«Yo también me defendería»: las chilenas que apoyan a las sobrevivientes de abuso que han matado a sus agresores.

Cynthia Concha llegó al penal de Concepción, Chile, sin más ropa que la sucia que traía puesta. Los guardias no le proporcionaron ropa limpia, ni siquiera un cepillo de dientes.

A Cynthia tampoco se le ocurrió empacar. Estaba magullada, maltratada y en estado de shock.

Acababa de matar a su marido.

Ese día, en septiembre de 2019, el esposo de Cynthia la amenazó de muerte y bloqueó la puerta de su dormitorio mientras ella intentaba escapar. Temiendo por su vida, luchó contra él, causando su muerte por asfixia mientras forcejeaban.

Se entregó a la policía de inmediato y fue arrestada mientras se realizaba una investigación.

Después de dos meses de prisión preventiva, seguidos de casi dos años de arresto domiciliario, la fiscal estatal finalmente confirmó lo que Cynthia más temía: si la declaraban culpable, enfrentaría una sentencia de 20 años de prisión.

Apoyo inesperado

Pero Cynthia no esperaba una campaña social a nivel nacional para manifestarse por su libertad bajo el llamado «Yo también me defendería».

Las mujeres sostienen carteles que deletrean en español: "Yo también me defendería, libertad para Cynthia"

FUENTE DE LA IMAGEN. CORTESÍA COLECTIVO LA VENTOLERA. Las mujeres respaldaron a Cynthia Concha, publicando fotos con carteles que decían «Yo también me defendería, libertad para Cynthia».

El juicio de Cynthia tuvo lugar en abril de este año. Como tenía pruebas bien documentadas de abuso doméstico, que incluían visitas al hospital, órdenes de alejamiento e innumerables informes policiales, los tribunales aceptaron su declaración de legítima defensa y la absolvieron de todos los cargos.

Cynthia dice que se sintió «impotente» después de escuchar las acusaciones del fiscal y agregó que las redes la hicieron sentir escuchada: «Estoy muy agradecida por su apoyo».

El suyo es uno de varios casos que han obtenido el apoyo del movimiento, formado por varias redes de derechos de las mujeres, que argumentan en contra de la criminalización de sobrevivientes de violencia doméstica que se volvieron contra sus abusadores en defensa propia.

«Debo haber tenido al menos cien informes de violencia doméstica. Siempre tuve los ojos morados y moretones», le dice Cynthia la BBC a través de una videollamada, mientras su dedo recorre las partes de su rostro que fueron golpeadas.

Ella dice que también sufrió explotación económica, violencia sexual y trauma psicológico.

Las organizaciones de derechos de mujeres en Chile celebran la absolución de Cynthia, pero advierten que hay muchas más sobrevivientes de abuso doméstico que han sido criminalizadas injustamente por defenderse.

«Muchos casos como este podrían evitarse si el sistema de justicia hiciera su trabajo», dice Loren Leron, una activista feminista que brinda ayuda en la cárcel donde estuvo detenida Cynthia.

Leron fue la primera que alertó a las organizaciones de derechos humanos sobre el caso y solicitó su apoyo. «Si una mujer estuviera realmente protegida cada vez que denuncia abuso doméstico, no habría casos como este», explica.

Himno viral

No es la primera vez que mujeres manifestantes en Chile se enfrentan al sistema de justicia: en 2019, el himno de protesta «Un violador en tu camino» se volvió viral en todo el mundo.

Ese año, durante un período de estallido social, miles fueron filmadas en Santiago, la capital, coreando las palabras: «El patriarcado es un juez / que nos juzga por nacer», antes de señalar al presidente, los jueces y la policía por fomentar la impunidad contra los abusadores: «el violador eres tú».

Por favor; pincha el siguiente link para ver el video, si así lo deseas. Muchas gracias.

Un violador en tu camino, de Las Tesis: cómo se convirtió en un himno feminista mundial

La Red Contra la Violencia hacia la Mujer es la organización nacional más grande de Chile que trabaja para erradicar la violencia de género.

En su informe anual de 2021, contabilizó 23.642 denuncias de violencia doméstica a la policía en el primer semestre del año, pero solo 5.855 arrestos. Para los casos de abuso sexual, el 74% fueron desestimados por los tribunales y solo el 7% de los casos resultaron en una sentencia.

