billones de dólares en atención de enfermedades, como me gusta llamarlo, más que en atención médica. 

Este dinero puede transformar la sociedad al utilizarse en educación y combatir el cambio climático, por ejemplo.

Esta es una industria que ha sido valorada por Merrill Lynch en decenas de miles de millones de dólares y que pronto podría alcanzar cientos de miles de millones. ¿Por qué se invierte tanto dinero e interés en esto?

Es una de las mayores necesidades insatisfechas del mundo. No hay una persona en el planeta que no se beneficie de estos avances, ni siquiera los niños.

Abuelos

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

La capacidad de mejorar las defensas naturales del cuerpo contra las enfermedades revolucionará el mundo y ahorraría miles de millones de dólares en la economía global durante las próximas décadas.

Crearía un mundo que sería tan diferente del de hoy como lo es el nuestro del que existía antes de los antibióticos.

Usted está involucrado con algunas empresas que desarrollan productos y servicios con el objetivo de retrasar o revertir el envejecimiento. ¿No le preocupa que esto pueda hacer que lo vean como alguien que intenta obtener ganancias en esta área, en lugar de ser solo un investigador cuyo objetivo es ayudarnos a vivir más y de una forma más saludable?

Mi objetivo es hacer que las personas sean más saludables. Y la única forma de fabricar medicamentos es formar equipos para desarrollarlos.

Eso es lo que estoy haciendo.

¿No podría hacer esto como investigador en lugar de emprendedor?

No. Se necesitan millones de dólares para fabricar un solo fármaco.

Pero ¿no cree que su participación en estas empresas puede hacer que algunas personas sospechen de la ciencia que está divulgando?

Mi ciencia se sostiene por sí sola. Nunca se ha demostrado que esté equivocada.

Imagen de portada: Gentileza de BBC Brasil, Sao Paulo

FUENTE RESPONSABLE: BBC Brasil, Sao Paulo

Ciencia/Salud/Investigación/Envejecimiento/¿Verdadero o falso?

¿TODO LO QUE EXISTE ES FÍSICO?

‘El cuarto de Mary’: la explicación del dilema mental más increíble.

Imagina por un momento que Mary es una científica brillante que, encerrada en su cuarto, jamás ha visto más colores que el blanco y el negro. Aquí comienzan los problemas.

¿Quién es Mary y por qué tiene un cuarto? En realidad se trata de un curioso dilema y experimento mental propuesto por el filósofo australiano Frank Jackson en su artículo ‘Epiphenomenal Qualia’ de 1982, que posteriormente extendió en ‘What Mary didn’t know’ de 1986. 

 

También se la conoce como Mary la super científica, y está destinada a generar debate sobre la visión fisicalista del universo. Este fisicalismo defiende que lo que existe es puramente físico, incluido lo mental. 

 

El universo y los procesos mentales, según esta doctrina, serían completamente físicos. Enfatiza lo físico, ya sea materia o energía, frente a otros conceptos (y por supuesto niega la existencia de Dios y del alma). 

 

Lo que Jackson intentó demostrar con su dilema es que existen propiedades que no son físicas y que algún conocimiento solo se puede alcanzar a través de la experiencia consciente. Pero vamos a ello: Mary es una científica brillante que jamás ha experimentado ningún color, aunque tiene toda la información física sobre ellos. 

 

Está forzada, por alguna razón, a investigar el mundo desde un cuarto blanco y negro a través de una televisión blanca y negra. Se especializa entonces en la neurofisiología de la visión, y adquiere toda la información física posible sobre los tipos de colores, usando términos (el cielo es azul, los tomates son rojos). 

 

Tiene un conocimiento tan amplio que sabe hasta las combinaciones de ondas del cielo que estimulan la retina, pero, como decíamos, no tiene ningún conocimiento de colores porque jamás los ha visto. Está forzada, por alguna razón, a investigar el mundo desde un cuarto blanco y negro a través de una televisión blanca y negra 

 

¿Qué sucederá cuando Mary salga de la habitación y experimente por primera vez los colores? Tiene toda la información posible sobre ellos, pero nunca los ha presenciado. Cuando los vea por primera vez, parece lógico pensar que aprenderá algo nuevo acerca del mundo y tendrá nuevas experiencias visuales. 

 

Por lo tanto, podemos decir que su conocimiento previo, a pesar de tener toda la información física posible, era incompleto. Con este dilema, Jackson desmonta el fisicalismo.

