Parece una idea de Julio Verne: perforan el corazón de un volcán en Islandia para crear un observatorio subterráneo de magma.

Según los investigadores, este proyecto ayudará a comprender mejor el origen de los continentes, la dinámica de los volcanes y los sistemas geotérmicos.

Un equipo internacional de científicos de 38 institutos de investigación y empresas se dispone a perforar la zona del cráter del volcán Krafla (Islandia) hasta una profundidad de dos kilómetros, con el objetivo de crear el primer observatorio de magma subterráneo del mundo.

Ubicado en el noreste de la isla, el cráter está repleto de agua turquesa y fumarolas que desprenden vapor y azufre, por lo que cada año atrae a múltiples visitantes deseosos de hacerse allí fotografías y publicarlas en sus redes sociales.

Pero el volcán Krafla no solo concentra potencial turístico, sino también energético e investigativo.

Precisamente, estos dos últimos aspectos están siendo desarrollados por el equipo del Krafla Magma Testbed (KMT), un proyecto de 100 millones de dólares que fue lanzado en 2014 y cuya primera perforación está prevista para 2024.

Si deseas profundizar sobre este tema; por favor cliquea donde esta escrito en “negrita”. Muchas gracias.

«No existe ningún observatorio de este tipo y jamás hemos presenciado magma subterráneo, aparte de tres encuentros fortuitos en perforaciones» en Hawái, Kenia e Islandia, asegura Paolo Papale, del Instituto Nacional Italiano de Geofísica y Vulcanología, en declaraciones a AFP.

La intención prioritaria de los científicos es llegar hasta un pozo lleno de lava, la roca fundida a kilómetros de profundidad que, contrariamente a la lava de la superficie, sigue siendo un terreno desconocido.

«Saber dónde se encuentra el magma es vital para estar bien preparados», añade Papale. «Sin ello, vamos casi a ciegas», advierte.

Según el investigador, este proyecto «tiene el potencial de ser un enorme progreso» en nuestra capacidad de comprender el origen de los continentes, la dinámica de los volcanes o los sistemas geotérmicos. Por otro lado, aspira también a avanzar en la explotación de la energía geotérmica y en la predicción de erupciones volcánicas y sus riesgos.

Potencial energético

«Gracias a este proyecto, queremos desarrollar una nueva tecnología para poder perforar a más profundidad y obtener esta energía nunca antes explotada», indica Vordis Eiríksdóttir, directora ejecutiva de la explotación geotérmica de Landsvirkjun, la compañía nacional de electricidad. 

A kilómetros bajo tierra, la roca alcanza temperaturas tan extremas que adquiere un estado intermedio entre el estado líquido y el gaseoso, generando una energía entre cinco y diez veces mayor que la de los pozos convencionales.

Sin embargo, perforar en un ambiente tan extremo constituye todo un desafío técnico. La corrosión generada por el vapor ardiente será uno de los mayores obstáculos a los que se enfrentarán los materiales de perforación, si bien los ingenieros y científicos del proyecto tienen la certeza de que lograrán superarlo. 

Imagen de portada: Gentileza de Imagen ilustrativa Shutterstock

FUENTE RESPONSABLE: RT en vivo

Ciencia/Energía/Islandia/Sociedad y Cultura/Volcán

Sorpresa en el Océano Pacífico: por una erupción volcánica salieron a flote barcos hundidos en la Segunda Guerra Mundial.

Son restos de embarcaciones japonesas que participaron de la batalla de Iwo Jima, que volvieron a la superficie por la actividad del volcán submarino Fukutoku-Okanoba.

Si deseas profundizar sobre este interesante tema, cliquea por favor en lo escrito en “negrita”. Muchas gracias.

Los barcos que salieron a flote por una erupción volcánica en el mes de agosto son japoneses y habrían sido capturados por la marina estadounidense en la batalla de Iwo Jima.

Dos docenas de barcos japoneses que habían sido hundidos en la legendaria batalla de la isla de Iwo Jima, en la Segunda Guerra Mundial, volvieron a salir a la superficie a causa de la actividad de un volcán submarino. El hecho se produjo en el océano Pacífico, a tan solo cinco kilómetros de la mencionada isla -hoy llamada Iōtō- donde se produjo la contienda bélica entre las fuerzas niponas y las estadounidenses.

El curioso fenómeno natural que rescató del fondo del mar las naves de guerra comenzó el 13 de agosto, cuando el volcán submarino Fukutoku-Okanoba, ubicado en el archipiélago de Ogasawara, hizo erupción. Esta situación provocó que se creará un islote de material volcánico, que fue el que sacó del agua los restos de los barcos que quedaron, en su mayoría, apoyados sobre tierra firme.

La cadena japonesa All-Japan News (ANN) sobrevoló la zona donde se produjo el fenómeno eruptivo y mostró cómo descansaban sobre la costa los esqueletos de esas naves que han sido testigos de una de las batallas más memorables de las ocurridas en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial, entre febrero y marzo de 1945.

Según lo que consigna el medio británico Daily Mail, estos barcos serían buques de transporte japoneses que fueron capturados por la marina estadounidense durante la batalla de Iwo Jima y habrían sido utilizados luego como rompeolas para la construcción de un puerto temporal en la isla. La idea era que estas embarcaciones protegieran a los barcos de la propia flota cuando descargaba en la ínsula -que carecía de instalaciones portuarias- materiales y hombres.

La isla o islote de Iwo Jima se hizo famosa universalmente en 1945, luego de conocerse las noticias de la cruenta batalla librada allí por los ejércitos de los Estados Unidos y los japoneses en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. Fue el primer enfrentamiento en territorio nipón y finalizó, luego de cinco sangrientas semanas, con la muerte de unos 7000 soldados de los EE.UU. y 22.000 japoneses.

De esa batalla es la famosa foto tomada por Joe Rosenthal de los marines estadounidenses levantando el pabellón estadounidense en un monte del islote, una imagen que, según el Daily Mail, se convirtió en la más reproducida de la historia. Además, Iwo Jima inspiró al director estadounidense Clint Eastwood a realizar dos films que relatan la contienda: Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima.

El islote, que pertenece al archipiélago de Ogasawara, se encuentra a 1120 kilómetros al sudeste de Tokio y su significado es Isla del Azufre. En 2007, a pedido de sus antiguos habitantes, la isla cambió su nombre a Iwo To, o Iōtō.

Imagen de portada: Gentileza de All-Nippon News (ANN)

FUENTE RESPONSABLE: La Nación

El Mundo/Segunda Guerra Mundial/Japón/Volcán