El informe también reveló que el 81% de las mujeres tuvo una experiencia negativa en sus intentos de denunciar la violencia doméstica a la policía.

La Dra. Myrna Villegas Díaz, profesora de ciencias criminales en la Universidad de Chile, dice que el sistema legal del país ha fallado a las sobrevivientes de abuso.

«El patriarcado, más que un juez, es un legislador», reflexiona. También cuestiona el enfoque de la fiscalía en los casos de legítima defensa: «Tienen que ser objetivos, no solo mirar elementos para incriminar sino también lo que puede exonerar».

Según la documentación enviada a la BBC por la fiscalía, ha habido 224 casos de mujeres que mataron o intentaron matar a sus parejas entre 2011 y 2022. En total, 86 han resultado en sentencia penal y más de 50 siguen activos.

Activistas exigen la libertad de las mujeres que están en prisión por matar a sus parejas en contextos de violencia doméstica.

Activistas respaldan a mujeres como Katty Hurtado, quien cumple una condena de 20 años de prisión en lo que sus seguidores dicen que fue un caso de defensa propia.

FUENTE DE LA IMAGEN. RED CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES. Activistas respaldan a mujeres como Katty Hurtado, quien cumple una condena de 20 años de prisión en lo que sus seguidores dicen que fue un caso de defensa propia.

Si bien las estadísticas no revelan si cada caso ocurrió en contextos de autodefensa, la Red contra la Violencia hacia las Mujeres cree que es probable que así haya sucedido en muchos casos.

«Son mujeres que han sufrido violencia sistemática. Muchas tienen órdenes de alejamiento contra sus abusadores, pero el Estado no las ha protegido y luego las criminaliza», dice Lorena Astullido, vocera de la organización.

«Yo también me defendería si peligrara mi vida. No es violencia, es defensa», añade.

Ymay Ortiz, directora de la Unidad Especializada en Derechos Humanos, Violencia de Género y Delitos Sexuales de la Fiscalía Nacional, destacó que la institución investiga cada caso bajo una rigurosa política de género que incluye capacitaciones obligatorias sobre violencia intrafamiliar.

Si bien Ortiz agradece los comentarios y las críticas del sector civil, desconfía del mensaje del movimiento y dice que podría ser peligroso.

«Toda persona tiene derecho a la legítima defensa pero tiene que ser considerada proporcionalmente», dijo. «No puede ser utilizado como pase de impunidad o para otorgar protecciones especiales».

Ataques LGBTQ+

El grito «Yo también me defendería» también se ha extendido a la comunidad LGBTQ+.

Activistas por los derechos de los homosexuales en Chile, han presionado por la libertad de un hombre trans que fue encarcelado después de matar a su agresor a principios de este año. Los activistas argumentan que se estaba defendiendo durante un ataque transfóbico que puso en peligro su vida.

Y en la vecina Argentina, el movimiento ha catalizado de manera similar la movilización social.

Este año, grandes multitudes convergieron para exigir la absolución de Eva Analía Dejesús, más conocida como Higui, una lesbiana que mató a su agresor mientras se defendía durante un intento de violación en grupo «correctivo». Fue absuelta en marzo.

Cynthia es una de las pocas acusadas ​​en Chile que han sido absueltas o cuyos casos han sido desestimados en los últimos 10 años.

Recientemente encontró trabajo y se mudó a otra ciudad mientras rehace su vida. Si bien se siente aliviada de haber sido absuelta, cree que la violencia doméstica no se toma lo suficientemente en serio.

«Cuando denuncias violencia, la policía te mira y dice que estás bien; que dejes de llorar por nada», cuenta, exhalando profundamente. Hace una pausa por un momento, antes de terminar la llamada con una súplica emocional:

«Si ves que una mujer sufre violencia, ayúdala en todo lo que puedas. No la abandones».

Imagen de portada:CORTESÍA COLECTIVO LA VENTOLERA. El caso de Cynthia Concha recibió el respaldo de grupos de mujeres que defendieron su derecho a la legítima defensa

FUENTE RESPONSABLE; Charus McGowan, Concepción, Chile. 25 de julio 2022.

Sociedad y Cultura/Chile/Violencia doméstica/Violencia sexual/Género

 

 

Tinder: las medidas que la compañía está tomando para proteger a las mujeres que usan la app.

Proteger a las mujeres contra los abusos está ahora en «el centro» de las prioridades de Tinder, aseguraron desde la mayor aplicación de citas del mundo.