La existencia de qualia

Básicamente la premisa es que Mary tiene toda la información física acerca del color, pero no posee una información completa sobre ellos, por lo que no toda la información acerca de la visión es física. La trascendencia de esta idea, además del argumento contra el fisicalismo, es que aprueba la existencia de qualia: las propiedades subjetivas y cualitativas de las experiencias, concebidas como totalmente independientes del comportamiento y la disposición. 

Para entenderlo mejor: según Jackson, si Mary gana un conocimiento de algo que particular que no poseía antes, después de abandonar la habitación, sería el conocimiento de la qualia de ver el color verde (por ejemplo). Con ello se reconoce que los qualia son propiedades reales.

Si Mary gana algo después de abandonar la habitación, si adquiere conocimiento de una cosa en particular que no poseía antes, ese conocimiento, argumenta Jackson, es el conocimiento de la qualia de ver rojo. Por lo tanto, debe reconocerse que los qualia son propiedades reales, ya que existe una diferencia entre una persona que tiene acceso a un quale determinado y una que no. 

 

Algunos argumentan que si Mary tiene un conocimiento absoluto sobre la física que hay detrás del color, efectivamente habría logrado ver los colores antes de conocerlos.

 

Algunos expertos que han tratado de defender el fisicalismo, como el filósofo Daniel Dennett, argumentan que si Mary tiene un conocimiento absoluto sobre la física que hay detrás del color incluyendo lo que sucede en el cerebro, efectivamente habría logrado ver los colores antes de conocerlos. 

 

Los qualia, por otra parte, nos hacen plantearnos algo que desde niños siempre tenemos en mente: ¿el color verde que veo yo es exactamente igual al que ves tú? Quizá los colores son lo más usado para entender la complejidad detrás del concepto, pero hay multitud de conceptos diferentes: el olor del césped, el sabor del vino, el amor…

 

 ¿Todos los seres humanos lo experimentamos de la misma manera o es justamente nuestra percepción lo que nos hace diferentes y, por tanto, únicos? Esas pequeñas experiencias dependen de nuestro cerebro y son, por tanto, lo que nos hace a cada uno como somos. 

¿Y tú, eres fisicalista? ¿Crees que Mary conocerá los colores cuando salga de la habitación o que ya lo había hecho con anterioridad?

Imagen de portada: Gentileza de Alma, Corazón y Vida.

FUENTE: Alma, Corazón y Alma – Experimentos/curiosidades – Por A. N.

Datan el manuscrito más antiguo, hasta ahora, que inspiró la leyenda del Rey Arturo.

Una investigación de las Universidades de Bristol y Durham pone fecha al ‘Merlín de Bristol’.

En 2019, Michael Richardson de la Biblioteca de Colecciones Especiales de la Universidad de Bristol, encontró siete fragmentos de pergaminos por pura casualidad. Estas páginas parecían estar relacionadas con la leyenda del Rey Arturo; ya que narran parte de la historia relacionada con el ciclo artúrico. 

Pero ahora, gracias a la ciencia y el estudio de las Universidades de Bristol y Durham, sabemos más sobre el origen de estas piezas. Y se sitúan entre los manuscritos relacionados con las leyendas artúricas más antiguos de este tipo. Pero ¿cómo han conseguido datarlos? ¿Cuál es la procedencia de estos textos?

Hay que partir del hecho de que los siete fragmentos fueron toda una sorpresa al ser encontrados hace varios años. «Estaban pegados en las encuadernaciones de cuatro volúmenes de principios de la era moderna, publicados entre 1494-1502», indica la Universidad de Bristol en el comunicado de prensa. 

Estuvieron conservados en la colección de libros raros de esta biblioteca durante años sin que nadie se fijase lo suficiente en ellos. Y sí, ahora han resultado ser todo un tesoro para los investigadores.

Los fragmentos del manuscrito, relacionados con la leyenda del Rey Arturo

Los fragmentos del manuscrito están escritos en francés antiguo y parecen pertenecer a una obra datada de principios del siglo XIII conocida como Ciclo de la Vulgata o Ciclo de Lancelot-Grial; en estas historias aparecen tanto la historia del mago Merlín como las aventuras de la búsqueda del Santo Grial por parte de Lancelot, entre otras. 

Las teorías apuntan a que posiblemente «Sir Thomas Malory (1415-1471) utilizara partes de este ciclo como fuente para su obra Le Morte Darthur (impresa por primera vez en 1485 por William Caxton), que a su vez es el principal texto fuente para muchas versiones modernas de la leyenda artúrica en inglés», indican los investigadores.

Estos fragmentos del manuscrito pronto llamaron la atención de todo el mundo. Incluso se le bautizó como el Merlín de Bristol. Y pasó a manos de la profesora Leah Tether, presidenta de la Sociedad Artúrica Internacional (rama británica) del Departamento de Inglés de Bristol; su marido, el historiador medieval y especialista en textos el doctor Benjamin Pohl, del Departamento de Historia de la Universidad; y la doctora Laura Chuhan Campbell, especialista en las historias de Merlín en francés antiguo de la Universidad de Durham. 

Entre los tres examinaron y analizaron los pedazos del manuscrito relacionado con la leyenda del Rey Arturo y descubrieron que eran muy antiguos.

Así ha sido la datación del manuscrito

El ‘Ciclo de la Vulgata’ se escribió entre 1220 y 1225 mientras que el ‘Merlín de Bristol’ data de entre 1250 y 1275; por lo que se sitúa «dentro de una generación de la autoría original de la narración»

La tarea de datar los fragmentos del texto no ha sido fácil. Pero además han conseguido saber el posible lugar de origen gracias al estudio del francés en el que está escrito. «Hemos podido datar el manuscrito del que se extrajeron los fragmentos entre 1250 y 1275 mediante un análisis paleográfico (de la escritura), y lo hemos situado en el norte, posiblemente en el noreste, de Francia mediante un estudio lingüístico», comenta la profesora Tether en el comunicado. «El texto en sí (Ciclo de la Vulgata) fue escrito en torno a 1220-1225, por lo que esto sitúa el manuscrito de Bristol dentro de una generación de la autoría original de la narración», añade.

Por otra parte, gracias a una anotación en un margen; también han podido saber que llegó a Inglaterra entre 1300 y 1350. «Pudimos datar la escritura e identificarla como una mano inglesa», indica la profesora. «La mayoría de los manuscritos del texto que se sabe que estuvieron en Inglaterra en la Edad Media fueron compuestos después de 1275, por lo que éste es un ejemplo especialmente temprano; tanto de los textos del Ciclo de la Vulgata en general como de los que se sabe que llegaron a Inglaterra desde Francia en la Edad Media», indica.

La ciencia detrás de la datación

Pero no todo el trabajo se ha hecho a partir del lenguaje del texto. Porque para entender lo que decían los fragmentos primero tenían que poder verlos bien. Y aquí es donde ha entrado en juego el departamento de Química de la Universidad de Durham. El trabajo del equipo del profesor Andy Beeby consistía en procesar de forma digital el texto a partir de la captura de imágenes de las secciones dañadas. Gracias a su trabajo «pudimos leer algunas partes del texto con mayor claridad», indica la profesora Tether.

Por otra parte, este proceso también ayudó a saber más sobre el manuscrito. En este caso, se pudo averiguar cuál era el tipo de tinta. La más común en la época era la tinta ferrogálica, que se puede observar bajo la luz infrarroja de manera más oscura; pero en este caso es una tinta con base de hollín (carbón), que se conoce como lampblack y se ve más clara con este tipo de luz. «La razón de la elección de la tinta por parte de los escribas puede tener que ver con los materiales de fabricación de tinta que estaban disponibles cerca de su taller», señalan en el comunicado.

El departamento de Química de la Universidad de Durham ayudó a procesar de forma digital los fragmentos del texto relacionado con la leyenda del Rey Arturo; pero también ayudó a saber que la tinta utilizada, conocida como ‘lampblack’ no era la más común de la época

Los tres investigadores han publicado tanto la transcripción como la traducción completa al inglés del texto en el libro The Bristol Merlin: Revealing the Secrets of a Medieval Fragment (2021, ARC Humanities Press). En la edición se pueden ver imágenes a todo color del fragmentos del texto relacionado con las leyendas del Rey Arturo hechas por el fotógrafo Don Hooper.

La ciencia y las letras siempre han estado más unidas de lo que podría parecernos en un principio. Sin unas o las otras, el ser humano no estaría completo. Y el ejemplo del Merlín de Bristol solo es uno más en el que se demuestra que sin ciencia, las letras están perdidas. Pero al revés también pasa. No olvidemos que el conocimiento es muy complejo, incluso en cuanto a la leyenda del Rey Arturo se refiere.

FUENTE: HIPERTEXTUAL –  CIENCIA – Por Desirée Pozo / Leyendas Artúricas/Manuscrito/Merlin de Bristol/Rey Arturo/Universidad de Bristol/Universidad de Durham

Científicos descubren un pato que habla.

Un científico neerlandés ha descubierto antiguas grabaciones de un pato almizclero imitando la frase «You bloody fool!» («¡Maldito tonto!»), aprendida cuando fue criado por humanos en un parque de aves australiano.