La empresa tecnológica se ha asociado con la organización No More (No Más), con el objetivo de combatir con la violencia de género.

«Nuestro trabajo en materia de seguridad no termina nunca», le explicó a la BBC la primera mujer directora ejecutiva de Tinder, Renate Nyborg.

Sin embargo, desde la organización End Violence Against Women (Acabemos con la violencia contra las mujeres) calificaron las medidas tomadas por Tinder como un «pequeño paso» para abordar la desproporcionada cantidad de abusos que sufren las mujeres en línea.

Tinder fue muy criticada por los abusos que sufren las mujeres a través de su servicio y además, preocupa que esta, así como otras aplicaciones similares, están siendo utilizadas por los depredadores sexuales.

Más mujeres

Nyborg, de 36 años, reveló que una de las medidas adoptadas para prevenir la violencia contra las mujeres ha sido contratar a más mujeres en la empresa.

La directiva informó que el personal femenino de la empresa ha aumentado 30% desde que asumió las riendas de la compañía, en septiembre de 2021.

La directora ejecutiva de Tinder, Renate Nyborg

Renate Nyborg es la primera mujer en asumir la dirección de Tinder.

«Creo que hay una diferencia entre saber algo y haberlo vivido», declaró a la BBC.

«Como cualquier mujer puedo contar todas las experiencias que he tenido con hombres y las que no he querido tener: desde la forma en que te hablan, pasando por la forma como te tratan en el trabajo, hasta las cosas que suceden cuando estás buscando pareja. Creo que todas las mujeres han tenido muchas experiencias similares, y creo que la unión hace la fuerza», dijo.

Amenazas de violación

La directora de End Violence Against Women, Andrea Simon, afirmó que es esencial que las aplicaciones de citas como Tinder tomen medidas para hacer frente a los abusos.

«Las aplicaciones de citas son una forma muy popular para que la gente se conozca», dijo, al tiempo que advirtió que «preocupa que los abusadores y depredadores están usando estas aplicaciones para conocer a las potenciales víctimas, lo que ha provocado un aumento en las denuncias de violaciones contra mujeres que utilizan estas herramientas para citas».

Simon saludó las nuevas funciones de seguridad de Tinder y aunque alertó que «no van lo suficientemente lejos para hacer frente a abusos y a las amenazas de violación».

Una mujer llorando mientras ve su computadora

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES. Los casos de abusos y amenazas contra las mujeres, a través de aplicaciones como Tinder, han aumentado.

«Empresas tecnológicas como Tinder se benefician de un modelo de negocio que ignora los abusos facilitados por sus servicios. Es fundamental que garanticen la seguridad de sus usuarios», remató la activista.

Primer golpe

Se espera que la asociación entre Tinder y No More sirva para ponerle freno a los abusos y amenazas contra las mujeres a través de esa aplicación de citas.

La primera medida de la alianza será producir un programa para educar a los usuarios de la aplicación sobre cómo tener citas seguras.

No More también formará al personal de Tinder.

«Creemos que las relaciones positivas comienzan con el primer contacto. La forma de interactuar con alguien, literalmente desde el primer mensaje, puede marcar la pauta de las relaciones que se mantengan», afirmó Nyborg.

Citas en línea

Por su parte, la directora ejecutiva de No More, Pamela Zaballa, le explicó a la BBC que «es muy importante que Tinder se asegure de que está educando a sus usuarios, no sólo advirtiéndoles de los malos comportamientos».

Un afiche de una campaña contra la violencia de género

FUENTE DE LA IMAGEN – ORGANIZACIÓN NO MORE

«Entendemos los retos que tienen las mujeres -ese es el quid de lo que hacemos-, pero creo que la seguridad en general debería ser una prioridad absoluta para Tinder y no solo para las mujeres, sino para cualquiera que use la aplicación», agregó Zaballa.

Las aplicaciones de citas no tienen ninguna obligación legal de proteger a sus usuarios.

Mensajes nocivos

Tinder ha lanzado una serie de servicios de seguridad en el último año. Así, ahora se detectan automáticamente los mensajes abusivos y dañinos, y se pregunta a los remitentes «¿Estás seguro?» (de que quieres enviar un texto inapropiado) y a los destinatarios «¿Te molesta esto?» (que acabas de recibir).

«Hemos visto un aumento del 50% en el número de personas que informan de cosas que no les gustan», le explicó Nyborg a la BBC.

Un ciberacosador.

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Tinder ha comenzado a tomar medidas para evitar que los depredadores sexuales utilicen la aplicación para hallar víctimas.

«¿Estás seguro?», por su parte, ha ayudado a reducir los mensajes inapropiados en un 10%, según muestran los datos de Match Group -que es propietario de Tinder, Match.com, Meetic, OkCupid, Hinge y Plenty of Fish-.

«Siempre hemos invertido para que nuestras herramientas y tecnologías sean confiables y seguras», apuntó Nyborg.

«Pero desde que me convertí en CEO, hemos empezado a hacer de la confianza y la seguridad, el centro de algunas de nuestras campañas de publicidad», sentenció.

Mujer

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY IMAGES

Botón de pánico

En EE.UU., el centro de seguridad de Tinder ofrece la comprobación de los antecedentes de las parejas, gracias a una alianza con la organización Garbo.

Por su parte, la Red Nacional de Violación, Abuso e Incesto ha desarrollado una forma de denunciar a los antiguos agresores que aparecen en una lista de coincidencias.

Los usuarios también pueden utilizar un botón de pánico.

«Nos ha impresionado mucho la aceptación de la verificación», dijo Nyborg.

«En los meses que lleva en funcionamiento, hemos visto que casi la mitad de nuestros afiliados se autoselecciona, para verificarse a sí mismos – lo bueno de esto es que es un elemento de seguridad», agregó la directiva.

Cómo bloquear los contactos de Tinder

FUENTE DE LA IMAGEN – TINDER

Pero Derrian Douglas, una joven de 24 años, residente del estado de Nueva Jersey y que conoció a su novio en Tinder, dijo que las características de seguridad podrían estar mejor diseñadas.

«Antes de ir a una cita, le digo al menos a dos amigas a dónde voy y tengo que una palabra clave con ellas. También activo la geolocación de WhatsApp: es todo un trámite», explicó.

Comportamiento inapropiado

Una investigación realizada por un equipo de la BBC para el documental «Three Dating Is Dangerous Secrets» (Tres secretos sobre citas peligrosas) arrojó las siguientes estadísticas:

  • 37% de los usuarios de aplicaciones de citas han denunciado a alguien por comportamiento inapropiado.
  • 63% se ha sentido incómodo en una cita iniciada a través de una aplicación de citas.
  • 33% ha sufrido acoso o abuso en esas citas.

A muchas mujeres jóvenes les preocupa conocer a gente en la vida real «especialmente cuando las invitan a ‘Netflix y chill’ y cosas así», reveló la asesora de citas Alexis Germany.

Germany la ofreció a las usuarias de Tinder y de otras aplicaciones para citas la siguiente lista de recomendaciones para garantizar su seguridad:

  • Quedar en un espacio público en la primera cita.
  • No dejar que nadie te llame para recogerte.
  • Nunca dar información personal que te identifique, como tu dirección.
  • Informarle a algún conocido a dónde vas.
  • Activar los servicios de localización en tu teléfono.

Imagen de portada: GETTY IMAGES

FUENTE RESPONSABLE: Shiona McCallum. BBC News, reportera de Tecnología. 22 de julio 2022.

Sociedad/Medios de comunicación/Tecnología/Violencia sexual/ Violencia doméstica/Mujeres

 

 

 

 

 

La psiquiatra que trata a asesinos en serie, abusadores sexuales y otros culpables de actos de extrema crueldad y violencia.

La doctora Adshead es psiquiatra forense y durante décadas ha trabajado como terapeuta de personas que se han involucrado en atroces formas de violencia.

Gran parte de su experiencia la ha obtenido trabajando en el hospital psiquiátrico de alta seguridad Broadmoor, en Inglaterra.

Junto a la escritora y dramaturga Eileen Horne, la doctora Adshead es la coautora del libro The Devil You Know: Stories of Human Cruelty and Compassion (El demonio conocido: historias de crueldad y compasión humanas, traducido literalmente al español).

En el libro, Adshead cuenta las historias de once de sus pacientes.

Entre ellos está Tony, un asesino en serie que decapitó a su primera víctima; Zahra, quien disfrutaba prenderle fuego a otras personas; y Ian, quien abusó sexualmente de sus dos hijos.