El científico de la Universidad de Leiden, Carel Ten Cate, dijo que lo interesante de la expresión vocal del ave acuática, apodada «Ripper», no era tanto el mensaje, sino el hecho que pudiera imitar a los humanos.

«Definitivamente se basa en la voz humana, aunque la pronunciación es un poco extraña, que podría ser el acento australiano, no lo sé», dijo Ten Cate, que publicó sus hallazgos en la revista de investigación biológica Philosophical Transactions of the Royal Society.

Dijo que al principio se había preguntado si las grabaciones, realizadas en la década de 1980, podrían ser un engaño, pero fueron realizadas por el ornitólogo Peter Fullagar, coautor del artículo. 

Las grabaciones se habían guardado en un archivo de sonido y se habían consultado ocasionalmente hasta que Ten Cate las redescubrió en el curso de su investigación sobre el aprendizaje vocal en las aves.

Ten Cate dijo que Ripper tenía algo más en su repertorio: también podía hacer un ruido como el de una puerta que se cierra y su pestillo haciendo clic.

Algunas especies de animales, sobre todo aves como los loros y los pájaros cantores, son capaces de imitar el habla humana. Pero el fenómeno es raro, aunque algo más común en animales criados por humanos.

«Encontrar una especie ajena a estos grupos (…) en un pato, es bastante extraordinario. Se trata de un hecho evolutivo independiente de la capacidad de aprendizaje vocal, lo cual es muy especial», afirma Ten Cate.

Imagen de portada: Gentileza de Ámbito

FUENTE: Ámbito – Información General – Noticias del Mundo

Pirámides de Egipto: un equipo de arqueólogos reveló quiénes las construyeron.

El hallazgo de tumbas y el estudio de un papiro escrito por un capataz de apellido Merer proporcionó información precisa sobre los verdaderos autores de los faraónicos monumentos egipcios. 

Mientras se encontraban analizando unos papiros que habían sido descubiertos en 2013, un grupo de arqueólogos encontró la respuesta a uno de los más grandes misterios de la historia de la  humanidad: quiénes fueron los encargados de construir las majestuosas pirámides de Egipto, entre ellas, la Gran Pirámide, la última de las 7 Maravillas del Mundo.

Según relataron los especialistas en una nota concedida a la revista Near Eastern Archaeology, los rollos de papiros forman parte del diario de uno de los capataces, de apellido Merer, quien ayudó a construir la Gran Pirámide, y datan de aproximadamente unos 4.500 años de antigüedad.   

El “Diario de Merer”, tal cual lo bautizaron sus descubridores, está compuesto por más de 300 fragmentos de diversos tamaños que aportan valiosos detalles acerca de cómo eran las actividades diarias del inspector de obras a lo largo de la construcción de las diferentes pirámides.   

Entre tantos otros, Merer hace especial referencia a una parada de su tripulación de 200 hombres en Tura, o Maasara, en las canteras de piedra caliza de la costa oriental del Golfo de Suez, y a la manera en cómo llenaron su barco para el viaje de entre unos 13 a 17 kilómetros de vuelta río arriba, a Giza.

Los especialistas creen que, como este tipo de piedra caliza fue utilizada para la cubierta exterior de la pirámide, el diario documenta el trabajo que se llevó a cabo en la tumba durante el último año de la vida de Keops, alrededor de 2.560 años atrás.

Por su parte, el mundialmente reconocido arqueólogo y egiptólogo Zahi Hawass, quien participó en el estudio, relató que cerca de las pirámides de Egipto encontraron unas tumbas “que pertenecieron a obreros bien tratados ya que algunos de ellos tenían huesos curados, lo que sugiere que tenían acceso a una mejor atención médica”

Según explicó el ex ministro de Antigüedades de Egipto, en el interior de las tumbas encontraron 12 esqueletos en posición fetal que estaban en perfecto estado de conservación, “acomodados como se hacía con los difuntos, de acuerdo con las antiguas creencias religiosas”, agregó.

“Los constructores de las pirámides de Egipto no eran esclavos, si lo fuesen, no estarían enterrados al lado de los reyes y de las reinas”, concluyó Hawass.

De esta manera, el estudio de estos papiros les permitió a los investigadores  dar definitivamente por tierra tanto con la teoría que afirmaba que los constructores de las pirámides fueron los habitantes de la desaparecida ciudad de la Atlántida, como así también con la que aseguraba que los extraterrestres intervinieron en sus construcciones.

FUENTE: WEEKEND – Informativo- Historia – Investigación – ¿Verdadero o Falso?.