En entrevista con BBC Mundo, Adshead habla acerca de la complejidad de estas personas y de cómo su trabajo se enfoca en entender qué los llevó a cometer tanta crueldad.

Su apuesta es que entender mejor el comportamiento de estas personas, más allá de simplemente juzgarlas, puede ayudar a prevenir más actos violentos, al tiempo que desafía muchas de las ideas que tenemos sobre la naturaleza humana.

GETTY IMAGES

¿A qué se refiere el título de su libro?

Viene de un proverbio que dice que quizás es mejor conocer tus propios demonios que no conocerlos. Tiene que ver con que si no sabes qué demonios tienes, es posible que te sorprendan o te veas superados por ellos.

Cuando Elieen Horne, coautora del libro, sugirió ese título, me llamó la atención porque sentí que tiene mucho que ver con el trabajo que hago como terapeuta: de cierta manera, lo que la gente hace es explorar sus demonios internos.

Si asumimos que quizás todos tenemos la capacidad de producir gran maldad, aunque afortunadamente la mayoría de nosotros nunca lo hará, la mayoría de nosotros tenemos demonios que necesitan ser explorados.

Mucho del trabajo que hago como terapeuta es abrir un espacio en el que la gente pueda hablar acerca de esos aspectos de sí mismos que son aterradores y capaces que causar gran crueldad.

Al conocer estas historias creo que es casi inevitable preguntarse si uno mismo sería capaz de cometer semejantes actos…

Es cierto… y siempre me he preguntado si esa es una de las razones por las que siempre mostramos a estas personas en los medios. De hecho, la palabra monstruo está conectada etimológicamente con la palabra mostrar.

Hay algo en la forma en que ponemos a la gente en los medios públicos, las redes sociales, los periódicos, la televisión…

Exponemos a estos «monstruos» y pensamos «¡Oh, que bien que estén ahí», creo que eso quizás nos ayuda a sentir que no somos como ellos.

Pero la verdadera preocupación es: ¿será que bajo ciertas circunstancias cada uno de nosotros tendrá la capacidad de hacer algo monstruoso?

Si muchos factores de riesgo se juntan, ¿nos veríamos en capacidad de cometer una crueldad extrema? Esa es una pregunta muy importante.

GETTY IMAGES

¿Y hay respuesta a esa pregunta? ¿Tenemos todos la capacidad de convertirnos en un «monstruo»?

Sí, creo que todos tenemos ese potencial. Si se alinean los factores de riesgo correctos, sí, somos capaces de una gran crueldad.

Usted utiliza el concepto de «entender la crueldad». ¿A qué se refiere?

Cuando hablamos de la maldad humana a menudo se reduce al hecho de ser cruel con otras personas.

Creo que las cosas que tendemos a considerar más malévolas involucran infligir, de manera deliberada, crueldad sobre personas que son extremadamente vulnerables.

Entonces, en mi trabajo, suelo enfocarme particularmente en ayudar a las personas a explorar cómo pudieron llegar a ser tan crueles con otra persona.

Lo que intento es que ellos exploren, expliquen y articulen los sentimientos, las emociones que subyacen esos actos de gran crueldad.

Y también dice que trata de aplicar una «empatía radical» con sus pacientes. ¿Qué significa eso?

La idea general de empatía tiene que ver con ser capaces de ponerse en los zapatos de otra persona.

Cuando vemos a alguien que está angustiado o molesto tratamos de imaginarnos qué se siente ser esa persona, e incluso podemos llegar a sentir alguna respuesta emocional hacia esa persona.

Seguro te habrás dado cuenta de que si estamos sentados junto a alguien que está acongojado, a menudo nos sentimos tristes, eso es parte de la respuesta empática.

Pero cuando trabajas con personas que han sido crueles y con estados mentales desorganizados, hay una necesidad de crear una distancia, necesitas mantenerte cercano pero también mantener una distancia si quieres llegar a la raíz de las cosas.

Así me surgió la idea de la «empatía radical», porque es una empatía que trata de llegar a la raíz de las cosas, pero tiene también cierta distancia que te permita mantener una perspectiva, no solo de esta persona y lo que hizo, sino de las personas a quienes hicieron daño, de manera que no pierdas de vista a las víctimas.

Violencia

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

¿Cree que esa «empatía radical» se podría aplicar más allá de su ámbito profesional, en la vida diaria de las personas?

La empatía radical se ha vuelto una necesidad en mi trabajo, como una manera de mantener una mente abierta y crear espacios para ayudar a estos hombres y mujeres a reconocer su crueldad, pero creo que si yo puedo hacerlo, cualquier persona puede hacerlo. No creo que sea una habilidad muy especial.

Y creo que es muy importante, especialmente en estos tiempos donde parece que tenemos estados mentales muy polarizados, no encasillar a otras personas que son distintas a mí.

Quizás tenemos más cosas en común con esas personas de lo que pensamos, incluso si tienen posiciones políticas distintas, u opiniones sobre las vacunas que uno no comparte.

¿Cuál sería el límite entre tener empatía radical y justificar la crueldad?

En el libro me interesó dejar claro que quienes trabajamos como terapeutas de agresores nunca, nunca, ofrecemos una excusa para lo que ocurrió.

No se trata de buscar excusas, sino de entender y explicar cómo alguien llegó a cometer estos actos.

La violencia que he visto en el ámbito en el que trabajo es altamente inusual, la mayoría de las personas no expresan sus emociones con crueldad, entonces entra más información podamos recopilar acerca de cómo alguien llegó a ese punto, mejor podremos entenderlos, con el fin de manejar el riesgo en el futuro.

Entonces, a todos nos conviene entender esta violencia, pero nadie está sugiriendo que esta explicación sea una excusa.

Por otro lado, las cortes existen para expresar nuestra condena social a personas que son crueles, y eso me parece totalmente razonable, que condenemos esas acciones, ciertamente queremos dejar claro que eso no está bien y que la persona debe responsabilizarse por lo que hizo.

Mi experiencia es mayormente con personas que han cometido asesinatos en momentos en los que no estaban bien mentalmente. Creo que a esas personas les parece útil entender cómo fueron capaces de hacer eso, y, de esa manera, puedan asumir mayor responsabilidad criminal y moral de la manera en que la sociedad queremos que lo haga.

Entonces es un gana-gana.

Violencia

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

¿Cuáles son los principales mitos o asunciones que tenemos respecto a las personas que cometen estos actos?

Primero, hay que tener en cuenta que yo no trato a criminales de guerra. No tengo ninguna autoridad o experticia para hablar de lo que ocurre en la mente de personas que instigaron eventos como el Holocausto, por ejemplo.

Aunque me parece interesante que no se haya pensado que esas personas estaban mentalmente enfermas.

Yo solo trato a personas cuya violencia parece estar relacionada con algún tipo de trastorno mental, y en ese grupo particular he notado un par de cosas.

La primera es que muchos de ellos vienen de un ambiente muy trastornado, han sido expuestos a varios tipos de traumas durante su niñez.

En particular, han sido expuestos a violencia física y descuido de forma crónica durante su niñez. Son personas que vivieron con padres que eran violentos entre ellos, que abusaban de sustancias.

Esos factores aumentan significativamente el riesgo de ser violento en la adultez.

Lo otro que he notado es que son personas que han perdido, o nunca han tenido, la capacidad de relacionarse con otras personas.

Esa capacidad del placer en las relaciones sociales es algo que damos por sentado.

Personas como tú o como yo somos capaces de salir y disfrutar un café o dar una caminata con alguien. Esa capacidad es algo que a menudo está ausente en las personas con las que yo trabajo.

Violencia

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

Usted también habla de que si bien las cifras muestran que las mujeres son menos violentas, la realidad es mucho más compleja…

Sí, a ver… es un hecho innegable que en números absolutos muchas menos mujeres que hombres actúan de manera violenta.

Los números son incontrovertibles, pero el porqué es una pregunta digna de Premio Nobel.

La respuesta es que hay muchos factores distintos, pero hay dos aspectos que me interesan en particular.

El primero es ¿hay algo en los tipos de masculinidades que se lo ofrecen a los niños y a los hombres jóvenes que hace que aumente el riesgo de violencia?

Y, de forma contraria, ¿hay algo en la feminidad que pueda resultar como un protector para las mujeres?

Lo que he notado trabajando con mujeres es que sus estados de crueldad son muy similares a los de los hombres.

Entonces, no hay diferencia en los niveles de crueldad, la diferencia está en cifras de quienes finalmente llegan a actuar de esa manera.

Entonces, lo interesante es entender cómo pasas de un estado mental a la acción.

Fuego

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

¿Es correcto afirmar que hay personas genéticamente violentas?

No, no es correcto. Hay una gran cantidad de investigación en esa área y no hay ninguna evidencia de que haya genes para la violencia, en absoluto.

Lo que sí hay son genes para neurotransmisores que hasta cierto punto podrían contribuir a que una persona se altere.

Puede haber cierta disposición genética a los trastornos del estado de ánimo que pueden contribuir un poco al riesgo, pero eso representa solo un poco del riesgo de violencia.

Otra de la cosas que ha quedado clara es que nuestros genes son modificados por nuestra experiencia.

Una de las preguntas interesantes es, volviendo un poco a lo que mencionaba sobre los traumas infantiles, ¿hay algo en la exposición crónica al trauma durante la niñez que tenga un impacto en cómo los genes de ciertos neurotransmisores se desarrollan?

Eso es una pregunta empírica, pero incluso si pudieras demostrar eso, está tan lejos de cometer un acto violento que no es realmente significativo.

Si queremos reducir la cantidad de violencia en el mundo no lo lograremos mirando los genes de las personas, lo lograremos observando cómo se enfurece la gente, cómo entran en conflictos, cómo las personas comienzan a comprender las mentes de otros.

¿Cree que su trabajo de alguna manera le sirve de algo a los familiares de las víctimas?

He trabajado con muchas personas que han asesinado a sus familiares. A menudo ellos tienen familiares que van a visitarlos al hospital y que mantienen una relación.

Cuando un familiar mata a otro es una catástrofe para toda la familia.

Mi experiencia es que en esas circunstancias muchas víctimas sienten cierta satisfacción de que su familiar esté recibiendo ayuda.

He trabajado en clínicas de trauma y he conocidos víctimas de violencia muy grave que tienen la esperanza de que la persona que lo atacó reciba ayuda.

La gente puede llegar a ser increíblemente generosa en ese sentido, pero también he conocido víctimas que estaban comprensiblemente llenas de rabia y con afán de venganza.

Y eso lo entiendo, sería una locura de mi parte no entender esa reacción.

Túnel

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

¿Qué siente usted al tratar a sus pacientes?

Tristeza, tristeza abrumadora.

Mi experiencia como terapeuta me ha dado un nuevo nivel al significado de la palabra tragedia.

Una tragedia es algo que data de los antiguos griegos en la que la persona comete una acción con consecuencias irreversibles.

De esa manera, nunca puedes volver al lugar al que estabas antes. En la vida hay muchas cosas que podemos cambiar y avanzar hacia algo mejor, pero cuando matas a alguien es como si destruyeras un mundo.

Como dice el Talmud «quien mata a una persona, es como si matara a un mundo entero».

Creo que es trágico cuando eso ocurre. Lo es para quien muere y para quienes lo rodean, pero para el perpetrador también lo es porque no puede volver a la vida que tenía antes.

Entonces, para mí la sensación más abrumadora es siempre la tristeza y un sentido de profunda tragedia.

Violencia

FUENTE DE LA IMAGEN – GETTY

¿Qué lecciones destaca de su experiencia trabajando con sus pacientes?

Hay un buena noticia y es que la violencia muy grave, particularmente por parte de personas con una enfermedad mental, es muy inusual.

Pero, el otro lado de eso es que el hecho de que sea inusual hace que debamos tomarla muy en serio.

Debemos invertir tiempo, esfuerzos y dinero en acercarnos a los problemas que hace que la gente actúe de manera violenta, porque entre mejor lo entendamos, más probable es que tratemos de organizarnos para prevenir que ocurra en el futuro.

A nivel personal, mis pacientes me han enseñado las inmensas posibilidades que las personas cambien para bien.

Que incluso quienes han cometido actos terribles pueden cambiar para bien, no sin pagar un precio, no sin angustia.

He aprendido que en realidad hay poca gente que no logra cambiar si se lo proponen.

Me he visto impresionada y conmovida por el coraje que han mostrado algunas personas que están dispuestas a mirar a sus estados más oscuros y trastornados, están dispuestas a tomar ese riesgo, y creo que eso nos trae esperanzas a todos.

Imagen de portada: GWNEN ADSHEAD. Los pacientes de la doctora Gwnen Adshead son lo que comúnmente la sociedad considera «monstruos».

FUENTE RESPONSABLE: BBC News Mundo. Por Carlos Serrano. Mayo 2022

Sociedad y Cultura/Salud Mental/Violencia doméstica.